App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Práctica y ejercicios para el comportamiento con principios

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

133. Los principios de asociarse con el sexo opuesto

1. Debemos ver claramente la esencia de la perversa promiscuidad de los descendientes de Moab. Sólo cuando una persona busca la verdad y conoce el carácter de Dios como justicia y santidad, será capaz de mantenerse casta.

2. Se debe tener dignidad y decencia y buscar diligentemente la verdad al cumplir con el deber propio, aceptando a menudo la observación de Dios. Si surge un mal pensamiento, orar inmediatamente a Dios por protección;

3. Tanto como sea posible, evitar trabajar a solas junto con otro miembro del sexo opuesto. En el habla y la actividad ser de principios y tener un estándar de comportamiento. Ser controlado, no disoluto;

4. Un hombre prudente prevé el mal y se esconde. Si se encuentra con la tentación, mejor orar a Dios y mantenerse alejado de los miembros perversos del sexo opuesto y de los lugares problemáticos.

Las palabras relevantes de Dios:

Todos vosotros descendéis de Moab. […] Todos vosotros vivís en un lugar de pecado y libertinaje; todos sois personas libertinas y pecadoras. […] Como no sabéis cómo llevar una vida o cómo vivir, vivís en este lugar libertino y pecador, y sois diablos libertinos e inmundos […].

de ‘La verdad interna de la obra de conquista (4)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Con una humanidad como esta, pavoneándote y revelando tu carne, viviendo siempre entre la lujuria de la carne, ¿no eres el descendiente de los demonios inmundos y los malos espíritus? ¡No le permitiré a un demonio tan inmundo permanecer por mucho tiempo! Y no pienses que no sé lo que piensas en tu corazón. Puedes mantener a raya tu lujuria y tu carne, pero, ¿no podría Yo saber los pensamientos en tu corazón y todo lo que tus ojos desean? ¿Vosotras jóvenes damas no os hacéis hermosas como una flor con el fin de hacer ostentación de vuestra carne? ¿Qué beneficio son los hombres para vosotras? ¿Pueden verdaderamente salvaros del mar de aflicción? Y todos vosotros playboys os vestís para que parezcáis caballerosos y distinguidos, ¿no es con el fin de presumir vuestros aspectos? ¿Y para quién estáis haciendo esto? ¿Qué beneficio son las mujeres para vosotros? ¿No son el origen de vuestro pecado? Vosotros hombres y mujeres, os he dicho muchas palabras, sin embargo habéis cumplido con sólo unas pocas de ellas. Vuestros oídos están pesados, vuestros ojos se han ido apagando y vuestros corazones están duros, tal que no hay nada sino lujuria en vuestros cuerpos; estáis atrapados en ello, incapaces de escapar. ¿Quién quiere ir a cualquier parte cerca de vosotros gusanos, retorciéndoos en la inmundicia? No olvidéis que no sois nada más que aquellos a los que he levantado del montón de estiércol, que originalmente no poseíais la humanidad normal. Lo que pido de vosotros es la humanidad normal que originalmente no poseíais; no pido que pavoneéis vuestra lujuria o que deis rienda suelta a vuestra carne rancia, que ha sido entrenada por el diablo por tantos años. Cuando os vestís así, ¿no tenéis miedo de que cada vez quedéis más profundamente atrapados? ¿No sabéis que originalmente erais de pecado? ¿No sabéis que vuestros cuerpos están llenos de lujuria? Es tal que vuestra lujuria incluso se filtra por vuestra ropa, revelando vuestro estado como un demonio insoportablemente horrible e inmundo. ¿No es esto lo que es lo más claro de todo para vosotros? Vuestros corazones, vuestros ojos, vuestros labios, ¿no han sido todos contaminados por los demonios inmundos? ¿No están inmundos? Piensas que en tanto que no hagas nada inmoral,[a] eres el más santo; piensas que vestirte de forma encantadora puede cubrir vuestras sórdidas almas, ¡no hay posibilidad de eso! Os aconsejo ser más realistas: No seáis fraudulentos y falsos y no os pavoneéis. ¡Presumís vuestra lujuria el uno al otro, pero todo lo que conseguiréis es sufrimiento eterno y castigo despiadado! ¿Qué necesidad tienes de coquetear el uno con el otro y de estar enamorado? ¿Es esta vuestra rectitud? ¿Os hace esto honrados? Detesto a aquellos entre vosotros que practicáis la medicina de brujería y os involucráis en la hechicería, detesto a los hombres y mujeres jóvenes entre vosotros que aman su propia carne. Mejor os deberíais refrenar porque hoy pido que poseas la humanidad normal, no que hagas alarde de tu lujuria. ¡Siempre aprovecháis cualquier oportunidad que podáis porque vuestra carne es demasiado abundante y vuestra lujuria demasiado grande!

de ‘Práctica (7)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Yo puedo ver claramente a todas las personas, eventos y cosas. Entiendo con completa claridad la esencia de cada persona, es decir, veo completamente las intenciones de las cosas que una persona alberga dentro de sí. Puedo ver claramente si una persona es una Jezabel o una prostituta y sé quién hace qué en secreto. No hagas alarde de tus encantos delante de Mí, ¡eres despreciable! ¡Sal de aquí ahora! Así que para evitar traer vergüenza a Mi nombre, ¡Yo no uso a esta clase de persona! ¡No pueden dar testimonio de Mi nombre, pero en cambio actúan contraproducentemente y deshonran a Mi familia! ¡Serán expulsadas de Mi casa inmediatamente! No las quiero. ¡No toleraré una demora de ni siquiera un segundo! Para esas personas es fútil no importa cómo busquen, porque en Mi reino todos son santos y están libres de cualquier mancha. Incluyendo a Mi pueblo, si digo que no quiero a alguien entonces lo digo en serio; no esperes que cambie de opinión. ¡No me importa lo bueno que hayas sido conmigo antes!

de ‘Capítulo 90’ en “La Palabra manifestada en carne”

Todo lo que haces, cada acción, cada intención y cada reacción, debe ser presentada ante Dios. […] El proceso de aceptar la observación de Dios es el proceso de purificación. Cuanto más aceptes la observación de Dios, más eres purificado y más estarás de acuerdo con la voluntad de Dios, de modo que no oirás el llamado del libertinaje y la disipación y tu corazón vivirá en la presencia de Dios; cuanto más aceptes la observación de Dios, más avergüenzas a Satanás y abandonas las tentaciones carnales. Por ende, la aceptación de la observación de Dios es un camino que la gente debe practicar. No importa lo que hagas, incluso cuando comunicas con tus hermanos y hermanas, si presentas tus actos ante Dios y buscas Su observación, y si tu propósito es obedecer a Dios mismo, lo que practicas será mucho más correcto. Sólo si eres una persona que presenta todo lo que hace ante Dios y acepta Su observación, podrás ser una persona que verdaderamente vive en la presencia de Dios.

de ‘Dios perfecciona a quienes siguen Su corazón’ en “La Palabra manifestada en carne”

4. El hombre tiene un carácter corrupto y, además, posee emociones. Por tanto, está absolutamente prohibido que dos miembros del sexo opuesto trabajen juntos en el servicio a Dios. Cualquiera que sea descubierto haciendo eso será expulsado, sin excepción, y nadie está exento.

de ‘Los diez decretos administrativos que el pueblo escogido de Dios debe obedecer en la Era del Reino’ en “La Palabra manifestada en carne”

Resolver la naturaleza propia empieza por abandonar la carne, y esto también requiere principios. ¿Puede uno abandonar la carne de una forma atolondrada? Cuando llegue el momento sucumbirás a la carne. Algunos hermanos pueden detenerse en su camino al ver una mujer hermosa. Por tanto, debes establecer una máxima para ti. ¿Qué puedes hacer cuando aparece una mujer hermosa? ¿Deberías irte o qué deberías hacer? ¿Qué deberías hacer si ella te toma de la mano? Si no tienes principios, flaquearás cuando te enfrentes a una situación así. Si sientes codicia cuando ves dinero y riqueza, ¿cómo puedes lidiar con ello? Estudia esta cuestión de manera específica, practica con cuidado el resolverla y poco a poco serás capaz de abandonar la carne. Un principio bastante crucial consiste en pensar dos veces antes de actuar; examínalo delante de Dios. Además, cada noche debes examinar tus propias condiciones, y analizar tu propia conducta: qué actos se hicieron en conformidad a la verdad y qué actos violaron principios. Este es otro principio. Estas dos ideas son las más fundamentales. Una es examinarte a ti mismo en el momento de la acción y otra es hacerlo después. El tercer principio es: ten perfectamente claro lo que quiere decir practicar la verdad y a qué se hace referencia con manejar los asuntos con principios. Una vez que tengas esto totalmente claro, manejarás correctamente los asuntos. Adoptando estos tres principios, serás capaz de refrenarte. Tu naturaleza original será incapaz de revelarse, de resurgir. Este es también el principio básico para lidiar con la naturaleza humana.

de ‘Resolver la naturaleza y practicar la verdad’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

No entres en contacto con cosas que puedan apartar tu corazón hacia el exterior ni con personas que puedan retirar tu corazón de Dios. Suelta cualquier cosa que pueda distraer tu corazón de estar cerca de Dios, o mantente alejado de ellas. De este modo, es más beneficioso para tu vida.

de ‘Acerca de acallar el corazón de uno delante de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Notas al pie:

a. El texto original omite “inmoral”.

Comunión del hombre:

Cuando descubras esta naturaleza en ti, inspecciónala y tenla inmediatamente bajo control, especialmente cuando aparezcan ideas relativas al dinero, al estatus y a las relaciones entre sexos opuestos.

de La comunión de los de arriba

¿Cómo piensas que puedes alcanzar la práctica de la verdad en coordinación entre hombres y mujeres? ¿Qué principios deben determinarse? […] Piensa en cuando ves a alguien del sexo opuesto y tienes algunos pensamientos lascivos, ¿cómo lidias con este problema? Como mínimo, primero debes respetar el matrimonio. Si la persona tiene esposo (o esposa), entonces debes respetar el matrimonio de esta persona. No puedes interferir en el matrimonio de nadie; respetar a los demás es respetarte a ti mismo. Si no respetas a los demás, entonces no te respetas a ti mismo. Si respetas a los demás, ellos te respetarán. Si no respetas el matrimonio en tu corazón, no tienes humanidad. Si puedes respetar el matrimonio, si puedes amar y respetar a los demás, entonces no harás cosas que dañen a los demás. Si puedes rechazar a alguien incluso cuando se lance a tus brazos, entonces estás lidiando con las cosas apropiadamente. ¿Con qué debes estar equipado para poder rechazar estas tentaciones y seducciones? Debes estar equipado con la verdad y entonces podrás ver estas cosas con mucha claridad. Cuando puedas ver claramente la esencia de este asunto, entonces sabrás qué clase de daño causarán tus acciones a los demás, sabrás de qué clase de heridas sufren los demás en su corazón, sabrás hasta qué punto has arruinado la personalidad de alguien y una vez que entiendas estas cosas ya no actuarás de las formas que las causan; siempre que esta clase de pensamientos e ideas vengan a tu mente podrás rechazarlos, no estarás interesado en ellos, no les prestarás atención, porque no influirán en tu corazón. […] Además, si alguien ve a otra persona del sexo opuesto y empiezan a surgir pensamientos e ideas inmundos, si su mente no deja de acelerarse hasta el punto de que se perturba tanto que no puede estar en contacto con los demás, si no puede mantener conversaciones normales con los demás, esta clase de persona no tiene una humanidad normal. Si una persona tiene presentes sus deberes en su corazón, cuando estos pequeños pensamientos se cuelen en su cabeza no le afectarán y no surgirán a menudo, porque es inútil que lo hagan. ¿Cómo podrían surgir estos pensamientos si no piensas en ellos? Si no aceptas estas cosas en tu corazón, entonces desaparecerán de tu mente antes de que tengan oportunidad de germinar. […] Si eres de una estatura espiritual pequeña, si eres realmente joven, entonces no te coordines con alguien del sexo opuesto, porque hay grandes tentaciones cuando se trata de coordinarse uno y uno. Es mejor que haya dos hombres y una mujer o dos mujeres y un hombre para coordinarse juntos. Esto es especialmente cierto cuando se trata de aquellos de vosotros que no estáis aún casados, no debéis coordinaros uno y uno. En cuanto a los que están casados, hay circunstancias especiales en las que no habrá ningún problema cuando un hombre y una mujer se junten para hablar sobre su obra, pero esto no debe ocurrir demasiado a menudo ni debe durar demasiado. Además, en circunstancias especiales en las que hombres y mujeres estén conversando, estos no deben acercarse demasiado entre sí. No más cerca de un metro entre uno y otro. Si cuando la distancia entre vosotros se incrementa sigues teniendo inclinaciones e ideas, entonces ora rápidamente para acercarte a Dios. Después, declara a Dios que odias tu carne, que odias tu corrupción, que abandonas a Satanás y la maldad. Ora de esta forma y te sentirás mucho mejor. Esto es lo que debes hacer para lidiar con tu carne corrupta. Debes tener razón y debes considerar si lo que haces beneficiará o no a los demás, debes pensar en los demás. Si otra persona quiere ir detrás de ti, si quiere ser tu pareja, ¿qué harás? Debes tener razón. Supón que una persona no tiene pareja y tú ya la tienes. ¿Qué vas a hacer si ella quiere ser tu pareja? Debes pensar en los demás. No engañes a los demás. Si una persona te tiene en alta estima, si piensa que eres noble y realmente te adora, enséñale entonces tus verdaderas características y dile: “Soy una persona corrupta, no tengo mucha humanidad y tengo muchos defectos. Quienquiera que esté a mi lado en la vida sufrirá muchas dificultades, habrá sufrimiento y verdaderamente no me entenderás”. Si hablas a esta persona de esta forma, entonces ella conocerá tus puntos débiles, sabrá cuán corrupto eres, entenderá que le causarás sufrimiento y renunciará a ti. Todos tienen una mente inquisitiva, confían en sus propias imaginaciones para perseguirte ciegamente, pero no debes hacerles trampa. Deberías pensar en los demás. Estas son la conciencia y razón con las que el hombre debería estar equipado.

de “Centrarse en resolver tres problemas actualmente generalizados en la iglesia” en Sermones y enseñanzas sobre la entrada en la vida (VI)

¡Actualmente hay algunos hermanos y hermanas que están llevando muy bien el mantenimiento de su castidad! Aunque tienen más de treinta años de edad, no buscan pareja para casarse. Estas personas son extraordinarias y la mayoría de ellas se están manteniendo extremadamente bien. Tales personas comprenden ciertos principios: no examines estos asuntos, no te acerques a ellos y no contactes con ellos. Si te involucras, eso se convierte inmediatamente en un problema. Este es el mejor método. Si te encuentras con una situación que no es buena, simplemente escabúllete y sal disparado. Un hombre prudente prevé el mal y se esconde; pero el simple pasa y es destruido. Si hay demasiado peligro o tentación al lidiar con alguien y no puedes controlarte, vete lejos y no mantengas contacto. ¿No se ocupa esto del problema? ¿No es una insensatez el estar determinado a entrar en contacto con alguien? ¡Sería estúpido entrar en contacto cuando está claro que la tentación no puede resistirse! En ocasiones, si una persona conoce verdaderamente su debilidad fatal y no sabe cómo escapar, ahí es cuando se requiere sabiduría y esta sabiduría significa simplemente quedarse lejos y no entrar en contacto. Por tanto, ¿qué métodos pueden adoptarse? Lleva a cabo más de tu deber, lleva a cabo obra importante y obtén más de la obra del Espíritu Santo. Busca la compañía de personas que buscan la verdad y este aspecto será controlado. Aun sin atender a él, el problema desaparecerá y las aguas turbulentas se calmarán. Es fundamental llevar a cabo el deber con personas que buscan la verdad. Si no puedes dominarte en asuntos de lujuria, pero aun así haces un esfuerzo especial por mezclarte con personas lascivas, te diriges únicamente hacia los problemas. Las personas adoptan las características de aquellos con quienes se relacionan y se ven afectadas por sus entornos. ¡Esto puede ser horrible! Hay personas que son particularmente malvadas en su naturaleza y cuando están ociosas con otras, no hacen otra cosa que hablar sobre estos asuntos, sin decir una sola frase para comunicar la verdad. No hacen otra cosa que debatir el asunto de buscar una pareja para casarse y hablan interminablemente sobre lo que han oído, visto o experimentado de estos asuntos. ¿Qué clase de personas dirías que son estas? Son personas lascivas. ¿Qué debes hacer al encontrarte con tal persona? Mantente lejos y no le prestes atención. Si quiere acercarse a ti, dile: “Por favor, mantente a distancia de mí. Eres una persona obsesionada con el sexo y no quiero que me influencies. Debo buscar la verdad”. Esto es lo que debes hacer; es lo sensato. Después, simplemente fíjate en qué peligro acarrean estas cosas negativas, cómo acaban esas personas que hacen un hincapié indebido en la sexualidad y cuál es su final. Lo sabrás tan pronto como lo veas y sentirás que realmente no hay beneficio en ello. Por ahora, entiendes cómo acaban todas las personas que están atrapadas por la lujuria, ¿verdad? ¿Cuál es el resultado final para la mayoría de estas personas? ¿Le caen maldiciones? ¿Hay algún resultado bueno? ¡No alcanzan la paz en toda la vida! Estos son la confusión y los problemas a los que lleva la lujuria; ¡es un sufrimiento insoportable! De todas esas personas que de forma imprudente o anormal buscan una pareja para casarse, ¿hay alguna que tenga un resultado feliz? No hay buenos resultados finales y definitivamente se encuentran con maldiciones. Eso no es algo con lo que se juegue. Pienso que todos vosotros sabéis de qué estoy hablando. Si no quieres buscar pareja para casarte, simplemente no lo hagas. Es mucho mejor así. Si estás seguro de que debes encontrar pareja para casarte, puedes hacerlo; nadie te prohíbe que lo hagas. Idealmente busca una persona de buena humanidad, que sea verdaderamente alguien que busca y hazlo de forma legítima. Sólo de esta forma es apropiado. Si no estás buscando, entonces ejerce la continencia y evita la tentación. Si vemos a personas indecentes y sinvergüenzas o si vemos a esas personas lascivas, mantengámonos bien lejos y evitémoslas; eso es todo. La forma de mantenerse casto es llevar a cabo el deber propio junto a los buscadores de la verdad.

De “Qué clase de persona será perfeccionada por Dios” en Sermones y enseñanzas sobre la entrada en la vida (VII)

No hay otra forma de resolver transgresiones que buscar concienzudamente el lograr un cambio de carácter, centrarse en entender más profundamente qué clase de personas eres por naturaleza y en si hay o no alguna humanidad en ti. Céntrate en si posees o no el sentido de una persona normal y en si tienes la naturaleza de un diablo o humanidad. Sólo comparándote con los que son de esa manera y viendo verdaderamente en tu propia naturaleza puedes lograr resultados. Además, es necesario comprender cuántos decretos administrativos de Dios hay y tenerlos en mente con firmeza, prestando especialmente una atención continua a aquellos que eres propenso a quebrantar. Esto siempre será muy beneficioso para ti. Asimismo, ten claros el entorno y las circunstancias en los cuales quebrantas fácilmente los decretos administrativos y ora frecuentemente con sinceridad si te encuentras con esta clase de entorno. Si no puedes soportarlo más, escabúllete. Si no hay forma de salir victorioso, es mejor marcharse totalmente. Si no te marchas mereces la muerte y nadie puede salvarte. Así es precisamente cómo prevé el mal un hombre prudente y cómo se esconde del mal.

de La comunión de los de arriba

Anterior:Los principios de aislar a las personas fuera de la iglesia

Siguiente:Los principios de obedecer a la iglesia

También podría gustarte