Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Selecciones clásicas de sermones y enseñanza sobre la entrada a la vida

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

¿Cómo debemos buscar la verdad para poder crecer hasta la madurez en la fe?

Tres elementos para buscar la verdad

Primero, debemos aceptar el juicio, castigo, poda, trato, pruebas y refinamiento de Dios. Si no los aceptamos, si no nos sometemos a ellos, entonces todo lo que digamos sobre buscar la verdad son simplemente palabras vacías. ¿Cuál es la base para buscar la verdad? Buscar la verdad se basa enteramente en someterse al juicio y castigo de Dios. Si no experimentas el juicio y castigo de Dios, entonces no hay forma de que puedas alcanzar la verdad. No habrá forma de que puedas entender la verdad. Cuanto más acepte una persona el juicio y castigo de Dios, el resultado final es que entenderá la verdad. … Por tanto, el primer elemento en la búsqueda de la verdad es que una persona debe aceptar el juicio, castigo, poda y trato de Dios. Después de aceptar el juicio, castigo, poda y trato de Dios y someterse a ellos durante un tiempo, garantizo que habrá resultados positivos. ¿Cuáles son los resultados positivos? Primero, recibirás constantemente conocimiento nuevo sobre tu propia naturaleza y esencia así como sobre el verdadero estado de tu propia corrupción. Tendrás un entendimiento más profundo y sustancial de estas cosas. Segundo, tu entendimiento de la palabra de Dios, de la verdad y de los requisitos de Dios se incrementará. Tercero, tu entendimiento del carácter, de la sabiduría y de la omnipotencia de Dios se incrementará. Cuarto, podrás ver y conocer cómo son la vida real y la humanidad normal. Sabrás cómo es la semejanza de un hombre real. Habrá una senda ante ti para buscar una nueva vida. Tendrás una dirección y un objetivo que buscar. Quinto, los resultados que consigas al llevar a cabo tu obligación serán cada vez mejores porque ahora entiendes la verdad. Conoces los requisitos de Dios. Sabrás cómo mantener la obra de Dios y cómo ayudar a los elegidos de Dios a entrar en la vida. Sabrás cómo actuar completamente en sintonía con la voluntad de Dios. No interrumpirás en lo más mínimo la obra de Dios. Por tanto, tendrás un mayor entendimiento de la senda a tomar para llevar a cabo tu propio deber y también tendrás más principios al llevar a cabo tu deber y mejores resultados. Así pues, estas son cinco áreas de resultados que alcanzarás experimentando y sometiéndote al juicio, castigo, poda y trato de Dios. Hay algunos que dicen: “Soy muy arrogante por naturaleza. ¿Qué debo hacer para resolver esto?”. Debes aceptar más juicio, castigo, poda y trato de Dios y entonces poco a poco ya no serás arrogante. Hay algunas personas que cuando se trata de su propia corrupción, todo lo que conocen son palabras vacías. No tienen conocimiento de corazón. Simplemente están siguiendo al rebaño. Otras personas dicen: “Oh, soy realmente Satanás el diablo”, y entonces ellas dicen: “Yo también lo soy”. ¿Es eso entendimiento verdadero? Eso es engaño. ¿Cuáles son los resultados de ver verdaderamente que tú mismo eres justo como Satanás? Te sentirás como si estuvieras viviendo en vergüenza. Te sentirás inferior. Estarás abatido y te esconderás, sin atreverte a que otras personas te vean. Actuarás como si hubieras hecho algo extremadamente vergonzoso. Estarás avergonzado y no estarás dispuesto a mirar a las personas a la cara. Si hay una ratonera, no podrás esperar a meterte en ella y esconderte. Ese es el resultado de conocer verdaderamente cómo eres. Si no te atrevieras a mostrar tu rostro ni a jactarte, ¿cómo podrías seguir siendo arrogante entonces? Por tanto, sólo los que aceptan el juicio y castigo de Dios se están volviendo cada vez menos arrogantes y su sentido de su propia inferioridad cada vez más intenso. Una persona arrogante debe tener algo por lo que ser arrogante. Por ejemplo, una persona de alto calibre, con algunos dones y algunos puntos fuertes pensará: “Soy mejor que otras personas”. Por tanto, su carácter arrogante es revelado y ve a las personas como insignificantes. Esto es normal porque tiene algo de lo que estar orgullosa. Tiene grandes capacidades. Si se entendiera realmente a sí misma y sintiera que no vale ni un penique, ¿cómo iba a seguir siendo arrogante? Sentiría que no merece la pena ser arrogante. Ya no habría una fuente para su arrogancia. Ya no podría tener el deseo de ser arrogante. ¿No es esta la verdad? Hay algunas personas que piensan que son mejores que todos los demás, que pueden descubrirlo todo. Entonces llega un día y ¿qué pasa? Sufren algún revés importante y experimentan un fracaso vergonzoso. ¿Seguirán pudiendo ser arrogantes entonces? En ese momento sentirán que ni siquiera podrán levantar la cabeza. No se atreverán a encontrarse cara a cara con nadie. Por tanto, cuando esas personas con un carácter arrogante experimenten el fracaso, se encuentren con la vergüenza varias veces y reciban gran poda y trato de Dios en varias ocasiones, entonces su carácter arrogante será resuelto naturalmente. Eso es lo que todas las personas experimentan. Ellas experimentan el juicio, castigo, poda y trato de Dios, la disciplina del Espíritu Santo y también sufren fracasos y reveses. Entonces se vuelven más honestas y menos arrogantes. También se vuelven menos santurronas. Aunque puedan ser capaces de descubrir las cosas, siguen queriendo buscar ayuda. Buscan las opiniones de los demás. Se guardan de cometer errores. Estos son los resultados obtenidos del juicio y castigo de Dios. Por tanto, no importa cuán arrogante y santurrón seas, No tengas miedo. No te preocupes. Lo único que necesitas es centrarte en experimentar el juicio y castigo de Dios, en aceptar más poda y trato de Dios, especialmente la disciplina del Espíritu Santo y entonces cambiarás lentamente. Nadie puede ayudarte con esto. Simplemente necesitas orar a Dios y buscar la verdad, obtener la obra del Espíritu Santo. Cuando el Espíritu Santo obre, todos los problemas se resolverán. … Experimentar el juicio y castigo de Dios es amargo, pero cuando esto ha pasado, el corazón puede sentir la dulzura que produce en nosotros. Por tanto, experimentar el juicio, castigo, poda y trato de Dios es lo que la humanidad corrupta necesita. No puedes tener esto. Entonces, después de haber experimentado más juicio y castigo de Dios, una vez que empieces a hablar sobre experimentar la obra de Dios, dirás: “Oh, lo más importante al experimentar la obra de Dios es experimentar el juicio, castigo, poda y trato de Dios. Esto es la base y los detalles de experimentar la obra de Dios”. Una vez que entiendes esta idea, tu fe en Dios ha entrado en la vía correcta. Sabrás cómo buscar la verdad. Sabrás cómo experimentar la obra de Dios de la manera más efectiva y que esté más en sintonía con la voluntad de Dios. ¿No es esta la señal de haber entrado en la vía correcta de la fe en Dios? Por tanto, el primer elemento para buscar la verdad es el más importante. Es decir, debes aceptar cada juicio y castigo de la palabra de Dios y después debes aceptar también la poda y trato de Dios. No importa si la poda y trato que recibes provienen de líderes y colaboradores o simplemente de otros hermanos y hermanas. Debes aceptarlos. No malgastes tu tiempo considerando si lo que ellos dicen es o no correcto. Si es un poco correcto, debes aceptarlo. Si es correcto a medias, debes aceptarlo. Si es completamente correcto, eso se da por descontado. Sin embargo, si tu norma para aceptar algo o no es que debe ser completamente correcto, que no lo aceptarás si sólo es medio correcto o un poco correcto, entonces has cometido un error. Hoy en día, hay muchas personas que tienen sus propias reglas con respecto a aceptar la poda y trato de los demás. Quien las pode debe cumplir sus resquisitos personales e incluso se vuelven exigentes a la hora de aceptar quién puede hacerlo. Ellas aceptan la poda y trato de Dios. Aceptan la poda y trato del hombre usado por el Espíritu Santo. Sin embargo, si eso proviene de los líderes y colaboradores necesitan considerarlo un poco y si proviene de los hermanos y hermanas, entonces olvídalo. Aunque los hermanos y hermanas no las poden ni traten, tampoco pueden aceptarlo. ¿Es este el punto de vista correcto? Si alguien cree en Dios pero no es en absoluto obediente, eso es un problema y esta persona es demasiado arrogante. ¡No se somete a nadie! Una vez que creas hasta cierto punto, te someterás a cualquiera que te hable. Confiarás en que todos son mejores que tú. Verás que todos tienen sus propios méritos. Verás que todos tienen sus propias fortalezas. Podrás lidiar apropiadamente con cualquiera. El carácter vital de esta clase de persona ha cambiado realmente. Puedes ver actualmente que hay algunas personas que limitan activamente quién puede entrar en contacto con ellas. No entrarán en contacto con personas comunes y son inaccesibles. Se ven a sí mismas como individuos muy distinguidos. Si una persona que les gusta las mira, se enfadan. ¿Cuál es el carácter de esta clase de personas? Ellas tienen un carácter demoníaco. No tienen un carácter humano. ¿Qué pensáis? Si una persona no experimenta el juicio y castigo de Dios, ¿no está viviendo con un carácter demoníaco? Hay algunas personas que tienen un carácter demasiado demoníaco. Es insoportable. Pero si una persona empieza a experimentar algo del juicio y castigo de Dios, se comunicará y hablará con los hermanos y hermanas comunes. Si avanza un poco más y alcanza un carácter humano más normal, cuando otras personas digan algo que no esté de acuerdo con sus propias nociones o si oye cosas desagradables, lo soportará con paciencia y tolerancia. Esto muestra que ella tiene alguna semejanza humana. Si alguien dice algo acorde con la verdad, entonces puede aceptarlo y se somete a ello. Puede ver que ella es igual que otras personas, no las menospreciará, sin duda ya no se verá a sí misma de forma elevada y entonces habrán obtenido de nuevo algo más de su semejanza humana. ¿No es la norma que las personas honestas alcancen una semejanza humana? ¿No es esta la semejanza de un hombre real? Ciertamente, es la semejanza de un hombre real. Sólo quienes experimentan el juicio y castigo de Dios pueden alcanzar un verdadero entendimiento de la verdad y entrar verdaderamente en la realidad de la verdad. ¿Tienen relación entrar en la realidad de la verdad y vivir a semejanza de un hombre real? Bien, por ejemplo, ¿cómo podemos ver si una persona tiene la realidad de la verdad? Mira lo que vive. Si tiene honestidad, razón, una conciencia, dignidad, integridad, paciencia y tolerancia y si exteriormente se mantiene en calma, no discute, no disputa, sino que tiene principios y un estándar mínimo en su interior, entonces esta persona está viviendo a semejanza de un hombre real.

El segundo elemento de la búsqueda de la verdad es la necesidad de mantener una relación normal con Dios, porque sólo de esta forma podrás obtener la obra del Espíritu Santo. Esto es muy importante. … Por tanto, ¿cómo debemos mantener entonces una relación normal con Dios? Bien, primero, el corazón siempre debe tener un lugar para Dios en él y debes tener un corazón que tema a Dios. Esto no quiere decir que necesites pensar en Dios en cada momento del día, sino que cuando algo se cruce en tu camino seas capaz de orar por ello y de buscar a Dios. Cuando surja un gran problema, que tengas un corazón de temor y reverencia hacia Dios y que no peques contra Él. Siempre que surja un pensamiento en tu mente que te lleve a apartarte de Dios, a resistirte a Él, a no conformarte a Su voluntad, entonces debes orar rápidamente y pedir misericordia a Dios. Debes mantenerte en tu lugar como ser creado y obedecerle. Si haces esto, entonces tu relación con Dios será normal. Si, cuando algo se cruza en tu camino, no piensas en Dios, no consultas a Dios sobre ello ni buscas a Dios, como si eso no tuviera nada que ver con Él y piensas: “Haré lo que yo quiera. Es asunto mío”, ¿no es demasiado arrogante esta clase de persona? Hay un punto en el que las personas son demasiado arrogantes para tener a Dios. No piensan en Él ni les preocupa lo que Él sienta sobre eso. ¿No han perdido estas personas la presencia de Dios? Por tanto, una vez que han abandonado a Dios y se han vuelto independientes, piensan: “No necesito a Dios para nada. Me ocuparé de mis propios asuntos. Mi destino está en mis propias manos”. ¿No es esto simplemente ateísmo? De hecho, esto se llama ateísmo y estas personas son ateas. ¿No son anticristos esta clase de personas? ¿Tienen esta clase de personas una relación normal con Dios? No, no la tienen. Por ejemplo, cuando adoramos a Dios, a menudo decimos cosas como: “¡Dios! Tú eres el Creador. Soy simplemente un ser creado, simplemente una persona muy común, la más pequeña, la más insignificante. Te adoro”. Si hablas así, entonces tienes una relación normal con Dios. Permaneces en tu lugar como ser creado que actúa hacia el Creador. Así que, independientemente de lo que se cruce en tu camino, simplemente oras y dices: “¡Dios! Tú eres el Creador. Tú eres Dios. No entiendo la verdad en esta situación. No sé qué hacer que sea conforme a Tu voluntad. Esclaréceme en este asunto. Amén”. Esto es un corazón sincero. Si oras y adoras a Dios de esta forma, entonces encontrarás aceptación. Si tienes esta clase de relación con Dios, la relación de un ser creado que adora y obedece al Creador, permeneciendo siempre en el lugar de un ser creado que busca la verdad de Dios, que busca encontrar la voluntad de Dios, entonces eso es lo que significa tener una relación normal con Dios. Si una persona desea obtener la obra del Espíritu Santo, lo primero que necesita es enderezar su relación con Dios. Después, una vez que lo ha hecho y en su interior tiene sed de la verdad y un corazón que busca la verdad, el Espíritu Santo la esclarece entonces, iluminándole la verdad. Cuando una persona se postra como ser creado ante su Creador en adoración a Él y después lo alaba y le da gracias, entonces esto es lo que verdaderamente se parece a un ser creado que tiene una relación correcta con Dios. Cuando permaneces en tu lugar apropiado como ser creado y adoptas la mentalidad apropiada, entonces tu relación con Dios será normal. Si una persona no permanece en su lugar apropiado como ser creado ni adopta la mentalidad apropiada, entonces no tiene una relación normal con Dios. Por tanto, ¿puede recibir la bendición de Dios alguien que no teme a Dios? No, no puede recibir la bendición de Dios. Si una persona no teme a Dios, ¿qué ilustra esto? Ilustra que esta persona no tiene una relación normal con Dios, que no permanece en su lugar apropiado, que no tiene lugar para Dios en su corazón, que es incapaz de honrar a Dios como grande y que es incapaz de honrar a Dios como santo. ¿Puede adorar a Dios esta clase de persona? No puede adorar a Dios. No tiene lugar para Dios en su corazón. Cuando las personas tienen lugar para Dios en su corazón y después pueden permanecer en su lugar apropiado como seres creados en obediencia a la obra de Dios, sometiéndose a la palabra de Dios y practicando la verdad, entonces esto es lo que significa tener una relación normal con Dios. Las personas sólo pueden obtener la obra del Espíritu Santo y disfrutar de la presencia de Dios cuando tienen una relación normal con Él. Tener una relación normal con Dios es la condición previa para disfrutar de estas cosas. … Ahora es el momento de que las personas soporten el sufrimiento. Nuestro carácter corrupto se erosiona al soportar el sufrimiento. Esto es lo que nos permite cambiar para que tengamos una humanidad normal. Hay algunas personas que dicen: “Así que, si desempeñamos nuestros deberes, ¿cómo tendremos entonces suficiente dinero para vivir? Nunca conseguimos suficiente comida buena para comer o buena ropa para vestir”. Ahora es el momento de soportar el sufrimiento para ver si puedes obedecer a Dios, para ver si aún tienes deseos carnales extravagantes u otras exigencias carnales. Dios está usando esto para erosionar tu carácter corrupto, cambiarte, transformarte y refinarte. Necesitas soportar este sufrimiento para arreglar tu carácter corrupto y refinarlo. Hablando claramente, la humanidad corrupta debe experimentar esta clase de sufrimiento. En este momento, no está soportando mucho sufrimiento, pero en el futuro, necesitará experimentar mucho más del mismo para cambiar. ¿Sigues buscando el disfrute carnal? Cuando Dios te hace experimentar este sufrimiento y te refina hasta cierto punto, ¿cuánto refinamiento es necesario para terminar de ser refinado? Esto se produce cuando ya no tienes desesos carnales extravagantes, cuando eres indiferente al disfrute carnal y cuando ya no tienes exigencias carnales. Obedeces a Dios independientemente de cómo te trate y no te quejarás en absoluto de ello. ¿No es esto importante? En el futuro, siempre estarás preparado y dispuesto para soportar el sufrimiento. No es apropiado que tú disfrutes del placer carnal. Cuanto más te involucres en él, más corrupto y depravado te volverás. Por tanto, ¿no es soportar el sufrimiento la bendición de Dios? Hay algunas personas que no ven esta idea con claridad. Cuando sufran un poco ahora, pensarán que eso es tortura y que no están recibiendo una bendición de Dios. ¿Sabes qué es esta clase de bendición? ¿Sabes lo que sufrir logra, cuáles son los resultados del sufrimiento o qué problemas resuelve el mismo? No entiendes la voluntad de Dios pero aún piensas que entiendes la verdad. Los árboles no te dejan ver el bosque. Una vez que has soportado totalmente este sufrimiento, empiezas a considerar que estas cosas no son importantes. El placer carnal se vuelve totalmente insignificante. En ese momento, Dios te da de nuevo cosas agradables para la carne y eso no causará que tropieces. Disfrutas bien de estas cosas y no te olvidas de corresponder a Dios. Disfrutas bien de estas cosas y sigues pudiendo abandonarlo todo con el fin de llevar a cabo la voluntad de Dios. Sigues gastando y luchando toda tu vida para llevar a cabo la voluntad de Dios. ¿Qué ocurre cuando alguien que ha soportado sufrimiento participa en estas cosas? No le preocupa. No tienen sentimientos intensos de una forma ni de otra. Si una persona que no ha soportado sufrimiento disfruta de algunas cosas materiales buenas y después la privas de las mismas, empieza a refunfuñar y a quejarse; es realmente problemático. Si las personas han soportado completamente todo su sufrimiento, han alcanzado realmente la verdad y entienden la voluntad de Dios, entonces empezarán a considerar estas cosas como algo sin importancia. Después, si se las das de nuevo, su forma de disfrutar de ellas ya será diferente de la de la humanidad corrupta. Además, en cualquier momento futuro en que las prives de algo, eso ya no será un problema. Si no has soportado este sufrimiento, entonces no eres apto para disfrutar de estas cosas. Si vas y disfrutas de ellas igualmente, entonces eso es un problema. El asunto es si es o no apropiado que una persona disfrute de estas cosas. ¿Qué significa que no sea apropiado disfrutar de estas cosas? Significa que la persona no podrá lidiar bien con ellas y que después de disfrutar de las mismas, se volverá anormal. Ella se aparta de Dios, se resiste a Dios y se vuelve insaciable. En este caso, ha manifestado que su verdadera naturaleza es la del diablo Satanás. Las personas a quienes Dios ha hecho completas reciben cien veces más en este mundo y después la vida eterna en el venidero. Ves, es diferente. Cuando Dios las priva de cosas, ellas siguen viviendo para llevar a cabo la voluntad de Dios igual que antes porque no han considerado valiosas estas cosas materiales. Ellas no viven para estas cosas. ¿Sabes cuál sería el resultado si Dios permitiera a todas las personas que desempeñan su deber disfrutar de buena comida, buena ropa y un buen trato? Primero, ellas se volverían insaciables. Segundo,su carácter sería difícil de cambiar. Tercero, cuando ellas disfruten de estas cosas su corazón se apartará de Dios. Se volverán incapaces de servir a Dios. Compruébalo tú mismo. La humanidad corrupta disfruta de estas cosas y después eso hace que tropiece y se vuelva depravada. ¿No significa esto que es inapropiado que las personas disfruten de estas cosas? Si quieres mantener una relación normal con Dios, ¿puedes buscar el placer carnal? ¿Puedes buscar cosas que no tengan relación con la verdad? Debes dejar de lado todas estas cosas, renunciar a ellas, abandonarlas y desecharlas. De esta forma, podrás garantizar que estás buscando regularmente la verdad y desempeñando tu deber. Eso es lo que significa tener una relación normal con Dios. Si hay algo que te domina, que afecta al desempeño normal de tu deber y no puedes renunciar a ello ni desecharlo, entonces eso afectará a tu relación con Dios. Hay muchas personas que entran en conflicto con Dios en esto o aquello y después acaban sin desempeñar su deber. Al final no obedecen a Dios, refunfuñan contra Él, se separan de Él y entran en conflicto con Él. ¿Cuál es el resultado final de todo esto? Retrasan su propia madurez. Cuando Dios ha terminado Su obra, siguen siendo capaces de quejarse, no han obedecido realmente a Dios y no lo conocen verdaderamente. ¿No están simplemente dañándose a sí mismas? No razones siempre tu salida. No estés siempre buscando el placer carnal. Debes abandonar, dejar de lado y renunciar a cualquier cosa que afecte negativamente al desempeño de tu obligación y a tu relación con Dios. Debes aprender “cómo desempeñar mi propio deber y buscar la verdad de tal manera que mi carácter vital sea cambiado y agrade a Dios”. Esto es lo que significa mostrar consideración por la voluntad de Dios. Esto es lo que significa tener un corazón que obedece verdaderamente a Dios. No es bueno que una persona no tenga un corazón que obedezca a Dios, que no tenga una relación normal con Dios ni que siempre esté buscando el placer carnal. ¿No es esto simplemente deseo carnal extravagante? ¿Es ahora el tiempo de involucrarse en el placer carnal? No lo es. No podrás soportarlo. Con tu vida y estatura, no es el momento de disfrutar de estas cosas. Todavía no has alcanzado la verdad y tu carácter no ha cambiado. Una vez que te involucres en el placer carnal, ¿no se convertirá eso en un problema? Actualmente hay algunos jóvenes que no han buscado pareja y en su lugar pueden buscar la verdad con gran energía. Se reúnen con la iglesia, desempeñan su deber y sufren dificultad. Si alguien les presenta un potencial cónyuge, ¿no es esto lo mismo que hacerles daño? Una vez que les presentas realmente una pareja y estas personas se enamoran, ¿pueden seguir desempeñando su deber? ¿Pueden seguir orando a Dios regularmente? ¿No están simplemente viviendo en el deseo entre un hombre y una mujer todo el tiempo en ese punto? No pueden soportarlo. Si no tienes pareja, tendrás energía para buscar la verdad y desempeñar tu deber. Una vez que tengas pareja, esto se volverá problemático. Como mínimo estarás atado en esta relación durante 2-3 años. Sólo entonces podrás entrar gradualmente en la vía correcta de la fe en Dios. Hoy en día hay algunos que desempeñan su deber y ninguno de ellos tiene una familia. Están solteros y todos son hacedores. Todos ellos son guerreros, soldados fuertes y valientes generales. ¿Qué hay de los que tienen una familia? Todos ellos son aficionados. Justo cuando la obra está en su hora crucial, tienen algo de lo que ocuparse en casa, su hijo está enfermo o su marido está enfadado. ¿No retrasa esto la obra real que se está llevando a cabo? No tener pareja es realmente bueno. Hay algunas personas que dicen: “¿No es buscar pareja algo correcto y apropiado? ¿Ha prohibido Dios esto?”. Dios no lo ha prohibido. Es una decisión personal. Hay otros que dicen: “¿Es correcto para mí buscar pareja?”. No es incorrecto, pero hay consecuencias. Eso retrasará el que seas hecho perfecto. ¿Cuál de estas dos cosas piensas que es más importante? Tú mismo eliges. No es incorrecto que busques pareja, pero puedes morir en diez años y si no buscaste pareja sino la verdad, entonces serías hecho perfecto y alcanzarías vida eterna. ¿Cuál de estas cosas escogerías? ¿Quieres morir o quieres vivir? Ambas son correctas. Las personas tienen libertad de elección. Sin embargo, una vez que tomas una decisión, tienes que soportar las consecuencias y todas ellas no son necesariamente buenas. Si las personas soportan sufrimiento durante diez o incluso veinte años y son hechas perfectas, con lo que alcanzan la vida eterna, ¡qué gran bendición es esto! Has sido refinado a lo largo de todos estos años, pero después, ¿no puedes seguir en ello en los últimos años? Al final, ya no soportas el refinamiento y te das la vuelta. ¿No es esto necio? Cuanto más cerca está el final, más crucial es el momento. Si un producto sólo está terminado a medias y después la obra llega a su fin, ¿no es esto una vergüenza? Es realmente una vergüenza trabajar en algo y que después, al final, sólo sea un producto terminado a medias. ¿Sois productos terminados a medias ahora mismo? Si vas e intentas encontrar pareja, entonces el resultado será un producto terminado a medias. Entonces eso se convierte en un problema. Por tanto, ahora es el momento más crucial. Cuanto más se acerca el final, más crucial se vuelve. …

El tercer element de la búsqueda de la verdad es que necesitas llevar a cabo tu deber en el mantenimiento de la obra de Dios. Sólo de esta forma experimentarás el esclarecimiento e iluminación del Espíritu Santo, entenderás la verdad y entrarás en la realidad de la misma. Si buscas la verdad pero no llevas a cabo tu deber, entonces no obtendrás mucho de la obra del Espíritu Santo ni recibirás mucha poda ni trato. Si algunas personas no reciben poda, si no son tratadas, si no tienen la obra del Espíritu Santo, entonces es muy difícil que se conozcan a sí mismas, es difícil que entiendan la verdad y es incluso más difícil que entren en la realidad de la verdad. Así que, cuando estés llevando a cabo tu deber, hay un principio que debes comprender, es decir, debes mantener la obra de Dios. Esto es lo más acorde con la voluntad de Dios y la forma más fácil de obtener la obra del Espíritu Santo. Por tanto, ¿cuáles son algunos de los aspectos de obtener la obra del Espíritu Santo? Tendrás la guía del Espíritu Santo y Él te guiará en todas las cosas para que hagas lo que debes hacer y evites lo que no debes hacer. El Espíritu Santo te esclarecerá e iluminará para que puedas entender la verdad. Te ayudará a desempeñar tu deber y lo hará efectivo. Te disciplinará y te ayudará a conocerte a ti mismo, a saber dónde eres rebelde, dónde te resistes a Él, qué clases de cosas hay en tu vida que no son acordes con la verdad. Y, al final, el Espíritu Santo te ayudará a caminar por la senda correcta. Por tanto, cuando el Espíritu Santo obre en las personas, ellas cumplirán cada vez más los requisitos de Dios cuando lleven a cabo su deber. Estarán cada vez más de acuerdo con la voluntad de Dios. Y, al final, serán hechas perfectas. Si al desempeñar el deber propio, las personas pueden estar a la altura de los estándares del Creador, entonces, primero, están viviendo a semejanza de un hombre real y, segundo, habrán alcanzado sin duda la salvación. Si no pueden cumplir los requisitos de Dios al desempeñar su deber, ¿están viviendo entonces a semejanza de un hombre real? Al desempeñar tu deber, cuanto más puedas practicar la verdad, más satisfarás a Dios. Cuanto más practiques la verdad, más tendrás le semejanza de un hombre real. Entonces, alcanzarás la salvación. Si una persona no tiene la semejanza de un hombre real, entonces no es salvada. Esta es la norma más precisa por la que medir a las personas.

Anterior:Cómo descubrir la esencia de una persona y los principios para la implementación

Siguiente:La senda hacia la práctica para entrar en la vida y lograr un cambio en el carácter

También podría gustarte