App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Práctica y ejercicios para el comportamiento con principios

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

16. Los principios de llevar a las personas ante Dios

1. Al desempeñar tus deberes, debes exaltar a Dios y dar testimonio de Dios para que el pueblo escogido de Dios pueda conocer la obra de Dios, ver el amor de Dios y ser capaz de regresar realmente a Dios;

2. Debes practicar usar la verdad para resolver problemas, para permitir que el pueblo escogido de Dios entienda la verdad y entre en la realidad y para que pueda poner fundamentos en el camino verdadero;

3. Debes buscar amar a Dios, tener verdadera compasión hacia el pueblo escogido de Dios y ser capaz de proveer y apoyar al pueblo escogido de Dios a que obtenga la guía y perfección de la obra del Espíritu Santo;

4. Siempre debes guiar a las personas a experimentar el juicio y castigo de Dios al comer y beber las palabras de Dios, para que el pueblo escogido de Dios pueda conocer la justicia y santidad de Dios y el amor de Dios.

Las palabras relevantes de Dios:

Uno trabaja para cumplir la voluntad de Dios, para llevar delante de Él a todos los que son según Su corazón, para llevar al hombre a Él y presentarle la obra del Espíritu Santo y la dirección de Dios, perfeccionando así los frutos de la obra de Dios. Por esta razón, es imperativo que comprendáis la esencia del obrar.

de ‘Obra y entrada (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Después de haber experimentado el refinamiento de Dios por un tiempo (los hacedores de servicio y los tiempos del castigo), algunas personas finalmente dijeron: “¡Creer en Dios es realmente difícil!” Esta “dificultad” muestra que las obras de Dios son insondables, que la obra de Dios posee un gran significado y valor y que es muy digna para que el hombre la atesore. Si, después de que he hecho mucha obra, no tienes el más mínimo conocimiento, entonces, ¿podría Mi obra todavía tener valor? Haré que digas: ¡El servicio para Dios es realmente difícil, las obras de Dios son tan maravillosas, Dios es verdaderamente sabio! ¡Él es tan precioso! Si, después de experimentar por un tiempo, puedes decir esas palabras, entonces eso prueba que has ganado la obra de Dios en ti. Un día, cuando estés fuera para difundir el evangelio y alguien te pregunte: “¿Cómo es tu fe en Dios?”, podrás responder: “¡Las acciones de Dios son tan maravillosas!”. Tan pronto como te vea que dices esto, sentirá que hay algo dentro de ti y que las acciones de Dios son verdaderamente insondables. Esto es dar testimonio de verdad. Dirás que la obra de Dios está llena de sabiduría, Su obra en ti te ha convencido realmente y ha conquistado tu corazón. ¡Tú siempre lo amarás, porque Él es más que digno del amor de la humanidad! Si puedes decir estas cosas, puedes conmover los corazones de las personas. Todo esto es dar testimonio. Si eres capaz de ser un testimonio grandísono, de conmover a las personas hasta las lágrimas, eso muestra que eres verdaderamente alguien que ama a Dios. Esto se debe a que eres capaz de dar un testimonio del amor hacia Dios y Sus acciones pueden expresarse a través de ti. A través de tu expresión, otras personas pueden buscar las acciones de Dios, experimentarle a Él, y serán capaces de estar firmes en cualquier entorno en el que se encuentren. Dar testimonio de esta forma es dar un testimonio genuino, y esto es exactamente lo que se te exige ahora.

¿Qué estás buscando ahora? Deberías estar buscando si eres capaz o no de expresar los hechos de Dios, si puedes convertirte en una voz y una manifestación de Dios y si eres o no adecuado para que Él te use. ¿Cuánta obra ha hecho Dios realmente en ti? ¿Cuánto has visto, cuánto has tocado? ¿Cuánto has experimentado y probado? Si Dios te ha probado o no, si te ha tratado o no, o si te ha disciplinado o no—independientemente de todo ello, Sus acciones y Su obra se han llevado a cabo en ti. Sin embargo, como creyente en Dios, como persona que está dispuesta a buscar el ser perfeccionada por Él, ¿eres capaz de expresar las acciones de Dios a través de tu propia experiencia práctica? ¿Puedes vivir a Dios a través de esto? ¿Eres capaz de proveer para los demás a través de tu propia experiencia práctica, y erogarte por causa de la obra de Dios? Para poder dar testimonio de las acciones de Dios debes ser capaz de expresar cuáles son, y esto se hace confiando en tu experiencia, en tu conocimiento y en el sufrimiento que has soportado. ¿Eres alguien que da testimonio de las acciones de Dios? ¿Tienes esta aspiración? Si eres capaz de dar testimonio de Su nombre, e incluso de Sus acciones, así como de vivir la imagen que Él exige de Su pueblo, eres un testigo para Dios. ¿Cómo das realmente testimonio para Dios? Buscas y anhelas vivir a Dios, expresas Sus acciones con tus palabras, permites que las personas conozcan y vean Sus acciones. Si de verdad procuras todo esto, Dios te perfeccionará.

de ‘Los que serán hechos perfectos deben someterse al refinamiento’ en “La Palabra manifestada en carne”

Si queréis hacer un buen trabajo guiando a otros y sirviendo como testigos de Dios, lo más importante es que debéis tener un entendimiento más profundo del propósito de Dios en la salvación de las personas y el propósito de Su obra. Debes entender la voluntad de Dios y Sus diversas exigencias a las personas. Debes ser práctico en tus esfuerzos; experimentar tan sólo aquello que entiendes y comunicar sólo lo que conoces. No te jactes, no exageres y no hagas observaciones irresponsables. Si exageras, las personas te detestarán y te sentirás reprobado después; sencillamente, esto es demasiado inadecuado. Cuando provees la verdad a otros, no tienes que ser necesariamente coercitivo con el fin de que alcancen la verdad. Si tú mismo no tienes la verdad, pero eres coercitivo hacia los demás, ellos te temerán. Pero eso no significa que entiendan la verdad. En alguna obra administrativa, está bien que trates a otros, los podes y los disciplines hasta cierto grado. Pero si no puedes proveer la verdad, sólo sabes ser autoritario y reprender a otros, tu corrupción y tu fealdad se revelarán. Con el paso del tiempo, conforme las personas no puedan obtener vida ni cosas prácticas de ti, acabarán detestándote, sintiendo repulsión hacia ti. Los que carecen de discernimiento aprenderán cosas negativas de ti; aprenderán a tratar a otros y a podarlos, a enfadarse, a perder los estribos. ¿No equivale esto a enviar a otros a la senda de Pablo, una senda que va a la perdición? ¿No es eso una fechoría? Tu obra debería centrarse en comunicar la verdad y proveer vida a las personas. Si lo único que haces es tratar y reprender ciegamente a otros, ¿cómo llegarán a entender la verdad? Conforme pase el tiempo, las personas verán quién eres realmente, y te abandonarán. ¿Cómo puedes esperar traer a otros delante de Dios de esta forma? ¿Cómo se realiza así la obra? Echarás a perder todo lo que se te ha encomendado si sigues obrando de esta manera. Además, si todos te están evitando, ¿qué obra esperas cumplir de todas formas? En el pasado, algunos líderes se comportaron exactamente de esta manera. Fueron incapaces de llevar a cabo tareas positivas y prácticas; cuando las disposiciones de la obra vinieron desde arriba, no fueron capaces de llevarlas a buen fin. No desempeñaron tareas específicas. Lo único que hicieron fue comunicar sus letras y doctrinas o tratar y podar a otros ciegamente. Como consecuencia, las personas llegaron a temerles y evitarlos. Estropearon la obra y después declararon que sólo se estaban orientando. Al final, fueron eliminados y echados.

de ‘Proveer la verdad es la forma real de guiar a otros’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

Si deseáis servir de acuerdo con la voluntad de Dios, debéis entender primero a qué tipo de personas ama, aborrece, perfecciona y cuáles están capacitadas para servirle. Esto es lo mínimo con lo que deberíais estar equipados. Además, deberíais conocer los objetivos de la obra de Dios, y la que Él hará aquí y ahora. Después de entender esto, y a través de la dirección de Sus palabras, seréis los primeros en entrar y recibir la comisión de Dios. Cuando experimentáis realmente en base a Sus palabras, y cuando conocéis de verdad Su obra, estaréis capacitados para servirle. Y cuando le servís, Dios esclarece vuestros ojos espirituales, os permite tener un mayor entendimiento de Su obra y ver con más claridad. Cuando entras en esta realidad, tus experiencias serán más profundas y prácticas, y todos aquellos de vosotros que hayáis tenido esas experiencias seréis capaces de caminar por las iglesias y proveer a vuestros hermanos y hermanas, cada lado apoyándose en las fortalezas del otro, para compensar vuestras propias deficiencias y obtener un conocimiento más rico en vuestros espíritus. Sólo después de lograr este efecto seréis capaces de servir según la voluntad de Dios y ser perfeccionados por Él en el transcurso de vuestro servicio.

de ‘Cómo servir en armonía con la voluntad de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Las personas que Dios usa desde afuera parecen irracionales, y parece que no tienen una relación normal con los demás, aunque hablan con propiedad, no hablan con indolencia y siempre pueden conservar un corazón apacible ante Dios. Esa persona es suficiente para que el Espíritu Santo la use. Esta persona irracional de la que Dios habla parece como si no tuviera relaciones normales con los demás y como si no tuviera un amor exterior ni prácticas superficiales, pero cuando está comunicando cosas espirituales puede abrir su corazón y desinteresadamente darles a los demás la iluminación y el esclarecimiento que ha adquirido de su experiencia presente ante Dios. Así es como ellas expresan su amor por Dios y satisfacen la voluntad de Dios.

de ‘Es muy importante establecer una relación normal con Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Comunión del hombre:

Exaltar a Dios y dar testimonio de Dios es el principio de todos los colaboradores al llevar a cabo sus deberes. Y su propósito al obrar y servir a Dios es llevar hasta Dios a todos los que creen en Él, de forma que puedan obedecer ante Él, practicar de acuerdo con Su palabra, comprender y obedecer Su voluntad y lograr así la meta de vivir según la palabra de Dios. Este es el verdadero significado de llevar personas a Dios. Los colaboradores que lideran a la iglesia deben seguir este principio al llevar a cabo su obra. Este es el servicio que está en armonía con la voluntad de Dios.

de La comunión de los de arriba

Existe un estándar al llevar personas a Dios. Las personas que creen en el Dios práctico sólo se presentan ante Dios. Eso no es lo mismo que ser ganado por Dios. Cuando las personas tienen algún entendimiento de Dios, cuando han sentado las bases en el camino verdadero y pueden obedecer a Dios completamente y no abandonarlo más, es cuando son ganadas por Él. Si un colaborador que lidera a la iglesia puede llevar a la mayoría de las personas en ella hasta el punto en el que pueden obedecer a Dios y no abandonarlo más, esto es llevar personas a Dios. De hecho, este estándar no es demasiado difícil de lograr. Siempre y cuando los líderes puedan obedecer absolutamente las disposiciones de la obra de los de arriba, y si pueden hacer todo lo posible por buscar la verdad ellos mismos, prestar atención a la transformación del carácter y guiar a las personas con la verdad de acuerdo con los requisitos de Dios, pueden lograr finalmente este efecto. Guiar a las personas con la verdad es hacer todo lo posible por exaltar a Dios, por dar testimonio de Dios, guiando y proveyendo a las personas con la palabra de Dios, de forma que todas conozcan a Dios y sean ganadas por Él. El efecto de guiar a las personas con la verdad es hacer que todas ellas conozcan a Dios a partir de Su palabra. Para expresarlo de forma más clara, es comunicar más la palabra de Dios sin hablar sobre las doctrinas propias y llevar personas a Dios comunicando la palabra de Dios. El servicio verdadero es tan simple.

de La comunión de los de arriba

El verdadero significado de “llevar personas a Dios” es hacer que las personas reconozcan que Dios es el Dios que lo domina todo, que salva a la humanidad y que Dios merece la obediencia y adoración del hombre, y hacer que logren finalmente la verdadera obediencia a Dios y retornen completamente a Él. Este es el verdadero significado de llevar personas a Dios. Llevar personas a Dios es la encomienda de Dios para los que le sirven. Si toda la obra llevada a cabo por alguien que sirve a Dios no lleva personas a Dios, eso significa que sólo ha llevado personas al nombre y a la casa de Dios, pero no ha hecho que logren un verdadero entendimiento de Dios. Por tanto, las personas no tienen verdadera fe en Dios ni temor de Dios; traicionarán y abandonarán a Dios finalmente. Esto no es llevar personas a Dios.

de La comunión de los de arriba

Un hombre que sirve a Dios debe ser alguien que entienda la verdad y conozca a Dios, lo cual es la cosa más importante. Porque sólo tal persona puede llevar personas a la palabra de Dios y a la verdad. Cuando alguien que lidera lleve personas a la palabra de Dios, ellas sabrán cómo experimentarla, entenderán su esencia y la voluntad de Dios. En la palabra de Dios, pueden saber lo que Dios tiene y es, y ver la omnipotencia y sabiduría de Dios. Esto es realmente llevar personas a Dios. Los que son liderados dicen: “He experimentado la obra de Dios y tengo fe real en Dios. Veo que los hechos de Dios son tan maravillosos. Siento que toda la obra del Espíritu Santo es salvación y amor para el hombre”. Tal persona tiene verdadera fe en Dios. Si el pueblo escogido de Dios puede lograr el efecto de tener verdadera fe en Dios, puede decirse que tal líder sirve conforme a la voluntad de Dios.

de La comunión de los de arriba

Anterior:Los principios de buscar la salvación

Siguiente:Los principios de exaltar a Dios y dar testimonio de Dios

También podría gustarte