Sólo quienes posean la verdad pueden ser verdaderamente adecuados para el uso por Dios

Actualmente, la mayoría de los líderes y colaboradores de la iglesia siguen entendiendo demasiado pocas verdades y no pueden llegar claramente hasta el fondo de las cosas. Esto lleva inevitablemente a que sigan teniendo conceptos y juicios sobre Dios e incluso rebelión y resistencia contra Dios en su corazón. Estas personas están lejos de ser perfeccionadas y de alcanzar la compatibilidad con Cristo. La raíz del problema es que no poseen la verdad y que su carácter vital aún no ha sido transformado. No podéis ver claramente las intenciones de personas como XX, que es egoísta y desvergonzado, que tiene una naturaleza maliciosa, que siempre está improvisando y holgazaneando y que siempre está destruyendo cosas en momentos críticos. Y tampoco podéis descubrir a esas personas de buen calibre que pueden ser perfeccionadas. En cuanto a esas personas que agradan a Dios, las que Dios odia y las que la casa de Dios debe usar o eliminar, no tenéis la menor idea de quiénes son si los de arriba no mencionan directamente su nombre ni las examinan. Vuestra estatura es demasiado pequeña y no sois adecuados para el uso por Dios. Tomemos a XX, XX y XX por ejemplo. Ellos no tienen una buena humanidad ni buscan la verdad. Por un lado, se niegan a aceptar la poda y trato, mientras que por el otro no pueden cumplir sus deberes con lealtad. Por tanto, sin duda no son personas a las que Dios quiera perfeccionar. En su lugar, son precisamente los objetivos para la eliminación que han sido revelados. Los requisitos fundamentales para las personas usadas por la casa de Dios son que ellas deben buscar la verdad, buscar conocer a Dios y centrarse en la transformación del carácter vital. Sólo tales personas pueden ser perfeccionadas por Dios. Si se descubre que una persona puede buscar la verdad, lograr el conocimiento de Dios y equiparse con los requisitos para ser perfeccionada, ella puede ser ascendida y usada. Si se ha descubierto que cualquiera de los líderes o colaboradores es definitivamente alguien que no busca la verdad y que no puede ser perfeccionado, debe ser reemplazado y eliminado. Tales implementaciones encajan completamente con la voluntad de Dios. Si cualquier líder o colaborador de la iglesia siempre está albergando conceptos sobre Dios, siempre está improvisando en el cumplimiento de sus deberes, siempre es desleal, siempre pone exigencias a Dios o se queja de Él, no puede llevar al pueblo escogido de Dios a comer y beber las palabras de Dios ni a entrar en las verdades. Estas son las personas que deben ser reemplazadas y eliminadas. Las que no entienden la verdad son así de malvadas; así es como se resisten a Dios. También son santurronas, arrogantes, engreídas y no escuchan a nadie. Por tanto, las que no entienden la verdad no son adecuadas para ser usadas por Dios. Las que se ha confirmado que no buscan la verdad —en otras palabras, las personas a quienes no les gusta comer ni beber las palabras de Dios ni hablar sobre las verdades— si han pasado a ser líderes o colaboradores, deben ser reemplazadas y eliminadas, porque esa es la única forma de estar atento a la voluntad de Dios.

No es cosa fácil entender la verdad. No pienses que has obtenido la verdad simplemente porque hayas experimentado la obra de Dios durante varios años y porque puedas hablar un poco sobre tus experiencias vitales y tu conocimiento de Dios. En realidad, obtener la verdad no es tan simple como imaginan las personas. ¿Cómo es posible que tantas personas que pueden predicar no puedan usar la verdad para resolver problemas? ¿Cómo es posible que no puedan resolver los conceptos y corrupciones de las personas? ¿Cómo es posible que sigan sin someterse a la obra de Dios y albergando conceptos? ¿Cómo es posible que sus puntos de vista sigan oponiéndose a Dios? ¿Por qué improvisan y holgazanean cuando cumplen sus deberes y no tienen lealtad a Dios? ¿Cómo es posible que no puedan llevar a las personas a la realidad de las palabras de Dios? ¿Por qué siguen ciñéndose a reglas, fingiendo y copiando a otros? Esto prueba suficientemente que quienes son capaces de predicar y llevar obra a cabo no son necesariamente los que han obtenido la verdad. Podría decirse que todos los que albergan conceptos hacia Dios son los que no han obtenido la verdad; todos aquellos cuya predicación y obra no puede resolver problemas prácticos son los que no han obtenido la verdad; todos los que tienen puntos de vista similares a los de la humanidad corrupta no tienen la verdad; todos los que no pueden conocer la esencia de Cristo ni pueden darse cuenta de que Cristo es la verdad, el camino y la vida no tienen la verdad. Porque las personas que no tienen la realidad no tienen la verdad. Si en algunas cosas tienes conceptos y malinterpretaciones sobre Dios, eso muesta que no tienes conocimiento de la obra de Dios ni de Su sabiduría y omnipotencia. Esto es prueba suficiente de que no tienes la verdad.

Durante la Era del Reino, la obra de Dios es revelada y hecha pública plenamente, es decir, el carácter de Dios, Su sabiduría y omnipotencia son completamente revelados y abiertos a las personas. Esto es así para que las personas puedan reconocer verdaderamente que la sabiduría de Dios se ejerce basándose en el engaño de Satanás, que Dios está usando la maldad y el engaño de Satanás, de los espíritus malignos y de la humanidad corrupta como contrastes, que Dios está usando la verdad y la sabiduría para derrotar a Satanás y la resistencia de la humanidad corrupta. La única forma fácil de conocer a Dios es experimentando así la obra de Dios. Por tanto, quienes conozcan verdaderamente a Dios también deben tener conocimiento de la naturaleza y de la esencia de Satanás y del gran dragón rojo, porque sin Satanás ni el gran dragón rojo como contrastes, las personas no podrán conocer verdaderamente la justicia y santidad de Dios. Los que siguen confundiendo a Satanás y a los espíritus malignos con Dios son los que no conocen realmente a Dios. Los que tienen un conocimiento real de la obra del Espíritu Santo también deben ser capaces de discernir claramente la obra de los espíritus malignos, la falsedad de Satanás y la imitación de las personas. Los que siguen confundiendo la obra del Espíritu Santo con la de los espíritus malignos son los que no tienen un conocimiento real de la obra del Espíritu Santo. Si alguien puede llegar al conocimiento de que las realidades de todas las cosas positivas se originan en Dios, debe ser capaz también de saber que todas las cosas negativas se originan en Satanás y que Satanás es la fuente de todo lo malvado y oscuro. Si una persona no puede discernir las cosas positivas de las negativas, sin duda no tiene conocimiento de Dios y tampoco ha visto claramente las intenciones de Satanás. Si alguien puede llegar a conocer verdaderamente todo lo que Dios tiene y es, también llegará a conocer toda la falsedad, absurdidad y fingimiento de la humanidad corrupta o de lo contrario no es alguien que conozca a Dios verdaderamente. Si alguien puede conocer verdaderamente la esencia y obra de Cristo, ya no tendrá conceptos y malinterpretaciones sobre Cristo, sino que se volverá verdaderamente compatible con Él. Si una persona no puede someterse absolutamente ni adorar sinceramente a Dios, es revelada como alguien que no conoce ni teme realmente a Dios. Si una persona sigue albergando mucha rebelión y resistencia contra Dios, esto es prueba suficiente de que no ha obtenido la verdad y de que no ha tenido una transformación en su carácter vital. ¿Es realmente así de fácil obtener la verdad? ¿Significa que has obtenido la verdad tener algún entendimiento superficial de ciertas verdades o de la obra de Dios? No, porque esto es sólo un entendimiento superficial de la verdad y sigue estando muy lejos de la esencia de las verdades. ¿Pueden seguir teniendo conceptos y malinterpretaciones sobre Dios las personas que han obtenido realmente la verdad? ¿Pueden seguir tratando con Dios de una manera indiferente? ¿Pueden seguir yendo contra la voluntad de Dios y sirviendo a Dios como ellas quieran? ¿Cómo es que aún no pueden discernir quiénes pueden ser perfeccionados y quiénes deben ser eliminados? ¿Cómo es que no pueden saber a qué tipos de personas ascender y usar y a qué tipos de personas eliminar y reemplazar? Por tanto, podemos ver que sólo quienes hayan obtenido la verdad pueden cumplir la norma para ser usados por Dios y servir a la voluntad de Dios. No hay duda de esto.

La mayoría de las personas que sirven a Dios, durante su obra y sermones, pueden hablar de algún conocimiento de Dios, pero no pueden ver claramente los problemas prácticos específicos ni la esencia de diversos tipos de personas. Son inútiles lidiando con las cosas en las que la gente tiene más fácilmente conceptos sobre Dios y ni siquiera pueden evitar tener conceptos ellas mismas. La mayoría de las personas que llevan obra a cabo pueden desempeñar algún trabajo administrativo superficial, pero cuando se trata de la obra sustancial y crítica de servir a Dios, son ineptas. Mientras que podrían parecer “grandes, gloriosas y correctas” por fuera, si se les ponen exigencias reales, no pueden llevar a cabo ninguna obra esencial sino que sólo pueden desempeñar algún trabajo administrativo que no implique la verdad. Con respecto a cualquier problema que implique el uso de las verdades para su resolución, a cualquier problema que exija el uso de las verdades para discernir lo verdadero de lo falso, a cualquier problema que apele a la verdad para refutar diversas falacias, simplemente no pueden hacer nada, es como pedir a Pigsy que luche contra los demonios. Ser tan santurrón, arrogante y jactancioso con una estatura tan pequeña muestra que estas personas son totalmente desvergonzadas.

Actualmente, la mayoría de las personas que llevan a cabo obra podrían admitir que “sin la verdad, no puede lograrse mucho más. Sólo podemos llevar a cabo alguna obra superficial y realmente no somos adecuados para ser usados por Dios”. Un pequeño conocimiento como este sigue siendo progreso. Al menos podría aminorar su arrogancia, hacer que sean sencillas mientras que hacen las cosas y que empiecen a tener algún sentido y a obtener la semejanza de un ser humano. Las que no tienen la verdad albergan más fácilmente conceptos sobre Dios, juzgan más fácilmente la obra de Dios, engañan y embaucan más fácilmente a Dios y cometen más fácilmente el error de resistirse a Dios mientras que le sirven. ¿Cuál es la causa de esto? Esto se debe a que las personas tienen una naturaleza que se resiste a Dios y a que tienen la filosofía de Satanás. También tienen el conocimiento, los conceptos y las imaginaciones de la humanidad corrupta. Por tanto, llegan naturalmente a tener conceptos, juicios y resistencia a Dios. Es particularmente peligroso cuando se trata de los asuntos sobre los que las personas tienen más fácilmente conceptos y bien por juicio o por condenación llegan a traicionar a Dios muy fácilmente. Si alguien ha poseído la verdad, cuando mire estos asuntos sobre los que las personas podrían tener fácilmente conceptos, no sólo no tendría ningún concepto, sino que incluso podría obtener conocimiento verdadero con respecto a la esencia de Dios y de esta forma adorar a Dios en gran manera. Esta es la diferencia entre haber obtenido la verdad y no haberla obtenido. Hay una diferencia enorme entre ambas cosas. Los que no tienen la verdad llegan muy fácilmente a tener conceptos y malinterpretaciones sobre Dios. Por tanto, juzgan y traicionan a Dios muy fácilmente; mientras que en el caso de quienes han obtenido la verdad, como tienen un conocimiento real de Dios, sus conceptos y malinterpretaciones son eliminados, por lo que pueden obedecer a Dios, dar testimonio por Dios y servir a Dios según Su voluntad. Los que hayan obtenido la verdad lograrán cada vez más conocimiento de Dios, se volverán cada vez más obedientes y de este modo serán aptos para dar testimonio por Dios, servir a Dios y ser usados formalmente por Dios. Esas personas que no tienen la verdad, como siempre tienen conceptos y juicios sobre Dios, siempre son negativas, no tienen una obediencia real y simplemente improvisan y holgazanean cuando cumplen sus deberes. Siempre se enfrentan al peligro de traicionar y dejar a Dios. En comparación con las personas comunes, las que han obtenido la verdad miran las cosas de forma diferente. Pueden ver claramente la esencia de los problemas, comprender la clave y aferrarse a los principios cuando llevan obra a cabo, por lo que pueden resolver problemas usando la verdad. La clave para poder ver claramente la esencia de los problemas es entender primero la verdad, porque sin la verdad las personas no pueden ver claramente la esencia de los problemas. La mayoría de las personas no pueden entender las palabras de Dios cuando las leen ni conocer la voluntad de Dios por mucho que lo intenten, así que sólo pueden tratar las palabras de Dios como reglas a seguir; sólo pueden hablar letras y doctrinas o aprender a hablar algunas palabras espirituales cuando llevan obra a cabo y dan sermones, así que caen fácilmente en la trampa de limitar a otros con reglas. Si leemos las palabras de Dios y hemos comprendido Su voluntad, llegaremos a sentirnos iluminados en nuestro corazón y cuando practiquemos las palabras de Dios, tendremos una senda y principios. Llegaremos a sentir que las palabras de Dios son la verdad y que son extremadamente significativas.

Hace unos días, hablé con varios hermanos y hermanas sobre un acontecimiento en la vida de David durante la Era de la Ley. David era el rey de Israel, era una persona temerosa de Dios, pero en una ocasión tomó la esposa de otro y fue consiguientemente juzgado y castigado por Dios. Pero, ¿por qué seguía Dios diciendo que David estaba detrás de Su corazón? Esto es algo que no es fácil que las personas comunes entiendan. Si miramos este asunto desde un punto de vista humano, diríamos que Dios es injusto, de lo contrario ¿por qué escogería Él a una persona así para ser el rey de Israel? Esto es incomprensible para el hombre. La mayoría de las personas no entienden que Dios es la verdad ni que Él nunca comete errores en nada de lo que hace. También son incapaces de darse cuenta de que David estaba realmente detrás del corazón de Dios. Esto se debe a que las experiencias de la mayoría de las personas son demasiado superficiales y estas entienden demasiado pocas verdades, de ahí que sea inevitable que lleguen a entender ciertas cosas. Con respecto a que David fuera maldecido y juzgado por Dios tras cometer su pecado, la mayoría de las personas sólo pueden reconocer la justicia y misericordia de Dios en un nivel superficial. Ven el lado de Dios en el que Él salva a la humanidad hasta el mayor alcance posible, pero con respecto al castigo que David recibió, sólo entienden que la humanidad corrupta está sin la menor duda infectada con corrupción y que mientras que las personas puedan arrepentirse y obedecer, Dios las bendecirá. El conocimiento de la mayoría de las personas es así de simple, de alguna manera basado en reglas, predecible y carente de detalles. De hecho, el juicio de David por parte de Dios fue justo, pero amoroso y misericordioso, porque David era una persona agradable a Dios y que estaba también detrás del corazón de Dios. Dios ungió a David como rey de Israel y le permitió liderar al pueblo de Israel en la adoración a Él. Por tanto, cuando él pecó, Dios tuvo que disciplinarlo y juzgarlo como era de esperar. Dios sólo disciplina a quienes ama y si el pueblo de Israel hubiera pecado, Él lo habría gestionado de una manera diferente. Los requisitos de Dios para David eran sin duda más estrictos que los que Él tenía para las personas comunes, así que el juicio y el castigo de Dios a David tras pecar este revelaron el carácter justo de Dios. En la forma y los detalles del juicio de Dios a David podemos ver el carácter justo de Dios, así como Su sabiduría y omnipotencia en Su salvación de la humanidad. No hay necesidad de detallar tales cosas aquí; pueden entenderse poco a poco con una lectura detenida. Con respecto a este acontecimiento, las personas sólo tienen un conocimiento predecible de lo que Dios hizo. Sólo pueden decir que Dios es muy justo y que trata igual a todo el mundo —el príncipe recibe el mismo trato que los campesinos si peca—. Esto demuestra cuántas personas son deficientes. La mayoría de las personas no reconocen la razón por la que el ungimiento de David por Dios fue apropiado o la razón por la que David estaba detrás del corazón de Dios. Lo único que las personas pueden ver es que David pecó, que ofendió a Dios y que recibió el juicio y el castigo de Dios, como si David fuera inferior a las personas comunes. Y si ellas mismas fueran el rey, podrían no haber pecado como David lo hizo.

Este asunto revela completamente que la mayoría de las personas tienen conceptos con respecto al ungimiento de David por Dios. Sin duda alguna no se someten a la voluntad de Dios y podrían incluso resistirse a ella y rebelarse contra ella. Esto viene determinado por la naturaleza de la humanidad corrupta. Debemos llegar a entender: ¿Por qué ungió Dios a David? ¿En qué era David diferente de todos los demás? ¿En qué era mejor David que todos los demás? ¿De qué forma estaba David detrás del corazón de Dios? De toda la humanidad corrupta, ¿cuántas personas están equipadas con lo que David tenía? Si estas preguntas se clarifican, las personas tendrán un entendimiento real con respecto al ungimiento de David por Dios. Ya no tendrán conceptos, ya no tendrán prejuicios contra David, ya no lo juzgarán ni condenarán y por tanto sus dificultades se resolverán básicamente. Sin embargo, como era de esperar, ninguna persona puede darse cuenta de que el ungimiento de David por Dios era totalmente apropiado. ¿Pudo equivocarse Dios al ungir a David? En realidad, nadie más puede acercarse a la fe de David, a su determinación de amar a Dios, a su valentía y atrevimiento en la lucha contra los enemigos, a su lealtad y obediencia a Dios, a la calidad de su humanidad. Aunque David transgredió, seguía siendo el mejor hombre de toda la humanidad corrupta, un hecho que nadie ha reconocido. En particular, después de recibir el juicio y el castigo de Dios por su transgresión, David pudo arrepentirse verdaderamente sin la menor queja, sin negatividad ni resistencia. Esto es prueba suficiente de que, a lo largo de las eras, nadie ha podido igualar la obediencia y lealtad de David. Dios dijo que David era alguien que estaba detrás del corazón de Dios, algo de lo que era totalmente merecedor. Desgraciadamente, las personas de los últimos días están corrompidas demasiado profundamente, todas ellas son arrogantes y engreídas, no tienen conocimiento de sí mismas y son incapaces de ver esto con claridad, lo cual es algo muy triste. Esto también demuestra que las personas conocen demasiado pocas verdades, que su experiencia de las palabras de Dios es superficial y que no tienen ningún entendimiento real de sí mismas. Frente a esto, ¿cómo pueden ver la compatibilidad de David con Dios, cuya forma nadie más puede igualar? Las personas no pueden ver claramente cómo estaba David detrás del corazón de Dios y por tanto es imposible que obedezcan o que no tengan conceptos con respecto al ungimiento de David por Dios. En lo que Dios dice, podemos ver que sigue existiendo rebeldía en ellas, como si se dijera: “No importa cómo fuera castigado David, él seguía siendo el ungido de Jehová después de los hechos…”. Las personas parecen pensar que independientemente de cómo pecara David, una vez que Dios lo había ungido, nada podía cambiarse. En la revelación de la corrupción de las personas, podemos ver que estas siguen teniendo conceptos con respecto al ungimiento de David por Dios y que no comprenden la voluntad de Dios. ¿Es este el principio de la acción de Dios? Dios escogió a Saúl como rey, por tanto ¿por qué cambió de opinión? ¿Cuál es, en realidad, el principio de la acción de Dios? Las personas no pueden entender esto. ¿Significa que lo entienden simplemente reconocer que Dios tiene principios? David era esencialmente un hombre bondadoso y sólo reveló un poco de corrupción. ¿Cómo puedes decir que “sigue habiendo un lado de él que es bondadoso”? En esto, es obvio que nadie puede ver claramente si David era o no alguien que estaba detrás del corazón de Dios. Aunque admiten inevitablemente que Dios es justo, que Él trata igual a todo el mundo, las personas también albergan conceptos contra el ungimiento de David por Dios y piensan que como Dios ungió a David, las personas deben obedecer, que no hay nada más que decir. La mayoría de las personas dicen cosas como: “El hombre se centra en las apariencias y Dios en la esencia”. Sin embargo, nadie puede ver eso realmente: sólo David estaba detrás del corazón de Dios y nadie ha podido igualarlo a lo largo de la historia. Los “hombres buenos” que las personas imaginaban no existen en la humanidad corrupta. Podemos decir que David era el mejor hombre entre la humanidad corrupta y que esas personas que son mejores que él sólo viven en las imaginaciones de las personas y no existen. Esto es lo más difícil de entender para las personas. Ni siquiera ahora pueden las personas discernir si la esencia de alguien es buena o mala, porque su corrupción es demasiado profunda, su experiencia de las palabras de Dios demasiado superficial y su entendimiento de las verdades demasiado limitado. Las personas ni siquiera pueden ver el grado de su propia corrupción. Si ellas mismas se convirtieran en gobernantes no hay certeza de los hechos que podrían perpetrar ni de adónde podrían llevar a las personas y, de este modo, ¿cómo pueden ver de qué forma estaba David detrás del corazón de Dios? En estos tiempos, ¿cuántas verdades poseen realmente la mayoría de los líderes? ¿Pueden estos garantizar el llevar al pueblo escogido de Dios ante Él? ¿Pueden usar las verdades para resolver la revelación de la corrupción de las personas? ¿Pueden ellos obrar las palabras de Dios en el corazón de las personas? Ellos siguen sin poder resolver sus propios conceptos sobre Dios así como su rebeldía y absurdidad, ¿cómo pueden garantizar entonces que no están resistiéndose a Dios? Veo que el entendimiento de algunas personas está lleno de arrogancia y santurronería, como si ellas fueran mejores que David, como si nunca fueran a tomar la esposa de otro si estuvieran en la posición de David. En realidad, David cometió la transgresión una vez, pero después de recibir el juicio de Dios pudo arrepentirse y dar un testimonio maravilloso. Cualquier otra persona habría pecado tres o cinco veces e incluso después de haber sido juzgada, podada o tratada, podría seguir sin arrepentirse en el grado en que David lo hizo. Mientras que fue rey, David sólo pecó una vez, sólo cometió una transgresión, pero si cualquier otra persona hubiera sido rey, ni que decir tiene cuántas transgresiones habría cometido. Mientras que David fue rey, su transgresión sólo se produjo en un área, pero cualquier otra persona podría haber cometido transgresiones en multiples áreas. El mayor deseo de David fue construir un templo para Jehová donde todo el pueblo de Israel pudiera adorar a Jehová, a cuyo fin dedicó toda su vida y se esforzó al máximo por lograrlo. ¿Quién puede compararse con él con respecto a esto? Nadie a lo largo de la historia puede igualarlo. Todos pertenecemos a la humanidad corrupta, pero, excepto David, el resto de nosotros sólo nos preocupamos de nosotros mismos; sólo dedicamos nuestra vida a nuestros propios intereses y metas. ¿Quién de nosotros está dedicando toda su vida únicamente a cumplir la voluntad de Dios? Hay otra cosa por la que nadie puede igualar a David. ¿Por qué no puede la humanidad seguir el ejemplo de David ni descubrir sus virtudes? ¿De qué forma están cualificadas estas personas para criticar las deficiencias de David? La única transgresión de David no representaba en absoluto su naturaleza ni en modo alguno su esencia. Tal transgresión fue simplemente una revelación ocasional de corrupción, pero el propio David no era esa clase de persona. Lo que más puede representar a David es el esfuerzo que hizo y el precio que pagó para cumplir la voluntad de Dios, su lealtad y obediencia a Dios, su verdadera fe y su confianza en Dios, su adoración y reverencia a Dios. Después de la única transgresión de David, su arrepentimiento y obediencia verdaderos fueron revelados precisamente en la forma en que trató el juicio y castigo de Dios. No sólo no pronunció una sola queja sino que incluso se volvió más reverente y leal a Dios. Si David no hubiera cometido esta transgresión, no sería fácil para nosotros ver que él pudo verdaderamente reverenciar y obedecer el juicio y castigo de Dios, porque esto sólo podía ser revelado cuando fuera juzgado y castigado por Dios. Este es realmente un testimonio maravilloso de reverencia y obediencia a Dios dado por David. En esto, podemos ver que mientras que las personas están disfrutando de la gracia de Dios, su naturaleza y esas cosas enterradas en lo profundo de ellas no son fácilmente expuestas. Las personas sólo son verdaderamente reveladas cuando Dios las prueba y refina. Cuanto menos encaje la obra de Dios con los conceptos de las personas, más son ellas reveladas. Que las personas tengan o no una fe verdadera en Dios, se sometan o no verdaderamente a Dios y sean o no leales a Dios o se rebelen o no contra Él, sólo es revelado cuando ellas experimentan pruebas.

La prueba de Dios para David reveló además que, de toda la humanidad corrupta, David fue realmente el más leal a Dios, el más obediente a Dios y quien tuvo la mayor confianza en Dios. David fue alguien que reverenció verdaderamente a Dios. El testimonio de David en estas áreas confirma plenamente que, entre la humanidad corrupta, David fue realmente la persona con la mejor humanidad. Tenía la mayor conciencia, sentido, dignidad e integridad. Amaba las cosas positivas, tenía sentido de la justicia y buscaba satisfacer a Dios. Dios dijo que David estaba detrás de Su corazón y esto se acepta y aprueba universalmente. ¡Dios merece alabanza y gloria! El asunto de que David recibiera juicio por adulterio nos demuestra que fue cien veces, mil veces mejor que todas las demás personas corruptas. Si esto no hubiera ocurrido, no podríamos ver el arrepentimiento de David por su transgresión ni su verdadera obediencia a Dios durante el juicio y castigo de Dios. David pertenecía a la misma humanidad corrompida por Satanás y experimentó el mismo juicio y reprensión de Dios, pero su conducta fue mucho mejor que la del pueblo escogido de Dios actual. David no oyó tantas palabras de Dios y la cantidad de palabras de Dios que hemos oído y los hechos de Dios que hemos experimentado han superado de lejos lo que David oyó y experimentó, por lo que nuestra conducta es mucho peor que la de David. Nuestra obediencia a Dios no puede compararse con la de David, nuestra fe en Dios no puede compararse con la de David y nuestra lealtad tampoco puede igualar la de David, por lo que hemos cometido muchas más transgresiones que él. Incluso continuamos transgrediendo después de muchas confesiones, seguimos siendo incorregibles y esta es la verdad. Nuestros ejemplos de indiferencia, engaños y exigencias a Dios son muy numerosos y no tenemos ninguna lealtad ni obediencia a Él. Esto demuestra que nuestras transgresiones son mucho más numerosas que las de David, que él fue mucho mejor que nosotros. Además, lo estamos haciendo muy mal aunque no estemos en la elevada posición de David. Si estuviéramos en su posición, no nos iría mucho mejor que al gran dragón rojo. Nadie puede negar este hecho.

A ojos de Dios, David fue cien veces, mil veces mejor que nosotros, pero no somos conscientes de ello. Algunas personas incluso llegan tan lejos como para juzgar a David y negar sus virtudes. ¿No es esto arrogancia hasta el punto de carecer absolutamente de cualquier sentido? No puedes descubrir las muchas virtudes de David, no puedes verlas en las numerosas palabras de la Biblia y por tanto es obvio que eres inferior hasta el grado en que ni siquiera puedes discernir a las personas verdaderamente buenas. No es extrañar que hayáis ascendido y usado a muchos hacedores de maldad sin daros cuenta. No tenéis verdad alguna y no podéis ver nada con claridad. Al examinar la conducta de David cuando recibió el juicio y castigo de Dios por su transgresión, es obvio para mí que las personas comunes no poseen muchas virtudes de David. Podría decirse que nunca podremos encontrar a nadie tan bueno como David en este día ni en esta era. Sería totalmente imposible. A juzgar por el entendimiento de la mayoría de las personas con respecto al juicio que David recibió es evidente que estas no poseen realmente la verdad. También son arrogantes y carecen de discernimiento y por tanto pueden tratar a las buenas personas como hacedores de maldad y considerar a los falsos Cristos, los anticristos y los hipócritas como buenas personas. ¡Las personas que no tienen verdades son demasiado fáciles de engañar! La mayoría de las personas no tienen idea de cómo examinar la esencia de una persona; sólo examinan la conducta de las personas. ¿Cómo no van a ser engañadas? Las personas con tal estatura definitivamente no pueden mantenerse firmes ante ninguna prueba y si los falsos Cristos y anticristos aparecieran para engañarlas podrían engatusarlas. Actualmente, han aparecido falsos Cristos y anticristos en iglesias de todas partes. Todos ellos están negando furtivamente a Dios, juzgando a Dios y difamando al hombre usado por el Espíritu Santo. Como consecuencia, algunas personas han sido engañadas. Es fácil que quienes no tienen verdades se sometan y sigan a los anticristos y a los hacedores de maldad hipócritas, en contra de su voluntad. Si unas personas no poseen la verdad, ¿cómo pueden llevar al pueblo escogido de Dios a entrar en las verdades de las palabras de Dios? ¿Cómo pueden luchar contra Satanás y los anticristos para proteger al pueblo escogido de Dios? ¿Cómo pueden usar y ascender a esas personas que son compatibles con la voluntad de Dios? ¿Cómo pueden discernir y abandonar a todos los que son incompatibles con la voluntad de Dios? Los que no poseen la verdad están ciegos, no pueden ver claramente las intenciones de nadie ni de nada, sus acciones siempre están provocando alteraciones e interrupciones, pero siguen pensando que son leales a Dios. ¿Cómo van a ser adecuados para ser usados por Dios los que carecen de entendimiento de las verdades?

Hablemos un poco más con respecto al rumor sobre Jesús. La mayoría de las personas niega este rumor, pero si fuera cierto lo aceptarían de una manera obediente. Hay cierto sentido en tal actitud. Dejemos primero de lado otras preocupaciones y veamos si casarse y tener hijos es algo positivo o negativo. Casarse y tener hijos se origina en la creación y la predestinación. Dios creó inicialmente al hombre y a la mujer para que la humanidad se reprodujera y multiplicara. Este hecho es indiscutible. Como casarse y tener hijos se origina en Dios, es por tanto algo positivo. Esto es innegable. La humanidad trata el casarse y tener hijos como algo natural, es la felicidad familiar y nadie lo condena. Sin embargo, con respecto a este asunto, la humanidad trata a Cristo con una actitud diferente de la que tiene para tratarse a sí misma. ¿Qué sería tan incorrecto si Jesús se hubiera casado y hubiera tenido hijos realmente? Eso no habría chocado con Su misión ni habría afectado en modo alguno a la obra de Dios. Por tanto, ¿por qué deben juzgarlo y condenarlo las personas por estas cosas? Esto demuestra que la humanidad no tiene juicio. Aprueba que otras personas se casen y tengan hijos, pero ¿por qué no aprueba que Cristo lo haga? Dios encarnado es el Hijo del hombre. ¿Por qué no debía casarse ni tener hijos? ¿Quién decretó tales leyes? Esto es demasiado injusto para Jesús. ¿Por qué deben tratar de esta forma las personas a Jesús? ¿Qué hay de malo en Jesús si se casó y tuvo hijos? ¿Es que se permite que Satanás se case y tenga hijos, que la humanidad corrupta se case y tenga hijos, pero no se permite a Jesús casarse ni tener hijos? ¿Qué lógica es esta? ¿No era digno Jesús de casarse y tener hijos? ¿No merecía Jesús tener descendientes? ¿Haría algún daño a la humanidad el hijo de Jesús? ¿A quién da la bienvenida la humanidad y a quién rechaza? ¿Por qué detesta la humanidad que Jesús se case y tenga hijos? Esto es inconcebible. Algunas personas incluso usan las palabras de la Biblia para apoyar su argumento y dicen que Jesús nunca dijo que se casaría ni que tendría hijos y que igualmente la Biblia no contiene profecías que hablen de que Jesús se casaría o tendría hijos. ¿Están diciendo que Jesús tendría que haberlo anunciado primero a la humanidad antes de casarse y tener hijos? ¿Tendría que haber requerido la aprobación de la humanidad antes de casarse y tener hijos? Esto es totalmente ridículo. ¿Por qué debe imponer siempre la humanidad tales limitaciones a Dios? ¿Por qué debe siempre la humanidad resistirse a Dios de esta forma? ¿Qué podía ser tan incorrecto si Jesús se hubiera casado y hubiera tenido hijos realmente? ¿Por qué debe la humanidad juzgarlo tan frenéticamente? Esto es una prueba de que la humanidad es demasiado injusta. No permite la justicia. Es demasiado malvada, demasiado irrazonable. No es de extrañar que el mundo esté en semejante oscuridad. En el análisis final, la humanidad siempre ha estado ahuyentando a Dios, discriminándolo, no ha permitido que las cosas positivas existan y sólo ha permitido que las malas existan. ¿Cómo no va a hundirse el mundo cada vez más profundamente en la oscuridad cada día que pasa?

El punto de vista desde el cual examina las cosas la humanidad es simplemente muy absurdo. Con cualquier asunto que surja, siempre debe buscar una base en la Biblia y en las palabras de Dios. Tiene sentido buscar una base en las palabras de Dios con respecto a asuntos que impliquen la entrada en la vida y la verdad, pero las personas también buscan una base en la Biblia con respecto a la vida y la acción de Dios, incluso con respecto al asunto de que Jesús se casara y tuviera hijos. En realidad, la obra de Dios no sigue reglas. En Sus acciones, Dios sólo sigue principios. Excepto en Su obra, en todos los asuntos que conciernen a Dios, Su principio no es debatir con las personas ni ser restringido por ellas. Dios tiene la libertad de Dios; no necesita que las personas lo vigilen. La acción de Dios no requiere que las personas tomen ninguna decisión ni tampoco que estas sean porteros. Esa es la razón por la que Dios no profetiza ni dice personalmente tales cosas a nadie. Esto lo deciden la dignidad y el carácter de Dios. Independientemente de cómo examinen esto las personas, a Dios no le importa. Dios es siempre Dios, el hombre es siempre el hombre y la verdad es siempre la verdad, lo cual será conocido tarde o temprano por las personas salvadas y perfeccionadas por Dios. Todos los que se atreven a juzgar y condenar a Dios serán destruidos. Los que puedan aceptar verdades serán salvados y los que no puedan aceptar verdades perecerán. Pasará lo mismo que con los hombres que no aceptaron el testimonio de Noé durante la era de este: el día que se terminó el arca llegó el diluvio y todas las personas que no creyeron se ahogaron. Es un hecho. Los que se atreven a juzgar y condenar a Dios están cavando su propia tumba y merecen segar lo que han sembrado.

Una creencia en Dios debe implicar buscar y aceptar la verdad. Esto es fundamental. No estudies ni juzgues siempre a Dios, ni interfieras en las acciones de Dios. Los creados deben tener al menos este juicio. Las personas no tienen ningún derecho ni cualificaciones para interferir en Dios. Los que continúan interfiriendo en Dios y lo vigilan son sin duda alguna diablos. Por tanto, ¿cómo deben juzgar las personas la diferencia entre la forma en que Dios hace las cosas y la forma en que los humanos hacen las cosas? Es un pecado cuando un humano lleva a cabo una mala acción, porque los humanos tienen una naturaleza corrupta y esas acciones que se originan en su naturaleza corrupta que se resiste a Dios son pecados. Sin embargo, cuando Dios lleva a cabo una acción que no encaja con los conceptos de las personas, la misma sigue originándose en la esencia y carácter de Dios. Como Dios no tiene corrupción, todo lo que Dios dice y hace es la verdad. Aunque no encajen con los conceptos de las personas, siguen teniendo significado y siendo cosas positivas. Pero para la humanidad, la misma cosa hecha por dos personas diferentes podría tener una naturaleza diferente. Por ejemplo, mi trato y reproche a otra persona comparados con el trato y reproche arrogantes de alguien a otra persona, ¿tienen la misma naturaleza? La naturaleza de la manera en que sirvo a Dios, comparada con la naturaleza de la forma en que sirven a Dios otros que me copian, ¿son iguales? Es decir, siempre debemos basar nuestro punto de vista en la esencia de las cosas, en lugar de apoyarse simplemente en las apariencias superficiales. Cuando diferentes personas hacen la misma cosa, hay una distinción en la naturaleza de su hacer. Por tanto, cuando Dios y las personas hacen cosas que parecen iguales a simple vista, la naturaleza de su hacer es incluso más diferente. Las personas absurdas, las que no entienden el espíritu y las que no poseen la verdad no pueden ver claramente las cosas y es fácil para ellas tener conceptos y juzgar. Las que no tienen la verdad no pueden ver claramente las cosas y es demasiado fácil para ellas juzgar y resistirse a Dios. Los puntos de vista de los que no tienen la verdad son falaces, absurdos y ridículos. He visto que el conocimiento de la mayoría de las personas con respecto a estos dos asuntos es doctrinal y dogmático. Sólo muy pocas personas tienen algo de conocimiento real; la mayoría de las personas no hablan de conocimiento de ningún modo. Simplemente están juzgando, criticando y delimitando a Dios basándose en sus propias imaginaciones. Es como decir que si Dios actuara de esa manera —si Su acción excediera las imaginaciones de las personas, si Él fuera en contra de los conceptos de las personas— Dios ya no sería Dios. Es como si estuvieran en una competición con Dios y piensan que si así es Él realmente no lo reconocerán más como Dios. La implicación es que ya no creerán en Dios. ¿Véis? ¿No indica un punto de vista así que están juzgando, delimitando y negando a Dios? No tienen racionalidad ni obediencia en absoluto. ¿Podría ser esto un conocimiento real de Dios? Es enteramente una manifestación de la arrogancia de las personas y se origina en una naturaleza que se resiste a Dios. Al hablar tan arrogante y presuntuosamente, ¿son dignas de servir a Dios? ¿Cómo pueden no resistirse a Dios tales personas cuando le sirven? Una vez que descubren que los hechos de Dios no encajan con sus conceptos, su naturaleza satánica sale e incluso podrían acabar rebelándose públicamente contra Dios o montando una rivalidad contra Él. Por tanto, Dios dijo que durante los últimos días, muchos falsos Cristos y anticristos aparecerán para engañar a las personas. Estas son las personas arrogantes y engreídas que estudian a Dios en particular, oportunistas que se destacan buscando defectos en Dios para ganar posiciones. Estas personas están volviéndose inquietas y están empezando a revelar su verdadera naturaleza. Cuando Dios termine Su obra en la tierra, ellas empezarán a dar golpes. Quieren desquitarse con Dios y en ese momento, la gente verá su verdadero rostro satánico. Estas personas son los satanases y anticristos que más perturban la obra de Dios, razón por la cual deben ser eliminadas primero. Los anticristos que están apareciendo en las iglesias de todas partes —es decir, esas personas arrogantes y maliciosas que han sido reveladas y eliminadas por la obra de Dios— se han indignado por la humillación y están mostrando finalmente su verdadera naturaleza. Están empezando a decir cosas que blasfeman y condenan a Dios. Con todo el esfuerzo que están poniendo para encontrar defectos en Dios, ¿cómo no iban a condenar a Dios? Estas personas son realmente el enemigo de Dios y son incluso más peligrosas y crueles que esos anticristos de la religión. Son totalmente capaces de engañar a personas ignorantes que no tienen entendimiento de la verdad. Cuando el trigo haya madurado, la cizaña también se habrá convertido en el enemigo. Este no se resignará al fracaso ni a ser eliminado, ¿cómo no van a recurrir entonces a montar un gran espectáculo? Por tanto, debemos ser particularmente cautos con tales personas, con esos diversos hacedores de maldad en la casa de Dios que ya han sido revelados y eliminados. No se rendirán fácilmente ni se someterán voluntariamente a los castigos de Dios por todos los hechos malvados que han perpetrado. En realidad, este es el resultado de que no busquen la verdad sino de que persistan en hacer el mal. No pueden culpar a nadie sino a sí mismas. Si quienes no buscan la verdad siguen teniendo alguna conciencia y juicio, cesarán de intensificar su resistencia a Dios. Estas personas no tienen la verdad ni la menor conciencia ni juicio. Por tanto, ¿cómo es posible que no sean eliminadas ni condenadas?

Cristo es la verdad, el camino y la vida. Quienes no han obtenido la verdad sin duda alguna no pueden ser compatibles con Cristo y, similarmente, quienes no poseen la verdad nunca son adecuados para ser usados por Dios. Al experimentar la obra de Dios, los que han obtenido la verdad son los perfeccionados por Dios y sólo los que poseen la verdad son adecuados para ser usados por Dios. Hay tres condiciones para que alguien sea adecuado para ser usado por Dios: I. Al entender la verdad, puede usarla para resolver los diversos problemas que tienen las personas; II. Al entender la verdad, puede discernir a las personas y ver claramente la esencia de cada clase de persona y por tanto puede ascender y usar a esas personas que pueden ser perfeccionadas por Dios, así como eliminar y abandonar a esos hipócritas que no pueden ser perfeccionados por Dios; III. Al entender la verdad, puede entender la voluntad de Dios, llevar bien a cabo obra sustancial para cumplir sus deberes al servir a Dios y como mínimo, no irá contra las disposiciones de la obra de la casa de Dios. Estos son los tres criterios para servir de Dios de acuerdo con Su voluntad. Las personas que no poseen la verdad nunca pueden cumplirlos. Cualquier persona que los haya cumplido es adecuada para el uso de Dios, mientras que quien no los haya cumplido no es adecuado para el uso de Dios. Cada líder y colaborador puede aplicar estos tres criterios para medir su servicio a Dios y entonces sabrá si es o no adecuado para ser usado por Dios. Si ha cumplido verdaderamente estos tres criterios, sin desviación ni disparidad obvias, es compatible con la voluntad de Dios. Mira a esos líderes y colaboradores que han sido eliminados. Como no entendieron la verdad, en su servicio a Dios, se resistieron demasiado a Él, improvisaron y holgazanearon demasiado a menudo, crearon demasiado engaño, destrucción y alteración, lo cual resultó finalmente en su eliminación. Con respecto a la obra de guiar al pueblo escogido de Dios, una persona debe primero tener experiencia, conocimiento de Dios, verdadera obediencia a Dios y sólo entonces puede dar testimonio. Cuando sirve a Dios, una persona no puede guiar a la gente si no tiene experiencia práctica ni testimonio de verdadera obediencia a Dios. El testimonio verdadero proviene del entendimiento de la verdad y del verdadero conocimiento de Dios. Una persona debe entrar en las palabras de Dios y obtener la verdad para llevar a los demás a entrar en las palabras de Dios y obtener la verdad. Si sólo puedes hablar sobre doctrinas espirituales, si sólo aprendes a decir algunas cosas sobre realidad espiritual pero no tienes realidad, la obra que lleves a cabo no producirá resultados. Sin un entendimiento de las verdades, los asuntos prácticos no pueden resolverse, así que las personas que no entienden las verdades no son adecuadas para ser usadas por Dios. Examinad vuestro conocimiento con respecto al asunto sobre David y los rumores sobre Jesús y veréis que vuestra capacidad para juzgar las cosas es muy pobre. ¿Cómo podréis gestionar adecuadamente a las muchas personas y asuntos complicados en la iglesia? En el futuro, se te exigirá testificar sobre la obra de Dios a los extranjeros, lo cual será incluso más complicado. Sin el entendimiento de las verdades y sin sabiduría alguna, ¿cómo puedes llevar apropiadamente a cabo la obra de testificar sobre Dios? ¿Cómo puedes convencer a los demás? Experimentar la obra de Dios no exige simplemente hablar sobre algunas doctrinas. Debes analizar las diferentes pruebas y exámenes así como las personas especiales que te has encontrado y ver claramente su esencia de forma que puedas examinar las cosas con precisión y lidiar apropiadamente con las cosas de una forma completamente compatible con la voluntad de Dios. No es una tarea fácil. ¿Pueden llevar a cabo tal obra los que no tienen un entendimiento de la verdad? En esta era, los diablos y satanases disfrazados y los hacedores de maldad hipócritas son muy numerosos. ¿Puedes discernirlos si no tienes entendimiento de la verdad? ¿Puedes vencer a esos diablos y satanases sofisticados sin un entendimiento de la verdad? Sin la verdad y carente de sabiduría, ¿cómo podrás luchar contra Satanás y los anticristos? ¿Cómo puedes proteger apropiadamente al pueblo escogido de Dios de los engaños de los anticristos y los hacedores de maldad hipócritas? Sin entender la verdad, ¿cómo serás adecuado para ser usado por Dios? Los que sirven a Dios deben tener esto claro: sólo eres adecuado para el uso de Dios cuando tienes un entendimiento de la verdad.

14 de diciembre de 2005

Anterior: Cuestiones de principio que se deben entender para servir a Dios

Siguiente: Seleccionar sólo líderes que busquen la verdad y tengan un sentido de justicia está alineado con la voluntad de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro