Los tres criterios para seleccionar adecuadamente a los líderes y sus principios y relevancia

La obra de Dios de los últimos días es juzgar y reprender a las personas usando la verdad para lograr el objetivo de salvarlas y perfeccionarlas. Sólo cuando una persona realmente entiende la verdad y puede compartir el conocimiento sustancial de la verdad y resolver los problemas de corrupción de las personas usando la verdad, pueden él o ella llevar al pueblo elegido de Dios a la realidad de la verdad de las palabras de Dios, ayudándolas de este modo a alcanzar la salvación y perfección. Si los líderes en todos los niveles de la iglesia comparten la verdad de una manera muy superficial, si son incapaces de usar la verdad para resolver problemas, entonces no pueden guiar a las personas a entrar en la verdad. Por lo tanto, podemos ver que los que no entienden la verdad no pueden guiar al pueblo escogido de Dios a entrar en las palabras de Dios y sólo aquellos con un entendimiento real de la verdad pueden guiar al pueblo escogido de Dios a entrar en la realidad de la verdad. Este es un hecho que es evidente para todos. Los tres criterios que la casa de Dios ha desarrollado en el pasado para seleccionar líderes en todos los niveles se puede resumir como: 1) buscar la verdad y entender la verdad, 2) tener humanidad y un sentido de justicia y 3) tener la capacidad de ejecutar trabajo. Estos son los criterios y principios por los cuales la casa de Dios selecciona líderes en todos los niveles. La clave para los tres criterios es que uno debe entender la verdad y poseer la verdad. Esto es de suma importancia y también es lo más fundamental porque sólo aquellos que entienden la verdad son capaces de guiar a las personas a entrar en la verdad. Si el entendimiento de la verdad de una persona es demasiado superficial, si él o ella sólo tienen buena humanidad y la capacidad para ejecutar trabajo, entonces él o ella serán incapaces de guiar a las personas a entrar en la realidad de la verdad y serán incapaces de asumir la carga del trabajo. Por lo tanto, el entendimiento de la verdad es la cuestión más crucial. Los criterios de tener una buena humanidad y un sentido de justicia, así como la capacidad para ejecutar trabajo, por consiguiente ocupan el segundo y tercer lugar de manera natural. Si una persona que ciertamente busque la verdad posee la verdad, también debe tener humanidad y un sentido de justicia para que sea capaz de guiar a las personas en la senda correcta. Una persona debe ser recta para caminar la senda correcta y si no es recta, es imposible que guíe a otros en la senda correcta. Como dice el dicho: “¿Cómo puede alguien que está en el error corregir a otros?”. Si un líder no es honorable, entonces es incapaz de conseguir la confianza y el apoyo de otras personas. Un líder tiene que ser una persona justa y, por lo tanto, él o ella también deben cumplir el segundo criterio. El tercer criterio es que él o ella también deben tener la capacidad para ejecutar trabajo. Sin la habilidad para organizar, así como la capacidad para ejecutar trabajo, el trabajo que ejecuten nunca puede lograr buenos resultados porque incluso con el entendimiento de la verdad, no sabrán cómo guiar a las persona a entrar en la verdad ni tampoco sabrán cómo manejar adecuadamente los conflictos y las relaciones entre las diferentes tareas en la iglesia. Por lo tanto, tener la capacidad para ejecutar trabajo es un criterio que también debe estar presente. Los tres criterios se pueden resumir como tener la verdad, tener humanidad y tener la capacidad para ejecutar trabajo. Esta es la manera más sencilla de decirlo. En cuanto al entendimiento de la verdad y a poseer la verdad, debido a la diferencia en la longitud y profundidad de la experiencia de vida de los líderes en niveles diferentes, es imposible que todos los líderes hayan alcanzado la estatura de haber completamente entendido la verdad y poseído la verdad. Por lo tanto, debemos adoptar el principio de la gestión individual. De acuerdo a la diferencia entre los años requeridos de experiencia de vida y la importancia de los deberes para los líderes en los diferentes niveles, los tres criterios se hacen más estrictos poco a poco. Por ejemplo, los deberes de los líderes de la iglesia, de los líderes de distrito y de los equipos regionales de toma de decisiones son de diferente importancia y el número de años de experiencia de vida requeridos también se incrementa progresivamente, así que todos los requisitos específicos de los tres criterios también se incrementan correspondientemente para los líderes en los diferentes niveles. Sin embargo, los principios de los tres criterios permanecen igual. En base a las condiciones requeridas por el nivel de importancia de los deberes de los líderes de la iglesia, líderes de distrito y equipos regionales de toma de decisiones, la casa de Dios ha desarrollado por separado tres criterios progresivamente estrictos que se adecúan a los líderes en los niveles diferentes con el objetivo de hacer que todos los líderes seleccionados sean capaces de asumir sus propias responsabilidades sin fallar en cumplir la comisión de Dios. Los tres criterios para elegir líderes en todos los niveles se enumeran como sigue:

