App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

Examina las sendas que diversos tipos de personas toman cuando Dios lleve a cabo su obra de aventamiento final

Han pasado veinte años desde que el Espíritu Santo dio testimonio del nombre de Dios en 1991 y desde que el Dios encarnado empezó a hablar y obrar. El juicio, reprensión, poda, trato, prueba y refinamiento de la palabra de Dios que el pueblo escogido de Dios ha experimentado son realmente muy efectivos. Todas las personas del pueblo escogido de Dios que creen verdaderamente en Él y aman la verdad se han dado cuenta de que la obra de Dios está salvando a personas y haciéndolas perfectas. Por tanto han empezado a esforzarse en la palabra de Dios y a pagar el precio que hay en ella, a buscar la verdad con el fin de desvincularse de la influencia de Satanás y recibir la salvación. Están discerniendo atentamente la senda tomada por los falsos líderes y los anticristos así como su naturaleza esencial, luchando contra las fuerzas de Satanás y esforzándose por escapar del engaño y control de la influencia de Satanás con el fin de convertirse en personas verdaderamente obedientes a Dios y de ser ganadas por Él. Esto es un nuevo paso y una nueva tendencia en la obra del Espíritu Santo. El entrenamiento del reino muestra todo el proceso en el cual el pueblo escogido de Dios busca la verdad y regresa verdaderamente a Dios bajo las fuerzas de Satanás. Todas las personas son reveladas en la palabra de Dios y clasificadas según su clase. Son dominadas por su naturaleza para tomar su propia senda. Las personas que creen verdaderamente en Dios están despertándose gradualmente. Sienten cada vez más que mientras que crean en Dios, no pueden dejar la palabra de Dios ni estar sin la guía y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo. Cuando se cree en Dios, lo más importante es comer y beber la palabra de Dios y buscar la verdad. Al mismo tiempo, es crucial aceptar y obedecer la guía y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo. Estas son las dos claves vitales para recibir la obra del Espíritu Santo y alcanzar la salvación por medio de su perfeccionamiento. Aquí, se ha revelado completamente la forma de entrar en la vía correcta de la creencia en Dios. Al creer en Dios, una persona sólo debe buscar la verdad según la palabra de Dios, actuar siguiendo la palabra de Dios y confiando en la verdad y no debe escuchar a las personas; sólo debe obedecer la obra de Dios y no a los falsos líderes y anticristos; sólo debe aceptar la guía y provisión del hombre usado por el Espíritu Santo y no debe estar sometida a la coacción ni al control de nadie. Esta es la forma de entrar en la vía correcta de la creencia en Dios. Sólo al creer en Dios de esta forma puede una persona obtener la verdad y la salvación de Dios. Sin duda, esta es la forma exitosa de creer en Dios.

La obra presente del Espíritu Santo es llevar al pueblo escogido de Dios a la vía correcta de la creencia en Dios. En las diversas pruebas, el Espíritu Santo está perfeccionando al pueblo escogido de Dios para que entienda la verdad y entre en la realidad, de forma que los que busquen la verdad queden libres de la coacción de cualquier individuo, acontecimiento y objeto, se conviertan en personas que obedecen verdaderamente a Dios y se aparten totalmente del engaño y control de la influencia de Satanás, volviendo de esta forma a Dios y siendo ganadas por Él. Este es el paso final de la obra del Espíritu Santo. De esta manera, cuando la obra de Dios se lleve a cabo, Él realmente habrá hecho completo y ganado a un grupo de personas que piensan igual que Él. Esta es la clave para que el hombre pueda o no ser salvado y perfeccionado. El hombre no puede permitirse perder esta oportunidad. Es ahora o nunca. Puede verse que la obra de Dios ha entrado en la etapa de aventamiento final. Las personas ya han sido clasificadas según su clase. Las que buscan la verdad han entrado en la vía correcta de la creencia en Dios. Él está haciendo perfecto a los de Su pueblo escogido para que sólo le obedezcan a Él y queden libres de la coacción de cualquier persona, cosa o acontecimiento, apartándose de esta forma de la influencia de Satanás y siendo ganados verdaderamente por Dios. Los que aman y obedecen verdaderamente a Dios, los que llevan a cabo sus deberes fielmente como criaturas de Dios y los que defienden el camino de la verdad en medio de las pruebas, tienen invariablemente la obra del Espíritu Santo y están siendo hechos perfectos. El pueblo escogido de Dios ha visto claramente el proceso de la salvación de la humanidad por Dios y su entrada en la realidad está realmente repleta de batallas espirituales. Las batallas sin humo son incluso más feroces que las reales. Los falsos líderes y anticristos matan a las personas con suavidad, las dañan y arruinan con abandono. Las que no tienen la verdad han caído una por una. Los falsos líderes y anticristos que engañan y controlan al pueblo escogido de Dios están llenos de iniquidad y se resisten directamente a Dios. Son pecadores eternos, culpables y enemigos de Dios. Son los objetos del juicio en el apogeo de la ira de Dios. Se ha levantado el telón para la obra de aventamiento final de Dios. El desenlace de toda clase de personas ya ha sido revelado. Esto cumple completamente las palabras de Dios: “Ahora es el momento en el que determino el final para cada hombre, no la etapa en la que comencé a obrar en el hombre. Escribo en Mi libro las palabras y acciones de cada hombre, así como su trayectoria como Mi seguidor, sus características inherentes, y su desempeño final. De esta manera, ninguna actitud del hombre escapará de Mi mano y todos estarán con su propia especie según Yo lo designe. Yo decido el destino de cada hombre no en base a su edad, antigüedad, cantidad de sufrimiento ni, mucho menos, según el grado de compasión que provoca, sino en base a si posee la verdad. No hay otra decisión que esta. Vosotros debéis daros cuenta de que todos aquellos quienes no siguen la voluntad de Dios serán castigados. Este es un hecho inmutable. Por lo tanto, todos aquellos quienes son castigados, reciben castigo por la justicia de Dios y como retribución por sus acciones malvadas”.

Ahora el pueblo escogido de Dios se ha despertado. Los que ponen trabas para que el pueblo escogido de Dios no obedezca la obra de Dios y los que hacen lo propio para que no acepte ni obedezca la guía y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo pertenecen a las fuerzas malvadas de Satanás. Si una persona que cree en Dios no puede escapar del control y esclavitud de las fuerzas de Satanás, nunca puede alcanzar la verdadera obediencia a Dios ni un verdadero regreso a Él. Los que no pueden escapar de la influencia de Satanás, es decir, todos los que no pueden entrar en la vía correcta de la creencia en Dios serán eliminados. Pueblo escogido de Dios, abre tus ojos y mira, ¿a quién estás obedeciendo y siguiendo ahora? ¿Quién está dominándote y controlándote de forma que no puedes obedecer directamente a Dios y la verdad? ¿Quién está engañándote y controlándote para que no puedas buscar la verdad para entrar en la realidad? ¿Quién está dominándote y perturbándote, retrasándote tanto y haciéndote incapaz de entrar en la vía correcta de la creencia en Dios? ¿Quién te está limitando a la hora de aceptar las disposiciones de la obra, sermones y comunicaciones de los de arriba y retrasando tu entrada en la vida? ¿Quién te está oprimiendo, tendiéndote trampas y evitando que comuniques la verdad y denuncies la verdadera situación de la iglesia? ¿Quién te está impidiendo que obedezcas a Dios y la obra del Espíritu Santo de forma que has vivido bajo el dominio de Satanás y caído en la oscuridad? Debes despertarte ahora. El Espíritu Santo está esclareciendo, iluminando y guiando al pueblo escogido de Dios para que se aparte de la influencia de Satanás y entre en la vía correcta de la creencia en Dios. Dios está exponiendo a los falsos líderes y anticristos para dejar que Su pueblo escogido vea claramente su naturaleza satánica y verdadero rostro demoníaco. Si crees en Dios pero eres incapaz de obedecer Su palabra, sino que sigues escuchando las palabras de los líderes, ¿no estás honrando a un villano como a tu padre y actuando contra Dios? La guerra actual tiene relación directa con la supervivencia del hombre. Que tengas éxito o fracases depende de si eliges obedecer a Dios o a los falsos líderes y anticristos. Los que no buscan la verdad ni tienen realidad son muy desgraciados. Simplemente se dejan llevar por el viento y no pertenecen a ningún lugar. Como tales personas no entienden la verdad y carecen de discernimiento, siguen siendo engañadas y controladas por los falsos líderes y anticristos. Ya están al filo del peligro. Una persona que crea en Dios sin buscar la verdad es engañada con demasiada facilidad por los falsos líderes y anticristos. Es engañada y controlada con demasiada facilidad por toda clase de personas, acontecimientos, objetos y fuerzas satánicas. Las personas que creen en Dios pero que creen ciegamente a las personas sin obedecer verdaderamente a Dios, que no creen en las palabras de Dios sino en las de los falsos líderes y anticristos, son subordinados que viven bajo el domino de Satanás, que no son fáciles de salvar.

El pueblo escogido de Dios debe ver claramente que necesita apartarse de la influencia de Satanás para ser salvado y la influencia satánica más peligrosa y real es el engaño y control de los falsos líderes y anticristos. Esto es suficiente para evitar que el pueblo escogido de Dios entre en la vía correcta de creer en Dios y amenaza directamente su salvación. Por tanto los falsos líderes y anticristos son la piedra de tropiezo y la amenaza que pone trabas a que el pueblo escogido de Dios obedezca la obra de Dios y entre en la realidad de la verdad. Para obtener la salvación, el pueblo escogido de Dios debe apartarse del dominio y esclavitud de los falsos líderes y anticristos tan pronto como sea posible. Debe aprender a distinguir la naturaleza esencial de los falsos líderes y anticristos y reconocer la senda del anticristo que han tomado. Este es un asunto urgente que no puede demorarse. Los que no se atreven a decir “no” a los falsos líderes y anticristos son cobardes, subordinados y pura basura. Los que no temen a Dios no pueden ser salvados.

Para aprender cómo discernir la naturaleza esencial satánica de los falsos líderes y anticristos, el pueblo escogido de Dios debe primero ver claramente que los comportamientos más prominentes que los falsos líderes, colaboradores y anticristos exhiben por naturaleza son arrogancia, terquedad, rebeldía e irracionalidad. Ellos no obedecen en absoluto a Dios ni Su obra. En su lugar, exigen que las personas les obedezcan. Con el fin de ser gratificados, incluso esperan que los demás los consideren Dios. Controlan al pueblo escogido de Dios bajo abuso arbitrario y muestran una desconsideración total por el cumplimiento de la voluntad de Dios así como por la vida y muerte del pueblo escogido de Dios. Como el gran dragón rojo, sólo se preocupan por su propio poder y abuso arbitrario. Esta es la naturaleza esencial del anticristo y de la naturaleza traicionera de Satanás. Con tal naturaleza esencial satánica, ¿cómo no van los falsos líderes y anticristos a obligar al pueblo escogido de Dios a someterse a ellos? ¿Cómo no van a tender trampas a todos los del pueblo escogido de Dios que no se someten a ellos? Esto es suficiente para demostrar que la naturaleza esencial del anticristo es arrogante, maliciosa, malvada y está llena de traición. Por tanto, una vez que tales personas están en el poder, pueden infligir cualquier opresión y daño a las personas, lo cual no es diferente de que el gran dragón rojo esté en el poder. Puede decirse con certeza que cualquiera de la iglesia que no ame la verdad ni a Dios exigirá que las personas le obedezcan e incluso lo traten como Dios una vez que tiene posición y poder. Cuando las personas no le obedezcan las condenará, oprimirá, les tenderá trampas e incluso las segregará y expulsará. La mayoría de las personas en las iglesias de todas partes que fueron segregadas y expulsadas fueron tratadas así porque no obedecieron a los falsos líderes y anticristos. Esta es la verdad de los hechos. Los falsos líderes y anticristos son tan desvergonzados e irracionales que no obedecen a Dios, sino que exigen la obediencia de los demás. Los que desobedecen a Dios son arrogantes, engreídos e irracionales. Su naturaleza y deseos son exigir a las personas que les obedezcan, defiendan y adoren. Esta es la naturaleza esencial de todos los falsos líderes y anticristos. Ninguno de ellos es una excepción y esto también es cierto de todos los pastores y líderes religiosos. Eso confirma la palabra de Dios: “Está en la naturaleza de las personas el traicionar a Dios”. Estas personas no obedecen a Dios, sino que piden a los demás que les obedezcan. ¿No es esta la naturaleza esencial de Satanás de traición a Dios? Son arrogantes y engreídas; siempre sienten que son magníficas y que merecen ser iguales a Dios. Todas las personas arrogantes y engreídas tienen deseo de la obediencia y adoración de las personas. Por tanto, exigen que las personas las traten como Dios, acepten su dominio, como si todo el mundo debiera obedecerlas, honrarlas y defenderlas. Si alguien no satisface su deseo, se enfurecerán y probablemente lo matarán. Esta es la causa principal por la que todos los falsos líderes y anticristos nunca hablan de cómo han obedecido la obra de Dios sino que exigen que el pueblo escogido de Dios les obedezca. Como no aman la verdad ni la aceptan en absoluto, ni tienen la experiencia real de obedecer la obra de Dios, no tienen la menor obediencia a Él. Además, desde el fondo de su corazón, son reticentes a aceptar el liderazgo y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo. Además de la envidia, también están resentidos, como si el hombre usado por el Espíritu Santo hubiera destrozado su vitrina, arruinado sus sueños y pretendido crearles problemas. Simplemente no se calmarán ni reflexionarán sobre su comportamiento. Desobedecen a Dios pero exigen la obediencia de Su pueblo escogido; ¿no están alterando y perturbando la obra de Dios? ¿No están rivalizando con Dios? ¿Es razonable y legítimo dejaros engañar y controlar al pueblo escogido de Dios así como demoler la obra de Dios como os plazca? Aquellos a quienes estáis engañando y controlando son el pueblo escogido de Dios que Su obra salvará. No son vuestra propiedad privada. ¿Puede Dios tolerar el engaño y control de Satanás de Su pueblo escogido? El carácter de Dios no se puede ofender. A nadie le importa que engañéis a vuestra mujer, marido e hijos. Cuando engañáis y controláis al pueblo escogido de Dios, ¿no permitís que alguien os exponga y se oponga a vosotros? ¿No permitís que el pueblo escogido de Dios se resista a vosotros, os espida y expulse? ¿Qué derecho tenéis a estar resentidos? Sois degenerados tan irrazonables que merecéis ser maldecidos.

Como líderes y colaboradores en todos los niveles de la iglesia, es natural y correcto que debas aceptar el liderazgo del hombre usado por el Espíritu Santo. Este es el decreto de Dios. Vosotros no aceptáis ni obedecéis la guía y disposiciones del hombre usado por el Espíritu Santo de acuerdo con el requerimiento de Dios, sino que seguís vuestra propia voluntad para perturbar la obra de Dios; ¿cómo no va Dios a juzgaros y reprenderos? Ningún falso líder ni anticristo obedece la obra de Dios, ni mucho menos busca la verdad. Por tanto, todos ellos se muestran indiferentes y no les importa un bledo que los demás desobedezcan a Dios y no busquen la verdad. Sin embargo, si alguien les desobedece o desconfía de ellos, se enojarán e inmediatamente lo oprimirán e incluso lo segregarán y expulsarán. No quedarán satisfechos hasta que le den muerte. ¿No es este el carácter del diablo Satanás? Aparentemente, los falsos líderes y colaboradores nunca defienden la obra de Dios sino que sólo mantienen su propio estatus. No les importa en absoluto que las personas puedan o no obedecer la obra de Dios, que hayan entrado o no en la realidad de la verdad y que puedan o no recibir la salvación. Nunca intentan averiguar nada sobre estas cosas, preocuparse por ellas ni prestarles atención alguna. Lo que les preocupa es quién les desobedece, quién no mantiene su estatus e imagen en su corazón y quién constituye una amenaza para su posición con sus acciones. Estas cosas son lo que más les preocupa. La meta definitiva de su obra es hacer que las personas les obedezcan, sigan y defiendan; siempre que las personas puedan hacer eso, ellos logran su propósito. En cuanto a que las personas puedan o no obedecer a Dios y recibir la salvación, eso parece no tener nada que ver en absoluto con ellos. Por tanto, siempre que alguien del pueblo escogido de Dios desconfíe de ellos y no esté de acuerdo con ellos, confiscarán sus libros de la palabra de Dios, lo segregarán y expulsarán. Ni siquiera quedarán satisfechos hasta que le den muerte. Esta es la realidad sobre el hecho de que los falsos líderes, obreros y anticristos estén en el poder. ¿Están guiando y proveyendo para el pueblo escogido de Dios? ¿Están sirviendo a Dios? Están tomando la senda del anticristo. Se puede ver rápidamente.

Después de cometer tanta maldad, algunos falsos líderes y anticristos siguen sin reflexionar sobre sí mismos. Cuando se ven expuestos por los de arriba, incluso piensan que están siendo acusados injustamente por ellos y malinterpretados por el pueblo escogido de Dios. Dejadme preguntaros: según lo que hacéis, ¿estáis llevando a cabo vuestros deberes como criaturas de Dios? ¿A quién estáis sirviendo realmente? Estáis sirviendo claramente a vuestra propia posición y poder. ¿No es este exactamente el camino del anticristo tomado por Pablo? En mi opinión, estas personas ni siquiera pueden compararse con Pablo. Él fue un fiel hacedor de servicio escogido por Dios. Fue Dios quien usó intencionadamente su servicio. Los falsos líderes y anticristos son escogidos por seres humanos corruptos. La diferencia es demasiado grande aquí. El hacedor de servicio escogido por Dios podía servir fielmente. Esos hacedores de servicio escogidos por los seres humanos simplemente no son aptos para hacer servicio e incluso están llenos de iniquidad. Esto es un hecho. Pablo podía hacer servicio fielmente. Pero esos falsos líderes y anticristos se ocupan en hacer lo posible por mantener sus posiciones y dejarse enredar por las bendiciones de su posición. No llevan a cabo ninguna obra sustancial de servicio a Dios. Pueden incluso oprimir y tender trampas sin escrúpulos al pueblo escogido de Dios. Estas personas son mucho peores que Pablo, que se resistió a Dios. Pablo podía predicar el evangelio y ganar personas, de forma que la iglesia se expandía día a día y su pueblo aumentaba en número. Él no oprimía ni expulsaba a personas arbitrariamente. Sin embargo, la cantidad de personas expulsadas por los falsos líderes y anticristos es mayor que el número de personas recibidas por la iglesia a través de la predicación del evangelio. Por tanto, el número de miembros de la iglesia está menguando. Con el fin de disfrutar de su posición y poder, no pueden esperar para segregar y expulsar a todos los que les desobedecen. Sólo están satisfechos manteniendo a esos necios serviles y obedientes que van con la corriente, como si el resentimiento que tienen no pudiera desaparecer hasta que todos los del pueblo escogido de Dios que les desobedecen sean expulsados, sin pensar nada en que ponen en peligro la obra de Dios. ¿No están perturbando y demoliendo la obra de Dios y actuando obstinadamente contra Él? ¿No son tales personas demonios que intentan alterar, perturbar y demoler la obra de Dios? Por tanto, no es en absoluto exagerar decir que son falsos líderes y anticristos que se resisten y traicionan directamente a Dios.

Si echamos un vistazo a las acciones de los falsos líderes y anticristos, sabremos fácilmente qué han hecho. Por ejemplo, los falsos líderes de la región XX. Han segregado y expulsado a muchas personas sin razón alguna. Ninguna de ellas ha sido recuperada aún. Los libros de la palabra de Dios que confiscaron no han sido devueltos a las personas. Las disposiciones de la obra, sermones y comunicaciones de los de arriba deben ser aún enviados completamente a las iglesias. Algunas iglesias todavía no han implementado elecciones hasta hoy; obviamente, los líderes de distrito están involucrados en la construcción de reinos independientes. No es de extrañar que algunos del pueblo escogido de Dios hayan denunciado unánimemente que la región XX está controlada por falsos líderes y anticristos. Esto no es infundado. Algunos falsos líderes y anticristos deben de estar controlando al pueblo escogido de Dios. Los que han oprimido, puesto trampas, segregado y expulsado al pueblo escogido de Dios, que aún no han restaurado su vida de iglesia, son invariablemente falsos líderes. Los que siguen impidiendo que el pueblo escogido de Dios acepte las disposiciones de la obra, sermones y comunicaciones de los de arriba son falsos líderes. Los que entre ellos están llenos de iniquidad son anticristos. Nadie puede negar este hecho.

¿Por qué toman la senda del anticristo los falsos líderes y anticristos? Esto es lo que el pueblo escogido de Dios debe saber con claridad. La senda que una persona tome viene determinada por su naturaleza: una senda humana para el hombre, una senda de ladrón para los ladrones, una senda diabólica para los diablos y una senda malvada para los demonios, ni más ni menos. Toda la bondad y maldad, preferencias, búsqueda y elecciones de las personas provienen de su naturaleza. Los que busquen la verdad pueden entenderla y practicarla porque la aman, así que escogerán gradualmente obedecer la obra de Dios y obedecer la guía y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo. No estarán sometidos al dominio de nadie y se volverán obedientes a Dios. Los que no amen la verdad se embarcarán en la senda de resistirse y traicionar a Dios porque aman el estatus, adoran el poder y creen ciegamente en el dinero. ¿Por qué se embarcan definitivamente en diferentes sendas los mismos seres humanos corruptos? Entre los mismos líderes y colaboradores que creen en Dios, ¿por qué algunos pueden llevar bien a cabo sus deberes como criaturas de Dios según los requerimientos de Dios y las disposiciones de la obra de los de arriba, mientras que otros se convierten en degenerados dominantes que buscan estatus y placer, que pretenden controlar permanentemente al pueblo escogido de Dios? Pasa lo mismo con las personas que tienen la vida de iglesia. ¿Por qué entienden y practican la verdad algunas personas, pero otras están dispuestas a ser engañadas y controladas por falsos líderes y anticristos y sufrirían perdición o perecerían en lugar de buscar la verdad, mucho menos de obedecer a Dios? Estas cosas se deben al hecho de que la naturaleza de cada una de ellas es diferente en esencia. Estas son las diferencias existentes entre los seres humanos. Es fácil para una persona de buen corazón preparar suficientes buenas obras. Una persona con un carácter malicioso puede estar llena de iniquidad sin reparo. Esos líderes y colaboradores que buscan la verdad, independientemente de las transgresiones que hayan cometido, pueden obedecer la obra de Dios, cooperar con las disposiciones de la obra de los de arriba y llevar a cabo los deberes que deben llevar a cabo. Cuando son podados y tratados, pueden reflexionar sobre sí mismos, admitir sus errores y obtener el perdón, apoyo y confianza del pueblo escogido de Dios. Los falsos líderes y anticristos que están llenos de iniquidad nunca admiten sus errores. Pueden incluso atribuir a los demás sus errores y hechos malvados. Incluso cuando fracasan y son rechazados, intentan resurgir y tomar de nuevo el poder. Esto viene determinado por su naturaleza satánica. La senda que una persona tome viene determinada por la naturaleza que ella tenga. Las personas con la naturaleza traicionera de Satanás tomará naturalmente la senda de resistirse y traicionar a Dios. Los que no amen la verdad sólo serán engañados y controlados por las fuerzas satánicas para prolongar una existencia innoble. Preferirían sufrir perdición o perecer antes que atreverse a asumir ningún riesgo para defender los principios de la verdad. Preferirían ofender a Dios y ser eliminados antes que ofender a los falsos líderes y colaboradores. Puede verse que las personas que no aman la verdad se balancean como el sauce con el viento. Son los subordinados de Satanás. Tales personas no pueden ser salvadas por muchos años que hayan creído en Dios.

¿Cómo se convierten en anticristos los falsos líderes y colaboradores? Si simplemente carecen de la obra del Espíritu Santo, las razones son muy simples. Primero, no buscan la verdad. Segundo, no llevan a cabo sus deberes fielmente. Estos dos caracteres corruptos pueden verse en todos los falsos líderes y colaboradores. Sin embargo, no es tan simple que un falso líder o colaborador se convierta en un anticristo, porque el anticristo no es sólo arrogante, engreído, anárquico y totalmente irracional, sino que es también feroz y brutal en carácter, además de imprudente con una ambición altiva. Siempre está buscando oportunidades para intentar controlar al pueblo escogido de Dios en algún área e involucrarse en la construcción de un reino independiente. Antes de que estas personas alcancen estatus y poder, su naturaleza y ambición aún no ha sido revelada, por lo que es muy difícil que el hombre vea su naturaleza satánica esencial. Una vez que hayan establecido su estatus y poder, revelarán su naturaleza real y empezarán a formar camarillas, actuar en complot y complicidad, protegerse unos a otros, reclutar renegados y rebeldes , además de hacer el mal conchabados unos con otros. Cuando se organicen en una banda de anticristos, empezarán a involucrarse descaradamente en la construcción de un reino independiente. Todas las bandas de anticristos se desarrollan de esta forma. Como leones rugientes, merodean, intentando engañar y ganarse al pueblo escogido de Dios y difundiendo toda clase de falacias y absurdidades engañosas. Incluso distorsionan y malinterpretan la palabra de Dios además de sacar las cosas de contexto para dar testimonio de que son los primogénitos de Dios, Sus hijos amados y personas que son conformes al corazón de Dios, con el fin de engañar a las personas para que les obedezcan y sigan, además de prepararse para involucrarse en la construcción de un reino independiente. Con el fin de lograr el objetivo de controlar al pueblo escogido de Dios, estas bandas de demonios incluso idean rumores para confundir a las personas como un lobo que grita: “¡Que viene el lobo!”, distorsionan los hechos, inventan evidencias para tender trampas a otros, acaban con la justicia y excluyen a los que disienten. Igual que el gran dragón rojo, son auténticos demonios. Sus rasgos satánicos han sido completamente expuestos. Se han convertido en demonios que se resisten directamente a Dios y ofenden gravemente el carácter de Dios. Son los objetos del juicio de Dios en el apogeo de Su ira. Cuando Dios concluye Su obra, es a través del juicio y reprensión de toda clase de falsos líderes y anticristos que Él permite que Su pueblo escogido vea claramente la esencia malvada y los rasgos satánicos del gran dragón rojo, de forma que pueda liberarse completamente de la influencia de Satanás y volver verdaderamente a Dios. El cumplimiento de la gran obra de Dios proviene de poner fin al destino de las fuerzas de Satanás y de los falsos líderes y anticristos para hacer que el pueblo escogido de Dios madure en la vida y dé paso a la materialización del reino de Cristo. Los falsos líderes y anticristos usan como pretexto para su desarrollo las circunstancias adversas de la opresión y persecución del pueblo de Dios por el gran dragón rojo. Por tanto, el día en que el gran dragón rojo se derrumbe también es el día en que los falsos líderes y anticristos sufrirán perdición o perecerán. Ahí es cuando la obra de Dios concluirá con gloria.

La mayoría de las personas que son engañadas y controladas por los falsos líderes y anticristos son las que no buscan la verdad. Las que no aman la verdad no se toman en absoluto en serio qué senda deben elegir mientras que creen en Dios. No quieren pagar ningún precio en absoluto para obtener la verdad. No tienen en absoluto la voluntad de sufrir para obtener la verdad. Sólo eligen dejarse llevar por la comodidad, ser buenos compañeros, ser centristas, prolongar una existencia innoble improvisando. Las que no se atreven a defender los principios de la verdad son las que no aman la verdad, que nunca serán salvadas ni hechas perfectas. Las que se niegan a pagar el precio de practicar y defender la verdad, nunca entrarán en la vía correcta de la creencia en Dios. Las que han sido verdaderamente salvadas y hechas perfectas son todas las que se atreven a defender la verdad y tener sentido de la justicia. Preferirían sufrir por la verdad y soportar una acusación y una condena injustas por la verdad antes que inclinarse, ceder y darse por vencidas ante Satanás. Preferirían ser hacedores de servicio por Dios antes que vivir de forma autoritaria bajo el dominio de Satanás. Tales personas son los objetos reales del perfeccionamiento de Dios. Así son el tipo de personas que gustan a Dios y que Él hace perfectas. Entre los falsos líderes y anticristos, no hay personas que busquen realmente la verdad y tengan sentido de la justicia. Todos ellos han sido expuestos y eliminados. Los falsos líderes y anticristos no aman la verdad. Así que en lugar de llevar a cabo obra decente, usan formas taimadas de mantener su posición y poder y abusan de este cometiendo toda clase de mal para distinguirse en el funcionariado. Lo que gusta a las personas, lo que buscan y valoran en gran manera en su naturaleza está más allá de su control. Por tanto, la clase de naturaleza que una persona tiene determina la clase de senda que toma. Examina a todos los que toman la senda del anticristo y verás que ninguno de ellos ama ni busca realmente la verdad. Esto es absolutamente cierto.

La naturaleza de una persona puede conocerse examinando la senda que toma. La senda tomada por una persona puede conocerse examinando qué hace ella exactamente. Esto es absolutamente correcto. Todo lo que los falsos líderes y anticristos hacen es salvaguardar su posición y poder. Los propósitos de sus discursos y obra son únicamente hacer que las personas los adoren, acepten y obedezcan, no dar testimonio por Dios ni llevar a cabo Su voluntad. Por tanto, los falsos líderes y colaboradores pueden realmente oprimir, tender trampas, segregar y expulsar a todos los que no los aceptan ni obedecen. Esto no es difícil de entender. A los falsos líderes y anticristos no les importa cómo se resisten las personas a Dios, cómo perturban las personas malvadas la vida de iglesia ni cómo los espíritus malignos engañan a las personas, porque estas cuestiones no constituyen ninguna amenaza para su posición y poder. Sólo les importa su propia posición, poder y reputación; no les preocupa en absoluto cómo lleva su vida de iglesia el pueblo escogido de Dios, cuánto entiende este de la verdad, cuánto ha entrado en la realidad y si puede o no recibir la salvación. Los falsos líderes y anticristos son completamente irresponsables con estas cuestiones. No les importa un bledo la obra práctica al servir a Dios, como si eso no tuviera nada que ver con ellos. Sólo les preocupa quién les desobedece, quién tiene ideas preconcebidas sobre ellos y no los acepta. Siempre están meditando cómo tratar a esas personas. Prestan una atención especial solamente a estas cuestiones, lo que significa que les preocupa particularmente su propia posición y poder sin consideración en absoluto por la voluntad de Dios. Esta es la senda de los falsos líderes y anticristos. Cuando una iglesia está bajo el control de falsos líderes, el pueblo escogido de Dios en ella no sabe cómo comer y beber la palabra de Dios; no entiende en absoluto la verdad, ni mucho menos experimenta la palabra de Dios ni comunica la verdad. Sólo indaga en ciertas cosas sobre cumplir las reglas. Las preguntas que plantea no tienen relación alguna con la verdad. No tiene entrada alguna en la vida, ni mucho menos experiencia de vida. Este pueblo escogido de Dios es completamente retrasado y arruinado por los falsos líderes que no están llevándolo en absoluto a la creencia en Dios sino puramente desorientándolo y poniendo en peligro su aspiración de salvación. Tales falsos líderes controlan al pueblo escogido de Dios para que este les obedezca y para arruinarlo finalmente. ¿No están estos falsos líderes alterando y perturbando la obra de Dios? ¿No están resistiéndose a Dios? He oído que los falsos líderes y colaboradores de la región XX no tienen la realidad de la verdad e incluso describen como falsas la disposición de la obra de los de arriba. Siempre que ven la disposición de la obra, sermón y comunicación, aviso o anuncio de los de arriba comunicados de una forma diferente, piensan que son falsos y se niegan a aceptarlos. También cerrarán la iglesia y oprimirán y condenarán a los colaboradores enviados por los de arriba. El pueblo escogido de Dios en la región XX fue afligido por estos falsos líderes y colaboradores. Ahora estamos observando si estos podrían arrepentirse. Si continúan resistiéndose a Dios y actuando contra Su casa, deben ser completamente expulsados y eliminados. En los hechos de los falsos líderes y anticristos, puede verse claramente que los falsos líderes y anticristos no son los confidentes del pueblo escogido de Dios, ni mucho menos sus verdaderos líderes y pastores. En su lugar, son agentes enemigos, traidores y culpables que atrapan, dañan y arruinan al pueblo escogido de Dios.

Las acciones humanas son gobernadas invariablemente por la naturaleza humana. Los pensamientos, puntos de vista, intenciones y motivos humanos también son generados por la esencia de la naturaleza humana. Identificar a los falsos líderes y anticristos se basa en ver sus palabras, hechos, intenciones y propósitos y para quién están trabajando, algo que lo dejará absolutamente claro. Si todo lo que una persona hace es para sí misma, para adquirir estatus y poder y para dejarse llevar por las bendiciones del estatus, tal persona es la más egoísta y vulgar, el individuo más astuto y engañoso. Sin duda, se resiste y rebela mucho contra Dios. Es una persona que se resiste directamente a Dios. Tal persona sólo vive para sí misma y nunca le importarán la vida y muerte del pueblo escogido de Dios. Todos los falsos líderes y anticristos son esta clase de persona. Por tanto, la obra del Espíritu Santo no puede verse en absoluto en ellos. Lo único que los falsos líderes y anticristos hacen es el mal, todo lo cual está en contra de Dios, es ruinoso para el pueblo escogido de Dios y en aras de su propio bienestar. Nada de eso es para dar testimonio de la obra de Dios ni para llevar a cabo Su voluntad, ni mucho menos para llevar al pueblo escogido de Dios ante Él con el fin de que pueda conocerlo, obedecerle y ser ganado por Él. Por tanto, el Espíritu Santo no obra en ellos. Dios nunca usará a esta clase de personas que pertenecen a Satanás. El Espíritu Santo nunca obrará en los degenerados que ejercen el poder para que Satanás controle al pueblo escogido de Dios. Sólo la humanidad corrupta está dispuesta a hacer todo lo posible por Satanás. El Espíritu Santo sólo obra en aras de llevar a cabo la voluntad de Dios y completar Su plan de gestión. Los falsos líderes y anticristos siempre quieren controlar y ejercer su voluntad dominante sobre el pueblo escogido de Dios. Si el Espíritu Santo obrara en los falsos líderes y anticristos, ¿no alteraría y desmantelaría la obra de Dios? Dios no hará una cosa tan necia. Dios es el Dios de la sabiduría y la omnipotencia. El Espíritu Santo sólo hace cosas que salvaguarden la obra de Dios y sólo lleva a cabo la obra de salvar al pueblo escogido de Dios. Sólo los que salvaguardan y dan testimonio de la obra de Dios tienen la obra del Espíritu Santo. Sólo los que dan testimonio por Dios y exaltan a Dios tienen la obra del Espíritu Santo. Aunque todas las personas revelan corrupción y tienen impurezas, siempre que sus intenciones sean correctas y que lo que hagan sea enteramente para el propósito de dar testimonio por Dios, enteramente para el propósito de guiar al pueblo escogido de Dios a entender la verdad y entrar en la realidad, enteramente para cumplir la comisión de Dios dada a ellas de ser fieles a Dios y enteramente para devolver a Dios Su amor y satisfacerlo, el Espíritu Santo obrará para esclarecerlas, iluminarlas, guiarlas y perfeccionarlas con el fin de que entiendan la verdad y entren en la vía correcta del servicio. Por tanto, todos aquellos que buscan la verdad tienen la obra del Espíritu Santo. Esto nos lleva a ver que sólo quienes buscan la verdad están en la senda correcta. Por tanto, todas las personas que buscan realmente la verdad tienen la obra del Espíritu Santo. Las sendas tomadas por quienes no buscan realmente la verdad son incorrectas. Todas sus intenciones son inapropiadas, especialmente las de los falsos líderes y anticristos. Tienen el poder solamente con el propósito de dejarse llevar por las bendiciones de su posición, de actuar como oficiales y cosechar bendiciones y recompensas o de competir por el estatus del hijo primogénito. Son egoístas y vulgares hasta lo sumo. Tales personas nunca tendrán la obra del Espíritu Santo. Dios nunca usará a tales degenerados malvados guíen a Su pueblo escogido. Como estas personas no aman la verdad, es inútil que el Espíritu Santo obre en ellas. El Espíritu Santo no lleva a cabo obra inútil. El carácter de Dios es justo y Él es ecuánime con todo el mundo. En la experiencia del creyente de la búsqueda de la salvación, el Espíritu Santo lo trata de una forma muy ecuánime. Así pues, vemos que cuando muchas personas no buscan la verdad ni la practican incluso después de entenderla, el Espíritu Santo no obra más en tales personas, porque Dios lo examina todo. Dios no reconoce a ninguno de esos líderes y colaboradores que no tienen la obra del Espíritu Santo. Puede decirse que todos ellos son falsos líderes y colaboradores, además de incrédulos. Nuestro principio para distinguir entre líderes y colaboradores verdaderos y falsos es correcto y se basa en si ellos tienen o no la obra del Espíritu Santo para determinarlo. Es completamente preciso. Si alguien carece de la obra del Espíritu Santo, esa es la mejor forma en la que Dios lo expone

Si las personas que creen en Dios no buscan la verdad, no podrán recibir la obra del Espíritu Santo. Todos los que no se preocupan de la verdad ni la practican actúan de esa manera debido a su egoísmo y vulgaridad totales, así como a su carencia de conciencia y sentido. Si tuvieran un mínimo de conciencia y sentido, deberían de haber hecho algo práctico por Dios y Su pueblo escogido. Entonces no habrían acabado en absoluto sin la obra del Espíritu Santo. Puede verse que los falsos líderes y anticristos sólo tienen el poder para sí mismos. No hacen nada práctico por el pueblo escogido de Dios. Son egoístas y despreciables hasta el extremo y no tienen humanidad. Después de haber sido líderes o colaboradores durante varios años, ¿por qué algunas personas demuestran no tener experiencia ni crecimiento en la vida? Eso es porque no buscan la verdad ni llevan a cabo cosas prácticas para el pueblo escogido de Dios cuando llevan a cabo sus deberes y, como consecuencia, no tienen la obra del Espíritu Santo. Todas esas personas albergan malas intenciones y una mentalidad retorcida que sólo Dios discierne. Sólo pueden culparse a sí mismas por no buscar la verdad. Hay dos razones definidas por las que algunas personas no tienen la obra del Espíritu Santo: primero, no son leales al llevar a cabo sus deberes; se involucran en obra y conductas deshonestas. Segundo, no aman ni buscan la verdad. Incluso se resisten a la verdad rechazando el reproche, poda y trato de otras personas. Estas son las razones básicas por las que no tienen la obra del Espíritu Santo. Todos los falsos líderes y anticristos tienen estos dos rasgos. Además, son demasiado egoístas, vulgares, engañosos y crueles. Por tanto no tienen en absoluto la obra del Espíritu Santo. El Espíritu Santo no lleva a cabo obra inútil. Dios ve demasiado claramente si Su obra producirá o no algún resultado en alguien. Por tanto, la razón por la que algunas personas no tienen la obra del Espíritu Santo es que no tienen la verdad ni conciencia, ni sentido, ni humanidad. Esto es seguro. En cuanto a los falsos líderes, colaboradores y anticristos, si no muestran un arrepentimiento real sino que continúan manteniendo su posición y poder y actúan contra Dios, no tienen esperanza. Serán sin duda eliminados.

¿Por qué pierden gradualmente muchas personas la obra del Espíritu Santo después de convertirse en líderes y colaboradores? Lo hacen porque valoran demasiado el estatus y estiman demasiado el poder. Una vez que han obtenido estatus, su naturaleza es revelada completamente. Como sólo prestan atención a disfrutar de las bendiciones del estatus y mantener su poder, ¿puede continuar obrando en ellos el Espíritu Santo? Puede imaginarse simplemente examinando el desempeño de los falsos líderes y anticristos que no dan testimonio por Dios en absoluto. Los que sirven a Dios pero no dan testimonio por Él son sin duda los que se resisten a Él. Si tales personas cometen toda clase de mal, son sin duda personas malvadas que tricionan a Dios. Cuando alguien se ha convertido en un líder o colaborador, con un poco de poder en sus manos empieza a involucrarse en actividades conspiratorias, reclama su propio territorio y se involucra en la construcción de un reino independiente. ¿No es esta la forma de rebelión contra Dios del anticristo? Distinguir a los falsos líderes y anticristos se basa principalmente en los propósitos que ellos quieran lograr en lo que hacen, sea para dar testimonio por Dios y llevar a cabo Su voluntad o para adquirir poder para sí mismos con el fin de controlar y dominar al pueblo escogido de Dios. Esto puede revelar y es la forma de determinar si alguien es un líder verdadero o falso. Si alguien no da testimonio por Dios, sino que hace toda clase de mal y se involucra en la construcción de un reino independiente con el fin de controlar al pueblo escogido de Dios, es un verdadero anticristo. El anticristo es precisamente un demonio. El anticristo en el poder es igual que el gran dragón rojo en el poder. Todos vemos esto claramente: si los líderes y colaboradores de diversos niveles de la iglesia no pueden realmente dar testimonio por Dios ni comunicar realmente la verdad para resolver los problemas de entrada en la vida para el pueblo escogido de Dios, sino que siempre lo coaccionan y oprimen sin llevar a cabo obra práctica alguna, no están sirviendo a Dios en absoluto. En su lugar, están resistiéndose y traicionando a Dios. Los que no testifican por Dios carecen sin duda de la obra del Espíritu Santo. Sin la obra del Espíritu Santo, en cualquier cosa que una persona haga, no está llevando a cabo su deber sino cometiendo maldad. Todos los que carecen de la realidad de la verdad y confían en el poder como oficiales para controlar al pueblo escogido de Dios son falsos líderes y colaboradores. Todos los que no pueden regar al pueblo escogido de Dios ni proveerle la verdad, ni guiarlo a entrar en la realidad de la palabra de Dios son falsos líderes y colaboradores. Si no puedes llevar a cabo obra práctica, debes dejar el puesto y cederlo a manos más capaces. Esto es acorde con la voluntad del Cielo y del pueblo escogido de Dios. ¿Son tan importantes para ti el estatus y el poder? ¿Estás buscando la verdad o estatus y poder cuando crees en Dios? Esto revela realmente tu verdadera naturaleza. Algunas personas preferirían renunciar a su vida antes que al estatus y el poder. Consideran que estatus y poder son más importantes que recibir la salvación. ¿Son la clase de personas que buscan la verdad y llevan a cabo deberes regulares en aras de recibir la salvación? Son puramente subordinados de Satanás. No están llevando a cabo los deberes como líderes para regar y proveer al pueblo escogido de Dios. En su lugar, están luchando por el poder para controlar al pueblo escogido de Dios. Son de Satanás. Los que son de Dios tienen la confirmación de la obra del Espíritu Santo. Los que son de Satanás no tienen la obra del Espíritu Santo. Los que son de Dios pueden llevar a cabo sus deberes en la obra práctica. Los que son de Satanás sólo buscan engañar y controlar al pueblo escogido de Dios actuando como oficiales y confiando en su posición. Lo único que traen al pueblo escogido de Dios es miseria y oscuridad. Todos los falsos líderes y anticristos son de Satanás. Son siervos, cómplices y subordinados de Satanás. Son los demonios decididos a perturbar la obra de Dios. Merecen ser maldecidos.

Todos los que buscan la verdad tienen un corazón dispuesto a satisfacer a Dios. Todos ellos aman la verdad en su corazón. Como aman la verdad y están dispuestos a satisfacer a Dios, cuando su corrupción es revelada, pueden reflexionar sobre ello y odiarse a sí mismos y están dispuestos a arrepentirse. Este es el desempeño común de todos los que buscan la verdad. Si ves a un líder o colaborador que puede arrepentirse, disculparse y sentirse arrepentido después de cometer una transgresión o un error, debes saber que tal persona puede ser salvada. Hay esperanza de que pueda ser salvada y hecha perfecta. Esto es así porque si una persona se siente arrepentida y puede conocerse verdaderamente a sí misma, este resultado sólo puede producirse en ella gracias a su amor por la verdad y su disposición a satisfacer a Dios. Esta clase de persona básicamente tiene la obra del Espíritu Santo. Si ves a un líder o colaborador que no reflexiona sobre sí mismo después de cometer muchos hechos malvados, que no puede conocerse verdaderamente a sí mismo cuando sus hechos malvados son revelados por otros, argumenta y se justifica en su lugar e incluso atribuye a los demás sus fallos y hechos malvados, debes saber que tal persona sin duda no es alguien que ama la verdad. Como no ama la verdad, no tiene un corazón dispuesto a satisfacer a Dios. Por tanto, no puede conocerse realmente a sí misma. Esta clase de persona no tiene conciencia ni sentido en absoluto. Ni siquiera se convence cuando los hechos están delante de ella. Estas personas son simplemente demonios irrazonables que sin duda no tienen la obra del Espíritu Santo. Por tanto, esta clase de persona está destinada a ser eliminada. Si comete muchos hechos malvados, será sin duda castigada.

Si los líderes y colaboradores en diversos niveles de la iglesia aspiran a ser adecuados para su uso por Dios, deben tomar la senda correcta, esto es, deben buscar la verdad y ser hechos perfectos. Tales personas pueden sin duda recibir la obra del Espíritu Santo. Aunque en ocasiones expresen corrupción, el Espíritu Santo las disciplinará, esclarecerá e iluminará para que reflexionen sobre sí mismas y entren gradualmente en la vía correcta del servicio a Dios al final. Esta es una experiencia normal para quienes buscan la verdad. Un líder que busca la verdad está dispuesto a esforzarse por ella y por los requerimientos de Dios. Aunque su entendimiento de la misma sea bastante superficial, tendrá el esclarecimiento e iluminación de la obra del Espíritu Santo porque busca la verdad en su corazón. Por tanto, puede entender gradualmente la verdad y entrar en la realidad. Las personas siempre lo ven crecer y avanzar más profundamente en la verdad. Cuanto más comunique la verdad, más claramente la entenderá y podrá finalmente resolver problemas con ella. Tal líder o colaborador se embarcará en la senda de ser hecho perfecto. Como líder, alguien que busque la verdad puede hacer algunas cosas prácticas para el pueblo escogido de Dios. Tiene una carga por la entrada de este en la vida. Cuando ve que este revela alguna corrupción y se encuentra con algunos problemas, está dispuesto a sostenerlo comunicándole la verdad y a resolver sus problemas con la verdad. Sólo se siente bien al hacer eso. Esta es una manifestación de preocupación por la voluntad de Dios. Cuanto más carga tenga una persona por la entrada en la vida del pueblo escogido de Dios, más fácilmente puede recibir la obra del Espíritu Santo y más puede resolver problemas para el pueblo escogido de Dios. Su propia estatura también crecerá en consecuencia y finalmente ella llevará al pueblo escogido de Dios a la vía correcta de la creencia en Dios de forma que todos conozcan a Dios y le obedezcan. De esta forma, ella será hecha perfecta por Dios. Esta persona sirve verdaderamente a Dios, es un verdadero líder para el pueblo escogido de Dios. Como líder, alguien que busca la verdad nunca coacciona a las personas. Aunque algunas de ellas estén predispuestas contra él, lo juzguen o ataquen, puede tratar eso apropiadamente. Puede ser paciente con ello y hacer suyo el corazón de Dios. Bajo ningún concepto las oprimirá, rechazará, tenderá trampas o etiquetará, ni mucho menos las segregará o expulsará a su antojo. Esta clase de líder o colaborador tiene una naturaleza buena y no es cruel. Aunque odie a ciertas personas malas y malvadas, no hará nada para atraparlas o arruinarlas. La humanidad de algunos líderes o colaboradores es tan mala que actúan como oficiales cuando han alcanzado estatus. Siempre están observando y vigilando al pueblo escogido de Dios. Lo coaccionan en todos los aspectos, prohibiéndole hacer esto y aquello. No pueden esperar a que las personas les informen de algo, como que hayan encontrado pareja o dado a luz un hijo. Quieren vigilar e investigar quién está con quién, quién está llamando a quién y de qué están hablando las personas. Se convierten en la policía de la iglesia, rechazando la menor libertad de las personas y violando sus derechos en todos los aspectos. En tal iglesia, las personas viven como en una prisión sin libertad ni derechos humanos. Es suficientemente doloroso para el pueblo escogido de Dios vivir en el país del gran dragón rojo. Si también está bajo la vigilancia, coacción y control de los falsos líderes y colaboradores, ¿hay alguna salida para él? Tales líderes y colaboradores están simplemente cometiendo maldad y perturbando a las personas. Están afligiendo al pueblo escogido de Dios. Están involucrados en establecer un reino independiente gobernado por Satanás. Tales líderes son sin duda personas malvadas desprovistas de humanidad. Cualquiera que tenga líderes de iglesia así será probablemente atormentado por Satanás. Aunque los líderes de esta clase son muy pocos, sin duda no son buenas personas. Cuando las personas malvadas se convierten en líderes que actúan como oficiales y Satanás toma el poder, no es una bendición sino un desastre para el pueblo escogido de Dios. Es como un búho que entra en casa —no es una buena señal—. Como su humanidad es tan mala, nunca amarán la verdad. Es difícil que sean salvadas y hechas perfectas. La iglesia no debe permitir que tales personas tomen el poder. Deben celebrarse elecciones de nuevo en cualquier iglesia en la que haya líderes malvados. Sólo después de expulsar a tales líderes malvados vivirá el pueblo escogido de Dios libremente ante Dios, podrá comer y beber apropiadamente la palabra de Dios y buscar la verdad. Cuando las personas malvadas estén en el poder, el pueblo escogido de Dios estará en peligro y será perseguido. Cuando tomen el poder personas que busquen la verdad, el pueblo escogido de Dios será libre y se emancipará. Las congregaciones serán agradables y con resultados fructíferos. El pueblo escogido de Dios entiende este hecho en su corazón.

Para juzgar si los líderes y colaboradores de todos los niveles de la iglesia son conformes al corazón de Dios, además de ver si tienen o no la obra del Espíritu, también necesitas ver si pueden obedecer las disposiciones de la obra, sermones y comunicaciones de los de arriba y si pueden o no guiar al pueblo escogido de Dios según las disposiciones de la obra. Es una cuestión de principios en el servicio a Dios. Esto se debe a que hace mucho que se estipuló explícitamente en los decretos administrativos de Dios que los líderes y colaboradores de diversos niveles de la iglesia así como el pueblo escogido de Dios deben obedecer la guía y disposición del hombre usado por el Espíritu Santo. Si un líder o colaborador no puede obedecer la guía del hombre usado por el Espíritu Santo y se niega a aceptar las disposiciones de la obra de los de arriba, esto revela que su intención es inapropiada y que la senda que toma es sin duda incorrecta. Si una persona no puede tratar apropiadamente al hombre usado por el Espíritu Santo, no podrá obedecer la obra de Dios. Si una persona no está de acuerdo con o actúa contra el hombre usado por el Espíritu Santo, eso muestra que su carácter no es bueno. Es una señal peligrosa. Así es como surgen los falsos líderes y anticristos. Sólo siguiendo las disposiciones de la obra del hombre usado por el Espíritu Santo para servir a Dios podemos servir a Dios según Su voluntad. Esta es la forma correcta de servir a Dios. Si una persona no obedece la guía y disposición del hombre usado por el Espíritu Santo, eso es suficiente para demostrar que es ambiciosa, arrogante y engreída, que está haciendo otra cosa y que ha tomado la senda incorrecta y ya se ha embarcado en la senda del anticristo. Esto es seguro. Esto es porque obedecer la disposición de la obra del hombre usado por el Espíritu Santo es obedecer la obra del Espíritu Santo y también una manifestación principal de obediencia a Dios. En la Era de la Ley, cualquiera que se resistiera u opusiera a Moisés estaba resistiéndose a Dios. Si alguien actuaba contra el hombre usado por Dios, estaba resistiéndose a Dios. Si alguien se oponía al hombre usado por el Espíritu Santo, estaba actuando contra Dios. No hay duda de esto. Por tanto, si alguien, mientras que cree en Dios, no obedece la guía y disposición del hombre usado por el Espíritu Santo, eso significa que desobedece la obra de Dios y se resiste a Él. Esto es seguro. Por tanto, la casa de Dios está sustituyendo a todos los falsos líderes y colaboradores que no tienen la obra del Espíritu Santo y expulsando a todos los falsos líderes y colaboradores que se resisten a Dios ocultando las disposiciones de la obra, sermones y comunicaciones. Esto se lleva a cabo enteramente para mantener la obra de Dios. Sólo haciendo eso puede la casa de Dios guiar al pueblo escogido de Dios a entrar en la vía correcta de la creencia en Dios y garantizar que el mismo está libre de la influencia de Satanás y que se vuelve verdaderamente a Dios. Ahora el pueblo escogido de Dios ha visto claramente que todos los que no llevan a cabo sus deberes según las disposiciones de la obra de los de arriba y los que se oponen al hombre usado por el Espíritu Santo están perturbando, interrumpiendo y desmantelando la obra de Dios. Sirven a Dios de nombre pero se resisten en realidad. Estas personas deben ser expulsadas si no muestran arrepentimiento verdadero. Si se permite a estos falsos líderes y anticristos continuar poniendo en peligro al pueblo escogido de Dios, la obra de Dios de salvación del hombre se retrasará. El pueblo escogido de Dios será engañado cada vez más profundamente. No le será fácil alcanzar la salvación. Cualquiera puede ver este hecho. Por tanto, es imperativo y muy urgente rescatar a todos los del pueblo escogido de Dios que son engañados y controlados por los falsos líderes y anticristos.

El pueblo escogido de Dios debe entender que quienes obedecen la guía y pastoreo del hombre usado por el Espíritu santo están en medio de la gestión de Dios. Todos los que rechazan, se resisten y permanecen indiferentes a la guía y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo no están enmedio de la gestión de Dios sino en los reinos satánicos independientes. Por tanto, que una persona pueda o no obedecer la guía y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo implica la pregunta de si ella está en medio de la gestión de Dios, de si tiene o no la obra del Espíritu Santo y de si puede o no ser salvada. No es un asunto menor.

Ahora la obra de Dios ha entrado en la etapa de aventamiento final. Es tiempo para que Dios determine el final de todos. Por esta razón, líder y colaborador de diversos niveles de la iglesia, estás siendo llamado a reflexionar sobre si estás sirviendo a Dios o haciendo el mal en lo que estás llevando a cabo. Debes reflexionar sobre ti mismo según los diez aspectos siguientes:

1. Durante tu ejercicio como líder o colaborador, ¿cuánta obra práctica has llevado a cabo para resolver los problemas prácticos del pueblo escogido de Dios para que este entre en la vía correcta de la creencia en Dios?

2. En el transcurso de llevar a cabo tus deberes, ¿qué aspectos de la verdad puedes comunicar claramente? ¿Qué problemas prácticos has resuelto para el pueblo escogido de Dios?

3. ¿Abrazaste realmente los principios de la verdad cuando trataste diversas cuestiones? ¿Defendiste ecuánimemente la justicia de forma que el pueblo escogido de Dios te aprobó cuando fue convencido?

4. ¿Cuánta obra práctica hiciste cuando el pueblo escogido de Dios fue engañado por la obra de espíritus malignos o embaucados por los anticristos? ¿Cuántas personas rescataste?

5. ¿De qué aspectos de la realidad de la verdad de Dios diste realmente testimonio de forma que los demás recibieran beneficios y edificación? Debes proveer ejemplos para explicarlo.

6. ¿Qué cosas has hecho para obedecer y cooperar verdaderamente con la guía y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo? ¿Qué cosas has hecho para resistirte a ello y demolerlo?

7. ¿Qué falacias has difundido? ¿Qué palabras absurdas, falsas y autodefensivas has hablado?

8. ¿Cuántos falsos líderes y anticristos has ascendido y usado? ¿A cuántas personas del pueblo escogido de Dios has oprimido, tendido trampas, segregado y expulsado?

9. ¿Qué otros hechos malvados has cometido para perturbar e interrumpir la obra de Dios? ¿A cuántas personas del pueblo escogido de Dios has hecho daño de forma que su entrada en la vida ha sido retrasada por ti?

10. ¿Llevas a cabo tu deber para llevar al pueblo escogido de Dios a Él o para dejarte llevar en la bendición del estatus? ¿Cuál es la senda que tomas realmente?

La clave para ser salvado y hecho perfecto por Dios es que el hombre pueda o no buscar la verdad y obedecer la obra de Dios. Los que no pueden obedecer la guía del hombre usado por el Espíritu Santo sino que toman su propia senda son incrédulos que rechazan la verdad y se resisten a Dios. No pueden ser hechos perfectos por el Espíritu Santo. Cuando alguien no obedece la guía y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo, ¿qué problema muestra eso? Cuando alguien desobedece la guía del hombre usado por el Espíritu Santo, ¿es una persona que obedece a Dios? ¿Qué provoca que desobedezca al hombre usado por el Espíritu Santo? ¿Qué clase de carácter muestra eso? Ahora, los que han logrado cambios en su carácter vital por medio de la experiencia de la obra de Dios son cada vez más obedientes a Dios, lo cual se manifiesta principalmente en su obediencia a la palabra de Dios y la verdad. Obedecerán incondicionalmente la palabra de cualquier persona que esté en sintonía con la verdad. Sean cuales sean los problemas que se encuentren, si la palabra de Dios viene a ellos o la verdad les es revelada, la obedecerán. Tales personas son las que buscan la verdad y ser hechas perfectas por la obra del Espíritu Santo. El hombre usado por el Espíritu Santo ha comunicado muchísimas verdades y publicado muchísimas disposiciones de la obra; ¿por qué no pueden obedecer algunas personas? Obviamente, las que no pueden obedecer la verdad ni a las personas de Dios son las que no obedecen verdaderamente a Dios ni aceptan ni aman la verdad. Todas ellas son personas malvadas hostiles a la verdad. Vemos que siempre que algunos falsos líderes y colaboradores cometen maldad, hay algunas personas que les comunican la palabra de Dios y expresan las opiniones correctas, pero ellos ocultan obstinadamente las disposiciones de la obra, sermones y comunicaciones e implementan a la fuerza sus propias prácticas. ¿No están actuando descaradamente contra Dios? Las que desobedecen la verdad son personas que desobedecen a Dios. Las que obedecen verdaderamente a Dios pueden obedecer la verdad, pueden obedecer la autoridad de la palabra de Dios y tienen un corazón temeroso de Dios. Por tanto, ya se ha revelado si esas que se atreven a oponerse al hombre usado por el Espíritu Santo son o no personas que se resisten a Dios y si son o no anticristos. Las disposiciones de la obra, sermones y comunicación del hombre usado por el Espíritu Santo representan completamente el paso de la obra del Espíritu Santo y la nueva dirección de Su obra. Por tanto, las personas que desobedecen la guía y disposición del hombre usado por el Espíritu Santo son las que viven fuera de la palabra de Dios, las que no han entrado en la gestión de Dios. Puede decirse con certeza que las personas que nunca obedecen la guía y disposición del hombre usado por el Espíritu Santo no pueden en absoluto entrar en la vía correcta de la creencia en Dios. Así pues, no pueden ser salvadas.

Ahora las personas están agrupadas según su clase. Pueden ser divididas generalmente en tres categorías según la presente situación de la iglesia: la primera clase engloba a las que buscan la verdad. La senda que ellas toman es naturalmente la de obedecer la obra de Dios para alcanzar la salvación. La segunda clase engloba a las que no buscan la verdad. Sus principales representantes son los falsos líderes y colaboradores. La senda que toman es la del anticristo. La tercera clase engloba a todo ese pueblo escogido de Dios engañado y controlado por los falsos líderes, colaboradores y anticristos. Algunas de estas personas también aman la verdad, pero no saben cómo distinguir, porque su experiencia de la vida y entrada en ella son demasiado superficiales. Como consecuencia, son engañadas y controladas por los falsos líderes, colaboradores y anticristos. Tales personas necesitan ser rescatadas desesperadamente. Todo ese pueblo escogido de Dios que busca la verdad tiene la responsabilidad de guiarlas, apoyarlas y rescatarlas. Esta es la obra más importante de la iglesia actualmente. Asimismo, hay algunas otras personas que son incrédulas. No asisten a las reuniones a menudo ni llevan a cabo sus deberes y pertenecen a quienes están fuera de la palabra de Dios. No hablaré de ellas aquí.

Líderes y colaboradores de diversos niveles de la iglesia deben hacer todo lo posible por resolver los cinco problemas existentes en la iglesia según la disposición de la obra del 1 de mayo. Sólo cuando hayamos rescatado a esas personas del pueblo escogido de Dios del engaño y control de los falsos líderes y anticristos, sólo cuando las hayamos guiado a la vía correcta de la creencia en Dios para que puedan entender la verdad y obedecer solamente a Dios, la obra del Espíritu Santo y la verdad que hay en la palabra de Dios, las habremos llevado de vuelta a Dios. En cuanto a esas personas engañadas que no buscan en absoluto la verdad, realmente no podemos hacer nada. Esos falsos líderes y colaboradores que muestren remordimiento y arrepentimiento deben ser tratados con amor. Si estas personas pueden verdaderamente arrepentirse y buscar la verdad, podrán recibir plenamente la salvación y ser hechas perfectas. Tenemos que abandonar a esos falsos líderes y anticristos que no buscan la verdad en absoluto. Debemos rescatar con amor a todos esos falsos líderes y colaboradores que pueden arrepentirse y no permitir que sean oprimidos ni incriminados. Sólo podemos rechazar y expulsar a los que son anticristos que se niegan absolutamente a arrepentirse. Practicar así está en plena conformidad con el principio de la obra de salvación de Dios para el hombre.

Honestamente hablando, el pueblo escogido de Dios no está dispuesto a ver que estos falsos líderes y colaboradores se embarquen en la senda del anticristo y ellos son por tanto eliminados. No podíamos soportar que ocurriera eso. Estas personas parecen ser bastante patéticas. ¿Cómo han llegado a convertirse en parte de las fuerzas satánicas contrarias a Dios? Cuando pensamos en ello, podemos ver que no pueden culpar a nadie. Tal como Dios dijo: “El éxito o el fracaso dependen de la senda que el hombre camine”. Dios lo ha dicho claramente desde hace mucho tiempo en Su palabra y también ha revelado al hombre el desenlace de toda clase de personas. Después de convertirse en líderes y colaboradores de la iglesia, ¿por qué pueden estas personas protegerse a sí mismas y prolongar una existencia innoble por depender de la filosofía de Satanás y por ceder a su influencia? Cuando el pueblo escogido de Dios les entregó las disposiciones de la obra, sermones y comunicación recibidos de los de arriba a través de internet, fueron totalmente desdeñosas, como si eso les hubiera hecho perder dignidad y estima, como si tales disposiciones de la obra sólo debieran habérseles transmitido directamente desde los de arriba para que se sintieran dignas y estimadas, para que pudieran aceptarlas con tranquilidad. Si las mismas les son transmitidas por los hermanos y hermanas, sienten una pérdida de dignidad y estima. Por tanto tienen dudas y juzgan las disposiciones de la obra e incluso declaran que estas son falsas. ¿Qué clase de mentalidad es esa? Consideran que su dignidad y estima están sobre todo lo demás. No llevarán a cabo sus deberes a no ser que tengan dignidad y estima. ¿Tiene esta clase de personas un amor verdadero por Dios? Para ellas, aceptar la comisión de Dios y llevar a cabo la voluntad de Dios no es tan importante como su dignidad y estima. ¿Dónde está su amor por Dios? ¿Dónde está su sentido de la responsabilidad para llevar a cabo sus deberes? Nunca supieron por qué ha sufrido Dios en humildad y escondido. Si a Jesús le hubiera importado Su dignidad y estima, ¿habría sido crucificado como una ofrenda por el pecado por la raza humana? Si Dios hubiera apreciado Su dignidad y estima, ¿se habría hecho carne y habría soportado la humillación? Estas personas consideran que el estatus y la reputación están sobre todo lo demás y albergan tal intensa vanidad; ¿tienen algún rastro de conciencia y juicio? Con el fin de que el pueblo escogido de Dios entre en la vía correcta de la creencia en Dios tan pronto como sea posible, las disposiciones de la obra publicadas por los de arriba son una lucha contrarreloj y son publicadas por todos los medios y formas en que sean diligentes. Sin embargo, a los falsos líderes y colaboradores no les importan las intenciones de Dios ni entienden Su angustia, ni mucho menos les importa la vida o muerte del pueblo escogido de Dios. No es de extrañar que no tengan la obra del Espíritu Santo. Son simplemente degenerados que tozudamente quieren estima y no aman en absoluto la verdad. Sólo tales degenerados podrían tratar así las disposiciones de la obra, sermones y comunicación de los de arriba. Si un hombre debe obedecer la obra de Dios o a los falsos líderes y anticristos implica la pregunta de si puede apartarse de la influencia de Satanás y recibir la salvación. Si pertenece a Satanás o a Dios es obvio aquí. Si obedece incondicionalmente a los falsos líderes y anticristos e incluso considera que obedecer a los falsos líderes y anticristos es ser obediente a Dios, esta es la traición y blasfemia más grave a Dios. Sigue claramente a Satanás cuando reconoce a un rufián como su padre. Alguien que puede ser necio hasta ese extremo es realmente un degenerado irredimible. Los que obedecen a los falsos líderes y anticristos pero no obedecen las disposiciones de la obra, sermones y comunicación de los de arriba son los que reconocen a un rufián como su padre y los que traicionan a Dios. Están condenados a ser eliminados y maldecidos.

25 de mayo de 2011

Anterior:Los cinco problemas que la iglesia debe resolver actualmente

Siguiente:La importancia de las elecciones democráticas en la iglesia y problemas que deben ser resueltos