Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Práctica y ejercicios para el comportamiento con principios

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

6. Los principios de comer y beber la palabra de Dios en la congregación

1. Debes comer y beber la palabra de Dios estrictamente de acuerdo a los principios según lo estipulado por los arreglos de la obra de los de arriba con el fin de mantenerte a la par con la obra del Espíritu Santo;

2. Debes comer y beber la palabra de Dios en combinación con los problemas existentes de la iglesia y con las situaciones reales de la mayoría del pueblo escogido de Dios, con énfasis en resolver los problemas con la verdad;

3. Lleva a cabo el comer y beber la palabra de Dios con piedad. Permanece callado ante Dios, ora y pondera la palabra de Dios con seriedad con el objetivo de recibir la obra del Espíritu Santo y entender la verdad;

4. El propósito de congregarse para comer y beber la palabra de Dios es para entender la verdad, resolver problemas y entrar en la realidad de la verdad. Eso no debe degenerar en un ritual religioso ni en procedimientos ceremoniales.

Las palabras relevantes de Dios:

La obra del Espíritu Santo se transforma día a día, elevándose cada vez más con cada paso; la revelación de mañana es más elevada que la de hoy, paso a paso, subiendo cada vez más alto. Tal es la obra por medio de la cual Dios perfecciona al hombre. Si el hombre no puede mantener el paso, entonces, en cualquier momento puede ser abandonado. Si el hombre no tiene un corazón obediente, entonces no puede seguir hasta el final. […] Dios no se sujeta a las reglas ni tampoco trata ninguna etapa de Su obra como inmutable. Más bien, la obra realizada por Dios es cada vez más nueva y cada vez se enaltece más. Su obra se hace más y más práctica con cada paso, está más y más en línea con las necesidades prácticas del hombre. Sólo después de que el hombre experimenta esta clase de obra puede alcanzar la transformación final de su carácter. El conocimiento que el hombre tiene de la vida crece cada vez más alto, por lo tanto, la obra de Dios de igual modo cada vez se enaltece más. Sólo de esta manera puede el hombre alcanzar la perfección y ser apto para que Dios lo use. […] En la obra de Dios, Él te provee por medio de Su palabra. Cuando obedeces y aceptas Su palabra, entonces el Espíritu Santo con toda seguridad obrará en ti. El Espíritu Santo obra exactamente de la manera que digo. Haced como he dicho y el Espíritu Santo con toda prontitud obrará en ti. Expongo una nueva luz para que veáis y vengáis a la luz presente. Cuando caminas en esta luz, el Espíritu Santo inmediatamente obrará en ti. Algunos pueden ser recalcitrantes y decir, “Simplemente no voy a hacer lo que Tú dices”. Entonces te digo ahora que este es el fin del camino. Te has marchitado y ya no tienes vida. Por lo tanto, cuando se experimenta la transformación del carácter, es crucial que se mantenga el paso con la luz presente.

de ‘Los que obedecen a Dios con un corazón verdadero, con seguridad serán ganados por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

De importancia primordial al seguir a Dios es que todo debe ser de acuerdo a las palabras actuales de Dios: Ya sea que estéis buscando la entrada a la vida o el cumplimiento de la voluntad de Dios, todo se debe centrar alrededor de las palabras actuales de Dios. Si lo que comunicas y en lo que buscas entrar no se centran alrededor de las palabras actuales de Dios, entonces eres un extraño a las palabras de Dios y estás completamente carente de la obra del Espíritu Santo. Lo que Dios quiere son personas que sigan Sus pisadas. No importa qué asombroso y puro sea lo que hayas entendido antes, Dios no lo quiere y si no puedes hacer a un lado esas cosas, entonces en el futuro serán un obstáculo tremendo para tu entrada. Todos los que pueden seguir la luz presente del Espíritu Santo son benditos. […] Los que no pueden seguir la obra del Espíritu Santo no entienden la voluntad de Dios y los que no entienden la voluntad de Dios no pueden servir a Dios. Dios quiere un servicio que sea conforme a Su corazón; no quiere un servicio que sea de las concepciones y de la carne. […] “Seguir la obra del Espíritu Santo” quiere decir entender la voluntad de Dios hoy, poder actuar de acuerdo con los requisitos actuales de Dios, poder obedecer y seguir al Dios de hoy, y entrar de acuerdo con las nuevas declaraciones de Dios. Sólo alguien así sigue la obra del Espíritu Santo y está en la corriente del Espíritu Santo.

de ‘Conoce la nueva obra de Dios y sigue las pisadas de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Comparte tu entendimiento de las palabras de Dios en comunión y, a través de tu comunicación, otros pueden obtener esclarecimiento; esto puede guiar a las personas hacia la senda, y esta senda es práctica. Antes de que Dios establezca un entorno para ti, cada uno de vosotros debe equiparse primero con Sus palabras. Esto es algo que todos deberían hacer, una prioridad urgente. La primera cosa por hacer es ser capaz de comer y beber Sus palabras. Para las cosas que eres incapaz de hacer, busca una senda de práctica a partir de Sus palabras, y busca en ellas cualquier asunto que no entiendas o cualquier dificultad que tengas. Haz de las palabras de Dios tu provisión, permíteles ayudarte a resolver dificultades y problemas prácticos, y deja que ellas se conviertan en tu ayuda en la vida; esto exige que pongas esfuerzo en ello. Deben lograrse resultados de comer y beber la palabra de Dios. Debes ser capaz de sosegar tu corazón ante Él, y practicar de acuerdo con Sus palabras cuando encuentres problemas. Cuando no hayas encontrado problemas, limítate a comer y beber. En ocasiones puedes orar y pensar en el amor de Dios, y comunicar tu entendimiento de Sus palabras, así como el esclarecimiento y la iluminación que experimentas en tu interior y tu reacción al leerlas, y puedes guiar a las personas a la senda; esto es práctico. El objetivo de actuar así es permitir que las palabras de Dios se conviertan en tu provisión práctica.

de ‘Las personas que pueden ser absolutamente obedientes a la practicidad de Dios son quienes aman verdaderamente a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Cuando seas consciente de la voluntad de Dios, Él te dará esta carga y te esclarecerá sobre las cosas que te ha confiado. Después de que Dios te haya dado esta carga, empezarás a prestar atención a las verdades relativas a tu carga cuando comas y bebas las palabras de Dios. Si esta carga guarda relación con las condiciones de vida de los hermanos y hermanas, es una carga que Dios te ha confiado y tus oraciones diarias también llevarán esta carga. Lo que Dios hace se te ha confiado, estás dispuesto a llevar a cabo lo que Él necesita hacer, y esto es lo que significa hacer tuya la carga de Dios. En este punto, comer y beber de las palabras de Dios será para ti centrarte en los problemas de estos aspectos y pensarás: ¿Cómo voy a resolver estos asuntos? ¿Cómo voy a permitir que los hermanos y hermanas se liberen, que tengan gozo en su espíritu? Te centrarás en resolver estos problemas cuando hables, te centrarás en comer y beber palabras relativas a estos asuntos cuando estés comiendo y bebiendo las palabras de Dios, estarás comiendo y bebiendo las palabras de Dios mientras llevas esta carga y entenderás Sus exigencias. En este punto, estarás más claro con la senda que tienes que caminar. Tu carga ha dado lugar al esclarecimiento y a la iluminación del Espíritu Santo, y esto es que Dios te provee Su dirección. ¿Por qué digo esto? Si no estás llevando ninguna carga, no prestas atención cuando comes y bebes las palabras de Dios; cuando estás comiendo y bebiendo las palabras de Dios mientras llevas una carga, puedes comprender la esencia de las palabras de Dios, encontrar tu camino y ser consciente de la voluntad de Dios. Por tanto, deberías pedirle a Dios en tus oraciones que ponga más cargas sobre ti para que Él pueda confiarte cosas mayores, para que estés mejor capacitado para encontrar una senda donde practicar más adelante, para que te vuelvas más efectivo en comer y beber las palabras de Dios, para que seas capaz de captar la esencia de Sus palabras y estés mejor capacitado para aceptar que el Espíritu Santo te conmueva.

de ‘Sé consciente de la voluntad de Dios y alcanza la perfección’ en “La Palabra manifestada en carne”

Espero que me lo permitáis y, más aún, espero que seáis capaces de creer cada palabra que pronuncio, pero todavía más, que podáis deducir las implicaciones más profundas de Mis palabras. No tengáis la menor duda respecto a lo que digo o, peor aún, escoger entre mis palabras a vuestro antojo y descartarlas como os parezca, lo cual considero intolerable. No juzguéis Mis palabras, y menos aún os las toméis a la ligera ni digáis que siempre os estoy tentando; o lo que sería peor, que afirméis que lo que os he dicho carece de exactitud. Considero intolerables estas cosas. Y es que me tratáis a mí y lo que digo con sospechas y nunca lo asimiláis. A todos vosotros os digo con total seriedad: No vinculéis lo que digo con la filosofía, no lo pongáis junto a las mentiras de los charlatanes, y menos aún respondáis a Mis palabras con desprecio.

de ‘Las transgresiones llevarán al hombre al infierno’ en “La Palabra manifestada en carne”

Toda vida espiritual se logra al confiar en estar callado delante de Dios. Al orar, se debe guardar silencio ante Él, antes de poder ser movido por el Espíritu Santo. Si uno está callado delante de Dios cuando come y bebe Sus palabras, puede ser esclarecido e iluminado, y logra entender de verdad las palabras de Dios. En tu meditación y tu comunión habituales, y cuando te estés acercando a Dios de corazón, sólo al permanecer callado delante de Él podrás tener una cercanía genuina con Él, un entendimiento genuino de Su amor y de Su obra, y una consideración verdadera por Sus intenciones. Cuanto más capaz seas normalmente de estar callado delante de Dios, más esclarecido puedes ser, y más capaz de entender tu propio carácter corrupto, de qué careces, a qué deberías entrar, qué función debes ejercer, y dónde están tus defectos. Todo esto se logra al confiar en estar callado delante de Dios. Si, al estar en silencio delante de Dios, alcanzas de verdad alguna profundidad, puedes entender algunos misterios en el espíritu, comprender lo que Dios quiere hacer en ti hoy, abordar más profundamente Sus palabras, la esencia, la sustancia y el ser de ellas, y ver la senda de la práctica de un modo más meticuloso y más preciso. […]

Para acudir ante Dios y aceptar Sus palabras como la vida propia, debes estar primero callado delante de Dios. Sólo cuando estás en silencio ante Dios, Él te esclarecerá y te hará comprender. Cuanto más calladas estén las personas delante de Él, más capaces serán de conseguir Su esclarecimiento y Su iluminación. Estas cosas requieren personas con piedad y fe. Sólo así pueden lograr la perfección. El ejercicio fundamental para entrar en la vida espiritual es estar callado delante de Dios. Todo tu entrenamiento espiritual sólo será efectivo cuando estés en silencio delante de Dios. Si no puedes acallar tu corazón ante Dios, no puedes recibir la obra del Espíritu Santo.

de ‘Acerca de acallar el corazón de uno delante de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Wholehearted devotion to the words of God mainly means seeking the truth, seeking God’s intention within His words, focusing on grasping the will of God, and understanding and obtaining more truth from the words of God. When reading His words, Peter was not focused on understanding doctrines and he was even less focused on obtaining theological knowledge; instead, he was focused on understanding the truth and grasping God’s will, and achieving an understanding of His disposition and His loveliness. He also tried to understand the various corrupt states of man from God’s words, and understand the corrupt nature of man and man’s true shortcomings, achieving all aspects of the demands God makes of man in order to satisfy Him. He had so many correct practices within the words of God; this is most in line with God’s will, and it is mankind’s best cooperation in his experience of the work of God. … He not only came to understand himself from the words and the work of God, but he also came to know God. He also particularly focused on God’s requirements of mankind within His words, and in what aspects man should satisfy God to be in line with God’s will. He put forth great effort in this aspect and achieved full clarity; this was very beneficial for his own entry.

from “How to Take the Path of Peter” in Records of Christ’s Talks

Cada vez que comas y bebas un pasaje de la palabra de Dios, si eres capaz de comprender la obra que Él está llevando a cabo actualmente, de saber cómo orar, cómo cooperar, cómo entrar, sólo esto es lograr los resultados de comer y beber las palabras de Dios. Cuando eres capaz de encontrar la senda de entrada a partir de las palabras de Dios, de comprender la dinámica actual de la obra de Dios y la tendencia de la obra del Espíritu Santo en Sus palabras, esto mostrará que estás en el camino correcto. Si no has comprendido los puntos clave cuando comes y bebes las palabras de Dios, si eres incapaz de encontrar una senda para practicar después de comer y beber las palabras de Dios, esto demuestra que sigues sin saber cómo comer y beber Sus palabras y que no has encontrado el método ni el principio para hacerlo.

de ‘Sé consciente de la voluntad de Dios y alcanza la perfección’ en “La Palabra manifestada en carne”

Una vida espiritual normal no se limita a la oración, a los cánticos, a la vida de la iglesia, a comer y beber las palabras de Dios, y otras prácticas semejantes, sino que significa vivir una vida espiritual fresca y llena de vida. No se trata del método, sino del resultado. La mayoría de las personas piensan que, para tener una vida espiritual normal, uno tiene que orar, cantar, comer y beber las palabras de Dios, o intentar descifrarlas. Independientemente de que haya algún resultado, o un verdadero entendimiento, estas personas sólo se centran en pasar por los movimientos del exterior y no se enfocan en el resultado: son personas que viven dentro de los rituales de la religión, que no viven en el seno de la iglesia y, menos aún, son personas del reino. Las oraciones, los cánticos, el comer y beber las palabras de Dios de este tipo de persona siguen unas normas; están obligadas a hacerlo y lo hacen según las corrientes; no actúan de buen grado ni desde el corazón. Por mucho que estas personas oren o canten, no habrá resultado alguno, porque toda su práctica consiste en normas religiosas y rituales, y no practican la palabra de Dios. Al centrarse tan sólo en el método, y tomar las palabras de Dios como normas que observar, este tipo de persona no ponga en práctica la palabra de Dios, y que se limite a satisfacer la carne y a hacer cosas para presumir delante de los demás. Esta clase de ritual religioso y de normas proceden del hombre, no de Dios. Él no cumple normas ni se atiene a ley alguna; Él hace cosas nuevas cada día y realiza obra práctica. […] Si las personas viven con normas, con el corazón vertido en la práctica, entonces el Espíritu Santo no tiene forma de obrar, porque el corazón de las personas está ocupado por ellas y por los conceptos humanos; por tanto, Dios no tiene manera de obrar; las personas vivirán siempre bajo el control de la ley, y este tipo de persona no será nunca capaz de recibir el elogio de Dios.

de ‘Respecto a una vida espiritual normal’ en “La Palabra manifestada en carne”

Comunión del hombre:

Para recibir la salvación y ser hecha perfecta, es de suma importancia que una persona entienda cómo comer y beber la palabra de Dios y cómo practicar la verdad. Así pues, ¿cómo debe una persona comer y beber la palabra de Dios para entender la verdad y entrar en la realidad después de todo? En primer lugar, uno debe entender los principios de comer y beber la palabra de Dios, además de los efectos que deben lograrse. Los siete principios fundamentales de comer y beber la palabra de Dios se enumeran seguidamente:

Primero, cuando come y bebe la palabra de Dios, una persona no puede confinar su entendimiento a su significado literal. En su lugar, debe buscar dónde reside la realidad de la verdad.

Segundo, cuando come y bebe la palabra de Dios, una persona debe entender el trasfondo de la misma y la intención de Dios con el fin de facilitar la comprensión de su verdadero significado.

Tercero, cuando come y bebe la palabra de Dios, una persona debe intentar saber la verdad sobre su propia corrupción y la esencia de su naturaleza, además de ver su propia ineptitud y miseria.

Cuarto, cuando come y bebe la palabra de Dios, una persona debe centrarse en entender el requerimiento de Dios para el hombre, es decir, la intención de Dios cómo debe practicar una persona y qué debe poseer.

Quinto, cuando come y bebe la palabra de Dios, uno debe comprender el carácter de Dios y todo sobre la posesión y el ser de Dios tal como lo representa la palabra de Dios, es decir, lo que debe saber sobre Dios.

Sexto, cuando come y bebe la palabra de Dios, una persona debe buscar entender de qué trata la verdad en la palabra de Dios, además de entender también el significado de la verdad en lo relativo a la humanidad corrupta.

Séptimo, cuando come y bebe la palabra de Dios, una persona debe entender los principios prácticos de entrar en la verdad y en qué realidad de la verdad debe entrar para tener la verdadera semejanza de la humanidad.

Los anteriores son los siete principios de comer y beber la palabra de Dios, concretamente, los siete criterios que deben cumplirse para comer y beber la palabra de Dios. Aunque el pueblo escogido de Dios esté dispuesto a esforzarse por buscar la verdad, debe saber que buscar la verdad empieza por comer y beber la palabra de Dios. Si una persona puede seguir estrictamente los siete principios en la práctica de comer y beber la palabra de Dios, puede lograr fácilmente los resultados de entender realmente la verdad y entrar en la realidad. Independientemente de cuántos principios de comer y beber la palabra de Dios puedas entender y practicar, siempre que intentes progresar siguiendo estos siete principios y criterios, puedes lograr definitivamente el efecto y hacer más fácil la entrada en la realidad de la verdad cuando comas y bebas la palabra de Dios. Siempre que entiendas realmente la verdad y conozcas la esencia de justicia y luz de la verdad, podrás definitivamente reflexionar sobre ti mismo y conocerte, ver que no tienes nada y, por ende, centrarte en entrar en la realidad de la verdad. En cuanto a quienes buscan la verdad, una vez que ven su propia ineptitud y miseria, buscarán invariablemente entrar en la realidad de la verdad. Por tanto, quienes entienden realmente la verdad pueden ser conscientes de que Cristo es la verdad, el camino y la vida. Pueden entender que la verdad es la realidad de la vida que el hombre debe poseer. Por consiguiente, se centrarán en entrar en la realidad de la verdad. Las personas que no tienen la realidad de la verdad son las que no entienden realmente la verdad. Naturalmente, entrar en la realidad de la verdad es un proceso gradual y progresivo. No se puede entrar completamente en la realidad mediante una única práctica de la verdad. Cada verdad requiere años o incluso décadas para completarse. Por tanto, con la entrada progresiva en la realidad de la verdad, las palabras de Dios se convertirán en la vida del hombre y fundamento de su existencia cuando este entre realmente en la realidad de la verdad. Esto significa que ha sido salvado y hecho perfecto mediante la experiencia de la obra de Dios.

Para entender la verdad y entrar en la realidad comiendo y bebiendo la palabra de Dios, una persona debe primero tratar apropiadamente la palabra de Dios. Cómo debe tratar una criatura la palabra del Creador no sólo implica la cuestión de si el hombre posee o no conciencia y razón, sino que también implica la cuestión de su esencia y carácter. Quienes posean realmente humanidad y sentido reconocerán sin duda que la palabra de Dios es absolutamente la verdad. Sea o no coherente esto con las nociones del hombre, lo entienda o comprenda o no el hombre, la palabra de Dios siempre es la verdad y esto es absoluto. Como el hombre fue creado por Dios, todo lo que posee provino de Dios. Sólo el Creador entiende más y comprende mejor a Sus criaturas. La verdad y vida que la humanidad debe poseer y el camino que esta sigue son controlados por Dios. Sólo Dios encarnado es la verdad, el camino y la vida. Por tanto, la palabra del Creador para la humanidad es indudablemente la más significativa y valiosa, además del lema de vida fundamental que es la verdad inmutable. Una criatura de Dios debe aceptar y obedecer la palabra de Dios con un corazón temeroso. También debe buscar la verdad y aceptarla como la realidad de la vida para ser coherente con la intención de Dios. La humanidad corrupta posee invariablemente la naturaleza de Satanás y está repleta del carácter de Satanás. Quienes aman y aceptan realmente la verdad son de lejos la minoría. Puede verse que hay demasiado pocas personas entre la humanidad totalmente corrupta que puedan aceptar la palabra de verdad de Dios como la vida. La mayoría de ellas siguen tendencias mundanas y no aman en absoluto la verdad. Aunque estas personas creen reticentemente en Dios, no están dispuestas a buscar ni adquirir la verdad en la palabra de Dios. Siempre quieren estudiarla para investigar sobre cómo recibir bendiciones y hacer tratos con Dios. En particular, los tipos demoníacos del anticristo que pertenecen a Satanás siempre quieren encontrar falacias en la palabra de Dios, espiar los movimientos e intenciones de Dios, en un intento de encontrar oportunidades para alterar y socavar la obra de Dios y humillar a Dios. Ante la palabra de Dios, el rostro de toda clase de personas queda totalmente expuesto. Las palabras de Dios revelan mucho a las personas. Por tanto, cuando come y bebe la palabra de Dios, el hombre debe poseer la conciencia y sentido de una criatura. En primer lugar, el hombre debe creer absolutamente que toda la palabra de Dios es la verdad que es absolutamente correcta. Es la realidad de la verdad en la que debe entrar el pueblo escogido de Dios. Después debe practicarla y experimentarla para entender y demostrar que la palabra de Dios es la verdad. La creencia del hombre en la palabra de Dios y su reconocimiento de ella como la verdad no significan que él entienda la verdad. Una persona debe experimentar la palabra de Dios hasta el punto de tener un conocimiento real y estar completamente convencido de que la palabra de Dios es la verdad y la realidad. Este es el verdadero proceso de experimentar y conocer la palabra de Dios, de entender y conocer la verdad. Quien no tenga experiencia práctica con la palabra de Dios no tiene un entendimiento real. Las personas necias suponen que entienden la verdad cuando creen que la palabra de Dios es la verdad. El resultado es que no hablan el entendimiento de la experiencia real ni resuelven sus problemas existentes en realidad. Esta es la demostración de la carencia de la realidad de la verdad. El efecto de entender realmente la verdad se logra experimentando y practicando la palabra de Dios. Una persona debe basar su comer y beber la palabra de Dios en el reconocimiento de que la palabra de Dios es absolutamente la verdad y después debe practicar y experimentar la palabra de Dios y recibir la iluminación y esclarecimiento del Espíritu Santo para obtener un entendimiento real. Cuando el hombre entiende realmente la verdad, puede sentir que la palabra de Dios es la verdad que es tan práctica. Sólo cuando una persona experimenta la palabra de Dios y practica la verdad hasta este punto significa que ha entrado verdaderamente en la realidad de la verdad. Las personas que se involucran en pláticas vacías sobre la palabra de Dios no tienen la realidad de la verdad. Las que no practiquen ni experimenten la palabra de Dios nunca recibirán la verdad. Obedecer la verdad no es definitivamente un asunto simple. Quienquiera que crea sinceramente en Dios, pueda aceptar y obedecer el juicio y reprensión de la palabra de Dios y busque la verdad es quien recibirá la salvación. Vemos que quienes pueden aceptar verdaderamente la palabra de Dios y obedecer el juicio y reprensión de la palabra de Dios entenderán inconscientemente la verdad de forma gradual y entrarán en la realidad. Pueden engendrar gradualmente un entendimiento real de Dios mediante la experiencia de la obra de Dios, sentir cada vez más la respetabilidad y encanto de Dios y amar cada vez más el precioso valor de la verdad. Su relación con Dios se volverá cada vez más normal. Podrán orar y adorar a Dios con espíritu y sinceridad. Quienes buscan realmente la verdad ya se han embarcado en el camino a la salvación y perfección. Han entrado en la realidad de la verdad en diversos grados y han alcanzado gradualmente la compatibilidad con Dios. Las personas que siempre investigan y contradicen la palabra de Dios se revelan cada vez más como el anticristo cuya naturaleza demoníaca ha sido totalmente expuesta. Bajo la revelación de la palabra de Dios, hace mucho que las personas han sido clasificadas según su clase. Cuanto más experimenta el pueblo escogido de Dios la obra de Dios, más siente que la palabra de Dios ha revelado Su sabiduría omnipotente y ha dado testimonio completamente del carácter justo de Dios. Puede verse que cómo comer y beber la palabra de Dios y practicar la verdad es muy importante para que el pueblo escogido de Dios entre en la vida.

de ‘Cómo comer y beber la palabra de Dios y practicar la verdad para entender la verdad y entrar en la realidad’ en “Provisión para la vida: Recopilación de sermones”

También podría gustarte