Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

Cómo discernir el discurso demoniaco y las falacias de los espíritus malignos, falsos Cristos y anticristos

Dios dijo una vez: “En Mi plan, Satanás siempre ha seguido cada uno de Mis pasos, y como el contraste de Mi sabiduría, siempre ha intentado encontrar formas y medios para interrumpir Mi plan original. ¿Pero podría Yo sucumbir a sus esquemas engañosos? Todos en el cielo y en la tierra me sirven, ¿podrían los esquemas engañosos de Satanás ser diferentes? Esta es precisamente la intersección de Mi sabiduría; es precisamente eso lo que es maravilloso de Mi obra, y es el principio por medio del cual todo Mi plan de gestión se lleva a cabo” (‘La octava declaración’ en “La Palabra manifestada en carne”). Hemos visto ciertamente que en cada era, después de que Dios completa una etapa de Su obra, toda clase de espíritus malignos imitan inmediatamente e incluso adoptan el nombre de Dios y fingen ser Cristo para engañar a las personas e interrumpir la obra de Dios. Toda clase de líderes falsos y anticristos también usan diversos métodos para hacerse pasar por el hijo primogénito de Dios enviado por Dios, o el hombre usado por el Espíritu Santo, para confundir y engañar al pueblo escogido de Dios, con el plan de controlarlo para que los siga y obedezca. Toda clase de fuerzas de Satanás están perturbando la obra de Dios y alterando el plan de gestión de Dios de salvar a la humanidad, intentando conseguir su objetivo de controlar para siempre a la humanidad y de corromperla. El pueblo escogido de Dios debe descubrir las intenciones de las maquinaciones de Satanás.

Todo el pueblo escogido de Dios ha visto la realidad de diversos espíritus malignos y de las fuerzas de Satanás haciendo todo lo posible para interrumpir y destruir la obra de Dios. ¿Cómo debemos discernir esto frente al engaño, la interrupción, la demolición y la destrucción de toda clase de espíritus malignos, falsos líderes y anticristos? Esto es lo que le falta a la mayoría de las personas. Muchas personas son fácilmente engañadas cuando ven la obra y las palabras sobrenaturales de los espíritus malignos. Ellas piensan que la obra y las palabras sobrenaturales de los espíritus son, sin duda, la obra de Dios. Por eso las palabras de los espíritus malignos y de los falsos Cristos que imitan las palabras de Dios pueden engañar realmente a algunas personas. Todos los que no entienden la verdad parecen desamparados frente al engaño de los espíritus malignos. Al final, son engañados y arruinados por los espíritus malignos, permitiendo que Satanás los engañe hasta el punto de que no son ni hombre ni espectro, pierden la racionalidad normal, se enferman mentalmente o son incluso dañados por Satanás hasta el punto de morir. ¿Por qué pierden las personas su racionalidad y se vuelven cada vez más anormales mientras que aceptan el engaño de los espíritus malignos y creen en las palabras de los anticristos? Esto es suficiente para mostrar lo siguiente: todos los espíritus malignos y las fuerzas de Satanás corrompen, dañan y se tragan a la humanidad; no tienen un ápice de verdad y humanidad y todo lo que tienen es la esencia reaccionaria del mal y la traición. El discernimiento del discurso demoníaco y las falacias de los espíritus malignos, los falsos Cristos y los anticristos debe basarse en las palabras de Dios y en la verdad con el fin de descubrir su esencia con precisión. Dios es la verdad, el camino y la vida. El carácter de Dios es justo y santo y es lo que el Señor de la creación tiene. La omnipotencia y la sabiduría de Dios son insondables. Toda clase de espíritus malignos y las fuerzas de Satanás, no sólo carecen en absoluto de la verdad, sino que son también fuerzas malignas que se oponen a Dios y son, además, la causa principal de todas las cosas negativas y las influencias oscuras. Satanás, todos los tipos de espíritus malignos, los falsos Cristos y los anticristos, así como todos los demonios, todos ellos poseen cuatro características obvias:

Primero, mienten a menudo y están llenos de mentiras. Las mentiras se oponen a la verdad; no tienen la verdad ni la realidad dentro de ellas y son todas palabras vacías y falsas extremadamente confusas y engañosas. Satanás, toda clase de espíritus malignos y todos los demonios han continuado mintiendo desde el principio hasta ahora. Su propósito es engañar, corromper, tragarse y controlar a las personas.

Segundo, son especialmente malos. El mal se opone a la justicia y a las cosas positivas. Satanás y todas las clases de fuerzas malvadas distorsionan los hechos, pervierten la razón y se resisten a la verdad. Dicen que el bien es el mal y que el mal es el bien, confunden lo correcto y lo incorrecto, así como lo negro y lo blanco, con el fin de conseguir el objetivo de engañar a las personas. Las acciones y la conducta de Satanás, de todas las clases de espíritus malignos y de todos los demonios son extremadamente malos, perversos y paganos, y son la causa principal de la oscuridad del mundo.

Tercero, son especialmente maliciosos. Toda clase de espíritus malignos y todos los demonios hacen daño a la humanidad, tienen una desconsideración total por la vida humana, y abusan de las personas y las oprimen. Todos los Espíritus malignos poseen y atormentan a la humanidad y al final se la tragan. Ponen trampas mortales para cercar a las buenas personas y matan sin pestañear. Sus astutas maquinaciones y métodos son maliciosos al extremo. Todos los poseídos por espíritus malignos llegan a un final prematuro. Su destino es extremadamente miserable. Los falsos líderes y los anticristos cercan, expulsan y castigan a los creyentes, sin preocuparles en absoluto si viven o mueren. No tienen un ápice de compasión y realmente tienen un corazón venenoso. Hacen daño y arruinan a las personas, como Satanás, y ni siquiera se preocupan en absoluto de que están empujando a otros a callejones sin salida.

Cuarto, son especialmente arrogantes. Todos los espíritus malignos y toda clase de demonios y anticristos son particularmente arrogantes y engreídos. No tienen razón y además no temen en absoluto a Dios. Todos los espíritus malignos pueden imitar las palabras de Dios para engañar a las personas y no se preocupan en absoluto por los sentimientos de Dios. ¡Cuán malos y desvergonzados son! Los falsos líderes, los anticristos y las fuerzas de Satanás critican y niegan las palabras de Dios. Su corazón es rígido hasta el extremo y preferirían morir a reconocer la verdad. Con el fin de engañar al pueblo escogido de Dios, hacen todo lo posible para juzgar la obra de Dios, negar las palabras de Dios, atacar al hombre usado por el Espíritu Santo, y hacen todo lo que pueden para perturbar y destruir la obra de Dios. No tienen en absoluto a Dios en su corazón. Esto revela completamente que toda clase de espíritus malignos, las fuerzas de Satanás y los anticristos son arrogantes y engreídos, sin razón y no tienen respeto por Dios. Seguidamente, echemos un vistazo a las fuerzas de Satanás y los anticristos en los círculos religiosos. Frente a la obra de Dios de los últimos días, ellos juzgan y condenan furiosamente las palabras de Dios, hacen todo lo posible por negar la esencia de la verdad en las palabras de Dios y no reconocen la obra de Dios ni un poco. Esto demuestra suficientemente que todos los espíritus malignos, los anticristos y las fuerzas de Satanás son tan arrogantes que no tienen un ápice de razón y son completamente anárquicos. La arrogancia es una de las características de Satanás.

Si entiendes claramente estas cuatro características de todas las clases de fuerzas de Satanás y espíritus malignos, te será fácil discernir las falacias y el discurso demoníaco de los diversos espíritus malignos, los falsos Cristos y los anticristos. Las fuerzas de Satanás incluyen predominantemente a todas las clases de espíritus malignos, falsos Cristos, anticristos y demonios; en el mundo exterior, se refieren al gran dragón rojo que está al mando del estado y a todos los demonios que niegan y se resisten a Dios. Todos ellos son las fuerzas de Satanás. Todo el mundo está siendo controlado por las fuerzas de Satanás. Toda la humanidad está siendo controlada por las fuerzas de Satanás. Todas las clases de fuerzas de Satanás están resistiéndose, traicionando y oponiéndose a Dios. Durante cada paso de la obra de Dios, Satanás sigue la pista a Dios y lleva a cabo toda clase de maquinaciones astutas para engañar al pueblo de Dios e interrumpir la obra de Dios. Esto revela completamente que las fuerzas de Satanás son la fuente de las fuerzas malvadas que se oponen a Dios. Por tanto, independientemente de lo que hagan los espíritus malignos, los falsos líderes y los anticristos que pertenecen a las fuerzas de Satanás, podremos ver en ello las cuatro características y la esencia de su naturaleza malvada: mentiras, maldad, malicia y arrogancia.

1. Cómo discernir la esencia de las diversas clases de espíritus malignos y falsos Cristos

Cualquier espíritu cuya obra sea visiblemente sobrenatural es un espíritu malo, y la obra y las declaraciones de cualquier espíritu que lleve a cabo una obra sobrenatural en las personas es la obra de un espíritu malo; todos los medios por los cuales los malos espíritus obran son anormales y sobrenaturales, y principalmente se manifiestan de las siguientes seis maneras:

1. Control directo de la habla de las personas, lo que claramente muestra que el espíritu malo está hablando, no las personas mismas que están hablando normalmente;

2. La sensación de que el espíritu malo está instruyendo a las personas y ordenándoles que hagan esto y aquello;

3. Las personas que, cuando están en un cuarto, pueden decir que alguien está por entrar;

4. Personas que muchas veces escuchan voces que les hablan que los demás no pueden escuchar;

5. Personas que pueden ver y oír cosas que otros no pueden;

6. Personas que siempre están inquietas, hablando con ellas mismas y que no pueden tener una conversación normal o que no pueden interactuar con las personas.

Todos aquellos en los que un espíritu malo está obrando inevitablemente tienen estas seis manifestaciones. Son irracionales, están en ascuas, no pueden interactuar normalmente con las personas; es como si fueran intratables para razonar, y hay algo distante y místico acerca de ellas. Esas personas las ha poseído un espíritu malo o tienen un espíritu malo obrando en ellas, y toda la obra de los malos espíritus es manifiesta y sobrenatural. Esta es la obra que más fácilmente se distingue de los malos espíritus. Cuando un espíritu malo posee a alguien, juega con ellos para que se enreden completamente. Se vuelven irracionales, como zombis, lo que prueba que en esencia, los malos espíritus son espíritus malvados que corrompen y devoran a las personas. Las declaraciones de los malos espíritus son fáciles de distinguir: sus declaraciones epitomizan completamente su esencia malvada, son estáticos, turbios y apestosos, emanan el hedor de los muertos. Para las personas que son de buen calibre, las palabras de los malos espíritus se sienten huecas y no son interesantes, no edifican, sólo son mentiras y palabrería vacía, se sienten confusas y retorcidas, como un montón de tonterías. Esta es una de las tonterías de los malos espíritus que se distingue con mayor facilidad. Para hechizar a las personas, algunos de los malos espíritus de “más alto rango” pretenden ser Dios o Cristo cuando hablan, mientras que otros pretenden ser ángeles o personajes famosos. Cuando hablan, estos malos espíritus son expertos en imitar ciertas palabras o frases de Dios, o el tono de Dios, y las personas que no entienden la verdad fácilmente son engañadas por esos malos espíritus de “alto rango”. El pueblo escogido de Dios debe tener claro que, en esencia, los malos espíritus son malvados y desvergonzados y que si incluso son los malos espíritus de “alto rango”, se les ha despojado completamente de la verdad. Los malos espíritus, después de todo, son malos espíritus, la esencia de los malos espíritus es malvada y es de un tipo con Satanás.

Cualquiera que suplanta las palabras de Cristo para engañar a las personas es un Cristo falso. Todos los falsos Cristos están poseídos por los espíritus malos y hablan para engañar a las personas. ¿Cómo debes distinguir a un falso Cristo que sigue hablando para engañar a las personas? Si solamente consideras algunas de las palabras del Cristo falso, te rascarías la cabeza y serías incapaz de adivinar la intención de lo que el espíritu malo realmente quiere hacer. Si continúas rastreando a este espíritu malo y consideras todo lo que ha dicho, es muy fácil ver qué realmente es, qué está haciendo, qué realmente está diciendo, qué está tramando hacerles a las personas y qué senda les está ofreciendo a las personas; estas cosas harán muy fácil discernir a este espíritu malo. Vemos muchas de las mismas características en las cosas que dicen los espíritus malos. Sólo pueden imitar las palabras de Dios pero no pueden captar la esencia de las palabras de Dios. Las palabras de Dios tienen un contexto y un propósito. El propósito y el efecto finales de las declaraciones de Dios son muy claros y puedes ver la autoridad y el poder en las palabras de Dios. Pueden tocar el propio corazón y mover el alma propia. Pero las palabras de los espíritus malos y Satanás no tienen contexto ni efecto. Son como un estanque de agua estancada. Las personas se sienten aburridas en sus corazones después de leerlas y nada se puede lograr. Así que los espíritus malos de todos los tipos no tienen verdades y definitivamente son tenebrosos y oscuros por dentro. Sus palabras no pueden traer luz a las personas y no les pueden mostrar la senda que deben seguir. Los espíritus malos no dicen claramente cuál es su propósito ni lo que están expresando y no hay mención de nada relacionado con la esencia y raíz de la verdad. Casi nada. Nada que las personas deban entender u obtener se puede encontrar en las palabras de los espíritus malos. Por lo tanto, las palabras de los espíritus malos sólo pueden confundir a las personas y hacer a las personas tenebrosas y oscuras por dentro. No pueden proporcionarles nada a las personas. De esto podemos ver que la naturaleza inherente de los espíritus malos es mala y oscura. No tienen vida, sino que están llenos del aliento de muerte. Son de hecho negativos y deben ser maldecidos. No hay verdad en lo absoluto en el discurso de los espíritus malos. Es una completa tontería y hacen sentir a las personas asqueadas, hastiadas y con ganas de vomitar, como si hubieran comido moscas muertas. Si las personas están en busca de la verdad y poseen la aptitud para recibir las palabras de Dios, distinguirán las palabras de los espíritus malos después de leerlas. Las que no entienden los asuntos espirituales y no tienen la habilidad para recibir las palabras de Dios, definitivamente estarán confundidas por las palabras de los espíritus malos. Todas aquellas personas a quienes el Espíritu Santo ha esclarecido e iluminado, que tienen un entendimiento de las palabras de Dios y que entienden algunas verdades, naturalmente distinguirán las mentiras de los espíritus malos. Serán capaces de ver que no hay verdad en ninguna de las palabras dichas por los espíritus malos. No tienen lo que Dios tiene y es, ni tienen el más mínimo poder o autoridad. Sus palabras son un mundo de diferencia de las palabras de Dios. Para usar una metáfora más adecuada, las palabras de los espíritus malos son casi las mismas en naturaleza que las palabras de un tipo irrazonable que no posee verdades. Son meramente una sarta de mentiras y tonterías.

2. Cómo discernir la esencia que se opone y traiciona a Dios de los falsos líderes y los anticristos

Todos los líderes y colaboradores de cualquier nivel que no tienen la obra del Espíritu Santo son falsos líderes y falsos colaboradores. La diferencia simbólica entre los líderes reales y los falsos es si tienen o no la obra del Espíritu Santo. Que una persona tenga o no la obra del Espíritu Santo puede dejar completamente claro si es alguien que tiene verdadera fe en Dios y que busca la verdad. Por tanto, se puede estar seguro de que todas las que no tienen la obra del Espíritu Santo son personas que no tienen fe verdadera ni buscan la verdad. Esto es porque sólo Dios observa si uno tiene verdadera fe en Dios y si busca la verdad. Dios puede revelar completamente a una persona simplemente a través de si ella tiene o no la obra del Espíritu Santo. Si una persona cree en Dios durante muchos años, pero nunca tiene la obra del Espíritu Santo, entonces ella es, sin duda, una incrédula; si es un líder o un colaborador, entonces es sin duda un falso líder o un falso colaborador. Esto es ciertamente seguro.

¿Cuál es la relación entre los falsos líderes o colaboradores y los anticristos? Estrictamente hablando, todos los falsos líderes o colaboradores y los anticristos son personas sin la obra del Espíritu Santo. Todos ellos han sido revelados por Dios como personas que no creen realmente en Dios ni buscan la verdad. La senda por la que caminan es la senda de los anticristos que se resisten a Dios, por lo que su naturaleza y esencia son iguales. La única diferencia entre ellos es cuánto mal hacen. Si los falsos líderes y colaboradores cometen toda clase de maldades o incluso se oponen al hombre usado por el Espíritu Santo y planean establecer su propio reino independiente, entonces son anticristos. Si los falsos líderes y colaboradores simplemente no tienen la obra del Espíritu Santo, no pueden proveer ni regar al pueblo escogido de Dios, no pueden llevar al pueblo escogido de Dios a la realidad de la verdad, sólo pueden hablar letras y doctrinas o usar su posición para controlar a las personas, o revelar algún carácter corrupto, entonces sólo tienen el problema de ser falsos líderes y colaboradores. Si los falsos líderes y colaboradores pueden resistirse al hombre usado por el Espíritu Santo, rechazar o reprimir los arreglos de la obra así como los sermones y comunicaciones de los de arriba, juzgar la obra del hombre usado por el Espíritu Santo, hacer todo lo posible para evitar que el pueblo escogido de Dios acepte la guía y la provisión del hombre usado por el Espíritu Santo o planear controlar al pueblo escogido de Dios para conseguir su objetivo de ser tiranos, entonces han evolucionado a anticristos. Esto muestra que todos los anticristos evolucionaron a partir de falsos líderes y colaboradores. Todos los falsos líderes y colaboradores son vástagos de los anticristos y la senda por la que caminan es la de los anticristos. Por otra parte, todos los anticristos son criados y desarrollados a partir de los falsos líderes y colaboradores. Así pues, si los falsos líderes y colaboradores hacen toda clase de mal y prosperan, se convertirán en anticristos. Evidentemente, la senda de los falsos líderes y colaboradores es la senda recorrida por los anticristos. Si ellos se niegan a arrepentirse y se mantienen en su tozudez hasta el final, entonces son anticristos genuinos.

La esencia de los anticristos es que niegan a Cristo en su corazón y niegan la divinidad de Cristo. Piensan que alguien que no puede llevar a cabo señales y maravillas no es Dios, por lo que niegan la esencia divina de Cristo y no admiten que Cristo es Dios encarnado. Por eso se atreven a oponerse a Cristo y engañar abiertamente al pueblo escogido de Dios, haciendo que el pueblo escogido de Dios dude de Dios y de Sus palabras y que, en su lugar, los sigan y obedezcan a ellos. Esta es la esencia de los anticristos. Estrictamente hablando, los anticristos no creen en Dios encarnado en su corazón ni admiten el hecho de la encarnación. Es como muchos pastores que estudian teología en los círculos religiosos y ni siquiera admiten que Jesús fue concebido de una forma inmaculada. Todos ellos sólo creen en un Dios vago que está arriba en el cielo y no admiten al Dios práctico encarnado. Por eso cuando Dios se ha encarnado, hacen todo lo que pueden para condenarlo y negarlo. Esta es la causa principal de cómo llegaron a existir los anticristos.

Todas las personas que no creen que Cristo es Dios encarnado son anticristos. No hay duda de esto. Por tanto, todos los que tratan a Cristo como un hombre y no lo tratan como Dios son definitivamente anticristos si no buscan la verdad, no obtienen la obra del Espíritu Santo ni logran el conocimiento verdadero del Dios práctico. Como los anticristos no son personas que buscan la verdad, sin duda no tienen la obra del Espíritu Santo, no reconocerán que la palabra de Dios es la verdad y la voz de Dios y negarán que la palabra de Dios es la expresión de la verdad. Esto también nos permite ver un hecho: todos los que no reconocen que la palabra de Dios es la verdad y es la voz de Dios, son anticristos. Todos los líderes y pastores de los círculos religiosos no admiten que la palabra de Dios es la verdad y es la voz de Dios y, por tanto, no sorprende que nieguen a Cristo. Los que niegan a Cristo deben negar primero la palabra de Dios y la verdad. Esto es inevitable. En consecuencia, todos los que niegan la palabra de Dios, es decir, que niegan la verdad expresada por Cristo, son anticristos. De esta manera, tenemos una explicación más precisa del concepto de los anticristos. Se puede decir que todos los que no admiten que Cristo es Dios encarnado son anticristos. Todos los que no reconocen que la palabra de Cristo es la verdad y es la voz de Dios, son anticristos. Esto es absolutamente verdadero y cierto más allá de toda duda.

A la luz del hecho de que los anticristos niegan que la esencia de Cristo es la verdad, podemos estar seguros de que: todos los anticristos son personas que niegan que la palabra de Dios es la verdad, personas que niegan la Palabra manifestada en carne. ¿Pueden tales incrédulos comer y beber verdaderamente las palabras de Dios y experimentar la obra de Dios? ¿Pueden obtener aún el esclarecimiento y la iluminación del Espíritu Santo y lograr el entendimiento de la verdad? ¿Pueden aún someterse y conocer verdaderamente a Dios? Todo el pueblo escogido de Dios puede ver los siguientes hechos en las palabras y acciones de los falsos líderes, los falsos colaboradores y los anticristos:

Primero, todos los falsos líderes, los falsos colaboradores y los anticristos son personas que no saben nada acerca de su propia esencia corrupta. Nunca hablan de conocerse a sí mismos y no admiten que han sido corrompidos demasiado profundamente por Satanás ni que tienen una naturaleza satánica.

Segundo, todos los falsos líderes, los falsos colaboradores y los anticristos son personas sin experiencia de vida. No pueden comunicar un ápice de experiencia y conocimiento verdaderos de la obra de Dios y además no tienen conocimiento verdadero de Dios.

Tercero, todos los falsos líderes, los falsos colaboradores y los anticristos son personas que no entienden en absoluto la verdad. Todo lo que hacen es hablar acerca de letras y doctrinas, malinterpretan las palabras de Dios, sacan las cosas de contexto y distorsionan la verdad. Todas sus acciones y su conducta engañan a las personas e interrumpen a las personas en la búsqueda de la verdad.

Cuarto, todos los falsos líderes, los falsos colaboradores y los anticristos son personas que hacen todo lo posible para negar, juzgar, atacar y odiar al hombre usado por el Espíritu Santo. Hacen todo lo que pueden para engañar y perturbar al pueblo escogido de Dios en su seguimiento de la obra y la guía del hombre usado por el Espíritu Santo.

Quinto, todos los falsos líderes, los falsos colaboradores y los anticristos son personas que hacen todo lo posible para testificar de que son los hijos primogénitos de Dios y el hombre usado por el Espíritu Santo. Maquinan para hacer que las personas los acepten y obedezcan para lograr el propósito de controlar al pueblo escogido de Dios.

Sexto, todos los falsos líderes, los falsos colaboradores y los anticristos son personas que no saben cómo comer y beber las palabras de Dios ni cómo comunicar la verdad y nunca comunican el verdadero conocimiento de Dios. Esto es suficiente para demostrar que los falsos líderes, los falsos colaboradores y los anticristos no tienen la verdad ni la realidad. Esto es un hecho absolutamente cierto.

Los seis comportamientos anteriores de los falsos líderes y colaboradores son hechos aceptados que todo el pueblo escogido de Dios puede ver. En consecuencia, podemos estar completamente seguros de que los anticristos son realmente los enemigos de Dios y también del pueblo escogido de Dios. Por tanto, la batalla del pueblo escogido de Dios contra las fuerzas satánicas es principalmente una batalla contra las fuerzas del anticristo. Los anticristos son realmente los enemigos más peligrosos. Si el pueblo escogido de Dios no sabe cómo discernir a los anticristos, es demasiado peligroso y es demasiado fácil que sea engañado y controlado por los anticristos.

Las acciones y el comportamiento de los falsos líderes y los anticristos son suficientes para demostrar que no comen ni beben en absoluto las palabras de Dios y que, además, no buscan la verdad ni tienen un ápice de experiencia de la obra de Dios. Esto es un hecho. Por tanto, aparte de abrazar las letras y las doctrinas, los falsos líderes y los anticristos están usando maquinaciones astutas para proteger su propio estatus, para controlar al pueblo escogido de Dios y hacer que todos los escuchen y obedezcan. Si ves a alguien cuyas palabras, independientemente de lo que digan o comuniquen, no tienen experiencia o conocimiento real y no puedes ver dónde reside la verdad en su comunicación, cómo los esclarece e ilumina o los cambia la obra del Espíritu Santo, y no puedes ver que ellos tengan algún conocimiento de Dios o de su propia esencia corrupta, sino que todo lo que puedes ver son letras y doctrinas vacías, ves que ellos continúan jugando con las palabras de Dios y fomentando la enemistad, bien sea juzgando esto o atacando aquello, no suministrando al pueblo escogido de Dios una provisión verdadera, mucho menos resolviendo los problemas reales de la entrada en la vida del pueblo escogido de Dios, entonces esto demuestra suficientemente que es la obra de los falsos líderes y los anticristos. Toda esta clase de obra engaña a las personas, las embauca y perturba e interrumpe la obra de Dios. Así es cómo se disciernen los falsos líderes y los anticristos. Analiza y discierne a partir de lo que ellos revelan y de lo que dicen y hacen, de sus motivos e intenciones y serás capaz de descubrir las intenciones de los astutos planes de Satanás. Las acciones de los falsos líderes y los anticristos sólo tienen dos propósitos: uno es establecer a su “enemigo”, el hombre usado por el Espíritu Santo, como el objetivo de su ataque, haciendo todo lo que puedan para juzgarlo, negarlo y atacarlo. El setenta por ciento del trabajo duro y las luchas de los falsos líderes y los anticristos es para conseguir este propósito. El segundo propósito de los falsos líderes y los anticristos es apropiarse por la fuerza de las ofrendas a Dios. Para lograr este propósito, necesitan hablar muchas palabras y, por supuesto, usan muchas afirmaciones engañosas y maquinaciones astutas para estafar las ofrendas a Dios con el fin de pagar los gastos de sus actos malvados. Este es realmente el crimen más atroz.

Esto muestra que las acciones de los falsos líderes y los anticristos son para lograr sus propósitos de engañar y controlar al pueblo escogido de Dios y apropiarse de las ofrendas a Dios. Para lograr estos dos propósitos, algunos de ellos podrían esforzarse durante 8 a 10 años, mientras otros podrían hacerlo durante décadas. Parece que sus objetivos e intenciones de creer en Dios son completamente para resistirse y traicionar a Dios. Para conseguir sus ambiciones de poder personal, incluso actúan de forma perversa y van en contra del Cielo. Estos pecados son realmente monstruosos, demasiado malvados para ser perdonados. Quienquiera que se esfuerce para experimentar la obra de Dios, para buscar la verdad para ser salvado, para dar testimonio de Dio y para obedecer a Dios, es una persona cuya senda es completamente correcta y se conforma a las intenciones de Dios. Si una persona se esfuerza completamente en aras de buscar estatus y sólo para distinguirse, estar por encima de los demás y obtener las bendiciones del estatus, incluso hasta el punto de no detenerse ante nada para hacer daño, castigar y expulsar a las personas con el fin de controlar al pueblo escogido de Dios, entonces sus formas son demasiado crueles y su senda es la de los anticristos. Es una senda de resistencia y traición a Dios, una senda sin retorno. Podemos oír los argumentos de los diversos falsos líderes y de los anticristos en las iglesias de todas partes:

1) El hombre usado por el Espíritu Santo es también un ser humano corrupto cuya obra también tiene las impurezas del hombre. Creemos en Dios y no obedecemos al hombre.

2) Esta es la obra del hombre. Creemos en Dios y no aceptamos la obra del hombre.

3) Leemos las palabras de Dios, pero no escuchamos las comunicaciones del hombre.

4) Tener la guía de la obra del Espíritu Santo es suficiente y no hay necesidad de escuchar al hombre usado por el Espíritu Santo.

5) El hombre usado por el Espíritu Santo no es una sola persona, sino varias personas de quiénes también formamos parte.

Estos cinco tipos de argumentos se consideran como los argumentos de los falsos líderes y los anticristos. Todos ellos son argumentos usados para engañar a las personas. Por un lado, la obra del Espíritu Santo usa al hombre usado por el Espíritu Santo para guiar por delante, mientras que, por el otro, el Espíritu Santo también esclarece e ilumina a las personas que buscan la verdad, de forma que las personas entiendan la verdad. Lo que los anticristos quieren es hacer que el pueblo escogido de Dios se libere de la guía del hombre usado por el Espíritu Santo y los escuche a ellos en su lugar. Todos los demonios del mismo tipo que los falsos líderes y los anticristos usan muchos argumentos parecidos a estos cinco. Todos los controlados o engañados por estos varios tipos de argumentos de los anticristos han sido dominados por los falsos líderes y los anticristos y han seguido a los anticristos. Se considera que han embarcado en un barco pirata y serán eliminados por la obra del Espíritu Santo. Discernir las palabras de los falsos líderes y los anticristos requiere, primero, discernir lo que ellos han dicho, qué objetivos están intentando lograr y a qué resultados lleva eso, y seguidamente ver si estas cosas se conforman a las intenciones y a las palabras de Dios, y si se conforman a lo que la obra de Dios requiere del hombre. De esta forma, serás capaz de descubrir las intenciones astutas de Satanás. Si echas un vistazo a todas las expresiones trilladas y estereotipadas de los anticristos, podrás ver que, además de malinterpretar y delimitar las palabras de Dios, también distorsionan la razón, sacan las cosas de contexto y niegan las palabras de Dios. Si el pueblo escogido de Dios puede descubrir totalmente las intenciones de sus motivos y objetivos, descubrirán las intenciones de las astutas maquinaciones de Satanás. De esa forma, las diversas falacias de los falsos líderes y los anticristos se desarmarán por sí solas. Cuando combinas todas las palabras y acciones de una persona, no es difícil ver en qué senda está ella, qué cosas ha hecho, los propósitos detrás de hacer tales cosas, qué resultados traen estas al pueblo escogido de Dios y si ella está haciendo el mal u obedeciendo a Dios. Todo se aclarará naturalmente de esta forma. Algunas personas se esfuerzan durante 3 o 5 años y por muchas palabras que hablen, intentan principalmente hacer una cosa; otros se ocupan durante más de una década y también intentan principalmente hacer una cosa, la cual es conseguir su objetivo: controlar al pueblo escogido de Dios y actuar como un jefe supremo estableciendo su propio reino independiente. Los objetivos e intenciones de sus palabras también son muy obvios; las personas que entienden la verdad pueden ver claramente al instante lo que ellas están diciendo, lo que están haciendo y por qué senda están caminando. Esta es la manera de mirar a las personas. Como afirma el dicho: “El tiempo revela el corazón de un hombre”.

3. Cómo discernir el hecho de que los falsos líderes y colaboradores sirven a Dios, pero se resisten a Dios

Todos los que han creído en Dios durante varios años, pero aún no pueden obtener la obra del Espíritu Santo, son personas que no aman ni buscan la verdad. No hay duda sobre esto. Por tanto, no hay duda de que todos los falsos líderes y colaboradores que no tienen la obra del Espíritu Santo, no son personas que amen ni busquen la verdad. Las personas que no buscan la verdad sin duda no temen a Dios ni tienen un lugar para Dios en su corazón, ni mucho menos tienen un corazón que obedece a Dios. Por eso todos los que han creído en Dios durante varios años, pero aún no pueden buscar la verdad, son personas sin conciencia ni razón y sin humanidad. Se puede decir, por lo tanto, que todos los que han sido líderes y colaboradores durante varios años, pero aún no tienen la obra del Espíritu Santo, sin duda no temen a Dios ni mucho menos tienen un corazón que obedece a Dios, y no son en absoluto personas que buscan la verdad. Por tanto, ¿qué comportamientos tendrá una persona que no busca la verdad, pero es elegida líder o colaborador de la iglesia? El pueblo escogido de Dios debe aprender a discernir a los falsos líderes y colaboradores y debe ver claramente los siguientes seis tipos de comportamiento de los falsos líderes y colaboradores que no tienen la obra del Espíritu Santo:

1) No exaltan a Dios ni dan testimonio de Dios en su obra, no tienen la encomienda de Dios en su corazón, mucho menos tienen un corazón que ama a Dios; trabajan sólo por el estatus y hacen cosas para exhibirse; no se coordinan con otros y siempre quieren el poder y tomar el control; limitan a las personas, de forma que otros les teman y encuentren difícil acercarse a ellos.

2) No tienen nueva luz en la comunicación de la verdad y son incapaces de expresarse con un conocimiento real de la verdad, mucho menos de conocer el verdadero estado de su corrupción y la esencia de su naturaleza; sólo saben cómo exponer algunas letras y doctrinas o repetir lo que otros han dicho.

3) No buscan la verdad ni aceptan tampoco la poda y trato; son especialmente arrogantes y farisaicos, no tienen obediencia en absoluto y tienen aún intacto su viejo carácter satánico; no asumen responsabilidad de sus acciones y no tienen principios en su comportamiento como los incrédulos, siguen sus propios deseos y hacen lo que quieren sin límite.

4) Se aferran a las reglas en el cumplimiento de sus deberes y no practican la verdad; están llenos de indiferencia y no tienen en absoluto un corazón que obedece y satisface a Dios, mucho menos son leales a Dios; no logran resultados en el cumplimiento de sus deberes la mayor parte del tiempo y simplemente cumplen formalismos.

5) No temen a Dios ni son piadosos en la oración o en el cumplimiento de sus deberes; son especialmente disolutos, no tienen límites en su conducta y siguen las preferencias de los incrédulos; tienen un carácter lleno de corrupción y no tienen la semejanza de un verdadero ser humano.

6) No tienen una relación normal con los demás ni están dispuestos a comunicar la verdad a las personas con las que entran en contacto; no saben cómo apoyar ni proveer a las personas, mucho menos cómo usar la verdad para resolver problemas; son totalmente incapaces de guiar a las personas a la realidad de las palabras de Dios y no tienen ninguna realidad de la verdad en absoluto.

Todas las personas sin la obra del Espíritu Santo tendrán al menos estos seis tipos de comportamiento. Sin duda, ninguna persona sin la obra del Espíritu Santo, entiende la verdad, ni tiene la realidad, el verdadero conocimiento de Dios ni verdadera obediencia a Dios. Esto es inevitable. Los que no tienen la obra del Espíritu Santo nunca entenderán la verdad ni entrarán en la realidad, ni conocerán u obedecerán a Dios. Esto es evidente. Ser salvado por creer en Dios es completamente el resultado de la obra del Espíritu Santo y es logrado totalmente por el Espíritu Santo. Los falsos líderes y colaboradores no tienen la obra del Espíritu Santo, por lo que naturalmente no tienen la verdad ni la realidad. Por eso es muy fácil discernir a los falsos líderes y colaboradores. Es como si quisieras saber si una persona es culta, pregúntale cuántos libros ha leído y cuántas palabras conoce y lo entenderás plenamente. Por tanto, al discernir si una persona tiene la obra del Espíritu Santo, no ser capaz de comunicar la realidad de la verdad es suficiente para demostrar que ella no tiene la obra del Espíritu Santo. Los que entienden verdaderamente la verdad pueden darse cuenta a partir de las palabras y acciones de tales personas. Ellos pueden detectar inmediatamente cuando se hablan descuidadamente palabras que no se conforman a la verdad; pueden darse cuenta inmediatamente cuando se realizan acciones que no se conforman a los principios de la verdad. El dicho “Tan pronto como el experto llega, sabe” es absolutamente correcto.

Anteriormente comuniqué que hay tres tipos de estados relativos a los falsos líderes y colaboradores. Primero, necesitamos entender la causa principal de por qué las personas no aman ni buscan la verdad. Una persona que no es bondadosa no amará la verdad. La verdad está limitada a las personas bondadosas y honestas. Sólo las personas honestas aman la verdad. Así que no hay duda de que todas las personas que no aman la verdad no son bondadosas ni honestas, eso es seguro. Algunas personas creen en Dios y creen genuinamente que Dios existe; si han experimentado la disciplina y castigo de Dios, tendrán temor de Dios. Si los falsos líderes y colaboradores tienen algún temor de Dios, será improbable que cometan toda clase de maldades. Los que cometen toda clase de maldades definitivamente no tienen temor de Dios. Como personas que han experimentado la obra de Dios, todos sabemos que las personas serán disciplinadas por Dios si le desobedecen o se resisten a Él y que todos los que han sido disciplinados por Dios desarrollarán naturalmente temor de Dios. Algunas personas no tienen temor de Dios y pueden aún cometer toda clase de maldades. Tales personas son catalogadas como demonios y anticristos, lo cual es la razón por la que todo lo que hacen es malo.

Todas las personas que entienden la verdad pueden estar seguras de un hecho: siempre que los que cumplen su deber y sirven a Dios se encuentran con problemas, el Espíritu Santo los esclarecerá e iluminará para guiarlos si oran a Dios y buscan la verdad. Ha habido demasiadas experiencias así. Si los falsos líderes y colaboradores pueden orar a Dios y buscar la verdad en las cosas que hacen, entonces el Espíritu Santo los esclarecerá e iluminará para guiarlos y no llegarán tan lejos como para hacer el mal. Los que no tienen temor de Dios tienen un corazón duro. Pueden rebelarse realmente de forma tozuda contra Dios y resistirse a Él e incluso cometer toda clase de maldades en aras de sus propios intereses, para hacer que las personas les obedezcan y así poder disfrutar de las bendiciones del estatus. Tales personas son anticristos, demonios que se resisten a Dios. Todos hemos visto los actos malvados cometidos por los falsos líderes y colaboradores. Las personas que tienen verdaderamente temor de Dios nunca podrían cometer tales actos. Hay algunos actos especialmente graves que los falsos líderes y colaboradores normales no serían capaces de cometer y sólo los anticristos podrían hacerlo. El alcance del mal cometido por los falsos líderes y colaboradores es totalmente diferente. Algunos sólo pueden hacer pequeños males, otros pueden hacer realmente grandes males, otros pueden incluso hacer toda clase de males y otros pueden establecer sus propios reinos independientes. ¿Por qué son diferentes todos los grados de males cometidos por los falsos líderes y colaboradores? Se debe a la diferencia en su humanidad. Los que tienen una mejor humanidad y un poco de conciencia hacen menos mal, mientras que aquellos cuyo carácter es malicioso cometen males más graves. Todos los que hacen toda clase de males son demonios y anticristos destinados a ser castigados, eso es seguro.

Algunos falsos líderes y colaboradores se arrepienten especialmente y se aborrecen a sí mismos. Nunca pensaron ni en sus peores sueños que se convertirían realmente en falsos líderes o colaboradores que sirven a Dios pero se resisten a Dios. Sólo ahora se dan cuenta del aterrador resultado de no buscar la verdad. Tales personas aún tienen esperanza si pueden arrepentirse genuinamente. La única forma de tratar a los falsos líderes y colaboradores es comunicar la verdad de acuerdo con las palabras de Dios, con la verdad y con cómo determina Dios el final de cada tipo de persona. Esto es beneficioso para hacer que las personas se arrepientan, busquen la verdad y sean salvadas.

El pueblo escogido de Dios debe discernir claramente los diversos tipos de falsos líderes y colaboradores, quiénes de ellos pueden ser salvados, quiénes no pueden ser salvados y quiénes son los anticristos que cometen toda clase de males y hacen que se pongan los pelos de punta. Todos los que pueden obedecer los arreglos de la obra, los sermones y la comunicación de los de arriba, así como hacer algunas cosas positivas para el pueblo escogido de Dios, son personas que pueden ser salvadas. Las personas que pueden ser salvadas deben ser tratadas con amor. Cualquier deber que aún puedan cumplir debe ser apoyado y ellas deben ser tratadas como hermanos o hermanas. Este es el amor que se debe tener. Todos los que no tienen amor son personas sin humanidad. Si los falsos líderes y colaboradores cometen toda clase de maldades y hacen todo lo que pueden para obstruir y reprimir los arreglos de la obra, los sermones y la comunicación de los de arriba, no quieren que el pueblo escogido de Dios entienda y comprenda los arreglos de la obra o escuchen los sermones y la comunicación de los de arriba, y temen en gran manera que su posición se vea amenazada e incluso incitan al pueblo escogido de Dios a abandonar al hombre usado por el Espíritu Santo, entonces tales personas son consideradas anticristos, enemigos de Dios y también enemigos del pueblo escogido de Dios. Los anticristos deben ser tratados de la misma forma que Satanás y sólo pueden ser despreciados y rechazados porque son personas que nunca se arrepienten y se resisten obstinadamente a Dios hasta el final. En otras palabras, todos los falsos líderes y colaboradores que se han convertido en anticristos no pueden ser salvados; aún pueden ser salvados si todavía no se han convertido en anticristos. El pueblo escogido de Dios debe entender esto. Ese es el principio para lidiar con los falsos líderes y colaboradores. En particular, hay algunos falsos líderes y colaboradores que pueden aceptar y obedecer los arreglos de la obra, los sermones y la comunicación de los de arriba y hacen algunas cosas reales para el pueblo escogido de Dios. Tales falsos líderes y colaboradores deben ser tratados con amor. Se debe arreglar para ellos cualquier deber que puedan cumplir. También se puede arreglar para ellos alguna obra de acuerdo con sus propias peticiones, para ver si realmente tienen razón y si tienen algún autoconocimiento sobre lo que son adecuados para hacer. En pocas palabras, todos los falsos líderes y colaboradores que no cometen toda clase de maldades y no se han convertido en anticristos pueden ser salvados. Todo depende de cómo se arrepientan y de si pueden buscar la verdad.

¿Cuáles son los comportamientos de las personas que se convierten en anticristos por hacer toda clase de maldades?

Se apropian a menudo de los libros de las palabras de Dios del pueblo escogido de Dios y limitan la lectura de las palabras de Dios y la búsqueda de la verdad al pueblo escogido de Dios.

Segregan o expulsan a cualquiera que tenga objeciones y opiniones críticas sobre ellos o esté en desacuerdo con ellos, causando así daño y ruina a muchas personas.

Se niegan a menudo a aceptar los arreglos de la obra, los sermones y la comunicación de los de arriba, todo ello para proteger su propia posición.

Limitan y obstruyen al pueblo escogido de Dios a que acepte la dirección del hombre usado por el Espíritu Santo y escuche los sermones y la comunicación de los de arriba, y tienen mucho temor de que el pueblo escogido de Dios entienda la verdad y sea capaz de discernirlos.

Tales personas tienen tendencias y ambiciones de controlar al pueblo escogido de Dios y de establecer su propio reino independiente. Todos los que pueden cometer estas cuatro maldades principales son considerados auténticos anticristos. No hay duda sobre eso. Si las personas sólo tienen los seis comportamientos anteriores de los falsos líderes y colaboradores, pero no han cometido estas cuatro maldades principales, entonces son consideradas como falsos líderes o falsos colaboradores. Si, además de los seis comportamientos de los falsos líderes y colaboradores también cometen estos cuatro actos malvados, entonces son consideradas anticristos. No habrá ningún error al diferenciar de esta forma a los falsos líderes y colaboradores de los anticristos.

4. Cómo discernir las diversas falacias y herejías de Satanás así como las nociones e imaginaciones del hombre

Todas las cosas positivas se originan en Dios y provienen directamente de Él, sin pasar por ningún procesamiento por parte de Satanás” (‘La sexta declaración’ en “La Palabra manifestada en carne”). En las dos ocasiones en las que Dios se hizo carne, en la Era de la Gracia y en la Era del Reino, Él dijo solemnemente: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida”. Esto muestra suficientemente que sólo Dios es la verdad, sólo Dios es justo y sólo Dios encarnado puede expresar la verdad. Todas las palabras expresadas por Dios son la verdad. Todas las acciones y conductas de Dios son la verdad. Todas las cosas positivas vienen de Dios y todo lo que viene de Dios es la verdad. Esto es absolutamente cierto y nadie puede negarlo.

La humanidad ha sido corrompida por Satanás hasta el extremo y está llena de las filosofías, las reglas y las diversas toxinas de Satanás, convirtiéndose en una degenerada con la naturaleza de Satanás. Como consecuencia, toda la humanidad corrupta sigue a Satanás y se resiste a Dios, convirtiéndose en una fuerza del mal que se opone a Dios. Esa es la razón por la cual la humanidad corrupta no tiene un ápice de verdad. La humanidad corrupta sólo genera falacias y herejías, así como únicamente las nociones e imaginaciones del hombre. La humanidad corrupta no conoce a Dios en absoluto e incluso si cree en Dios y admite Su existencia, sigue siendo un tipo de Satanás que se resiste y traiciona a Dios. Esto se debe a que la humanidad corrupta no tiene la verdad.

¿Cómo se sopesan y se disciernen las diversas falacias y herejías de Satanás así como las nociones e imaginaciones de la humanidad? Hay seis principios importantes:

1) Todas las cosas que no provienen de Dios o de las palabras de Dios son falacias, herejías y las nociones e imaginaciones del hombre.

2) Todas las cosas que no se conforman a las palabras de Dios, a la verdad y no son consideradas como cosas positivas, son falacias, herejías, así como las nociones e imaginaciones del hombre.

3) Todas las cosas que niegan a Dios, a las palabras de Dios, a la verdad y a las cosas positivas, son falacias, herejías, así como las nociones e imaginaciones del hombre.

4) Todas las cosas que provienen de Satanás y de diversos espíritus malignos, independientemente de las palabras de quién estén imitando, son falacias, herejías, así como las nociones e imaginaciones del hombre.

5) Ninguno de los pensamientos y teorías que provienen de personas famosas, grandes, extraordinarias y raras de la humanidad corrupta, son la verdad; todas las cosas que violan la verdad son falacias, herejías, así como las nociones e imaginaciones del hombre.

6) El conocimiento científico y las teorías académicas con las que está equipada la humanidad corrupta no son la verdad; todas las cosas que violan la verdad son falacias, herejías, así como las nociones e imaginaciones del hombre.

Dios usa la verdad para juzgar y castigar a la humanidad, convenciéndola completamente y conquistándola totalmente. La humanidad corrupta es purificada y salvada gracias al entendimiento de la verdad y al conocimiento del verdadero estado de su corrupción y de la esencia de su naturaleza. Sólo las palabras de Dios pueden cambiar y perfeccionar al hombre, por lo que sólo las palabras de Dios y la verdad pueden ser la vida del hombre. Sólo con las palabras de Dios como la vida del hombre, puede una persona liberarse de la influencia de Satanás, volverse a Dios verdaderamente y convertirse en una persona que obedece verdaderamente a Dios. Sólo los que obtienen la verdad y la vida son personas que son salvadas y perfeccionadas, y tales personas se conforman verdaderamente a las intenciones de Dios y obtienen vida eterna. La humanidad fue corrompida por Satanás porque no tiene la verdad y esto causará que sea destruida debido a su resistencia a Dios. Las diversas filosofías y toxinas de Satanás sólo pueden corromper y hacer daño a las personas, volviéndolas espectros que después perecen. La humanidad corrupta ha vivido según las falacias y herejías de Satanás durante miles de años, no viviendo ni como hombre ni como espectro, luchando en pecado y estando mejor muerta que viva, siendo miserable hasta el extremo. Todo esto es el resultado de ser afligida por las falacias y toda clase de toxinas de Satanás. La humanidad corrupta ha sido engañada y controlada por las diversas falacias y herejías de Satanás y sólo puede perecer al final. Esto muestra que las diversas falacias y herejías de Satanás no pueden ser la vida del hombre; sólo las palabras de Dios y la verdad pueden ser la vida del hombre y sólo las palabras de Dios pueden perfeccionar al hombre para que viva una vida verdadera.

5. Cómo discernir a los incrédulos y a las personas malvadas en la iglesia

En toda iglesia existen tres tipos de personas: el primer tipo son las personas pre-determinada por Dios que creen verdaderamente en Dios y buscan la verdad; el segundo tipo son las personas que están dispuestas a llevar a cabo sus deberes y erogan sus esfuerzos por Dios, pero no son personas que buscan la verdad aunque creen verdaderamente en Dios; el tercer tipo son las personas malvadas que no tienen un ápice de amor por la verdad y sólo creen en Dios para obtener bendiciones, actúan incontroladamente e interrumpen la vida de iglesia. Por tanto, parece que las personas que buscan la verdad sólo constituyen una pequeña proporción de la iglesia; los dispuestos a hacer servicio por Dios y a llevar a cabo su deber pero no buscan la verdad, constituyen alrededor de la mitad y el resto son unas pocas personas malvadas que interrumpen continuamente la vida de iglesia. ¿Cómo se pueden discernir estos tres tipos de personas en la iglesia?

1) Los principales comportamientos de las personas que buscan la verdad: son capaces de comer y beber normalmente las palabras de Dios, comunicar la verdad y vivir la vida de iglesia; cumplen voluntariamente los deberes que deben cumplir, no hacen el mal, no siguen a las personas malvadas y pueden llevarse armoniosamente con los demás; cuando su corrupción es revelada o cometen transgresiones, son capaces de arrepentirse, buscar y aceptar la verdad, entendiendo de esta forma la verdad de una manera cada vez más clara; tienen hambre y sed de la verdad, buscan la verdad proactiva y diligentemente y obtienen resultados cada vez mejores en el cumplimiento de sus deberes. Esas son las personas que buscan la verdad.

2) Los principales comportamientos de las personas que sólo están dispuestas a erogar sus esfuerzos y hacer servicio por Dios, pero no buscan la verdad, son: como estas personas no tienen una buena humanidad, no aman la verdad, sólo están dispuestas a dar un poco de esfuerzo y están satisfechas con sólo llevar a cabo sus deberes, pensando que creer en Dios de esta forma ya es bastante bueno y que sin duda pueden ser salvadas. Estas personas creen en Dios durante 3 a 5 años, pero no entienden la verdad y no hay un cambio real visible en ellas; su humanidad no es buena y la mayoría de ellas son astutas y engañosas, egoístas y despreciables y no pueden llevarse armoniosamente con los demás; su corrupción es revelada muchas veces, cometen graves transgresiones e incluso en ocasiones causan perturbaciones y hacen el mal. Entre tales personas, los que cumplen sus deberes lealmente, aún pueden mantenerse como hacedores de servicio.

3) Los principales comportamientos de las personas malvadas que interrumpen frecuentemente la vida de iglesia y no practican la verdad son: como su naturaleza es malvada, las personas malvadas no aman la verdad; no temen a Dios y por tanto son capaces de hacer lo que les place, cometen actos malvados a menudo, perturban la vida de iglesia y no buscan en absoluto la verdad. Como las personas malvadas no aman la verdad, no pueden comer ni beber normalmente las palabras de Dios. Por tanto, siempre interrumpen el que otros coman y beban las palabras de Dios en la vida de iglesia, fomentan la enemistad, malmeten a las personas para que discutan, fomentan la desunión y la disensión, perturban a los demás e impiden que cumplan sus deberes y sólo están contentas cuando los demás están sufriendo y en la negatividad. Crean una atmósfera repugnante en la iglesia con personas luchando entre sí, lo que les da una oportunidad de aprovecharse. Ansían tener estatus y controlar al pueblo escogido de Dios para poder abusar tiránicamente de su poder. Cuanto más arrogantes y maliciosas son las personas malvadas, más pueden luchar por el poder y la ganancia. Si todos están viviendo juntos en paz, no serán capaces de estar en paz y deberán fomentar algunos problemas. Por eso todas las personas malvadas son las ovejas negras del rebaño, la fuente del caos en la iglesia. Una vez que las personas malvadas sean segregadas y expulsadas, la iglesia volverá al orden normal y el pueblo escogido de Dios estará feliz, en paz y liberado. Todos los que perturban constantemente la vida de iglesia son considerados incrédulos y personas malvadas. Sin duda, las personas malvadas no aman la verdad y son animales que no tienen conciencia o razón. Quienquiera que espere que las personas malvadas se arrepientan es una persona ignorante.

En el pasaje de las palabras de Dios titulado “Una advertencia a los que no practican la verdad”, se afirma que: “En su creencia en Dios, si las personas no tienen dentro de ellos un corazón reverente a Dios, si no tienen un corazón que es obediente a Dios, entonces no sólo no podrán hacer ninguna obra para Dios, sino que se convertirán en personas que alteran la obra de Dios y que desafían a Dios. La mayor desgracia para un creyente es cuando alguien que cree en Dios no obedece a Dios ni reverencia a Dios, sino que lo desafía. Si el habla y la conducta de un creyente son siempre tan casuales y desenfrenadas como las de un incrédulo, este creyente es aún más malvado que el incrédulo; es un típico demonio”.

Aquellos en la iglesia que ventilan su conversación venenosa, aquellos entre los hermanos y hermanas que difunden rumores, fomentan la desarmonía y forman grupitos deben ser expulsados ​​de la iglesia. Pero estas personas han sido restringidas porque esta es una era diferente de la obra de Dios, porque están condenados a ser objetos de eliminación. Aquellos que han sido corrompidos por Satanás tienen un carácter corrupto. Pero mientras que algunas personas sólo tienen un carácter corrupto hay otras que no son así, no sólo tienen carácter satánico corrupto, sino que sus naturalezas también son malignas en extremo. Todo lo que hace y dice este tipo de persona no sólo está expresando su corrupto carácter satánico, sino que ellos mismos son el verdadero diablo Satanás. Todo lo que hacen es interrumpir y perturbar la obra de Dios, alterar la entrada a la vida de hermanos y hermanas y destruir la vida normal de la iglesia. Estos lobos con piel de oveja deben ser eliminados tarde o temprano, y hay que adoptar una actitud hacia estos lacayos de Satanás que no sea de ninguna manera cortés; hay que adoptar una actitud de abandono hacia ellos. Sólo haciendo esto se puede estar del lado de Dios y aquellos que no pueden hacerlo están aliados con Satanás”.

Cada una de las iglesias tiene personas que molestan en la iglesia, personas que interrumpen la obra de Dios. Estas personas son todas Satanás enmascaradas dentro de la familia de Dios. Este tipo de persona es especialmente bueno para suplantar, venir respetuosamente delante de Mí, asintiendo e inclinándose, comportándose como perros sarnosos, dedicando su ‘todo’ para lograr sus propios objetivos, pero mostrando su feo semblante ante los hermanos y hermanas. Cuando ven a alguien practicando la verdad, lo atacan y lo excluyen, y cuando ven a alguien más terrible que ellos mismos, lo adulan y le son serviles, y actúan como tiranos dentro de la iglesia. Se puede decir que la mayoría de las iglesias tienen este tipo de ‘serpiente malvada local’, este tipo de ‘perro faldero’ dentro de ellos. Andan escondiéndose juntos, guiñando el ojo y señalando secretamente el uno al otro, y ninguno de ellos practica la verdad. Quien tiene más veneno es el ‘jefe demonio’, y quien tiene el más alto prestigio los conduce y lleva su estandarte en alto. Estas personas corren salvajemente dentro de la iglesia, difunden su negatividad, liberan muerte, hacen lo que quieren, dicen lo que les plazca, sin que nadie se atreva a detenerlas; están llenas de carácter satánico. Tan pronto como comienzan a causar disturbios, un aire de muerte entra en la iglesia. Aquellos que practican la verdad dentro de la iglesia son abandonados y son incapaces de alcanzar su potencial, mientras que los que molestan a la iglesia y propagan la muerte tienen rienda suelta en la iglesia. Lo que es más, la mayoría de las personas los sigue. Este tipo de iglesia está simplemente bajo el control de Satanás y el diablo es su rey. Si las personas de la iglesia no se levantan y echan a los demonios principales, entonces también llegarán a la ruina tarde o temprano. A partir de ahora, se deben tomar medidas contra este tipo de iglesia. Si aquellos que son capaces de practicar un poco de verdad no están dispuestos a buscarla, entonces esa iglesia será inhabilitada. Si no hay nadie en una iglesia que esté dispuesto a practicar la verdad, nadie que pueda ser testigo de Dios, entonces esa iglesia debe ser completamente condenada al ostracismo, y se deben cortar sus conexiones con otras iglesias. Esto se llama sepultar a la muerte y expulsar a Satanás”.

Sería mejor para aquellas personas que dicen que siguen a Dios que abrieran los ojos y miraran bien para ver exactamente en quién creen: ¿Es realmente Dios en el que crees o en Satanás? Si sabes que en lo que crees no es en Dios sino en tus propios ídolos, entonces es mejor que no digas que eres un creyente. Si realmente no sabes en quién crees, entonces, una vez más, es mejor que no digas que eres un creyente. ¡Decirlo sería una blasfemia! Nadie te está obligando a creer en Dios. No digáis que creéis en Mí, ya que he oído bastante esas palabras hace mucho tiempo y no deseo volver a oírlas, porque en lo que creéis es en los ídolos que están en vuestros corazones y las serpientes villanas locales que habitan entre vosotros”.

Aquellos que sacuden la cabeza cuando oyen la verdad, que sonríen ampliamente cuando oyen hablar de la muerte son la descendencia de Satanás, y son todos objetos a ser eliminados. Existen en la iglesia muchas personas que no tienen discernimiento, y cuando sucede algo engañoso, simplemente se mantienen del lado de Satanás. Cuando se les llama lacayos de Satanás, se sienten muy agraviados. Se dice que no tienen discernimiento, pero siempre están del lado donde no está la verdad. No ha habido un solo momento crítico en el que hayan estado del lado de la verdad, ni una sola vez cuando se han levantado y defendido la verdad, así que ¿realmente no tienen discernimiento? ¿Por qué siempre están del lado de Satanás? ¿Por qué nunca dicen una palabra que sea justa o razonable a favor de la verdad? ¿Es esta situación realmente creada por su confusión momentánea? Cuanto menos discernimiento tiene alguien, menos capaces son de estar del lado de la verdad. ¿Qué demuestra esto? ¿No muestra esto que aquellos que no tienen discernimiento aman el mal? ¿No muestra que aquellos que no tienen discernimiento son hijos leales de Satanás? ¿Por qué siempre son capaces de mantenerse del lado de Satanás y hablar el mismo idioma que él? Todas sus palabras y hechos, y sus expresiones demuestran ampliamente que no son de ningún tipo que ama la verdad, sino que son personas que detestan la verdad. Que puedan estar del lado de Satanás demuestra ampliamente que Satanás realmente ama a estos pequeños demonios que luchan en favor de Satanás toda su vida. ¿No son todos estos hechos muy claros?”.

A los que no practican la verdad no se les debe permitir permanecer en la familia de Dios, ni tampoco a los que deliberadamente destruyen a la iglesia. Pero este no es el momento de hacer la obra de expulsión. Ellos simplemente serán expuestos y eliminados al final. No se debe hacer más obra inútil sobre estas personas; aquellos que pertenecen a Satanás son incapaces de permanecer en el lado de la verdad, mientras que aquellos que buscan la verdad pueden estar del lado de la verdad. Aquellos que no practican la verdad son indignos de oír el camino de la verdad e indignos de dar testimonio de la verdad. La verdad básicamente no es para sus oídos, sino más bien se habla para los oídos de aquellos que la practican. Antes de que se revele el fin de cada persona, aquellos que molestan a la iglesia e interrumpen la obra serán dejados a un lado. Una vez que la obra esté completa, estas personas serán expuestas una tras otra antes de ser eliminadas. Mientras sea el tiempo de proporcionar la verdad, no se les tomará en cuenta por el momento. Cuando toda la verdad se revele al hombre esas personas deben ser eliminadas, ya que también será el momento en que todas las personas se clasificarán según su especie. Debido a su mezquina inteligencia, aquellos que no tienen discernimiento vendrán a la ruina en manos de personas malvadas y serán desviados por personas malvadas y no podrán regresar. Estas personas deben ser manejadas de esta manera, ya que no aman la verdad, porque son incapaces de ponerse del lado de la verdad, porque siguen a las personas malvadas, porque están del lado de las personas malvadas, y porque están aliados con malvados y desafían a Dios. Saben perfectamente que esas personas malvadas irradian el mal, pero endurecen sus corazones y las siguen, y se mueven en contra de la verdad. ¿No están haciendo el mal estas personas que no practican la verdad, sino que hacen cosas destructivas y abominables? Aunque hay entre ellos los que se llaman ‘reyes’ y los que les siguen su rastro, ¿no son todas sus naturalezas igualmente desafiantes para Dios? ¿Qué excusa pueden tener para decir que Dios no los salva? ¿Qué excusa pueden tener para decir que Dios no es justo? ¿No es su propio mal el que los destruirá? ¿No es su propia rebeldía la que los arrastrará al infierno? Aquellos que practican la verdad, al final, serán salvos y perfeccionados a través de la verdad. Aquellos que no practican la verdad al final invitarán a la ruina a través de la verdad. Estos son los fines que esperan a los que practican la verdad y a los que no la practican”.

Aconsejo a aquellos que no planean practicar la verdad que abandonen la iglesia tan pronto como sea posible para que no cometan aún más pecados. Cuando llegue el momento, incluso el arrepentimiento será demasiado tarde, y en particular los que forman grupitos y crean división, y esas serpientes malvadas locales dentro de la iglesia deben irse incluso antes. Estas personas que son de una naturaleza de lobo malo son incapaces de cambiar, es mejor que abandonen la iglesia en la primera oportunidad, para que nunca más perturben la vida adecuada de los hermanos y hermanas, y para evitar así el castigo de Dios. Aquellos de vosotros que fueron con ellos harían bien en aprovechar esta oportunidad para reflexionar sobre vosotros mismos. ¿Seguiréis a los malvados que se van de la iglesia, o permaneceréis y seguiréis con toda honestidad? Debéis considerar este asunto cuidadosamente. Os doy una oportunidad más para elegir. Estoy esperando vuestra respuesta”.

Los desastres están siendo cada vez mayores actualmente y las personas ya han sido divididas según su clase. Cómo distinguir entre la cizaña y el trigo es muy importante para cómo cumpla sus deberes y siga a Dios el pueblo escogido de Dios. Creer en Dios requiere ser de un mismo sentir que las personas que buscan la verdad. Esto facilita la entrada en la senda correcta de creer en Dios y es extremadamente beneficioso para ser salvado y perfeccionado. Si las personas no tienen discernimiento y siempre son controladas y perturbadas por personas malvadas, entonces es fácil que hagan el mal e incluso que caminen por la senda errónea. Aún peor, se arruinarán a sí mismas. En consecuencia, se deben escoger personas que busquen la verdad en la iglesia para reunirse y vivir la vida de iglesia con ellas. Deben mantenerse apartadas de las personas malvadas, de las viles serpientes locales y de las personas que no buscan en absoluto la verdad y que tampoco cumplen sus deberes. Sólo al hacerlo así estarán siendo personas verdaderamente inteligentes y sabias. Todos los que siguen a las personas malvadas y juntos interrumpen la vida de iglesia, son considerados malvados y serán despreciados y maldecidos por Dios. Los que cometan toda clase de mal deben ser castigados. Los creyentes en Dios que no pueden liberarse del dominio y control de las personas malvadas, los demonios y los anticristos, viven bajo la influencia de Satanás, pertenecen todavía a Satanás y no son personas a las que Dios salvará. Esto se debe a que todos los que siguen a las personas malvadas, a los demonios y a los anticristos son sin duda también personas malvadas. Los compinches y los cómplices de las personas malvadas son también personas malvadas, así que todos ellos deben ser castigados por Dios.

Todo el pueblo escogido de Dios que cree genuinamente en Dios y busca la verdad, debe sentir una carga hacia la obra de la iglesia, la cual es llevar al pueblo escogido de Dios a entender la verdad y a entrar en la realidad. Esta es la encomienda de Dios y también un deber que el hombre debe cumplir. Sólo los que son fieles, incluso en este período final, son personas que serán alabadas por Dios.

Entre los falsos líderes y los anticristos en las iglesias de todas partes, algunos han empezado a reflexionar y arrepentirse, mientras que otros aún están librando obstinadamente una lucha desesperada. Cuanto más se resisten a Dios más se revela su naturaleza satánica totalmente y más obviamente se revela su rostro satánico, haciendo que sea más fácil que el pueblo escogido de Dios los discierna y vea cómo se resisten a Dios y hacen daño al pueblo escogido de Dios. Los círculos religiosos occidentales tienen un dicho: “A quienes Dios desea destruir, primero los vuelve locos”. El castigo que reciben al final es simplemente que recogen los frutos de sus propias acciones. El pueblo escogido de Dios puede reunirse para comunicar la verdad con el fin de discernir a las personas malvadas. No temas a las personas malvadas o a Satanás, di con valentía “No” a Satanás y ten el coraje de revelar a los falsos líderes y los anticristos. De esa forma, Satanás será totalmente desacreditado. Sólo vencer a los falsos líderes y a los anticristos es vencer a las fuerzas satánicas. Sólo tales personas son vencedoras. Este es el testimonio verdadero.

5 de abril de 2011

Anterior:Principios para tratar con diversos tipos de falsos líderes y colaboradores

Siguiente:Los cinco problemas que la iglesia debe resolver actualmente

También podría gustarte