¿Qué es un líder falso o un pastor falso? ¿Cómo se puede discernir un falso líder o un falso pastor?

Las palabras relevantes de Dios:

El hombre alcanza con mucha facilidad la obra en la mente del hombre. Pastores y líderes en el mundo religioso, por ejemplo, confían en sus dones y posiciones para hacer su obra. Las personas que los siguen por un largo tiempo se van a infectar con sus dones y van a ser influidas por algo de lo que ellos son. Se enfocan en los dones, habilidades y conocimiento de las personas, y prestan atención a algunas cosas sobrenaturales y a muchas doctrinas profundas pero poco realistas (por supuesto, estas doctrinas profundas son inalcanzables). No se enfocan en los cambios en el carácter de las personas, sino que se enfocan en entrenar la predicación y las habilidades de obra de las personas, mejorando el conocimiento y las ricas doctrinas religiosas de las personas. No se enfocan en qué tanto cambia el carácter de las personas o qué tanto las personas entienden la verdad. No se interesan en la esencia de las personas, mucho menos tratan de conocer los estados normales y anormales de las personas. No contraatacan las nociones de las personas ni ponen de manifiesto sus nociones, mucho menos corrigen sus deficiencias o corrupciones. La mayoría de las personas que los siguen sirven con sus dones naturales, y lo que expresan es un conocimiento y una verdad religiosa vaga, que están fuera de contacto con la actualidad y son completamente incapaces de darles vida a las personas. De hecho, la esencia de su obra es alimentar el talento, alimentar a una persona sin nada en un talentoso graduado del seminario que después va a hacer la obra y liderar.

de ‘La obra de Dios y la obra del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

Servir a Dios no es una tarea sencilla. Aquellos cuyo carácter corrupto permanece inalterado no pueden servir nunca a Dios. Si tu carácter no ha sido juzgado ni castigado por la palabra de Dios, entonces tu carácter aún representa a Satanás. Esto es suficiente para probar que tu servicio a Dios surge de tu buena intención. Es un servicio basado en tu naturaleza satánica. Tú sirves a Dios con tu temperamento natural y de acuerdo con tus preferencias personales; lo que es más, sigues pensando que Dios se deleita en lo que sea que deseas hacer y odia lo que sea que no deseas hacer, y eres guiado completamente por tus propias preferencias en tu labor. ¿Puede esto llamarse servir a Dios? En última instancia, tu carácter de vida no cambiará ni un ápice; más bien, te volverás aún más obstinado porque has estado sirviendo a Dios, y esto hará que tu carácter corrupto se arraigue profundamente. De esta manera, tú desarrollarás reglas en tu interior sobre el servicio a Dios que se basan principalmente en tu propio temperamento y en la experiencia derivada de tu servicio según tu propio carácter. Esta es una lección de la experiencia humana. Es la filosofía de vida del hombre. Personas como estas pertenecen a los fariseos y a los funcionarios religiosos. Si nunca se despiertan y se arrepienten, finalmente se convertirán en los falsos Cristos que aparecerán en los últimos días y que serán los engañadores de los hombres. Los falsos Cristos y engañadores de los que se ha hablado surgirán de entre esta clase de personas.

de ‘La forma religiosa de servicio debe prohibirse’ en “La Palabra manifestada en carne”

¿Por qué han invertido mucho esfuerzo la mayoría de las personas en leer las palabras de Dios, pero después sólo tienen conocimiento y no pueden decir nada sobre una senda real? ¿Piensas que tener conocimiento equivale a tener la verdad? ¿No es este un punto de vista confundido? Tú eres capaz de hablar de tanto conocimiento como hay arena en una playa, pero nada de eso contiene una senda verdadera. En esto, ¿no estás engañando a las personas? ¿No es esto mucho ruido y pocas nueces? ¡Actuar de esta manera es perjudicial para las personas! Cuanta más alta la teoría, más desprovista está de la realidad y más incapaz es de llevar a las personas a la realidad; cuanta más alta la teoría, más te hace desafiar a Dios y oponerte a Él. No trates las teorías más sublimes como un precioso tesoro; ¡son perniciosas y no sirven para nada! Tal vez algunas personas pueden hablar de las teorías más elevadas, pero tales teorías no contienen nada de la realidad, porque estas personas no las han experimentado personalmente y, por lo tanto, no tienen ningún sendero para practicar. Tales personas no pueden llevar al hombre por el camino correcto y sólo lo llevarán por el camino equivocado. ¿No es esto perjudicial para las personas? Por lo menos debes poder resolver los problemas presentes y permitirles a las personas lograr la entrada; sólo esto cuenta como devoción y sólo entonces estarás calificado para trabajar para Dios. No hables siempre palabras exageradas y fantasiosas y no obligues a las personas y hagas que te obedezcan con tus muchas prácticas inadecuadas. Hacerlo así no tendrá ningún efecto y sólo puede aumentar la confusión de las personas. Guiar a las personas de esta manera producirá muchas reglas, lo que hará que la gente te abomine. Esta es la deficiencia del hombre y realmente es insoportable.

de ‘Enfócate más en la realidad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Algunas personas trabajan y predican y, aunque en la superficie parece como si estuvieran enseñando la palabra de Dios, de todo lo que están hablando es de su significado literal, pero no se menciona nada de importancia. Sus sermones son como enseñar de un libro de texto; las palabras de Dios están arregladas, artículo por artículo, aspecto por aspecto y cuando han acabado, todos cantan sus alabanzas y dicen: “Esta persona posee la realidad Ha predicado tan bien y con tanto detalle”. Después de que terminan de predicar, les dicen a los demás que junten todo y lo envíen a todos. Sus acciones se convierten en engaño para los demás y todo lo que predican son falacias. En la superficie parece que están predicando únicamente la palabra de Dios y que sus palabras se conforman a la verdad. Pero con un discernimiento más cuidadoso verás que no es nada sino letras y doctrinas y un falso razonamiento junto con algunas imaginaciones y nociones humanas así como algunas porciones que delimitan a Dios. ¿Acaso no es esta clase de predicación una interrupción a la obra de Dios? Es un servicio que se opone a Dios.

de ‘Sin la verdad es fácil ofender a Dios’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Vuestro conocimiento sólo puede proveer a las personas durante un cierto tiempo. Conforme pasa el tiempo, si sigues diciendo lo mismo, algunas personas podrán darse cuenta; dirán que eres demasiado superficial, que verdaderamente careces de profundidad. La única opción que tendrás será intentar engañar a las personas predicando doctrinas. Si siempre actúas así, los que están por debajo de ti seguirán tus métodos, tus pasos y tu modelo para creer en Dios y experimentar, y pondrán esas palabras y doctrinas en práctica. Al final, como sigues predicando y predicando, llegarán a usarte como ejemplo. Hablas de doctrinas cuando guías a las personas, así que los que están por debajo de ti aprenderán doctrinas de ti y, conforme las cosas avancen, habrás tomado el camino equivocado. Quienes están por debajo de ti tomarán el camino que tú tomes; todos aprenderán de ti y te seguirán, así que tú sentirás: “Soy poderoso ahora; muchas personas me escuchan y la iglesia está a mi entera disposición”. Esta naturaleza de traición dentro del hombre hace que, sin darte cuenta, conviertas a Dios en una mera figura decorativa, y que tú mismo formes entonces algún tipo de denominación. Así es como surgen las diferentes denominaciones. Simplemente observa a los líderes de cada denominación: son todos arrogantes y farisaicos e interpretan la Biblia fuera de contexto y según su propia imaginación. Todos confían en los dones y la erudición para hacer su obra. Si fueran incapaces de predicar nada, ¿les seguirían esas personas? Después de todo, poseen cierto conocimiento y pueden predicar sobre cierta doctrina o saben cómo convencer a los demás y cómo usar algunos artificios. Los usan para llevar a las personas ante ellos y engañarlas. Esas personas creen en Dios sólo de nombre, pero, en realidad, siguen a sus líderes. Si se encuentran con alguien que predica el camino verdadero, algunos de ellos dicen: “Tenemos que consultarle a nuestro líder respecto a nuestra creencia”. Su fe tiene que pasar por un ser humano. ¿No es esto un problema? ¿En qué se han convertido, pues, esos líderes? ¿Acaso no se han vuelto fariseos, falsos pastores, anticristos y obstáculos para que las personas acepten el camino verdadero?

de ‘Sólo la búsqueda de la verdad es la verdadera creencia en Dios’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

Servir de una manera religiosa significa servir totalmente de acuerdo con los métodos y prácticas de servicio tradicionales de la religión, acatando firmemente todo tipo de rituales religiosos, y guiar a las personas únicamente de acuerdo con el conocimiento de la Biblia. En apariencia, esto parece vigoroso y lleno de sabor religioso, perfectamente conforme a los conceptos de las personas y estas no tienen críticas al respecto, pero está completamente desprovisto de la obra del Espíritu Santo. Las personas que sirven de esta manera dan sermones que constituyen doctrinas religiosas y conocimiento bíblico, lleno de conceptos religiosos y carece del esclarecimiento del Espíritu Santo. Y las reuniones que llevan a cabo no tienen vida. Después de muchos años con este tipo de servicio, el pueblo escogido de Dios no puede recibir la verdad, no puede conocer u obedecer a Dios ni entrar en el camino correcto de la creencia en Dios. Como lo que las personas buscan no es la salvación, sino la gracia y las bendiciones, los cambios en el carácter de vida de las personas no pueden verse y estas terminan con las manos vacías. Esta es la consecuencia de la forma religiosa de servir. Es evidente que este tipo de personas que sirven a Dios realmente no entienden la obra de Dios y tampoco entienden los propósitos de Dios. No saben lo que significa cooperar con la obra del Espíritu Santo, y esto es, simplemente, el caso de los ciegos que guían a los ciegos. Llevan al pueblo escogido de Dios por el camino equivocado. Creen en Dios, pero se oponen a Dios y no lo conocen. Al igual que los fariseos, no pueden ser salvos.

de ‘Sólo entrando primero al camino correcto de la creencia en Dios, se puede andar el camino correcto de servir a Dios’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Todos los pastores y líderes en el mundo religioso han sido entrenados dentro de seminarios, y simplemente están certificados para ser pastores. No tienen prueba de la obra del Espíritu Santo ni del permiso de Dios en lo absoluto. Esto es un hecho. Se requiere entender algo de la Biblia, pero lo verdaderamente crucial es que la persona debe conocer la obra de Dios para estar calificada para la obra de pastorear a la iglesia. La Biblia es el registro de las primeras dos etapas de la obra de Dios, así que sin leer la Biblia, resulta imposible entender los hechos históricos de la aparición de Dios y Su obra. También es imposible conocer qué verdades expresó Dios en las dos etapas previas de Su obra, y no hay forma de obtener respuestas claras en relación con los muchos misterios de la verdad que las personas deben entender. Es por eso que leer la Biblia es indispensable para la fe en Dios, pero confiar en nada más que en el conocimiento de la Biblia no puede hacernos alcanzar el conocimiento de Dios. Se debe pasar por el esclarecimiento, la iluminación, la guía, el entrenamiento y la perfección de la obra del Espíritu Santo para entender verdaderamente las palabras de Dios y la verdad y alcanzar el conocimiento de Dios. Alcanzar un entendimiento de la verdad depende de experimentar la obra de Dios y del esclarecimiento e iluminación por parte del Espíritu Santo. Esto no se obtiene simplemente en base a la investigación y dominio del conocimiento bíblico. Muchos pastores en los círculos religiosos tienen un entendimiento muy detallado de la Biblia, pero no tienen absolutamente ningún entendimiento de la obra de Dios. Eso se debe primordialmente a que no tienen la obra del Espíritu Santo. ¿Por qué cuando algunas personas leen las palabras de Dios se van con el esclarecimiento del Espíritu Santo, pero cuando otras leen las palabras de Dios, no tienen nada de Su obra? Esto expone si la fe de las personas es auténtica y si aman o no la verdad. Muchas personas asisten al seminario para ser pastores, y ya sea que tengan el motivo correcto o no, lo más importante es que deben amar y buscar la verdad. Esta es la única forma de obtener la obra del Espíritu Santo. Sólo pasando por varios años de la obra del Espíritu Santo puede una persona entender realmente la verdad y entrar en la realidad de la verdad. Esta es la única forma de estar calificado para guiar y pastorear al pueblo escogido de Dios. Confiar únicamente en una certificación como pastor para guiar al pueblo escogido de Dios es un concepto totalmente humano y está totalmente alejado de los propios requisitos de Dios. Por ejemplo, cuando el Señor Jesús vino, ¿por qué no entró al templo y llamó a los principales sacerdotes judíos, escribas y fariseos, sino que, en su lugar, salió entre las personas a buscar a quienes amaban y buscaban la verdad para encontrar a Sus apóstoles? La voluntad de Dios puede entenderse a partir de esto. Aquellos que no aman la verdad son completamente incapaces de obtener la verdad, así que también son incapaces de pastorear al pueblo escogido de Dios. Así se hará claramente evidente qué personas le gustan a Dios realmente, a cuáles realmente salvará, a cuáles usará realmente y a las que Él realmente detesta. La mayoría de los pastores en los círculos religiosos carecen de la obra del Espíritu Santo, lo cual muestra que ellos no son los que aman o buscan la verdad y no tienen forma de obtener la obra del Espíritu Santo. Esta es, también, una de las principales razones por las que el mundo religioso carece de la obra del Espíritu Santo.

de ‘¿Por qué el mundo religioso siempre se ha resistido a Dios mientras le sirve?’ en “Sermones y comunión de lo de arriba (Selecciones)”

Ahora hablaré sobre los cinco principios de cómo distinguir a un líder falso: El primer principio consiste en que la mayoría de los líderes falsos no aman la verdad y no buscan la verdad y, por tanto, carecen de la obra del Espíritu Santo. Una minoría de ellos, o algunos individuos que tienen buena humanidad, pueden carecer de la obra del Espíritu Santo, porque sólo han creído en Dios por poco tiempo, porque no saben cómo buscar la verdad o son incapaces de buscar la verdad de una manera normal, ya que están constreñidos por ciertas cosas. Cualquiera que haya servido como líder de tres a cinco años y que todavía no tenga la obra del Espíritu Santo, definitivamente no es alguien que ame la verdad o que busque la verdad y, casi con toda seguridad, es un líder falso. El segundo principio es que los líderes falsos sólo predican letras y doctrinas, están completamente desprovistos de la realidad de la verdad, son absolutamente incapaces de usar la verdad para resolver los problemas y no son capaces de convencer a las personas de corazón y por medio de la palabra. El tercer principio es que, como carecen de la realidad de la verdad, los líderes falsos son incapaces de llevar a cabo ninguna obra real y no pueden guiar al pueblo escogido de Dios a la realidad de la verdad. Siempre hacen su trabajo de una manera superficial y si se les fuerza a hacer algo, entonces obligan a los demás a hacer cosas que están más allá de su capacidad y reprenden y tratan a otros al azar. Como no tienen la verdad, no pueden convencer a otros por tenerla, así que los líderes falsos utilizan los métodos de la poda y el trato. Se agarran de las fallas de los demás y constantemente los oprimen, deseando someterlos por medio de reprimendas y castigos para mostrarles su autoridad como líderes; esto es un líder falso. Un líder verdadero usa la verdad para convencer a las personas, usa la verdad para resolver problemas y es admirado por otros; un líder falso oprime a los demás, se agarra de las faltas de los demás y constantemente los reprende y hace que se comparen contra la palabra de Dios, y los hace sentirse obligados a hacer cosas que están más allá de sus capacidades. Al final, el líder falso los pone bajo su control y los hace creer: “En verdad no poseo la realidad de la verdad. Me hacen falta muchas cosas y no busco la verdad. Lo que mi líder dice es correcto”. Se dejan convencer de corazón y de palabra por el líder falso, pero no están realmente convencidos porque el falso líder tenga la verdad, sino porque el falso líder los ha tratado y atormentado. Este es un medio específico que emplean los líderes falsos, utilizar la hipocresía y revestir la falsedad como la verdad. Como no pueden convencer a las personas por medio de tener la verdad, tienen que emplear otro método, pensando: “Me aprovecharé de tus problemas al azar y te trataré, te convenceré y utilizaré el trato que te haga para mostrar que tengo la verdad. Te trataré tanto que serás derrotado y te haré creer equivocadamente que yo tengo la verdad y que tú no la tienes y, entonces, te convencerás”. Cuando alguien no tiene la verdad, será engañado por líderes falsos y pensará: “Él me puede tratar de esta manera, así que con seguridad entiende la verdad mejor que yo y con toda certeza debe tener la realidad de la verdad”. Así que terminan engañados y controlados por el líder falso. El cuarto principio es que los líderes falsos no poseen un corazón amoroso hacia el pueblo escogido de Dios y son incapaces de conocerse a sí mismos realmente, mucho menos buscan la verdad para resolver problemas o para guiar a las personas a que entren en la realidad. Simplemente tratan con las personas y las oprimen ciegamente, hacen que otros se sometan a ellos utilizando los medios de la poda y el trato, y muestran su propio estatus y que ellos son los líderes; esta es una fachada falsa. El quinto principio es que todos los líderes falsos buscan estatus y reputación, codician las bendiciones del estatus y codician la vanidad. No desempeñan ningún trabajo real, sin embargo, siguen creyendo que están calificados para disfrutar las ofrendas de Dios y esto los hace que prácticamente no tengan vergüenza. ¿Merecen ellos disfrutar de las ofrendas de Dios cuando no desempeñan ningún trabajo real? Algunas personas buscan a las familias de acogida más ricas con las cuales quedarse y todos los días piden pollo rostizado y pescado frito: ¿Acaso merecen ellos esto? ¿Qué provisión han dado por la vida del pueblo escogido de Dios y qué trabajo han desempeñado? Definitivamente, deben comer carne y pescado todos los días, pero ¿acaso no se vuelven parásitos? ¿No son unos desvergonzados los que codician estatus y placer? ¿Las personas así poseen conciencia y razón?

de ‘Para alcanzar la salvación, una persona debe resolver los problemas de seguir y adorar a otras personas’ en “Sermones y enseñanzas sobre la entrada a la vida (IX)”

Anterior : ¿Qué es un anticristo? ¿Cómo se puede discernir un anticristo?

Siguiente : ¿Qué es hipocresía?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro