Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

Siete principios que se deben practicar en la vida de iglesia

La vida de iglesia ha sido creada por el pueblo escogido de Dios experimente la obra de Dios. La vida de iglesia es la vida de comer y beber las palabras de Dios, entender las verdades y entrar en la realidad. También es la vida de aceptar verdades, resolver corrupciones y vivir la semejanza de los verdaderos seres humanos. Dentro de la vida de iglesia, el pueblo escogido de Dios experimenta el juicio y castigo de Dios además de entrar en las verdades con el fin de alcanzar la salvación de Dios; estas cosas se logran por completo a través de la obra del Espíritu Santo. No es fácil para aquellos sin una vida de iglesia alcanzar más de la obra del Espíritu Santo porque la vida de iglesia es el lugar real donde el pueblo escogido de Dios come y bebe las palabras de Dios, enseña las verdades, da testimonio de Dios y disfruta Su amor. También es el lugar para el entrenamiento del reino, donde el pueblo escogido de Dios puede servir y proveer sustento el uno para el otro, cumplir con sus deberes y servir a Dios. Sólo viviendo dentro de la vida de iglesia las personas pueden disfrutar más de la obra del Espíritu Santo y ser perfeccionadas por Dios de más maneras, ser capaces de entender verdades y entrar más rápidamente en la realidad de las palabras de Dios, obtener la transformación en su carácter de vida y convertirse en personas que son verdaderamente obedientes a Dios y adoran a Dios. La experiencia del pueblo escogido de Dios es prueba suficiente de que en nuestra fe en Dios, si carecemos de una buena vida de iglesia, entonces nunca alcanzaremos la salvación y la perfección de Dios. Este es un hecho innegable. Por lo tanto, una correcta vida de iglesia es lo que el pueblo escogido de Dios necesita y también es indispensable para que el pueblo escogido de Dios alcance la salvación y la perfección. Cualquiera que se ha apartado de la vida de iglesia también se ha desvinculado de la obra del Espíritu Santo; cualquiera que se ha apartado de la vida de iglesia ha traicionado a Dios y ha buscado refugio con Satanás. Tales personas han cavado sus propias tumbas.

Sin embargo, debido a que la corrupción de la humanidad es demasiado profunda, hay muy pocas personas que tienen algo de humanidad restante y aún son capaces de buscar las verdades. La mayoría de las personas son arrogantes, engreídas, deshonestas, maliciosas, egoístas y despreciables. Tales personas son imprudentes, hacen lo que les place, están llenas de rebeldía y no tienen ninguna obediencia. Sin buenos líderes y colaboradores trabajando en conjunción con la obra del Espíritu Santo, es muy difícil lograr una verdadera vida de iglesia. El pueblo escogido de Dios ahora se ha dado cuenta con claridad de la importancia de una vida de iglesia y todos desean elegir buenos líderes y colaboradores de la iglesia con el fin de vivir una vida de iglesia real, pero debido a que su carácter corrupto todavía tiene que ser transformado al experimentar la obra de Dios, hay muy pocas personas que en verdad pueden estar atentas a la voluntad de Dios. La mayoría de los líderes y colaboradores de todos los niveles de la iglesia, todavía están esforzándose por su propio estatus, fama y fortuna, por lo tanto, hay muy pocas personas cuyas acciones y palabras realmente aspiran a servir a Dios, a dar testimonio de Dios y a llevar a cabo la voluntad de Dios. Hay incluso menos personas que verdaderamente se ofrecen a trabajar para la salvación del pueblo escogido de Dios y están atentas a la voluntad de Dios. Después de que las personas corruptas ganan estatus, siempre se vuelven arrogantes, egoístas y despreciables. Sólo saben satisfacer sus propios deseos, obtener fama y estatus, sin darle ninguna importancia a Dios ni tener ninguna preocupación por estar atentos a Dios. Por lo tanto, cuando la mayoría de las personas hacen trabajos y cumplen con sus deberes, primero reafirman su propia imagen. Es como si fueran incapaces de hacer el trabajo si primero no pueden establecer su propio estatus en las mentes de otras personas y sólo pueden justificar hacer el trabajo después de que su estatus se haya establecido sólidamente; mientras tanto, Dios no tiene estatus en sus corazones y mentes y Él es ignorado por ellas. Esto está rompiendo el corazón de Dios. Las personas siempre están trabajando por su propio estatus; siempre están diciendo cosas por el bien de su propia fama y fortuna. Esta es la revelación más sustancial de su naturaleza satánica. Lo que más preocupa a las personas con una naturaleza satánica es su estatus. Lo que más les preocupa y a lo que le prestan más atención es a la manera en que los de arriba los tratan y a la manera en que otros los tratan, pero nunca piensan: “¿Cómo me trata Dios y cómo debo tratar a Dios? ¿Qué debo hacer para complacer a Dios, para consolar el corazón de Dios? ¿Romperá el corazón de Dios mi búsqueda de estatus, fama y fortuna? Y ¿qué consecuencias traerá esto al pueblo escogido de Dios?”. Por lo tanto, podemos ver que las personas no tienen conciencia ni sentido. Constantemente pelean entre sí por estatus, fama y fortuna. Para este fin, se rompen la cabeza, agotan todos sus medios y dedican todo lo que tienen, caminando con el tiempo en la senda de los anticristos. No sólo han demorado la entrada a la vida del pueblo escogido de Dios, sino que también se han hecho daño a ellas mismas. Esta es una cuestión en la que deben reflexionar todas las personas en posiciones de liderazgo; es un peligroso azote al que todos deben prestar atención. Ahora que todos hemos visto con claridad la importancia que tiene una correcta vida de iglesia en el pueblo escogido de Dios para alcanzar la salvación, todos debemos esforzarnos y hacer los preparativos adecuados para cada reunión y, al hacerlo, obtendremos los resultados deseados de tales reuniones. Si los líderes y colaboradores de la iglesia siguen saliendo del paso en las reuniones, sin hacer nunca ningún preparativo por adelantado de las devociones espirituales, entonces los resultados de estas reuniones ciertamente serán pobres, e incluso si hay algunos resultados, estos estarán por debajo de lo óptimo. Este es un hecho que todos pueden ver. Por lo tanto, es imperativo que los líderes y colaboradores de todos los niveles de la iglesia guíen al pueblo escogido de Dios a comer y beber las palabras de Dios, además de entrar en las verdades de acuerdo con los requerimientos de Dios. El principio de vivir una vida de iglesia, que ha sido estipulado desde un tiempo previo, nunca cambiará. Es decir, las personas deben gozar principalmente las palabras de Dios en las reuniones, que deben ser complementadas con los sermones y enseñanza de los de arriba. Nunca se deben desviar de este principio y dirección.

Para asegurar que la vida de iglesia nunca será perturbada ni obstaculizada, para que el pueblo escogido de Dios pueda entender las palabras de Dios y entrar en las verdades más rápidamente y generar un entendimiento real de Dios, estableciendo así un fundamento para soportar varias pruebas, los líderes y colaboradores de todos los niveles de la iglesia deben seguir los siguientes siete principios:

1. Durante las reuniones, las personas sólo deben disfrutar de las palabras de Dios y de la comunicación de las verdades como es apropiado para la vida de iglesia. Durante cada reunión, las personas deben comunicar su entendimiento en base a una selección de palabras relevantes de Dios, mientras también se refieren a la enseñanza del hombre cuando sea aplicable. Está prohibido hablar de asuntos no relacionados con las verdades. Durante cada reunión, toda la experiencia y conocimiento que se puedan comunicar se deben compartir en la reunión, de manera tal que todos los hermanos y hermanas sean edificados y elevados. Para cada verdad (o cada pasaje de las palabras de Dios) se deben comunicar conocimiento real y cosas de sustancia hasta que los resultados deseados se hayan logrado, antes de pasar a la siguiente verdad (o al siguiente pasaje de las palabras de Dios). Al comer y beber las palabras de Dios y hablar del propio entendimiento de cada verdad (o de cada pasaje de las palabras de Dios) hasta que se haya entendido claramente, se genere el conocimiento real de Dios y todos aquellos que buscan verdades estén satisfechos; este es el resultado que una vida de iglesia debe lograr. Las reuniones son completamente para el entendimiento de las verdades y la entrada en las realidades. Sólo cuando el pueblo escogido de Dios haya aprendido a comer y beber las palabras de Dios además de comunicar las verdades, sólo cuando sean capaces de entender la voluntad y los requerimientos de Dios, además de tener una senda de práctica y entrada, y sólo cuando su espíritu esté completamente consolado y satisfecho, además de haber visto las bendiciones de Dios, tal vida será una vida de iglesia real y sólo eso estará entrando en el camino correcto de su fe en Dios.

2. Durante las reuniones, cuando escuchan los sermones y enseñanza de los de arriba, las personas deben integrar las palabras de Dios al hablar sobre las verdades. Sólo las palabras de Dios son las verdades y el propósito de escuchar los sermones y enseñanza es para conocer las palabras de Dios y entender las verdades. Los sermones y enseñanza son simplemente el conocimiento de las verdades y los principios de practicar verdades, por lo tanto, las personas nunca deben reemplazar el comer y beber las palabras de Dios por escuchar sermones y enseñanza. La vida de iglesia siempre debe girar en torno a comer y beber y disfrutar las palabras de Dios. Los sermones y enseñanza están ahora permitidos en las reuniones sólo porque la estatura de la mayoría de las personas es demasiado pequeña y aún no saben cómo comer y beber las palabras de Dios, por lo tanto, primero pueden escuchar sermones y enseñanza por un periodo de tiempo. Una vez que sean capaces de entender las palabras de Dios y sean capaces de comunicar las verdades, entonces podrán comer y beber y disfrutar las palabras de Dios directamente. Las personas deben querer escuchar sermones y enseñanza voluntariamente y eso se debe basar en los deseos de la mayoría de las personas. Sería mejor si todos pidieran comer y beber las palabras de Dios durante las reuniones y entonces siempre podrían comer, beber y comunicar las palabras de Dios durante las reuniones. Si algunas personas quieren escuchar sermones y enseñanza, la iglesia se los debe permitir y no imponer las reglas de una manera demasiado rigurosa. En general, independientemente de cómo se manejen las reuniones, el propósito es permitir que el pueblo escogido de Dios entienda las palabras de Dios y entre en las verdades tan rápido como sea posible. Cualquier manera que el pueblo escogido de Dios encuentre placentera y efectiva para comer y beber las palabras de Dios, entonces esa es la manera que los líderes y colaboradores de la iglesia deben adoptar con el fin de satisfacer las demandas y las necesidades del pueblo escogido de Dios. Este es un deber y una responsabilidad que los líderes y colaboradores de la iglesia siempre deben cumplir.

3. Una buena vida de iglesia es una vida del pueblo escogido de Dios disfrutando tranquilamente las palabras de Dios en la presencia de Dios. Esta es una vida de vivir realmente en la presencia de Dios. Por lo tanto, debe haber oraciones y comunicaciones al disfrutar las palabras de Dios en las reuniones o al escuchar sermones y enseñanza. Aquellos que de verdad se tranquilizan en presencia de Dios fácilmente pueden obtener esclarecimiento e iluminación del Espíritu Santo y fácilmente se pueden sumergir, ya sea en su propia enseñanza o en la enseñanza de otros. Son capaces de entender y captar fácilmente la luz y el verdadero significado de lo que se está comunicando. Aquellos que se tranquilizan en presencia de Dios también se vuelven más piadosos y la comunicación de las verdades se vuelve por completo para el entendimiento de las verdades y para conocer a Dios, sin ningunas intenciones o motivos ocultos propios. Cuanto más tranquilo esté una persona en presencia de Dios, más normal se vuelve su humanidad y más obtendrán buenos resultados de la enseñanza de las verdades. Si la mayoría de las personas en las reuniones pudieran estar tranquilas en presencia de Dios al disfrutar las palabras de Dios y enseñar las verdades, entonces habría una vida de iglesia real y todas serían capaces de disfrutar la obra del Espíritu Santo como si estuvieran viviendo en la luz y todas ellas podrían entender las verdades y conocer su propia esencia corrupta, conocer la salvación de Dios y sentir la hermosura de Dios. Cuando llegue un momento así, las personas pueden entonces orar y adorar a Dios de una manera correcta. Disfrutar las palabras de Dios y hablar de las verdades durante las reuniones es la mejor clase de devoción espiritual y es la mejor oportunidad para estar cerca de Dios. Si todos en las reuniones estuvieran tranquilos en presencia de Dios y ponderaran las palabras de Dios para que obtuvieran esclarecimiento e iluminación del Espíritu Santo, que después podrían enseñar, esta sería la mejor clase de vida de iglesia. Otros se beneficiarían de ella, y ellos mismos obtendrían lo más posible y disfrutarían completamente las bendiciones de Dios. De hecho, el conocimiento de las palabras de Dios y el entendimiento de las verdades se obtienen principalmente por estar tranquilo en presencia de Dios durante las reuniones. En tanto que las personas puedan estar tranquilas en presencia de Dios mientras disfrutan las palabras de Dios, oran a Dios y ponderan las palabras de Dios en sus corazones, entonces naturalmente obtendrán nueva luz y generarán nuevo conocimiento de las palabras de Dios, los cuales se grabarán en sus corazones a través de la enseñanza repetida. Por lo tanto, el disfrute de las palabras de Dios y hablar de las verdades es muy importante para el entendimiento de las verdades por parte de las personas y para su entrada en las verdades. A aquellos que no les encanta hablar sobre las verdades tendrán una lenta entrada en la vida. Se quedarán perplejos, serán incapaces de percatarse de las cosas con claridad y no encontrarán alivio espiritual. Aquellos que son adeptos a hablar de las verdades entrarán rápidamente en las verdades. Tendrán discernimiento al tratar con los asuntos, sabrán qué cosas deben hacer para adecuarse a la voluntad de Dios y encontrarán alivio espiritual. Por lo tanto, si se habla sobre las verdades en las reuniones, será beneficioso tanto para los demás como para sí mismo. Cuanto más disfruten los creyentes hablar sobre las verdades, más esclarecimiento obtendrán del Espíritu Santo. También entrarán en las verdades más rápido y alcanzarán la salvación y la perfección más fácilmente. Al aprender a comer y beber las palabras de Dios, al igual que hablar sobre las verdades dentro de la vida de iglesia, las personas inconscientemente entrarán en el camino correcto en su fe en Dios.

4. Los líderes y colaboradores en todos los niveles deben guiar el camino al enseñar las verdades en la vida de iglesia. Este es el deber y la responsabilidad de los líderes y colaboradores. Todos aquellos que buscan las verdades deben enseñar y dedicar en las reuniones el esclarecimiento y la luz que han obtenido en su experiencia. Sólo al hacer esto pueden hacer feliz a Dios y recibir más de la obra del Espíritu Santo y entrar más rápido en las verdades. Aquellos sin experiencia ni conocimiento no tienen que enseñar pero deben ponderar y contemplar concienzudamente la enseñanza de los demás. Gradualmente también obtendrán el conocimiento a través de practicar y experimentar después. Con el fin de que las reuniones logren mejores resultados, todos aquellos que tengan experiencia o conocimiento de las palabras de Dios deben enseñar lo que han obtenido y dedicar su parte. De esta manera, todos lo pueden disfrutar y pueden entender las verdades y entrar a la realidad de las palabras de Dios. En particular, aquellos que buscan verdades deben cumplir correctamente con su deber y comunicar todo su conocimiento y experiencia de las palabras de Dios y el esclarecimiento e iluminación del Espíritu Santo que han recibido. Sólo haciéndolo no están enterrando el amor de Dios y la obra que Dios ha hecho en ellos. Sólo haciéndolo pueden recibir más obra y gracia del Espíritu Santo y entender y poseer más verdades. Aquellos que nunca comunican las verdades son personas muertas sin espíritus; cuanto más una persona hable sobre las verdades, más puede disfrutar ella la obra del Espíritu Santo. Sólo personas así pueden venir a la vida. Enseñar verdades es la mejor manera de dar testimonio de Dios y exaltar a Dios; es cumplir realmente con el deber propio y servir a Dios. Las vidas de las personas crecen y maduran por medio de enseñar verdades. Todos aquellos que buscan y aman las verdades deben trabajar juntos para cumplir con su deber en las reuniones. Así es como se crea la buena vida de iglesia.

5. Comer y beber las palabras de Dios y la enseñanza de las verdades requieren una actitud correcta. La enseñanza de las verdades es para entender las verdades y obtener la vida. No discutas, independientemente de si la enseñanza es genuina o equivocada, porque una enseñanza es buena en tanto que se haya enseñado conocimiento. Siempre y cuando no haya juicio de Dios o la diseminación de falacias que engañan a las personas, nadie debe discutir. Para aquellas personas que tienen un entendimiento erróneo y desviado, los demás deben proporcionarles ayuda pacientemente. Nadie debe abusar de las debilidades de los demás, etiquetarlos o criticarlos sin una buena razón. Cuando las personas están experimentando la obra de Dios, no han alcanzado la perfección y no están equipadas con las verdades, por lo tanto, su experiencia y conocimiento de las palabras de Dios están limitados y las desviaciones y errores son inevitables. Independientemente de la persona, mientras que sea capaz de comunicar su propia experiencia y conocimiento, entonces lo debe hacer porque esto es beneficioso para los demás y para sí misma. Al enseñar las verdades, la persona debe basar su entendimiento en una combinación de la revelación de sus propias corrupciones al igual que las corrupciones comunes de la humanidad. También puede proporcionar varios ejemplos para aclaración, pero no debe albergar motivos ocultos para atacar a otros o para elevarse a sí misma. Tampoco debe usar la enseñanza de las palabras de Dios para denigrar o revelar a otros. Usar las reuniones o hablar acerca del discernimiento como una oportunidad para atacar a aquellos que tienen opiniones diferentes a las de uno mismo, enseñar a otros una lección, crear división, como parte de una lucha de poder o una lucha por posición, son comportamientos que perturban e interfieren con la vida de iglesia. Son revelaciones de la naturaleza del gran dragón rojo y, como tales, son completamente la conducta de Satanás. Algunos líderes de la iglesia no dudarán en atacar a aquellos con opiniones diferentes a las de ellos, para que su estatus no se vea amenazado. Etiquetan a otros sin ninguna buena razón, abusan de sus transgresiones y los hacen añicos con un solo golpe. Tales acciones hacen que las reuniones se descarrilen del camino correcto de la vida de iglesia y las descarrían. De hecho, otros son capaces de sentir, por las palabras de una persona, si la malicia o el amor se están revelando, por lo tanto, las personas no deben considerarse demasiado listas. Como resultado, durante las reuniones las personas sólo deben enseñar las verdades al comer y beber las palabras de Dios o al escuchar los sermones de los de arriba. Nadie debe armar un gran escándalo en base a la revelación de las corrupciones de alguien, atacando a otros, involucrándose en luchas o analizando minuciosamente o discerniendo a otros. Las reuniones son para comer y beber las palabras de Dios, al igual que para equiparse con las verdades. Nunca se deben usar para luchas de poder y luchas internas. El pueblo escogido de Dios debe prestar atención para evitar que los hacedores de maldad perturben y destruyan la vida de iglesia. Sólo preservando adecuadamente la vida de iglesia los creyentes pueden entender las verdades, entrar en la realidad, al igual que alcanzar crecimiento y madurez de vida. Por lo tanto, la preservación de la vida de iglesia es crucial para que el pueblo escogido de Dios alcance la salvación.

6. Los principios fundamentales de la vida de iglesia se construyen sobre el fundamento del amor de Dios. Todos los hermanos y hermanas que verdaderamente creen en Dios deben vivir en amor y ayudarse entre sí, de tal manera que sus vidas puedan crecer. En la vida de iglesia, todos deben aprender a tratar a los demás correctamente, a no juzgar a otros y no sacar conclusiones apresuradas sobre los demás. Todos deben tener amor y tolerancia por los demás e independientemente de sus defectos y transgresiones, no deben atacar ni relegar a otros. Nadie debe nunca juzgar a otros, sacando la conclusión apresurada de que los otros son el diablo o Satanás o los hijos del infierno. Debemos tener amor por esas personas que sinceramente creen en Dios y buscan la verdad, independientemente de las corrupciones que hayan revelado o de sus transgresiones, siempre y cuando se puedan arrepentir en presencia de Dios, comer y beber normalmente las palabras de Dios y cumplir con sus deberes como seres creados. Si ese es el caso, entonces son unos de nuestros hermanos y hermanas y nos debemos servir unos a otros, ayudarnos entre nosotros y vivir en armonía. Las personas deben darse cuenta de que el propósito principal del discernimiento, en vez de ser para encontrar fallas en los demás y atacar a los demás, es para entrar en la realidad de las palabras de Dios, evitar los engaños y los disturbios de los hacedores de maldad e impedir que las personas se descarríen siguiendo y adorando a otros. Sólo cuando las personas han descubierto que los comportamientos de alguien realmente pertenecen a los engaños y a los disturbios de los falsos Cristos, anticristos y hacedores de maldad, deben entonces discernir y analizar minuciosamente a tal persona y, posteriormente, rechazarla. Siempre se debe hablar con los hermanos y hermanas de acuerdo a las palabras de Dios y a las verdades, independientemente de que sus corrupciones se revelen, y también debe proporcionarles ayuda y apoyo. Nunca debe hacer una montaña de un grano de arena, magnificar la seriedad de los asuntos o exagerar los hechos con el fin de condenar a otros. Todas aquellas personas en la iglesia que son aficionadas a juzgar a otros, calumniar a otros, enfocarse en los defectos de otros, con el fin de atacarlos despiadadamente, son demonios que perturban la obra de Dios. El pueblo escogido de Dios debe reprimir y oponerse a tales personas. Aquellas personas que son aficionadas a corregir y disciplinar a los demás, ciertamente no son compasivas. Las personas compasivas son personas honestas que aman a Dios en sus corazones. Tienen amor por los hermanos y hermanas, son tolerantes e indulgentes hacia los demás y tratan a los demás con justicia. Las personas compasivas están seguras con respecto a quién aman y a quién odian. Odian sinceramente a esos anticristos, falsos Cristos y hacedores de maldad. En sus corazones, les gustan las personas que buscan la verdad y las personas honestas. Por lo tanto, las personas sólo deben discernir, analizar, odiar, rechazar, como le hacen al gran dragón rojo, a todos aquellos hacedores de maldad que constantemente juzgan a Dios, se oponen a Dios, blasfeman a Dios y tienen enemistad hacia Dios. Sólo haciéndolo las personas no descenderán por la senda equivocada ni serán engañadas.

7. Las reuniones del pueblo escogido de Dios, para comer y beber las palabras de Dios, al igual que para hablar sobre las verdades, no deben ser perturbadas ni relevadas por otros asuntos. Los asuntos que se relacionan con la obra de la iglesia se deben resolver en las juntas de trabajo. Si hay incidentes de disturbios de los falsos Cristos, anticristos y hacedores de maldad dentro de la iglesia, los líderes y colaboradores de la iglesia primero deben hablar sobre tales asuntos y aclararlos, esperar hasta que la sustancia de la cuestión se haya verificado y después reportarlo a los niveles superiores y tomar las medidas necesarias. Cuando las personas hablan sobre las verdades durante las reuniones, pueden integrar en ellas la comunicación de sus propias corrupciones y cuando se trate de cuestiones que requieran discernimiento, deben analizar minuciosamente a los demás sin mencionar sus nombres (excepto por esos falsos Cristos, anticristos y hacedores de maldad que han sido públicamente reconocidos), porque las personas todavía no están equipadas con las verdades. Nunca deben etiquetar descuidadamente a los demás como “falsos Cristos”, “anticristos” o “hacedores de maldad”, para evitar lastimar a las personas buenas y culpar a los inocentes. Los verdaderos enemigos dentro de la vida de iglesia a ser atacados son todos esos falsos Cristos, anticristos y hacedores de maldad. Si en verdad hay disturbios de los falsos Cristos, anticristos y hacedores de maldad, tales incidentes se deben confirmar a través de las corroboraciones de la mayoría del pueblo escogido de Dios. Como mínimo, debe existir corroboración conjunta de varias personas que tengan un entendimiento bastante bueno de las verdades, acompañada con evidencias concluyentes, antes de que los líderes y colaboradores de la iglesia deliberen y decidan sobre tales asuntos y adopten las medidas necesarias. La iglesia sólo puede revelar, atacar y finalmente rechazar a esos falsos Cristos, anticristos, los poseídos por demonios y los diferentes hacedores de maldad (que se refiere a aquellas personas que se atreven a juzgar, blasfemar y dudar siempre de Dios y perturbar la obra de Dios). La iglesia necesita ser cuidadosa en torno a cuestiones que involucren el manejo de personas, por lo que se debe hacer que varias personas que tengan un mejor entendimiento de las verdades verifiquen y decidan sobre tales asuntos. Con relación a aquellos que siguen perturbando la vida de iglesia, deben ser tratados y podados. Todos se pueden reunir para tomar medidas drásticas con tales personas y si siguen siendo recalcitrantes, entonces pueden ser expulsadas. Si alguien está siendo blanco de represalias debido a rencores personales y es una persona que es reconocida por la mayoría de la gente de la iglesia como una buena persona que sinceramente cree en Dios, entonces las que están haciendo banco de esa persona son despreciables. Este es un comportamiento perverso y el pueblo escogido de Dios debe reprimir y exponer tales acciones. Dentro de la vida de iglesia el pueblo escogido de Dios siempre debe estar vigilante y vivir dentro de las palabras de Dios, no adorar ni seguir a otras personas. Siempre debe magnificar a Cristo y someterse solamente a Cristo. Tal es el brillante camino de la vida.

Estos siete principios son particularmente importantes para vivir una buena vida de iglesia. En tanto que nuestras iglesias en todas partes obedezcan estrictamente estos siete principios, naturalmente se creará una vida de iglesia apropiada. Muchos años de vida de iglesia ya han probado un hecho: la creación de una buena vida de iglesia requiere de la coordinación de buenos líderes y buenos colaboradores, pero también requiere de mantenimiento por parte del pueblo escogido de Dios. Si la naturaleza del líder de la iglesia es malvada, si sólo se enfoca en mantener su propio estatus y reputación y no presta atención a la entrada a la vida del pueblo escogido de Dios, entonces la vida de iglesia será interrumpida y destruida. Un buen líder de la iglesia es capaz de ser considerado con la voluntad de Dios y se enfoca en la entrada a la vida del pueblo escogido de Dios. Al mismo tiempo, también siente que los deberes que está asumiendo son serios y significativos y que no debe hacer nada que vaya en contra de su conciencia. Tales líderes prestarán atención a los resultados de la vida de iglesia, harán la vida del pueblo escogido de Dios su interés y sólo cuando el pueblo escogido de Dios esté disfrutando y cosechando los beneficios de comer y beber las palabras de Dios, sentirán que han cumplido con sus deberes y encontrarán consuelo en su corazón. Son personas compasivas con buena razón y conciencia. Son dignas de hacerse cargo de los roles de líderes de la iglesia y el pueblo escogido de Dios les debe proporcionar apoyo y cooperación. Si aquellos en roles de liderazgo sólo se preocupan por sus propios intereses, usan fachadas y engaño para proteger su estatus, usan diferentes razones para atacar, relegar y lastimar a otros por medio de cualquier medio necesario, para que todos los que estén de su lado se desarrollen mientras que aquellos que se les oponen fracasen, y quieren que todos los obedezcan, los defiendan y los traten como dioses, entonces son anticristos en enemistad con Dios que están tratando de construir sus propios reinos. El pueblo escogido de Dios los debe exponer, atacar y rechazar sin misericordia. Con respecto a esas personas que abiertamente juzgan la obra de Dios, perturban la vida de iglesia, incluso blasfeman e insultan a Dios y calumnian al hombre usado por el Espíritu Santo, el pueblo escogido de Dios los debe exponer, atacar y rechazar. No sólo tales acciones consuelan el corazón de Dios, también apaciguan la ira del pueblo escogido de Dios. Estas son acciones justas que encajan completamente con la voluntad de Dios. Si alguien es aborrecido por la mayoría de las personas en la iglesia, eso prueba que es un enemigo de Cristo y debe ser expuesto, atacado y rechazado. Si alguien condena a otra persona como un falso Cristo, anticristo y hacedor de maldad, tales asuntos se deben manejar con cuidado. Los hechos se deben verificar y sólo cuando hayan sido corroborados por la mayoría del pueblo escogido de Dios, se debe permitir que la acusación siga en pie. Es decir, debemos basar nuestro tratamiento de todas las cuestiones sobre las palabras de Dios y sólo se puede permitir que las decisiones sigan en pie después de que hayan sido confirmadas por al menos varias personas con buen entendimiento de las verdades. Si sólo hay uno o dos líderes que acusan a alguien de ser un anticristo, falso Cristo o hacedor de maldad, el pueblo escogido de Dios no debe seguirlos a ciegas para evitar ser engañado. El pueblo escogido de Dios sólo debe escuchar y someterse a Cristo, al igual que someterse a los arreglos de la obra de los de arriba. La forma más confiable es actuar de acuerdo con las palabras de Dios. Al considerar las palabras y acciones de los líderes y colaboradores de todos los niveles, se debe decidir sobre tales cosas de acuerdo con las palabras de Dios y los arreglos de la obra de los de arriba. El hombre no siempre es confiable antes de que haya sido hecho completo por Dios. Si los líderes son personas que buscan la verdad y son honestos y compasivos, entonces el pueblo escogido de Dios les debe proporcionar apoyo y cooperar con su obra. Si se descubre que los líderes no son personas que dan testimonio de Dios ni exaltan a Dios ni temen a Dios en sus corazones, sino que más bien son personas astutas, arrogantes, santurronas, egoístas y despreciables, que sólo trabajan duro por sus propios intereses, entonces el pueblo escogido de Dios debe ser discernidor y cuidarse de ellos. Debe orar a Dios y someterse a Dios y no debe seguir a los hacedores de maldad. Tales acciones son completamente apropiadas.

Justo ahora, mientras la mayoría de los líderes de la iglesia de todos los niveles son aptos para sus puestos, ciertamente hay una pequeña parte de la que no podemos estar seguros porque nadie sabe qué senda escogerán las personas una vez que han obtenido estatus. Esto es algo de lo que debemos estar atentos. Debido a que las tentaciones de estatus, fama y fortuna son demasiado grandes para las personas, si no buscan sinceramente la verdad ni aman las verdades ni temen a Dios, entonces siempre están en peligro de tropezar o traicionar a Dios. Este es un hecho que al pueblo escogido de Dios le debe quedar claro. En su fe en Dios, el pueblo escogido de Dios debe confiar, seguir, someterse y adorar a Dios. Si ha sido gobernado por otras personas al grado que las sigue y las adora, entonces ha sido secuestrado por Satanás y ha traicionado a Dios. Las personas sin una vida de iglesia están en gran peligro; si no saben cómo comer y beber las palabras de Dios o buscar la verdad, y todo lo que saben es seguir y someterse a otras personas, entonces es aún más peligroso. Todas esas personas confundidas que creen en Dios pero no se someten a Dios, que sólo se someten, adoran y siguen a las personas, están en gran peligro de traicionar a Dios y pueden ser secuestradas por Satanás (hacedores de maldad) en cualquier momento. De hecho, todas aquellas que no están equipadas con las verdades no se han vuelto verdaderamente a Dios ni han sido ganadas por Dios; todavía están viviendo bajo el campo de acción de Satanás y todas cuentan entre aquellas que no han entrado en el camino correcto en su fe en Dios. Sólo aquellas personas que han entrado a la vida de iglesia, que han aprendido a comer y beber las palabras de Dios, además de enseñar las verdades, son las que han entrado en el camino correcto en su fe en Dios. Sólo tales personas se han vuelto verdaderamente a Dios. Después de que las personas han entendido algunas verdades, son capaces de creer verdaderamente en Dios y someterse a Dios, sólo entonces tienen la certeza de alcanzar la salvación. Aquellas que están confundidas, que piensan que su sumisión a cierto líder o a cierta persona es su sumisión a Dios, no tienen ni una pizca de entendimiento de las verdades. Es muy difícil para tales personas confundidas alcanzar la salvación de Dios. Para el pueblo escogido de Dios, una buena vida de iglesia es absolutamente crucial. Sólo teniendo una buena vida de iglesia pueden fácilmente entender y entrar en las verdades y sólo entonces pueden alcanzar un verdadero entendimiento de Dios y sumisión a Dios, sólo entonces pueden alcanzar la salvación y la perfección. Por lo tanto, es extremadamente importante tener una buena vida de iglesia.

6 de diciembre de 2008

Anterior:Los “tres criterios, cinco verificaciones, dos garantías” para seleccionar líderes

Siguiente:Las siete clases de personas que deben ser totalmente purgadas de entre los líderes y colaboradores

También podría gustarte