Los principios de cómo tratar a las personas con diferentes naturalezas arrogantes

1. En tanto que una persona arrogante que no sea malvada sinceramente crea en Dios, entonces debes hacer tu máximo esfuerzo por proveerla y apoyarla, y permitirle entrar en la vía correcta de la creencia en Dios;

2. Debes promover y cultivar a esas personas arrogantes con un buen calibre y una buena humanidad, que sean capaces de buscar la verdad y que posean razón. Nunca las debes atacar ni excluir;

3. Aquellos que sean sumamente arrogantes, que no tengan una pizca de razón, que sean desenfrenadamente ambiciosos, que no obedezcan a nadie y que sean de los anticristos, deben ser expulsados;

4. Aquellos que sean de los absurdos anticristos y los espíritus malignos que sean absurdos en extremo, que insistan en doctrinas absurdas, que se opongan a la verdad y que sean arrogantes y ridículos, deben ser purgados.

Las palabras relevantes de Dios:

Si has creído en Dios por muchos años, pero nunca lo has obedecido ni aceptado todas Sus palabras, y en cambio le has pedido a Dios que se someta a ti y siga tus nociones, entonces eres el más rebelde de todos y eres un incrédulo. ¿Cómo puede alguien así obedecer la obra y las palabras de Dios que no se conforman a las nociones del hombre? La persona más desobediente es una que de manera intencional desafía a Dios y lo resiste. Él es el enemigo de Dios y es un anticristo. Tal persona siempre guarda hostilidad en contra de la nueva obra de Dios, no muestra intención de someterse y nunca ha obedecido o se ha humillado voluntariamente. Él mismo se exalta ante los demás y nunca se somete a otro. Ante Dios, se considera el más competente en predicar la palabra y el más hábil para obrar en los demás. Nunca descarta los tesoros que ya están en su posesión, sino que los trata como reliquias de familia que se deben adorar, que se deben predicar a otros y que se deben usar para sermonear a los insensatos quienes le adoran. De hecho, existen algunas de estas personas en la iglesia. Se puede decir que son “héroes indomables”, que generación tras generación moran en la casa de Dios. Creen que predicar la palabra (doctrina) es su deber más alto. Año tras año y una generación tras otra, se dedican a cumplir vigorosamente su deber “sagrado e inviolable”. Nadie se atreve a tocarlos y nadie se atreve a reprocharlos abiertamente. Se volvieron “reyes” en la casa de Dios, actuando de un modo tiránico a través de las épocas. Estos demonios buscan unir las manos y juntos destruir Mi obra; ¿cómo puedo permitir que estos diablos vivientes existan ante Mí? Incluso los que sólo tienen medio corazón obediente no pueden caminar hasta el final, mucho menos estos tiranos que no tienen la menor obediencia en sus corazones. El hombre no obtiene fácilmente la obra de Dios. Incluso si el hombre usa toda su fuerza, sólo será capaz de obtener una sola porción y lograr la perfección al final. ¿Qué pasa, entonces, con los hijos del arcángel que buscan destruir la obra de Dios? ¿No tienen ni siquiera la menor esperanza de ser ganados por Dios?

de ‘Los que obedecen a Dios con un corazón verdadero, con seguridad serán ganados por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Si los muchos años de relación conmigo no han hecho de ti un hombre de humanidad y de verdad, sino que tus caminos malvados se arraigan en tu naturaleza; si no sólo eres doblemente arrogante, sino que tus malinterpretaciones sobre Mí se vuelven incluso más graves, hasta el punto de considerarme tu compañero, afirmo que tu aflicción no es superficial, sino que ha penetrado en tus huesos. ¡Lo único que puedes hacer es esperar y prepararte para tu funeral! No necesitas rogarme que sea tu Dios, porque has cometido un pecado merecedor de la muerte, un pecado imperdonable. Aunque Yo pudiera tener misericordia de ti, el Dios del cielo insistirá en tomar tu vida, porque tu ofensa contra Su carácter no es un problema ordinario, sino de naturaleza muy grave.

de ‘Cómo conocer al Dios en la tierra’ en “La Palabra manifestada en carne”

Estas personas están llenas de santurronería y arrogancia, son extremadamente ambiciosas, aman ser condescendientes, y las palabras que hablan son agradables de oír, pero en secreto no practican la verdad. Todas estas personas malvadas deben ser cortadas y barridas; languidecerán en los desastres.

de ‘Capítulo 24’ en “La Palabra manifestada en carne”

Los que no son cautos cuando se encuentran con la nueva obra del Espíritu Santo, que dan rienda suelta a sus bocas, son rápidos para juzgar, dan libertad a su instinto natural para negar la corrección de la obra del Espíritu Santo, y también lo insultan y blasfeman; ¿no ignoran estas personas irrespetuosas dicha obra? ¿No son, además, los arrogantes, inherentemente soberbios e ingobernables? […] No sólo miran por encima del hombro a aquellos que trabajan para Él, sino que blasfeman contra Él mismo. Tales personas insensatas no serán perdonadas ni en esta era ni en la venidera, ¡y perecerán para siempre en el infierno! Estas personas irrespetuosas y permisivas están fingiendo creer en Dios y, cuanto más lo hacen, más probable es que ofendan Sus decretos administrativos. ¿No caminan por esta senda todos esos arrogantes, desenfrenados innatos, que nunca han obedecido a nadie? ¿Acaso no se oponen a Dios día tras día, a Él que siempre es nuevo y nunca viejo?

[…]

Después de encontrar su creencia en Dios, algunas personas ni siquiera pueden afirmar con certeza de dónde vino el hombre, pero se atreven a hacer discursos públicos evaluando lo bueno y lo malo de la obra del Espíritu Santo. E incluso reprenden a los apóstoles que tienen la nueva obra del Espíritu Santo, haciendo comentarios y hablando con insolencia; su humanidad es demasiado baja, y no hay la más mínima razón en ellos; ¿no llegará el día en que tales personas sean rechazadas por la obra del Espíritu Santo, y quemadas por los fuegos del infierno? No conocen la obra de Dios, pero la critican, y también intentan ordenarle cómo obrar. ¿Cómo pueden conocer a Dios personas tan irrazonables? […] cuanto menos saben de Él, más probable es que se opongan a Él. Tus nociones, vieja naturaleza y humanidad, tu personalidad y perspectiva moral son el “capital” con el que resistes a Dios, y cuanto más corrupto, degradado y bajo eres, más enemigo eres de Dios. Quienes poseen unas nociones muy serias y tienen un carácter santurrón son aún más enemigos del Dios encarnado, y son los anticristos.

de ‘Conocer las tres etapas de la obra de Dios es la senda para conocer a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Comunión del hombre:

Las personas con la realidad de la verdad tratan a las personas con principios, mientras que todas las que no tienen la realidad de la verdad son arrogantes y engreídas, y se niegan a obedecer a nadie. Tratar habitualmente como enemiga a una persona de la cual se ha descubierto que ha tenido transgresiones, independientemente de si ella pueda arrepentirse verdaderamente y, además, sin considerar si ella pueda ser salvada finalmente, reprimirla sin misericordia siempre que sus transgresiones hayan sido descubiertas o que haya sido revelada su corrupción, tal enfoque no se conforma a los principios de la verdad y se considera como tener el carácter de Satanás, ya que puede hacer daño fácilmente a las buenas personas. Por supuesto, algunas personas que no tengan conocimiento de sí mismas y que también sean especialmente arrogantes y farisaicas, necesitan ser podadas y tratadas. Las personas con carácter seriamente satánico tienen que ser absolutamente tratadas y podadas de forma severa, pero un asesoramiento amoroso debe aplicarse después del trato y la poda. Sólo hacerlo de esta manera es beneficioso para la entrada en la vida de las personas.

de ‘La obra de limpeza de la iglesia debe eliminar completamente el mal para ser conforme al corazón de Dios’ en “anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso Versión práctica”

Aquellas que tienen un sentido de justicia, que buscan la verdad y que soportan la carga de la obra en la iglesia deben ser promovidas; incluso si su carácter es arrogante y presumido y aman el estatus, no importa. Siempre y cuando busquen la verdad y tengan una gran capacidad para trabajar, y siempre y cuando sin duda no sean una persona malvada, entonces pueden ser cultivadas y promovidas a un cargo superior. Sólo llevando a cabo las cosas de esta manera, estaremos en armonía con la voluntad de Dios, sólo de esta manera estaremos llevando a cabo la voluntad de Dios.

de ‘Sólo cultivando y usando a las personas que buscan la verdad y que tienen gran capacidad de trabajo podemos coincidir con la voluntad de Dios’ en “provisión para la vida: Recopilación de sermones”

Los de un carácter arrogante vienen en diferentes variedades. Algunos son así porque han creído en Dios por un corto tiempo y no han experimentado genuinamente años de la obra de Dios, por lo que es casi imposible que no tengan nociones acerca de Dios, que tengan un carácter arrogante, que sean vanidosos, que busquen alcanzar estatus y que hagan un espectáculo de sí mismos. Esto es normal. No hay excepción a esta regla de la humanidad que ha sido corrompida por Satanás. La diferencia entre los anticristos y las personas corruptas comunes es que su arrogancia los ha hecho perder completamente su conciencia y razón, la suya es una arrogancia frenética y una ambición ilimitada, no entienden el autocontrol, su arrogancia es desenfrenada, no se someten a nadie e incluso pueden llegar a hacer cualquier cosa absurda o ridícula para lograr sus objetivos. Por ejemplo, pueden afirmar ser Dios o Cristo o ser el hombre usado por el Espíritu Santo, y dirán cosas tan absurdas como: “Sólo yo puedo llevar a las personas al reino”, “Las personas no pueden equivocarse siguiéndome”, “Puedo otorgar la salvación y perfeccionar a las personas”, “Poseo todo lo que es verdad”, “Puedo expresar la verdad”. Son insensibles, desvergonzadas, necias e ignorantes. ¿Podría alguien que diga cosas tan absurdas tener alguna razón humana normal? ¿Acaso no es esto el máximo grado de arrogancia? ¡Esta es una naturaleza satánica inflada a un grado histérico! Así que aquellos que son anticristos exhiben estados corruptos que no se ven en las personas comunes. Tener nociones o arrogancia y amar el estatus no es espantoso en absoluto, la pregunta clave es si las personas buscan la verdad y aceptan el juicio y castigo en la palabra de Dios y la poda y trato de la casa de Dios. Si los miembros de la humanidad corrupta no pueden aceptar la obra de Dios, no hay salvación para ellos. La humanidad corrupta tiene una naturaleza arrogante y engreída y los que no poseen la verdad tienen nociones. Este es un estado normal. Pero si ellos pueden aceptar el juicio y castigo en la palabra de Dios y pueden aceptar la poda y trato de la casa de Dios, no hay duda de que pueden alcanzar la salvación.

de La comunión de los de arriba

Anterior: Los principios de cómo tratar a las personas que han creído en Dios por muchos años y han sido expuestas

Siguiente: Los principios de cómo tratar a las personas que buscan la verdad y que tienen la obra del Espíritu Santo

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro