App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Selecciones clásicas de sermones y enseñanza sobre la entrada a la vida

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

Cómo buscar la verdad y entrar en su realidad

¿Cómo busca uno la verdad y entra en su realidad para ser hecho perfecto por Dios?

¿Cuál es la clave para entrar a la realidad de la verdad? La entrada en la realidad de la verdad no es como las personas imaginan, no es un caso de: “Sólo practicaré los aspectos de la verdad que pueda, sólo haré eso y nada más”. De mayor importancia es que debes ser cooperativo en el cumplimiento de tu deber, que debes hacer todos los esfuerzos y luchar por progresar, con el objetivo de entender la verdad y llevar a cabo tu deber correctamente; sólo esta es la senda de la entrada en la realidad de la verdad. No estés satisfecho con sólo seguir ciertas reglas o acatar ciertos conceptos y, como resultado, creer que has entrado en la realidad. Esto está mal; esto es actuar según los conceptos humanos y actuar según los conceptos e imaginaciones humanas no es la entrada en la realidad de la verdad. ¿Qué creen algunas personas? “En este preciso momento no peco, estoy básicamente atento en llevar a cabo mi deber, hago lo mejor que puedo, no cometo el mal ni hago cosas que se opongan a Dios y llevo a cabo cualquier cosa que se arregle por la casa de Dios. ¿No tengo la realidad de la verdad?” ¿Se podría considerar esto la entrada en la realidad? ¿Vivir completamente según los propios conceptos e imaginaciones es la entrada en la realidad de la verdad? ¿Qué es la entrada en la realidad de la verdad? Significa que eres capaz de aceptar y lograr la comisión de Dios, que te puedes mantener firme en tu testimonio, que puedes cumplir con tu deber correctamente, que puedes llevar a hermanos y hermanas delante de Dios, que puedes ser alguien que realmente ama a Dios y que eres leal a Dios cuando llevas a cabo tu deber. Sólo cuando hayas entrado a estas verdades, las hayas puesto en práctica y las hayas vivido, sólo entonces habrás entrado realmente en la realidad. ¿Cuál es el punto de acatar los conceptos? En última instancia, no serás ni recompensado ni necesariamente destruido; pero sin la realidad de la verdad no serás reconocido por Dios. Nadie que no trate de progresar en su búsqueda de la verdad y que esté satisfecho con seguir las reglas y acatar sus conceptos en la creencia en Dios, nadie así posee la realidad de la verdad. Hoy, la casa de Dios te ha dado una comisión, un deber. ¿Eres capaz de hacerlo bien? Si te falta la verdad, ¿cómo puedes resolver esto? ¿Qué haces cuando se te da una comisión y sientes que está más allá de ti, que careces de la estatura para llevarla a cabo? Debes romperte la cabeza en busca de la verdad, debes orar y comunicarte con Dios en tu corazón día y noche, te debes dedicar en cuerpo y alma a practicar el amor de Dios y a satisfacerlo; de esta manera, se te garantiza recibir la obra del Espíritu Santo. Después de un período de adversidades, después de trabajar duro por algún tiempo, verás que el Espíritu Santo ha comenzado a obrar, que Dios está contigo, que el Espíritu Santo te guía y te sostiene y que hace que tu trabajo tenga un efecto. Sólo esto es la verdadera entrada en la realidad. Si eres incapaz de pagar un precio en tu cooperación, entonces nunca entrarás a la realidad. Para aquellos que buscan la verdad con resolución, cuantas más adversidades enfrenten, más seguirán adelante. No retroceden. Sólo las personas como esta tienen la esperanza de entrar en la realidad de la verdad. La conciencia plena de la voluntad de Dios no sólo es palabrerías, no sólo es algo de lo que hablas y nada más. Cuando encuentras adversidades, necesitas cooperar, buscar la verdad y finalmente resolverla; sólo esto es verdadera obediencia a la obra de Dios y verdadera cooperación. Cuando las personas no cooperan ni pagan un precio, ¿cómo podrían todavía imaginar que pueden entrar a la realidad de la verdad? ¿Cómo podrían seguir pensando en ser entrenadas y ser hechas completas por Dios? Esto no es nada más que fantasía. Entiendes cuando lo pongo de esta manera, ¿sí? Así que, ¿qué pasa cuando lleváis a cabo vuestro deber? ¿Dais vuestro todo al hacerlo? ¿Trabajáis duro por ello? Si no das tu todo, si no trabajas duro, entonces el precio que pagas es insuficiente. Cooperas un poco, pero no eres lo suficientemente leal. Te falta el espíritu de obediencia hasta la muerte. La cooperación no es sólo un asunto de decir ciertas palabras, ni es solamente un caso de simplemente hacer lo que está dentro de tu poder. Requiere que pagues un precio y sufras adversidades. ¿Cómo llaman los incrédulos a este tipo de espíritu? Lo llaman ejercitar tu corazón, romperte la cabeza. Si eres capaz de esto y si, como si esto fuera poco, eres capaz de la lealtad hasta la muerte, cuando la logres, eso será suficiente; seguramente serás hecho perfecto por Dios. Cuando hayas logrado el efecto de la obediencia hasta la muerte, entonces, después de uno o dos años, en tu corazón disfrutarás las bendiciones y el consuelo de Dios; lo que es más, tendrás la sensación de logro al haber entrado en la realidad de la verdad y, en última instancia, mirarás que los escogidos de Dios te asienten con la cabeza con satisfacción. Estarán convencidos y dirán: “Vemos el precio que has pagado, las adversidades que has sufrido, el esfuerzo que has hecho para llevar a cabo la voluntad de Dios”. Les quedará claro. Podrías sentir que has llevado a cabo la voluntad de Dios, pero en sus corazones los escogidos de Dios podrían estar pensando: “Él no ha soportado grandes adversidades. Hace todo tipo de trabajo, pero no ha pagado ningún gran precio, no ha sufrido muchas adversidades”. ¿Estás satisfecho con este resultado? ¿Es este un testimonio victorioso? Debes hacer que los escogidos de Dios digan: “Guau, esta persona es verdaderamente leal a la comisión de Dios. Realmente la admiramos. Ha sufrido realmente muchas adversidades. Una vez trató de resolver un problema y la primera vez falló y no compartió la verdad con claridad, pero después regresó a casa y oró y buscó este aspecto de la verdad y se preparó por dos días; cuando lo intentó otra vez, su compartición fue eficaz. Fuimos liberados y todos batimos las palmas aplaudiendo”. Mira, este es el efecto de pagar un precio. ¿Posees este aspecto de la realidad? Este es un verdadero testimonio. Cuando tienes un testimonio verdadero y te ganas la admiración sincera de los escogidos de Dios, ¿no es esta la entrada en la realidad de la verdad? ¿Has logrado este efecto en tu entrada a la realidad de la verdad? Esto queda claro para todos en su corazón. Si haces que los escogidos de Dios asienten con la cabeza y digan: “Esta persona ha sido fiel a la comisión de Dios, vemos esto, lo vemos claramente”, entonces esto es grandioso; ¿cómo podrías todavía ser acusado por Satanás? Los escogidos de Dios están convencidos y Dios está satisfecho, Dios está completamente satisfecho con el precio que has pagado, con tu cooperación, con el deber que has llevado a cabo. ¿Cuál es el estándar para la satisfacción de Dios? Has sido aceptado por los escogidos de Dios. Te aprueban y dicen: “Has hecho todo lo posible para guiarnos en entrar a la realidad de la verdad, en el cumplimiento de nuestro deber correctamente y en la realización de la voluntad de Dios. Has puesto tu corazón en ello”. ¿No es este el estándar para llevar a cabo la voluntad de Dios? Sólo si eres capaz de semejante lealtad y testimonio al llevar a cabo la voluntad de Dios, realmente entrarás a la realidad de la verdad.

Así que ahora sabes cómo hace Dios perfectas a las personas, ¿sí? ¿Cuál es la clave? La clave es si eres considerado con la voluntad de Dios y si realmente cooperas; cuando eres verdaderamente capaz de ser considerado con la voluntad de Dios y eres realmente cooperativo, estás en el proceso de ser hecho perfecto. Cuanto más cooperes, más obra en ti el Espíritu Santo, más Dios te esclarece e ilumina y te guía y te usa, permitiéndote emplear la verdad para resolver problemas. Y en esto, ¿no estás experimentando ser hecho perfecto por Dios? El proceso de ser usado por Dios es el proceso por el cual eres hecho perfecto por Dios. Cuanto más te use Dios, más considerado eres con Su voluntad y más obvia se vuelve la obra del Espíritu Santo y, de esta manera, obtendrás un mayor entendimiento de la verdad. ¿Y cuál es el efecto de cuanto más entiendes la verdad? Eres más sabio y más capaz cuando se trata de llevar a cabo la voluntad de Dios. La verdad, por sí sola, es la vida, la habilidad y la sabiduría. Cuanto más entiendes la verdad, más capaz y más inteligente eres en tu trabajo. Cuando tu entendimiento de la verdad es incisivo, nada te parece difícil; no importa qué trabajo estés haciendo o qué problema estés tratando de resolver, no presenta dificultades y sabes cómo actuar de manera eficaz y sabia; eres esclarecido y estás seguro sobre todo esto. Por lo que, cuanto más cooperes en la obra de Dios, más dispuesto estás a sufrir y a pagar un precio, por lo tanto, cuanto más obra el Espíritu Santo en ti y cuanto más obra Él, más directas, fáciles, relajadas y felices te parecen las cosas. Esto es lo que yo personalmente he experimentado; como resultado, el trabajo y las dificultades de la iglesia me parecen muy claros, lo que se debe a la obra del Espíritu Santo. Cuanto mayor sea el entendimiento de la verdad, mejores serán los efectos del trabajo y más capaz te volverás. ¿Y cómo se siente, cuanto más capaz te vuelves? Nada es difícil para ti. Puedes resolver cualquier problema y todo te llega fácilmente, estás relajado y feliz, no sufres ni te preocupas por las cosas. Cuando te encuentras con un problema, oras a Dios, pagas un precio, dedicas algo de tiempo; a veces renuncias a un par de horas de sueño. Después de que oras y sopesas las cosas, escribes la luz revelada por Dios; al día siguiente piensas las cosas otra vez. Cuando compartes en la reunión, todos dicen: “Guau, has compartido realmente bien, fue fresco y fue precisamente lo que me faltaba, fue exactamente lo que necesitaba”. Mira, ¿no es esta la obra del Espíritu Santo? Sin darte cuenta has obtenido la obra del Espíritu Santo y eres usado por Él; y cuando eres usado por Él, todo se siente libre y fácil, nada parece difícil. Así es como me siento. Por consiguiente, cuando haya algo que os parezca un problema, lo miro y digo: “¿Qué hay tan difícil en esto? Lo digo ahora”. No te preocupes por las dificultades tan pequeñas, incluso comandar a millones de soldados no parece difícil, ¿crees esto? No parece difícil en absoluto. Y llegará el día en que sentirás esto también. En este preciso momento dices: “Entonces, ¿por qué todo nos resulta tan difícil? ¿No estás exagerando?” Todo lo que puedo decir es esto: cuando llegue el día y entiendas la verdad y seas realmente usado por el Espíritu Santo, conocerás el sentimiento en mi corazón. Cuando las personas reciben la obra del Espíritu Santo, todo es relajado y feliz para ellas. En la Biblia, se dice que la carga del Señor es ligera (ver Mt 11:30). ¿Y lo que estoy diciendo no cumple estas palabras? Con la obra del Espíritu Santo todo parece fácil. Cuando entiendes la verdad, normalmente muestras habilidad y sabiduría; en pocas palabras, estás relajado y feliz cuando trabajas; no sólo relajado, sino que no sientes estrés, nada te resulta difícil y te sientes feliz, de buen humor. Así que cuando aceptas la comisión de Dios, debes ser considerado con la voluntad de Dios. Al principio, debes pagar un pequeño precio. Como no entiendes la verdad, tienes que pagar un precio y cuando realmente entiendes la verdad, entonces las cosas se vuelven más fáciles a medida que avanzas, el camino se hace cada vez más brillante y cuanto más trabajas, más fáciles se vuelven las cosas; así es como es. Entonces, ¿qué debes hacer ahora cuando te encuentres con algunas dificultades reales en tu trabajo? Hacer un esfuerzo por cooperar y pagar un precio para que recibas la obra del Espíritu Santo; esto es lo que es clave. Nada es difícil cuando tienes la obra del Espíritu Santo, que es tal como lo dije. Cuando el día llegue y realmente tengas la obra del Espíritu Santo y entiendas la verdad, entonces sabrás que lo que te estoy diciendo hoy es cierto y no en lo más mínimo un poco exagerado. Sin la obra del Espíritu Santo, las dificultades son grandes, todo te es terriblemente difícil, no hay nada que puedas hacer, estás con el agua hasta el cuello. Cuando realmente tienes la obra del Espíritu Santo, entonces las cosas no son difíciles; para Dios, no hay dificultad. ¿Confías en estas palabras? Sin la obra del Espíritu Santo, incluso los héroes se derrumban por los mínimos problemas; con la obra del Espíritu Santo, podrías cargar una montaña en tu espalda sin problemas. El Espíritu Santo es tan todopoderoso y Él es Dios mismo, tan omnipotente. Primero debes sufrir algunas adversidades y experimentarlas por un tiempo; primero debes resolver algunos problemas reales, obtener algunos discernimientos y, después de que hayas experimentado esto, las cosas serán fáciles.

Anterior:Varios aspectos de los problemas que se deben resolver para entrar en la realidad de la verdad

Siguiente:Cómo lograr ser hecho perfecto

También podría gustarte