App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

Seleccionar sólo líderes que busquen la verdad y tengan un sentido de justicia está alineado con la voluntad de Dios

Algunos líderes y colaboradores en la iglesia ya ven ahora que es necesario seleccionar y usar personas con un sentido de justicia, que busquen la verdad y que tengan habilidades laborales para ser líderes de la iglesia. Sólo entonces el pueblo escogido de Dios puede ser introducido a la realidad de la verdad. Este es un avance clave. Sólo los que seleccionan y usan personas de esta manera son aptos para ser usados por Dios. Todos los que Dios perfecciona son personas que buscan la verdad y tienen un sentido de justicia. Sólo cuando aquellos con un sentido de justicia entiendan la verdad y logren el conocimiento de Dios, se podrán convertir en personas que llevan a cabo la voluntad de Dios y serán realmente aptas para ser usadas por Dios. La que tenga un sentido de justicia seguramente es una persona que ama la verdad. Sólo las que aman la verdad son personas genuinamente buenas. Por lo tanto, sólo aquellos que tengan un sentido de justicia son personas genuinamente buenas. Si alguien no tiene un sentido de justicia, incluso si es una buena persona, sigue siendo una buena persona sin principios. Las buenas personas sin principios pueden hacer algunas buenas acciones, pero esto está muy lejos de las personas con un sentido de justicia que practican la verdad. Una buena persona sin principios es una buena persona en el mundo, pero no tiene uso en la casa de Dios. La casa de Dios no usa buenas personas sin principios. Todos aquellos que entienden la verdad pueden ver claramente que sólo las personas que tienen un sentido de justicia y que pueden practicar la verdad son las verdaderas buenas personas. No hay duda de esto. Si aquellos que verdaderamente tienen un sentido de justicia entienden la verdad y obtienen conocimiento de Dios, entonces podrán practicar la justicia y convertirse en una persona justa. Es por esto que estamos seguros de que todos los que Dios perfecciona son personas que aman la verdad y que tienen un sentido de justicia. Esto es definitivo. Sólo aquellos que genuinamente aman la verdad son personas con un sentido de justicia. Si una persona no tiene un sentido de justicia, no será capaz de practicar la verdad incluso si la entendiera. Entender la verdad no es algo fácil. Ser capaz de practicar la verdad y vivir la realidad de la verdad es aún más difícil. Hay algunos que seleccionan buenas personas sin principios para hacer el trabajo de la iglesia. Esto es muy tonto. Las buenas personas sin principios no tienen mucho uso. En primer lugar, no pueden salvaguardar la obra de la casa de Dios y, en segundo, no pueden introducir a las personas a la realidad de la verdad. Esto se debe a que las buenas personas sin principios no aman la verdad ellas mismas y, además, no tienen realidad. Por tanto, seleccionar buenas personas sin principios para ser líderes y colaboradores de la iglesia es muy tonto. ¿Qué exactamente es tener un sentido de justicia? Es amar la justicia y odiar el mal debido al amor por la verdad en el corazón propio. Es ser capaz de pedir a gritos justicia cuando se descubren cosas injustas y parciales, y de expresar extremo resentimiento y aborrecimiento hacia las cosas pecaminosas y oscuras. Es anhelar el gobierno de Cristo y la llegada de una era justa. Aquellos que tienen un sentido de justicia quieren hacer amigos con las personas buenas y desprecian a las personas torcidas y deshonestas. En tiempos oscuros y de maldad, pueden buscar la verdad y anhelar la luz, esperando ser salvados por Dios y liberarse de la atadura y control de la corrupción de Satanás. Si no caminan en la senda correcta de vida, sentirán arrepentimiento y sufrimiento. Si una persona con sentido de justicia revela corrupción, genuinamente sentirá remordimiento, se aborrecerá y será capaz de arrepentirse de verdad. Si ve a alguien perturbando o interrumpiendo la obra de Dios, pero no hace nada al respecto, sentirá que le debe a Dios y que ha traicionado a Dios. Sólo aquellos con un sentido de justicia tienen conciencia y razón y son personas con verdadera humanidad. Un sentido de justicia es algo con lo que se nace. Sólo aquellos que nacen con conciencia y razón son verdaderos seres humanos. Aquellos sin un sentido de justicia no pueden aprender a tener un sentido de justicia aunque lo quisieran. Aquellos con un sentido de justicia tienen rectitud en su corazón. Es algo con lo que se nace y no se puede adquirir después del nacimiento. Sólo las cosas hechas por aquellos con rectitud, son genuinas y pueden conmover a las personas. La rectitud proviene del corazón. Sólo aquellos cuyo corazón es justo, tienen rectitud. Las cosas que provienen del corazón, ya sean buenas o perversas, justas o malvadas, se puede decir que todas provienen del propio espíritu. Las personas torcidas y deshonestas no se detendrán ante nada para protegerse y lograr sus propios objetivos. Ciertamente no tienen un sentido de justicia e incluso si hacen algunas cosas positivas, son antinaturales y no pueden conmover a las personas. Las personas egoístas y viles sólo buscan su interés propio. Son capaces de cometer toda clase de maldad para satisfacerse a sí mismas y con toda certeza no tienen un sentido de justicia. Aunque hagan algunas cosas positivas, las hacen renuentemente y no son sinceras. Si una persona no es recta, aunque haga cosas positivas, otros no se sentirán cómodos al ver que las hace. Algunas personas arrogantes y engreídas podrían no tener necesariamente ningún sentido de justicia. Si una persona arrogante y engreída tiene un sentido de justicia y puede buscar la verdad, también puede ser perfeccionada. Sin embargo, como las personas torcidas y deshonestas no tienen un sentido de justicia, no les es fácil ser perfeccionadas. Esto se debe a que no tener un sentido de justicia es una deficiencia demasiado grande que no se puede compensar. No tener un sentido de justicia es parecido a no tener humanidad y tal persona es indigna de ser llamada un ser humano.

El cómo la casa de Dios determina qué personas selecciona y usa, se basa completamente en qué clase de personas Dios perfecciona. No es fácil que las personas torcidas y deshonestas o que las personas egoístas y viles sean perfeccionadas porque no son personas rectas. Las personas torcidas y deshonestas o egoístas y viles no amarán la verdad genuinamente y, además, no practicarán la verdad. Si una persona no es recta, la senda que camine posiblemente tampoco pueda ser recta. Eso es una certeza. Si observáis esto con cuidado, todos lentamente os daréis cuenta de ello. Podéis ver qué senda toman para creer en Dios esas personas torcidas y deshonestas, y la manera en la que buscan la fe en Dios. Estaréis completamente seguros una vez que analicéis minuciosamente unos cuantos casos típicos más de personas torcidas y deshonestas o egoístas y viles. Si una persona con un sentido de justicia y una persona torcida y deshonesta hacen la misma tarea, ¿con cuál se sentirá más tranquilo Dios? ¿Cuál de las dos puede practicar genuinamente la verdad y recibir la obra del Espíritu Santo? ¿Cuál será superficial y engañará a Dios, se involucrará en cosas destructivas y se opondrá a Dios en el momento clave? Aunque todas estas preguntas son fáciles de responder, distinguir plenamente a estos dos tipos de personas no es fácil. Si podéis estar claros sobre estas preguntas, sabréis por qué a Dios le agradan las personas honestas. Dime, ¿le es más fácil convertirse en una persona honesta a una persona con un sentido de justicia o a una persona torcida y deshonesta? ¿Le es más fácil obedecer a Dios a una persona honesta o a una persona torcida y deshonesta? ¿Actúa superficialmente y engaña a Dios a menudo una persona honesta o una persona torcida y deshonesta? Todas estas preguntas implican la esencia de una persona. Las personas que sirven a Dios deben ser capaces de percatarse de esto. Si una persona puede percatarse de estas preguntas, será capaz de discernir a las personas y sabrá naturalmente qué personas seleccionar como líderes para que estén alineadas con la voluntad de Dios. Si uno no puede percatarse de la esencia de una persona, entonces su selección de las personas tampoco será exacta. Si un líder no sabe juzgar bien a las personas, no puede discernir quién es una persona honesta y quién es torcida y deshonesta, y no puede decir si alguien tiene un sentido de justicia, entonces no será capaz de desempeñar el trabajo de un líder. ¿Cómo podrá hacer un trabajo propiamente dicho si no puede decir quién será perfeccionada y quién será eliminada? ¿Cómo sabrá qué personas cultivar y usar? ¿Cómo sabrá qué personas introducir en la verdad? Si cultiva y usa a las personas con naturaleza de lobos, pero deja de lado a las personas con naturaleza de oveja, entonces, ¿no es eso destruir seriamente la obra de la casa de Dios? Los líderes deben ser lúcidos y observadores. Son lúcidos porque entienden todos los aspectos de la verdad, por lo que no están confundidos. Son observadores porque entienden la verdad en su corazón, por lo que pueden ver las intenciones de toda clase de personas y percatarse de la esencia de los problemas. Cuando tales personas hablan, pueden dar con los puntos cruciales y resolver problemas. Por lo tanto, la casa de Dios requiere la selección y uso de personas que genuinamente busquen la verdad. Sólo si una persona tiene un sentido de justicia será capaz de amar y aceptar la verdad genuinamente. Es por eso que puede ser perfeccionada. He visto a muchas personas que parecen externamente estar buscando la verdad, pero no cambian incluso después de haber creído en Dios por muchos años, haciendo incrédulas a las personas. Más tarde descubrí que en realidad todas ellas son personas que no pueden aceptar la verdad y que no aman la verdad en su corazón. Así que no seas engañado por su falsa apariencia externa. La clave para ver si una persona busca la verdad, es examinar si puede aceptar la verdad. Debes conocer la clase de comportamientos que surgen de buscar la verdad, en qué clase de estado está una persona cuando puede aceptar la verdad. Sólo al examinar de esta manera puedes saber lo que es buscar la verdad, por lo que no irás tan lejos como para sólo tratar a las que parecen tener entusiasmo y que se enfocan en predicar por fuera como personas que buscan la verdad.

Si una persona tiene genuinamente un sentido de justicia y también busca la verdad y posee capacidad de trabajo, entonces será apta para ser usada por Dios y llevar a cabo la voluntad de Dios. En la Era de la Ley y en la Era de la Gracia, todas las personas promovidas y usadas por Dios tenían sentido de justicia, buscaban la verdad y poseían capacidad de trabajo. Dios no usó a una buena persona sin principios. Dios nunca ha usado a una persona buena para nada. Toda persona que Dios usa, independientemente de quién sea, posee estos tres atributos. Por lo tanto, estos tres atributos son la base sobre la cual la casa de Dios selecciona y usa a las personas. Estos tres atributos son muy importantes; ¡no se puede prescindir de ninguno! El primero es tener un sentido de justica, lo que significa que la persona sea correcta e íntegra. Este es el requisito mínimo. Buscar la verdad es, de hecho, el segundo atributo, porque sólo las personas que buscan la verdad pueden ser perfeccionadas y ser aptas para ser usadas por Dios. Una persona que no posea la verdad no puede desempeñar el trabajo confiado por Dios, porque no puede entender las intenciones y los requisitos de Dios. Eso es lo que hace aún más importante poseer la verdad. En tercer lugar, poseer capacidad de trabajo también es un atributo indispensable. Si una persona no tiene capacidad de trabajo, no será capaz de producir resultados laborales, de hacer un buen trabajo o de cumplir la encomienda de Dios. Es por eso que poseer capacidad de trabajo también es indispensable. Una persona debe poseer estos tres atributos para conformarse a los requisitos de Dios y para poder terminar correctamente la obra que Dios le ha confiado. La casa de Dios debe seleccionar y usar a las personas completamente de acuerdo con estos tres atributos y medir a las personas en base a estos atributos. Todos son indispensables. En primer lugar, las personas deben tener un sentido de justicia. Este es un requisito de la calidad de su humanidad. Una persona de ninguna manera servirá si no tiene un sentido de justicia. Algunos preguntan: ¿Ser capaz de hacer buenas acciones cuenta como tener un sentido de justicia? De hecho, ser capaz de hacer buenas acciones y tener un sentido de justicia son dos cosas completamente diferentes. Por ejemplo, Qin Hui de la dinastía Song, hizo muchas buenas acciones, pero no tuvo un sentido de justicia. Qin Hui tuvo conocimiento y también capacidad de trabajo, pero sólo fue apto para ser usado por el diablo. Dios especialmente requiere que las personas que Él usa tengan un sentido de justicia y entiendan y acepten la verdad, por lo que la iglesia debe seleccionar y usar a aquellos que aman y buscan la verdad al cultivar personas, con el fin de estar alineadas con la voluntad de Dios. Ya que los seres humanos han sido profundamente corrompidos por Satanás, hay demasiadas pocas personas que pueden amar la verdad y que tienen un sentido de justicia. Este tipo de personas son escasas entre los seres humanos y se consideran como cristales y piedras preciosas. En segundo lugar, mientras que relativamente hay más personas que buscan la verdad, las que obtienen la verdad por lo general siguen siendo las que tienen un sentido de justicia. Incluso antes de obtener la verdad, las personas con un sentido de justicia pueden hacer cosas que los humanos perciben como correctas y justas, así que, si obtienen la verdad, les será fácil practicar la verdad. Por lo tanto, como las personas con un sentido de justicia aman la verdad, también les es fácil aceptar y practicar la verdad. Las personas sin un sentido de justicia no podrán sentir que practicar la verdad sea verdadera justicia, porque no tienen interés en la justicia. Por consiguiente, cuando entran en contacto con la verdad, comienzan a menear la cabeza y no muestran interés. Por lo que muchas personas dicen: “Entiendo todas las verdades, pero simplemente no puedo practicar ninguna de ellas”. Esta es la actitud que las personas sin un sentido de justicia tienen hacia la verdad. Por lo tanto, todas las que no puedan aceptar el juicio de las palabras de Dios, no puedan aceptar la poda y trato de la casa de Dios y no tengan ningún interés después de escuchar la enseñanza llena de discernimiento y luz, son personas que no tienen amor por la verdad. Tratar de persuadirlas para que acepten la verdad es extremadamente difícil.

La corrupción de los humanos ha llegado hasta cierto punto y todos están hartos de la verdad, desprecian la verdad y abogan por el mal. Aceptar la verdad se vuelve lo más difícil para ellos e incluso aquellos con un sentido de justicia, no necesariamente podrán aceptar fácilmente la verdad. Sin la obra del Espíritu Santo, el juicio y castigo de Dios y la poda y trato de la casa de Dios, ni un solo ser humano podrá ser perfeccionado. Por tanto, incluso si seleccionamos y usamos a personas con un sentido de justicia que puedan buscar la verdad, eso no puede garantizar al 100% que todas ellas puedan ser perfeccionadas por Dios; solamente habrá más casos de éxito. Pero si seleccionamos y usamos a buenas personas sin principios que sean torcidas, deshonestas e hipócritas, ¡entonces la tasa de éxito será demasiado baja! Lo que es más importante, ¡hacerlo retrasaría el asunto crucial de llevar a cabo la voluntad de Dios! Si las personas que sirven a Dios todavía se aferran a sus propios puntos de vista y seleccionan y usan a muchas buenas personas sin principios que sean torcidas, deshonestas e hipócritas, ¿no sería eso perturbar seriamente la obra de Dios? ¿No las haría eso escorias que sirven a Dios pero resisten a Dios? De hecho, la resistencia más seria a Dios al servirlo, es seleccionar y usar personas que a uno personalmente le agraden, pero que Dios odie, para hacer la obra de servir a Dios. Esto es sustituir lo falso por lo genuino, el truco barato del diablo de intercambiar sigilosamente uno por el otro. Al seleccionar líderes y colaboradores, quien se atreva a servir como herramienta de Satanás sustituyendo lo falso por lo genuino o intercambiando sigilosamente uno por el otro, es un anticristo culpable del crimen más atroz y precisamente un esclavo y cómplice de Satanás. Por lo tanto, quien lleva a cabo las maquinaciones astutas de Satanás en la selección y uso de personas para la iglesia, es el enemigo más odiado de Dios y está destinado a ser castigado y maldecido. Tales personas ciertamente no tendrán un buen final.

Uno debe garantizar que haga tres cosas para poder cumplir con su deber y servir a Dios alienado con Su voluntad. Primero, deben cumplir completamente con los requisitos de Dios al seleccionar y usar personas, promover y usar personas con un sentido de justicia que busquen la verdad y que posean capacidad de trabajo, y deben esforzarse por asegurar un 100% de exactitud, sin permitir el uso de una persona equivocada como resultado de emociones o de ser influido por consideraciones personales. Segundo, deben hacer un buen trabajo de proveer y apoyar a los líderes y colaboradores de todos los niveles a entrar a la realidad de la verdad. Tercero, deben asegurarse de usar la verdad para resolver de manera oportuna todos los problemas de errores laborales y de corrupciones de líderes y colaboradores. Si pueden cumplir estos tres requisitos, entonces son completamente aptos para ser usados por Dios. Esto es lo que la casa de Dios requiere de los líderes en todos los niveles. Si uno sabe cómo seleccionar y usar personas es extremadamente crucial. Esto determina si está calificado para ser un líder. Un líder que no pueda seleccionar ni usar personas en conformidad con los deseos de Dios, debe ser reemplazado. Sólo los que pueden seleccionar y usar personas de una manera más precisa y apropiada, pueden seguir siendo líderes. Todos aquellos que no saben cómo seleccionar y usar personas están ciegos. Es como tirar de una carreta con un caballo ciego. Cualquiera que seleccione y use personas basado en emociones, preferencias, consideraciones personales o intercambios, seguramente no practica la verdad y ciertamente no es nada bueno. Si tales personas obtienen estatus, definitivamente serán estorbadoras ladinas y diablos en el poder. Por lo tanto, este puerto se debe guardar bien por el bien de llevar a cabo la voluntad de Dios. A ni una persona equivocada ni injusta se le debe permitir tener una posición en la casa de Dios. Hay registros de quién en la casa de Dios seleccionó a qué personas y quién es responsable del trabajo de qué área. Cuando llegue el momento, todos deben asumir la responsabilidad por sus propias acciones.

Todos los funcionarios en el mundo tienen estatus debido totalmente a sus acuerdos académicos, estratagemas e incluso a hacer el mal o por transacciones financieras. Esto se debe a que el mundo es demasiado oscuro, demasiado malvado. Líderes y colaboradores en la casa de Dios triunfan debido a su carácter justo, a su genuina búsqueda de la verdad, a la obra del Espíritu Santo y a la aprobación y apoyo del pueblo escogido de Dios. Sólo la casa de Dios tiene la verdad y la justicia. La casa de Dios está gobernada completamente por Cristo y por las palabras de Dios. Dios usa personas honestas. Dios salva a personas honestas y perfecciona a personas honestas. Cualquiera que tenga un sentido de justicia y que también busque la verdad y posea capacidad de trabajo, puede ser promovido y usado. No importa cuántas personas sean usadas por la casa de Dios, todos los líderes y colaboradores deben actuar de acuerdo con las palabras de Dios y con Sus requisitos. Cualquiera que viole la verdad, trabaje basado en sus propias intenciones o perturbe la obra de Dios, debe ser despedido y castigado. Esto se debe a que todo en la casa de Dios es dictado y determinado por el carácter justo de Dios. Para asegurarse de que la casa de Dios use personas acertadamente, todos los líderes y colaboradores de la casa de Dios deben asumir la responsabilidad y practicar la mutua supervisión. Si cualquier líder es descubierto de haber seleccionado o usado personas sin conformidad a los principios, usando a una persona incorrecta o equivocada, todos lo deben informar de manera oportuna y no ser restringidos por ninguna persona. En tales situaciones, la casa de Dios por supuesto tiene que investigar y verificar. No hay problema de escuchar sólo un lado de la historia aquí. Ya que la mayoría de los líderes no han obtenido el entendimiento de la verdad hasta el punto de que Dios se pueda sentir tranquilo, todos deben obedecer la supervisión e investigación de la casa de Dios y nunca deben establecer sus propios distritos independientes ni acordonar la información. Cualquiera que forme una facción separada y trate de establecer su propio reino independiente, está cometiendo un gran pecado y debe ser maldecido. Las personas que sirven a Dios le deben permitir a Cristo y a Su palabra gobernar, deben ser absolutamente obedientes a Dios. Sólo tales personas tienen conciencia y razón. Si una persona comienza a actuar como un dictador una vez que ha sido hecho un líder de rango superior, entonces eso es un anticristo gobernando, un diablo revelando su verdadera naturaleza. Los seres humanos corruptos no pueden gobernar como reyes. Si un ser humano corrupto se convierte en rey, ese es Satanás gobernando, un demonio revelando su verdadera naturaleza. Cuando una persona que verdaderamente conoce a Dios se convierta en un líder y acepte la encomienda de Dios, se convertirá en un siervo de las personas y se convertirá en un siervo de la verdad. Sólo esa es la semejanza de un verdadero ser humano que una persona perfeccionada debe vivir. Es la máxima que las personas que sirven a Dios deben recordar firmemente. Lo más fundamental cuando uno sirve a Dios es estar seguro de que sólo Cristo es la verdad, el camino y la vida y estar firmemente seguro de que para siempre será un siervo de Cristo y de la verdad. Sólo aquellos que pueden obedecer completamente la autoridad de Cristo, pueden seguir a Dios hasta el final.

29 de diciembre de 2005

Anterior:Sólo quienes posean la verdad pueden ser verdaderamente adecuados para el uso por Dios

Siguiente:Problemas en la purificación de la iglesia que requieren atención

También podría gustarte