App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Práctica y ejercicios para el comportamiento con principios

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

92. Los principios de hospedar al pueblo escogido de Dios

1. Debes confiar en tu amoroso corazón y ser persona de principios al hospedar al pueblo escogido de Dios, y también debes obedecer los arreglos de la iglesia. Nunca hospedes anticristos, personas malvadas ni espíritus malignos;

2. En momentos clave, debes garantizar la seguridad de los líderes, colaboradores, hermanos y hermanas; esta es una responsabilidad obligatoria;

3. Debes hacer lo que puedas de acuerdo a tu situación familiar. La familia de Dios aboga por la simplicidad y la conveniencia con respecto a las comidas, y no se permite comer ni beber en exceso. El principio es garantizar que los hermanos y hermanas puedan comer hasta saciarse;

4. Si la familia anfitriona tiene alguna dificultad, entonces la iglesia debe resolverla. Si la familia anfitriona es pobre y le resulta difícil sobrevivir, la iglesia puede pagar todos los costos de alojamiento.

Las palabras relevantes de Dios:

¿Qué exige la palabra de Dios como principio para tratar a los demás? Ama lo que Dios ama, odia lo que Dios odia. Es decir, las personas amadas por Dios que buscan realmente la verdad y que llevan a cabo la voluntad de Dios, son las personas a las que deberías amar. Aquellos que no llevan a cabo la voluntad de Dios, lo odian, le desobedecen, y son despreciadas por Él, son las personas a las que deberíamos despreciar y rechazar. Eso es lo que la palabra de Dios exige.

de ‘Conocerte a ti mismo requiere que conozcas tus pensamientos y tus visiones profundamente arraigados’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

¿Quién es Satanás, quiénes son los demonios y quiénes son los enemigos de Dios sino los detractores que no creen en Dios? ¿No son esas las personas que son desobedientes a Dios? ¿No son esas las personas que verbalmente afirman creer, sin embargo tienen falta de la verdad? ¿No son esas las personas que sólo buscan el obtener las bendiciones, pero no pueden dar testimonio de Dios? Todavía puedes codearte con esos demonios hoy y hacer hincapié en la conciencia y el amor con estos demonios; pero, ¿no se considera esto como extender las buenas intenciones a Satanás? ¿No se considera como asociarse con los demonios? Si hoy en día las personas todavía no son capaces de distinguir entre lo bueno y lo malo, y todavía a ciegas hacen hincapié en el amor y la piedad sin que para nada tengan la esperanza de buscar la voluntad de Dios y que de ningún modo puedan tener el corazón de Dios como el suyo propio, sus finales serán mucho más desgraciados. Cualquiera que no cree en el Dios en la carne es un enemigo de Dios. Si puedes hacer hincapié en la conciencia y el amor de un enemigo, ¿no te falta un sentido de justicia? Si eres compatible con los que Yo detesto y con los que no estoy de acuerdo, y aún así haces hincapié en el amor o en los sentimientos personales de ellos, ¿no eres por eso desobediente? ¿No estás resistiendo a Dios de una manera intencional? ¿Posee una persona como esta la verdad? Si la gente hace hincapié en la conciencia a los enemigos, hace hincapié en el amor a los demonios, y hace hincapié en la compasión a Satanás, ¿no está interrumpiendo de manera intencional la obra de Dios?

de ‘Dios y el hombre entrarán juntos en el reposo’ en “La Palabra manifestada en carne”

Comunión del hombre:

Brindar hospitalidad durante varios años como si fuera un día, tratar a los hermanos y hermanas como familia, sin demandar nada o buscar retribución —eso es una buena obra—; […] todo lo que las personas puedan hacer que sea beneficioso para difundir el evangelio del reino, y que se haga con sinceridad, sin buscar recompensa y sin hacer intercambios, todo cuenta como una buena obra.

de ‘Sólo los que obtienen la verdad y entran en la realidad son verdaderamente salvados’ en “Provisión para la vida: Recopilación de sermones”

Si alguien es anfitrión, hace bien esta labor, practica la verdad cuando hospeda y aloja a los hermanos y hermanas con un corazón que ama a Dios y desea satisfacerlo, entonces los hermanos y hermanas verán el amor de Dios en su anfitrión, verán la misericordia de Dios por el hombre, verán la verdadera semejanza humana que el hombre debe vivir y la conciencia y la razón que él debe poseer. Por lo tanto, aquellos que están siendo hospedados obtendrán la provisión de vida de su anfitrión, verán en él el amor de Dios, la verdadera semejanza humana, y sabrán cómo comportarse. Aunque puede que el anfitrión no sea un líder de la iglesia, otros se benefician enormemente de él. Entonces dime, ¿cómo desempeña este anfitrión su deber? En completa conformidad con la voluntad de Dios. Ya que el anfitrión busca la verdad, puede ser considerado con la voluntad de Dios y tiene un corazón amante a Dios. Y debido a que tiene un corazón amante a Dios, siempre puede ser tolerante y paciente hacia los hermanos y hermanas. No importa qué expresiones corruptas tengan los hermanos y hermanas, el anfitrión no es reticente con ellos; siempre ora a Dios, depende de Él para vencer y, además, puede llevar a cabo su propio deber hacia los demás: compartiendo sobre la verdad y sobre sus propias experiencias y testimonios para que otros se beneficien. Por lo tanto, las personas ven que su anfitrión tiene una verdadera semejanza humana y, de esta manera, no sólo el deber que lleva a cabo el anfitrión se hace en total conformidad con la voluntad de Dios, sino que también es alguien que se conforma a la voluntad de Dios.

de La comunión de lo de arriba

Digamos, por ejemplo, que, mientras hospeda, el anfitrión se encuentra con algunos colaboradores que son arrogantes y engreídos, que menosprecian a todos y que no se pueden llevar bien con los demás de manera pacífica y normal. El anfitrión se verá en dificultades y pensará: “Ah, mi corazón realmente no está dispuesto a hospedarlos; pero si no los hospedo no estaré dedicado a mi deber y no seré capaz de satisfacer a Dios. ¿Qué puedo hacer?”. Esto requiere un entendimiento exhaustivo de la esencia del problema: “Dios me ha encargado que haga el trabajo de anfitrión, y no importa si es un líder, un colaborador o un hermano o hermana, en tanto que caigan dentro del alcance de mi labor como anfitrión, entonces este es el deber que debo hacer. Las personas tienen un carácter corrupto, y no estar dispuesto a hospedar a esos colaboradores es mi carácter corrupto. Los colaboradores que son arrogantes y engreídos, que menosprecian a todos y que no son capaces de llevarse bien normalmente con otras personas, es su carácter corrupto”. Si un anfitrión sólo disfruta hospedar a personas que le agradan y que tienen una humanidad y una razón normales, entonces esta es una preferencia personal. Para llevar a cabo bien su deber, los anfitriones deben abandonar su carne y renunciar a sus preferencias. Deben pensar: “Siempre y cuando sea alguien que se supone que debo hospedar, mientras no sea un anticristo ni un falso Cristo que viene a engañar a las personas, y en tanto que sea un hermano o hermana, entonces los debo hospedar”. De esta manera se entenderá por completo la esencia del problema. Así que los anfitriones deben practicar abandonar su carne y, al practicar las palabras de Dios de esta manera, serán capaces de llevar a cabo bien sus deberes de anfitrión.

de La comunión de lo de arriba

Cuando algunas personas que hospedan a hermanos y hermanas ven venir a un líder, se apresuran a preparar buena comida. Pero cuando ven venir a un hermano o hermana normal, sólo preparan comidas normales. ¿Es justo esto? No, no es justo. Los anfitriones deben tratar a todos los hermanos y hermanas por igual. Si un líder ha trabajado muy duro y está débil y enfermo, ¿entonces está bien que coma la misma comida que los hermanos y hermanas? No, no lo está. En tales circunstancias excepcionales, los anfitriones lo deberían cuidar bien, ¿verdad? Está bien que otros hermanos y hermanas coman un poco de congee simple porque no están enfermos. Pero si alguien que se desempeña como líder ha trabajado muy duro y no se siente bien y también come congee simple, eso podría causar problemas. Al tener una constitución débil, si el líder siempre come congee simple junto con los hermanos y hermanas, entonces, ¿cuándo va a recuperarse? Por lo tanto, los anfitriones deben ser justos. Si los anfitriones actúan de manera justa, entonces los hermanos y hermanas sabrán cómo tomar su medida y no harán comentarios irresponsables, ¿no? Aunque un individuo te calumnie, si has actuado correctamente, entonces, ¿qué tienes que temer? No tendrás nada que temer sin importar quién te calumnie. En tu corazón te queda claro por qué has actuado como lo has hecho y sabes si los principios detrás de tus acciones son correctos o no. Por lo tanto, de hecho, a todos les queda claro cómo cumplir el deber de alojamiento de forma apropiada y cómo hacerlo de una manera que se conforme a la voluntad de Dios, y los hermanos y hermanas son capaces de discernir esto. Algunas familias anfitrionas siguen las reglas al pie de la letra; cualquier cosa comprada por los hermanos y hermanas se dedica al uso de aquellos que están siendo hospedados y no conservan nada para sí mismos. No quieren dinero, no permitirán que la familia de Dios les dé dinero para su alojamiento, sólo gastan siempre su propio dinero y no aceptan nada dado por ningún hermano o hermana. Mira, hay personas así. Si se quedan sin dinero mientras hospedan, aun así no dicen una palabra, simplemente van en silencio y piden prestado algo y si la iglesia les da dinero, no lo usan. Algunas personas se aferran demasiado a las reglas, ¿en qué piensan? “Si la iglesia me da dinero entonces, ¿soy yo realmente el que se ocupa de ser anfitrión? Ese no sería yo haciendo mi deber”. Así es como entienden las cosas. De hecho, este entendimiento es incorrecto. Sus intenciones son fantásticas, siempre quieren entregarse y gastar su propio dinero para hospedar a otras personas. Pero debes guiarte por tus propias circunstancias. Si no tienes recursos para hospedar a las personas y la iglesia te da un poco de dinero, entonces sigues llevando a cabo tu deber y sigues trabajando duro. El entendimiento de algunas personas es un poco parcial y hacen todo muy unilateralmente. Sus intenciones son buenas pero se aferran demasiado a las reglas y esto es inadecuado. Por supuesto, los hermanos y hermanas así llevan a cabo sus deberes con sinceridad y lo hacen completamente en aras de cumplir su deber como anfitriones, de satisfacer a los hermanos y hermanas y a Dios. No escatiman gastos, toman cualquier sufrimiento sobre sí mismos, sacan buena comida y, una vez que los hermanos y hermanas han comido y se han ido, ellos mismos comen congee simple y verduras viejas; llevar a cabo el deber propio de esta manera es una buena obra. Sin embargo, no es bueno aferrarse demasiado a las reglas. No tienes dinero, así que pides prestado algo, pero esto causará problemas más adelante. ¿Por qué no lo usas cuando la iglesia te da dinero o cuando los hermanos y hermanas te dan cosas? No es correcto no usar estas cosas porque tus acciones son demasiado unilaterales y no es correcto aferrarse demasiado a las reglas. Todas las personas que hacen sus deberes con devoción y pueden pagar el precio, que no se aprovechan de los demás y no maquinan nada para sí mismas llevan a cabo sus deberes sinceramente y por tanto hacen buenas obras.

de La comunión de lo de arriba

13. Es una buena obra proteger a los que creen verdaderamente en Dios del arresto y usar todas las conexiones posibles para rescatar a los hermanos y hermanas que han sido arrestados. Es aún más una buena obra usar sabiduría para defender la vida de la iglesia y proteger al pueblo escogido de Dios.

14. Es una buena obra hacer todo lo que uno pueda para ayudar a los hermanos y hermanas que realmente se dedican a Dios y que buscan la verdad a través de la tormenta cuando surgen dificultades y problemas. También es una buena obra poder ayudar a los líderes y colaboradores que se entregan a Dios a tiempo completo y cuyas familias están en dificultades.

15. Es una buena obra que alguien pueda encontrar formas de recibir y ayudar a los hermanos y hermanas que han sido perseguidos y están en la lista de los buscados, sin tener miedo del riesgo y el precio a pagar, y además pueden soportar todo tipo de críticas, bajezas y problemas que surjan por parte de la gente al cumplir bien con su deber para satisfacer a Dios.

de ‘Las buenas obras, las malas obras y diferentes falacias que se deben discernir claramente por el pueblo escogido de Dios’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

 V. Principios de apoyo económico para familias anfitrionas que estén teniendo dificultades para sobrevivir.

1. La iglesia cubrirá todos los gastos de alojamiento de larga duración incurridos por familias anfitrionas que estén luchando por sobrevivir. La iglesia debe proveer comida por un mínimo de provisiones para seis meses.

2. La iglesia cubrirá todos los gastos incurridos por familias con dificultades para financiar las reuniones.

3. La iglesia es responsable de resolver las dificultades que se produzcan en las familias anfitrionas.

de ‘Principios para cuidar de las personas que desempeñan su deber a jornada completa’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Anterior:Los principios de cultivar y usar personas

Siguiente:Los principios de cómo tratar a las personas que han creído en Dios por muchos años y han sido expuestas

También podría gustarte