App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Práctica y ejercicios para el comportamiento con principios

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

124. Los principios de expulsar a las personas de la iglesia

1. La iglesia debe seguir las palabras de Dios y la verdad y los principios prescritos en los arreglos de la obra para determinar que alguien no puede ser salvado, antes de tomar la decisión de expulsarlo;

2. La iglesia sólo debe implementar el procedimiento de expulsar a alguien si todo el pueblo escogido de Dios reconoce que, en esencia, esa persona pertenece a una de las cinco clases de personas que deben ser expulsadas. Nadie puede ser expulsado en base a transgresiones momentáneas;

3. La iglesia debe expulsar a las personas que pertenecen a la pandilla de un anticristo, que siguen al anticristo y que corren y trabajan duro por el anticristo y no se arrepienten;

4. Una persona sólo puede ser expulsada si los líderes y colaboradores de todos los niveles y más del 80% de los miembros de la iglesia han determinado que ella no puede ser salvada.

Las palabras relevantes de Dios:

Dios salva a los que pueden cobrar vida, que pueden ver la salvación de Dios, que pueden ser leales a Dios y que están dispuestos a buscar a Dios. Él salva a los que creen en la encarnación de Dios y creen en Su aparición. Algunas personas pueden cobrar vida y algunas personas no; esto depende de si su naturaleza puede ser salvada o no. Muchas personas han escuchado un montón de palabras de Dios pero no entienden la voluntad de Dios, han escuchado muchas palabras de Dios pero todavía no son capaces de ponerlas en práctica, son incapaces de vivir cualquier verdad y también interfieren deliberadamente con la obra de Dios. Son incapaces de hacer ninguna obra de Dios, no pueden consagrar nada a Él, y también en secreto gastan el dinero de la iglesia y comen en la casa de Dios gratis. Estas personas están muertas y no serán salvas.

de ‘¿Has cobrado vida?’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

Respecto a las condiciones de las personas, unas se resistieron, algunas se rebelaron y otras se quejaron, incurrieron en una mala conducta, cometieron actos contra la iglesia o hicieron cosas que perjudicaron a la familia de Dios. Su final será determinado con respecto a su naturaleza y a toda la amplitud de su conducta. Algunas personas son malvadas, algunas son necias, algunas son bobas y otras son animales. Todas las personas son distintas. Algunas personas malvadas están poseídas por espíritus malignos, mientras que otras son mensajeras de Satanás, el diablo. Respecto a su naturaleza, algunas son particularmente siniestras, algunas son particularmente astutas, algunas son especialmente avariciosas de dinero, mientras que otras son sexualmente promiscuas. La conducta difiere de una persona a otra, de modo que cada cual debería considerarse de una forma exhaustiva según su naturaleza y su conducta personales. […] pueden hacer por instinto. Dios trata con cada persona según el ambiente del momento, la situación real, las acciones de las personas, su actuación y sus expresiones, así como el entorno y el contexto en el que éstas se hallan. Dios no agraviará nunca a nadie. Ésta es la justicia de Dios.

de ‘Qué tipo de personas serán castigadas’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

Las personas demoniacas son las que no practican la verdad; su esencia es la de resistir y ser desobedientes a Dios y no tienen la más mínima intención de obedecer a Dios. Tales personas van a ser destruidas. Si tienes la verdad o si resistes a Dios se determina de acuerdo a tu esencia, no de acuerdo a tu apariencia o tu discurso y tu conducta ocasionales. La esencia de cada persona decide si será destruida; esto se determina de acuerdo con la esencia que revela su conducta y su búsqueda de la verdad. Entre las personas que obran del mismo modo y hacen cantidades similares de obras, aquellas cuyas esencias humanas sean buenas y que posean la verdad son las personas que pueden permanecer, pero aquellas cuyas esencias humanas sean malas y desobedezcan al Dios visible son las que van a ser destruidas.

de ‘Dios y el hombre entrarán juntos en el reposo’ en “La Palabra manifestada en carne”

Aquellos que han sido corrompidos por Satanás tienen un carácter corrupto. Pero mientras que algunas personas sólo tienen un carácter corrupto hay otras que no son así, no sólo tienen carácter satánico corrupto, sino que sus naturalezas también son malignas en extremo. Todo lo que hace y dice este tipo de persona no sólo está expresando su corrupto carácter satánico, sino que ellos mismos son el verdadero diablo Satanás. Todo lo que hacen es interrumpir y perturbar la obra de Dios, alterar la entrada a la vida de hermanos y hermanas y destruir la vida normal de la iglesia. Estos lobos con piel de oveja deben ser eliminados tarde o temprano, y hay que adoptar una actitud despiadada hacia estos lacayos de Satanás que no sea de ninguna manera cortés; hay que adoptar una actitud de abandono hacia ellos. Sólo haciendo esto se puede estar del lado de Dios y aquellos que no pueden hacerlo están aliados con Satanás.

de ‘Una advertencia a los que no practican la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Negar a los lacayos de Satanás y los malos espíritus que interrumpen y destruyen lo que estoy construyendo, cualquier oportunidad para explotar las cosas a su favor. Deben ser severamente limitados y restringidos y sólo se puede tratar con ellos por medio del uso de espadas afiladas. Los peores deben ser arrancados de raíz de inmediato para que no representen ninguna amenaza en el futuro. Y la iglesia será perfeccionada, no habrá ninguna discapacidad y será saludable, llena de vitalidad y energía.

de ‘La trigésima quinta declaración’ en “La Palabra manifestada en carne”

Si hay varias serpientes villanas locales en una iglesia, así como algunas pequeñas moscas que las siguen que no tienen discernimiento alguno, si los de la iglesia todavía no pueden desechar las ataduras y la manipulación de estas serpientes después de haber visto la verdad, entonces estos tontos serán finalmente eliminados. Aunque puede ser que estas pequeñas moscas no hayan hecho nada terrible, son aún más astutas, aún más resbaladizas y evasivas y todos los que son como ellas serán eliminados. ¡No quedará ni uno! Aquellos que pertenecen a Satanás serán devueltos a Satanás, mientras que aquellos que pertenecen a Dios seguramente irán en busca de la verdad; esto está determinado por su naturaleza. ¡Que todos los que siguen a Satanás perezcan! No se mostrará piedad a estas personas. Que los que buscan la verdad alcancen la provisión y permítanles que se complazcan en la palabra de Dios para alegría de sus corazones. Dios es justo; no trata a las personas injustamente. Si eres un diablo entonces serás incapaz de practicar la verdad. Si eres alguien que busca la verdad, entonces es seguro que no serás llevado cautivo por Satanás. Esto está más allá de toda duda. […]

[…] Debido a su mezquina inteligencia, aquellos que no tienen discernimiento vendrán a la ruina en manos de personas malvadas y serán desviados por personas malvadas y no podrán regresar. Estas personas deben ser manejadas de esta manera, ya que no aman la verdad, porque son incapaces de ponerse del lado de la verdad, porque siguen a las personas malvadas, porque están del lado de las personas malvadas, y porque están aliados con malvados y desafían a Dios. Saben perfectamente que esas personas malvadas irradian el mal, pero endurecen sus corazones y las siguen, y se mueven en contra de la verdad. ¿No están haciendo el mal estas personas que no practican la verdad, sino que hacen cosas destructivas y abominables? Aunque hay entre ellos los que se llaman "reyes" y los que les siguen su rastro, ¿no son todas sus naturalezas igualmente desafiantes para Dios? ¿Qué excusa pueden tener para decir que Dios no los salva? ¿Qué excusa pueden tener para decir que Dios no es justo? ¿No es su propio mal el que los destruirá? ¿No es su propia rebeldía la que los arrastrará al infierno? Aquellos que practican la verdad, al final, serán salvos y perfeccionados a través de la verdad. Aquellos que no practican la verdad al final invitarán a la ruina a través de la verdad. Estos son los fines que esperan a los que practican la verdad y a los que no la practican.

de ‘Una advertencia a los que no practican la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Comunión del hombre:

La familia de Dios asciende y utiliza a las personas basándose en su esencia y de acuerdo con tres principios y criterios. La familia de Dios también determina si una persona debe ser o no expulsada y eliminada en base a su esencia. Eso no se basa en absoluto en la transgresión momentánea de alguien ni en un período de mala actuación. Aunque alguien haya cometido una transgresión grave, debe ser tratado según su esencia. Sólo al basar el trato y castigo en la esencia de una persona puede garantizarse que estas decisiones estarán de acuerdo con las intenciones de Dios y que no se cometerán errores. Por ejemplo, la iglesia expulsa a las personas poseídas por demonios, a las que pertenecen a la categoría de los anticristos que juzgan persistentemente la obra de Dios y al hombre usado por el Espíritu Santo, a las que cometen continuamente adulterio, a las que son homosexuales y a las que están continuamente fuera de control y perturban la obra de la familia de Dios. De hecho, cuando se trata de expulsar a estas personas, ello debe basarse en el hecho de que en esencia, ellas pertenecen completamente a Satanás y no pueden ser salvadas. Fundamentalmente, estas personas no son las que Dios ha seleccionado de antemano. Son simplemente miembros malvados y oportunistas que se han colado en la familia de Dios. Por tanto, por muchas personas de esta clase que haya, deben ser expulsadas. Definitivamente no es un error. Como son tratadas según su esencia y no en base a una transgresión momentánea, esto está completamente de acuerdo con los requerimientos de Dios. Si esto se basa solamente en las transgresiones momentáneas de alguien, es fácil arruinar la vida de personas que tienen transgresiones pero que pueden arrepentirse genuinamente. La familia de Dios nunca ha permitido la expulsión de personas que han cometido transgresiones graves pero que pueden arrepentirse genuinamente. […] Cuando la iglesia expulsa o purga a alguien, debe entender totalmente su esencia. Como mínimo, debe entenderse totalmente que esta persona no cambiaría a pesar de creer durante muchos años más, que no busca en absoluto la verdad, que básicamente no posee la conciencia ni el sentido de una persona normal y que el Espíritu Santo no obra en absoluto en ella. Solamente debe ser purgada o expulsada si todo el mundo acepta que es una persona de esta clase. De esta manera, se garantiza que no se cometerá un error. Si no entiendes las intenciones de Dios en cuanto a qué clase de personas Él salva, abandona o elimina, entonces no hay manera de que puedas llevar a cabo la obra de la familia de Dios cuando se trata de purgar y expulsar personas. Hasta el día de hoy, sigue habiendo algunas personas confundidas que creen que mientras tengas fe en Dios puedes ser salvado y que Dios no abandona a nadie. Los que tienen esta clase de idea, como no entienden las intenciones de Dios, tendrán definitivamente conceptos cuando se trate de la obra de la familia de Dios de expulsar y purgar personas. Si no puedes entender totalmente la esencia de las personas que tienen que ser eliminadas, es fácil producir conceptos. Con el fin de garantizar la precisión y la veracidad, en el pasado, la familia de Dios tenía una provisión. Antes de que alguien fuera expulsado, los líderes y diáconos de la iglesia tenían que estar completamente de acuerdo. Además, la decisión tenía que pasar por la inmensa mayoría (80% o más) del pueblo escogido de Dios en la iglesia antes de que esta persona pudiera ser expulsada. Esta provisión sigue siendo efectiva.

de ‘Compartiendo algunas preguntas’ en “Anales de la Comunión y los Arreglos de la Obra de la Iglesia (I)”

Seguidamente exponemos una descripción explícita de las cinco clases de personas que deben ser expulsadas:

1) Las que pertenezcan verdaderamente al grupo de personas poseídas por demonios o que tengan la obra grave de espíritus malignos deben ser expulsadas. Esto nunca es un error. Todos los homosexuales que no se arrepientan también pertenecen a este grupo. Lo natural es que también sean expulsados. Las personas que sólo tengan un poco de la obra de espíritus malignos deben ser tratadas de forma diferente. Por ejemplo, las que ocasionalmente han hablado en lenguas, visto cosas extrañas, oído voces casuales o tenido sueños extraños, etc. Estas no pertenecen al grupo de los poseídos por demonios. Si estas personas buscan la verdad, pueden ser salvadas completamente. Por tanto, no se permite en absoluto expulsar a quienes tengan un poco de la obra de espíritus malignos. Las personas de las que se sepa públicamente que están poseídas por demonios, incluyendo a las que tienen claramente la obra de espíritus malignos, pueden ser expulsadas.

2) Las que pertenezcan verdaderamente a la categoría de los falsos Cristos y anticristos que confunden a las personas deben ser expulsadas. Esto nunca es un error. Todas las personas que piensan que son los hijos primogénitos o más amados y que hacen que las personas las acepten y se sometan a ellas, todas las que dan testimonio de que ellas mismas son Cristo o de que han sido enviadas por Dios para llevar a cabo nueva obra, todos los que rechazan la guía del hombre usado por el Espíritu Santo y hacen otra cosa, todos los que juzgan frecuentemente la obra de Dios, dicen blasfemias contra Dios y difunden rumores que denigran y atacan al hombre que el Espíritu Santo usa y todos los que reciben la obra de espíritus malignos y se han convertido en parte de una banda que empieza a confundir a las personas son falsos Cristos y anticristos que confunden a las personas. Algunas personas sólo tienen algunas nociones cuando se trata de Dios o tienen algunos prejuicios cuando se trata del hombre que el Espíritu Santo usa, pero no tienen un corazón hostil y pueden buscar la verdad y obedecer toda la obra de Dios. Si esta clase de persona dice o hace ocasionalmente algo incorrecto pero puede arrepentirse, no puede ser en absoluto tratada como un anticristo ni ser expulsada. Los que son verdaderamente anticristos quieren controlar al pueblo escogido de Dios y establecer un reino independiente. Están los que no siguen los arreglos de la obra de los de arriba cuando llevan a cabo la obra y, en su lugar, hacen algo totalmente diferente o incluso rechazan los arreglos de la obra y las comunicaciones de los de arriba basándose en la excusa de que sospechan que esos arreglos y comunicaciones pueden no ser verdaderas. Controlan firmemente al pueblo escogido de Dios en sus propias manos. Rechazan el riego, las provisiones y el pastoreo integrados de los de arriba. Esta clase de personas son puros anticristos. No hay duda de ello. Estas clases de colaboradores y líderes deben ser sustituidos. Los que han cometido los hechos más graves deben ser expulsados.

3) Las que pertenezcan verdaderamente al grupo de personas que son como Judas, que venden a su Señor y amigos y sirven en el nombre de Satanás para capturar a sus hermanos y hermanas deben ser expulsadas. Esto nunca es un error. Si una persona, después de haber sido capturada, sólo confiesa un poco de información y además no ayuda a Satanás a vigilar o capturar a nuestros hermanos y hermanas, entonces si esta clase de persona solía actuar relativamente bien y muestra arrepentimiento, no debe ser expulsada. Aíslala durante tres a cinco meses para que haga examen de conciencia. Si no hay un problema muy grande, puede ser restaurada a la vida de iglesia. En cuanto a una persona cuya naturaleza humana sea mala y no haya hecho ninguna buena obra en el pasado, si ha sido capturada y se convierte en Judas, entonces puede ser expulsada. Si se ha convertido en cómplice de Satanás, vigila a nuestros hermanos y hermanas y sirve al gran dragón rojo, esta persona debe ser expulsada. Nunca es erróneo expulsar a estas clases de personas que traicionan a Dios y sirven como cómplices de Satanás para hacer daño al pueblo escogido de Dios.

4) Las que sean verdaderamente personas malvadas deben ser expulsadas. Esto nunca es un error. Los siguientes son los pocos tipos de personas malvadas: las que perturban persistentemente la vida de iglesia, forman bandas que siembran disensión y se apartan de la iglesia. No hay forma de llevarse bien con ellas. Todo el mundo detesta a estas manzanas podridas. Otro tipo de personas malvadas son las propensas a demandar a la iglesia o a los líderes. Son capaces de hacer toda clase de cosas malas. Las que continuamente cometen adulterio, se niegan a arrepentirse e influencian negativamente a las personas. Por último, están las que son corruptas y malversan el dinero de la familia de Dios. Estas pocas clases de personas son verdaderamente personas malvadas. Sin embargo, sólo deben ser expulsadas las que todos los de la iglesia hayan determinado como malvadas. Si alguien sólo hizo un hecho malvado una vez, cometió una transgresión o una ofensa contra un líder, estas clases de circunstancias definitivamente no pueden tratarse como si la persona que las comete fuera una mala persona y esta no debe ser expulsada. Cometer un acto malvado una vez pertenece a la misma categoría que una transgresión momentánea. Eso no significa que la persona sea mala. Sólo las que cometen muchas y variadas maldades son personas malvadas. Independientemente de qué transgresiones haya cometido una persona, siempre que pueda arrepentirse, tiene esperanza de ser salvada. No debe ser expulsada en absoluto. Sólo pueden ser expulsadas las personas de las que se sabe públicamente que son personas malvadas. Esto nunca puede ser un error.

5) Las que roben los sacrificios, sean corruptas o defrauden dinero de la familia de Dios deben ser expulsadas. Esto nunca es un error. Si una persona es corrupta, defrauda, roba los recursos económicos de la iglesia o los entrega a espíritus malignos, anticristos o personas malvadas, o si ve que los recursos económicos de la iglesia están en peligro pero no se ocupa rápidamente de la situación dando lugar a inmensas pérdidas para la iglesia, ella pertenece al grupo de personas que roba los sacrificios. Tales personas deben ser expulsadas. Si una persona ha usado dinero inapropiadamente y es por tanto criticada por todo el mundo, esto es una transgresión y debe tratarse de forma diferente. Se debe dar una oportunidad de arrepentimiento a este individuo. Así es como hay que tratar esta situación adecuadamente. Las personas que en particular hayan malversado grandes sumas de dinero de la familia de Dios deben ser expulsadas y la deuda debe retribuirse. Si se niegan a reembolsar a la iglesia, entonces debe ejecutarse una retribución punitiva.

de ‘Los anticristos y demonios malvados deben ser totalmente expulsados para rebelarse y triunfar verdaderamente sobre Satanás’ en “Anales de la Comunión y los Arreglos de la Obra de la Iglesia (II)”

Todos y cada uno de los cómplices y seguidores intransigentes de los anticristos y demonios pertenecen a la misma categoría que estos. Definitivamente no son personas que hayan sido confundidas ni explotadas. Deben ser expulsadas junto con los anticristos y demonios. No les des una oportunidad de arrepentirse. Las personas que pueden ser catalogadas como verdaderamente confundidas por los anticristos son nuevos creyentes que no entienden la verdad en lo más mínimo y no saben cómo diferenciar. Sin embargo, creen verdaderamente en Dios y su naturaleza humana es relativamente buena. Se les debe dar una oportunidad de arrepentirse. Si una persona ha seguido a un anticristo en el pasado pero no ha cometido ninguna maldad importante y después de descubrir que el anticristo no tiene la verdad y es malvado lo abandona y vuelve después a una senda adecuada, tal persona puede ser exenta de la investigación. En cuanto a las que han formado parte de la banda del anticristo y han confundido a personas en el pasado, obligado a personas a hacer cosas malvadas y perturbado la obra de la iglesia, si pueden exponer la conducta malvada de los anticristos, además de maldecirlos y denunciarlos públicamente, entonces pueden ser salvadas de la expulsión. Si cualquiera que se haya convertido en miembro de la banda del anticristo no se ha arrepentido verdaderamente ni puede denunciarlo ni exponerlo públicamente, tal persona debe ser expulsada.

de ‘Dios se glorifica únicamente por limpiar profundamente la iglesia y garantizar la suave expansión del evangelio del reino’ en “Anales de la Comunión y Arreglos de la Obra de la iglesia (II)”

El poder de la iglesia para aislar y expulsar a las personas es justo y debe ser protegido. La condición previa es que debe implementarse de acuerdo con los arreglos de la obra de los de arriba. No se debe permitir en absoluto a los líderes individuales explotar esta ventaja ni utilizar la autoridad de la iglesia para atacar, tomar represalias ni atrapar al pueblo escogido de Dios. […] Cuando la iglesia implementa los procedimientos para aislar o expulsar a un individuo, la idea principal es que al menos el 80% de los miembros de la iglesia estén de acuerdo con la acción. Esto no es algo que un líder individual ni una minoría de personas puedan decidir. Hay una diferencia significativa. Que un líder aísle o expulse a alguien es completamente diferente a que la iglesia lo haga. Se prohíbe que un líder tenga tal poder. Sin embargo, es razonable que la iglesia tenga esa clase de poder. Nunca puede prohibirse. […] Cuando la iglesia expulsa a alguien, debe haberse comprobado que esta persona no tiene naturaleza humana, no busca la verdad en lo más mínimo, no tiene esperanza alguna, no puede rendir ningún servicio en absoluto, es básicamente basura y no ofrece ningún beneficio para la iglesia. Sólo esta clase de persona, así como las que pertenecen a las cinco clases de personas pueden ser expulsadas. Por supuesto, al menos el 80% de las personas en la iglesia deben aprobar estas medidas. Este es el poder de la iglesia para aislar y expulsar a las personas. Esta es la forma apropiada de implementar el aislamiento y la expulsión de las personas de la iglesia.

de ‘Doce asuntos urgentes que las iglesias de todas las áreas deben solucionar’ en “Anales de la Comunión y los Arreglos de la Obra de la Iglesia (II)”

Anterior:Los principios de verificar vuestros deberes y posiciones

Siguiente:Los principios de cómo abordar el conocimiento y la ciencia

También podría gustarte