App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

La obra de limpeza de la iglesia debe eliminar completamente el mal para ser conforme al corazón de Dios

Actualmente, la obra de la familia de Dios de limpiar la iglesia está progresando sin problemas. Las iglesias de diversos lugares se han deshecho básicamente de los anticristos, las personas malvadas y los espíritus malignos de todas las clases con comportamientos manifiestamente malvados. La obra de erradicación también ha comenzado en diversos espíritus malignos, espíritus inmundos y personas malvadas que no manifiestan abiertamente muchos actos malvados. Esto muestra que la limpieza de la iglesia se ha completado a medias y que los restantes espíritus malignos, espíritus inmundos y personas malvadas finalmente “se comportan” bien y no se atreven a hacer más maldades. Una notificación de expulsión tras otra expresaron la airada voz del pueblo escogido de Dios, proclamando el completo fracaso de las fuerzas malvadas de Satanás en la iglesia, una señal de que el pueblo escogido de Dios ha entrado en la vía correcta de la fe. Dios ha vencido a Satanás y la gran obra de Dios se ha cumplido. Algunos líderes y colaboradores están deslumbrados por la victoria, suponiendo que “la obra de limpieza de la iglesia está casi terminada y que los restantes espíritus malignos, espíritus inmundos y personas malvadas no han estado causando perturbaciones, así que se les puede dar otra oportunidad de arrepentirse”. Ellos quieren terminar la obra de limpieza de la iglesia lo antes posible. Esta clase de idea y de percepción es errónea. Estas personas simplemente no son conscientes de que si las fuerzas malvadas escondidas en la iglesia no son completamente arrancadas bajo este ímpetu victorioso actual, cuando se produzca un conflicto interno, estos demonios, espíritus malignos y espíritus inmundos reanudarán sus ataques lunáticos y provocarán toda clase de perturbaciones en la vida de iglesia de diversos lugares durante el conflicto doméstico. Esto es inevitable, porque la naturaleza demoníaca de la clase de Satanás nunca cambiará. Nunca aceptarán el fracaso. Si el pueblo escogido de Dios ve que estos demonios, espíritus malignos y espíritus inmundos no se atreven a causar perturbaciones y suponen que estos se han arrepentido y cambiado, e incluso los tratan con amor como hermanos y hermanas, entonces son simplemente demasiado insensatos. Las personas sin la verdad son tan patéticas. Incluso salvarían a una víbora congelada, sólo para que esta las mordiera y matara una vez reviviera. La consecuencia es fatal. Sin la verdad, el hombre no puede discernir la esencia de la humanidad. La mayoría de las personas no pueden descubrir la esencia de los anticristos, las personas malvadas, los espíritus malignos y los espíritus repugnantes. El hombre sólo juzga el bien y el mal de otros en base a su desempeño temporal pero es incapaz de discernir su esencia. Como consecuencia, ellos lo confundirán y engañarán. Tal persona ha sufrido demasiado poco y experimentado demasiado ligeramente. Es incapaz de ver la esencia demoníaca de los anticristos, las personas malvadas, los espíritus malignos y los espíritus inmundos. Esto es algo muy peligroso. Por tanto, la familia de Dios exige particularmente que la limpieza de la iglesia debe garantizar que todos estos cinco tipos de personas sean totalmente expulsadas y arrancadas, y no dejar atrás ningún problema para el futuro. Si un sólo anticristo, persona malvada, espíritu maligno o espíritu inmundo es dejado atrás, el problema no sólo producirá el sufrimiento de unas pocas personas, sino que causará un impacto y peligro sobre la mayoría de toda la iglesia. Incluso la vida de iglesia caerá en el caos. Por tanto, sea cual sea el nivel, si los líderes y colaboradores dejan atrás a un anticristo, persona malvada, espíritu maligno o espíritu inmundo, están poniendo una bomba de relojería para la iglesia y el pueblo escogido de Dios, dejando atrás problemas interminables. Eso sólo muestra que la bondad y la tolerancia hacia el diablo Satanás son crueldad y hacen daño al pueblo escogido de Dios. Los que tienen misericordia con los anticristos, las personas malvadas, los espíritus malignos y los espíritus inmundos, no son fieles a Dios y son irresponsables con el pueblo escogido de Dios. Una persona está descuidando su deber, aprobando el mal y sembrando semillas malas si limpia la iglesia de esta forma. El pueblo escogido de Dios debe ver esto claramente, entender el significado de erradicar las raíces del mal y hacer todo lo posible para limpiar totalmente la iglesia, no acusando erróneamente a una buena persona ni perdonando a una persona malvada o a un espíritu maligno. Con el fin de cumplir la expectativa de Dios, nunca se deben dejar problemas atrás.

La obra de limpieza de la iglesia se lleva a cabo principalmente de dos formas, a saber: por expulsión y por erradicación. Los que deben ser expulsados son todos los anticristos perversos, las personas malvadas y los espíritus malignos que han hecho toda clase de mal y se han esforzado por perturbar la obra de Dios. Los que deben ser erradicados son los que, en apariencia, no han cometido muchos actos malvados, pero cuya esencia es la de los espíritus malignos, los espíritus inmundos y los demonios. Las personas malvadas están dominadas por la naturaleza malvada de los demonios para hacer el mal. Aunque algunos actos malvados no perturban directamente la obra de Dios, pueden afectar al pueblo escogido de Dios en su entrada en la vida. Ninguna persona malvada puede recibir nunca la salvación, así que todas ellas deben ser erradicadas. Algunos espíritus malignos, aunque no interrumpan ni perturben directamente la obra de Dios, pueden confundir a un número limitado de personas que no disciernen y afectar directamente el entendimiento de la verdad de las personas y su entrada en la realidad. Ningún espíritu maligno puede ser nunca salvado, así que todos ellos deben ser erradicados. También hay diversos espíritus inmundos (personas promiscuas y homosexuales) que nunca serán salvados, por lo que también son los objetos de la erradicación. Lo anterior es el principio de y la diferencia entre la expulsión y la erradicación cuando se limpia la iglesia. Los anticristos, las personas malvadas y los espíritus malignos que hacen toda clase de maldades y se esfuerzan para alterar y perturbar la obra de Dios deben ser expulsados. Han hecho mucho mal con influencias mayores, así que deben emitirse notificaciones de expulsión sobre ellos con el fin de informar al pueblo escogido de Dios para que no continúe siendo perjudicado. No hay necesidad de emitir notificaciones de expulsión sobre diversas personas malvadas, espíritus malignos y espíritus inmundos que temporalmente no han hecho toda clase de maldades ni han alterado ni perturbado la obra de Dios. Es suficiente con emitir decisiones de erradicarlos para informar al pueblo escogido de Dios. De esta forma, cuando el pueblo escogido de Dios vea la emisión de notificaciones de expulsión, sabrá quiénes son los perversos anticristos, personas malvadas y espíritus malignos. Si este sólo ve la emisión de decisiones de erradicación, sabrá definitivamente quiénes son los espíritus malignos, los espíritus inmundos y las personas malvadas. Tales diferentes enfoques están totalmente de acuerdo con el principio de cómo la familia de Dios lidia con todas las clases de anticristos, personas malvadas, espíritus malignos y espíritus inmundos de forma equitativa, completamente en coherencia con la voluntad de Dios.

Que la limpieza de la iglesia pueda llevarse totalmente a cabo tiene relación directa con la estatura de los líderes y colaboradores en todos los niveles y con la medida de su entendimiento de la verdad. La mayoría de los líderes y colaboradores están haciendo todo lo que pueden para limpiar la iglesia. El pueblo escogido de Dios también está haciendo todo lo que puede en coordinación, por lo que el resultado es muy bueno. Sin embargo, también hay problemas de diversos grados. Algunos líderes y colaboradores no ven con demasiada claridad la esencia de diversas clases de anticristos, personas malvadas y espíritus malignos. Por tanto, tienen dificultades para identificarlos y clasificarlos. Puede verse que el entendimiento de la verdad por parte de las personas es demasiado superficial y que su estatura es ciertamente demasiado pequeña para ser adecuada para el uso de Dios. La mayoría del pueblo escogido de Dios sabe que para evaluar a una persona, debe basarse en su naturaleza y esencia, y nunca identificarla ni lidiar con ella de acuerdo con sus transgresiones momentáneas y expresiones corruptas. Sin embargo, es incapaz de discernir cuando se trata de situaciones complicadas. Realmente, este problema es común en la mayoría del pueblo escogido de Dios. Por ejemplo, si alguien es una persona malvada pero manifiesta comportamientos de un anticristo, entonces las personas no saben si catalogarlo como un anticristo o como una persona malvada. Algunos anticristos son particularmente absurdos y malvados, así que las personas no saben si catalogarlos como anticristos o como espíritus malignos. Tales problemas deben determinarse según su conducta principal y la esencia de sus actos malvados. Si la conducta principal de un espíritu maligno es la alteración y la perturbación constantes de la obra de Dios así como la hostilidad a Dios, debe ser catalogado como un anticristo. Si un espíritu maligno está simplemente manifestando algunos puntos de vista absurdos o habla algún sinsentido, no se le ha visto hacer mucho mal para obtener el control del pueblo escogido de Dios por una posición, ni se ha involucrado aleatoriamente en actividades para confundir a las personas en todas partes, sólo puede ser catalogado y lidiado como un espíritu maligno. Si un hombre malvado sólo hizo algún mal en aras de la carne, aunque haya dicho algunas palabras para resistirse a Dios y haya juzgado al hombre usado por el Espíritu Santo, si no ha confundido al pueblo escogido de Dios en todas partes ni alterado y perturbado la obra de Dios, entonces él sólo puede ser catalogado como una persona malvada. Como las sendas tomadas por las personas son diferentes, la esencia de sus actos malvados es diferente y también lo son sus intenciones y propósitos, sólo es preciso catalogar a las personas según la senda que tomen y la esencia de sus actos malvados. Debemos distinguir claramente diversas clases de anticristos, personas malvadas, espíritus malignos y espíritus inmundos, para una identificación y un tratamiento precisos, con el fin de convencer a las personas. Algunas personas ni siquiera saben cómo distinguir entre las expresiones corruptas y la esencia de una persona malvada. Tales personas entienden demasiado poco sobre la verdad. En tanto que un hombre tenga un sentido de conciencia y racionalidad, cuando revele corrupción se dará cuenta de ello, se arrepentirá después de entender la verdad y le será fácil aceptar la poda y trato. Tal persona es alguien que puede aceptar la verdad y ser salvada. Si alguien es realmente una persona malvada, independientemente de cuánto mal haya hecho, de que haya sido revelado, podado o tratado por otros, nunca admitirá o aceptará, ni mucho menos confesará ni se arrepentirá. Como una persona malvada tiene la esencia de la maldad, sólo prefiere el mal y no le gusta la verdad, por no mencionar el aceptar y obedecer la verdad. Por tanto, una persona malvada nunca se conocerá a sí misma verdaderamente y nunca se arrepentirá verdaderamente. Aunque admita verbalmente con reticencia que es una persona malvada o un anticristo, sólo está engañando y lidiando a las personas, no está en absoluto convencida de corazón. Esta es la esencia de una persona malvada. El pueblo escogido de Dios debe ser capaz de ver que el conocimiento de sí misma de una persona malvada sólo se trata de embaucar y engañar a otros. En cuanto a una persona verdaderamente concienzuda y racional con transgresiones, tanto si pudiera o no aceptar la poda y trato en el momento, podría admitir los errores y aceptar la verdad en su corazón, y aceptar finalmente ser podada y tratada. Tal persona puede ser salvada. Mientras una persona pueda aceptar la verdad, admitir errores y arrepentirse verdaderamente, no es una persona malvada. Y una persona malvada nunca aceptará la verdad ni se arrepentirá verdaderamente, por lo que no puede ser salvada. Si distingues de esta forma si alguien es o no una persona malvada, nunca te equivocarás.

No hay reglas fijas sobre cuántas personas necesitan ser expulsadas o erradicadas de cada área pastoral según sea el caso, porque las situaciones y la cantidad de personas son diferentes en diferentes lugares. Así pues, la cantidad de personas expulsadas o erradicadas no puede estimarse con precisión. Sólo podemos guiarnos por el principio de “eliminar a todos los malvados y erradicar todas las causas principales” para limpiar la iglesia. Los cinco tipos de personas deben ser completamente expulsadas y erradicadas mientras se garantiza que ninguna persona buena sea acusada erróneamente y ninguna persona malvada sea perdonada. El resultado de “eliminar a todos los malvados y erradicar todas las causas principales” debe lograrse para adaptarse a la voluntad de Dios. Sin duda alguna, es un hecho bien establecido que hay al menos uno o dos objetivos para la expulsión o la erradicación en cada iglesia. Según este escenario, la cantidad total de personas que deben ser expulsadas y erradicadas de cada área pastoral puede estimarse contando cuántas iglesias hay en esa área pastoral. Debe tenerse en mente que esta es una estimación aproximada, no una cifra exacta. La cifra exacta no debe ser menor a dicha estimación, un hecho que los líderes y colaboradores de la iglesia en todos los niveles y el pueblo escogido de Dios deben conocer.

Para garantizar que la obra de limpieza de la iglesia se lleve a cabo de forma precisa y sin error, de manera que el mal sea totalmente erradicado y destruido desde la raíz, sin hacer daño a una buena persona ni dejar ir a una persona malvada, daré una explicación específica y clara de los cinco tipos de personas que deben ser expulsadas. Los cinco tipos de personas se refieren principalmente a los anticristos, los espíritus malignos, las personas malvadas, los Judas y los que roban ofrendas. Estos cinco tipos son universalmente reconocidos por el pueblo escogido de Dios como personas que deben ser expulsadas. Al mismo tiempo, todas esas personas buenas para nada y ovejas negras que no son en absoluto útiles en la iglesia, que son despreciadas por la mayoría de los demás y que es realmente imposible llevarse bien con ellas, deben ser erradicadas también. Sin embargo, con respecto a todos los que no buscan la verdad, no cumplen sus deberes o no asisten a menudo a las reuniones, mientras que no pertenezcan a uno de los cinco tipos de personas mencionados, se les debe dar una oportunidad de arrepentirse y se las debe observar claramente antes de determinar cómo lidiar con ellas. En consecuencia, la esencia de estos cinco tipos de personas debe identificarse claramente. Los que se parecen a uno de los cinco tipos pero no son realmente uno de los cinco tipos en esencia, deben ser discernidos claramente y tratados de forma diferente. Aquellos cuyas intenciones no pueden descubrirse ni pueden ser determinados, pueden ser observados durante un período de tiempo y lidiados después de que las cosas queden claras. Los que ya han sido descubiertos por la mayoría del pueblo escogido de Dios como anticristos, personas malvadas, espíritus malignos y espíritus inmundos, deben ser expulsados y erradicados. No se permite a nadie proteger a los anticristos ni a las personas malvadas o defender a ninguno de estos cinco tipos de personas. Cualquiera que defienda a los anticristos y a las personas malvadas o provea justificación para estos cinco tipos de personas, es un enemigo de Dios y también del pueblo escogido de Dios. Ellos son precisamente los siervos de Satanás y deben ser desarraigados y totalmente erradicados.

1. Los anticristos son considerados personas que rechazan el liderazgo y el pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo, practican a su manera y maquinan para establecer un reino independiente. Tanto si son líderes y colaboradores como si no, todos los que juzgan a menudo la obra de Dios, atacan y difaman al hombre usado por el Espíritu Santo, maquinando para controlar al pueblo escogido de Dios con el fin de ondear sus propios colores y establecer un reino independiente, son considerados anticristos. Las personas similares a los anticristos aparentan externamente tener comportamientos de anticristo, pero hay una cosa de ellos que es diferente. Esto es, a través de la revelación, la poda, el trato y el discernimiento del pueblo escogido de Dios, estas personas pueden aceptar la verdad, despertar y conocerse a sí mismas, y sentirse muy arrepentidas. Tales personas deben ser tratadas de forma diferente si la mayoría de los líderes, los colaboradores y el pueblo escogido de Dios determinan que ellas se han arrepentido verdaderamente y que son salvables.

2. Los espíritus malignos se refieren principalmente a personas que han sido verdaderamente poseídas por espectros o tienen a menudo la obra de espíritus malignos y, por supuesto, también incluye a demonios reencarnados de espíritus malignos y personas extremadamente absurdas que no aceptan un ápice de la verdad. Todos los que se resisten furiosamente a Dios y tienen un odio extremo a la verdad son considerados como espíritus malignos. Algunas personas fueron poseídas por espectros hace muchos años o tuvieron ocasionalmente manifestaciones de la obra de los espíritus malignos, pero ahora tienen conciencia y razón y, sobre todo, pueden entender la verdad, aceptar la verdad y cumplir su deber, no alteran ni perturban la obra de Dios y sin duda no son personas malvadas. Tales personas deben ser tratadas de forma diferente y no se les debe considerar como espíritus malignos ni ser expulsadas.

3. Las personas malvadas nunca aceptan la verdad y son capaces de perpetrar toda clase de mal. Preferirían morir a confesar cualquiera de sus actos malvados y no permitirían que nadie los revelara, tratara o podara. Es como si fueran emperadores que no pueden ser tocados. Esa es una auténtica persona malvada. Algunas personas con una humanidad pobre también pueden cometer algunos de los mismos actos malvados, pero en ocasiones aún pueden aceptar el ser podadas y tratadas, y a veces también se aborrecen a sí mismas cuando cometen el mal. Después de creer en Dios durante algunos años, tienen realmente alguna mejora e incluso pueden cumplir algunos deberes, hacer algunas cosas buenas y preparar algunas buenas obras. Tales personas no pueden considerarse como personas malvadas porque aún son salvables. De acuerdo con el principio de Dios de salvar a la humanidad en la mayor medida, tales personas pueden ser colocadas en el grupo B para tener reuniones y no deben ser expulsadas ni erradicadas.

4. Los tipos de Judas se refieren principalmente a los demonios que venden al Señor, a sus amigos y traicionan totalmente a la iglesia tras ser capturados, rindiéndose a Satanás para servirle en la vigilancia, el seguimiento y la captura de los hermanos y hermanas. Todos los que actúan como cómplices de Satanás en la vigilancia, el seguimiento y la investigación del paradero de los hermanos y hermanas para servir al gran dragón rojo, son considerados como auténticos Judas. Sin embargo, algunas personas que parecen similares a los tipos de Judas, sólo explican algunas de las circunstancias y no sirven a Satanás en la vigilancia y captura de las personas. Si tales personas tienen una humanidad relativamente buena y expresan remordimiento, no deben ser consideradas como Judas ni expulsadas y sólo pueden ser segregadas para reflexionar durante 3-5 meses. Pueden volver a la vida de iglesia una vez que se confirme que no están siendo seguidas o monitorizadas.

5. Las personas que roban ofrendas se refieren principalmente a aquellos que malversan o defraudan el dinero de la casa de Dios o lo entregan a los anticristos o las personas malvadas. Los que ven que el dinero de la casa de Dios está en peligro pero no lidian con ello a tiempo, causando pérdidas económicas significativas a la casa de Dios, están incluidos en la categoría de personas que roban ofrendas. Algunas personas usan el dinero de forma inapropiada o se aprovechan un poco en ocasiones, algo similar a robar un poco de las ofrendas. Esto se considera como hacer las cosas sin principios. Sin embargo, si pueden erogar plenamente sus esfuerzos por Dios y también pueden buscar la verdad y cumplir su deber, entonces el hecho es considerado como una transgresión y no deben ser consideradas como personas que roban ofrendas. La iglesia no debe investigar más a tales personas y debe tratarlas de forma diferente dándoles una oportunidad de arrepentirse.

Hacer un buen trabajo de limpieza de la iglesia requiere descubrir la esencia de estos cinco tipos de personas. Las personas que sólo se comportan externamente como estos cinco tipos de personas deben distinguirse claramente, ya que no debemos perjudicar injustamente a alguien que puede arrepentirse genuinamente y ser salvado. La esencia de estos cinco tipos de personas es la naturaleza y esencia del diablo Satanás que odia la verdad y se opone a Dios. Sin duda no pueden ser salvadas y no tienen un ápice de esperanza de ser salvadas, lo cual es la razón por la que deben ser expulsadas. Si una persona tiene comportamientos y comete actos malvados similares a los cinco tipos, pero su esencia no se considera como la misma de los cinco tipos, entonces su situación sólo puede determinarse en base a su actitud de conocerse a sí misma y a si tiene esperanza de ser salvada. Los incrédulos hablan sobre “70% correcto, 30% incorrecto” y “méritos y culpas”, mientras nosotros hablamos de transgresiones y esencia. Si las personas pueden descubrir las cosas y tener discernimiento en este asunto, serán capaces de descubrir la esencia de una persona. De esa forma, la obra de purificación de la iglesia no tendrá ninguna dificultad y sin duda no habrá casos de perjudicar personas injustamente. La obra de purificación de la iglesia es para que todo el pueblo escogido de Dios maneje los problemas de acuerdo con la palabra de Dios, la verdad y la esencia de la naturaleza de las personas. Esto es más beneficioso para que el pueblo escogido de Dios entre en la realidad de la verdad de las palabras de Dios y se convierta en personas con la verdad y humanidad lo más pronto posible.

Si un líder o colaborador de cualquier nivel puede o no hacer un buen trabajo de purificación de la iglesia es lo que más revela si tiene la realidad de la verdad y si tiene la estatura verdadera para desempeñar la obra real. Todos los que puedan lidiar con problemas en base a los principios de la verdad en la obra de purificación de la iglesia, que no perjudiquen injustamente a buenas personas ni dejen ir a las malas personas y que puedan usar la verdad para resolver problemas de forma que el pueblo escogido de Dios pueda ser totalmente convencido, son personas con la realidad de la verdad y líderes o colaboradores genuinamente calificados que serán sin duda perfeccionados si continúan buscando la verdad. Aquellos que, en la obra de purificación de la iglesia, no sepan cómo usar la verdad para resolver problemas, parezcan indefensos y que incluso cometan errores a menudo y no puedan llevar a cabo ni un ápice de obra real, no son personas con la realidad de la verdad. Una persona que no tenga realmente la realidad de la verdad ni pueda llevar a cabo obra real, no es definitivamente un líder o colaborador calificado y debe ser sustituida o reasignada a otro deber. Mientras la obra de purificación de la iglesia se está llevando a cabo, también hay una necesidad de ajustar a los líderes y colaboradores de todos los niveles. Las posiciones que requieren elecciones extraordinarias deben celebrar elecciones extraordinarias. En una situación especial, las personas también pueden ser ascendidas temporalmente a modo de prueba y después pueden participar en las elecciones cuando estas se realicen. Los hermanos y hermanas que entiendan genuinamente la verdad, tengan discernimiento y puedan descubrir la esencia de diversas clases de personas, pueden ser ascendidos directamente a modo de prueba para darles una oportunidad de entrenarse y permitir al pueblo escogido de Dios entrar en contacto con ellos y llegar a conocerlos. Esto es beneficioso para las futuras elecciones de la iglesia. Los que no puedan desempeñar una obra real ni tengan valor de cultivo, pueden ser reasignados a otros deberes después de ser despedidos. Hacerlo así concuerda completamente con los requisitos y deseos del pueblo escogido de Dios y es beneficioso para la obra de la familia de Dios, así como para la entrada en la vida del pueblo escogido de Dios. Hay otro importante asunto que no puede ignorarse: los falsos líderes y los anticristos que han sido revelados en la obra de purificación de la iglesia, deben ser investigados y se deben obtener evidencias contra ellos, a fin de proveer verificación y para que se les dé un trato justo. Expulsa a los que deben ser expulsados y sustituye a los que deben ser sustituidos. Las personas que tengan una humanidad pobre y hayan cometido muchos actos malvados, pero que no sean en absoluto consideradas como personas malvadas, deben ser colocadas en el grupo B para tener reuniones. Esto también hará que el pueblo escogido de Dios se sienta plenamente convencido. En pocas palabras, la obra de purificación de la iglesia esta vez debe hacer un buen trabajo en ajustar a los líderes y colaboradores de todos los niveles de la iglesia, durante el mismo periodo de tiempo en que todos los anticristos, personas malvadas, espíritus malignos y espíritus inmundos sean expulsados y erradicados. Los que se desempeñen relativamente bien en la obra de purificación de la iglesia que busquen genuinamente la verdad, tengan valor de cultivo, tengan una mejor humanidad y se garantice que no sean personas malvadas, deben ser ascendidos a modo de prueba. Esto se conforma completamente con los requisitos y deseos del pueblo escogido de Dios y es absolutamente beneficioso para la entrada en la vida del pueblo escogido de Dios. Entre los líderes y colaboradores que fueron sustituidos en el pasado, los que hayan expresado arrepentimiento genuino y puedan llevar a cabo realmente una obra real, pueden ser ascendidos primero a un grupo de trabajo a modo de prueba y participar después en las elecciones cuando estas se realicen. Aunque no tenían la realidad de la verdad en el pasado, si son realmente personas que buscan la verdad, entonces definitivamente tendrán arrepentimiento genuino y serán capaces de entrar en la realidad de la verdad. El desenlace de una persona no puede determinarse por una única transgresión o fracaso. Eso no se conformaría a las intenciones de Dios. Todos los que son considerados con las intenciones de Dios, deben evaluar a las personas de acuerdo con los principios de la verdad y tratar a las personas basándose en su esencia. Mientras no sean personas malvadas, pueden ser podados y tratados si tienen transgresiones, pero no pueden ser tratados como enemigos. Sólo los anticristos, las personas malvadas y los espíritus malignos que son verdaderamente considerados como enemigos, deben ser diametralmente opuestos, revelados totalmente y tratados con severidad. Las personas con la realidad de la verdad tratan a las personas con principios, mientras que todas las que no tienen la realidad de la verdad son arrogantes y engreídas, y se niegan a obedecer a nadie. Tratar habitualmente como enemiga a una persona de la cual se ha descubierto que ha tenido transgresiones, independientemente de si ella pueda arrepentirse verdaderamente y, además, sin considerar si ella pueda ser salvada finalmente, reprimirla sin misericordia siempre que sus transgresiones hayan sido descubiertas o que haya sido revelada su corrupción, tal enfoque no se conforma a los principios de la verdad y se considera como tener el carácter de Satanás, ya que puede hacer daño fácilmente a las buenas personas. Por supuesto, algunas personas que no tengan conocimiento de sí mismas y que también sean especialmente arrogantes y farisaicas, necesitan ser podadas y tratadas. Las personas con carácter seriamente satánico tienen que ser absolutamente tratadas y podadas de forma severa, pero un asesoramiento amoroso debe aplicarse después del trato y la poda. Sólo hacerlo de esta manera es beneficioso para la entrada en la vida de las personas. En pocas palabras, el significado de la obra de purificación de la iglesia es profundo. No sólo expulsa y erradica a los anticristos, las personas malvadas, los espíritus malignos y los espíritus inmundos para que la iglesia gane pureza, sino que edifica y perfecciona simultáneamente la capacidad del pueblo escogido de Dios de discernir a diversas clases de personas, le ayuda a aprender los principios de cómo tratar a las personas justamente y de cómo usar la verdad para resolver problemas, mientras que también trae muchos beneficios y edificación para la entrada en la vida del pueblo escogido de Dios. Por tanto, en la obra de purificación de la iglesia, la casa de Dios requiere que los líderes y colaboradores de todos los niveles y el pueblo escogido de Dios, hagan lo mejor posible por cooperar y cumplir su deber, entrenarse más y elevar su calibre y capacidad de discernimiento. Sólo entonces pueden ellos entrar verdaderamente en la senda correcta de creer en Dios mientras cumplen apropiadamente su deber como criaturas de Dios.

Aunque no puede garantizarse que todas las notificaciones de expulsión anunciadas ahora por todas las áreas pastorales sean completamente precisas, es seguro que la mayoría de ellas se conforman básicamente con los hechos. No se puede descartar que ciertos casos tengan algunos problemas, pero no son necesariamente casos de injusticia. Una persona que entienda genuinamente la verdad y tenga alguna capacidad de discernimiento, confiará en y aceptará sin duda y completamente una notificación de expulsión emitida por la casa de Dios. Cualquiera que no pueda confiar en ni aceptar completamente una notificación de expulsión e incluso vaya tan lejos como para dudar y negarse a aceptarla, es ciertamente una persona engañosa que duda de la obra de Dios y es alguien que no acepta en absoluto la verdad. Sólo los anticristos, las personas malvadas y los espíritus malignos no creen que la obra de Dios pueda lograr tales resultados. Cualquiera que no crea que la obra de la casa de Dios es comandada y gestionada por el Espíritu Santo es sin duda una persona absurda y no tiene el entendimiento espiritual y no es en absoluto alguien que busque la verdad. Puedes estar seguro de esto. Si realmente hay personas que no creen que toda la obra de la casa de Dios procede del gobierno y liderazgo del Espíritu Santo y que la obra del hombre usado por el Espíritu Santo está dominada y dictada por el Espíritu Santo, ¿no son ellas entonces precisamente anticristos y personas malvadas? Por tanto, todos los que ven las notificaciones de expulsión emitidas por la familia de Dios y tienen dudas, no creen que es verdad y pueden decir: “No vi ni oí esas cosas, así que no creo que sean reales”, son necios que no entienden la verdad ni pueden descubrir la esencia de un asunto. Todos ellos son, con seguridad, personas que arman un lío por nada, por lo que deben ser puestos en el grupo B para tener reuniones. Esto se debe a que las acciones y la conducta de tales personas tienen la naturaleza de molestar y engañar a otros. El pueblo escogido de Dios debe tener discernimiento hacia estos tipos de personas. Hay especialmente algunas personas que, como revelaron una vez a anticristos en la guerra entre el bien y el mal, se aclaman a sí mismas como guerreros de la justicia. Esta clase de afirmación es pura falacia. Todo el mundo sabe que Satanás y los espíritus malignos también luchan entre sí y se revelan mutuamente unos a otros. Todos los anticristos y las personas malvadas tienen naturalezas demoníacas y no se detendrán ante nada para lograr sus propios objetivos. Las luchas internas entre los demonios no han escaseado a lo largo de miles de años. En la lucha por el trono, incluso padre e hijo pueden matarse entre sí. Satanás ha corrompido a la humanidad desde hace mucho tiempo hasta este punto. Eso es un hecho. Así pues, no todos los que han revelado a los anticristos lo hicieron necesariamente para proteger la obra de Dios ni son guerreros de la justicia. Se deben mirar aún los motivos ocultos y los propósitos de las personas y, aún más, se las debe discernir en base a la senda por la que han caminado y a su esencia para ser precisos. Por ejemplo, algunas personas malvadas han empezado a hablar acerca de conocerse a sí mismas e incluso han expresado remordimiento entre lágrimas porque temen ser expulsadas, pero no han manifestado arrepentimiento genuino. El pueblo escogido de Dios debe tener discernimiento con tales personas y no dejarse engañar por las falsas apariencias. Creer que una persona se ha arrepentido genuinamente sólo porque exponga entre lágrimas que se conoce a sí misma, es ser demasiado inmaduro. Quienes hacen esto son las personas más necias y confundidas. El arrepentimiento genuino requiere que la persona admita todos sus actos malvados y que tenga la valentía de revelar los hechos. Esto también debe evidenciarse por medio de expresiones de arrepentimiento genuino. Hablar meramente acerca de conocerse a sí mismo entre lágrimas no es confiable realmente. Las personas que no poseen la realidad de la verdad no pueden descubrir nada y pueden ser engañadas cuando se trate de cualquier cosa. Realmente no pueden liberarse de la influencia de Satanás ni ser salvadas.

Los líderes y colaboradores de todos los niveles deben entender que la obra de purificación de la iglesia no es sólo para purificar la iglesia, sino además para que el evangelio del reino pueda expandirse sin problemas para lograr que se lleve a cabo la voluntad de Dios. Por tanto, ninguna área pastoral debe demorar el desarrollo de la obra de expansión del evangelio del reino mientras esté llevando a cabo la obra de purificación de la iglesia. Los comandantes de evangelización de primera y segunda línea que nunca hacen ningún progreso y realmente no son adecuados para ser usados, deben ser sustituidos y sus funciones vacantes deben ocuparse a través de una nueva elección. Si resulta que algunos de los que han sido expulsados o erradicados son evangelizadores de primera o segunda línea, se debe ver entonces si su predicación es genuinamente efectiva. A los que hayan logrado resultados claros, se les puede postergar su expulsión o erradicación. Si su predicación sólo logra un pequeño resultado y ellos también perturban y molestan, al punto de que las pérdidas superan las ganancias, entonces deben ser expulsados o erradicados. Los comandantes de evangelización y los evangelizadores de primera y segunda línea deben ser tratados con precaución independientemente de los problemas que tengan. Primero, se debe considerar si eso afectará a la obra del evangelio. Si su predicación logra buenos resultados y gana muchas personas, sus transgresiones pasadas pueden anularse de una vez y ya no es necesario considerarlos responsables. Pero si siguen haciendo cosas malas y no son de buen uso en su equipo de evangelización, entonces deben ser investigados y comprobados. Expulsa a los que deben ser expulsados y erradica a los que deben ser erradicados. Las personas que perturban la obra del evangelio deben ser tratadas con esta severidad y no les debe mostrar misericordia. Hacerlo así sólo puede ser beneficioso y no perjudica la obra de difusión del evangelio del reino. Estos son los principios para lidiar con los problemas relativos a la difusión del evangelio que surgen durante la obra de purificación de la iglesia. Los líderes y colaboradores de todos los niveles deben ceñirse a estos principios. De esa manera, no sólo están haciendo un buen trabajo de purificación de la iglesia, sino que también están lidiando apropiadamente con los problemas que surgen durante la obra de difusión del evangelio. A partir de esto, podemos ver que la obra de purificación de la iglesia es totalmente para allanar el camino de la difusión del evangelio del reino.

El último paso de la obra de Dios en los últimos días es para purificar totalmente la iglesia y hacer que el pueblo escogido de Dios entre en la vía correcta de creer en Dios y comience oficialmente a cumplir su deber como criatura de Dios. Así pues, los líderes y colaboradores de todos los niveles deben hacer un trabajo totalmente bueno de purificación de la iglesia. Después de expulsar a toda clase de inicuos anticristos, personas malvadas y espíritus malignos, el ataque debe continuar erradicando a toda clase de espíritus malignos, espíritus inmundos y personas malvadas. Al mismo tiempo, los líderes y colaboradores de todos los niveles deben ser apropiadamente ajustados. Los que no pueden llevar a cabo ninguna obra real deben ser sustituidos y reasignados a otros deberes, mientras los que buscan genuinamente la verdad y tienen valor de cultivo deben ser temporalmente ascendidos a modo de prueba para darles una oportunidad de entrenarse y dejar que el pueblo escogido de Dios los conozca antes de presentarse como candidatos para la reelección en la iglesia en tiempos de elecciones. Además, los problemas que surgen durante la obra de evangelización deben resolverse a tiempo. Estas son las diversas tareas que deben hacerse bien en la purificación de la iglesia. En relación a la obra de expulsión y erradicación de miembros de la iglesia, los candidatos a ser expulsados o erradicados deben ser elegidos después de la reunión y comunicación de los líderes y diáconos de la iglesia. El pueblo escogido de Dios también revelará y denunciará a quienes deban ser expulsados o erradicados, lo cual será llevado a la comunicación de cada grupo de iglesia para su aprobación, seguidamente debe ser informado por los líderes de iglesia a los líderes de distrito para su aprobación, luego subsecuentemente debe ser informado al grupo regional de toma de decisiones y coordinadores para su aprobación. En cuanto a los que deban ser expulsados, ellos deben ser aprobados por el grupo de obra pastoral, mientras que en el caso de los que deban ser erradicados, deben ser aprobados por el grupo regional de toma de decisiones. Este es el principio de implementación para la expulsión y erradicación de miembros de la iglesia. Espero que todos los líderes y colaboradores, así como el pueblo escogido de Dios, puedan hacer todo lo posible para cooperar, completar exhaustivamente la obra de purificación de la iglesia y ofrecer toda su lealtad para devolver el amor de Dios. Esto es lo que Dios quiere. Algunos problemas en la obra de purificación de la iglesia son bastante complicados y en cada iglesia hay personas que deben ser expulsadas o erradicadas, lo cual es la razón por la que la casa de Dios ha decidido que la obra de purificación de la iglesia puede extenderse hasta el final de agosto.

El pueblo escogido de Dios debe entender que el significado de la obra de purificación de la iglesia es importante. Por un lado, es para purificar la iglesia y hacer que la vida de iglesia entre en la vía correcta de forma que el pueblo escogido de Dios pueda ser completamente libre para comer y beber las palabras de Dios, aceptar y obedecer el juicio y castigo de Dios sin perturbaciones, represión o daño. Por otro lado, es por causa del testimonio de la obra de Dios, para llevar completamente al pueblo escogido de Dios a la experiencia real de la batalla espiritual de forma que pueda ver la omnipotencia y sabiduría de Dios y a través de ello, entender el carácter justo de Dios. Cuando la obra de Dios termine, todos serán divididos y manejados en base a su propia clase. Todas las personas malvadas serán castigadas, mientras que todas las que busquen la verdad y hayan preparado buenas obras, pueden permanecer en la casa de Dios. Esto atestigua plenamente el hecho de que Dios Todopoderoso es un Dios justo y santo, digno de la alabanza y adoración del pueblo escogido de Dios. Dios ya ha empezado ahora a recompensar el bien y castigar el mal y está recompensando o castigando actualmente a cada persona de acuerdo con su conducta, haciendo que todo el pueblo escogido de Dios reconozca la justicia y santidad de Dios y Su carácter que no puede ser ofendido, así como que vea la justicia, la majestad y la ira de Dios. Esto muestra que el significado de la obra de purificación de la iglesia es importante y profundo. Después de que la iglesia haya sido totalmente purificada, la vida del reino empezará a realizarse en la iglesia, cumpliendo completamente las palabras de Dios de que el pueblo del reino disfrutará de la vida con Dios: “Después de que la humanidad entre en el camino correcto, las personas van a tener vidas humanas normales. Todas harán sus respectivos deberes y serán absolutamente fieles a Dios. Se librarán por completo de su desobediencia y de su carácter corrupto y vivirán para Dios y por causa de Dios. Carecerán de desobediencia y resistencia. Van a poder obedecer por completo a Dios. Esta es la vida de Dios y el hombre y la vida del reino, y es la vida del reposo”. Después de que la obra de purificación de la iglesia se complete, el reino de Cristo en verdad habrá descendido de forma concreta a la tierra. Por un lado, la difusión del evangelio del reino de Dios se expandirá en gran manera y, por el otro, la iglesia será purificada. El pueblo escogido de Dios entrará en la vía correcta de creer en Dios y podrá cumplir normalmente su deber como criatura de Dios, de obedecer a Dios y de adorar a Dios. Esto es realmente el reino de Dios apareciendo en la tierra y la voluntad de Dios llevándose finalmente a cabo en la tierra.

20 de mayo de 2012

Anterior:Sólo los que pueden practicar la verdad y discernir diversas clases de personas han entrado en la vía correcta de la creencia en Dios

Siguiente:Las dos obras que todas las iglesias deben hacer bien

También podría gustarte