177 Juro por mi vida que daré testimonio de Dios

1 En China, alcázar de demonios donde Satanás ocupa el poder, no hay derechos humanos. El PCCh me detuvo mientras difundía el evangelio y daba testimonio de las palabras de Dios. La brutal y malvada policía intentó forzarme a traicionar a Dios con métodos duros y blandos. La cruel tortura y las palizas bestiales me mutilaron. Entre la vida y la muerte, una decisión difícil: ¿mantenerme fiel o transigir? Estaba débil mentalmente; supliqué a Dios que me protegiera, que me diera fe.

2 Con el esclarecimiento de las palabras de Dios, entendí en mi interior que la vida y la muerte están en Sus manos. Como criatura de Dios que goza de Su amor, debo serle leal. Proteger la propia carne es de egoístas y viles y me convertiría en un lamentable judas. Si hubiera de rendirme a Satanás para salvar mi vida, sin duda Dios me castigaría. No me quejo por sufrir por causa de la justicia; solo pido glorificar a Dios. Emularé a Pedro, me someteré hasta la muerte y daré rotundo testimonio.

3 Dios es muy sabio; ha creado este ambiente para probarme y perfeccionarme. Las palabras de Dios forjan la fe verdadera y no me asusta la muerte. Decido amar a Dios sin queja ni pesar, con inquebrantable corazón. Doy la vida, me someto a las instrumentaciones de Dios y priorizo Su satisfacción. La senda al reino celestial es larga, y cada paso, peligroso, pero juro por mi vida que seguiré a Dios. Humillaré a Satanás, glorificaré a Dios y no viviré en vano.

Anterior: 176 Días bajo vigilancia

Siguiente: 178 Cuando nos separamos

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp