Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

La condiciones para ser hecho perfecto

¿Cuáles son las condiciones que se deben cumplir con el fin de ser hecho perfecto?

En el pasado hemos hablado acerca de cómo, cuando Dios está buscando perfeccionar a alguien, Él principalmente lo perfecciona para entrar en la realidad de la verdad, para conocer a Dios y finalmente para alcanzar un cambio en su carácter de vida a través de pruebas y refinamiento. Esta es la obra del Espíritu Santo. Esto es lo que se logra cuando Dios perfecciona a alguien. Si quieres ser hecho perfecto, primero debes recibir la obra del Espíritu Santo. Esta es la parte más crucial. Sin embargo, si quieres recibir la obra del Espíritu Santo, ¿qué condiciones se deben cumplir primero? Debes practicar la verdad. Sólo aquellos que practican la verdad pueden recibir la obra del Espíritu Santo. Esto es absoluto. Si alguien no practica la verdad, ¿ama la verdad esta persona? ¿Qué se puede usar para confirmar el amor de la verdad? Que alguien practique o no la verdad se puede usar para confirmar si realmente ama la verdad. Dios escudriña lo más profundo del corazón del hombre. Si una persona realmente ama la verdad entonces debe practicar la verdad. Si una persona puede persistir en practicar la verdad, entonces esta persona definitivamente puede recibir la obra del Espíritu Santo. Este es el requisito fundamental para ser perfeccionado. Si, cuando reflexionas sobre ti mismo, descubres que hay pocas verdades que has practicado, dime, ¿dónde está la evidencia de la obra del Espíritu Santo en ti? Si no has practicado la verdad en lo más mínimo, estoy absolutamente seguro de que no tienes la obra del Espíritu Santo. ¿No es este un hecho? Si hay alguien que no practica la verdad en lo más mínimo y siempre perturba a la iglesia, siempre causa daño, siempre chismea, ¿cómo es esta persona? Esta es una persona perversa. Es un burlador ciego. Esta clase de persona ¿tiene la obra del espíritu en ella? Definitivamente no. ¿Cómo pueden los burladores ciegos tener la obra del Espíritu Santo en ellos? Si alguien dice que esta clase de personas tiene la obra del Espíritu Santo en ella, entonces él o ella están blasfemando al Espíritu Santo. Dios es santo. Dios es justo. Dios es la verdad. Dios escudriña lo más profundo del corazón del hombre. Dios tal vez no podría estar haciendo Su obra en personas tan perversas. Entonces, si realmente estás buscando la verdad, buscando ser hecho perfecto, debes practicar la verdad con el fin de recibir la obra del Espíritu Santo. Esta es la primera condición para ser hecho perfecto. …

La segunda condición para ser hecho perfecto es que debes ponerte del lado de Dios y mostrar toda consideración por la voluntad de Dios en la casa de Dios cuando desempeñes tu deber. ¿Cómo se puede explicar ponerte del lado de Dios y mostrar toda consideración por la voluntad de Dios? ¿Qué hechos se pueden usar para probarlo? Sólo hablar de eso es inútil. Nos debemos unir con un corazón, cooperando en el servicio con el pueblo escogido de Dios que realmente cree en Dios y busca la verdad y simplemente no podemos actuar solos o independientemente de los demás. Eso se debe a que hay dos facciones en cada iglesia. Esta es la realidad. Una facción es la facción que realmente cree en Dios y ama la verdad. Todos están dispuestos a desempeñar su deber. Cuando hay un sermón predicado o una obra arreglada por los de arriba, estas personas rápidamente lo aceptan, lo obedecen y lo ponen en práctica. De principio a fin, desempeñan sus deberes y creen en de Dios de acuerdo a los arreglos de la obra, sermones y enseñanza de los de arriba. Estas son las personas que se ponen del lado de Dios. Estas son las personas que obedecen la obra de Dios. Hay otra facción que no ama la verdad en lo más mínimo. No practica la verdad. Siempre está involucrada en prácticas corruptas dentro de la iglesia, aliándose o formando pequeños grupos para aumentar su influencia, queriendo siempre guiar y controlar al pueblo escogido de Dios en la iglesia, queriendo siempre tener la última palabra. Estos son el grupo de personas que está en la senda del anticristo. Este grupo de personas tiene maquinaciones y ambiciones desenfrenadas. No es honesto en su discurso. Tuerce la verdad. Toma la luz por oscuridad y la oscuridad por luz. Deliberadamente confunde a las personas. Juzga como le place. Estas cosas son lo habitual. Además, a menudo está junto con esas personas perversas y poco razonables para burlarse sin pensar y causar problemas. Crea problemas difíciles de resolver para los líderes y para la casa de Dios. Esta clase de personas es una fuerza malvada dentro de la iglesia. Son incrédulos y burladores que no piensan. Generalmente en una iglesia hay una parte que es buena y una parte que es mala. ¿No es cierto esto? … En la casa de Dios, es la verdad la que gobierna, es la justicia la que gobierna y es la palabra de Dios la que gobierna. Sólo cuando estas tres cosas gobiernan significa que Dios realmente gobierna. Sin embargo, simplemente hablando del reinado de Dios, ¿qué hechos se pueden usar para probarlo? El primero es el reino de la verdad, el segundo es el reino de la palabra de Dios y el tercero es el reino de la justicia. Estos son como es el verdadero reino de Dios. En la casa de Dios, es el Espíritu Santo, Dios que gobierna sobre todo. Este es un hecho. Luego está el reino de la palabra de Dios y el reino de la verdad. El reino de la palabra de Dios y el reino de la verdad son el reino de Dios. El reino de Dios es el reino de Cristo y Cristo es Dios. Así que ahora, toda la obra se trata de asegurar que todas las iglesias en la casa de Dios alcancen el reino de la verdad, el reino de la palabra de Dios y el reino de la justicia. Eso es lo que realmente significa que el reino de Cristo aparezca formalmente entre los hombres. Entonces, para todos los que están buscando la verdad dentro de la iglesia, además de practicar la verdad, ¿qué más deben hacer? Deben luchar contra las personas perversas, deben luchar contra el mal y deben luchar contra la carne corrupta. Una persona con un sentido de justicia debe, por consiguiente, luchar contra Satanás. Luchar contra Satanás y ponerse del lado de Dios no es mera palabrería. Debes ponerte de pie para luchar contra las personas malvadas, luchar contra el mal y luchar contra la carne. ¿Qué significa luchar contra el mal? Quiere decir que debes ponerte de pie para luchar contra todo lo que no esté de acuerdo con la verdad, todas las cosas malvadas y perversas, las fuerzas de Satanás y toda clase de herejía y falsa enseñanza. Luchar contra las personas perversas quiere decir luchar contra esas personas que no aman la verdad en lo más mínimo e incluso perturban y confunden al pueblo escogido de Dios. ¿Cómo debemos pelear? Debemos exponer sus malos caminos y dejar que todo el pueblo escogido de Dios sepa sobre ellos para que puedan ser capaces de reconocer sus caminos. Eso es lo que significa luchar contra los perversos. Si sabes quiénes son las personas perversas, pero no expones su mal comportamiento y en cambio te unes a la facción del compromiso, sin querer ofender a nadie, ¿estás siendo leal a Dios? ¿Estás practicando la verdad al unirte a la facción del compromiso sin querer ofender a nadie? Aquellos que se unen a la facción del compromiso y no quieren ofender a nadie, ¿pueden tener la obra del Espíritu Santo en ellos? ¿Qué hay de malo con el compromiso y con no querer ofender a nadie? ¿Cuál es la naturaleza de esta clase de comportamiento? Si no expones a Satanás, ¿no estás siendo ya un cómplice con Satanás? ¿No es esto casi como un reconocimiento objetivo de Satanás? Estás aceptando objetivamente el lugar de Satanás en la casa de Dios y que Satanás debería existir en la casa de Dios. Estás encubriendo a Satanás y te has convertido en su cómplice. Hay algunas personas que no tienen la verdad y sólo quieren ser la persona que complace a todos y no ofende a nadie. Creen que esta forma de pensar es la que es inteligente y sabia, pero ¿es sabia? Si haces esto, simplemente estás perdiendo tu propia vida. Tú mismo te has colocado del lado de Satanás como un enemigo de Dios, provocando el aborrecimiento de Dios. ¿Es sabio eso? Eso es tonto. Eso no es sabio. Si quieres recibir la obra del Espíritu Santo, entonces debes tener un sentido de justicia. Debes ponerte del lado de Dios, amar lo que Dios ama y odiar lo que Dios odia. Si tu padre o tu madre resisten a Dios, y también te pones del lado de Dios y los expones y los rechazas, de esta manera, estás defendiendo los principios de la verdad y el Espíritu Santo hará Su obra en ti y estará contigo. Sin embargo, si te unes a la facción del compromiso, no queriendo ofender a nadie, ¿estará contigo el Espíritu Santo? Si eres parte de la facción del compromiso, no queriendo ofender a nadie, y el Espíritu Santo todavía está contigo, ¿no significaría eso que a Dios le gusta la facción del compromiso, que Dios la apoya? ¿Realmente haría eso Dios? Si realmente piensas que a Dios le agrada que te hayas unido a la facción del compromiso y que el Espíritu Santo siga haciendo Su obra a través de ella, ¿estás realmente seguro de que verdaderamente conoces a Dios? No entiendes a Dios. Además, incluso se puede decir que has blasfemado contra Dios. Has tomado la estrechez de miras del mundo e intentado aplicarla a la casa de Dios. ¿Es sabio eso? En el mundo, puedes caminar la senda de no ofender a nadie, siendo un “bueno chico”, y eso es sabio en el mundo pero en la casa de Dios esto no es sabio. ¿Cómo llamaríamos a esta clase de comportamiento en la casa de Dios? Todos en la casa de Dios que son de miras estrechas o que abogan por las filosofías mundanas de Satanás son tontos, o peor, un agente activo en los engaños de Satanás. ¿Cuáles son tus principios para vivir en la casa de Dios? ¿Eres de miras estrechas? ¿Eres un agente activo en los engaños de Satanás? ¿Te suscribes a las filosofías mundanas de Satanás? No quieres ofender a nadie, ¿verdad? Intentas ganarte el favor de todos, de los líderes, de los colaboradores en la iglesia, esforzándote por no ofender a nadie ni pisar los pies de nadie. Pensaste que al hacerlo así prosperarías y estarías contento en la casa de Dios, ¿no es así? Esto es tonto. Dios no está complacido. ¿Cuál es la verdad? Puedes obtener el placer de Dios. Puedes obtener la aprobación de Dios y complacer a Dios. Esa es la verdad. Eso es sabio. Así como vamos, tus caminos han provocado el aborrecimiento de Dios, la indignación de Dios, el odio de Dios. Esto es tonto. Este es el engaño de Satanás. … Cada clase de persona en la iglesia se ha manifestado entonces, ¿de qué lado estás? ¿Te estás poniendo del lado de Satanás, el anticristo y sus fuerzas o te estás poniendo del lado de las personas en la iglesia que buscan la verdad y defienden la obra de Dios? Esta pregunta decide tu destino. Este no es un asunto pequeño. …

Las personas que quieren ser hechas perfectas necesitan poseer la obra del Espíritu Santo y vivir en la corriente del Espíritu Santo. Para poseer la obra del Espíritu Santo debes practicar la verdad. Pero, ¿cómo vives en la corriente del Espíritu Santo? Uniéndote junto con aquellos que buscan la verdad y poniéndote de su lado para servir junto con ellos. ¿A qué dos cosas debes prestar atención si buscas la verdad y buscar ser hecho perfecto? Primera, debes practicar la verdad con el fin de obtener la obra del Espíritu Santo. Segunda, sólo experimentarás realmente la obra de Dios si vives en la corriente del Espíritu Santo. Ahora bien, si puedes hacer estas dos cosas entonces definitivamente puedes ser salvo y ser hecho perfecto. Si eres incapaz de hacer estas dos cosas, entonces simplemente serás eliminado. Lo primero es que las personas deben practicar la verdad con el fin de tener la obra del Espíritu Santo. Aquí “practicar la verdad” quiere decir que tú mismo necesitas practicar la verdad, orar a Dios y tener una relación normal con Dios. Aparte de eso, al cumplir con tu propio deber, si no sirves a Dios junto con los que buscan la verdad, ¿cómo se puede mantener el efecto de la obra del Espíritu Santo? Las personas que lo hacen solas tienen momentos en que son débiles. Esto se debe a la corrupción de la carne y no sabes el día en que algo vendrá, algo para tentarte y crear un reto y después caminarás contrario a la verdad y traicionarás a Dios. ¿Puedes mantener la obra del Espíritu Santo de esta manera? No puedes. Entonces, si quieres asegurar que el Espíritu Santo siempre esté haciendo una obra dentro de ti, ¿qué es lo que se debe mantener? Debes buscar la verdad y servir a Dios junto con aquellos que también buscan la verdad. De esa manera, cuando seas débil, te pueden ayudar. Cuando caigas, habrá alguien para levantarte. Habrá alguien para apoyarte y ayudarte en tu caminar. Sólo de esta manera serás capaz de asegurar que el Espíritu Santo esté continuamente haciendo una obra en ti hasta que seas hecho perfecto. ¿Qué importante es que te unas con los que también buscan la verdad para servir a Dios juntos con un corazón y una mente? ¿Cuál es el alcance de su importancia? Bueno, sólo digamos que si no haces esto, entonces no terminará bien para ti. Es decir, es igual que ir a una gran montaña para extraer piedras preciosas. ¿No querrías llevar contigo a algunas personas para el viaje? El peligro es muy grande cuando vas a una gran montaña. Primero, el camino en sí es peligroso. Hay bifurcaciones en el camino, y es posible que no sepas a dónde ir, así que vas en la dirección incorrecta y no puedes encontrar lo que estás buscando. A veces te quedas varado en la camino e incluso el viaje de medio mes no te traería de vuelta. Segundo, ¿no es peligroso encontrarte con lobos o bestias salvajes en el camino si no tienes compañeros de viaje? Hay muchos peligros y dificultades en el camino de la creencia en Dios y de alcanzar la salvación. Si no tienes ningún compañero de viaje contigo que también busque la verdad, y si no tienes al hombre usado por el Espíritu Santo para guiarte, ¿estás seguro que serás capaz de tener éxito en este viaje? ¿Eres capaz de hacer el viaje de esta manera? Será difícil. No pienses que las cosas relacionadas con creer en Dios son tan sencillas. En los círculos religiosos de hoy, hay tantos intelectuales y personas que tienen doctorados que creen en Dios pero, ¿cuántas de ellas realmente conocen a Dios? ¿Cuántas de ellas dan fruto? Ninguna de ellas. ¿Por qué es eso? El Espíritu Santo no las está guiando en el camino. La guía del Espíritu Santo es en cierto modo una frase vaga. Si el Espíritu Santo guía directamente, Dios ya no necesita usar a Moisés. Entonces, ¿cómo guía el Espíritu Santo? Él guía por medio de las personas. Si dejas al hombre usado por el Espíritu Santo y dices: “Acepto la guía del Espíritu Santo y no necesito a ningún hombre para guiarme”, ¿qué tiene eso de malo? ¿No sabes? Hay algunos que dicen: “No escucho al hombre usado por el Espíritu Santo. Para mí es suficiente aceptar la obra del Espíritu Santo. Sólo dependeré de la palabra de Dios y así es como creeré en Dios”. Esta clase de conversación parece ser razonable pero, ¿es sostenible? En el área de sólo la razón, es sostenible, pero cuando se pone en práctica se vuelve insostenible. Veamos si podemos encontrar a aquellos que estuvieron en la casa de Dios, que creyeron en Dios por más de diez años y que dejaron la iglesia hace más de diez años. Todavía tienen conocimiento, una buena educación y un calibre excelente, pero si echamos un vistazo a su vida, veremos que no han crecido en la fe. ¿No es esto un hecho? ¿Cómo es que esta persona no ha crecido? Es porque ha dejado la corriente del Espíritu Santo. No es necesariamente que no puedas dejar al hombre usado por el Espíritu Santo, es que si te apartas de la guía del hombre usado por el Espíritu Santo, has dejado la corriente del Espíritu Santo. Si te apartas de esta corriente entonces se acabó. Es igual que una persona que vive en el desierto. ¿Le irá bien si sólo tiene sol pero no tiene fuentes de agua? La creencia en Dios no es simplemente un asunto de depender de tu propia mente y después alcanzarla. Si no tienes a ningún hombre que te guíe y pastoree, si no estás en la corriente de la obra del Espíritu Santo, eso absolutamente no está bien. ¿No es este un hecho? Hay algunos que dicen: “El hombre usado por el Espíritu Santo ¿no confía sólo en el libro de la palabra de Dios y lo lee una y otra vez y después obtiene un poco de luz y entra en la realidad de la verdad?” ¿Es realmente este el caso? Uno tiene que recibir la obra del Espíritu Santo. Tiene que tener la mentalidad correcta. No es solamente un asunto de ser capaz de leer o de cuántas palabras sepas o de cuán grande sea tu intelecto, sino que es un asunto de tener la mentalidad correcta. Debes tener un corazón de reverencia delante de Dios. Debes tener un corazón obediente. Debes tener un corazón que quiera satisfacer a Dios. Dios escudriña lo más profundo del corazón del hombre. Dios sólo te guiará a recibir la iluminación e inspiración del Espíritu Santo cuando tengas tal mentalidad. Además, debes practicar la verdad y cumplir con tu deber. También debes cooperar con otros hermanos y hermanas en el deber. Sólo de esta manera es que serás capaz de gozar de la obra del Espíritu Santo por mucho tiempo y de conocer la verdad y entrar en la realidad de esa verdad. Hay algunas personas que piensan: “Soy un hombre de alto calibre. Soy muy culto y puedo escribir artículos, por lo tanto, puedo recibir luz sólo de leer la palabra de Dios. Puedo redactar de mi experiencia sólo de una leída”. Pero, ¿es sostenible esta línea de razonamiento? Si buscas a esta clase de persona, ¿serás capaz de encontrarla? Podrías intentar tomar a un par de graduados universitarios o incluso a algunos estudiantes graduados y hacer que lean una parte de la palabra de Dios y ver si pueden recibir luz. Pídeles redactar arreglos de la obra para la iglesia o incluso un sermón y ve si lo pueden hacer. También podrías tratar de encontrar a un periodista que crea en Dios y que pueda escribir artículos. Toma a esta persona y haz que trate de escribir también. ¿Será capaz de hacerlo? Puedes ir y escribir los artículos del mundo pero, ¿puedes escribir artículos sobre la experiencia de vida? ¿Puedes escribir sermones y enseñanza? Ni siquiera entiendes la terminología. No puedes hablar el idioma de la experiencia. ¿Cómo podrías posiblemente escribir un artículo al respecto? ¿Qué dirían algunas personas después de leer los arreglos de la obra y sermones de los de arriba? “Entiendo de inmediato. También puedo escribir esto. ¿No son estas sólo unas cuantas hojas de papel?” ¿No son arrogantes estas palabras? Son muy arrogantes. No hay ninguna razón para eso en absoluto. Dicen que sólo son unas cuantas hojas de papel. Son verdaderamente arrogantes. Entonces puedes redactar un sermón y yo lo compartiré con todos. Puedes ver si otros lo leerán. Nadie lo leerá. Además, si encontrara a algunas personas que realmente entiendan la verdad y te dejara comunicarte con ellas, ¿serías capaz? Si tomara a algunos de los líderes y colaboradores y te dejara regarlos y resolver sus problemas, ¿serías capaz de hacerlo? ¿Serías capaz de convencer a alguien? Si tomara a estos líderes y colaboradores juntos y te hiciera sentar enfrente de ellos, serías reservado. Sudarías antes de que empezaras a hablar. ¿Crees que es tan simple obtener la verdad? ¿Crees que puedes obtener la verdad confiando en tu propia inteligencia y educación para leer la palabra de Dios? La conversación ignorante de tales personas es demasiado. Este no es un problema de ser muy culto o no, ni tampoco es un asunto de haber creído en Dios por mucho tiempo o no. Si has creído en Dios por ocho años y no tienes la obra del Espíritu Santo en ti, eso tampoco sirve. Todo se trata de la obra del Espíritu Santo. Lo más importante es la obra del Espíritu Santo, ser hecho perfecto por el Espíritu Santo. Esto es esencial. Por lo tanto, si quieres alcanzar la verdad, y no buscas para recibir la obra del Espíritu Santo y si no te esfuerzas por vivir en la corriente del Espíritu Santo, ¿serás capaz de alcanzar el objetivo deseado? Vivir en la corriente del Espíritu Santo es tan importante. ¿Cuáles son las condiciones para vivir en la corriente del Espíritu Santo? Debes cumplir con tu deber en la iglesia para servir a Dios con otros. Eso no quiere decir cumplir con tu deber fuera de la iglesia como un lobo solitario. A menudo debes hablar acerca de la verdad con otras personas que también buscan la verdad y aceptan la poda, apoyo y cuidado amoroso de otros creyentes. Sólo de esta manera es que serás capaz de madurar en la vida.

¿Cómo podemos vivir la semejanza de un hombre real y practicar vivir en armonía el uno con el otro?

A medida que vivimos nuestras vidas en la iglesia, ¿cómo debemos esforzarnos por edificar junto con otros hermanos y hermanas? Primero debes tener conocimiento de ti mismo. Debes mirar dentro de ti mismo y reflexionar. Después de que te conozcas a ti primero, el segundo paso es aceptar la poda de otros. Necesitas tener algo de conciencia de ti mismo. Nunca hables de doctrinas ni busques gobernar sobre ellos ni trates de enseñarles a las personas desde una posición de autoridad. Sólo de esta manera es que serás capaz de vivir en armonía con los demás. Si quieres lograr la paz con los hermanos y hermanas, entonces debes poseer una humanidad normal. Hay muchas personas que no pueden superar esta barrera. ¿No es cierto esto? Así que, si te quieres llevar bien con aquellos que sinceramente creen en Dios y buscan la verdad, entonces debes apartarte de algunas inclinaciones corruptas, especialmente la arrogancia y aversión hacia la obediencia. Si no lijas estos bordes, entonces no hay manera de que seas capaz de llevarte bien con otras personas. Más bien, es como si tuvieras cuernos en tu cabeza y espinas en tu cuerpo. ¿Cómo, entonces, serás capaz de vivir en armonía con otras personas? Así que, si quieres edificar junto con todo el pueblo escogido de Dios y llevarte bien en armonía con ellos, ¿no habrá mucho sufrimiento involucrado? ¿No necesitarías experimentar mucha poda? ¿No requeriría esto que te trataras de la manera correcta y te dejaras de lado? Necesitas tener un poco de conocimiento de ti mismo. Necesitas tener sentido y razón acerca de ti. Debes poseer todas estas cosas. Esto no es algo sencillo. Entonces, ¿es fácil que dos personas se lleven bien juntas en armonía, que se lleven bien juntas armoniosamente con la mayoría de las personas, sin generar ninguna hostilidad en el curso de un par de años de vida normal juntos? ¿Es fácil que la hostilidad y el conflicto no surjan en una relación interpersonal? No, no lo es. Además, cuando surjan, ¿qué se debe hacer al respecto? Se tiene que resolver. Debes buscar la verdad. Debes aceptar la verdad. Si no hay verdad entonces no habrá solución al conflicto. ¿No es cierto esto? Así que, ¿cuántos de los bordes de tu personalidad han sido lijados? ¿Cuánto han sido tratadas tus inclinaciones corruptas? ¿Cuántas de ellas has quitado? Hay algunas personas que están avergonzadas desde el mismo momento en que están juntas con otros hermanos y hermanas. Ni siquiera se pueden sentar enfrente de algunas personas en una reunión. Dicen: “Simplemente no puedo ni siquiera mirarlos. Sólo una mirada y me siento incómodo como si hubiera ira desbordándose dentro de mí”. ¿Qué clase de carácter es ese? Están reticentes a estar en contacto con otras personas y sólo viven solos. Siguen creyendo en Dios independientemente de otras personas. ¿Cuál es el problema con esta clase de personas? Carecen de humanidad normal. Son personas raras, excéntricas y solitarias. Entonces, ¿cuál es tu carácter ahora? ¿Eres capaz de llevarte bien con la mayoría de las personas? Si te gusta ser un solitario, una persona aislada, entonces hay algo mal con tu carácter. Así que, ¿qué necesitas si vas a vivir entre muchas personas? Algunas personas dicen que debes tener sabiduría. Sin embargo, ¿cuánto tiempo puedes depender sólo de la sabiduría? Tú mismo no has cambiado. Si sólo dependes de la sabiduría, después de un tiempo, tu carácter corrupto se levantará y sacudirá cualquier sabiduría que puedas tener y eso no funcionará. Entonces, necesitas buscar la verdad. Necesitas tratar con tu propio carácter corrupto y luego usar la sabiduría para tratar a algunas personas correctamente. De esa manera resolverás muchas de las dificultades que puedas tener al vivir entre muchas personas. Hubo muchos conflictos que habrían surgido de manera natural pero que se resolvieron por tu pronta acción. Usas la verdad para resolverlos. Usas un verdadero cambio en tu propio carácter para resolveros. Por ejemplo, si estás caminando por la calle y tienes que cruzar una puerta y la puerta tiene cinco pies de alto y tú mides siete pies de alto, ¿qué vas a tener que hacer para lograr pasar por esa puerta baja? Probablemente dirías que tendrías que agachar la cabeza. Entonces, ¿puedes agachar tu propia cabeza? ¿Es fácil para ti agachar tu propia cabeza? ¿Cuál es la mayor dificultad en este momento? Necesitas agachar la cabeza. Así que, este es un problema de que puedas agachar la cabeza o no. Decir que eres capaz de agachar la cabeza es sólo una doctrina pero que puedas realmente agachar la cabeza o no es un problema práctico. Si no puedes agachar la cabeza, ¿serás capaz de lograr pasar por esta puerta? ¿Cuáles son las consecuencias de decir: “Lograré pasar por esta puerta pero no voy a agachar la cabeza”? Golpearás una pared. Ahora, ¿puedes agachar la cabeza? Sí, sí puedes. Otra vez, por ejemplo, digamos que hay un líder y que no es tan bueno como tú pero que habla la verdad. ¿Serías capaz de obedecerlo? Hay otra persona y no es tan buena como tú pero tiene una buena idea. ¿Serías capaz de aceptarla? Las personas dicen que serían capaces de aceptarla y que es una doctrina pero cuando realmente se trata de poner la idea en práctica, ¿cómo se llama este principio en acción? Este es el principio de obediencia. Ser capaz de poner la obediencia en práctica es algo sorprendente. Primero te debes conocer y ver qué está mal contigo. No te puedes quejar de la altura de la puerta que necesitas atravesar. Por ejemplo, tu padre o tu madre ¿son tan altos como tú? ¿Son tan bien parecidos como tú? La mayoría no lo son. Entonces, ¿por qué los llamarías padre y madre? Eso se debe a que has reconocido este hecho. No importa qué altos sean ni tampoco importa qué bien parecidos sean, pero una cosa sí importa: “Ellos son mi padre y mi madre. No importa cuán feos o chaparros puedan ser; todavía tengo que llamarlos padre y madre”. ¿Qué clase de principio es este? Es un principio de respetar los hechos. Si quieres vivir entre las personas y llevarte bien con los hermanos y hermanas en armonía y edificarse entre sí, tienes que respetar este hecho: “No soy mejor que otras personas. Tal vez soy más culto que otras personas. Tal vez soy mejor parecido que otras personas. Tal vez hay algunas áreas en las que estoy particularmente dotado. Tal vez soy particularmente bueno al hablar. O quizá incluso puedo bailar o cantar o manejar otros asuntos bien. Sin embargo, eso no necesariamente significa que tenga la verdad, que tenga una buena humanidad. Todos estos son hechos y yo tengo que respetar los hechos”. Si puedes respetar los hechos, entonces tienes conciencia de ti mismo. Hay algunas personas que se vuelven arrogantes sólo porque son bien educadas por lo que menosprecian a otros. ¿No crees que esto sea un poquito ridículo? ¿Cuál es el mérito de ser muy culto? Sólo tienes un poco más de aprendizaje o conocimiento que otros y sin embargo te vuelves insufriblemente arrogante. Las mentes de las personas son como charcos apestosos, transpirando conocimiento y, ¿qué clase de cosa es esa? ¿Es eso algo de lo que valga la pena estar orgulloso y ser arrogante? ¿Es eso una ventaja de alguna manera? Esta no es una ventaja. Sólo la verdad es una ventaja. Aquellos que alcanzan la verdad son los únicos que tienen una ventaja. El mero conocimiento no es una ventaja. Esto se debe a que Dios no lo elogia y Él no lo reconoce. El mero conocimiento no es la verdad; no es vida. A Dios le agrada cuando la verdad está profundamente arraigada en tu corazón. Esa es la realidad de la verdad. Viene de Dios y es lo que Dios les da a las personas para que puedan tener vida. ¿Qué es conocimiento? No es nada. Es algo dañino. Es algo que hace a las personas arrogantes. Es algo vano. Es algo que sólo puede corromper a las personas. Así que, debemos usar la palabra de Dios para determinar si algo es valioso o no. El mero conocimiento es inútil. La posesión del conocimiento ¿vale la pena ser arrogante? ¿Vale la pena menospreciar a otros por él? No, eso es insensatez. ¿Puedes usar el conocimiento para salvarte a ti mismo? No sólo no puedes salvarte a ti mismo, por el contrario, te has atrapado a ti mismo. Todos los que tienen conocimiento menosprecian y rechazan la verdad. Todos son arrogantes y no aceptan la verdad. ¿No es cierto esto? Debes ver las cosas de acuerdo a este hecho. ¿El conocimiento no simplemente arruina a una persona y la atrapa? Por lo tanto, debes entender este asunto claramente. Si lo puedes entender, entonces no serás arrogante hasta perder tu propia habilidad para razonar. Me he encontrado con algunas personas que tienen conocimiento. Cuanto más tiempo estuve en contacto con ellas más perdí la esperanza por ellas. Por supuesto, algunas son buenas y también tienen sus propias fortalezas pero cuanto más contacto tuve con ellas, más sentí que este conocimiento no servía de nada y no las ayudaba a entender la verdad ni a entrar en la realidad de la verdad. Finalmente, cuando una persona tiene conocimiento, es algo con lo que es muy difícil tratar. Hay muchas regulaciones y las muchas cosas malas que hay dentro de la persona que resisten la verdad. Así que, desacelera su habilidad para entrar en la verdad. Con el fin de vivir en armonía con los elegidos de Dios es necesario que te conozcas. Debes saber que eres tan malo como todos los demás. Primero debes resolver el problema de tu propia arrogancia. Debes resolver el problema de tu propia corrupción, especialmente las opiniones que sostienes que son irracionales o las enseñanzas de Satanás. Además, debes ser la clase de persona que trata a los demás correctamente, no menospreciando a nadie incluso si tienen fallas o imperfecciones. Cada persona tiene sus propias fortalezas. Nadie es bueno para nada. Las personas tienen defectos pero, al mismo tiempo, también tienen cosas en las que son buenas. Nadie es perfecto. Cuando hayas entendido esto, entonces serás capaz de tratar a demás correctamente. De esta manera, no te volverás arrogante ni poco razonable. ¿No diríais que resolver primero el problema de nuestra propia arrogancia y después enfrentar la cuestión de llevarnos bien con otros es una solución mucho más fácil? La arrogancia en una persona es como tener dos cuernos largos y anchos. No es fácil guiar a una multitud con estos cuernos. Cuando tratas de caminar por un pasillo, ya sea que bajes la cabeza o levantes la cabeza, no estás logrando pasar. Siempre estarás golpeando esto y raspando aquello. Siempre estarás encerrado en una lucha constante con otras personas. ¿Habéis descubierto que al tratar de llevaros bien con otras personas tenéis algunos cuernos largos o lugares espinosos en vuestro cuerpo? ¿Cómo se pueden resolver estos problemas? ¿Está bien no buscar la verdad? ¿Está bien no conocerte? Si no resuelves la corrupción dentro de ti mismo eso simplemente no servirá. Así que, en tu vida con la iglesia, si te quieres llevar bien en armonía con el pueblo escogido de Dios, necesitas resolver las muchas cuestiones relacionadas con tu propia corrupción. Una vez que las cuestiones relacionadas con tu propia corrupción se resuelvan, entonces serás capaz de llevarte bien en armonía con cualquiera del pueblo escogido de Dios. Una vez que las cuestiones que tengas relacionadas con la humanidad normal hayan sido resueltas, entonces habrás recobrado tu humanidad. ¿Cómo se pueden resolver estas cuestiones relacionadas con recobrar vuestra humanidad normal? Si te vas de la iglesia, ¿se pueden resolver? Cuando el pueblo escogido de Dios vive sus vidas juntos, inevitablemente produce fricción que revela nuestras corrupciones. Revela nuestro carácter satánico. Revela innumerables áreas donde no estamos actuando de acuerdo con la verdad. Entonces somos capaces de llegar a un conocimiento de estas cosas por medio de la reflexión y de recibir poda. Entonces, antes de que lo sepamos, ha habido algunos cambios. Así que, se vuelve más fácil llevarse bien con otras personas. Ser capaz de llevarse bien con cualquier clase de persona, aunque tengas que compartir la misma cama, con completa seguridad de que no produciría ninguna fricción ni provocaría que te encerraras en una constante lucha, ¿no es eso lo que significa tener una humanidad normal? Este es el estándar para una humanidad normal. Si no sabes “cómo es mi humanidad normal, cuánta humanidad normal puedo vivir y cuánta humanidad normal tengo”, entonces sólo trata de llevarte bien con las personas y sabrás. Sólo ve cuántas dificultades todavía puede producir eso. Si no vives en la iglesia ni cumples con tu deber, entonces nunca te conocerás realmente. Nunca resolverás el problema de tu propia corrupción. Nunca serás capaz de vivir la humanidad normal que es la semejanza de un hombre real. ¿No es cierto esto? Si sólo vives dentro de tu círculo familiar, ¿se podrá resolver tu carácter corrupto? Cuando actúas como un niño malcriado y haces berrinches con tus padres y tu esposo y actúas como una madre impositiva para con tus hijos, ese carácter satánico y corrupto tuyo crece día a día. Si estuvieras en la iglesia, ¿para con quién actuarías de esta manera? No habría nadie en la iglesia con quien pudieras actuar de esta manera. En casa gritas y haces mucho escándalo. ¿A quién serías capaz de hacerle esto en la iglesia? Tan pronto como comenzaras a gritar o a hacer un escándalo, todos te verían sólo como a un niñito. Te menospreciarían. Por lo tanto, debes soportarlo. Debes contenerte. Y, lentamente, eres molido, lijado y moldeado en la humanidad normal. ¿No es buena la vida en la iglesia? Vivir en la iglesia te cambia gradualmente. Te permite asumir la humanidad normal. No huyas de ella. No debes pensar que hay algunas personas que no te agradan o que hay otras que siempre están predispuestas en contra tuya y, por lo tanto, no te quieres llevar bien con ellas, ni siquiera participar en reuniones ni vivir con la iglesia. Esto está mal. Simplemente estás siendo engañado por tu propio intelecto. Cuanto más obstinado seas, más te encontrarás en una situación desfavorable. No madurarás. No seas obstinado. Vivir en la corriente del Espíritu Santo significa vivir con la iglesia, ser capaz de cumplir regularmente con tu propio deber, buscar la verdad, buscar un cambio en tu carácter. Finalmente, cuando eres capaz de llevarte bien en armonía con todos los hermanos y hermanas y de servir a Dios juntos en armonía con todos, estarás viviendo tu humanidad de una manera aceptable. Cuando vives así tu humanidad, ¿no significa esto que te has convertido en una nueva persona? ¿No es esto lo que se quiere decir con vivir la palabra de Dios? Es de esta manera que vives la semejanza de un hombre real.

Siguiente:¿Cómo debemos buscar la verdad para poder crecer hasta la madurez en la fe?

También podría gustarte