Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

587 El hombre no ha entregado por completo su corazón a Dios

1 En el reino, soy Rey, pero en lugar de tratarme como su Rey, el hombre me trata como el Salvador que descendió del cielo. Como consecuencia, anhela que Yo le dé dádivas, y no busca el conocimiento de Mí. Muchos han clamado delante de Mí como un mendigo; muchos han abierto sus “sacas” ante Mí y me han implorado que les dé comida para sobrevivir; muchos han fijado ojos codiciosos sobre Mí, como lobos hambrientos, deseando poder engullirme y llenar sus vientres; muchos han inclinado sus cabezas en silencio debido a sus transgresiones y se han sentido avergonzados, orando por Mi clemencia, o aceptando de buen grado Mi castigo.

2 Cuando Yo hablo, las diversas estupideces del hombre parecen absurdas, y su verdadera forma se revela en medio de la luz, y en la luz brillante, el hombre es incapaz de perdonarse a sí mismo. Así pues, se apresura delante de Mí a inclinarse y confesar sus pecados. Debido a la “honestidad” del hombre, lo pongo una vez más sobre el carro de salvación, y por consiguiente él me está agradecido, y me echa una mirada amorosa. No obstante, sigue sin estar dispuesto a refugiarse verdaderamente en Mí, y no me ha dado totalmente su corazón. Simplemente alardea de Mí, pero no me ama realmente, porque no ha vuelto su mente hacia Mí; su cuerpo está delante de Mí, pero su corazón detrás.

Adaptado de ‘Capítulo 22 ’ de Las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Simplemente no hay lugar para Dios en el corazón del hombre

Siguiente:No tienes un corazón verdadero que ame a Dios