I. Los tres criterios para elegir a los líderes de una iglesia

Ya que los líderes de una iglesia se eligen durante la primera etapa de establecer la iglesia, la mayoría de los miembros de la iglesia son nuevos creyentes. Los nuevos creyentes en Dios todavía no tienen entendimiento de la verdad y todavía son incapaces de guiar a las personas a entrar en las palabras de Dios, por lo que la experiencia de vida de un líder de iglesia debe ser de un mínimo de dos años. Las responsabilidades laborales de los líderes de una iglesia son guiar la vida eclesiástica de 30 a 50 personas, ayudar a estas personas escogidas de Dios a comer y beber las palabras de Dios, así como a alcanzar un entendimiento de la verdad y entrar en la realidad. Los tres criterios para elegir a los líderes de una iglesia son como sigue:

Primero, deben ser alguien que busque la verdad. Base principal: (1) tener un entendimiento puro de las palabras de Dios, amar compartir acerca de la verdad dentro de las palabras de Dios y ser capaces de comunicar más luz revelada por el Espíritu Santo que la mayoría de las personas; (2) ser capaces de reconocer la revelación de su propia corrupción y sus deficiencias, ser capaces de ver con claridad los problemas y deficiencias presentes en otros así como ser capaces de ayudar y proveer para otros; (3) ser capaces de discernir a los falsos Cristos, anticristos y a los diferentes tipos de personas que son trabajadas por los espíritus malos.

Segundo, deben tener buena humanidad y un sentido de justicia. Base principal: (1) tener honestidad y rectitud en su humanidad, atreverse a creer profundamente en la verdad y en los principios y no tener miedo de ofender a otros; (2) tener amor por los hermanos y hermanas y ser capaces de tratar a todas las personas con imparcialidad; (3) estar cargados por la iglesia así como estar dispuestos a servir y proveer para otros.

Tercero, deben tener la capacidad para ejecutar trabajo. Base principal: (1) al compartir la verdad, deben ser capaces de resolver los diferentes problemas de corrupción de las personas hasta diferentes grados de acuerdo a las palabras de Dios, así como ser capaces de manejar adecuadamente las interrupciones de varias personas; (2) deben ser capaces de comer y beber las palabras de Dios así como guiar al pueblo escogido de Dios a entrar en la verdad paso a paso de acuerdo con los arreglos de la obra de los de arriba; (a) deben ser capaces de asegurar que guiarán al pueblo escogido de Dios a comer y beber las palabras de Dios y a entrar en la realidad de la verdad sin ser perturbados por otros asuntos.

Estos son los tres criterios para elegir a los líderes de una iglesia que se deben seguir al elegir a tales líderes.

II. Los tres criterios para seleccionar a los líderes de un distrito

Los líderes de un distrito son seleccionados de entre los líderes de la iglesia en ese distrito y la responsabilidad laboral de los líderes de un distrito es guiar alrededor de diez iglesias. Por lo tanto, la experiencia de vida de un líder de distrito debe ser de un mínimo de cuatro años y, naturalmente, los tres criterios para seleccionar a los líderes de un distrito son más estrictos. Los tres criterios para seleccionar a los líderes de un distrito son como sigue:

Primero, deben ser alguien que busque la verdad y entienda la verdad. Base principal: (1) ser capaces de compartir su conocimiento sustancial de la verdad; (2) ser capaces de compartir sus propias experiencias reales y su conocimiento de la verdad, así como ser capaces de señalar una senda para practicar y entrar en ella; (3) ser buenos en compartir la verdad, ser capaces de relacionar las palabras de Dios con los problemas de corrupción de las personas y con sus diferentes estados al comer y beber las palabras de Dios, ser capaces de ver con claridad los problemas y las deficiencias presentes en las personas, así como ser capaces de sustentar y proveer para ellas.

