282 El amor de Dios permanece en el mundo por siempre

I

La persona común y humilde,

Tú conquistas mi corazón rebelde.

Tú creas maravillas en la carne.

Donde quiera que Tu pie tropiece, Tu vida brilla.

Tu juicio sin misericordia es amor.

Tu angustia se muestra entre líneas.

Tú soportas humillación y te sacrificas abnegadamente.

Tu amor es mi compañero.

Por siempre permanece en mi corazón.

He recibido Tu total amor, en fe y amor eternamente.

II

Me das la oportunidad de renacer.

Tu gran amor me lleva hacia Ti.

Te amaré con todo mi corazón.

E íntimamente unido a Ti estaré.

Tus palabras son mi forma de vida.

Has ganado la confianza de todos los hombres.

El precio que pagaste aviva mi amor,

no te arrepientes y aguardas en la esperanza.

Tu amor es mi compañero.

Por siempre permanece en mi corazón.

He recibido Tu total amor, en fe y amor eternamente.

III

Lo daré todo para pagar Tu amor,

exaltarte y dar testimonio de Ti.

Pongo Tus palabras en práctica

y me esfuerzo por hacer Tu voluntad.

Tu amor es mi compañero.

Por siempre permanece en mi corazón.

He recibido Tu total amor, en fe y amor eternamente.

Anterior: 281 Dios sigue amándonos hoy

Siguiente: 283 La gracia de Dios es inmensa como el océano

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro