Pregunta 19: Dais testimonio de que en los últimos días Dios lleva a cabo Su obra de juicio con el fin de purificar y salvar completamente al hombre, pero después de leer las palabras expresadas por Dios Todopoderoso, veo que algunas de ellas condenan y maldicen al hombre. Si Dios condena y maldice al hombre, ¿no debe entonces sufrir el hombre castigo? ¿Cómo podéis todavía decir que esta clase de juicio purifica y salva a la humanidad?

Respuesta:

En los últimos días, Dios expresa la verdad y realiza la obra del juicio con el fin de formar un grupo de vencedores, un grupo de aquellos que son un solo corazón y un solo espíritu con Dios. Dios lo decidió cuando creó el mundo, pero hay personas que ven que algunas palabras de Dios incluyen la condena y la maldición de la gente y se forman algunos conceptos, principalmente porque no conocen la obra de Dios. El juicio de Dios en los últimos días es el juicio del gran trono blanco profetizado en el Libro del Apocalipsis. Dios revela Su carácter de justicia, majestuosidad e ira nada más que para dejar en evidencia a la humanidad y diferenciar a cada tipo de persona; es más, para concluir la antigua era y destruir a los que son de Satanás. Entonces, ¿podría Dios no condenar ni maldecir a los que son de Satanás, que se oponen a Dios? Aunque hay algunas palabras de juicio y evidencia de la corrupción revelada por el pueblo elegido de Dios y su verdadera apariencia corrupta, y parecen ser palabras de condena, son para que el pueblo elegido de Dios vea clara la esencia de su carácter corrupto, llegue al fondo del problema y, como resultado, comprenda la verdad. Si Dios no fuera tan duro, si Sus palabras no dieran en el clavo, no reconoceríamos nuestra apariencia corrupta ni nuestra naturaleza satánica, ni tampoco la obra de Dios en los últimos días lograría purificar y perfeccionar a la humanidad. Todos los que aman la verdad y respetan los hechos verán que las palabras de Dios son tajantes; tanto si son palabras de juicio y castigo como si son de condena y maldición, todas están en consonancia con los hechos reales. Dios habla de forma muy práctica y real, nada exagerada. A partir de los resultados alcanzados por estas duras palabras de Dios, todos podemos ver que esconden el auténtico amor de Dios por la humanidad y Sus buenos designios de salvarla. Solamente aquellos que estén cansados de la verdad podrían concebir conceptos y únicamente aquellos que odien la verdad podrían juzgar y condenar la obra de Dios. Dios lleva más de 20 años obrando en China y ya ha formado un grupo de vencedores. Han sufrido la represión y persecución brutales del Gobierno del PCCh y todos ellos son capaces de dar firme testimonio. Todo esto es el fruto alcanzado por las palabras de Dios. Todos han visto el amor de Dios en Sus palabras y lo que Él ha sufrido por salvar a la humanidad. Aunque algunas de Sus palabras sean muy duras, son capaces de obedecerlas y, con ello, conocen de verdad el carácter de Dios. Han cultivado un corazón que venera y ama a Dios. Todos ellos son capaces de cumplir fielmente con el deber y de seguir a Dios hasta el final. Esto es lo que más avergüenza a Satanás y la prueba de que Dios lo ha derrotado. En cuanto al modo en que Dios juzga y purifica a la gente en los últimos días, veamos unos pasajes de las palabras de Dios Todopoderoso y lo tendremos más claro.

Dios Todopoderoso dice: “¿A través de qué se alcanza la perfección que Dios tiene para el hombre? A través de Su justo carácter. El carácter de Dios consiste principalmente de la justicia, la ira, la majestad, el juicio y la maldición y Su perfección para el hombre es principalmente por medio del juicio. Algunas personas no entienden y preguntan por qué es que Dios sólo puede perfeccionar al hombre por medio del juicio y la maldición. Dicen: ‘Si Dios maldijera al hombre, ¿no moriría el hombre? Si Dios juzgara al hombre, ¿el hombre no sería condenado? Entonces, ¿cómo puede todavía ser perfeccionado?’. Esas son las palabras de la gente que no conoce la obra de Dios. Lo que Dios maldice es la desobediencia del hombre y lo que Él juzga son los pecados del hombre. Aunque Él habla severamente y sin la menor sensibilidad, Él revela todo lo que hay dentro del hombre y a través de estas palabras severas revela lo que es esencial dentro del hombre pero a través de ese juicio le da al hombre un conocimiento profundo de la esencia de la carne y, por lo tanto, el hombre se somete a la obediencia frente a Dios. La carne del hombre es de pecado y de Satanás, es desobediente y el objeto del castigo de Dios, en consecuencia, para permitirle al hombre que se conozca, las palabras del juicio de Dios le deben suceder y todo tipo de refinamiento se debe emplear; sólo entonces puede ser efectiva la obra de Dios” (‘Sólo al experimentar pruebas dolorosas puedes conocer el encanto de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Hoy Dios os juzga y os castiga y os condena, pero sabe que tu condenación es para que te puedas conocer a ti mismo. Condenación, maldición, juicio, castigo, todos estos son para que te puedas conocer a ti mismo para que tu carácter pueda cambiar y, sobre todo, para que puedas conocer tu valía y ver que todas las acciones de Dios son justas y de acuerdo con Su carácter y las necesidades de Su obra que Él obra de acuerdo con Su plan para la salvación del hombre y que Él es el Dios justo que ama al hombre y salva al hombre y quien juzga y castiga al hombre. Si sólo sabe que eres de un estatus humilde y que estás corrompido y que eres desobediente, pero no sabes que Dios quiere poner en claro Su salvación por medio del juicio y el castigo que Él hace en ti hoy, entonces no tienes manera de experimentar, ni mucho menos puedes seguir adelante. Dios no ha venido a matar ni a destruir sino a juzgar, maldecir, castigar y salvar” (‘Deberías desechar las bendiciones del estatus y entender la voluntad de Dios para la salvación del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Todos vosotros vivís en un lugar de pecado y libertinaje; todos sois personas libertinas y pecadoras. Hoy no sólo podéis ver a Dios, sino lo que es más importante, habéis recibido castigo y juicio, la más profunda salvación, es decir, el amor más grande de Dios. Todo lo que Él hace es amor verdadero por vosotros; no tiene malas intenciones. Él os juzga por vuestros pecados, para que os examinéis y recibáis esta tremenda salvación. Todo esto se hace para obrar al hombre. De principio a fin, Dios ha hecho todo lo posible para salvar al hombre, y sin duda no está dispuesto a destruir completamente al hombre que creó con Sus propias manos. Ahora, Él ha venido entre vosotros para obrar; ¿no es esto aún más salvación? Si Él os odiara, ¿seguiría haciendo una obra de tal magnitud para guiaros personalmente? ¿Por qué iba a sufrir así? Dios no os odia ni tiene ninguna mala intención hacia vosotros. Deberíais saber que el amor de Dios es el más verdadero de todos. Es sólo por culpa de la desobediencia de las personas que Él tiene que salvarlas por medio del juicio; de lo contrario, no se salvarían. Como no sabéis cómo llevar una vida o cómo vivir, vivís en este lugar libertino y pecador, y sois diablos libertinos e inmundos, Él no soporta dejar que os volváis aún más depravados; tampoco soporta veros vivir en un lugar inmundo como este, pisoteados por Satanás a su antojo, o para dejaros caer en el Hades. Él sólo quiere ganar a este grupo de vosotros y salvaros totalmente. Este es el propósito principal de hacer la obra de conquista en vosotros, es sólo para salvación” (‘La verdad interna de la obra de conquista (4)’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Tras oír las palabras de Dios Todopoderoso, deberíamos tener claro por qué realiza Dios Su obra del juicio en los últimos días, ¿cierto? La humanidad vive bajo el dominio de Satanás, en pecado, y le gusta ese pecado. En la comunidad religiosa, nadie ha prestado atención a la llegada de Dios, ni ama la verdad ni la acepta. Sin contar a las personas que han dado testimonio de Dios o difundido Su palabra, ¿cuántas han buscado o investigado activamente la aparición y obra de Dios? ¿Y cuántas serían capaces de aceptar el juicio y castigo de Dios y someterse a ellos? ¿No os parece a todos que esta humanidad es el colmo de la maldad? Si no fuera por la obra del juicio de Dios en los últimos días, ¿podría esta humanidad tan corrupta, rebosante de carácter satánico y que niega y se opone a Dios, purificarse y recibir la salvación de Dios? Si no fuera por la obra del juicio de Dios en los últimos días, ¿quién formaría un grupo de vencedores? ¿Cómo se cumplirían las profecías del Señor Jesús? ¿Cómo se materializaría el reino de Cristo? Mucha gente que tiene fe en el Señor cree que Dios es un Dios amable y misericordioso y que, sean cuales sean los pecados que cometamos, Él nos absolverá. Creen que, por muy corruptos que seamos, nadie será rechazado y que, pese a todo, el Señor nos arrebatará al reino de los cielos cuando regrese. ¿Es razonable este punto de vista? ¿Hay algo en la palabra del Señor que lo corrobore? Dios es un Dios santo y justo; por tanto, ¿permitiría que entraran en Su reino personas contaminadas de inmundicia y corrupción, que rebosan un carácter satánico, que reniegan de la verdad y son enemigas de Dios? ¡De ninguna manera! Por consiguiente, el Señor Jesús profetizó que regresará y que en los últimos días expresará la verdad, realizará Su obra del juicio y purificará y salvará completamente a la humanidad. El Señor Jesús dijo: “Si alguno oye mis palabras y no las guarda, yo no lo juzgo; porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, ésa lo juzgará en el día final” (Juan 12:47-48). Respecto a la humanidad, profundamente contaminada de corrupción, seguro que Dios emitirá la verdad y le aplicará Su juicio y castigo. Esta es la única manera de despertar el corazón y el espíritu del hombre, de conquistarlo y de purificar su carácter satánico. Aunque sea dura la palabra del juicio de Dios a la humanidad por su inmundicia, su corrupción, su desobediencia y oposición a Él, así y todo, Su palabra demuestra Su carácter santo y justo y, asimismo, nos permite entender nuestra propia naturaleza satánica y la realidad de que somos corruptos. Al experimentar el juicio y castigo de Dios, a todos nos ha conquistado Su palabra, nos sometemos voluntariamente a Su juicio, poco a poco llegamos a comprender la verdad y vemos claramente nuestro carácter y nuestra naturaleza, que son satánicos; podemos alcanzar verdadera comprensión del carácter justo de Dios, cultivamos un corazón que lo venera, sin darnos cuenta se ha transformado nuestra forma de ver las cosas, se ha transformado nuestro carácter de vida y somos capaces de venerar a Dios y evitar el mal. La obra del juicio de Dios en los últimos días ha logrado por fin crear un grupo de vencedores, lo cual es el resultado de la obra del juicio de Dios en los últimos días y la verdadera trascendencia de la obra del juicio de Dios, que comienza por Su casa. ¿Qué vemos con esto? Dios juzga y deja en evidencia al hombre con Su palabra, no para castigarlo ni destruirlo, sino para purificarlo, transformarlo y salvarlo por completo. No obstante, aquellos que se nieguen a aceptar el juicio y la purificación de la palabra de Dios Todopoderoso caerán en el desastre y serán castigados cuando sobrevenga el gran desastre.

de “Preguntas y respuestas clásicas sobre el Evangelio del Reino Selecciones”

Anterior : Pregunta 18: Dais testimonio de que en los últimos días Dios expresa la verdad y lleva a cabo la obra de juzgar y purificar al hombre, así que ¿exactamente cómo juzga, purifica y salva Dios al hombre?

Siguiente : Pregunta 20: Un aspecto de la obra de redención del Señor Jesús fue perdonar y absolvernos de nuestros pecados, mientras que otro aspecto fue otorgarnos paz, gozo y gracia abundante. Esto nos ha demostrado que Dios es un Dios misericordioso y amoroso. Sin embargo, vosotros dais testimonio de que Dios Todopoderoso lleva a cabo la obra de juicio en los últimos días, que Él expresa la verdad y juzga y castiga al hombre, poda y trata con el hombre, expone al hombre y elimina toda clase de personas malvadas, espíritus malvados y anticristos, lo que les permite a las personas ver que el carácter justo de Dios no tolera ninguna ofensa. ¿Por qué es completamente diferente el carácter revelado en la obra del Señor Jesús del carácter revelado en la obra de Dios Todopoderoso? ¿Cómo exactamente debemos entender el carácter de Dios?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

El nombre de Dios puede cambiar, pero Su esencia nunca cambiará.

Están aquellos que dicen que Dios es inmutable. Eso es correcto, pero se refiere a la inmutabilidad del carácter y la esencia de Dios. Los cambios en Su nombre y obra no demuestran que Su esencia se haya alterado; en otras palabras, Dios siempre será Dios, y esto nunca cambiará.

¿Cuáles serán las consecuencias de confiar en el conocimiento teológico de la Biblia en la fe da cada uno?

A los que solo se preocupan por las palabras de la Biblia, que no les interesa la verdad o no buscan Mis pisadas, están contra Mí, porque me limitan de acuerdo a la Biblia y me restringen dentro de la Biblia, y por eso son blasfemos en extremo hacia Mí. ¿Cómo podrían esas personas venir delante de Mí? No prestan atención a Mis hechos o a Mi voluntad o a la verdad, sino que se obsesionan con las palabras, que los matan. ¿Cómo pueden esas personas ser compatibles conmigo?

¿Cómo debe la persona abordar la Biblia y usarla de una forma que se conforme a la voluntad de Dios? ¿Cuál es el valor inherente de la Biblia?

La explicación de Dios sobre la esencia, la construcción y los defectos de la Biblia, bajo ningún concepto está negando la existencia de la misma, ni tampoco está condenándola. Más bien, su objetivo es brindar una explicación razonable y apropiada, restaurar la imagen original de la Biblia y corregir los malentendidos que la gente tiene sobre la Biblia, para que todas las personas tengan una visión correcta de ella, dejen de adorarla y dejen de estar perdidas por más tiempo.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro