Sólo los que pueden practicar la verdad y discernir diversas clases de personas han entrado en la vía correcta de la creencia en Dios

Desde que la obra de Dios entró en la etapa de aventamiento de revelar a las personas y clasificarlas según su propia clase, la batalla espiritual en las iglesias de todas partes nunca se ha detenido y se ha vuelto cada vez más intensa. Se puede decir realmente que esto ha introducido el preludio de la gran batalla entre la justicia y el mal y que el foco de la batalla es volverse más clara y obvia: todos los tipos de diablos del anticristo que se han colado en la casa de Dios ven que ha llegado el momento e intentan usurpar las posiciones de los líderes de todos los niveles de la iglesia, luchan contra Dios por el poder y controlan al pueblo escogido de Dios para establecer un reino independiente. Están dirigiendo su punta de lanza directamente al hombre usado por el Espíritu Santo, intentando en vano sustituirlo con el fin de destruir y destrozar la obra de Dios en los últimos días. Este es el astuto plan de Satanás, que está destinado a fracasar. Todas las clases de diablos del anticristo se han reencarnado de los espíritus malignos y han nacido con la naturaleza de Satanás, por lo que no estarán en absoluto dispuestos a fracasar y además no se echarán atrás automáticamente de la etapa de la historia de la iglesia. Es justo como dicen las palabras de Dios: “Desde el tiempo de la creación hasta hoy, el diablo nunca se ha comportado bien. Siempre ha interrumpido, molestado y disentido. Cuando Dios actúa o habla, siempre intenta tomar parte; pero Él se hace el desentendido. A la mención del diablo, la ira de Dios se desborda, imposible de contener; al no ser uno con el Espíritu, no hay relación, sólo distancia y separación”. Es precisamente a causa del engaño, perturbación, esclavitud, control, represión e incriminación de estos diablos del anticristo que el pueblo escogido de Dios ha sido levantado para librar una guerra contra los diablos del anticristo e incluso luchar hasta la muerte. Ahora, los del pueblo escogido de Dios entienden finalmente la verdad, tienen conocimiento de las palabras de Dios y han desarrollado una experiencia genuina de la obra de Dios, embarcándose paso a paso en la vía correcta de la creencia en Dios. Después de experimentar la batalla espiritual durante varios años, todos los del pueblo escogido de Dios realmente entienden algunas verdades y se dan cuenta de que la obra de Dios está salvando y perfeccionando personas. En algunos problemas fundamentales de la creencia en Dios, se demuestra que la vida del pueblo escogido de Dios ha crecido gradualmente. Esto se refleja principalmente al tener algún discernimiento de: si una persona cree verdaderamente en Dios y tiene la obra del Espíritu Santo; si una persona tiene conciencia, razón y humanidad; si una persona ha experimentado verdaderamente la obra de Dios y posee la realidad de la verdad; si una persona cumple genuinamente su deber y defiende la obra de Dios; si una persona puede usar la verdad para resolver problemas y llevar a cabo obra real; si una persona es un falso líder o colaborador; las falacias y herejías que violan obviamente las palabras de Dios y la obra obvia y claramente visible de los espíritus malignos, los diablos del anticristo. Sin embargo, hay muy pocas personas que puedan discernir ni siquiera a los anticristos más traicioneros y astutos y hay incluso menos personas que puedan discernir todo tipo de falacias y herejías que parecen verdaderas pero son realmente falsas, contienen motivos ocultos y llevan el engaño de Satanás. Esto es suficiente para explicar que el entendimiento de la verdad de la mayoría de los del pueblo escogido de Dios es demasiado superficial y que su estatura es demasiado pequeña. Ellos siguen corriendo el peligro de ser derrotados y llevados cautivos en el camino al reino. En otras palabras, siguen corriendo el peligro de traicionar a Dios al 100%. Este es un problema real de la entrada en la vida que el pueblo escogido de Dios debe resolver. Su causa es que la batalla entre el pueblo escogido de Dios y las fuerzas malvadas de los diablos del anticristo afecta directamente a que el pueblo escogido de Dios pueda o no entrar en la vía correcta de la creencia en Dios para ser salvado y perfeccionado y que entrar en la vía correcta de la creencia en Dios se establece sobre el fundamento de entender la verdad y tener los cuatro discernimientos. Por tanto, si las personas no pueden discernir a los anticristos más traicioneros y astutos, siguen corriendo el peligro de ser engañadas para ir en un barco pirata, seguir a los diablos del anticristo y traicionar a Dios. Por tanto, que las personas puedan discernir a los anticristos más traicioneros y astutos es la clave para determinar si pueden o no entrar en la vía correcta de la creencia en Dios, así como la clave de si pueden o no caminar por la senda de la búsqueda de la verdad y de ser perfeccionadas. En esto se puede ver que discernir a los diablos del anticristo más traicioneros y astutos es una lección que el pueblo escogido de Dios debe aprender bien en la batalla espiritual y también un problema difícil que debe resolver para entrar en la vía correcta de la creencia en Dios.

Todos los del pueblo escogido de Dios que entienden finalmente algunas verdades mediante la experiencia de la batalla espiritual durante varios años pueden ver claramente que los anticristos son los cabecillas de todas las fuerzas malvadas de Satanás en la iglesia que se resisten a Dios. Toda clase de espíritus malignos, espectros inmundos y personas malvadas son cómplices y subordinados de los anticristos. Las fuerzas malvadas de Satanás están formadas por esta banda de espíritus malignos y espectros inmundos liderada por este anticristo. Allá donde haya anticristos levantando banderas, gritando y clamando, habrá espíritus malignos y personas malvadas metiendo baza y dando ánimos. Esta banda de Satanás y de diablos, espíritus malignos y espectros inmundos hace todo lo que puede para perturbar y destruir la obra de Dios, así como para reprimir, atacar, incriminar y atar al pueblo escogido de Dios. Hace mucho que ha ofendido el carácter de Dios con incontables hechos malvados y los pecados más atroces. En consecuencia, esta banda de espíritus malignos y espectros inmundos liderada por el anticristo debe ser totalmente derribada, condenada, sacada y expulsada. Este es el paso final de la obra de Dios de los últimos días. Todos los del pueblo escogido de Dios deben entender las intenciones de Dios y trabajar juntos para erradicar totalmente las fuerzas malvadas lideradas por los anticristos. Sólo lograr el resultado de limpiar y purificar la iglesia es seguir genuinamente la voluntad de Dios. Sólo entonces puede terminar la obra de Dios con Su glorificación.

Con el fin de que el pueblo escogido de Dios pueda ver total y claramente el verdadero rostro de los diablos del anticristo, ahora proveeré una explicación simple del origen de los anticristos y la esencia de su naturaleza, hechos malvados principales, engaños y objetivos: los anticristos tienen una larga historia. Cuando Dios se hizo carne por primera vez para obrar en la Era de la Gracia, ya habían surgido toda clase de diablos del anticristo. Cuando Jesús predicaba, todos los principales sacerdotes y escribas de todo el nivel superior del judaísmo hacían lo posible por resistirse, juzgar y condenar al Jesús encarnado y al final lo clavaron en la cruz. Pablo es un representante típico de ellos. Después de que Dios hiciera uso de los dones de Pablo para llevar a cabo un período de obra, este recurrió finalmente a sus viejas formas y reveló su verdadera naturaleza, convirtiéndose en el primer diablo del anticristo en colarse en la iglesia y rendir servicio para Dios. Durante el período de su obra, Pablo se jactó a menudo de sí mismo, nunca obedeció a nadie, se puso por encima de los doce apóstoles y testificó que para él el vivir era Cristo, para que las personas lo adoraran y exaltaran, exponiendo su naturaleza satánica. En ese tiempo, el apóstol Juan ya era consciente de que cualquiera que niegue la encarnación de Dios es un anticristo, esto es, cualquiera que no admita que Cristo es Dios encarnado es un anticristo. Él dijo: “Incluso ahora han surgido muchos anticristos”. Evidentemente, toda clase de anticristos ya se han manifestado en la Era de la Gracia después de que Jesús completara Su obra. Es justo como las palabras de Dios dicen: “Cuando Dios se hace carne y viene a obrar entre los hombres, todos lo miran y oyen Sus palabras, y todos ven Sus hechos en la carne. En ese momento, todos los conceptos del hombre quedan reducidos a espuma. Y para aquellos que ven al Dios que aparece en la carne, todos los que tienen obediencia en sus corazones no serán condenados, mientras que los que están contra Él intencionadamente se considerarán oponentes de Dios. Tales hombres son anticristos y enemigos que están deliberadamente contra Él”. Ahora es precisamente el tiempo en que la obra de Dios está llegando a su fin. Toda clase de diablos del anticristo ya se han manifestado. De acuerdo con las palabras de Dios, todos los anticristos son diablos que se resisten directamente a Dios. Independientemente de que Dios obre en la carne o mediante el uso del hombre, todos los que se resisten directamente a Cristo o al hombre usado por Dios son diablos que se resisten directamente a Dios. En la Era de la Ley, los 250 líderes que juzgaron, condenaron y rechazaron a Moisés, incluyendo a Coré, Datán y Abiram, fueron diablos que se resistieron directamente a Dios. En la Era de la Gracia, los principales sacerdotes, escribas y fariseos que se resitieron directamente a Jesús encarnado son también diablos que se resistieron directamente a Dios. En la Era del Reino, los que están llenos de nociones y resistencia hacia el Cristo encarnado y los que no obedecen, están resentidos y hacen todo lo posible por juzgar y condenar al hombre de quien Dios da testimonio al ser usado por el Espíritu Santo, son además diablos que se resisten directamente a Dios. Todos los que niegan la encarnación de Dios y la esencia divina de Cristo son diablos del anticristo. Como los anticristos pueden resistirse directamente al Dios encarnado, por supuesto también atacarán, juzgarán y condenarán directamente al hombre usado por Dios. Evidentemente, la punta de lanza de la resistencia y ataque del diablo Satanás va dirigida a Dios y Su obra. Por tanto, odiar o juzgar al hombre usado por el Espíritu Santo es suficiente para demostrar que una persona es un diablo del anticristo. Como todos los que se resisten directamente a Dios son diablos del anticristo que en extremo odian la verdad y se oponen a Dios, también pueden de manera natural odiar al hombre usado por el Espíritu Santo, a los líderes y colaboradores de todos los niveles que tienen la obra del Espíritu Santo y a todo el pueblo escogido de Dios que busca la verdad. Esto es inevitable y está determinado conpletamente por la naturaleza y esencia diabólicas de los anticristos. Para discernir a los diablos del anticristo, el pueblo escogido de Dios debe entender primero las siete características de la naturaleza de los diablos del anticristo. De esa forma, no le será difícil identificar la naturaleza y esencia de los diablos del anticristo.

Ahora proveeré una explicación de las siete características de la naturaleza de los diablos del anticristo a continuación:

Primero, todos los anticristos son arrogantes y engreídos, se niegan a obedecer a nadie, sólo se exaltan a sí mismos, se apegan a sus propias formas de hacer las cosas, no tienen respeto por nadie, no tienen lugar en absoluto para Dios en su corazón ni temen a Dios en absoluto. No hay persona en la iglesia que pueda convencer a los anticristos ni tampoco hay nadie que pueda controlarlos. Los líderes y colaboradores de todos los niveles de la iglesia son como enemigos para ellos. Por ejemplo, algunos dicen: “Yo sólo obedezco a Dios y a nadie más”. O dicen: “Yo sólo obedezco a fulano de tal, pero a nadie más”, etc. En esto puede verse que tales personas tienen la naturaleza del diablo Satanás, razón por la cual no es una sorpresa que puedan jactarse de sí mismas arrogantemente, se duermen complacientemente en los laureles y ni siquiera pueden esperar a testificar de que son “el hijo primogénito de Dios, Su hijo amado”. Tales personas malvadas se convierten en auténticos diablos del anticristo una vez que llegan al poder. Se niegan a obedecer a nadie y se jactan arrogantemente de sí mismas —esa es la primera característica de la naturaleza de los diablos del anticristo—.

Segundo, como los anticristos tienen una naturaleza diabólica que no ama la verdad e incluso la odia, se resiste a ella y se opone a Dios, ellos nunca se toman en serio el comer y beber las palabras de Dios. Nunca han comido ni bebido genuinamente las palabras de Dios y tampoco aceptan las palabras de Dios y la verdad. En su lugar, examinan las palabras de Dios e incluso se aprovechan de ellas sacándolas fuera de contexto. En consecuencia, no tienen ningún esclarecimiento del Espíritu Santo sobre las palabras de Dios y además no conocen genuinamente la verdad de su propia corrupción mediante las palabras de Dios. Por tanto, todos los diablos del anticristo nunca hablan sobre conocerse a sí mismos, ni mucho menos se examinan y exponen a sí mismos, como si no tuvieran corrupción. Incluso se atreven a testificar de que son “el hijo primogénito de Dios, Su hijo amado y una persona perfeccionada”. Nunca pueden comunicar el verdadero conocimiento de las palabras de Dios ni la verdad y además no pueden dar testimonio de la obra de Dios ni de lo que Él tiene y es. Todo lo que saben es edificarse a sí mismos y dar testimonio de sí mismos. Son realmente despreciables y desvergonzados en extremo. Esta es la segunda característica de la naturaleza de los diablos del anticristo.

Tercero, como la naturaleza diabólica de los anticristos no ama la verdad e incluso la odia, se resiste a ella y se opone a Dios, una persona nunca verá a los anticristos practicar la verdad. De hecho, los diablos del anticristo nunca practican la verdad y exhiben principalmente las siguientes conductas: 1. Nunca obedecen el juicio, reprensión, prueba y refinamiento de Dios. 2. Nunca obedecen las palabras de Dios ni la verdad. 3. Nunca aceptan la verdad. 4. Nunca aceptan la poda y trato. 5. Nunca obedecen a nadie que pueda comunicar y practicar la verdad ni obedecen a nadie. 6. Siempre hablan desde una posición más elevada que los demás o incluso en la posición de Dios, siempre sermonean a las personas y son propensos a malinterpretar las palabras de Dios y distorsionar los hechos, vuelven lo blanco negro y viceversa, hacen contraacusaciones falsas, condenan deliberadamente, juzgan arbitrariamente y engañan, juzgan, condenan e incriminan a menudo a las personas y están llenos de odio hacia el pueblo escogido de Dios. Esto verifica por tanto que los anticristos nunca son personas que pueden practicar la verdad. Esta es la tercera característica de la naturaleza de los diablos del anticristo.

Cuarto, todas las acciones y conductas de los anticristos son en aras de luchar por poder y beneficios y de lograr la meta de controlar al pueblo escogido de Dios y establecer su propio reino independiente. Los anticristos sólo buscan estatus y poder y adoran en extremo a las fuerzas satánicas. Estatus, poder y dinero son los ídolos de los anticristos y las metas que ellos buscan. Esta es la esencia de la naturaleza de los anticristos. Así pues, los anticristos sólo se esfuerzan y trabajan duro por estatus y poder. Si eso no les hace ganar estatus ni poder, no harán nada. Harán cualquier cosa siempre que eso beneficie a su lucha por poder y estatus. En aras de buscar estatus, no dudarán en corregir y castigar, incriminar o herir a otras personas de cualquier manera. A ojos de los anticristos, tener estatus y poder los capacita para ganarlo todo, mientras que perder estatus y poder significa perderlo todo. Esto es completamente la manifestación de la esencia de la naturaleza diabólica del gran dragón rojo. Esta es la cuarta característica de la naturaleza de los diablos del anticristo.

Quinto, además de amar la búsqueda de poder y estatus, a los anticristos les gusta aliarse y asociarse con todas las personas malvadas. Les gusta quienquiera que comparta sus mismos gustos podridos y pueda rendirles servicio; les gusta y se asocian con quienquiera que los adore y adule. Todos los atrapados por los anticristos son diablos y bestias, animales sin espíritu. A ningún diablo del anticristo le gusta asociarse con personas honestas que caminan por la senda correcta y buscan la verdad. Nunca les gustan las buenas personas de corazón bondadoso e incluso pueden tergiversar la verdad, vuelven lo blanco negro y viceversa, declaran que las personas malvadas son buenas, que las buenas son malas y no se detienen ante nada para corregir y castigar, difamar cruelmente, condenar deliberadamente a otros, hacer el truco de un ladrón que grita “Al ladrón” y cometer toda clase de maldad, creando el caos en iglesias por todas partes. Esto es incluso una prueba adicional de la naturaleza diabólica de los anticristos. Lo que más desprecian todos los diablos del anticristo son las personas que buscan la verdad, defienden los principios y tienen sentido de la justicia. Lo que más odian son las personas que pueden discernir a los anticristos, aborrecen el mal y poseen la verdad y humanidad. Esa es la razón por la que los anticristos pueden perseguir, incriminar y herir a las buenas personas así como oponerse a los líderes y colaboradores de todos los niveles. Esta es la quinta característica de la naturaleza de los diablos del anticristo.

Sexto, todos los diablos del anticristo tienen un odio profundamente arraigado en su corazón hacia el hombre usado por el Espíritu Santo e intentan sustituirlo. Se ponen nerviosos, se exasperan y han perdido todo equilibrio de juicio. Cuando ven que la iglesia practica elecciones democráticas y que el pueblo escogido de Dios empieza a entrar en la vía correcta de la creencia en Dios, empiezan a realizar acciones frenéticas y lanzan un ataque salvaje, haciendo todo lo posible por perturbar las elecciones de la iglesia. Con el fin de engañar al pueblo escogido de Dios, difunden toda clase de falacias y herejías y van tan lejos como para atacar, juzgar y condenar a los líderes y colaboradores de todos niveles de la iglesia como falsos, de forma que pueden sembrar discordia entre el pueblo escogido de Dios y los líderes y colaboradores de todos los niveles de la iglesia. En aras de engañar y controlar al pueblo escogido de Dios, van incluso tan lejos como para hacer vergonzosamente que las personas voten por ellos, los acepten y obedezcan, además de prohibir que los que buscan la verdad, obedecen genuinamente la obra de Dios y han entrado en la realidad de la verdad sean elegidos como líderes y colaboradores de cualquier nivel. Esto hace completamente obvias las ambiciones de los anticristos de dominar la iglesia y controlar al pueblo escogido de Dios. A partir de esto podemos llegar a la conclusión de que todos los diablos del anticristo odian especialmente al hombre usado por el Espíritu Santo y a los líderes y colaboradores de todos los niveles de la iglesia. Esto expone además que los diablos del anticristo tienen mucho miedo de que la verdad esté en el poder en la casa de Dios y de que todas las personas que buscan la verdad estén en el poder en la casa de Dios. Esto se debe a que el día en que la verdad y las personas que la buscan estén en el poder en la casa de Dios es el día en que los diablos del anticristo llegarán a su fin. Evidentemente, a quien más odian los diablos del anticristo es al hombre usado por el Espíritu Santo y a todos los líderes y colaboradores de la iglesia que buscan la verdad. Esta es la sexta característica de la naturaleza de los diablos del anticristo.

Séptimo, todos los diablos de anticristo nunca se arrepienten verdaderamente por muy aplastante que sea la derrota o el rechazo a los que se enfrenten ni harán una autorreflexión genuina para conocerse a sí mismos. Aunque algunos diablos pueden derramar lágrimas, no son lágrimas de arrepentimiento sino más bien de queja, de desobediencia o de odio. Sin duda no son lágrimas de arrepentimiento ni endeudamiento. Esto se debe a que todas las personas sin conciencia ni razón son diablos y ningún diablo tiene una sola onza de humanidad. Todos ellos son tipos satánicos y no serán en absoluto salvados por Dios. Todos los diablos del anticristo tienen la naturaleza del diablo Satanás y están fuera de la salvación, por lo que nunca se conocerán a sí mismos ni se arrepentirán verdaderamente y nunca aceptarán la verdad ni obedecerán genuinamente a Dios. Esta es la séptima característica de la naturaleza de los diablos del anticristo.

Las siete características anteriores de los anticristos representan la esencia diabólica de la naturaleza de los anticristos. Por tanto, es perfectamente apropiado decir que los anticristos son los siervos de Satanás. Los siervos de Satanás son demonios enviados por Satanás para alterar y perturbar la obra de Dios. Mediante las acciones y conducta de los diablos del anticristo, podemos estar completamente seguros de que los anticristos no creen en las palabras de Dios ni las aceptan en absoluto. Esto es, no aceptan en absoluto la verdad, no aceptan en absoluto el juicio y reprensión de las palabras de Dios, no practican en absoluto la verdad, no aceptan ni obedecen en absoluto el liderazgo del hombre usado por el Espíritu Santo, no protegen en absoluto la obra de Dios ni exaltan ni dan testimonio en absoluto de Dios. Esa es la razón por la que no tienen en absoluto la obra del Espíritu Santo y todos ellos son auténticos demonios y Satanás, típicos incrédulos. Todas sus acciones y conducta son para alterar, perturbar, demoler y destruir la obra de Dios. Sirven como agentes de Satanás y del gran dragón rojo dentro de la iglesia de la casa de Dios y actúan en concierto con las fuerzas satánicas del exterior, cometiendo el crimen atroz que Satanás y el gran dragón rojo más quieren cometer pero no pueden. Esto es suficiente para demostrar que todos los diablos del anticristo son los siervos de Satanás así como cómplices y traidores ocultos del gran dragón rojo. Eso es perfectamente preciso.

Todos los diablos del anticristo son incrédulos. Son demonios que han venido con el astuto plan de Satanás para perturbar, alterar, demoler y destruir la obra de Dios. Los siguientes cuatro puntos son suficientes para demostrar esto: uno, todos los anticristos dudan de las palabras de Dios y las niegan, además de no admitir nunca que todas las palabras de Dios son la verdad y que son expresadas por Dios. Dos, todos los anticristos dudan de la obra de Dios y la niegan y en particular consideran la obra de Moisés, que fue usado por Dios, y la del hombre usado por el Espíritu Santo como la obra del hombre para negar que ambos fueron dirigidos y usados por el Espíritu Santo y por tanto negar la obra de Dios de los últimos días. Tres, todos los anticristos dudan del hombre usado por el Espíritu Santo, lo niegan, juzgan y condenan. Lo único que quieren es dar testimonio de sí mismos, edificarse a sí mismos y conspirar para sustituirlo con el fin de controlar al pueblo escogido de Dios y establecer su propio reino independiente. Cuatro, todos los anticristos dudan de y niegan los resultados de la obra de Dios y del hecho de que Dios ha vencido a Satanás. Conspiran para hacer que las personas duden y se aparten de la obra de Dios de forma que el plan de gestión de Dios para salvar a la humanidad quede en nada. Las anteriores son las cuatro dudas que obviamente tienen todos los diablos del anticristo. Es un hecho aceptado. En las cuatro dudas de los anticistos podemos ver la prueba irrefutable de que los anticristos son los siervos de Satanás. Todos los que poseen estas cuatro dudas son sin duda diablos del anticristo e incrédulos. También se puede decir que estas cuatro dudas son los cuatro focos de atención de los diablos del anticristo en su alteración, perturbación, demolición y resistencia a la obra de Dios, sus cuatro objetivos principales de ataque. De hecho, todas las batallas espirituales giran en torno a estos cuatro focos de atención. Esto es un hecho que nadie puede negar. Todos los hechos malvados de los anticristos también están edificados sobre los fundamentos de estas cuatro dudas. En consecuencia, el pueblo escogido de Dios debe ver el fondo de la esencia de estas cuatro dudas de los diablos del anticristo. Ahora proveeré una explicación de las cuatro dudas a continuación:

Primero, dudar de que las palabras de Dios son expresiones de la verdad, la voz de Dios y la palabra manifestada en la carne; especializarse en investigar las palabras de Dios, desacreditar el lenguaje de las palabras de Dios, buscarle la quinta pata al gato e incluso malinterpretar las palabras de Dios sacándolas fuera de contexto; por un lado, declarar falsamente que las palabras de Dios han sido alteradas y difamar y acusar al hombre usado por el Espíritu Santo de alterar las palabras de Dios, de forma que el pueblo escogido de Dios dude, deje de comer y beber y se aparte de las palabras de Dios; por otro lado, sacar siempre fuera de contexto las palabras de Dios para hacerse pasar por el hijo primogénito de Dios, Su hijo amado o el hombre usado por el Espíritu Santo, conspirar para engañar y controlar al pueblo escogido de Dios con el fin de establecer un reino independiente. Los anticristos son especialmente propensos a añadir sus propias opiniones para malinterpretar las palabras de Dios. Por fuera parece que están comunicando las palabras de Dios, pero realmente están adoptando el método de Satanás de sustituir lo falso por lo genuino injertando sus propias opiniones en las palabras de Dios para hacer que las personas piensen que lo que ellas creen son las palabras de Dios. En realidad, sin embargo, están aceptando sin saberlo las falacias y herejías de Satanás. Este es el método más astuto que los diablos del anticristo usan para malinterpretar las palabras de Dios y difundir falacias para engañar a las personas. Es exactamente el mismo truco que Satanás la serpiente usó para tentar y corromper a Eva. Todos los anticristos niegan a Cristo y la divinidad de Cristo en su corazón, razón por la cual se atreven a oponerse abiertamente a Dios y engañar a Su pueblo escogido. Las personas que acepten las falacias y herejías de los anticristos dudarán de Dios y Sus palabras y escucharán y obedecerán a los anticristos, caminando por la senda de la perdición y destrucción de la traición a Dios.

Segundo, dudar de la obra de Dios y difundir siempre que la obra del hombre usado por el Espíritu Santo es la obra del hombre, decir que la obra que proviene del Espíritu Santo es la obra del hombre y declarar falsamente que toda la obra de la casa de Dios es llevada a cabo por el hombre y no es obra de Dios; negar los pasos de la obra de Dios y su esencia, así como juzgar, condenar y blasfemar gravemente la obra de Dios. La naturaleza de los anticristos es arrogante y engreída. Ellos no obedecen a nadie y hacen todo lo posible por juzgar y atacar al hombre usado por el Espíritu Santo, además de difamar y acusar al pueblo escogido de Dios de creer en el hombre y seguirlo, justo como esas personas dudaron y negaron que Dios usó a Moisés para llevar a cabo Su obra en la Era de la Ley. Para lograr sus ambiciones de ocupar la colina con el fin de gobernar como reyes y establecer su propio reino independiente, se niegan a aceptar el liderazgo y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo y traicionan y se oponen a las disposiciones de la obra en favor de las suyas, además de conspirar para hacer que las personas se aparten de la obra de Dios y lograr su meta de alterar, demoler y destruir la obra de Dios.

Tercero, dudar de y negar al hombre usado por el Espíritu Santo y difundir falacias tales como: “El hombre usado por el Espíritu Santo también tiene corrupción”; “El hombre usado por el Espíritu Santo no es una persona sino varias, incluyéndonos a nosotros”; “Nosotros sólo escuchamos a Dios y no al hombre”; “Seguir al hombre usado por el Espíritu Santo es estar en la corriente del sacerdote, no en la del Espíritu Santo”; “Es suficiente con que tengamos la guía de la obra del Espíritu Santo, no necesitamos escuchar al hombre usado por el Espíritu Santo”; resistirse y oponerse a las disposiciones administrativas de Dios e incitar intencionadamente la discordia entre el pueblo escogido de Dios y el hombre usado por el Espíritu Santo. Como los anticristos dudan de y niegan al hombre usado por el Espíritu Santo, por supuesto también dudan de y niegan a los líderes y colaboradores de todos los niveles de la iglesia que hacen todo lo posible por cooperar con el hombre usado por el Espíritu Santo. Todos los anticristos no sólo juzgan y atacan al hombre usado por el Espíritu Santo, también juzgan y condenan a los líderes y colaboradores de todos los niveles de la iglesia diciendo que son falsos y que deben ser expulsados. Conspiran para hundir a los líderes y colaboradores de todos los niveles de la iglesia y controlar al pueblo escogido de Dios con el fin de establecer un reino independiente. Los anticristos hacen todo lo que pueden por cultivar su propio poder, pisoteando a todos los que tienen discernimiento de ellos y que pueden entender la verdad. Sólo reconocen a sus cómplices y subordinados y hacen que el pueblo escogido de Dios sólo crea en ellos y los siga. Aunque alteran la vida de la iglesia, tienen que lograr su meta de estabilizar su posición y controlar al pueblo escogido de Dios. Intentan engañar y llevar por la senda del mal al pueblo escogido de Dios para que este perezca y sea destruido.

Cuarto, dudar de y negar los resultados que la obra de Dios de los últimos días ya ha logrado y los claros resultados logrados por las palabras de Dios en la conquista y perfeccionamiento de las personas. Ellos no pueden ver el verdadero crecimiento logrado en la experiencia de la obra de Dios por todo el pueblo escogido de Dios que busca la verdad. No pueden ver el hecho de que las palabras de Dios se están cumpliendo y materializando. No pueden ver el hecho de que el pueblo escogido de Dios ha echado raíces en el camino verdadero y ha empezado a entrar en la vía correcta de la creencia en Dios y de que ninguna fuerza satánica puede quitarlo de las manos de Dios. No pueden ver el hecho de que Dios ya ha vencido a Satanás. Por tanto, hacen todo lo posible por distorsionar y juzgar la obra de Dios. Declaran que la obra de Dios es la obra del hombre y que creer en Dios y obedecer el liderazgo y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo es creer en el hombre y seguirle. Intentan en vano engañar al pueblo escogido de Dios, haciéndolo dudar, negar y apartarse de la obra de Dios y en su lugar seguirles y obedecerles a ellos para lograr su objetivo de perturbar, demoler y destruir la obra de Dios. Toda clase de diablos del anticristo ya han permitido realmente que Satanás ciegue sus ojos y mente. Ya han caído en la oscuridad y están siendo castigados.

Debido al hecho de que todos los anticristos poseen estas cuatro dudas y son incrédulos, todas sus acciones y conducta alteran y perturban la obra de Dios y son hechos malvados que se resisten y oponen directamente a Dios. Basándose en las siete características y las cuatro dudas de los diablos del anticristo, podemos estar completamente seguros de que todos los diablos del anticristo son siervos de Satanás, auténticos demonios y Satanás. Todos los diablos del anticristo son los agentes de Satanás en la iglesia. Esto es totalmente preciso. Discernir a los anticristos ha hecho que el pueblo escogido de Dios entienda la verdad, confirmando además que todas las palabras de Dios son realmente la verdad, la realidad, un hecho y que están siendo cumplidas y materializadas. En la batalla para discernir y rechazar a los diablos del anticristo, el pueblo escogido de Dios finalmente ve con claridad el hecho de que la humanidad ha sido corrompida por Satanás y que la humanidad corrupta es realmente la prole de este, la descendencia del gran dragón rojo y la personificación del diablo Satanás. También ve que las criaturas que no tienen un espíritu humano son desde su nacimiento la reencarnación de y están ocupadas por espíritus malignos desde su nacimiento y se convierten en diablos del anticristo después de colarse en la casa de Dios. Su carácter representa completamente a Satanás, razón por la cual no es una sorpresa que puedan actuar como siervos de Satanás para alterar y perturbar la obra de Dios. Esto permite al pueblo escogido de Dios reconocer que la naturaleza y esencia de la humanidad después de ser corrompida por Satanás es realmente la de la escoria satánica que se resiste y opone a Dios. Que Dios exprese la verdad para salvar al hombre es de hecho extremadamente significativo. La verdad es lo que Dios tiene y es, así como la realidad de todas las cosas positivas, mientras que la esencia de Satanás es el mal y todas las cosas negativas. Esta es la razón por la que Satanás, el gran dragón rojo y todas las clases de diablos del anticristo son contrastes de la obra de Dios de los últimos días. Cuando el pueblo escogido de Dios acepte las palabras de Dios, entienda la verdad y entre en la realidad, podrá ver claramente de manera natural la maldad y fealdad de Satanás, así como ver el fondo de la esencia de las siete características y las cuatro dudas de los anticristos. En consecuencia, el pueblo escogido de Dios reconocerá finalmente que Dios es la verdad, el camino y la vida, que la verdad es lo que Dios tiene y es, como Su justicia, majestad, ira, juicio, luz, bondad, amor y misericordia. La verdad es la realidad de todas las cosas positivas. La esencia de Satanás es malvada, oscura, desagradable, egoísta, vulgar y maliciosa. Es la realidad y esencia de todas las cosas negativas que están precisamente en oposición a y en conflicto con Dios y la verdad. El pueblo escogido de Dios debe aprender a discernir, comparar y diferenciar ambas cosas. Como la humanidad ha sido corrompida por Satanás, hace mucho que la naturaleza del hombre se ha convertido en la naturaleza de Satanás y está llena de las filosofías, reglas y toda clase de toxinas de Satanás, las cuales se ponen completamente a la realidad de la verdad expresada por Dios. Por tanto, el pueblo escogido de Dios debe experimentar la obra de Dios para entender que Dios es la verdad, el camino y la vida y poder discernir, comparar y distinguir verdaderamente la justicia de Dios frente a la maldad de Satanás, el gran dragón rojo y los diablos del anticristo, para que pueda hacer elecciones precisas y auténticas, ganar la verdad y vida, vivir en la forma de un verdadero ser humano, volver genuinamente a Dios, rechazar totalmente a Satanás y liberarse de su influencia para ser salvado y perfeccionado. Este es el significado de la obra de Dios de los últimos días.

La construcción del reino se dirige directamente al ámbito espiritual. En otras palabras, la batalla del reino espiritual se hace directamente evidente entre todo Mi pueblo, y a partir de esto se puede ver que todas las personas están siempre enfrentadas entre sí, no sólo en la iglesia, sino que aún más en la Era del Reino, y que, aunque el hombre esté en la carne, el reino espiritual se revela directamente, y el hombre tiene contacto con la vida del reino espiritual. Por lo tanto, cuando vosotros comencéis a ser leales, debéis prepararos adecuadamente para la siguiente etapa de Mi obra. Debéis entregar vuestro corazón por completo, y sólo entonces podréis satisfacer Mi corazón. No me importa lo que el hombre haya hecho previamente en la iglesia; hoy, es lo que hace en el reino lo que importa. En Mi plan, Satanás siempre ha seguido cada uno de Mis pasos, y como el contraste de Mi sabiduría, siempre ha intentado encontrar formas y medios para interrumpir Mi plan original. ¿Pero podría Yo sucumbir a sus esquemas engañosos? Todos en el cielo y en la tierra me sirven, ¿podrían los esquemas engañosos de Satanás ser diferentes? Esta es precisamente la intersección de Mi sabiduría; es precisamente eso lo que es maravilloso de Mi obra, y es el principio por medio del cual todo Mi plan de gestión se lleva a cabo. Incluso aun durante los tiempos de edificación del reino, Yo no evito los esquemas engañosos de Satanás, sino que continúo adelante con la obra que debo cumplir. Entre todas las cosas del universo, he elegido las obras de Satanás como Mi contraste. ¿Acaso no es esta Mi sabiduría? ¿No es esto precisamente lo que es maravilloso acerca de Mi obra?”. Según las palabras de Dios, podemos ver completamente en las tres etapas de la obra de Dios que Satanás es usado como contraste en cada etapa. Dios hace uso de la alteración, perturbación, destrucción y daño de las fuerzas satánicas para entrenar a Su pueblo escogido con el fin de que entienda la verdad y lo conozca, así como para perfeccionarlo finalmente con el fin de que dé testimonios gloriosos por Dios y logre la gloriosa victoria. Esta es la forma en que la obra de Dios salva y perfecciona a las personas. El pueblo escogido de Dios está realmente batallando siempre en la Era del Reino: por un lado, contra su propia naturaleza, carácter y toxinas satánicos, esto es, la naturaleza de su carne corrupta; por otro lado, también tiene que batallar contra los diablos del anticristo, toda clase de espíritus malignos e inmundos, así como contra falacias y herejías. Esto muestra que las experiencias vitales del pueblo escogido de Dios están de hecho llenas de batallas espirituales. Realmente, la batalla entre el pueblo escogido de Dios y Satanás es principalmente una batalla contra los diablos del anticristo y toda clase de espíritus malignos e inmundos. Los diablos del anticristo son un enemigo externo —si una persona no elige buscar la verdad, Dios no tendrá un lugar en su corazón, no podrá obedecer a Dios y la naturaleza de su carne se convertirá en su enemigo más peligroso—. Tales personas saben claramente que los anticristos son sus enemigos, entonces ¿por qué pueden elegir aún seguir a los anticristos y rendir servicio para el diablo Satanás? Esto verifica la afirmación: “Tu mayor enemigo eres tú mismo”. De esa forma, para vencer a Satanás, una persona debe conquistar primero su propio corazón, lo cual es negarse y abandonarse a sí misma. Este es el asunto más crítico. Cuando una persona no entiende la verdad ni la ha ganado, es fácil que camine por la senda de los anticristos, ser engañada, controlada y usada por los anticristos para convertirse en una víctima de Satanás. Esto es un hecho. Si una persona puede elegir buscar la verdad, practicarla y obedecer a Dios, entonces sólo los diablos del anticristo son su enemigo más poderoso. Siempre que pueda defenderse del engaño de los anticristos y que vea el fondo de los planes satánicos y engañosos de los anticristos, podrá praticar la verdad, obedecer a Dios y mantenerse firme en el testimonio completamente. Puede obtenerse la verificación en las experiencias de cada uno de los del pueblo escogido de Dios. Independientemente de cuántos años haya creído una persona en Dios, es muy difícil que ella entre en la vía correcta de la creencia en Dios si no tiene la guía ni la obra del Espíritu Santo, ni el liderazgo, provisión, riego y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo. La mayoría de las personas caminarán sin duda por la senda de los anticristos y pueden convertirse en tales. Eso es un hecho. Si el pueblo escogido de Dios puede buscar la verdad y ganar la obra del Espíritu Santo, puede entrar en la vía correcta de la creencia en Dios. Cuando los del pueblo escogido de Dios vean a los “guerreros heroicos y gigantes” del anticristo caer uno detrás de otro, todos sentirán arrepentimiento, conmoción y temor y tendrán el alivio de que el liderazgo de Dios los ayudará a escapar del umbral del peligro. De lo contrario, todos se convertirían en anticristos y caerían. ¿Acaso no es la gran salvación de Dios que podamos apartarnos de la senda del anticristo y del peligro del engaño y control de los anticristos? ¿Acaso no esto el amor de Dios?

¿Cómo son creados los anticristos? Sin duda, lo son completamente debido a que la humanidad ha sido completamente corrompida por Satanás. Si una persona cree en Dios pero no tiene el juicio, reprensión, golpeo y disciplina de Dios, se convertirá sin duda en anticristos que se resisten y oponen a Dios, escoria que cree en Dios pero que se resiste a él. Esto es un hecho que nadie puede negar. Hemos hablado anteriormente sobre la diferencia entre los anticristos y las personas malvadas y la diferencia entre los anticristos y los falsos líderes. Una persona malvada es un anticristo si ostenta poder en la iglesia. Un falso líder es un anticristo si comete muchos actos malvados. No hay duda sobre esto. Podemos ver que si una persona cree en Dios pero no practica la verdad ni puede obedecer a Dios, entonces está caminando por la senda de los anticristos. Si comete toda clase de mal, altera y perturba la obra de Dios, entonces ya se ha convertido en un anticristo. Eso es un hecho. ¿Por qué no tienen los falsos líderes la obra del Espíritu Santo? Sin duda porque no buscan ni practican la verdad. ¿No son simplemente actos malvados la obra de una persona que no busca la verdad? Todos los falsos líderes trabajan en aras de su propio estatus y protegiendo su propio poder. Todos ellos se sientan en alto y sermonean a los demás, pero ellos mismos no practican la verdad y además no protegen la obra de Dios, no tienen en absoluto amor por el pueblo escogido de Dios ni les preocupa que este viva o muera. Lo único que les preocupa es su propio estatus y poder, razón por la cual pueden hacer toda clase de mal para proteger su estatus y poder. Por ejemplo, si descubren a una persona mejor que ellos, tendrán envidia de ella y la rechazarán. Si descubren que el pueblo escogido de Dios apoya a alguien, harán lo necesario para juzgar, difamar, atacar, denigrar y reprimir a esa persona, el propósito de lo cual es proteger su propio estatus y poder. Tal falso líder es un hacedor de maldad y si comete toda clase de mal, es precisamente un anticristo. Para proteger su propio estatus y poder, los falsos líderes atacan a los que son mejores que ellos y reprimen a los que el pueblo escogido de Dios apoya y reprime. Todo tiene que girar siempre alrededor de ellos y todas las personas deben escucharles y obedecerles o incluso hacen que las personas los traten como Dios para estar satisfechos. Esto en sí mismo es hacer el mal y pecar. Cuando las personas malvadas estén en el poder, no tolerarán a las buenas personas y además no permitirán que el pueblo escogido de Dios apoye y apruebe a otros. Mientras que están en la iglesia, siempre tienen que ser la cabeza y estar en el centro. No puede haber nadie más que ellos. Otros deben someterse siempre a su poder para que estén plenamente satisfechos. ¿Acaso no son estos la conducta y comportamiento del diablo Satanás? Todos los que no pueden tolerar a los demás sino que pueden reprimirlos, castigarlos e incriminarlos son personas malvadas. Esto es perfectamente preciso. Esto es suficiente para explicar que todos los falsos líderes y anticristos no tienen humanidad. Todos los falsos líderes y colaboradores que cometen toda clase de mal son diablos del anticristo. ¿Acaso no es precisamente un diablo del anticristo una persona malvada que reina sobre la iglesia y la controla? Los falsos líderes que tienen un poco de humanidad pero que no buscan la verdad y por tanto no tienen la obra del Espíritu Santo no son considerados personas malvadas, así que no se les debe juzgar como anticristos y se les debe dar una oportunidad de arrepentirse. Si un falso líder es una persona malvada, podrá cometer toda clase de mal, así como rechazar y reprimir a todos los del pueblo escogido de Dios que buscan la verdad y ya habrán evolucionado en un anticristo. Así es como los falsos líderes y anticristos deben ser distinguidos. Todas los que rechazan y reprimen a las personas que buscan la verdad son personas malvadas. Todas los que trabajan en aras de proteger su propio estatus y poder son personas malvadas. Las personas malvadas que están en el poder no pueden soportar ver a los demás hacerlo bien. Si ven que la mayoría de las personas apoyan a otra persona, se pondrán envidiosas y celosas y querrán castigar, incriminar y usar toda clase de razones y excusas para atacar, juzgar y condenar a esa persona. Si ven a alguien que es mucho mejor o más capaz que ellos, tratarán a esa persona y se ocuparán de ella como un enemigo, no permitiéndole hablar ni desempeñar deberes adecuados. Les aterroriza que la persona se levante un día, así que no darán a otros la libertad de elegir por sí mismas y seguirán controlando e incriminando a las personas. ¿No son estas precisamente las tácticas que el gran dragón rojo usa para controlar a las personas? ¿No es esto un diablo del anticristo mostrando su verdadera naturaleza? ¿No son diablos del anticristo todos los que pueden reprimir, hacer daño, incriminar y devorar a los demás? Una persona que cumple su deber debe hacer cosas según los principios de la verdad. Las que traicionan los principios de la verdad y corrigen, castigan e incriminan obstinadamente a los demás son auténticas personas malvadas. Un líder o colaborador que corrige, castiga, reprime, excluye e incrimina a las personas es un típico diablo del anticristo. ¿Podría tal persona malvada proveer a otros la verdad y vida si fuera un líder o colaborador? ¿Podría llevar a las personas a la vía correcta de la creencia en Dios? ¿Podría llevar a cabo la voluntad de Dios? No puede hacerlo en absoluto. Si tal persona malvada es hecha líder o colaborador, sólo podrá hacer daño, arruinar y devorar a los demás. ¿No es esta la conducta de los diablos del anticristo? Evidentemente, el mayor peligro de ser un líder o colaborador es caminar por la senda de los anticristos. El mayor peligro de creer en Dios pero no buscar la verdad es ser engañado por los anticristos hacia una senda sin retorno. ¡Los del pueblo escogido de Dios que siguen sin poder discernir claramente a los falsos líderes que ya se han convertido en diablos del anticristo están simplemente demasiado atolondrados! Ni siquiera son conscientes de que se han convertido en una víctima de Satanás. Tales personas serán sin duda eliminadas. Esto cumple completamente las palabras de Dios: “Desde el momento de la creación hasta hoy, muchas personas han desobedecido Mis palabras y, por tanto, han sido expulsadas y eliminadas por Mi corriente de recuperación; en última instancia, sus cuerpos perecen y sus espíritus son echados al Hades, e incluso hoy siguen sometidas a un castigo severo. Muchas personas han seguido Mis palabras, pero han ido contra Mi esclarecimiento e iluminación, y por tanto los he lanzado a un lado de un puntapié, y han caído bajo el campo de acción de Satanás, convirtiendo en los que se oponen a Mí. (Hoy todos aquellos que se oponen directamente a Mí son los que sólo obedecen las superficialidades de Mis palabras, y desobedecen la esencia de Mis palabras). Ha habido muchos, también, que simplemente han escuchado las palabras que hablé ayer, que han mantenido la basura del pasado y no han valorado el producto del presente. Estas personas no sólo han caído cautivas de Satanás, sino que se han vuelto pecadores eternos y Mis enemigos, y se oponen directamente a Mí. Tales personas son los objetos de Mi juicio en el punto culminante de Mi ira, y hoy siguen estando ciegos, siguen estando en oscuras mazmorras (es decir, tales personas son cadáveres descompuestos y paralizados controlados por Satanás; como Yo he velado sus ojos, digo que están ciegos)”.

En consecuencia, Dios puso la siguiente exigencia a Su pueblo escogido: “oficialmente comienzo a entrenar a Mi pueblo, permitiéndoos no sólo dar un bello testimonio de Mí sino, además, alcanzar una hermosa victoria en la batalla para Mí desde la sede de Mi pueblo”. “En todo momento, Mi pueblo debe estar en guardia contra las astutas maquinaciones de Satanás, protegiendo la puerta de Mi casa para Mí, capaces de apoyarse unos a otros y proveer unos para otros, lo que os detendrá de caer en la trampa de Satanás, momento en el que será demasiado tarde para los arrepentimientos”. El pueblo escogido de Dios necesita recordar firmemente las palabras de Dios y estar siempre en guardia contra la conspiración engañosa de Satanás. Lo principal es practicar la verdad y obedecer a Dios en la batalla espiritual. Sólo haciendo eso puede una persona mantenerse firme en el testimonio y convertirse en un vencedor. Algunas personas dicen: “¿Acaso no es mantenerse firme en el testimonio simplemente poder ver las intenciones de la conspiración engañosa de Satanás y no seguir ni adorar a los diablos del anticristo?”. La realidad no es tan simple como las personas piensan. Una persona que no tiene la verdad no puede discernir qué es un falso líder ni qué es un anticristo. Sin la verdad, es imposible ver las intenciones de las falacias y herejías engañosas, e incluso más imposible ver las intenciones de la conspiración engañosa de Satanás. Esto es porque todo lo que Satanás y los diablos del anticristo dicen parece tener sentido y además es razonable en base a las nociones del hombre; es lo más fácil de aceptar para las personas, pero viola la esencia de la verdad y es realmente una falacia que parece cierta pero es falsa. Esto es muy difícil de discernir sin la verdad. Por tanto, para hacer un buen trabajo de dar testimonio de Dios y salir victorioso de la batalla, el pueblo escogido de Dios debe buscar la verdad para entender las palabras de Dios y conocer a Dios. Sólo puede derrotar verdaderamente a los diablos del anticristo haciendo eso. Derrotar a los diablos del anticristo se apoya principalmente en la lealtad y obediencia de las personas hacia Dios. Dar verdaderamente testimonio de Dios es poder practicar la verdad, ser leal a Dios y obedecerle. Una persona que no tiene un lugar para Dios en su corazón no está siendo leal a Dios ni obedeciéndole. Aunque sepa quién es Satanás y lo rechace, no será alabada por Dios. Esto es porque siguen perteneciendo a Satanás y están de su lado. Así pues, mantenerse firme en el testimonio se logra principalmente mediante la práctica de la verdad, siendo leal a Dios y obedeciéndole. No sirve de nada lo mucho que una persona pueda discernir a Satanás si no practica la verdad ni puede ser leal ni obedecer a Dios, porque Dios no la reconocerá. Las personas satánicas se involucran en la matanza mutua, la lucha mutua y cada una de ellas tiene su propio razonamiento. Todos los que no tienen la verdad no pertenecen a Dios y son personas que se resisten a Él. Las palabras de Dios son muy claras sobre cómo debe una persona practicar para conformarse a Sus intenciones: “La gran mayoría de las personas acepta Mi fuego ardiente a la luz de Mi rostro. La gran mayoría de las personas, inspiradas por Mi ánimo, se mueven vigorosamente para continuar con determinación su búsqueda. Cuando las fuerzas de Satanás atacan a Mi pueblo, estoy aquí para repelerlas; cuando las conspiraciones de Satanás causan estragos en las vidas de Mi pueblo, hago que salga huyendo para no volver más. En la tierra, toda clase de espíritus malvados está constantemente al acecho de un lugar para descansar, buscando incesantemente cadáveres de personas para comerlos. ¡Mi pueblo! Debes permanecer bajo Mi cuidado y protección. ¡Nunca te comportes de forma disoluta! ¡Nunca te comportes imprudentemente! En su lugar, ofrece tu lealtad en Mi casa, y sólo con ella puedes montar un contraataque contra el ingenio del diablo. Bajo ninguna circunstancia debes comportarte como en el pasado, haciendo una cosa delante de Mí y otra a Mis espaldas; así ya estás más allá de la redención. Sin duda he pronunciado palabras más que suficientes como estas, ¿no es así? Es precisamente porque la vieja naturaleza del hombre es incorregible que Yo se lo he recordado repetidamente. ¡No os aburráis! ¡Todo lo que digo es para garantizar vuestro destino! Lo que Satanás necesita es exactamente un lugar sucio e inmundo; cuanto más desesperanzados, irremediables mientras más irredimibles y más degenerados seáis, negándoos a someteros a la contención, más aprovecharán los espíritus inmundos cualquier oportunidad de infiltrarse. Una vez hayáis llegado a este paso, vuestra lealtad no será sino un parloteo ocioso, sin ninguna realidad, y los espíritus inmundos se comerán vuestra resolución, para convertirla en desobediencia o en la estratagema de Satanás, y usarla para interrumpir Mi obra. Por esa razón os golpearé hasta la muerte cuándo y dónde quiera”.

Los diablos del anticristo han completado ahora su servicio y se han revelado claramente. Su maldad y perturbación ya han alcanzado el límite de Dios. Por tanto, los anticristos deben ser expuestos y sus cuentas saldadas. Después, deben ser expulsados y rechazados. Los anticristos no son sólo los enemigos de Dios, también lo son de Su pueblo escogido. Ahora sigue habiendo muchos del pueblo escogido de Dios que son engañados, controlados, atados y dañados por los anticristos porque no entienden la verdad. Son confundidos totalmente, están desconcertados en cuanto a lo que hacer, turbados e inquietos en su corazón y en un estado constante de ansiedad. Son controlados y usados por los anticristos para correr por todo el lugar y causar perturbaciones por todas partes pero creyendo que están cumpliendo su deber y siendo leales a Dios. Incluso piensan en los anticristos como benefactores, personas en las que pueden confiar. Pero cuando son eliminadas al final, piensan que la casa de Dios los ha perjudicado y que el pueblo escogido de Dios no los entiende. Esto es realmente recoger los frutos de las acciones propias. Ellos permiten que los anticristos jueguen con ellos pero no saben a quién rendir cuentas. No aborrecen a los anticristos pero se quejan de que la casa de Dios es injusta. ¡Son impermeables a la razón! Resulta que los que son injustos están realmente condenados a la destrucción. Las personas que no buscan la verdad son realmente así de patéticas, desvergonzadas y necias hasta el extremo. Estos hechos son suficientes para demostrar que se puede decir que los anticristos son la toxina letal y los asesinos números uno de los creyentes que aún no entienden la verdad ni han entrado en la realidad. Son extremadamente dañinos para todos los del pueblo escogido de Dios que no han entrado en la vía correcta de la creencia en Dios. En particular, el promedio de muerte de los nuevos creyentes que no han echado raíces en el camino verdadero cuando se encuentran con los anticristos es del 100%. Esto lo demuestran los fracasos de incontables creyentes. Evidentemente, todos los que creen en Dios en el mundo religioso están caminando por la senda de los anticristos porque no tienen el juicio, reprensión, poda y trato de Dios. Todos los líderes religiosos son anticristos. ¿Acaso no es esto un hecho?

Experimentar pruebas y refinamiento es principalmente experimentar diversas batallas espirituales. Satanás quiere usar toda clase de tentaciones para derribar y devorar al hombre, mientras que Dios usa diversas pruebas para revelar y perfeccionar al hombre. Esa es la razón por la que cada prueba es una batalla espiritual. Poder mantenerse firme en el testimonio se refiere a poder buscar, entender y aferrarse a la verdad durante las pruebas para mantenerse firme en el testimonio y avergonzar así a Satanás. Una persona que no tenga la verdad naturalmente no dará testimonio de Dios. El pueblo escogido de Dios está batallando ahora contra las fuerzas de Satanás en pruebas. Todos los que entienden la verdad pueden discernir toda clase de diablos del anticristo y ver las intenciones de las conspiraciones engañosas de Satanás y por tanto liberarse de la influencia de Satanás para entrar en la vía correcta de la creencia en Dios. El pueblo escogido de Dios tiene que experimentar demasiadas batallas espirituales para entrar en la vía correcta de la creencia en Dios. Estas incluyen principalmente lo siguiente:

1. Las perturbaciones de toda clase de personas malvadas e incrédulos;

2. La interferencia y control de los falsos líderes y colaboradores que no tienen la realidad de la verdad;

3. El engaño de la obra de toda clase de espíritus malignos;

4. El engaño y las perturbaciones de toda clase de falacias y herejías;

5. El engaño, control y servidumbre de toda clase de anticristos.

Las dificultades y confusiones para el pueblo escogido de Dios traídas por estas cinco alteraciones y perturbaciones de las fuerzas malvadas de Satanás son realmente demasiadas y demasiado grandes. Es muy duro para los que no han entrado en la realidad de la verdad liberarse del engaño, control y servidumbre de las fuerzas malvadas de Satanás. En particular, la represión, control, incriminación y persecución de los falsos líderes y anticristos hacen que las personas se sientan aún más desamparadas. Lo único que pueden hacer es obedecer y seguir. Es muy difícil que esas personas que han creído habitualmente en Dios durante 3 a 5 años se liberen de las cadenas y presión de las fuerzas malvadas de Satanás. Sólo cuando una persona entienda genuinamente la verdad podrá discernir, rechazar y liberarse totalmente del control y la servidumbre de estas fuerzas malvadas de Satanás. Esta es la razón por la que Dios ha hecho hincapié repetidamente en que buscar la verdad es fundamental para creer en Él. Una persona sólo puede crecer prestando atención a entrar en la realidad de las palabras de Dios. Todos los que entienden ahora la verdad mediante la búsqueda de la misma ya poseen los cuatro discernimientos y están empezando a liberarse gradualmente de las fuerzas de Satanás y a entrar en la vía correcta de la creencia en Dios. Esto muestra que cuanto más entiende una persona la verdad, más se aparta Satanás de ella. Satanás teme mucho que el pueblo escogido de Dios entienda la verdad, porque las personas que entienden la verdad pueden ver el fondo de la naturaleza y esencia reales del diablo Satanás y podrán exponer sin piedad las conspiraciones y ardides de Satanás y rechazarlo totalmente para avergonzarlo. En consecuencia, todas las fuerzas malvadas de Satanás están indefensas frente a las personas que entienden la verdad y sólo pueden mantener las distancias porque “la mejor estrategia es la retirada”.

Todas las fuerzas malvadas de Satanás temen mucho que el pueblo escogido de Dios entienda la verdad y entre en la realidad porque saben que al entender la verdad, el pueblo escogido de Dios sólo escuchará y obedecerá a Dios, podrá adorar verdaderamente a Dios y ya no podrá ser engañado ni controlado por Satanás. Entonces las personas se habrán liberado verdaderamente de la influencia de Satanás, razón por la cual Satanás teme mucho que el pueblo escogido de Dios entienda la verdad. Eso es un hecho. Al experimentar la obra de Dios, todo Su pueblo escogido puede ver el hecho de que Satanás lanzará celosamente un furioso contraataque bajo ciertas circunstancias. Cuando el pueblo escogido de Dios busque la verdad en los siguientes grados, todos los diablos del anticristo pertenecientes a Satanás se pondrán sin duda celosos y lanzarán inmediatamente un furioso contraataque:

1. Cuando el pueblo escogido de Dios logre entender la verdad y entrar en la realidad insistiendo siempre en comer y beber las palabras de Dios, los diablos del anticristo se pondrán inmediatamente celosos y contraatacarán furiosamente, haciendo todo lo posible por perturbar, obstaculizar y destruir el desarrollo normal del comer y beber las palabras de Dios por parte del pueblo escogido de Dios, aterrorizados de que este entienda la verdad y entre en la realidad. Esto es un hecho.

2. Cuando el pueblo escogido de Dios pueda aceptar y obedecer el liderazgo y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo y ya no sea controlado por falsos líderes y anticristos, los diablos del anticristo se pondrán inmediatamente celosos y contraatacarán furiosamente, empezando a difundir falacias y crear rumores para atacar y juzgar al hombre usado por el Espíritu Santo. Esto es un hecho.

3. Cuando el pueblo escogido de Dios entienda la verdad y empiece a tener discernimiento de los diablos del anticristo, los espíritus malignos y los espíritus inmundos y pueda exponerlos y criticarlos, los diablos del anticristo se pondrán inmediatamente celosos y contraatacarán furiosamente, usando sofistería, engaños y confusión para engañar al pueblo escogido de Dios y hacer que todos crean en ellos y los sigan. Esto es un hecho.

4. Cuando el pueblo escogido de Dios obedezca verdaderamente la obra de Dios para liberarse de la influencia de Satanás y cumpla apropiadamente sus deberes sin ser coaccionado por nadie, los diablos del anticristo se pondrán celosos inmediatamente y contraatacarán furiosamente, difundiendo toda clase de falacias para hacer que las personas duden de la obra de Dios, se liberen de Su obra y les obedezcan y sigan a ellos. Esto es un hecho.

5. Cuando el trigo y la cizaña hayan crecido, hayan sido completa y claramente separados según su propia clase y caminen por su propia senda, los diablos del anticrsito se pondrán inmediatamente celosos y contraatacarán furiosamente, difundiendo falacias para que las personas amen y se compadezcan de los demonios y para que la casa de Dios no tenga amor y sea gobernada por Satanás con el fin de engañar a las personas. Esto es un hecho.

6. Cuando el pueblo escogido de Dios entre en la vía correcta de la creencia en Dios y camine por la senda de búsqueda de la verdad y de ser perfeccionado, los diablos del anticristo se pondrán inmediatamente celosos y contraatacarán, haciendo todo lo posible por testificar de que fueron enviados por Dios para llevar a cabo la obra de perfeccionar al hombre y de que las personas sólo necesitan escucharlos y ver su rostro para ser perfeccionadas.

7. Cuando la casa de Dios practique la purificación de la iglesia y la expulsión de los anticristos y personas malvadas, determinando el fracaso total de las fuerzas malvadas de Satanás y el final de Satanás, los diablos del anticristo se pondrán inmediatamente celosos y contraatacarán furiosamente, argumentando que estas cosas son completamente acciones del hombre y no estar convencidos ni satisfechos. Esto es un hecho.

¿Por qué se ponen celosas inmediatamente las fuerzas malvadas de Satanás y contraatacan furiosamente cuando ven que el pueblo escogido de Dios entiende la verdad y entra en la vía correcta de la creencia en Dios? Esto viene determinado totalmente por la naturaleza de Satanás, porque cuando el pueblo escogido de Dios entienda la verdad y entre en la vía correcta de la creencia en Dios, Satanás será totalmente rechazado y aislado, ya no podrá controlar al pueblo escogido de Dios. Este se habrá librado entonces completamente de la influencia de Satanás y será ganado por Dios. Esto significa que la conspiración y los ardides de Satanás para corromper y controlar a las personas habrán fracasado completamente y que el final de Satanás habrá llegado. Así pues, Satanás teme mucho que el pueblo escogido de Dios entienda la verdad y obtenga la vida y quiere menos ver que el plan de Dios de salvar al hombre tenga éxito. Por tanto, frente a la realidad de los diablos del anticristo poniéndose celosos y contraatacando furiosamente, el pueblo escogido de Dios debe ver el fondo de la esencia de la naturaleza, conspiración y ardides de Satanás. Ahora es el momento crucial para que el pueblo escogido de Dios rechace totalmente al diablo Satanás y empiece a entrar en la vía correcta de la creencia en Dios. Todas las fuerzas malvadas de Satanás han empezado a contraatacar furiosamente. Este es el momento de la batalla decisiva en la guerra entre la justicia y el mal. Los que no busquen ni persigan la verdad en este momento crucial serán totalmente llevados cautivos por Satanás. Para que los del pueblo escogido de Dios se mantengan firmes como testimonio, deben ver claramente dónde está el foco de atención de la batalla espiritual. Es decir, deben identificar claramente las cosas que contienen las conspiraciones y ardides secretos de Satanás y ver el fondo del hecho de que todo lo que Satanás hace contiene conspiraciones, ardides y objetivos ocultos que Satanás quiere lograr. Si el pueblo escogido de Dios sólo batalla contra Satanás pero no puede descubrir dónde residen sus ardides, entonces es muy difícil vencerlo. Esto es un hecho. Todo lo que hace que Satanás se ponga inmediatamente celoso y comience a contraatacar furiosamente es lo que puede verificarse como precisamente los cuatro focos de atención de la batalla, eso es seguro. El foco de atención de la batalla espiritual se representa principalmente de cuatro formas. Las cuatro dudas de los anticristos que ya dijimos anteriormente son el foco de atención de la batalla espiritual. De hecho, las cuatro dudas de los diablos del anticristo son precisamente la realidad de la verdad en la que el pueblo escogido de Dios debe entrar. Esto está directamente relacionado con derrotar a Satanás. Si el pueblo escogido de Dios no tiene la realidad de la verdad con respecto a estos cuatro aspectos, será golpeado en el talón de Aquiles y en su punto vital por los diablos del anticristo. Si todos los del pueblo escogido de Dios han entrado en la realidad de la verdad en estos cuatro aspectos, entonces ya han vencido a Satanás y los diablos del anticristo no podrán engañarlos con respecto a estos cuatro aspectos y además no podrán acusarlos. Por tanto, las cuatro dudas de los anticristos son precisamente los cuatro focos de atención de la batalla entre el pueblo escogido de Dios y las fuerzas de Satanás. El pueblo escogido de Dios ya ha empezado a entrar en la realidad de la verdad y está entrando gradualmente en la vía correcta de la creencia en Dios. Cuando las fuerzas de los diablos del anticristo ya no tengan acusaciones contra el pueblo escogido de Dios, Satanás será totalmente derrotado y avergonzado. Sólo este es el testimonio glorioso y resonante de la verdadera victoria del pueblo escogido de Dios sobre Satanás. Cuando el pueblo escogido de Dios pueda dar su lealtad absoluta a Dios en la batalla espiritual y pueda ser obediente hasta la muerte, tendrá testimonios verdaderos, lo cual demuestra suficientemente que Dios ha vencido a Satanás y ha obtenido la gloria.

La victoria de Dios sobre Satanás se manifiesta principalmente en cuatro sentidos:

Primero, las palabras de Dios han conquistado a todas las personas que creen verdaderamente en Dios. Todas ellas reconocen la obra de Dios de los últimos días, la encarnación de Dios y que todas las palabras de Dios son la verdad y la realidad. Están totalmente convencidas por las palabras de Dios y sus nociones se han transformado en obediencia. Aunque no entiendan algunas de las palabras de Dios, seguirán admitiendo que estas son la verdad y que ellas no pueden equivocarse en absoluto buscando y practicando la obediencia. Esto muestra que los del pueblo escogido de Dios ya ha sido totalmente conquistados por las palabras de Dios y que nunca más podrán abandonarlas. Ellos están totalmente convencidos de que las palabras de Dios son los orígenes de la vida del hombre, la verdad y la vida. Las palabras de Dios ya han mostrado su poder y omnipotencia. Esto es una señal de que Dios ha derrotado y vencido completamente a Satanás.

Segundo, que Dios haya dado testimonio del hombre usado por el Espíritu Santo para liderar a Su pueblo escogido en la experiencia y obediencia de la obra de Dios es algo muy difícil de aceptar y obedecer para la humanidad corrupta. Ahora, mediante la guía y protección de la obra del Espíritu Santo, el pueblo escogido de Dios ha aceptado completamente el liderazgo y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo. Todos los que aman la verdad pueden aceptar y confiar en la predicación, comunicación y disposiciones de la obra de los de arriba. Independientemente de cómo perturben, demuelan y destruyan los anticristos y personas malvadas, todos ellos serán avergonzados y fracasarán al final. Que una persona pueda aceptar y obedecer al hombre usado por el Espíritu Santo se ha convertido en un foco de atención de la batalla espiritual. Ninguno de los anticristos está satisfecho ni convencido y todos ellos están difundiendo falacias para perturbar y demoler, conspirando para sustituir al hombre usado por el Espíritu Santo. Pero todos ellos han sido avergonzados y han fracasado y por tanto son expuestos y rechazados. Esto señala que el pueblo escogido de Dis ya ha entrado en la vía correcta de la creencia en Dios. Todos los que puedan aceptar el liderazgo y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo tienen una oportunidad de ser salvados y son personas que han empezado a entrar en la vía correcta de la creencia en Dios. Todos los que se resisten y rechazan el liderazgo y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo han sido expuestos como anticristos, personas malvadas e incrédulos. Este resultado demuestra completamente que Dios ha vencido a Satanás y ganado la gloria.

Tercero, todos los que creen sinceramente en Dios y aman la verdad tienen un conocimiento genuino cuando se trata de la obra y palabras de Dios. Ellos ya no tienen nociones y han llegado a conocerse a sí mismos por medio de las palabras de Dios. Han empezado a entender la verdad y entrar en la realidad y ya han echado raíces en el camino verdadero. El pueblo escogido de Dios ha empezado a discernir y rechazar a las fuerzas satánicas que se resisten a Dios lideradas por los anticristos. Esto muestra que el pueblo escogido de Dios se ha vuelto completamente a Dios y ha empezado a liberarse de la influencia de Satanás para entrar completamente en la vía correcta de la creencia en Dios. Esto demuestra suficientemente que Dios ha vencido a Satanás y cumplido Su gran obra.

Cuarto, las palabras de Dios están difundiéndose y extendiéndose actualmente y todo el pueblo escogido de Dios está dando testimonio de la obra de Dios de los últimos días. Dios ya ha hecho un grupo de vencedores en la China continental. La gran obra de Dios está hecha. El santo nombre de Dios Todopoderoso es alabado por decenas de miles de personas y la difusión del evangelio del reino se está acelerando. El tiempo del estruendo de los siete truenos está llegando. Todo el universo se estremecerá. Cuando la expansión del evangelio del reino haya alcanzado un nivel sin precedentes, Dios cambiará Su imagen para revelarse públicamente a todas las naciones y lugares, lo cual muestra que la gran obra de Dios se ha cumplido y que Dios ha obtenido la gloria plena.

En los anteriores cuatro aspectos podemos ver que Dios ha vencido completamente a Satanás. Podemos ver que el pueblo escogido de Dios ha entrado en la vía correcta de la creencia en Dios hasta un nivel sin precedentes. Sin embargo, todos los tipos de anticristos, personas malvadas e incrédulos no pueden ver los resultados reales de la obra de Dios de los últimos días y esto demuestra suficientemente que su ojo espiritual ha sido cegado por Satanás; que no entienden un ápice de la verdad ni pueden ver el hecho de que Dios ha vencido a Satanás y obtenido la gloria; que no tienen en absoluto la obra del Espíritu Santo y que no tienen ninguna entrada real ni experiencias en la obra de Dios de los últimos días. Sólo las personas que no entienden en absoluto la verdad dudarán de la obra de Dios, del hombre usado por el Espíritu Santo, de los resultados de la obra de Dios de los últimos días y del grado sin precedentes en que el pueblo escogido de Dios está entrando en la vía correcta de la creencia en Dios. Este es necesariamente el caso.

El efecto de que el pueblo escogido de Dios busque la verdad y entre en la realidad se logra completamente por medio de la batalla contra los diablos del anticristo. Cada ocasión en la que llegamos a entender la verdad y entrar en la realidad está llena de batallas. El pueblo escogido de Dios sólo entiende completamente la verdad después de vencer a Satanás. Cuanto más batalla contra los diablos del anticristo, más fácil le es entender la verdad y conocer las palabras de Dios. Cuanto más batalla contra Satanás, más parece que tiene una senda para practicar la verdad, sabe cómo estar al lado de Dios, ser considerado con Su voluntad, cómo rechazar a Satanás y no ser controlado por él, ser leal a Dios y obedecerle hasta la muerte. Sólo eso es practicar plenamente la verdad y obtener liberación y libertad, así como probar la dulzura de liberarse de la influencia de Satanás y no ser controlado por ninguna persona, problema o cosa y ser libertado y liberado. Batallar contra los diablos del anticristo es en sí mismo practicar la verdad y estar al lado de Dios. Es liberarse de la servidumbre y control de la influencia de Satanás, practicar la verdad y obedecer a Dios, eso es seguro. El pueblo escogido de Dios ya ha visto que batallar contra Satanás no es simplemente discernir las filosofías y las diversas falacias de Satanás, como tampoco es simplemente abandonar la carne. La cosa principal es seguir librando una batalla contra el enemigo externo —los diablos del anticristo— y poder discernir su esencia, ver el fondo de su verdadero rostro demoníaco y rechazarlo. Sólo eso es volverse verdaderamente a Dios. El corazón de la persona se sentirá como si finalmente hubiera ido ante Dios, hubiera vuelto a Él y se hubiera sometido a Él. Sólo entonces se volverá todo real. Una persona que nunca batalle contra los diablos del anticristo ni los rechace nunca entenderá dónde reside la realidad de estas verdades y a qué se refiere esta. Sólo entonces verá que todas sus exposiciones anteriores sobre retornar a Dios, estar a Su lado, obedecer Su obra y aceptar el liderazgo y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo son vacías, no son prácticas, son vagas y simplemente doctrinas e imaginacioens del hombre. Hoy, después de tener discernimiento de las acciones y conducta de los diablos del anticristo y especialmente después de expulsar a los anticristos y personas malvadas y de rechazar a Satanás, leer las palabras de Dios es como despertarse de un sueño y ser esclarecido de repente. Leer las palabras de Dios es puramente liberación, libertad, revelación y luz. Esto es perfectamente preciso.

¿Por qué se dice que los anticristos están fuera de la salvación y deben ser expulsados? La razón principal es porque los anticristos no creen ninguna de las palabras de Dios, no aceptan la verdad, no obedecen en absoluto el juicio y reprensión de Dios ni experimentan la obra de Dios. Independientemente de cuánto abandonen o de qué precio paguen, no gastan ningún esfuerzo por Dios. Todo es para luchar por poder y beneficios y controlar al pueblo escogido de Dios con el fin de lograr su meta de alimentarse de la iglesia, apropiarse de las ofrendas a Dios y pisotear a los demás. En consecuencia, hacen lo que haga falta y todo lo posible en aras de hacerse con estatus y de controlar al pueblo escogido de Dios. No dudarán aunque tengan que luchar hasta la muerte y hacer que todos perezcan juntos. Así pues, la única forma de tratar con todos los tipos de anticristos es adoptar la expulsión permanente con el fin de eliminar futuros problemas para bien. Esta es la mejor política. La resistencia furiosa contra Dios y la perturbación y demolición de la obra de Dios por los anticristos viene completamente determinada por su naturaleza satánica. Las siete características de la naturaleza satánica de los anticristos que expusimos son completamente precisas, sin desviación alguna. Que los anticristos posean plenamente estas siete características demuestra suficientemente que en absoluto aceptan la verdad ni aprecian las palabras de Dios. Simplemente las investigan y conspiran buscando algo que puedan usar para encontrar fisuras en las palabras de Dios con el fin de perturbar la obra de la casa de Dios. Esta tiene al hombre usado por el Espíritu Santo liderando al pueblo escogido de Dios, lo cual es el mayor obstáculo para toda clase de anticristos y personas malvadas en su perturbación y perjuicio de la obra de Dios de los últimos días. Así pues, todos los anticristos ven al hombre usado por el Espíritu Santo como una espina en su costado, un aguijón en su carne y lo odian y están enojados con él en extremo. Esto es evidente tan pronto como vemos los diversos argumentos que toda clase de anticristos usan para atacar y odiar al hombre usado por el Espíritu Santo. Yo creo que la mayoría de los del pueblo escogido de Dios ya entienden por qué los anticristos odian al hombre usado por el Espíritu Santo. A ojos de los anticristos, el hombre usado por el Espíritu Santo arruinó sus sueños y destruyó totalmente sus ambiciones y fantasías, protegiendo así al pueblo escogido de Dios. Ahora el pueblo escogido de Dios ha sometido a la prueba a todos los diablos del anticristo, lo cual revela completamente que el carácter justo de Dios no se puede ofender.

Cuando están experimentando la obra de Dios, los del pueblo escogido de Dios siempre están acompañados por el engaño, perturbación, demolición y destrucción de los diablos del anticristo. Han pasado por suficiente tormento, miseria y sufrimiento indecible a manos del diablo Satanás. Sólo cuando estas cosas alcanzaron un grado intolerable vieron ellos el fondo de la esencia y naturaleza satánica de los diablos del anticristo y empezaron a discernirlos, batallar contra ellos y rechazarlos. A partir de esto puede verse que la batalla entre el pueblo escogido de Dios y los diablos del anticristo es una batalla contra Satanás y el gran dragón rojo. Los diablos del anticristo son los siervos habituales de Satanás y los hijos filiales del gran dragón rojo. Por tanto, es apropiado decir que los anticristos son el diablo Satanás real, porque todas las acciones y conducta de los anticristos son para perturbar, demoler y destruir la obra de Dios. Ellos son realmente demonios que se resisten directamente a Dios. Esto es perfectamente preciso. En consecuencia, los diablos del anticristo son el enemigo de Dios y también del pueblo escogido de Dios. Ser engañado y controlado por los diablos del anticristo es ser engañado y controlado por Satanás. Adorar y seguir a los anticristos es adorar y seguir a Satanás. Ser controlado y usado por los diablos del anticristo es ser un cómplice de Satanás y además un demonio de Satanás. Por tanto, los diablos del anticristo expuestos al final de la obra de Dios de los últimos días serán condenados eternamente como pecadores y serán juzgados y castigados por Dios en la culminación de Su ira. En la Era de la Ley, Dios realizó señales y maravillas para hacer que la tierra se abriera y se tragara vivos a los 250 líderes que se resistieron a Moisés. Los diablos del anticristo expuestos por la obra de Dios de los últimos días son aún peores que los 250 líderes que se resistieron a Moisés en la Era de la Ley y además deben ser maldecidos para condenación eterna. Todos los que odian verdaderamente al gran dragón rojo sin duda odian más a los diablos del anticristo, porque el gran dragón rojo persigue y hace daño al pueblo escogido de Dios por fuera, mientras que los anticristos se cuelan en la iglesia para hacer daño y atormentar al pueblo escogido de Dios por dentro. Se puede decir que los diablos del anticristo son siervos de Satanás y también la encarnación del gran dragón rojo. Todos ellos son tipos del diablo que odian a Dios en extremo.

A través de las acciones y conducta de los anticristos, podemos ver plenamente cómo tratan los diablos del anticristo a Dios, a la verdad de las palabras de Dios, al hombre usado por el Espíritu Santo de quien Dios da testimonio y al pueblo escogido de Dios. Esto es claramente obvio para todo el pueblo escogido de Dios. ¿Por qué odian los anticristos a Dios y Sus palabras? Sólo hay una explicación: sólo el diablo Satanás puede odiar a Dios y los anticristos son el espíritu del diablo Satanás. Son el espíritu de Satanás reencarnado en demonios, razón por la cual odian a Dios y la verdad. ¿Por qué odian los diablos del anticristo al hombre usado por el Espíritu Santo? Porque Dios da testimonio de él y lo ha establecido y es alguien que lleva a cabo Su voluntad. Por eso no sorprende que los anticristos odien naturalmente al hombre usado por el Espíritu Santo. Todos los que se resistieron a Dios en la Era de la Ley se opusieron a Moisés porque este fue un hombre usado por Dios. Ellos sólo podían ver a Moisés pero no a Dios. Por tanto el diablo Satanás también es muy práctico y sabía que usar la resistencia contra Moisés para resistirse a Dios era incluso más práctico y efectivo. Durante la obra de Dios de los últimos días, con el fin de ocultarse, los diablos del anticristo no se atreven a resistirse y juzgar a Dios abiertamente; más bien, usan la resistencia al hombre usado por el Espíritu Santo para lograr su objetivo de resistirse a Dios y destruir Su obra. Las formas en las que los diablos del anticristo se resisten a Dios se han vuelto aún más traicioneras y maliciosas. El pueblo escogido de Dios debe ver las intenciones de la conspiración de Satanás para poder vencer a este y mantenerse firme como testimonio.

Los del pueblo escogido de Dios han experimentado la batalla y guerra espiritual entre la justicia y el mal durante varios años ahora y todos ellos reconocen que no tener la verdad es patético, necio y vergonzoso. De hecho, uno no puede mantenerse firme sin la verdad. Especialmente cuando se trata de discernir a los diablos del anticristo más traicioneros, las personas están realmente indefensas contra ellos y no pueden refutar las falacias y herejías que parecen ciertas pero que son falsas y contienen motivos ocultos y las conspiraciones de Satanás. Ven cuán pobres y miserables son sin tener la verdad. Al mismo tiempo, eso también despierta más sus aspiraciones de buscar la verdad. Si una persona no puede discernir totalmente ni rechazar a los diablos del anticristo más traicioneros ni las falacias y herejías “inescrutables” que parecen ciertas pero son realmente falsas, es realmente fácil que sea capturada por Satanás y que se convierta en una víctima de Satanás. Una persona que no busca la verdad no puede ser salvada ni perfeccionada. Sólo quienes pueden discernir y rechazar verdaderamente las falacias y herejías más traicioneras de los diablos del anticristo que parecen ciertas pero son falsas son personas que entienden genuinamente la verdad y realmente echan raíces a lo largo del camino verdadero y se mantienen firmes como testimonio. Sólo las que salen plenamente victoriosas de la batalla contra los diablos del anticristo son personas verdaderamente salvadas y perfeccionadas. Una persona que no busca la verdad ni la obtiene no puede derrotar a los diablos del anticristo. Así pues, no podrá ser perfeccionada por Dios para ser una vencedora y además no podrá convertirse en un verdadero testigo de Dios. Sólo quienes conocen a Dios son verdaderos testigos suyos. Sólo quienes pueden discernir falacias y herejías que parecen ciertas pero son falsas y que contienen motivos ocultos y conspiraciones de Satanás, pueden discernir y rechazar totalmente a los diablos del anticristo más traicioneros, estimar al pueblo escogido de Dios y proteger la obra de Dios, son vencedores verdaderamente leales a Dios y que le obedecen absolutamente.

Esta comunicación debe hablarse junto con los siguientes 10 pasajes de las palabras de Dios:

Sirves a Dios con tu carácter natural y de acuerdo a tus preferencias personales; es más, sigues pensando que Dios ama lo que sea que te guste y que odia lo que sea que no te guste, y tu trabajo está completamente guiado por tus propias preferencias. ¿Se puede llamar esto servir a Dios? En última instancia, tu carácter de vida no cambiará ni un ápice. De hecho te volverás más terco, porque has estado sirviendo a Dios y esto hará que tu carácter corrupto se arraigue profundamente. De esta manera, desarrollarás internamente normas sobre el servicio a Dios que se basan fundamentalmente en tu propio temperamento y en la experiencia derivada de tu servicio de acuerdo con tu propio carácter. Esta es la experiencia y lecciones humanas. Es la filosofía de vida del hombre. La gente como esta está entre los fariseos y los líderes religiosos. Si nunca despiertan y se arrepienten, entonces finalmente se volverán a los falsos Cristos quienes aparecerán en los últimos días. Serán impostores. Los falsos Cristos y los impostores de los que se habló saldrán de esta clase de gente. Si aquellos que sirven a Dios siguen su conducta y actúan de acuerdo a su propia voluntad, entonces están en peligro constante de ser expulsados. Aquellos que aplican sus muchos años de experiencia sirviendo a Dios para atrapar los corazones de la gente, exhortar y controlar a la gente, se enaltecen a sí mismos —y los que nunca se arrepientan, y nunca confiesen, y nunca renuncien a los beneficios de la posición— estas personas caerán ante Dios. Son personas del mismo tipo que Pablo, vanidosas y presumidas en cuanto a su jerarquía y calificaciones. Dios no traerá a la perfección a gente como esta. Esta clase de servicio interfiere con la obra de Dios. La gente ama aferrarse a lo viejo. Se aferra a las nociones del pasado, se aferra a las cosas del pasado. Este es un gran obstáculo a su servicio. Si no puedes librarte de ellas, esas cosas ahogarán toda tu vida. Dios no te elogiará, no en lo más mínimo, ni siquiera si revientas tus piernas o te rompes la espalda trabajando, ni siquiera si eres martirizado en tu servicio a Dios. Todo lo contrario; Él va a decir que tú eres un hacedor de maldad.

de ‘Las formas religiosas de servicio deben ser prohibidas’ en “La Palabra manifestada en carne”

Mi obra es la obra de salvar las almas de las personas. Si tu alma cae en las manos de Satanás, entonces tu cuerpo no tendrá días tranquilos. Si Yo estoy protegiendo tu cuerpo, entonces tu alma seguramente estará bajo Mi cuidado. Si realmente te aborrezco, entonces tu cuerpo y alma de inmediato caerán en las manos de Satanás. ¿Te puedes imaginar cómo será tu situación entonces? Si un día Mis palabras se pierden en vosotros, entonces os entregaré a todos a Satanás para que os torture doblemente hasta que Mi ira se haya disipado por completo, o Yo os castigaré personalmente a vosotros humanos irredimibles, porque vuestros corazones que Me traicionan nunca han cambiado.

de ‘Un problema muy serio: la traición (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

La tercera cosa es la siguiente: todos los creyentes en Dios se han resistido a Dios y han engañado a Dios de una u otra forma a lo largo de su camino. Algunas acciones indebidas no necesitan ser registradas como una ofensa, pero otras son imperdonables; ya que muchos son lo que transgreden los decretos administrativos, lo cual es una ofensa al carácter de Dios. Muchos de los que se sienten preocupados por su propio destino pueden preguntarse cuáles son estas ofensas. Vosotros debéis saber que sois arrogantes y altivos por naturaleza, y que no estáis dispuestos a someteros a ese hecho. Por lo tanto, voy a explicaros poco a poco después de que hayáis reflexionado sobre vosotros mismos. Os exhorto a comprender mejor el contenido de los decretos administrativos y conocer el carácter de Dios. De lo contrario vais a tener dificultades en mantener vuestros labios sellados y vuestras lenguas de agitarse con demasiada libertad en habladurías altisonantes. Sin saberlo, podéis ofender el carácter de Dios y caer en las tinieblas, perdiendo la presencia del Espíritu Santo y de la luz. Ya que vosotros no tenéis principios cuando actuáis. Si dices o haces lo que no se debe, entonces recibirás un castigo apropiado. Debes saber que aun cuando careces de principios en tus palabras y acciones, Dios posee altos principios en ambos. La razón por la que recibes castigo es porque has ofendido a Dios, no a un hombre. Si en tu vida cometes muchas ofensas contra el carácter de Dios, entonces estás destinado a ser un hijo del infierno. Al hombre le puede parecer que sólo has cometido unos pocos hechos que no están en conformidad con la verdad y nada más. ¿Pero eres consciente de que, ante los ojos de Dios, ya eres uno para quien no hay más ofrenda por el pecado? Debido a que has transgredido los decretos administrativos de Dios más de una vez y no muestras ninguna señal de arrepentimiento, por lo tanto no tienes más remedio que caer en el infierno donde el hombre es castigado por Dios.

de ‘Tres advertencias’ en “La Palabra manifestada en carne”

Porque este Cristo es Él mismo la expresión del Espíritu Santo, la expresión de Dios, Aquel a quien Dios le ha confiado hacer Su obra en la tierra. Y por eso digo que si no puedes aceptar todo lo que el Cristo de los últimos días hace, entonces blasfemas contra el Espíritu Santo. La retribución que deben sufrir los que blasfeman contra el Espíritu Santo es obvia para todos. También te digo que si te opones al Cristo de los últimos días y lo niegas, entonces no hay nadie que pueda soportar las consecuencias en tu lugar. Además, a partir de este día no tendrás otra oportunidad para obtener la aprobación de Dios; incluso si tratas de redimirte tú mismo, nunca más volverás a contemplar el rostro de Dios. Porque al que tú te opones no es a un hombre, lo que niegas no es algún ser diminuto, sino a Cristo. ¿Eres consciente de estas consecuencias? No has cometido un pequeño error, sino que has cometido un crimen atroz. Y así les aconsejo a todos que no tengan una reacción violenta contra la verdad, o hagan críticas descuidadas, porque sólo la verdad te puede dar la vida y nada excepto la verdad te puede permitir volver a nacer y contemplar el rostro de Dios.

de ‘Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna’ en “La Palabra manifestada en carne”

A los ojos de Dios, el hombre es simplemente más pequeño que una hormiga, así que, ¿cómo puede este sondear Su obra? Los que están diciendo constantemente: “Dios no obra de esta o de esa manera” o “Dios es esto o aquello”, ¿no son todos ellos arrogantes? Deberíamos saber todos que Satanás ha corrompido a las personas, que son de la carne. Su naturaleza es oponerse a Dios, y no están en paridad con Él, mucho menos pueden ofrecer consejo para la obra de Dios. Cómo guía Él al hombre es Su propia obra. El hombre debería someterse, y no tener tal y tal opinión, porque no es sino polvo. Puesto que tratamos de buscar a Dios, no deberíamos superponer nuestros conceptos acerca de la obra de Dios para Su consideración, menos aún emplear nuestro carácter corrupto para intentar deliberadamente oponernos a la obra de Dios. ¿No nos convertiría esto en anticristos? ¿Cómo podrían esas personas decir que creen en Dios? Puesto que creemos que existe Dios, y puesto que deseamos satisfacerlo y verlo, deberíamos buscar el camino de la verdad, y un camino compatible con Él. No deberíamos permanecer en una oposición terca hacia Dios; ¿qué de bueno podría salir de tales acciones?

de ‘Prefacio’ en “La Palabra manifestada en carne”

Cualquiera que no entienda el propósito de la obra de Dios está contra Él, y aún más aquellos que conocen dicho propósito pero no buscan satisfacer a Dios. Los que leen la Biblia en grandes iglesias la recitan cada día, pero ninguno entiende el propósito de la obra de Dios. Ninguno es capaz de conocer a Dios; además, ninguno es conforme al corazón de Dios. Son todos hombres inútiles, viles, que se ponen en alto para enseñar a Dios. Aunque alardean del nombre de Dios, se oponen voluntariamente a Él. Aunque se etiquetan como creyentes en Dios, son los que comen la carne y beben la sangre del hombre. Todos esos hombres son diablos que devoran el alma del hombre, demonios que molestan deliberadamente a aquellos que tratan de entrar en el camino correcto, y piedras de tropiezo que obstaculizan la senda de los que buscan a Dios. Aunque son de “cuerpos robustos”, ¿cómo van a saber sus seguidores que son anticristos que llevan al hombre a oponerse a Dios? ¿Cómo van a saber que son diablos vivientes que buscan especialmente almas que devorar?

de ‘Todos los que no conocen a Dios son los que se oponen a Él’ en “La Palabra manifestada en carne”

A lo largo del universo y las extensiones ilimitadas del firmamento, las innumerables cosas de la creación, la infinidad de cosas en la tierra y la miríada de cosas en el cielo, todas y cada una consagran todas sus fuerzas en pro de la última etapa de Mi trabajo. ¿Verdad que no deseáis seguir siendo espectadores en el banquillo, conducidos de aquí para allá por las fuerzas de Satanás? Satanás está constantemente devorando el conocimiento que los hombres tienen de Mí en sus corazones, y constantemente, mientras muestra sus dientes y desenfunda sus garras, se ha dedicado a los últimos estertores de su lucha con la muerte. ¿Deseáis ser capturados por sus estratagemas engañosas en este momento? ¿Deseáis que, al momento de completarse la última fase de Mi obra, vuestra propia vida sea cortada? ¿Ciertamente no estáis todavía esperando a que Yo muestre Mi indulgencia una vez más? Buscar conocerme es la clave, pero vosotros no debéis dejar de prestar atención a la práctica real. Os estoy revelando conocimientos directamente en Mis palabras, con la esperanza de que vosotros seáis capaces de someteros a Mi guía y dejéis de entreteneros en aspiraciones o diseños propios.

de ‘La sexta declaración’ en “La Palabra manifestada en carne”

De las experiencias de Pedro no es difícil deducir que, si el hombre desea conocerme, tiene que concentrarse en la consideración cuidadosa del espíritu. No te pido que te dediques demasiado a Mí externamente; esto es una preocupación secundaria. Si tú no me conoces, entonces toda la fe, el amor y la lealtad de la que hablas no son más que ilusiones, son pura espuma, y con seguridad te convertirás en alguien que hace grandes alardes en Mi presencia, pero que no se conoce a sí mismo, y, por tanto, una vez más eres atrapado por Satanás y te vuelves incapaz de liberarte; te conviertes en el hijo de la perdición, y te conviertes en el objeto de la destrucción. Pero si tú eres frío e indiferente hacia Mis palabras, entonces sin duda, eres Mi opositor. Esto es un hecho, y harías bien en mirar a través de la puerta al reino espiritual, a los muchos y variados espíritus que Yo he castigado. ¿Cuál de ellos no fue pasivo e indiferente, y no aceptó Mis palabras? ¿Cuál de ellos no fue sarcástico para con Mis palabras? ¿Quién entre ellos no intentó aprovecharse de Mis palabras? ¿Quién entre ellos no usó Mis palabras como arma defensiva para protegerse? Ellos no persiguieron el conocimiento sobre Mí por medio de Mis palabras, sino que simplemente las utilizaron como juguetes para jugar. Al hacer esto, ¿acaso no se estaban oponiendo a Mí directamente? ¿Quién es Mi palabra? ¿Quién es Mi Espíritu? Tantas veces os he expresado estas palabras, sin embargo, ¿han sido alguna vez vuestras percepciones más altas y claras? ¿Han sido alguna vez vuestras experiencias verdaderas? Os recuerdo una vez más: ¡Si vosotros no conocéis Mis palabras, no las aceptáis, y no las ponéis en práctica, entonces inevitablemente os convertiréis en objeto de Mi castigo! ¡Con seguridad os convertiréis en una víctima de Satanás!

de ‘La octava declaración’ en “La Palabra manifestada en carne”

Cuanto más preciso es el conocimiento que las personas tienen de Dios, menos se oponen a Él. Por el contrario, cuanto menos saben de Él, más probable es que se opongan a Él. Tus nociones, vieja naturaleza y humanidad, tu personalidad y perspectiva moral son el “capital” con el que resistes a Dios, y cuanto más corrupto, degradado y bajo eres, más enemigo eres de Dios. Quienes poseen unas nociones muy serias y tienen un carácter santurrón son aún más enemigos del Dios encarnado, y son los anticristos. Si no rectificas tus nociones, siempre serán contrarias a Dios; nunca serás compatible con Él, y siempre estarás separado de Él.

de ‘Conocer las tres etapas de la obra de Dios es la senda para conocer a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Si has creído en Dios por muchos años, pero nunca lo has obedecido ni aceptado todas Sus palabras, y en cambio le has pedido a Dios que se someta a ti y siga tus nociones, entonces eres el más rebelde de todos y eres un incrédulo. ¿Cómo puede alguien así obedecer la obra y las palabras de Dios que no se conforman a las nociones del hombre? La persona más desobediente es una que de manera intencional desafía a Dios y lo resiste. Él es el enemigo de Dios y es un anticristo. Tal persona siempre guarda hostilidad en contra de la nueva obra de Dios, no muestra intención de someterse y nunca ha obedecido o se ha humillado voluntariamente. Él mismo se exalta ante los demás y nunca se somete a otro. Ante Dios, se considera el más competente en predicar la palabra y el más hábil para obrar en los demás. Nunca descarta los tesoros que ya están en su posesión, sino que los trata como reliquias de familia que se deben adorar, que se deben predicar a otros y que se deben usar para sermonear a los insensatos quienes le adoran. De hecho, existen algunas de estas personas en la iglesia. Se puede decir que son “héroes indomables”, que generación tras generación moran en la casa de Dios. Creen que predicar la palabra (doctrina) es su deber más alto. Año tras año y una generación tras otra, se dedican a cumplir vigorosamente su deber “sagrado e inviolable”. Nadie se atreve a tocarlos y nadie se atreve a reprocharlos abiertamente. Se volvieron “reyes” en la casa de Dios, actuando de un modo tiránico a través de las épocas. Estos demonios buscan unir las manos y juntos destruir Mi obra; ¿cómo puedo permitir que estos diablos vivientes existan ante Mí? Incluso los que sólo tienen medio corazón obediente no pueden caminar hasta el final, mucho menos estos tiranos que no tienen la menor obediencia en sus corazones. El hombre no obtiene fácilmente la obra de Dios. Incluso si el hombre usa toda su fuerza, sólo será capaz de obtener una sola porción y lograr la perfección al final. ¿Qué pasa, entonces, con los hijos del arcángel que buscan destruir la obra de Dios? ¿No tienen ni siquiera la menor esperanza de ser ganados por Dios? Mi propósito al realizar la obra de conquista no es sólo para conquistar en aras de la conquista, sino para conquistar con el fin de revelar la justicia y la injusticia, de obtener pruebas para el castigo del hombre, de condenar a los perversos y, aún más, de perfeccionar a quienes obedezcan voluntariamente. Al final, todos serán separados de acuerdo a su tipo y todos aquellos que sean perfeccionados tendrán sus pensamientos e ideas llenos de obediencia. Esta es la obra que será completada al final. Aquellos quienes estén llenos de rebelión serán castigados, enviados para quemarse en el fuego y ser por siempre maldecidos. Cuando ese tiempo llegue, esos antiguos “grandes e indomables héroes” se convertirán en los más viles y más rechazados “cobardes débiles e inútiles”.

de ‘Los que obedecen a Dios con un corazón verdadero, con seguridad serán ganados por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

1 de abril de 2012

Anterior: La importancia de las elecciones democráticas en la iglesia y problemas que deben ser resueltos

Siguiente: La obra de limpeza de la iglesia debe eliminar completamente el mal para ser conforme al corazón de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro