Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

Regar y proveer a los nuevos creyentes es la máxima prioridad de la obra de la iglesia

Con el fin de coordinarnos con la obra de Dios de salvar a la humanidad en los últimos días, debemos hacer un buen trabajo al regar a los nuevos creyentes para que puedan establecer buenas bases lo antes posible y entrar en la senda correcta de creer en Dios. Sólo haciéndolo puede garantizarse que serán salvados por Dios. Después de que los nuevos creyentes acepten la obra de Dios, si no sientan buenas bases en el primer año, aún será fácil que Satanás los engañe y que se descarríen a un territorio peligroso. Si es así, el alto precio que pagamos para predicarles el evangelio se echará a perder. ¿Cómo podemos permitir que personas que ya han venido ante Dios sean engañadas y alejadas por Satanás? No se puede culpar a los nuevos creyentes por ser débiles, así que debe ser el resultado de que los líderes en todos los niveles de la iglesia no estén haciendo un buen trabajo en su obra de provisión y riego. Esta es una responsabilidad que los líderes de todos los niveles de la iglesia no pueden eludir. Todas las personas que sirven a Dios han jurado una vez ser leales a Dios, erogarse por Dios voluntariamente y llevar a cabo Su voluntad. ¿Cómo se puede llevar a cabo la voluntad de Dios si ni siquiera pueden mantener a las personas que ya han entrado en la casa de Dios? ¿No es esto engañoso e indiferente hacia Dios? Si una persona que sirve a Dios no puede cumplir la encomienda de Dios y llevar a cabo Su voluntad, ¿cómo va a poder obtener la alabanza de Dios y entrar en Su reino? ¿Qué es llevar a cabo la voluntad de Dios exactamente? Si los líderes y colaboradores de cualquier nivel de la iglesia no pueden guiar a los elegidos de Dios a comer y beber las palabras de Dios y a aceptar y obedecer el juicio y el castigo de Dios para entrar en la realidad de la verdad, eso dista mucho de servir a Dios. La obra de la casa de Dios es multitud de cosas y la más fundamental es ayudar a todos aquellos que aceptan la obra de Dios a entender verdaderamente la intención de Dios de salvar a la humanidad, a entrar en todas las verdades expresadas por Dios y a lograr la verdadera obediencia y adoración a Dios. Sólo eso es hacer la voluntad de Dios en la tierra y, por eso, sólo aquellos que hacen Su voluntad son personas que sirven a Dios. Por lo tanto, regar a los nuevos creyentes para que puedan establecer rápidamente una base sólida en el camino verdadero y entrar en la senda correcta de creer en Dios es la obra principal y la más fundamental de la casa de Dios. Las verdades con las que debe regarse bien a los nuevos creyentes incluyen: la verdad de las tres etapas de la obra de Dios; la verdad relacionada con la encarnación de Dios; la verdad relacionada con el nombre de Dios; la verdad relacionada con la diferencia entre la obra de Dios y la obra del hombre; la verdad relacionada con discernir al verdadero Cristo de los falsos; la verdad relacionada con el conocimiento de la obra del Espíritu Santo y el discernimiento de la obra de los malos espíritus; la verdad relacionada con llevar las palabras de Dios a la vida real; y la verdad relacionada con ser una persona honesta, etc. Riega lo más profundo de los corazones de todos aquellos que aceptan la obra de Dios con estas verdades para que puedan sentar buenas bases. Esto garantizará que puedan mantenerse firmes en el camino verdadero y no traicionar ni negar a Dios sin importar qué perturbaciones encuentren por parte de los demonios satánicos. Sólo cuando la obra de uno logra este resultado, esta persona sirve a Dios a Su gusto y lleva a cabo la voluntad de Dios de manera genuina. La mayoría de los líderes y colaboradores tienen un entendimiento demasiado superficial de la verdad y no pueden cumplir con sus deberes para lograr los resultados que deberían; entonces, ¿cómo pueden servir a Dios a Su gusto? No importa cuánta obra hagas ni cuán ocupado estés, si no puedes hacer bien la obra principal fundamental, no estarás calificado a los ojos de Dios y seguramente no podrás recibir la alabanza de Dios. Todas las personas inteligentes deberían concentrarse en hacer bien la obra más fundamental y en dedicar la mayoría de sus esfuerzos a la obra más fundamental y sustancial. Sólo entonces se ajustarán a las intenciones de Dios. Si un creyente está absolutamente seguro de Dios, tiene conocimiento de Su obra, entiende la verdad y ha entrado en la realidad, su carácter de vida ha empezado a transformarse y puede obedecer y adorar a Dios, su problema fundamental se habrá resuelto. Es igual que si una persona tiene muchas enfermedades, incluido el cáncer. Un doctor inteligente seguramente pensará en la manera de tratar el cáncer primero para asegurarse de que la persona no muera antes de ocuparse de las enfermedades menores. Sólo haciéndolo de esta forma se salvará el paciente. Sería estúpido tratar primero las enfermedades menores porque, si quisiera tratar el cáncer después de que este se hubiera extendido, sería demasiado tarde. Cuando se trata de personas que acaban de aceptar la obra de Dios, lo más importante debe ser hacer que primero entiendan las tres etapas de la obra de Dios, que conozcan el significado de la obra de conquista de Dios de los últimos días, que entiendan el misterio de la encarnación de Dios, que logren el discernimiento del Cristo verdadero y de los falsos y que conozcan la diferencia entre la obra de Dios y la obra del hombre. Sólo haciéndolo se garantizará que tengan buenas bases del camino verdadero y que Satanás no las engañe ni las aleje nunca. Como algunos líderes de la iglesia no han prestado atención a la obra de regar a los nuevos creyentes, algunas personas nuevas que han aceptado a Dios durante más de medio año aún pueden ser engañadas y abandonar el camino verdadero. Incluso hay algunos recién llegados que han creído durante más de medio año o un año y que aún pueden ser engañados para seguir a falsos Cristos y anticristos. Todo esto muestra que los líderes de la iglesia de todos los niveles no han hecho un buen trabajo en esta obra más fundamental e importante de regar a los nuevos creyentes. ¿Cómo se explicarán esos líderes ante Dios? ¿Quién debería asumir la responsabilidad principal de arruinar la vida de estas personas? ¿No es esta la rebelión más seria? Si un área en particular tiene muchos ejemplos de personas que traicionan a Dios, ciertamente prueba que los líderes de todos los niveles en la iglesia no hacen bien su trabajo y son totalmente irresponsables. Seguramente, tales líderes son personas que actúan con indiferencia hacia Dios y engañan a Dios. Son personas que sirven a Dios pero se resisten a Él. Como dice el refrán, sólo un general incompetente tiene soldados laxos. En otras palabras, la calidad del general determina la calidad de los soldados. Si una iglesia en particular tiene mucha gente que traiciona a Dios, esto prueba que la obra de los líderes de esa iglesia es la más pobre, que son los peores en regar con la verdad y que no son adecuados en absoluto para ser utilizados ​​por Dios.

De ahora en adelante, los líderes de todas las regiones deben dar prioridad a la obra de regar a los nuevos creyentes y tratarla como la obra más importante y fundamental. Deben esforzarse al máximo para hacer un buen trabajo al regar a los nuevos creyentes sin demora y utilizar toda clase de métodos para regar y proveer adecuadamente a las personas nuevas. Es un asunto urgente. Todos los predicadores deben bajar a hacer la obra de regar a los nuevos creyentes para que estos puedan establecer buenas bases en un año. Esta es la obra esencial de los líderes y colaboradores de todos los niveles.

28 de abril de 2005

Anterior:La mínima razón que se debe poseer al servir a Dios

Siguiente:Para servir a Dios uno debe aprender cómo discernir toda clase de personas

También podría gustarte