213 Corazón arrepentido

1 Gracias al juicio de las palabras de Dios vi el verdadero rostro de mi corrupción. Aunque creía en Dios y leía Sus palabras, no anhelaba de corazón la verdad. Lo que daba, lo que abandonaba, lo que me entregaba... estaba viciado por viles motivaciones. Únicamente deseaba que me bendijera Dios; nunca lo amé realmente. Me delataron el juicio y las pruebas implacables de Dios. Era negativo, pasivo, autodestructivo, todavía preocupado por mi porvenir y mi destino. Contemplé mi decadencia, la perversidad de mi corrupción, mis ávidos deseos y mi semblante falso; ¿cómo no habría de abominar Dios de mí?

2 Al hacer introspección a la luz de las palabras de Dios, de pronto mi mente recibió esclarecimiento: todas las palabras de Dios son la verdad, solo que yo había descuidado mi búsqueda. No se había transformado mi carácter; seguía viviendo de acuerdo con los venenos de Satanás. Era egoísta, astuto, mentiroso y descuidado; ¿dónde estaba mi temor de Dios? Estaba hondamente corrompido y no parecía un hombre, pero aún deseaba que Dios me bendijera. ¡Qué necio! No conocía la santidad y justicia de Dios. Eché la vista atrás a la senda que había tomado: ¿había algún testimonio auténtico? Con pesar en el corazón, me arrepentí sinceramente ante Dios. Únicamente deseaba buscar la verdad y comenzar de nuevo.

3 El juicio de Dios me salvó, purificó mi corrupción. Sus palabras me juzgaron, castigaron y probaron de tal modo que purgaron mi motivación por las bendiciones. Entendí que la vida solo tiene valor y sentido cuando se ha recibido la verdad. Con la confianza en que todo cuanto hace Dios es justo, debo obedecerlo en todo. Dios ha soportado el dolor y la humillación; expresa la verdad para salvar al hombre. Sin embargo, yo no le correspondía con nada; mi corazón estaba lleno de pesar y ansiedad. ¿Cómo podía permitir que Dios continuara angustiado con Su anhelo y Su espera? Me bendijera o padeciera una desventura, decidí cumplir adecuadamente con el deber para cumplir misión y dar testimonio de Dios.

Anterior: 212 Un arrepentimiento sincero

Siguiente: 214 Tenemos la buena fortuna de servir a Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

1. Tengo la fortuna de hacer servicio para Dios

Siempre que veía estas palabras que Dios habló me sentía ansiosa: “Cada frase que he pronunciado contiene el carácter de Dios. Haríais bien en meditar Mis palabras cuidadosamente y con toda seguridad os beneficiaréis en gran medida de ellas”. Me sentía ansiosa porque entender el carácter de Dios es tan importante tanto para la comprensión que el hombre tiene de Dios como para su búsqueda para amarle y agradarle.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp