¿Por qué las iglesias pueden degenerar en religión?

Las palabras relevantes de Dios:

En cada etapa de la obra de Dios existen también las correspondientes exigencias para el hombre. Todos los que están dentro de la corriente del Espíritu Santo poseen la presencia y disciplina del Espíritu Santo, y los que no están dentro de la corriente del Espíritu Santo están bajo el mando de Satanás y no tienen ninguna obra del Espíritu Santo. Las personas que están en la corriente del Espíritu Santo son las que aceptan la nueva obra de Dios, las que cooperan en la nueva obra de Dios. Si las que están dentro de esta corriente no pueden cooperar y no pueden poner en práctica la verdad que Dios exige durante este tiempo, entonces serán disciplinadas y, en el peor de los casos, el Espíritu Santo las abandonará. […] No así a las personas que no aceptan la nueva obra: ellas están fuera de la corriente del Espíritu Santo y la disciplina y la amonestación del Espíritu Santo no se aplican a ellas. Estas personas viven todo el día dentro de la carne, viven dentro de sus mentes y todo lo que hacen es de acuerdo a la doctrina que se produce por el análisis y la investigación de sus propios cerebros. Tales cosas no son las exigencias de la nueva obra del Espíritu Santo, mucho menos es la cooperación con Dios. Los que no aceptan la nueva obra de Dios son despojados de la presencia de Dios y, además, son privados de las bendiciones y de la protección de Dios. La mayoría de sus palabras y acciones se aferran a las exigencias del pasado de la obra del Espíritu Santo; son doctrina, no la verdad. Tal doctrina y regla son suficientes para probar que lo único que los une es la religión; no son los escogidos o los objetos de la obra de Dios. La asamblea de todos los que están entre ellos sólo se puede llamar un gran congreso de religión y no se puede llamar una iglesia. Este es un hecho inalterable. No tienen la nueva obra del Espíritu Santo; lo que hacen parece oler a religión, lo que viven parece estar repleto de religión; no poseen la presencia y la obra del Espíritu Santo, mucho menos son elegibles para recibir la disciplina o el esclarecimiento del Espíritu Santo. Todas estas personas son cadáveres inertes y gusanos que están desprovistos de espiritualidad. No tienen conocimiento de la rebelión y oposición del hombre, no tienen conocimiento de toda la maldad del hombre, mucho menos conocen toda la obra de Dios y la actual voluntad de Dios. ¡Todas son ignorantes, personas viles, son escoria, no aptas para ser llamadas creyentes!

de ‘La obra de Dios y la práctica del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

Si las personas tratan la verdad como un dogma al cual deben ceñirse en su fe, ¿son propensas a caer en la ceremonia religiosa? Y ¿cuál es la diferencia entre la observancia de este tipo de ceremonia religiosa y la fe del cristianismo? Puede haber diferencias entre las enseñanzas antiguas y las nuevas, y lo que se dice puede ser más profundo y progresivo, pero si las enseñanzas no son más que un tipo de teoría y si simplemente se convierten en una forma de ceremonia y de doctrina para las personas, y si, del mismo modo, las personas no pueden obtener la verdad de ella o entrar en la realidad de la verdad, entonces ¿acaso su fe no es lo mismo que el cristianismo? En esencia, ¿no es esto cristianismo? Así que en vuestro comportamiento y en el desempeño de vuestro deber, ¿en qué cosas tenéis puntos de vista iguales o similares a los de los creyentes en el cristianismo? Buscar tener un buen comportamiento superficial, luego hacer vuestro máximo esfuerzo por crear una simulación para vosotros mismos usando la apariencia de espiritualidad, hacerte pasar por una persona espiritual, mostrar una apariencia de espiritualidad en lo que dices, haces y revelas, hacer unas cuantas cosas que, de acuerdo con las nociones e imaginaciones de las personas, son dignas de alabanza, todo esto es buscar una falsa espiritualidad y es hipocresía. Te apoyas en palabras y teorías grandilocuentes, diciendo a las personas que lleven a cabo buenas acciones, que sean buenas personas y que se enfoquen en la búsqueda de la verdad, pero en tu propia conducta y en el desempeño de tu deber, jamás has buscado la verdad, jamás has actuado de acuerdo con los principios de la verdad, jamás has entendido de qué se habla en la verdad, cuál es la voluntad de Dios, cuáles son los estándares que Él requiere del hombre; nunca te has tomado nada de esto en serio. Cuando te encuentras con algunos problemas, actúas totalmente según tu propia voluntad y haces a Dios a un lado. ¿Son estas acciones externas y estos estados internos temer a Dios y rechazar el mal? Si no existe ninguna conexión entre la fe de las personas y su búsqueda de la verdad, sin importar por cuántos años crean en Dios, no serán capaces de temer a Dios auténticamente y rechazar el mal. Y entonces, ¿qué clase de senda pueden recorrer personas como estas? ¿Con que pasan sus días equipándose? ¿Acaso no es con palabras y teorías? ¿Acaso no pasan los días armándose, revistiéndose con palabras y teorías para parecerse más a los fariseos y a las personas que supuestamente sirven a Dios? ¿Qué son todas estas acciones? Ellos simplemente hacen las cosas por inercia, ondean la bandera de la fe y llevan a cabo ritos religiosos, tratando de engañar a Dios para lograr su objetivo de ser bendecidos. No adoran a Dios en absoluto. Al final, ¿acaso ese grupo de personas no terminará precisamente como quienes están dentro de la iglesia que supuestamente sirven a Dios y que supuestamente creen en Dios y lo siguen?

de ‘Sólo si vives ante Dios en todo momento puedes caminar por la senda de la salvación’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

¿Qué es el nombre de Dios para quienes creen en Jehová? Ellos están en un grupo religioso, en el judaísmo. Se convirtieron en un tipo de grupo religioso. Y ¿cómo define Dios a aquellos que creen en Jesús? Son clasificados como parte del grupo religioso llamado “cristianismo”, ¿cierto? A los ojos de Dios, el judaísmo y el cristianismo son grupos religiosos. ¿Por qué los define Dios de esta manera? Entré todos los que son miembros de estos cuerpos religiosos definidos por Dios, ¿hay alguno que tema a Dios y rechace el mal, que haga la voluntad de Dios y siga el camino de Dios? (No). A los ojos de Dios, ¿todos los que nominalmente siguen a Dios podrían ser personas a las que Él reconoce como creyentes en Dios? ¿Podrían todos ellos tener una conexión con Dios? ¿Podrían ser todos ellos objetivos para la salvación de Dios? (No). Aunque ahora habéis aceptado la obra de Dios de los últimos días, ¿vendrá un día en el que seáis reducidos a lo que Dios ve como un grupo religioso? Eso parece inconcebible. Si os volvéis parte de un grupo religioso a los ojos de Dios, no seréis salvados por Él y eso significa que no pertenecéis a la casa de Dios. Así pues, intentemos resumir: ¿Qué senda recorren estas personas que nominalmente creen en el Dios verdadero, pero que Dios cree que son parte de un grupo religioso? ¿Podría decirse que estas personas caminan por la senda de ondear la bandera de la fe sin siquiera seguir Su camino o adorarle y, en su lugar, abandonan a Dios? Es decir, caminan por la senda de creer en Dios, pero de adorar a Satanás, llevando a cabo su propia gestión y tratando de establecer su propio reino; ¿es esto la esencia de todo ello? ¿Acaso las personas que son así tienen alguna conexión con el plan de gestión de Dios para la salvación del hombre? (No). Sin importar cuántas personas crean en Dios, tan pronto como sus creencias sean definidas por Dios como pertenecientes a una religión o grupo, entonces Dios decide que ellas no pueden ser salvadas. ¿Por qué digo esto? En el caso de un grupo o multitud de personas que carecen de la obra y guía de Dios y que no lo adoran en absoluto, ¿a quién adoran? ¿A quién siguen? En su corazón, reconocen a Dios, pero en realidad, están sujetos a la manipulación y control humanos. Sólo de nombre, probablemente siguen a una persona, pero en esencia, siguen a Satanás, el diablo; siguen a las fuerzas que son hostiles a Dios, que son enemigas de Dios. ¿Podría Dios salvar a un manojo de personas como estas? ¿Son ellas capaces de arrepentirse? Ondean la bandera de la fe, realizando proyectos humanos, dirigiendo su propia gestión y van en contra del plan de gestión de Dios para la salvación de la humanidad. Su resultado final es ser detestadas y rechazadas por Dios; Dios no podría, de ningún modo, salvar a estas personas y ellas no podrían, de ninguna manera, arrepentirse, pues ya han sido atrapadas por Satanás: están completamente en las manos de Satanás. […] si las personas son incapaces de seguir el camino de Dios y de caminar por el camino de la salvación, ¿cuál será su resultado final? Su resultado final será el mismo que el de aquellos que creen en el cristianismo y el judaísmo; no habrá diferencia. ¡Este es el carácter justo de Dios! Independientemente de cuántos sermones hayas escuchado y cuántas verdades hayas entendido, si, al final, continúas siguiendo a las personas y a Satanás y, finalmente, sigues siendo incapaz de seguir el camino de Dios y de temer a Dios y de rechazar el mal, entonces las personas como estas serán aborrecidas y rechazadas por Dios. Aparentmeente, estas personas que son aborrecidas y rechazadas por Dios pueden hablar mucho sobre letras y doctrinas y, sin embargo, son incapaces de adorar a Dios; son incapaces de temer a Dios y de rechazar el mal y son incapaces de tener una obediencia total a Dios. A los ojos de Dios, Él las define como una religión; simplemente, como un grupo de humanos y como un lugar de alojamiento para Satanás. De forma colectiva, se hace referencia a ellas como la pandilla de Satanás y son totalmente aborrecidas por Dios.

de ‘Sólo si vives ante Dios en todo momento puedes caminar por la senda de la salvación’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

¿Qué queremos decir cuando hablamos acerca de “seguir a Dios”? Queremos decir experimentar la obra de Dios y aceptar la verdad. Si no aceptas la verdad, si no experimentas la obra de Dios, entonces no estás experimentando el juicio y castigo de Dios, lo que quiere decir que no sigues a Dios. ¿Cómo llamamos a aquellos que no siguen a Dios, pero que creen en Dios? Los llamamos creyentes religiosos. ¿No es este el tipo de creencia de aquellos que creen en Dios dentro del mundo religioso? Sólo creen en el Dios en el cielo, pero no siguen a Dios, no experimentan la obra de Dios, sólo se aferran a su Biblia, sólo se aferran a su así llamada escritura. Todos los días leen un párrafo y oran de una manera religiosa y ese es todo. No tiene nada que ver con su propia vida, con la manera cómo viven. Sólo hacen lo que deben hacer. Esto es lo que se conoce como creencia religiosa. No aceptan la nueva obra de Dios ni experimentan la obra de Dios. Así que, su fe sólo está ahí para llenar un vacío en su espíritu, para satisfacer sus sufrientes corazones y para ir en busca de algún tipo de sustento. Podrán las personas con esta clase de fe ser capaces de dar un resonante y hermoso testimonio de Dios? Ciertamente no podrán dar testimonio, porque no se enfocan en entregarse a Dios, ni en pagar un precio, ni en obedecer a Dios, ni en la vida. Por esto, no dan testimonio. Así que, siempre que son perseguidas, hay muy pocas entre ellas que son capaces de permanecer firmes. Cuando sus vidas están en riesgo, todas traicionan a Dios. Tal vez algunos de vosotros refutaréis esto y diréis: “En la Era de la Gracia y en la Era de la Ley, ¿acaso no hubo muchos mártires?”. Eso no está mal. Esos mártires tenían la obra del Espíritu Santo, ellos también eran seguidores de Dios en esas eras, igual que nosotros lo somos hoy. Su creencia no era una creencia religiosa. Los que experimentaron la obra de Dios durante la Era de la Ley fueron personas que siguieron a Dios en la Era de la Ley. Los que experimentaron la obra de Dios durante la Era de la Gracia fueron personas que siguieron a Dios en la Era de la Gracia. En la Era del Reino, aquellos de nosotros que experimentamos la obra de Dios en los últimos días también somos seguidores de Dios. Sin embargo, mientras que Dios encarnado de los últimos días lleva a cabo Su obra personalmente, los creyentes que permanecen en la Era de la Gracia y aquellos que permanecen en la Era de la Ley, no aceptan la obra de Dios de los últimos días ni siguen a Cristo de los últimos días, por lo que su fe en Dios se ha convertido en creencia religiosa.

de ‘Más sobre el significado y la importancia de buscar la verdad’ en “Sermones y enseñanzas sobre la entrada en la vida (XI)”

Primero, debemos entender cómo los círculos religiosos son formados y cuál es la diferencia entre iglesia y religión. Es muy necesario aclarar estas cuestiones. Podemos ver de la Biblia que durante cada etapa de la obra de Dios, el pueblo escogido de Dios fue guiado y pastoreado por aquellos que Dios personalmente había establecido y designado. Por ejemplo, durante la Era de la Ley, Dios directamente usó a Moisés para guiar al pueblo de Israel y designó a Moisés para que organizara el sistema sacerdotal. Después de que la obra de Moisés se completó, no hubo más personas en la tierra que fueran directamente designadas por Dios para guiar a los israelitas. Los sacerdotes comenzaron a ser elegidos por el pueblo. Este es el antecedente de la creación de los círculos religiosos judaicos. Desde entonces, el sistema sacerdotal del judaísmo ha sido formado por elecciones de los círculos religiosos. Con mucha frecuencia los círculos religiosos se fueron corrompiendo gradualmente porque se eligieron los sacerdotes equivocados. Cuando el Señor Jesús encarnado apareció y llevó a cabo la obra durante la Era de la Gracia, los círculos religiosos habían caído al grado de resistirse y condenar a Cristo y se convirtieron en enemigos de Dios. Este es un hecho que todos en esa época presenciaron. Cuando el Señor Jesús vino a la tierra para realizar Su obra redentora, Él personalmente seleccionó a los doce apóstoles. El Espíritu Santo también comenzó a obrar en ese entonces y estaba con los discípulos del Señor Jesús. En ese tiempo, a la reunión de aquellos en la tierra que aceptaban la obra del Señor Jesús se le llamó una iglesia y fueron completamente pastoreados por las personas que Dios asignó, en otras palabras, personas usadas por el Espíritu Santo. En ese tiempo, se creó la verdadera iglesia y este es el origen de la iglesia. Más de treinta años después de la resurrección y ascensión al cielo del Señor Jesús, la mayoría de los doce apóstoles habían muerto por la fe y la iglesia en la tierra ya no era pastoreada por los apóstoles directamente asignados por el Señor Jesús. Así que se forman varios tipos de grupos religiosos. Este fue el antecedente de la creación de los círculos religiosos durante la Era de la Gracia. Después de eso, independientemente de si las personas tuvieran o no la obra del Espíritu Santo, podían organizar una iglesia siempre y cuando pudieran hablar sobre la Biblia. En tanto que fueran dotados, las personas estaban de acuerdo con ellos y los seguían. Ellos podían obrar y predicar como quisieran sin que nadie los restringiera, así que comenzaron a formarse varias denominaciones. ¿Qué es una iglesia y qué es religión? Se podría decir que los grupos que son guiados y pastoreados por las personas usadas por el Espíritu Santo son una iglesia, mientras que aquellos que son pastoreados y guiados por personas no usadas por el Espíritu Santo son una religión. Esta es la división más simple y verdadera. Las iglesias verdaderas tienen la obra del Espíritu Santo. En las religiones, muy rara vez aparece la obra del Espíritu Santo, e incluso si lo hiciera, es únicamente en las pocas personas que verdaderamente creen en Dios y buscan la verdad. Esta es la diferencia entre iglesia y religión. Para las iglesias es crucial si los pastores son o no trabajados y usados por el Espíritu Santo. Si el pastor es alguien que busca la verdad y camina por la senda correcta, entonces la obra del Espíritu Santo está presente. Si el pastor no es alguien que busca la verdad y camina en la senda de los fariseos, entonces la obra del Espíritu Santo no está presente. En tanto que las personas puedan distinguir entre los pastores reales y los falsos, podrán encontrar una iglesia verdadera.

de ‘¿Por qué el mundo religioso siempre se ha resistido a Dios mientras le sirve?’ en “Sermones y comunión de lo de arriba (Selecciones)”

Anterior : Prefacio

Siguiente : 29. El Señor Jesús nos ha prometido que “todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna”. ¿Cómo cumplirá Dios lo que ha dicho?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro