Pregunta 2: Dais testimonio de que Dios se ha convertido en carne como el Hijo del hombre para llevar a cabo la obra de juicio en los últimos días y, sin embargo, la mayoría de los pastores y ancianos religiosos sostiene que el Señor regresará viniendo en las nubes. Basan esto principalmente en los versículos bíblicos: “[…] vendrá de la misma manera, tal como le habéis visto ir al cielo” (Hechos 1:11). “He aqui, viene con las nubes y todo ojo le verá […]” (Apocalipsis 1:7). Y además, los pastores y ancianos religiosos también nos enseñan que cualquier Señor Jesús que no venga en las nubes es falso y debe ser rechazado. Así que no estamos seguros de si esta opinión está de acuerdo o no a la Biblia; ¿es este tipo de conocimiento correctoo no?

Respuesta:

En cuanto a esperar a que el Señor descienda con las nubes, ¡no debemos depender de las ideas e imaginaciones del hombre! Los fariseos cometieron un grave error cuando esperaban la llegada del Mesías. Precisamente usaron las ideas e imaginaciones del hombre para medir al Señor Jesús, que ya había llegado. Y al final, lo clavaron en la cruz. ¿No es esto cierto? ¿Esperar la llegada del Señor es tan simple como pensamos? Si el Señor regresa y obra entre la humanidad tal y como hizo el Señor Jesús en la carne, y no lo reconocemos, ¿lo juzgaríamos y condenaríamos tal y como hicieron los fariseos y lo crucificaríamos de nuevo? ¿Es esto posible? El Señor Jesús profetizó que volvería y que pronunciaría muchas palabras al respecto, pero sólo os aferráis a la profecía de que el Señor descenderá con las nubes y no buscáis e investigáis otras profecías más importantes dichas por el Señor. ¡Esto facilita seguir el camino erróneo y ser abandonado por el Señor! De hecho, en la Biblia no sólo hay la profecía del “descenso con las nubes”. También hay muchas profecías como la que afirma que el Señor vendrá como un ladrón y descenderá en secreto. Por ejemplo, Apocalipsis 16:15, “He aquí, vengo como ladrón”. Mateo 25:6: “Pero a medianoche se oyó un clamor: ‘¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo’”. Y Apocalipsis 3:20: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo”. Todas estas profecías se refieren a Dios hecho carne como el Hijo del hombre y descendiendo en secreto. “Como un ladrón” significa que viene en silencio, en secreto. Las personas no sabrán que Él es Dios, aunque lo vean o lo escuchen, así como sucedió antes, cuando el Señor Jesús apareció y llevó a cabo Su obra. Visto desde fuera, el Señor Jesús era sólo un Hijo de Hombre común y nadie sabía que era Dios, motivo por el cual el Señor Jesús usó la frase “como un ladrón” como analogía de la aparición y obra del Hijo del hombre. ¡Esto tiene mucho sentido! Aquellos que no aman la verdad, no importa cuánto hable u obre Dios encarnado, o cuántas verdades exprese, ellos no lo aceptan. En vez de eso, tratan a Dios hecho carne como a una persona normal y lo condenan y abandonan. Por ello, el Señor Jesús profetizó que cuando Él regrese: “Porque como el relámpago al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro extremo del cielo, así será el Hijo del Hombre en su día. Pero primero es necesario que El padezca mucho y sea rechazado por esta generación” (Lucas 17:24-25). Basado en la profecía del Señor, Su regreso deberá ser “la llegada del Hijo del hombre”. “Hijo del hombre” se refiere a Dios hecho carne, no al cuerpo espiritual del Señor Jesús resucitado, descendiendo con las nubes para aparecer abiertamente ante todos. ¿Por qué es así? Pensemos en ello. Si el cuerpo espiritual del Señor Jesús resucitado descendiese públicamente con las nubes, sería increíblemente poderoso y conmocionaría al mundo. Todos se postrarían ante Él y nadie osaría oponérsele. En ese caso, ¿el Señor Jesús retornado padecería mucho sufrimiento y sería rechazado por esta generación? Por eso el Señor Jesús profetizó que Su vuelta sería “la llegada del Hijo del hombre” y “como un ladrón”. De hecho, se refiere a Dios encarnado como el Hijo del hombre que llega en secreto.

¿Así que cuál es la relación entre el Hijo del hombre que desciende en secreto y lleva a cabo Su obra y Dios que aparece abiertamente al descender con las nubes? ¿Qué supone este proceso? Vamos a comunicarnos de forma simple acerca de esto. En los últimos días, Dios se encarna y desciende en secreto entre los hombres para expresar las palabras, llevando a cabo la obra del juicio empezando por la casa de Dios, purificando y perfeccionando a todos los que escuchan Su voz y regresan ante Su trono y formando un grupo de vencedores. Entonces Dios envía el gran desastre refinando y castigando a los que no aceptan el juicio de Dios de los últimos días. Después, Dios descenderá con las nubes para aparecer públicamente ante todos los hombres. Entonces, se cumplirá del todo la profecía de Apocalipsis 1:7: “He aqui, viene con las nubes y todo ojo le verá, aun los que le traspasaron; y todas las tribus de la tierra harán lamentación por El”. Cuando el Señor descienda con las nubes, ¿aún será visible para aquellos que lo laceraron? ¿Y quiénes son los que lo laceraron? Algunos dicen que son los que clavaron al Señor Jesús en la cruz. ¿Es realmente así? ¿Acaso los que crucificaron al Señor Jesús no fueron maldecidos y destruidos por Dios hace mucho tiempo? En realidad, aquellos que lo laceraron son quienes, durante el periodo en el que Dios encarnado ha descendido en secreto en los últimos días para obrar, no buscan Su voz, pero sí condenan y se oponen a Dios Todopoderoso. En ese momento, verán que el Dios Todopoderoso al que se han opuesto y que han condenado es precisamente el Salvador Jesús, al que han estado esperando con desesperación durante todos estos años. Se golpearán el pecho, llorarán y rechinarán los dientes. Sólo las vírgenes prudentes, que escuchan la voz de Dios, tienen la oportunidad de recibir el regreso del Señor, ser arrebatadas ante el trono de Dios para asistir al banquete nupcial del Cordero, y ser perfeccionadas por Dios para ser vencedoras. Esto cumple la profecía de Apocalipsis 14:4: “Estos son los que no se han contaminado con mujeres, pues son castos. Estos son los que siguen al Cordero adondequiera que va. Estos han sido rescatados de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero”. En cuanto a aquellos que sólo se aferran a la noción de que el Señor descenderá con las nubes, pero no buscan ni investigan la obra de Dios en los últimos días, son considerados las vírgenes insensatas. Especialmente aquellos que se resisten con furia y condenan a Dios Todopoderoso; ellos son los fariseos y anticristos expuestos por la obra de Dios en los últimos días. Todos ellos son gente que ha vuelto a crucificar a Dios. Toda esta gente caerá en los grandes desastres y recibirá su castigo.

Veamos cómo esperaron los fariseos la llegada del Mesías, y por qué clavaron al Señor Jesús en la cruz. Inicialmente, los judíos fariseos tenían muchas ideas e imaginaciones en cuanto al Mesías. Vieron la profecía bíblica: “Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros” (Isaías 9:6). “Pero tú, Belén Efrata,aunque eres pequeña entre las familias de Judá,de ti me saldrá el que ha de ser gobernante en Israel. Y sus orígenes son desde tiempos antiguos,desde los días de la eternidad” (Miqueas 5:2). Basándose en las palabras de las profecías bíblicas y en varias fantasías de larga duración y deducciones sobre la llegada del Mesías, los fariseos determinaron que, con toda certeza, el Señor sería llamado Mesías y nacería en una familia pudiente. Y que además sería como David y se convertiría en el Rey de Israel, y los llevaría a independizarse del imperio romano. Es probable que la mayoría de los israelitas pensasen así. Pero Dios no cumplió estas profecías según sus ideas e imaginaciones, y por ello, los fariseos intentaron hallar todo tipo de acusaciones contra el Señor Jesús y lo condenaron y blasfemaron contra Él. Aunque en esa época el Señor Jesús expresó muchas verdades y obró muchos milagros, demostrando plenamente la autoridad y el poder de Dios, a los fariseos no les importó cuán profundas eran las palabras del Señor Jesús o cuán inmensa era Su autoridad. Si no se ajustaba a sus ideas e imaginaciones, si Él no había nacido en una familia pudiente y Su aspecto no era noble y majestuoso, si Su nombre no era Mesías, ellos lo condenarían y se opondrían a Él. Debido a su naturaleza de odiar la verdad, ¡al final clavaron en la cruz al Señor Jesús, que había expresado verdades y llevado a cabo la obra de la redención! ¿No son detestables los fariseos? ¡Malditos sean! Los pecados de los fariseos al oponerse al Señor Jesús y condenarlo expusieron totalmente su aversión y odio a la verdad, su naturaleza satánica. Esto demuestra que, sus corazones no esperaban genuinamente a que el Mesías los salvara del pecado, en lugar de ello, ¿qué esperaban? Esperaban que el Rey de los judíos los liberara del control del gobierno romano, ¡para no tener que sufrir más como esclavos! Creían en Dios y anhelaban la llegada del Mesías, todo porque querían satisfacer sus deseos personales y proteger su estatus. Pensemos en ello. ¿Qué error cometieron los fariseos al esperar la llegada del Mesías? ¿Por qué fueron maldecidos y castigados por Dios? ¡Esto da mucho que pensar! ¿Por qué los fariseos se opusieron al Señor Jesús y lo condenaron cuando apareció para llevar a cabo Su obra? ¿Qué naturaleza y esencia de los fariseos quedaron aquí demostradas? ¡Las personas que desean la aparición de Dios deberían comprender estos problemas! Si no podemos ver a través de estos problemas, llegado el momento de recibir al Señor Jesús en su regreso, ¡es muy posible que acabemos en el mismo camino de oposición a Dios que los fariseos!

¿Cómo esperaron los fariseos la llegada del Mesías? ¿Por qué crucificaron al Señor Jesús? ¿Cuál es el origen de estas preguntas? ¡Veamos qué dice Dios Todopoderoso! Dios Todopoderoso dice: “¿Deseáis conocer la raíz de la oposición de los fariseos a Jesús? ¿Deseáis conocer la esencia de los fariseos? Estaban llenos de fantasías sobre el Mesías. Aún más, sólo creían que Él vendría, pero no buscaban la verdad de la vida. Por tanto, incluso hoy siguen esperándole, porque no tienen conocimiento del camino de la vida ni saben cuál es la senda de la verdad. Decidme, ¿cómo podrían obtener la bendición de Dios tales personas insensatas, tozudas e ignorantes? ¿Cómo podrían contemplar al Mesías? Se opusieron a Jesús porque no conocían la dirección de la obra del Espíritu Santo ni el camino de la verdad mencionado por Jesús y, además, porque no entendían al Mesías. Y como nunca le habían visto ni habían estado en Su compañía, cometieron el error de pagar un tributo vacío al nombre del Mesías mientras se oponían a Su esencia por todos los medios. Estos fariseos eran tozudos y arrogantes en esencia, y no obedecían la verdad. El principio de su creencia en Dios es: por muy profunda que sea Tu predicación, por muy alta que sea Tu autoridad, no eres Cristo a no ser que te llames el Mesías. ¿No son estas opiniones absurdas y ridículas?” (‘Cuando veas el cuerpo espiritual de Jesús será cuando Dios haya hecho de nuevo el cielo y la tierra’ en “La Palabra manifestada en carne”). Después de leer las palabras de Dios Todopoderoso, la esencia y fuente de la oposición de los fariseos al Señor Jesús cuando esperaban al Mesías, ahora debería quedarnos claro a todos. De modo que, respecto a recibir el regreso del Señor, muchas personas se apoyan en sus ideas e imaginaciones, y sólo esperan como un necio a que el Señor descienda con las nubes en lugar de buscar la verdad y escuchar la voz de Dios, ¿no estarán recorriendo el mismo camino de oposición a Dios que los fariseos? ¿Cuáles serán entonces sus fines? Todos lo tenéis claro ahora.

Desde hace más de 20 años, el evangelio del Reino de Dios Todopoderoso se ha estado propagando por la China continental. Se ha propagado mucho en el mundo religioso. Durante este periodo, debido a la fuerte represión y mano dura del gobierno del PCCh, combinadas con la campaña de propaganda de los medios del PCCh, Dios Todopoderoso ya es un nombre familiar para todos. Posteriormente, todas las verdades expresadas por Dios Todopoderoso y los diversos vídeos y películas producidos por la Iglesia de Dios Todopoderoso se han publicado online poco a poco, y se han difundido por todo el mundo. Todas las personas de los círculos religiosos hayan oído acerca de los distintos métodos de testimonio de la iglesia de Dios Todopoderoso. Muchos han dado testimonio de la venida de Dios. Esto cumple por completo la profecía del Señor Jesús: “Pero a medianoche se oyó un clamor: ‘¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo’” (Mateo 25:6). Entonces, ¿por qué los pastores y los ancianos religiosos todavía condenan y se oponen con furia a la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días? En la Biblia existen muchas profecías sobre el regreso del Señor, de modo que, ¿cuál es la causa de su obsesión con la profecía del Señor que desciende con las nubes? ¿Por qué no buscan en absoluto cuando escuchan los testimonios de la llegada del Señor? ¿Por qué, cuando saben que Dios Todopoderoso ha expresado muchas verdades y han visto la realidad de la obra de Dios, todavía se aferran con obstinadamente a sus ideas e imaginaciones para oponerse y condenar la obra de Dios de los últimos días? ¿Estas personas aman la verdad y esperan genuinamente la llegada del Señor? ¿Son vírgenes prudentes o insensatas? Si son vírgenes prudentes y realmente esperan el regreso del Señor, ¿por qué, cuando escuchan la voz de Dios y ven florecer el evangelio del reino, aún insisten en condenarlo y oponerse obstinadamente? ¿Puede ser debido a su sinceridad al desear y esperar la aparición del Señor? ¿Puede ser su verdadera expresión al regocijarse por el regreso del Señor? En el fondo, para ser sinceros, su creencia en el Señor y el deseo por el regreso del Señor Jesús son falsos, ¡pero su deseo de ser bendecidos y entrar en el reino de los cielos es real! Creen en el Señor, no para buscar la verdad y obtener vida, ni para ganar la verdad y escapar del pecado. ¿Cuál es su mayor preocupación? Que el Señor descienda para llevarlos directamente al reino de los cielos y así poder evitar el sufrimiento de la carne y disfrutar de las bendiciones del reino de los cielos. ¡Éste es su verdadero propósito al creer en Dios! Aparte de éste, ¿qué otro motivo tienen ellos para rechazar a Dios Todopoderoso, que expresa verdades para salvar a la humanidad? Todos pueden pensar en eso. Quien ama la verdad y anhela de verdad que Dios aparezca, ¿cómo actuará cuando escuche que el Señor ha venido? ¿No escucharán, no observarán, no entrarán en contacto con eso? ¿Lo negarán ciegamente, lo condenarán y se opondrán a Él? ¡Definitivamente no! Porque una persona que anhela sinceramente la aparición de Dios y recibe la llegada de Dios espera que aparezca la verdadera luz, que la verdad y la justicia reinen en su corazón. Esperan que Dios venga a salvar a la humanidad y que ayude a la gente a escapar totalmente del pecado para que se vuelvan santos y sean ganados por Dios. Mas aquellos que sólo esperan que el Señor descienda con las nubes, pero niegan y rechazan a Dios Todopoderoso, especialmente los líderes religiosos que condenan y se oponen con furia a Dios Todopoderoso en aras de proteger su estatus y sustento, todas esas personas desprecian y odian la verdad. Son no-creyentes y anticristos expuestos por la obra de Dios de los últimos días. Después de que Dios encarnado complete Su obra de salvación, estas personas caerán en el desastre que sólo sucede cada millón de años, llorando y rechinando los dientes. Entonces la profecía del Señor que desciende con las nubes para aparecer públicamente se cumplirá por completo: “He aqui, viene con las nubes y todo ojo le verá, aun los que le traspasaron; y todas las tribus de la tierra harán lamentación por El” (Apocalipsis 1:7).

Veamos qué dice Dios Todopoderoso sobre este aspecto: “Las personas que no aceptan la verdad, pero que esperan ciegamente la llegada de Jesús sobre nubes blancas, blasfemarán sin duda contra el Espíritu Santo y pertenecen a la categoría que será destruida. Deseáis simplemente la gracia de Jesús, y sólo queréis disfrutar el gozoso reino del cielo, pero nunca habéis obedecido Sus palabras ni habéis recibido la verdad expresada por Él cuando vuelva a la carne. ¿Qué ofreceréis a cambio de la realidad del regreso de Jesús sobre una nube blanca? ¿La sinceridad con la que cometéis repetidamente pecados, y después los confesáis una y otra vez? ¿Qué ofreceréis en sacrificio a Jesús, quien vuelve sobre una nube blanca? ¿Los años de trabajo con los que os exaltáis a vosotros mismos? ¿Qué ofreceréis para hacer que el Jesús retornado confíe en vosotros? ¿Vuestra naturaleza arrogante, que no obedece ninguna verdad?

[…] Os digo, aquellos que creen en Dios por las señales son sin duda la categoría que sufrirá la destrucción. Los que son incapaces de aceptar las palabras de Jesús, que ha vuelto a la carne, son sin duda la progenie del infierno, los descendientes del arcángel, la categoría que será sometida a la destrucción eterna. Muchas personas pueden no preocuparse por lo que digo, pero aun así quiero decirle a cada uno de estos llamados santos que siguen a Jesús que, cuando lo veáis descendiendo del cielo sobre una nube blanca con vuestros propios ojos, esta será la aparición pública del Sol de justicia. Quizás será un momento de gran entusiasmo para ti, pero deberías saber que el momento en el que veas a Jesús descender del cielo será también el momento en el que irás al infierno a ser castigado. Ese momento anunciará el final del plan de gestión de Dios, y será cuando Él recompense a los buenos y castigue a los malos. Porque Su juicio habrá terminado antes de que el hombre vea señales, cuando sólo exista la expresión de la verdad. Aquellos que acepten la verdad y no busquen señales, y por tanto hayan sido purificados, habrán regresado ante el trono de Dios y entrado en el abrazo del Creador. Sólo aquellos que persisten en la creencia de que ‘El Jesús que no cabalgue sobre una nube blanca es un falso Cristo’ se verán sometidos al castigo eterno, porque sólo creen en el Jesús que exhibe señales, pero no reconocen al Jesús que proclama un juicio severo y manifiesta el camino verdadero de la vida. Y por tanto, sólo puede ser que Jesús trate con ellos cuando Él vuelva abiertamente sobre una nube blanca. Son demasiado tozudos, confían demasiado en sí mismos, son demasiado arrogantes. ¿Cómo puede recompensar Jesús a semejantes degenerados?” (‘Cuando veas el cuerpo espiritual de Jesús será cuando Dios haya hecho de nuevo el cielo y la tierra’ en “La Palabra manifestada en carne”).

de “Preguntas y respuestas clásicas sobre el Evangelio del Reino Selecciones”

Anterior : Pregunta 1: Creemos que el regreso del Señor significa que los creyentes serán directamente arrebatados al reino de los cielos, porque está escrito en la Biblia: “Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre” (1 Tesalonicenses 4:17). Vosotros dais testimonio de que el Señor Jesús ha regresado, así que ¿por qué estamos ahora en la tierra y todavía no hemos sido arrebatados?

Siguiente : Pregunta 3: Decís que el Señor Jesús ha regresado, así que ¿por qué no lo hemos visto? Ver es creer y las habladurías no son fiables. Si no lo hemos visto, entonces eso quiere decir que todavía Él no ha regresado; lo creeré cuando lo vea a Él. Dices que el Señor Jesús ha regresado, así que ¿dónde está Él ahora? ¿Qué obra está llevando a cabo? ¿Qué palabras ha hablado el Señor? Lo creeré después de que puedas aclarar estas cosas a través de un testimonio.

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Dios se ha encarnado en China en los últimos días; ¿qué base hay para esto en las profecías de la Biblia y en las palabras de Dios?

En muchos lugares, Dios ha profetizado ganar a un grupo de vencedores en la tierra de Sinim. Es en la parte oriental del mundo que se ganan los vencedores, de modo que el punto de aterrizaje de la segunda encarnación de Dios es, sin lugar a duda, la tierra de Sinim, exactamente donde descansa enrollado el gran dragón rojo. Allí ganará Dios a los descendientes del gran dragón rojo para que quede totalmente derrotado y avergonzado.

El nombre de Dios puede cambiar, pero Su esencia nunca cambiará.

Están aquellos que dicen que Dios es inmutable. Eso es correcto, pero se refiere a la inmutabilidad del carácter y la esencia de Dios. Los cambios en Su nombre y obra no demuestran que Su esencia se haya alterado; en otras palabras, Dios siempre será Dios, y esto nunca cambiará.

¿Cuáles serán las consecuencias de confiar en el conocimiento teológico de la Biblia en la fe da cada uno?

A los que solo se preocupan por las palabras de la Biblia, que no les interesa la verdad o no buscan Mis pisadas, están contra Mí, porque me limitan de acuerdo a la Biblia y me restringen dentro de la Biblia, y por eso son blasfemos en extremo hacia Mí. ¿Cómo podrían esas personas venir delante de Mí? No prestan atención a Mis hechos o a Mi voluntad o a la verdad, sino que se obsesionan con las palabras, que los matan. ¿Cómo pueden esas personas ser compatibles conmigo?

¿Cuáles son las diferencias entre las palabras de las personas usadas por Dios a lo largo de las eras que se conforman a la verdad y las palabras de Dios mismo?

Las palabras del Dios encarnado inician una nueva era, guían a toda la humanidad, revelan misterios y le muestran al ser humano la dirección de avance en una nueva era. La iluminación obtenida por el hombre no es sino simple práctica o conocimiento. No puede guiar a toda la humanidad a una nueva era ni revelar el misterio de Dios mismo. Después de todo, Dios es Dios, y el hombre es hombre.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro