Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

07 La mínima razón que se debe poseer al servir a Dios

Todas las personas que sirven a Dios deben saber que si aquellas que sirven a Dios no han sido perfeccionadas por Dios, entonces no son aptas para ser usadas por Dios. Esto se debe a que toda la humanidad corrupta tiene la naturaleza de resistir y traicionar a Dios y toda ella tiene un carácter arrogante, engreído, prepotente y santurrón. Cuando desempeña sus deberes, está dispuesta a hacerlos según su propia voluntad, pero no está dispuesta a buscar la voluntad de Dios y está aún más reticente a buscar la enseñanza. No tiene verdadera obediencia a Dios, pero disfruta codiciosamente los beneficios de sus posiciones sin ninguna razón en absoluto. Si hace algunos días de trabajo, comenzará a volverse arrogante y comenzará a pedirle a Dios corona y bendición y se preparará para gobernar junto con Dios. Una vez que experimenta ser podada o tratada o la eliminación de Dios, comienza a quejarse y se avergüenza hasta la ira pensando que servir a Dios es como la condición peligrosa de servir a un tigre salvaje. No ha reconocido que Dios es justo, bueno y hermoso, sino que las personas son demasiado corruptas y carecen demasiado de humanidad, que merecen el castigo por sus crímenes. En los corazones de las personas, Dios no es justo con los humanos, como si Dios los hubiera tratado injustamente. Esta clase de personas sirve a Dios por varios años, pero se vuelve enemiga de Dios, resistiendo y juzgando a Dios abiertamente. ¿Cómo podría esta clase de personas ser apta para el uso de Dios? Si las personas que sirven a Dios son realmente personas que buscan la verdad, deberían reconocer la fuente de la resistencia a Dios de la humanidad corrupta, deberían reconocer su propia naturaleza de resistir a Dios, deberían reconocer que cuando la humanidad corrupta sirve a Dios debe recibir poda y trato y, especialmente, debe recibir el juicio y castigo de Dios. Si en su servicio las personas perturban la obra de Dios mezclando la voluntad humana o desviando la obra hacia sus propias sendas, entonces incluso deben recibir los castigos y maldiciones de Dios y obedecer la obra de Dios. Sólo de esta manera las personas pueden lograr cambios en su carácter de vida por medio del servicio y caminar por el camino correcto de servir a Dios.

Debido a que la humanidad corrupta no tiene la verdad, no tiene el más mínimo entendimiento de la voluntad de Dios ni puede percatarse de los asuntos con claridad. No puede distinguir correctamente entre la comisión de Dios, la designación de Dios, las prácticas del hombre y lo que Dios permite, así que carece especialmente de razón. Es claramente el caso de que los líderes y colaboradores de cada nivel en la iglesia son seleccionados por las personas y Dios no interfiere con el trabajo de la gente. Si las elecciones de las personas son correctas y adecuadas, entonces Dios las aprueba; pero Dios tampoco hace públicas Sus preocupaciones si las personas eligen de manera incorrecta o inapropiada. Aunque aparentemente Dios no se opone a la manera en que las personas hacen el trabajo, Dios desea revelar algo, que es que cuando los líderes y colaboradores que las personas han seleccionado no son correctos, entonces el Espíritu Santo no hace obra. Para ser exactos, que el Espíritu Santo no obre ya revela la voluntad de Dios. Que el Espíritu Santo no obre muestra el desacuerdo y la desaprobación de Dios. Pero, ¿cómo podrían las personas insensibles y torpes saber esto? Piensan que en tanto que las personas sean promovidas y usadas, incluso si no fueron establecidas por Dios, han sido aprobadas por Dios. Así que, cuando las personas se convierten en líderes y colaboradores, es como si recibieran autoridad de Dios y comienzan a hacer su propio trabajo santurronamente. A partir de ese momento, las personas se aferran a este deber como su propiedad privada y usan incorrectamente la autoridad en sus manos y abusan de ella para hacer cualquier cosa que quieran hacer. No se comunican con los demás ni informan ni reciben órdenes de los de arriba; creen que tienen la autoridad para hacer esto o aquello y que otras personas no tienen derecho a interferir, que lo que hacen está completamente dentro de su deber y no necesitan que los de arriba se preocupen en absoluto. “Haré lo que creo que es conveniente. ¿No me asignó la casa de Dios este empleo?”. Las personas no se han dado cuenta en absoluto de que el permiso de Dios para que las personas hagan este empleo no significa que Dios establezca personas para ser líderes, ni significa que las personas tengan la estatura para sobresalir por completo en este empleo. Este es el aspecto donde las personas no poseen razón con respecto a la obra arreglada por la casa de Dios. Basados en vuestro entendimiento de la verdad y vuestro propio calibre, todavía, sois todos incapaces de aceptar formalmente la comisión de Dios ni podéis haceros cargo independientemente de cualquier trabajo. Para trabajar en la casa de Dios, esta es la razón básica que se debe poseer y esa es la razón que cualquier persona que sirva a Dios debe tener cuando recibe una comisión de Dios. En primer lugar, debe orar así: “¡Dios! Aunque ahora estoy trabajando como un líder (un colaborador), soy realmente indigno. Dios, Tú sabes que he sido corrompido profundamente por Satanás y que también tengo el carácter de rebelarme en contra de Dios y de resistirlo, que tampoco poseo la verdad ni tengo verdadero entendimiento de Dios. Soy completamente indigno para hacer el trabajo de la casa de Dios. Sin embargo, para que la voluntad de Dios se pueda llevar a cabo, con el fin de terminar la comisión de Dios, prometo a Dios que no haré la obra de Dios basado en mi propia voluntad porque la obra es de Dios. Debo hacer mi máximo esfuerzo por confiar en la obra del Espíritu Santo y hacer todas las cosas a través de oraciones y buscar la enseñanza. Debo trabajar de acuerdo a los requisitos y arreglos de la obra de los de arriba y estoy dispuesto a aceptar la inspección de Dios y la supervisión de las personas. Si trabajo según mi propia voluntad y actúo arbitrariamente, o trabajo con el fin de proteger mi posición o fama y fortuna personales, entonces debo recibir cualquier castigo y maldición”. Sólo si las personas pueden tratar la comisión de Dios y los deberes que deben desempeñar de esta manera y oran así a Dios, entonces son personas con razón. Si las personas hacen el trabajo de la iglesia sin orar a Dios ni buscar la enseñanza, si no informan a los de arriba cuando se enfrentan con asuntos importantes o dificultades, si hacen lo que quieren hacer y tratan completamente la obra de Dios como propiedad personal, como si manejaran sus propios asuntos domésticos, si, independientemente de si les va bien o mal, prefieren afectar el trabajo de la iglesia que pedir instrucciones o dar un informe, entonces estas son personas sumamente irracionales.

Hoy, ambos, la obra de Dios y el trabajo del hombre, son prácticos. Dios está en la tierra y el hombre está en la tierra. ¿Por qué no pides instrucciones o das un informe, sino que más bien haces lo que quieres? ¿Crees que un trabajo tan importante en la casa de Dios pertenece a tu propio trabajo personal? ¿Realmente te lo confió Dios directamente? Veo que el entendimiento de las personas de la comisión de Dios es demasiado erróneo. No han captado la voluntad de Dios en absoluto. Cumplir con los deberes que se deben cumplir es correcto, pero el trabajo se debe hacer de acuerdo con los requisitos de Dios y con los arreglos de la obra de los de arriba. Si una persona puede desobedecer los arreglos de los de arriba y hacer sus nuevos trucos, ¿puede esto todavía llamarse desempeñar sus propios deberes? Si, cuando se descubre un problema y se encuentra con dificultades no informa oportunamente a los de arriba para una solución, ¿quién le dio este derecho? ¿Podría ser que no está desempeñando sus deberes cuando informa a los de arriba cuando enfrenta dificultades y problemas que no puede resolver sola? ¿Revela esto su propia incompetencia y le trae vergüenza? ¿Es esto ser desleal a Dios? ¡Las razones de las personas son verdaderamente ridículas! Las personas que sirven a Dios no pueden usar diferentes excusas y razones para afectar la obra de Dios. Buscar la enseñanza e informar a los de arriba cuando se encuentran con dificultades es una correcta expresión de responsabilidad. Si tratan la comisión de Dios como su propia propiedad privada y no se comunican ni piden instrucciones cuando se enfrentan con problemas, sino que más bien creen que esto está dentro de su deber, entonces esta es realmente una expresión de irracionalidad, así como una manera irresponsable de actuar. ¿Cómo no podrían afectar el cumplimiento de la voluntad de Dios si trabajan y desempeñan sus deberes de esta manera? Sólo las personas arrogantes, engreídas, prepotentes y santurronas son capaces de hacer cosas tan tontas. Trabajar completamente de acuerdo a su propia voluntad, sin buscar la enseñanza y sin pedirles instrucciones a los de arriba, y hasta usando “dentro de mi deber” como una excusa, ¡cuán egoísta y despreciable es esto! Las personas inteligentes se conocen lo suficientemente bien. Saben que deben desempeñar de una manera correcta y delicada sus propios deberes cuando sirven a Dios o desempeñan el trabajo de la casa de Dios. Saben que son personas comunes y no tan buenas. Es como los esclavos que trabajan para sus amos. Este trabajo no pertenece al esclavo, es del amo. Cuando los esclavos desempeñan el trabajo que les da su amo, ¿cómo deben entender esto? ¿Con qué tipo de actitud deben trabajar? Si el esclavo trata el trabajo de su amo como su propio asunto, entonces está trabajando en la posición del amo. Esto va en contra de los principios. La actitud que debe tener un esclavo cuando hace el trabajo que le ha encomendado su amo es una pregunta que se relaciona con la razón del hombre. ¿Cómo debemos nosotras, las personas que servimos a Dios, hacer correctamente el trabajo encomendado por la casa de Dios? ¿Qué clase de actitud debemos tener? ¿De qué clase de razón debemos estar dotados? Esta es una pregunta muy importante. Cuando las personas corruptas sirven a Dios, después de unos cuantos días de trabajo, comienzan a volverse arrogantes. Por eso es que especialmente necesitamos el juicio y castigo de Dios para acompañar nuestro servicio. Cuando la casa de Dios nos arregla el trabajo debemos recibir responsabilidad, no autoridad ni estatus. Si nos enfocamos en la autoridad y el estatus, entonces no somos dignos de servir a Dios. Incluso si lo hiciéramos, definitivamente resistiríamos a Dios y traicionaríamos a Dios. Si somos capaces de ser como esclavos leales que sólo saben servir lealmente a Dios, si no sentimos que tenemos autoridad ni estatus, si nos reafirmamos en ser esclavos para siempre y en ser leales a Dios para siempre, entonces esto está calificado y tendríamos por completo la semejanza del hombre. ¿Habéis aprendido este punto a través de vuestras experiencias? ¿Poseéis un poco de razón humana?

¿Cuál es la razón que aquellos que sirven a Dios deben poseer? Primero, debes saber que la casa de Dios que te promueve o selecciona no es Dios confiándote directamente para hacer el trabajo de la casa de Dios. Simplemente es un periodo de prueba temporal de la casa de Dios para entrenarte o desarrollarte. Sólo es un periodo de prueba temporal de la casa de Dios que, por supuesto, está aprobado por Dios. No se puede probar que seas establecido por Dios ni usado por Dios, ni se puede probar que Dios se siente aliviado sobre ti. Si no buscas la verdad, siempre existe el peligro de ser eliminado. Segundo, te debe quedar claro que ahora todas las personas usadas por la casa de Dios son humanos corruptos que todavía no han sido perfeccionados. Ya que las personas tienen un entendimiento limitado y experiencias superficiales de la verdad, no poseen la capacidad de trabajo independiente de usar la verdad para resolver problemas. Ahora, el uso de las personas por parte de la casa de Dios es sólo en la etapa de entrenar, desarrollar y perfeccionar a las personas. Que ellas puedan ser perfeccionadas, se relaciona con la senda por la que caminan. Tercero, debes darte cuenta de que, cuando la casa de Dios te asigna trabajo, no es porque confíe en que puedes hacer bien este trabajo de manera independiente. Más bien, es para que puedas depender del Espíritu Santo, confiar en los de arriba, buscar en todas las cosas y hablar y pedir instrucciones a menudo si existen puntos que no entiendas. Además, necesitas aceptar la inspección de Dios y la supervisión del hombre, aprender a practicar la verdad y a someterte a la obra de Dios. Aparte de trabajar lo mejor que puedas, también debes cumplir con estos requisitos con el fin de tener el derecho de servir a Dios. De lo contrario, no eres elegible. Esta es la esperanza y la exhortación con las que la casa de Dios arregla el trabajo de las personas. Esto es lo que las personas con razón deben reconocer.

Ahora bien, la mayoría de las personas tiene un entendimiento erróneo del arreglo, promoción y uso de la casa de Dios. Creen que, si la casa de Dios te usa, es Dios directamente designándote a ti para hacer el trabajo de la casa de Dios, que es Dios creyéndote y seleccionándote y que, de ahora en adelante, eres un siervo de Dios de acuerdo a la voluntad de Dios. Este es un gran error. Esta es la razón principal por la cual muchas personas que sirven a Dios fracasan. Sólo hacen el trabajo de acuerdo a su propia voluntad, pero abandonan los requisitos de Dios. Esto las destina al fracaso. ¿Cómo podrían ser perfeccionadas si no trabajan de acuerdo con los requisitos de Dios? Los humanos corruptos realmente carecen de razón. De aceptar el trabajo de la casa de Dios, es como si recibieran autoridad de Dios y pudieran hacer lo que quisieran en la casa de Dios. Ni siquiera quieren escuchar las palabras de los de arriba y es como si estuvieran al mismo nivel que Dios, no tienen que pedir instrucciones ni informar sobre el trabajo y, si enfrentan dificultades, pueden esperar por un momento oportuno. El gobernante está tan lejos como los cielos y pueden hacer lo que quieran libremente. La humanidad corrupta actúa así cuando tiene una posición. Incluso las personas no pueden aceptar esto, entonces ¿cómo podría Dios sentirse tranquilo? Si no tienen razón en absoluto para aceptar los asuntos que la casa de Dios arregla, ¿cómo podrían hacer correctamente el trabajo de la casa de Dios? Aunque claramente han tomado una comisión de las manos de las personas, insisten en que fue Dios quien se los ha encomendado. Aunque, obviamente, se les ha arreglado el trabajo por la casa de Dios, ellas insisten en que es Dios usándolas. Aunque queda claro que Dios apenas da Su aprobación y no está seguro, ellas incluso creen que le agradan a Dios y que sólo las seleccionaría a ellas. ¿Dónde está la razón normal del hombre? Considerando la estatura de las personas ahora, ellas sólo pueden hacer algo de trabajo incidental y externo. No son capaces de hacer un trabajo fundamental y sustancial. Sin la guía de los de arriba, todas pueden apartarse del camino verdadero y tomar el camino de los anticristos, sirviendo de una manera religiosa. Claramente podemos ver que las personas que no están equipadas con la verdad, y cuyo carácter de vida no ha cambiado, no pueden hacer la obra de dar testimonio de Dios, no son personas perfeccionadas por Dios y no pueden conseguir ser aptas para el uso de Dios.

Si las personas que sirven a Dios no poseen la verdad, ¿cómo podrían llevar a las personas a la verdad? Si cuando se encuentran con cosas nuevas o cosas extrañas, dan vueltas y no saben qué hacer, si sólo saben cómo acatar reglas, pero no saben qué es ir en contra de los principios, ¿no significa esto que les falta demasiado? Cuando se dedican a hacer cosas superficiales y nuevos trucos, puede que sean dos veces mejores que los demás, pero en cuanto a proporcionar la verdad y resolver problemas con la verdad, les resulta difícil avanzar un paso; así que, ¿cómo podrían ser aptas para la obra de Dios así? ¿Puede Dios confiar la obra directamente a esta clase de personas? Las que sirven a Dios no deben olvidar: si no buscan la verdad mientras creen en Dios, no pueden ser perfeccionadas. Las personas que no se someten verdaderamente a Dios no son aptas para ser usadas por la casa de Dios. ¿Cómo podrían las personas testificar de Dios sin estar equipadas con la verdad? Si personas que no poseen razón sirven a Dios, ¿no serían aborrecidas por Él? La manera como las personas que sirven a Dios deben recibir el juicio y castigo de Dios, la manera como deben recibir ser podadas y tratadas, esto es muy importante para el servicio de las personas. Ya que las transgresiones de las personas son muchas, si en el proceso de servir a Dios no pueden trabajar correctamente de acuerdo con los requisitos de Dios, existe la posibilidad de que reciban castigo. Así que, es muy peligroso servir a Dios sin tener un corazón que reverencie a Dios. Si las personas que sirven a Dios pueden aceptar la verdad, aceptar ser podadas y tratadas y aceptar la inspección de Dios y la supervisión de la casa de Dios, sólo a través de esto pueden cambiar su carácter de vida, podrán ser perfeccionadas por Dios y convertirse en personas conformes al corazón de Dios.

20 de abril de 2005

Anterior:Varios principios para guiar a los nuevos creyentes no religiosos

Siguiente:Regar y proveer a los nuevos creyentes es la máxima prioridad de la obra de la iglesia

También podría gustarte