App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Práctica y ejercicios para el comportamiento con principios

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

110. Los principios de discernir toda clase de personas malvadas

1. Las personas malvadas odian especialmente la verdad, nunca aceptan la verdad ni aceptan el juicio y castigo de Dios, y mucho menos aceptan ser podadas y tratadas;

2. Las personas malvadas son poco razonables, son expertas en decir que lo negro es blanco y en distorsionar los hechos, les gusta subyugar y dañar a los demás y utilizarán medios inescrupulosos para lograr sus objetivos;

3. Las personas malvadas no tienen una pizca de conciencia ni razón y son totalmente insensibles sin importar cuánto mal hagan o hasta qué punto dañen a otros; son como animales de sangre fría;

4. Todas las personas malvadas definitivamente no tienen amor por la verdad, sino que sólo aman el mal. No pueden evitar hacer el mal e incluso si parecen estar comiendo y bebiendo las palabras de Dios, sólo lo hacen para impresionar.

Las palabras relevantes de Dios:

Aquellos aprobados por Dios son quienes voluntariamente se someten a Dios, así como a Su palabra y obra. Sólo esta clase de hombre está en lo correcto; sólo esta clase de hombre verdaderamente desea y busca a Dios. Y aquellos quienes sólo hablan de su fe en Dios, pero en realidad lo maldicen, son aquellos quienes se enmascaran a sí mismos. Son venenosos, los más traicioneros de los hombres. Un día a estos sinvergüenzas se les arrancarán sus máscaras viles. ¿No es esa la obra que se está haciendo el día de hoy? Aquellos quienes son perversos siempre serán perversos y no escaparán del día del castigo. Aquellos quienes son buenos siempre serán buenos y se harán manifiestos cuando la obra llegue a su fin. Ni uno solo de los perversos se considerará justo, ni ninguno de los justos se considerará perverso. ¿Yo dejaría que cualquiera fuera injustamente acusado?

de ‘Los que obedecen a Dios con un corazón verdadero, con seguridad serán ganados por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Aquellos entre los hermanos y hermanas que siempre están mostrando su negatividad son lacayos de Satanás y perturban a la iglesia. Estas personas deben ser expulsadas y eliminadas un día. […] Si el habla y la conducta de un creyente son siempre tan casuales y desenfrenadas como las de un incrédulo, este creyente es aún más malvado que el incrédulo; es un típico demonio. Aquellos en la iglesia que ventilan su conversación venenosa, aquellos entre los hermanos y hermanas que difunden rumores, fomentan la desarmonía y forman grupitos deben ser expulsados de la iglesia. Pero estas personas han sido restringidas porque esta es una era diferente de la obra de Dios, porque están condenados a ser objetos de eliminación. Aquellos que han sido corrompidos por Satanás tienen un carácter corrupto. Pero mientras que algunas personas sólo tienen un carácter corrupto hay otras que no son así, no sólo tienen carácter satánico corrupto, sino que sus naturalezas también son malignas en extremo. Todo lo que hace y dice este tipo de persona no sólo está expresando su corrupto carácter satánico, sino que ellos mismos son el verdadero diablo Satanás. Todo lo que hacen es interrumpir y perturbar la obra de Dios, alterar la entrada a la vida de hermanos y hermanas y destruir la vida normal de la iglesia. Estos lobos con piel de oveja deben ser eliminados tarde o temprano, y hay que adoptar una actitud despiadada hacia estos lacayos de Satanás que no sea de ninguna manera cortés; hay que adoptar una actitud de abandono hacia ellos. Sólo haciendo esto se puede estar del lado de Dios y aquellos que no pueden hacerlo están aliados con Satanás. […]

Cada una de las iglesias tiene personas que molestan en la iglesia, personas que interrumpen la obra de Dios. Estas personas son todas Satanás enmascaradas dentro de la familia de Dios. Este tipo de persona es especialmente bueno para suplantar, venir respetuosamente delante de Mí, asintiendo e inclinándose, comportándose como perros sarnosos, dedicando su “todo” para lograr sus propios objetivos, pero mostrando su feo semblante ante los hermanos y hermanas. Cuando ven a alguien practicando la verdad, lo atacan y lo excluyen, y cuando ven a alguien más terrible que ellos mismos, lo adulan y le son serviles, y actúan como tiranos dentro de la iglesia. Se puede decir que la mayoría de las iglesias tienen este tipo de “serpiente malvada local”, este tipo de “perro faldero” dentro de ellos. Andan escondiéndose juntos, guiñando el ojo y señalando secretamente el uno al otro, y ninguno de ellos practica la verdad. Quien tiene más veneno es el “jefe demonio”, y quien tiene el más alto prestigio los conduce y lleva su estandarte en alto. Estas personas corren salvajemente dentro de la iglesia, difunden su negatividad, liberan muerte, hacen lo que quieren, dicen lo que les plazca, sin que nadie se atreva a detenerlas; están llenas de carácter satánico. Tan pronto como comienzan a causar disturbios, un aire de muerte entra en la iglesia. Aquellos que practican la verdad dentro de la iglesia son abandonados y son incapaces de alcanzar su potencial, mientras que los que molestan a la iglesia y propagan la muerte tienen rienda suelta en la iglesia. Lo que es más, la mayoría de las personas los sigue. Este tipo de iglesia está simplemente bajo el control de Satanás y el diablo es su rey.

de ‘Una advertencia a los que no practican la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Tales hombres no tienen un entendimiento de la nueva obra, sino que están llenos de nociones interminables. No tienen en lo absoluto ninguna función en la iglesia; más bien, instigan y esparcen negatividad por todas partes, incluso hasta el punto de involucrarse en todo tipo de conductas inadecuadas y en disturbios en la iglesia, como consecuencia, arrojan a la confusión y al desorden a los que carecen de discriminación. Estos diablos vivientes, estos malvados espíritus, deben dejar la iglesia tan pronto como sea posible, no sea que la iglesia se deteriore como consecuencia. […] Hay un gran número de personas en la iglesia que son aprovechadas, así como un gran número de lobos que buscan interrumpir la obra natural de Dios. Todos estos son demonios enviados por el Diablo y son lobos feroces quienes buscan devorar a los corderos inocentes.

de ‘Los que obedecen a Dios con un corazón verdadero, con seguridad serán ganados por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Aquellos que no buscan progresar siempre desean que otros sean tan negativos e indolentes como ellos mismos; aquellos que no practican la verdad están celosos de aquellos que practican la verdad. Aquellos que no practican la verdad siempre quieren engañar a aquellos que están confundidos y que carecen de discernimiento. Las cosas que estas personas transmiten pueden provocar que degeneres, que vayas cuesta abajo, que desarrolles condiciones anormales y que te llenes de oscuridad dentro de ti; te hacen distanciar de Dios, y te hacen apreciar la carne y complacerte. Aquellos que no aman la verdad, que siempre están tratando con Dios superficialmente, no tienen autoconocimiento y sus caracteres seducen a las personas a cometer pecados y desafiar a Dios. No practican la verdad y tampoco permiten que otros la practiquen. Adoran el pecado y no tienen aversión por sí mismos. Ellos no se conocen a sí mismos y evitan que otros se conozcan a sí mismos, y evitan que otros anhelen la verdad. Aquellos que ellos engañan no pueden ver la luz y caen en la oscuridad, no se conocen a sí mismos, no tienen claridad acerca de la verdad y se alejan cada vez más de Dios. No practican la verdad e impiden que otros practiquen la verdad, y llevan consigo a esas personas necias. […] Aquellos que sacuden la cabeza cuando oyen la verdad, que sonríen ampliamente cuando oyen hablar de la muerte son la descendencia de Satanás, y son todos objetos a ser eliminados. Existen en la iglesia muchas personas que no tienen discernimiento, y cuando sucede algo engañoso, simplemente se mantienen del lado de Satanás. Cuando se les llama lacayos de Satanás, se sienten muy agraviados. Se dice que no tienen discernimiento, pero siempre están del lado donde no está la verdad. No ha habido un solo momento crítico en el que hayan estado del lado de la verdad, ni una sola vez cuando se han levantado y defendido la verdad, así que ¿realmente no tienen discernimiento? ¿Por qué siempre están del lado de Satanás? ¿Por qué nunca dicen una palabra que sea justa o razonable a favor de la verdad? ¿Es esta situación realmente creada por su confusión momentánea? Cuanto menos discernimiento tiene alguien, menos capaces son de estar del lado de la verdad. ¿Qué demuestra esto? ¿No muestra esto que aquellos que no tienen discernimiento aman el mal? ¿No muestra que aquellos que no tienen discernimiento son hijos leales de Satanás? ¿Por qué siempre son capaces de mantenerse del lado de Satanás y hablar el mismo idioma que él? Todas sus palabras y hechos, y sus expresiones demuestran ampliamente que no son de ningún tipo que ama la verdad, sino que son personas que detestan la verdad. Que puedan estar del lado de Satanás demuestra ampliamente que Satanás realmente ama a estos pequeños demonios que luchan en favor de Satanás toda su vida. ¿No son todos estos hechos muy claros? […]

[…] Aquellos que emplean engaños y que hacen injusticia son todas personas que no tienen verdad y todas traen vergüenza a Dios. Aquellos en la iglesia que participan en disputas son lacayos de Satanás, y son la incorporación de Satanás. Este tipo de persona es demasiado malvada. Aquellos que no tienen discernimiento y son incapaces de ponerse de parte de la verdad, albergan malas intenciones y manchan la verdad. Estas personas son aún representantes más típicos de Satanás; están más allá de la redención y no hace falta decir que son todos objetos de eliminación. […] ya que no aman la verdad, porque son incapaces de ponerse del lado de la verdad, porque siguen a las personas malvadas, porque están del lado de las personas malvadas, y porque están aliados con malvados y desafían a Dios. Saben perfectamente que esas personas malvadas irradian el mal, pero endurecen sus corazones y las siguen, y se mueven en contra de la verdad. ¿No están haciendo el mal estas personas que no practican la verdad, sino que hacen cosas destructivas y abominables? Aunque hay entre ellos los que se llaman “reyes” y los que les siguen su rastro, ¿no son todas sus naturalezas igualmente desafiantes para Dios?

de ‘Una advertencia a los que no practican la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Comunión del hombre:

Tal como se afirma en las palabras de Dios: “Aquellos que han sido corrompidos por Satanás tienen un carácter corrupto. Pero mientras que algunas personas sólo tienen un carácter corrupto hay otras que no son así, no sólo tienen carácter satánico corrupto, sino que sus naturalezas también son malignas en extremo. Todo lo que hace y dice este tipo de persona no sólo está expresando su corrupto carácter satánico, sino que ellos mismos son el verdadero diablo Satanás”, el pueblo escogido de Dios debe saber cómo discernir al verdadero diablo Satanás. Todo el mundo tiene revelaciones de un carácter corrupto, pero ¿cuál es la diferencia esencial entre las personas que creen genuinamente en Dios y el diablo Satanás? El pueblo escogido de Dios debe ver el fondo de esta pregunta. Podemos ver que, después de creer en Dios durante algunos años y empezar a entender la verdad, todas las personas que creen genuinamente en Dios se arrepienten verdaderamente. Aunque no tengan un entendimiento real de la verdad, cuando se enfrentan a la poda y trato, juicio y castigo o pruebas y refinamiento, pueden conocerse a sí mismas, tienen verdaderos remordimientos y pueden odiarse a sí mismas, despreciar a Satanás y experimentar algún cambio genuino. Esto es una evidencia de que las personas que creen verdaderamente en Dios pueden ser salvadas. Examinemos entonces al diablo Satanás. Este nunca acepta la verdad ni reflexiona sobre sí mismo para conocerse, por mucha maldad que cometa o por mucha poda y trato que sufran. La palabra “arrepentimiento” nunca ha existido en su diccionario. Esta es la diferencia fundamental de la naturaleza y esencia entre el verdadero diablo Satanás y las personas corruptas que pueden buscar la verdad. Si el pueblo escogido de Dios puede distinguirlas así, entonces sabrá qué personas pueden ser rescatadas y quiénes son como el verdadero diablo Satanás, imposibles de rescatar. Las personas que tienen originalmente en ellas el espíritu del diablo Satanás y no el espíritu del hombre son el verdadero diablo Satanás.

de ‘Los anticristos deben ser totalmente expulsados con el fin de rebelarse y triunfar verdaderamente sobre Satanás’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

II. Normas para sopesar a las malas personas

1. Nunca son bondadosos o razonables cuando tratan con otros. Sólo les importan sus propios intereses. Son especialmente deshonestos, engañosos, egoístas y despreciables.

2. Les gusta aprovecharse de las personas para su propio beneficio usando cualquier medio que sea necesario. Incluso harán daño a otros por dinero.

3. Con el fin de conseguir lo que quieren, distorsionarán la verdad cuando hablen, tenderán trampas a las personas, las juzgarán y les harán daño. Les gusta sembrar disensión y crear conflictos. Son capaces de hacer las cosas más malvadas que se puedan imaginar.

4. Les gusta formar alianzas con otras personas malvadas y se ganan su favor. Están dispuestas a trabajar para personas malvadas. Son extremadamente arrogantes y no se someten a nadie.

5. Les gusta pelear. A causa de su naturaleza, no se llevarán bien con las buenas personas, las cuales les son muy desagradables. Acosan a los débiles y temen a los fuertes. Oprimen frecuentemente a las buenas personas. Fijan como blanco a las personas buenas y justas, y las tratan como enemigas.

6. Aman el mal y se dejan llevar por los placeres pecaminosos. Siguen ciegamente tendencias y modas. Nunca consideran arrepentirse y hacen lo que quieren.

7. No tienen trabajos honrados ni buscan el camino verdadero. Causan problemas y divisiones. Acusarán a la iglesia o a sus líderes por la menor insatisfacción que tengan. Traicionarán fácilmente a la casa de Dios. Su fe en Dios está motivada por la búsqueda de oportunidades para conseguir bendiciones o por otras intenciones torcidas.

Cualquiera que cumpla estas siete normas (o la mayoría de ellas) es considerado una mala persona. Debemos guardarnos de las malas personas y mantenernos alejados de ellas. No debemos tomar parte en sus actos malvados.

de ‘Normas para sopesar a las buenas y a las malas personas’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

La explicación precisa de qué es una persona malvada es la siguiente:

Las personas malvadas son personas que tienen una naturaleza maliciosa, no tienen conciencia ni razón y no tienen humanidad. Por eso no sienten remordimiento ni vergüenza por muchos actos malos que cometan. Las personas malvadas no están interesadas en la verdad y están hartas de las cosas positivas. Aman las cosas malvadas, buscan las tendencias del mundo y hacen lo que les place. Las personas malvadas tienen un corazón malicioso, aborrecen a las buenas personas y les gusta acosar a las personas honestas y débiles. También adulan a y se confabulan con personas aún más malvadas que ellas. Siempre obtienen alegría de hacer el mal. Las personas malvadas son inquietas y no se sienten cómodas a no ser que cometan algunos actos malvados. En consecuencia, todos los que no buscan la verdad y cometen relativamente más maldades son personas malvadas. Todos los que son capaces de cometer cualquier acto malvado son personas malvadas.

de ‘Con el fin de hacer bien la obra de la iglesia, se debe ser capaz de discernir entre los varios tipos de personas’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Anterior:Los principios de discernir cuando los espíritus malignos tratan de engañar a las personas

Siguiente:Los principios de aislar a las personas fuera de la iglesia

También podría gustarte