Segundo, deben tener buena humanidad y un sentido de justicia. Base principal: (1) tener honestidad y rectitud en su humanidad así como atreverse a creer profundamente en la verdad y los principios; (2) ser capaces de salvaguardar el trabajo de la casa de Dios, no tener miedo de ofender a otros, no actuar por sus emociones, manejar las cosas justamente, ser capaces de tratar a todos los tipos de personas con imparcialidad y ser capaces de dejar de lado rencores personales; (3) ser capaces de dejar su familia y escapar de la servidumbre del mundo banal con el fin de seguir y servir a Cristo.

Tercero, deben tener la capacidad de ejecutar trabajo. Base primaria: (1) ser buenos en descubrir problemas existentes en los líderes de la iglesia con respecto a su trabajo, ser buenos en guiar el trabajo de los líderes de la iglesia y ser capaces de resolver las diferentes desviaciones de las personas de acuerdo con las palabras de Dios; (2) ser capaces de salir adelante, sin importar la cantidad de tareas generales por hacer, ser capaces de priorizar y saber qué trabajo es más importante, ser capaces de enfocarse en el trabajo de regar y proveer para los líderes de la iglesia, asegurando que la vida eclesiástica de los creyentes en cada iglesia se lleve a cabo como normal y produzca buenos resultados; (3) ser capaces de asegurar que la vida eclesiástica de los creyentes en cada iglesia se lleva a cabo como normal y no sea perturbada, logrando así resultados óptimos al guiar al pueblo escogido de Dios a entrar en la verdad.

Estos son los tres criterios para elegir a los líderes de un distrito que se deben seguir al elegir a tales líderes.

III. Los tres criterios para seleccionar a los miembros de un equipo regional de toma de decisiones

Cada miembro de un equipo regional de toma de decisiones es seleccionado de aquellos que se distinguen entre los líderes de distrito en esa región y la responsabilidad laboral de un equipo regional de toma de decisiones es guiar a los varios cientos de iglesias en esa región. Por lo tanto, la experiencia de vida de los miembros de un equipo regional de toma de decisiones debe ser de un mínimo de seis años por lo que los criterios para seleccionar a los miembros de un equipo regional de toma de decisiones son, una vez más, aún más estrictos. Los tres criterios para seleccionar a los miembros de un equipo regional de toma de decisiones son como sigue:

Primero, deben entender las verdades en todas las áreas y alcanzar el nivel básico de poseer la verdad. Base primaria: (1) su enseñanza de la verdad debe ser clara, permitiendo que otros sientan que la verdad es real, práctica y no vaga; (2) su enseñanza de la verdad debe ser capaz de resolver la corrupción de las personas, de cambiar la manera de ver las cosas de las personas así como sus intenciones y objetivos y además permitir a las personas aprender acerca de su esencia corrupta y el origen de su corrupción; (3) su enseñanza acerca de la verdad debe dejar en claro la senda para entrar en la verdad, permitiendo a las personas saber cómo entrar en la verdad y practicar la verdad y deben ser capaces de usar sus propias experiencias para proveer para las personas y guiarlas a entrar en la realidad de la verdad.

Segundo, deben tener humanidad y un sentido de justicia. Base principal: (1) deben tener honestidad y rectitud en su humanidad, ser capaces de perdonar las trasgresiones de otros, tener tolerancia y paciencia, ser capaces de tratar a todo tipo de personas con imparcialidad, atreverse a creer profundamente en la verdad y hacer cosas de acuerdo a los principios y no tener miedo de ofender a otros; (2) con el fin de lograr la comisión de Dios, deben ser capaces de abandonar el mundo, la familia y todas las cargas tediosas y dedicarse, entregarse, gastarse para Dios con lealtad; (3) deben ser capaces de dedicar su vida entera a Dios sin pedir ninguna recompensa ni participar en transacciones; estar determinados a entregar toda su vida en servir a Dios.

Tercero, deben tener la capacidad de ejecutar trabajo. Base principal: (1) ser capaces de seleccionar a los líderes y coordinadores de distrito apropiados, ser imparciales y razonables en designar a otros así como ser capaces de ejecutar adecuadamente el trabajo de sustentar a los líderes y colaboradores en varios niveles con la verdad para que ellos puedan entrar en la verdad y ser aptos para ser usados por Dios; (2) ser capaces de priorizar y conocer qué es más importante al ejecutar trabajo, ser capaces de ejecutar adecuadamente el trabajo sustancial al servir a Dios y concentrarse en el trabajo fundamental sin titubear con el fin de satisfacer la voluntad de Dios; (3) tener la habilidad para resolver diferentes cuestiones usando la verdad, ser capaces de hacer que los demás estén completamente convencidos, ser capaces de guiar a los líderes y colaboradores en varios niveles en el camino correcto de servir a Dios y ser seguramente capaces de guiar al pueblo escogido de Dios en la verdad y en la realidad de las palabras de Dios.

Estos son los tres criterios para seleccionar a los miembros de un equipo regional de toma de decisiones que se deben seguir al seleccionar a los miembros de tal equipo.

Los tres criterios para seleccionar a los miembros de un equipo pastoral de toma de decisiones son los mismos que aquellos para seleccionar a los miembros de un equipo regional de toma de decisiones.

La selección de los miembros de un equipo pastoral de toma de decisiones se puede emprender completamente siguiendo los criterios para seleccionar al miembro de un equipo regional de toma de decisiones. Ya que los miembros de un equipo pastoral de toma de decisiones se seleccionan de aquellos que se distinguen entre los equipos regionales de toma de decisiones en esa región pastoral, por lo tanto, deben ser evaluados estrictamente de acuerdo con los criterios para seleccionar a los miembros de un equipo regional de toma de decisiones. Es completamente apropiado seleccionar a las mejores personas de los equipos regionales de toma de decisiones para ser promovidas como miembros del equipo pastoral de toma de decisiones. El trabajo de cada equipo pastoral de toma de decisiones es la ejecución e implementación exhaustivas de los arreglos de la obra de los de arriba, que es el trabajo de guiar directamente al pueblo escogido de Dios a experimentar la obra de Dios y, por consiguiente, alcanzar la salvación. También incluye la responsabilidad de seleccionar correctamente a los líderes y colaboradores en los diferentes niveles así como el monitorear y guiar su trabajo, mientras que al mismo tiempo riega y provee directamente para los líderes y colaboradores en diferentes niveles de tal manera que puedan entrar en la verdad y captarla. Como podemos ver, las responsabilidades laborales de los equipos pastorales de toma de decisiones son enormes y están directamente ligadas a llevar a cabo la voluntad de Dios. Por lo tanto, no sólo los miembros de cada equipo pastoral de toma de decisiones deben poseer la verdad, también deben tener buen calibre y una capacidad extraordinaria para ejecutar trabajo con el fin de ser capaces de asumir sus enormes responsabilidades.

IV. Una breve discusión de los principios y relevancia de los tres criterios

El primer criterio es que deben entender la verdad y poseer la verdad y esto es lo más fundamental de los tres criterios. Específicamente, quiere decir que deben tener experiencia y conocimiento prácticos con respecto a las palabras de Dios, que deben tener algo de conocimiento con respecto a la obra de Dios, al carácter de Dios y a lo que Dios tiene y es y tener algo de conocimiento sustancial con respecto a las verdades en todas las áreas. También quiere decir que deben tener alguna transformación en sus opiniones y valores de vida y que la mayoría de sus puntos de vista deben ser compatibles con las palabras de Dios. Este es el criterio para poseer la verdad que los miembros del equipo regional de toma de decisiones y los miembros del equipo pastoral de toma de decisiones deben cumplir. Si los miembros del equipo regional de toma de decisiones o los miembros del equipo pastoral de toma de decisiones no pueden enseñar con claridad la verdad, entonces no pueden resolver problemas con la verdad; si los puntos de vista de los miembros del equipo regional de toma de decisiones o de los miembros del equipo pastoral de toma de decisiones no han sido transformados, entonces esto es suficiente para demostrar que no tienen un entendimiento auténtico de la verdad. Aquellos cuyos puntos de vista no hayan sido transformados definitivamente son personas que resisten a Dios y sin duda alguna no serán capaces de obedecer completamente los requisitos de Dios al llevar a cabo sus deberes. La experiencia de aquellos que no tienen un claro entendimiento de la verdad es, sin duda alguna, superficial y será muy difícil para ellos guiar a otros a entrar en la verdad; los que no entienden la verdad son incapaces de discernir la verdadera naturaleza de los diferentes tipos de personas, asuntos y cosas y no tendrán ningún discernimiento real y exacto de los diferentes falsos Cristos y anticristos, mucho menos tendrán alguna idea de qué personas vale la pena cultivar o qué personas pueden alcanzar la perfección. Por lo tanto, los que no tienen un claro entendimiento de la verdad definitivamente no pueden seleccionar adecuadamente a los líderes y colaboradores en cualquier nivel de la iglesia. Se puede decir que si aquellos que no tienen un entendimiento real de la verdad ejecutaran el trabajo de la casa de Dios, entonces sería un caso de ciegos guiando a ciegos y todos caerían en un hoyo. Sin entender la verdad y sin poseerla, uno no puede guiar a las personas a entrar en la verdad para que puedan ser salvas. Tal es la importancia de entender las verdades y poseer la verdad. Sólo aquellos que entienden la verdad y poseen la verdad pueden servir a Dios; esos que no entienden la verdad ni poseen la verdad sin duda alguna no están calificados para servir a Dios. Aunque los que no tienen la verdad se hayan convertido en líderes, siguen siendo personas que resisten a Dios, igual que los pastores en los círculos religiosos.

El segundo criterio es que deben tener humanidad y un sentido de justicia. Específicamente, esto significa que deben tener un carácter recto, rectitud, un sentido de justicia, el valor para defender principios, no tener miedo de ofender a otros y ser capaces de dejar todo atrás sin hacer preguntas con el fin de lograr eso que Dios les confía. Sólo aquellos que están poseídos de tal humanidad son capaces de cumplir los criterios para convertirse en miembros del equipo regional de toma de decisiones o en miembros del equipo pastoral de toma de decisiones. Un miembro de un equipo regional de toma de decisiones o un miembro de un equipo pastoral de toma de decisiones debe ser una persona justa, alguien con un sentido de justica. Si una persona es recta, cuando él o ella se conviertan en un líder, la mayoría de las personas los aprobará y los apoyará; si una persona no es recta, cuando él o ella se conviertan en un líder, la mayoría de las personas no los apoyará ni los aprobará. Sólo alguien con un sentido de justicia amará la verdad y buscará la verdad; sólo este tipo de persona puede alcanzar la perfección por Dios. Sólo aquellos con un sentido de justica pueden aceptar fácilmente la verdad y practicar gustosamente la verdad; las personas torcidas y engañosas no tienen sentido de justicia, no aman la verdad ni la practicarán gustosamente. Por lo tanto, no pueden ser perfeccionados por Dios. Ya que aquellos con un sentido de justicia aman la verdad, fácilmente recibirán la obra del Espíritu Santo y, por consiguiente, entrarán en la verdad más rápido. Por lo tanto, Dios está dispuesto a cultivar y perfeccionar a esas personas que tienen un sentido de justicia. Sólo esas personas que tienen un sentido de justicia son buenas personas con aspiraciones reales y, además, son personas con las que otros quieren asociarse. Cuando aquellas con un sentido de justica han entrado en la verdad y han entendido la verdad, su carácter de vida también será transformado y serán perfeccionadas y usadas por Dios absolutamente. Todas esas personas con un sentido de justica que buscan la verdad son las mejores entre la humanidad corrupta. Si también son de buen calibre y son rápidas en su entrada en la verdad, entonces pueden ser perfeccionadas y usadas por Dios. Aquellas que no tienen un sentido de justica no pueden amar la verdad ni pueden buscar la verdad. Este es absolutamente siempre el caso. Aquellas sin un sentido de justicia carecen de bondad y justicia que son los ingredientes más importantes de la humanidad y no vale la pena perfeccionar a tales personas. Por lo tanto, tener humanidad, un sentido de justicia y buscar la verdad es el segundo criterio que aquellos que se convierten en líderes deben cumplir.

El tercer criterio es que un líder debe tener la capacidad de ejecutar trabajo. Específicamente, un líder debe ser de buen calibre de manera natural y él o ella no sólo deben tener la habilidad para entender la verdad sino que también deben tener buenas capacidades laborales. Ser de buen calibre incluye dos aspectos: Uno es un entendimiento puro de las palabras de Dios y un entendimiento rápido y correcto de la verdad; el otro es tener bueno ojo para las personas talentosas y una capacidad real para ejecutar trabajo. Para aquellos que ciertamente son de un calibre lo suficientemente bueno, siempre y cuando puedan entender los principios para ejecutar trabajo y los resultados que se deben lograr, entonces son capaces de encontrar la senda para hacerlo y hasta son capaces de resumir las lecciones que han aprendido de su propia experiencia al ejecutar trabajo y saben cómo ejecutar trabajo de una manera que logre los mejores resultados. Aquellos que son de buen calibre sólo requieren alguna guía de los demás con el fin de ejecutar trabajo y sólo necesitan estudiar el trabajo ejecutado por otros para saber cómo trabajar y lograr mejores resultados. Aquellos que son de buen calibre no siempre necesitan que otros tomen sus manos para enseñarlos. Aquellos que siempre requieren que otros los enseñen tomándolos de las manos, que son incapaces de operar sin la guía de otros y que siempre están haciendo preguntas que se refieren a las reglas, son las personas que no tienen buen calibre. Aquellos que han ejecutado trabajo por un año o dos, pero siguen siendo incapaces de lograr resultados laborales ordinarios, tampoco son de un calibre lo suficientemente bueno. Aquellos que son de buen calibre, incluso sin que otros los rieguen, siguen siendo capaces de entender la verdad y de entrar en la realidad por medio de sus propias búsquedas, aunque sea posible que les lleve más tiempo. Si están siendo regados por buenas personas, pueden progresar aún más rápido. Después de entrar en contacto con alguien por un periodo de tiempo, los que son de buen calibre son capaces de discernir a la persona y conocer claramente la naturaleza y esencia de ella. También son buenos en seleccionar y usar a las personas para manejar varios asuntos. Todos aquellos que, después de haber estado familiarizados con alguien por hasta medio año o un año, pero que siguen siendo incapaces de discernirlos claramente, son de bajo calibre. Aquellos que son de bajo calibre definitivamente también tendrán un entendimiento superficial de la verdad y, aunque hayan entendido algunas verdades, no serán capaces de comunicar la esencia de esas verdades. El trabajo ejecutado por tales personas también estará rígidamente basado en reglas y definitivamente no serán capaces de hacer las cosas únicamente siguiendo principios. Aquellos que son de pobre calibre sin duda alguna no tienen la habilidad de discernir con claridad a otros, no saben cómo seleccionar o usar a otros y, por ello, ¿cómo pueden ejecutar adecuadamente el trabajo de la iglesia? Aquellos que son de buen calibre pueden entender la verdad rápidamente, también son capaces de entrar en la verdad fácilmente y, después de que han entendido algunas verdades, pueden ser promovidos y usados. Después de que aquellos que son de buen calibre han sido cultivados por un año o dos, el trabajo que ejecuten logrará resultados que puedan recibir la aprobación y confirmación de la mayoría de los que los rodean. Aquellos que han ejecutado trabajo por varios años pero que siguen siendo incapaces de comunicar claramente la verdad y que siguen siendo incapaces de ver claramente qué personas vale la pena cultivar, son personas que son incapaces de asumir la carga del liderazgo. Por lo tanto, aquellos de sólo calibre ordinario definitivamente no tienen la capacidad para ejecutar trabajo, son inadecuados para ser líderes en cualquier nivel y sólo deben ser personal de apoyo, ayudantes o colaboradores. Nadie cuyo calibre no alcance nuestros estándares se debe convertir en un líder; aquellos que son perfeccionados por Dios siempre son de buen calibre.

La selección de líderes en todos los niveles en la casa de Dios se debe basar completamente en si realmente han entendido la verdad; la selección de los miembros del equipo regional de toma de decisiones y de los miembros del equipo pastoral de toma de decisiones especialmente se deben basar en si son capaces o no de resolver problemas usando la verdad. Esto es lo más fundamental y si lo tienen, sólo necesitan humanidad ordinaria y capacidades laborales. Todos los miembros del equipo regional de toma de decisiones y todos los miembros del equipo pastoral de toma de decisiones que han sido seleccionados deben ser capaces de enseñar la esencia de la verdad y deben como mínimo ser capaces de resolver problemas usando la verdad en el nivel básico porque sólo tales personas son capaces de asumir la carga del trabajo. En general, los líderes en todos los niveles que han sido seleccionados deben ser los más sobresalientes y talentosos en su habilidad para enseñar la verdad y para usar la verdad para resolver problemas en su propia área de trabajo. Por ejemplo, los líderes de la iglesia que han sido elegidos deben ser los más sobresalientes y talentosos en sus iglesias en su habilidad para compartir la verdad y resolver problemas en base a las palabras de Dios; los líderes de distrito que han sido seleccionados deben ser los más sobresalientes y talentosos en sus distritos en su habilidad para enseñar la verdad y resolver problemas usando la verdad; los miembros del equipo regional de toma de decisiones que han sido seleccionados deben ser los más sobresalientes y talentosos en sus regiones en su habilidad para enseñar la verdad y resolver problemas usando la verdad; los miembros del equipo pastoral de toma de decisiones que han sido seleccionados deben ser los más sobresalientes y talentosos en sus regiones pastorales en su habilidad para enseñar la verdad y resolver problemas usando la verdad. En resumen, los líderes en todos los niveles que han sido seleccionados deben ser los mejores en su habilidad para enseñar la verdad y resolver problemas usando la verdad. Sólo aquellos que entienden la verdad y poseen la verdad pueden asumir la carga de trabajo y guiar a otros a entrar en la verdad.

Aquellos que realmente entienden la verdad y han entrado en la realidad son capaces de, como mínimo, resolver la corrupción y puntos de vista falaces de las personas basados en las palabras de Dios. Sólo aquellos que tienen la habilidad para resolver problemas usando la verdad tienen la habilidad para ejecutar adecuadamente su propio trabajo. Porque aquellos a ser perfeccionados por Dios son personas que genuinamente buscan la verdad y entran en la verdad, por lo tanto, los líderes en todos los niveles seleccionados y usados por la casa de Dios también deben ser personas que genuinamente busquen la verdad y entren en la verdad. Sólo se requiere de ellos un nivel ordinario para los otros dos criterios (tener buena humanidad y la capacidad para ejecutar trabajo). En cuanto a los colaboradores en todos los niveles, en tanto que sean dignos de cultivo y estén buscando la verdad, en tanto que sin duda alguna sean personas justas y no sean personas absurdas ni engañadoras, eso está bien. De esta manera, los tres criterios para la selección de líderes en todos los niveles son aún más simples y más claros, más fáciles de entender y más fáciles de implementar. Sólo busca a los que puedan más claramente compartir la verdad y puedan resolver problemas usando la verdad, de lo cual todos están convencidos. Estas son las personas que pueden ser seleccionadas para convertirse en líderes. Es así de simple y es así como se implementará.

Todos aquellos que genuinamente buscan la verdad y han alcanzado ciertos resultados en esto están calificados para ser elegidos como líderes en todos los niveles en la casa de Dios. Sólo necesitan ser ordinarios en los otros criterios. Aunque hayan cometido transgresiones ocasionales en el pasado, siempre y cuando no fueran transgresores frecuentes, la casa de Dios perdonará sus transgresiones pasadas. En tanto que estén poseídos de la verdad, sean capaces de resolver problemas usando la verdad y puedan guiar a otros a entrar en la verdad, pueden ser elegidos como líderes en todos los niveles en la casa de Dios. De esta manera, el pueblo escogido de Dios estará motivado a invertir todo su esfuerzo en buscar la verdad con el fin de alcanzar la salvación de Dios, la rectitud y la justicia de Dios se manifestarán y las personas verán que la casa de Dios trata a todos con completa imparcialidad. Independientemente de cuánta rebelión y resistencia alguien alguna vez manifestara, siempre y cuando él o ella no sean una persona perversa, no estén siendo trabajados por los espíritus malos, sean capaces de poner todo su esfuerzo en buscar la verdad y tengan la capacidad para resolver problemas usando la verdad, él o ella pueden ser usados por Dios. Cualquiera, siempre y cuando esté poseído de la verdad, sea capaz de practicar verdades, tenga auténtica obediencia a Dios, tenga lealtad a Dios y sea fiel a Dios, puede ser elegido como un líder en cualquier nivel en la casa de Dios. Si alguien no entiende la verdad, independientemente de cuán bueno sea su calibre o humanidad, no está calificado para convertirse en un líder en ningún nivel. Si alguien es de buen calibre y humanidad, y si busca la verdad, puede ser cultivado para convertirse en un líder de la iglesia o en un colaborador en la casa de Dios pero todavía no se puede convertir en un líder principal. El entendimiento de la verdad y el poseer la verdad son el criterio más fundamental; debes estar seguro de esto. Lo que más se debe evitar al seleccionar líderes en cualquier nivel es seleccionar personas que sean engañadoras, absurdas o que estén siendo trabajadas por espíritus malos. Si cualquiera de tales personas es seleccionada como líder en cualquier nivel, el trabajo de la iglesia en ese nivel será arruinado completamente; entrará en un estado de parálisis total. Cualquiera que seleccione a tales personas como líderes en cualquier nivel es alguien que está ciego, alguien que interrumpe la obra de Dios y debe ser reemplazado. Todos aquellos que no pueden discernir a otros, que seleccionan y usan a las personas equivocadas, son unos que no entienden la verdad y no tienen discernimiento y tales personas no son aptas para ser líderes principales en la casa de Dios. Aquellos que puedan asumir las responsabilidades de un líder deben ser los que genuinamente entiendan la verdad y hayan entrado en la realidad, deben tener la habilidad para discernir, para conocer claramente a otros y deben ser buenos en compartir la verdad y en ser capaces de resolver problemas usando la verdad, de lo contrario, definitivamente no se pueden convertir en líderes en la casa de Dios. Aquellos que solamente tienen buena humanidad y buen calibre no se pueden convertir en líderes en la casa de Dios. Sólo aquellos poseídos de la verdad se pueden convertir en líderes en la casa de Dios. Esta es una regla blindada y nunca se puede cambiar.

Para elegir líderes en la casa de Dios, el criterio más fundamental es que deben poseer la verdad. Sólo aquellos que poseen la verdad serán usados por Dios porque cuantas más verdades posea uno, mejor será la propia humanidad y mayor será la eficiencia del trabajo de propio. Por lo tanto, cuantas más verdades posea uno, más probable es que sea colocado en una posición importante por Dios. Parece lógico que los líderes de una iglesia deban ser las personas que puedan más claramente enseñar la verdad dentro de su iglesia, los líderes de un distrito deben ser las personas que puedan enseñar más claramente la verdad dentro de su distrito y los miembros de un equipo regional de toma de decisiones deben ser las personas que puedan enseñar más claramente la verdad dentro de su región; los miembros de un equipo pastoral de toma de decisiones deben ser las personas que puedan enseñar más claramente la verdad y que sean los mejores en resolver problemas usando la verdad dentro de su región pastoral porque sólo esto tiene el mayor sentido. En cada región pastoral, sólo aquellos que tengan un auténtico conocimiento de Dios pueden asumir la carga del trabajo de los miembros del equipo pastoral de toma de decisiones. En la casa de Dios, sólo aquellos que posean la verdad y conozcan genuinamente a Dios pueden ser colocados en posiciones importantes por Dios. Ya que Cristo es la verdad, el camino y la vida, en el reino de Cristo, sólo los que han sido perfeccionados pueden ser colocados en posiciones importantes por Dios y, de ese modo, servir a Dios. La casa de Dios selecciona líderes en todos los niveles y los usa de acuerdo a la profundidad de su entendimiento de la verdad y de acuerdo a su habilidad para resolver problemas usando la verdad. Cuantas más verdades uno posea, más probable es que sea colocado en posiciones importantes por Dios. A Dios le agradan los que buscan la verdad, aquellos a quien Dios ha perfeccionado son los que han obtenido la verdad y Dios coloca a esos que poseen la verdad en posiciones importantes. Sin importar quién seas, en tanto que entiendas la verdad y conozcas la esencia de la verdad, entonces serás usado por Dios. Sólo aquellos poseídos de la realidad de la verdad pueden servir a Dios de acuerdo con la voluntad de Dios.

En el mundo, los funcionarios son elegidos en base a sus calificaciones formales y en su habilidad para ejecutar trabajo. Pero la casa de Dios selecciona líderes y los usa en base al nivel al cual están poseídos de la verdad y su habilidad para resolver problemas usando la verdad. Sólo aquellos con la verdad, humanidad y la capacidad para ejecutar trabajo se pueden convertir en líderes y, de este modo, servir a Dios. Esto es lo que significa: “Con la verdad caminarás todo el mundo; sin la verdad, no llegarás a ningún lado”. El mundo no tiene verdad. Confía sólo en conocimiento y engaños, está bajo al campo de acción de Satanás el diablo y, como resultado, cada vez se vuelve más oscuro, cada vez más malo; la casa de Dios confía en la verdad y humanidad y está bajo el dominio de Dios, así que la casa de Dios cada vez se vuelve más brillante y es bendecida por Dios. En la casa de Dios todos los que buscan la verdad alcanzarán la salvación y perfección; todos lo que hayan obtenido la verdad y posean la verdad pueden ser usados por Dios y serán colocados en posiciones importantes por Dios. Por lo tanto, todos los que buscan la verdad tienen un futuro sin límites y todos los que posean la verdad serán bendecidos por Dios.

2 de octubre de 2007

Modificado el 12 de octubre de 2016

Anterior: Elegir a los líderes correctos es muy importante para el pueblo escogido de Dios al entrar en el camino correcto de creer en Dios

Siguiente: Los “tres criterios, cinco verificaciones, dos garantías” para seleccionar líderes

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro