App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Testigos por Cristo de los últimos días

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

Pregunta 15: Decís que las personas que creen en Dios deben aceptar la obra de juicio de Dios en los últimos días, y sólo entonces su carácter corrupto puede ser purificado y ellas mismas podrán ser salvadas por Dios. Pero nosotros, de acuerdo con los requerimientos del Señor, practicamos la humildad y la paciencia, amamos a nuestros enemigos, llevamos nuestras cruces, abandonamos las cosas terrenales, trabajamos y predicamos para el Señor y así sucesivamente. Así que ¿no son todos estos nuestros cambios? Siempre hemos buscado de esta manera, así que ¿acaso no podemos también alcanzar la purificación, el arrebatamiento y entrar al reino de los cielos?

Respuesta:

El Señor Jesús hizo la obra de la redención. Por tanto, durante la Era de la Gracia, no pudimos librarnos de nuestros pecados y ser santos, no importaba cuánto nos esforzáramos o leyéramos la Biblia. En los últimos días, Dios comienza Su obra de juicio desde Su casa. según los pasos de su plan de gestión para salvar a la humanidad; a través de esta obra, Él purificará y cambiará a la humanidad, permitiéndoles liberarse de sus pecados y alcanzar la santidad. Leamos las palabras de Dios Todopoderoso. “Cuando Jesús vino al mundo del hombre, trajo la Era de la Gracia y terminó la de la Ley. Durante los últimos días, Dios se hizo carne una vez más y, esta vez acabó la Era de la Gracia y trajo la del Reino. Todos aquellos que acepten la segunda encarnación de Dios serán conducidos a la Era del Reino, y podrán aceptar personalmente Su dirección. Aunque Jesús hizo mucha obra entre los hombres, sólo completó la redención de toda la humanidad, se convirtió en la ofrenda por el pecado del hombre, pero no lo libró de su carácter corrupto. Salvar al hombre totalmente de la influencia de Satanás no sólo requirió a Jesús cargar con los pecados del hombre como la ofrenda por el pecado, sino también que Dios realizara una obra mayor para librar completamente al hombre de su carácter, que ha sido corrompido por Satanás. Y así, después de que los pecados del hombre fueron perdonados, Dios volvió a la carne para guiar al hombre a la nueva era, y comenzó la obra de castigo y juicio, que llevó al hombre a una esfera más elevada. Todos los que se someten bajo Su dominio disfrutarán una verdad más elevada y recibirán mayores bendiciones. Vivirán realmente en la luz, y obtendrán la verdad, el camino y la vida” (‘Prefacio’ en “La Palabra manifestada en carne”). “A través de la ofrenda por el pecado, estos se le han perdonado al hombre, porque la obra de la crucifixión ya ha llegado a su fin y Dios ha vencido a Satanás. Pero el carácter corrupto del hombre sigue en él y este todavía puede pecar y resistir a Dios; Dios no ha ganado a la humanidad. Esa es la razón por la que en esta etapa de la obra Dios usa la palabra para revelar el carácter corrupto del hombre y pide a este que practique de acuerdo con el camino adecuado. Esta etapa es más significativa que la anterior y también más fructífera, porque, ahora, la palabra es la que provee directamente la vida del hombre, y permite que su carácter sea completamente renovado; es una etapa de obra más concienzuda. Así pues, la encarnación en los últimos días ha completado el sentido de la encarnación de Dios y ha terminado por completo el plan de gestión de Dios para la salvación del hombre” (‘El misterio de la encarnación (4)’ en “La Palabra manifestada en carne”). Por las palabras de Dios, podemos ver que la obra de redención del Señor Jesús sentó las bases para la obra de salvación de Dios en los últimos días y la obra del juicio en los últimos días es el núcleo, el foco central, de la obra de salvación de Dios. Es la clave, la parte más importante de la salvación de la humanidad. A través de experimentar la obra de Dios en la Era de la Gracia, somos perdonados de nuestros pecados, pero no podemos ser liberados de ellos ni podemos alcanzar la santidad. Sólo la obra del juicio de Dios en los últimos días puede obrar la verdad necesaria en nosotros, nos permite conocer realmente a Dios, cambiar nuestros caracteres de vida, obedecer y adorar a Dios y seguir el corazón de Dios. Así es como Dios completará su plan de gestión para salvar a la humanidad.

de “Preguntas y respuestas clásicas sobre el Evangelio del Reino”

Si sólo aceptamos la obra redentora del Señor Jesús en la Era de la Gracia, pero no aceptamos la obra de juicio y castigo de Dios Todopoderoso en los últimos días, no podremos liberarnos del pecado, hacer la voluntad del Padre celestial y entrar en el reino de Dios. ¡Eso está fuera de toda duda! Es así porque durante la Era de la Gracia, el Señor Jesús hizo Su obra de redención. Debido a la estatura de la gente en ese tiempo, el Señor Jesús sólo les dio el camino del arrepentimiento, y pidió a la gente que entendiera algunas verdades y senderos rudimentarios para practicarlos. Por ejemplo, Él le pidió a la gente que confesaran sus pecados y se arrepintieran y cargaran la cruz. Él les enseñó la humildad, la paciencia, el amor, el ayuno, el bautismo, etc. Estas son algunas verdades muy limitadas que la gente de esa época podía entender y alcanzar. El Señor Jesús nunca expresó otras verdades más profundas que tienen que ver con cambiar el carácter de la vida, ser salvados, purificados, perfeccionados, etc., porque en aquella época a la gente le faltaba la estatura necesaria para soportar tales verdades. El hombre debe esperar a que el Señor Jesús regrese para hacer Su obra en los últimos días. Él otorgará a la humanidad corrupta todas las verdades que necesita para poder ser salvada y perfeccionada según el plan de gestión de Dios para salvar a la humanidad y las necesidades de la humanidad corrupta. Es tal y como dijo el Señor Jesús, “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir” (Juan 16:12-13). Las palabras del Señor Jesús son muy claras. Durante la Era de la Gracia, el Señor Jesús nunca les dio a los humanos corruptos todas las verdades que necesitaban para ser salvados. Todavía quedan muchas verdades más profundas y elevadas, es decir, hay muchas verdades que el Señor Jesús no reveló a la humanidad que permitirán a las personas ser liberadas de sus caracteres satánicos corruptos y alcanzar la santidad, así como verdades que el hombre requiere para obedecer y conocer a Dios. Por tanto, en los últimos días, Dios Todopoderoso expresa todas las verdades necesarias para salvar a la humanidad. Él usa estas verdades para juzgar, castigar, purificar y perfeccionar a todos los que aceptan la salvación de Dios Todopoderoso en los últimos días. Al final, estas personas serán completadas y llevadas al reino de Dios. Así es como se completará el plan de gestión de Dios para salvar a la humanidad. Si sólo aceptamos la obra redentora del Señor Jesús, pero no aceptamos la obra de juicio de Dios Todopoderoso en los últimos días, nunca podremos obtener las verdades y cambiar su carácter. Nunca llegaremos a ser alguien que hace la voluntad de Dios y desde luego nunca seremos aptos para entrar en el reino de Dios.

La gente de los últimos días ha sido profundamente corrompida por Satanás; estamos llenos del veneno de Satanás. Nuestros puntos de vista, principios de supervivencia, visión de la vida, valores, etcétera, van en contra de la verdad y están enemistados con Dios. Todos nosotros adoramos el mal y nos hemos convertido en enemigos de Dios. Si humanidad que está llena del carácter satánico corrupto no experimenta el juicio y castigo de Dios Todopoderoso y la quema y purificación por medio de las palabras, ¿cómo pueden rebelarse contra Satanás y liberarse de su influencia? ¿Cómo pueden venerar a Dios, evitar el mal y hacer la voluntad de Dios? Comprobamos que muchas personas han creído en el Señor Jesús durante años, pero a pesar del hecho de que dan testimonio con entusiasmo de que Jesús es el Salvador y trabajan arduamente durante muchos años, su falta de conocimiento del carácter justo de Dios y la reverencia a Dios todavía hace que juzguen y condenen la obra de Dios y que nieguen y rechacen el regreso de Dios cuando Dios Todopoderoso lleva a cabo Su obra en los últimos días. Incluso vuelven a crucificar a Cristo en la cruz cuando Él regresa en los últimos días. Esto es suficiente para demostrar que si no aceptamos la obra de juicio y castigo de Dios Todopoderoso en los últimos días, la fuente de nuestro pecado y naturaleza satánica nunca será resuelta. Nuestra resistencia a Dios hará que perezcamos. Es un hecho que nadie puede negar. Entre los creyentes, sólo aquellos que honestamente aceptan el juicio y castigo de Dios en los últimos días obtendrán la verdad como vida, se convertirán en los que hacen la voluntad del Padre celestial, y se convertirán en los que conocen a Dios y son compatibles con Él. Ellos son los que serán aptos para compartir la promesa de Dios y ser aceptados en Su reino.

de “Preguntas y respuestas clásicas sobre el Evangelio del Reino”

Esta santidad de la que las personas de la religión hablan y la santidad que Dios demanda, ¿son la misma cosa? No son lo mismo, por lo tanto, la santidad de la que el hombre habla no es verdadera santidad. Si al creer en Jesús eres verdaderamente santo, ¿todavía necesitaría Dios hacer la obra de los últimos días? No has creído en Jesús por varios años, pero ahora dices que has cambiado; entonces echa un vistazo a todos los pastores que creen en Jesús, a los cristianos que han creído en Dios durante todas sus vidas, ¿son santos? ¿Quién de ellos es santo? ¿Quién entre ellos se atreve a decir que por haber creído en Dios toda su vida es santo y ha sido completamente salvo? No encontrarás ni a una sola persona como ésta. Han creído en Dios todas sus vidas, pero no se atreven a decir que son santos. ¿Tiene sentido decir que has alcanzado la santidad habiendo creído en Dios por un corto tiempo? Si un hijo o hija dijeran: “He estado afuera en la sociedad por varios años y he llegado a comprender a la sociedad”, ¿no sería esto ingenuo? Le puedes preguntar a tu padre y madre y los que son mucho más viejos que tú, ¿han llegado a comprender a la sociedad? Si ninguno de ellos ha llegado a comprender a la sociedad, ¿eres capaz de comprenderla tú? Por lo tanto, el hombre no entiende la verdad y no sabe lo que es la santidad real. Cree que se comporta bien de pocas maneras, tiene fe en Dios y no se mete en peleas, no roba cosas, no maldice a las personas, no bebe, así que es santo. Esto no representa la santidad. ¿A qué se refiere la santidad genuina? Esto también implica una verdad. La verdadera santidad se refiere a estar libre de las toxinas de Satanás. La lógica satánica en los corazones de los hombres, la filosofía de Satanás, todo tipo de falacias de Satanás, las leyes de Satanás para la vida del hombre, la perspectiva de la vida y los valores de la vida que pertenecen a Satanás, ¿no son éstas las toxinas de Satanás? ¿Qué gobierna el pecar del hombre y su resistencia a Dios? Son las toxinas de Satanás dentro del hombre las que lo conducen a pecar, las que llevan al hombre a juzgar, malinterpretar y desobedecer. El origen del pecado del hombre es la naturaleza de Satanás dentro del hombre. Todas las cosas que pertenecen a Satanás a los ojos de Dios son sucias, malvadas y, por lo tanto, el hombre que tiene toda clase de toxinas de Satanás dentro de sí, se ha vuelto un degenerado sucio y malvado. Estas toxinas que pertenecen a Satanás han echado raíces dentro del hombre, han florecido y producido fruto y el hombre se ha vuelto la humanidad corrupta, la humanidad sucia, la humanidad malvada. Es un hecho, por lo tanto, que la humanidad se resiste a Dios y es una enemiga de Dios. De acuerdo con este hecho, ¿qué problema vemos que el hombre debe resolver para llegar a la santidad genuina? Tiene que resolver el de las toxinas de Satanás, resolver el de la perspectiva de vida y de los valores de vida de Satanás, de la lógica de Satanás, de las leyes de Satanás y de todo tipo de falacias de Satanás. Si estas cosas se sacan completamente de los corazones de los hombres, esto es ser verdaderamente purificado. Si estas cosas no son expulsadas de los corazones de los hombres, el hombre todavía será capaz de resistirse a Dios, juzgar a Dios, ser un enemigo de Dios y traicionar a Dios. Por lo tanto, la humanidad sólo se puede considerar como una humanidad verdaderamente santa cuando se haya deshecho de las cosas de Satanás y las haya resuelto. Bien, creyendo en Jesús ¿es posible resolver las toxinas de Satanás? ¿Puede la fe en Jesús cambiar la perspectiva de vida y los valores de vida del hombre? ¿Puede esa fe llevar al hombre a verdaderamente obedecer a Dios y a no resistirse a Dios? ¿Puede ella llevar al hombre a conocer verdaderamente a Dios, a adorar a Dios? Al creer en Jesús sólo has conseguido el perdón de tus pecados; para llegar a la verdadera resolución de la corrupción del hombre y volverse santo, el hombre necesita que Dios lleve a cabo Su obra de juicio y castigo en los últimos días. Sin la obra de los últimos días, la humanidad corrupta no puede obtener la purificación. La purificación no sólo se obtiene por medio del perdón del pecado, sino que la verdadera purificación se obtiene por medio de librar al hombre de su carácter corrupto a través del juicio y el castigo. Cuando el carácter corrupto del hombre se resuelve, ya no se resiste a Dios, es capaz de obedecer a Dios, puede amar a Dios en su corazón y es capaz de amar la verdad; sólo esta clase de hombre es la humanidad santa. Algunos fracasan en entender lo que se llama santidad, creyendo que ser santo es no robar, no saquear, no destruir; que santidad es no golpear a los demás y no maldecir a los demás. ¿Es esto correcto? Esto está totalmente alejado de la verdad y sólo están considerando el problema desde su apariencia externa. Debido a que las personas de la religión no tienen la verdad, todas ellas piensan en estos términos. Tienen una visión demasiado simplista de las cosas, no ven el origen, no ven la esencia; por lo tanto, no es sorprendente que estas personas puedan pensar de esta manera. Algunas dicen que “El Señor Jesús todavía no ha regresado, todavía hay tiempo para buscar la santidad”, ¿tal charla se sostiene o no? Pregúntales: “Si todavía tienes tiempo de buscar la santidad, basado en tu estimación, ¿alrededor de cuánto tiempo necesitas antes de que seas capaz de llegar a la santidad? ¿Puedes proponer un estimado?”. Sigues preguntándoles: “Si el Señor Jesús no viene en cinco años, ¿eres capaz de ser santo?”. “Cinco años no bastarían”. “Si Él no viene en diez años, ¿puedes ser santo?”. “En diez años, tal vez no”. “¿Qué tal veinte años?”. “Eso es aproximadamente el tiempo suficiente”. “Bueno, ¿puedes ver si aquellos, cuya fe es mejor que la tuya, son santos o no? Aquellos que han creído en Dios por toda su vida, ¿son santos o no? ¿Puedes hablar basado en hechos y no en lo que imaginas?”. ¿Está bien hablar de esta manera?

de “Respuestas a preguntas de varios lugares acerca de esparcir el evangelio” en Sólo creyendo en Dios Todopoderoso se puede ser salvado

Anterior:Pregunta 9: Está claramente escrito en la Biblia que el Señor Jesús es Cristo, el Hijo de Dios, y todos aquellos que creen en el Señor también creen que el Señor Jesús es Cristo y que Él es el Hijo de Dios. Y sin embargo, vosotros dais testimonio de que el Cristo encarnado es la manifestación de Dios, que Él es Dios mismo. ¿Nos podríais decir, por favor, si el Cristo encarnado es realmente el Hijo de Dios o Dios mismo?

Siguiente:Pregunta 12: La mayoría de las personas en el mundo religioso creen que cuando el Señor Jesús dijo “¡Consumado es!” en la cruz, es prueba de que la obra de salvación de Dios ya está completamente terminada. Y, aun así, dais testimonio de que el Señor ha regresado en la carne para expresar la verdad y llevar a cabo la obra de juicio, comenzando con la casa de Dios, con el fin de salvar a las personas completamente. Así que exactamente, ¿cómo se debe entender la obra de Dios para salvar a la humanidad? No estamos claros con este aspecto de la verdad, así que por favor habladnos esto.

También podría gustarte