4. Cómo corregir las propias nociones e imaginaciones sobre Dios

Las palabras relevantes de Dios:

Las nociones de las personas deben ser resueltas usando la verdad; no pueden simplemente dejarse de lado con una solución creada por el hombre, no es tan fácil. La gente no se compromete con los asuntos justos, sino que tiende a aferrarse a nociones o cosas heréticas y absurdas, que les resulta difícil dejar de lado. ¿Cuál es la causa de esto? Es porque tienen un carácter satánico corrupto. Si las nociones de la gente son grandes o pequeñas, serias o no, si no tienen un carácter corrupto, estas nociones son fáciles de resolver. Las nociones, en definitiva, son solo una forma de pensar. Pero debido al carácter corrupto de la gente, como la severidad, la maldad y la arrogancia, las nociones se convierten en un detonador que hace que la gente resista, malinterprete e incluso juzgue a Dios. Puede que no lo digan, pero su comportamiento muestra que se oponen y no aceptan tu perspectiva. Gobernados por un carácter corrupto, se aferran a sus nociones a causa de él. Y así, al igual que las nociones se resuelven, también lo hace el carácter corrupto de las personas. Si este se resuelve, entonces muchos de sus pensamientos inmaduros e infantiles, incluso las nociones que ya han tomado forma, no son un problema para ellos; son solo pensamientos y no afectan el cumplimiento de tu deber o a tu obediencia a Dios. Las nociones y el carácter corrupto están conectados. A veces hay una noción en tu corazón, pero no dirige de manera directa tus acciones. Cuando no infringe tus intereses inmediatos, la ignoras. Ignorarla, sin embargo, no significa que no haya un carácter corrupto en tu noción, y cuando sucede algo que está en conflicto con tus nociones, te aferras a ellas con una cierta actitud, una actitud dominada por tu carácter. Este carácter puede ser severidad, puede ser arrogancia y perversidad; te despachas a gusto con Dios cuando dices: “Mi punto de vista ha sido ratificado académicamente muchas veces. La gente ha mantenido tales puntos de vista durante miles de años, así que ¿por qué no debería hacerlo yo? Si no tienes razón, ¿cómo puedes decir que es la verdad y está sobre todas las cosas? ¡Mi perspectiva es la más alta de toda la humanidad!”. Una noción puede llevar a que se comporten así, a tal fanfarronería. ¿Qué causa esto? El carácter corrupto. Existe una gran relación entre las nociones y el carácter corrupto de la gente, y sus nociones deben ser resueltas. Una vez que las nociones de la gente sobre la fe en Dios hayan sido resueltas, les resulta fácil someterse a los arreglos de obra de la casa de Dios y así realizan su deber con mayor fluidez, no se desvían, no se entrometen ni estorban y no hacen nada que cause vergüenza a Dios.

Extracto de ‘Solo si se corrigen las propias nociones es posible tomar el buen camino de la fe en Dios (1)’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Te digo todas estas palabras hoy para que puedas saber, para que este conocimiento pueda llevarte a un conocimiento nuevo y preciso. También las digo para erradicar las viejas nociones y manera de saber que albergas, para que puedas adquirir nuevo conocimiento. Si verdaderamente comes y bebes Mis palabras, tu conocimiento cambiará considerablemente. Siempre que comas y bebas las palabras de Dios con un corazón obediente, tu perspectiva cambiará por completo. Siempre que seas capaz de aceptar los repetidos castigos, tu vieja mentalidad cambiará poco a poco. Si tu vieja mentalidad se sustituye totalmente con la nueva, tu práctica también cambiará en consecuencia. De esta manera, tu servicio estará cada vez más enfocado y podrá cumplir cada vez más la voluntad de Dios. Si puedes cambiar tu vida, tu conocimiento de la vida humana y tus muchas nociones sobre Dios, tu naturalidad disminuirá gradualmente. Esto, y nada menos que esto, es el efecto que se logra cuando Dios conquista a las personas; es el cambio que ocurre en las personas.

Extracto de ‘La verdadera historia de la obra de conquista (3)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Cuando las personas hacen surgir malentendidos y nociones sobre Dios, primero deben reconocer que Dios es la verdad y ellos no la poseen, y que sin duda los que están equivocados son ellos. ¿Es esto una especie de formalidad? Si solo adoptas esta práctica como una formalidad, superficialmente, entonces ¿puedes llegar a conocer tus propios errores? Nunca. Se necesitan varios pasos. Primero, debes determinar si tus acciones concuerdan con los principios. Para empezar, no te fijes en tus intenciones; hay veces en que estas son correctas, pero los principios que practicas son erróneos. ¿Por qué digo que los principios que practicas son erróneos? Puede que hayas buscado, pero tal vez no comprendas en absoluto lo que son los principios; tal vez no hayas buscado en absoluto, hayas basado tus acciones únicamente en tus buenas intenciones y tu entusiasmo, en tu imaginación y experiencia, y por lo tanto hayas cometido un error. ¿Te lo puedes imaginar? Cometes un error cuando no puedes prever algo, ¿y acaso no quedas expuesto entonces? Una vez expuesto, si sigues compitiendo con Dios, entonces ¿en qué estás equivocado? Ese es tu error. Tu mayor error no fue que hicieras algo malo e infringieras los principios, causando así una pérdida u otras consecuencias, sino que, habiendo hecho algo malo, sigues insistiendo en no reconocer tu error; todavía te opones a Dios con tus nociones e imaginaciones, negando que Su obra sea correcta. Este fue tu mayor y más grave error. ¿Por qué tal estado en una persona es de oposición a Dios? Independientemente de que las personas reconozcan o no que todo lo que Dios hace y Su soberanía son correctos, y cuál es su significado, si no pueden reconocer primero que ellos mismos están equivocados, entonces su estado es de oposición a Dios. ¿Qué hay que hacer para rectificar este estado? Buscar la voluntad de Dios, como se ha mencionado, no es tan práctico para las personas. Algunos dicen: “Si buscar no es tan práctico, ¿significa eso que no es necesario y no hace falta buscar aquello que se puede buscar y comprender? Puedo saltarme ese paso”. ¿Bastará con eso? ¿Acaso no está muy lejos de la salvación el que actúa de esa manera? Tales personas hacen interpretaciones realmente sesgadas y erróneas. La búsqueda de la voluntad de Dios es una tarea un tanto circular para las personas; si desean tomar un atajo más realista, entonces deben empezar por renegar de sí mismos, hacerse a un lado, sabiendo que sus acciones son erróneas y no concuerdan con la verdad, y luego buscar los principios-verdad. Estos son los pasos. Pueden parecer simples, pero ponerlos en práctica presenta muchas dificultades, ya que los seres humanos tienen un carácter corrupto, así como todo tipo de imaginaciones y exigencias, y además tienen deseos; todo ello interfiere con que las personas renieguen de sí mismas y consideren de otra forma las cosas. Estas cosas no son fáciles de hacer.

Extracto de ‘Solo si se corrigen las propias nociones es posible tomar el buen camino de la fe en Dios (3)’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Cuando te sucede algo que no tiene relación con tus nociones, eres capaz de seguir comiendo y bebiendo las palabras de Dios y cumpliendo con tu deber de manera normal. Pero cuando sucede algo que entra en conflicto con tus nociones y va más allá de ellas causando contradicciones, ¿cómo lo resuelves? ¿Das rienda suelta a tus nociones y las dejas seguir su curso o te ocupas de ellas, tratas de contenerlas y las abandonas? Hay algunas personas que tienen nociones cuando se encuentran con un problema, que no solo no las dejan de lado, sino que buscan a otros para difundirlas. Buscan una oportunidad para dar rienda suelta a estas nociones, para que otros también puedan tenerlas. Algunos intentan justificarse: “Decís que todo lo que Dios hace tiene sentido, pero hasta donde puedo decir, no hay ninguno en lo que ha sucedido. Esto está en conflicto con la verdad, y cuando me encuentro con tales cosas, ¡tengo que decir algo, tengo que defender la justicia!”. ¿Es apropiado ese comportamiento? ¿Qué debes hacer para seguir la senda correcta? Hay algunas personas con nociones que piensan las cosas y se dan cuenta de que su relación con Dios no es normal, que han surgido malentendidos respecto a Dios en su interior, y que tener tales nociones es un problema grave. Piensan que, si sus nociones no se resuelven, pueden correr gran peligro y llegar a oponerse, dudar e incluso darle la espalda a Dios. Por lo tanto, le oran a Dios, y dejan de lado sus nociones. Primero refutan sus propios puntos de vista erróneos, y luego buscan la verdad. Como consecuencia, con el paso del tiempo, aunque no hayan diseccionado completamente sus nociones, o las hayan dejado de lado por completo y las hayan resuelto, la verdad dirige sus pensamientos y su comportamiento desde el interior, y también los guía en el cumplimiento de su deber, por lo que este no se ve afectado. Puede ser que llegue un día en que algo les suceda y sus nociones se resuelvan. ¿No es esta la forma correcta de practicar? Algunas personas pueden estar algo descontentas con un arreglo o algo que haya hecho Dios por ellas, que haga surgir nociones en ellas, y luego se vuelven apáticos a la hora de cumplir con su deber y no lo hacen de manera correcta. Existen constantemente en una especie de estado negativo, con oposición, insatisfacción y resentimiento en sus corazones. ¿Es tal comportamiento correcto? ¿Son estas cosas fáciles de resolver? Digamos, por ejemplo, que te crees muy inteligente y te digo que eres insensato y no entiendes los asuntos espirituales. Te enfadas al oír esto y te vuelves hostil diciendo: “Nadie se atrevería a decir que no entiendo los asuntos espirituales. Es la primera vez que oigo tal cosa. No puedo aceptar estas palabras. ¿Podría liderar la iglesia si no comprendiera los asuntos espirituales? ¿Podría hacer una obra tan grande?”. Surge un conflicto, ¿no? Entonces, ¿qué hay que hacer? ¿Es fácil para las personas reflexionar sobre sí mismas cuando les ocurren tales cosas? ¿Qué tipo de personas son capaces de reflexionar sobre sí mismas? Las que aceptan y buscan la verdad. Primero, debes rebatirte a ti mismo. Aunque carezcas de un conocimiento exacto de ti mismo y no puedan percibir si tienes razón o no, o si tienes algún grado de ignorancia, en cuanto oigas a Dios decir que no eres un necio y no comprendes los asuntos espirituales, aunque no seas consciente de ello, esta es la definición de Dios con respecto a tu esencia-naturaleza, debes aceptar estas palabras como la verdad y aplicártelas a ti mismo, aunque pienses de forma diferente. Después, mientras obras y te relacionas con otros, al compararte con ellos, ves que no solo no entiendes los asuntos espirituales, sino que también eres muy ignorante. Al haber descubierto que tienes un problema grave, ¿no eres capaz de aceptar completamente lo que dijo Dios? Debes aceptar estas palabras. Primero debes aceptarlas como una regla, una definición o un concepto, y luego pensar en una forma de aplicártelo a ti mismo en tu vida real, pensar en un medio para conocerlo y experimentarlo. A medida que pase el tiempo, llegarás a tener la evaluación correcta de ti mismo. ¿Tendrás todavía malentendidos sobre Dios entonces? Cuando no haya desacuerdo entre ti y Dios en este asunto, ¿seguirás siendo capaz de objetar la evaluación de Dios sobre ti? La aceptarás y dejarás de desobedecer. Si eres capaz de aceptar la verdad y comprender plenamente este asunto, darás un paso adelante; si no lo aceptas, permanecerás estancado donde estás y no progresarás de ninguna manera.

Extracto de ‘Solo si se corrigen las propias nociones es posible tomar el buen camino de la fe en Dios (1)’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

La salvación de Dios para el hombre no consiste solo en palabras vacías. Él expresa todas estas verdades con el fin de abordar las cosas de la humanidad corrupta que están en desacuerdo con la verdad: sus nociones, imaginaciones, conocimientos, filosofías, cultura tradicional, etcétera, y para que, mediante la disección de tales elementos, el hombre comprenda qué constituye las cosas positivas, qué constituye las negativas, cuáles vienen de Dios, cuáles de Satanás, cuál es la verdad y cuáles son las filosofías y la lógica de Satanás. Cuando las personas puedan ver estas cosas como lo que son en realidad, elegirán naturalmente buscar el camino correcto de la vida, y son capaces de practicar la verdad, hacer lo que pide Dios y discernir las cosas negativas. Esto es lo que Dios le pide al hombre, y también es la norma con la que perfecciona y salva a las personas. Algunas dicen: “Dios disecciona las nociones del hombre, pero yo no tengo nociones. Las personas que tienen nociones suelen ser viejos zorros astutos, o bien teólogos y fariseos hipócritas. Yo no soy así”. ¿Cuál es aquí el problema? No se conocen a sí mismos. Da igual lo que se les comunique, son incapaces de aplicárselo a sí mismos, pensando que no son así. Esto es ignorancia, no tienen comprensión de las cosas espirituales. ¿Sois capaces de pensar de esta manera? Hoy en día, la mayoría de la gente no piensa así. Han escuchado muchos sermones, sienten que todos tienen corrupciones y nociones que son pasivas y negativas, que no tiene nada de vergonzoso diseccionarlas; después de hacerlo, además, creen que ayudará a otros a desarrollar su discernimiento y ellos mismos crecerán y serán capaces de entender la verdad más rápidamente. Por esta razón todos son capaces de diseccionarse a sí mismos abiertamente. Bueno, en ese caso, ¿cuál es el objetivo de la disección de las nociones? Apartarlas a un lado para poder abordar los malentendidos entre el hombre y Dios, y luego permitir que las personas se centren en lo que Dios le pide al hombre, saber cómo entrar en el camino de la salvación y qué hacer para practicar la verdad. En última instancia, al practicar continuamente de esta manera, se logra el efecto deseado: por un lado, las personas llegarán a comprender la voluntad de Dios y serán capaces de someterse a Él, y por otro, tendrán la inmunidad para rechazar y resistirse a muchas cosas negativas, como las malvadas nociones e imaginaciones y las cosas que surgen del conocimiento. Al enfrentarte a un intelectual religioso, un teólogo o un pastor o anciano religioso, puedes identificarlos en cuanto empiezas a hablar con ellos, y eres capaz de usar la verdad para rebatir sus innumerables nociones, imaginaciones, herejías y falacias. Esto demuestra que eres capaz de identificar cosas negativas, que has entendido algunas verdades, que posees cierta estatura, y por lo tanto no te sientes intimidado cuando se enfrenta a estos líderes y figuras religiosas. El conocimiento, el aprendizaje y las filosofías de las que hablan —incluso todas sus ideologías y teorías— son insostenibles, pues has identificado las letras y la doctrina, las nociones e imaginaciones de la religión, y las cosas de la religión ya no pueden engañarte. Pero todavía os queda camino por recorrer. Cuando os encontráis con estos estafadores religiosos y fariseos, o con cualquiera que tenga un poco de estatus, os sentís intimidados; sabéis que lo que dicen está mal, que consiste en nociones e imaginaciones, nacidas del conocimiento, pero no sabes cómo repudiarlo, no sabéis desde dónde empezar a diseccionarlo, o con qué palabras exponer a estas personas. ¿No demuestra esto que todavía no has entendido la verdad? Así que debéis equiparos con la verdad y aprender a diseccionaros a vosotros mismos. Cuando hayáis comprendido la verdad, podréis identificar a otras personas, pero si no entendéis la verdad, nunca lo lograréis. Para identificar a las personas y las cosas debéis comprender la verdad; sin la verdad como fundamento, como vida, no serás capaz de penetrar profundamente en nada.

Cuando las personas han resuelto varias nociones e imaginaciones, tienen conocimiento y experiencia de las palabras de Dios, y al mismo tiempo también han entrado en la realidad de Sus palabras. En el proceso de entrar en la realidad de las palabras de Dios, las diversas nociones e imaginaciones que surgen en las personas se resuelven una por una y se produce en las personas un cambio en el conocimiento de la obra de Dios, en Su esencia y en las diversas actitudes que tienen hacia las personas. ¿Cómo se produce este cambio? Se produce cuando las personas se apartan de sus diversas nociones e imaginaciones, cuando dejan de lado las diversas ideas y perspectivas que provienen del conocimiento, la filosofía, la cultura tradicional o el mundo exterior, y en su lugar aceptan los diversos puntos de vista que provienen de Dios y que están conectados con la verdad. Y así, cuando las personas aceptan las palabras de Dios como su vida, también entran en la realidad de las palabras de Dios, y son capaces de considerar y pensar en cuestiones utilizando la verdad, y resolver así los problemas; estos son los cambios que la resolución de las nociones trae a la vida de las personas y a su existencia. Cuando las personas logran tales cambios, su relación con Dios se convierte en una entre seres creados y Creador. En las relaciones a este nivel no hay competencia ni tentación, y hay muy poca rebelión; las personas son mucho más obedientes, comprensivas, adoradoras, fieles y honestas con Dios, y le temen de verdad. Pero resolver las nociones de las personas es un proceso muy doloroso. Deben negarse a sí mismas, dejar de lado sus nociones, apartarse de las cosas que creen correctas, dejar de lado las cosas a las que se aferran, las que han creído correctas y han buscado y anhelado durante toda su vida. Esto significa que la gente debe abandonarse a sí misma, debe dejar de lado el conocimiento, las filosofías, incluso su manera de existir, ya que las aprendieron del mundo de Satanás, y han de reemplazarlas por otra forma de vida, cuyo fundamento y raíz de existencia es la verdad. Como tal, la gente debe soportar un gran sufrimiento. Tal sufrimiento puede no tratarse de una enfermedad física o de las dificultades y privaciones de la vida diaria, pero puede provenir de un cambio en todo tipo de puntos de vista sobre diferentes cosas y sobre la humanidad en tu corazón, o provenir incluso de un cambio en los diversos aspectos del conocimiento que tienes de Dios, que ponga patas arriba tu conocimiento y tu punto de vista del mundo, la existencia humana, la humanidad e incluso Dios.

Extracto de ‘Solo si se corrigen las propias nociones es posible tomar el buen camino de la fe en Dios (1)’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Anterior: 3. ¿Cuáles son perjuicios y consecuencias de no corregir las nociones e imaginaciones?

Siguiente: 1. ¿Cuál es la obra del Espíritu Santo? ¿Cuáles son las manifestaciones de la obra del Espíritu Santo?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

5. Consecuencias de que alguien se someta al engaño y control de los fariseos y anticristos del mundo religioso, y si es posible que Dios los salve

Pastores y líderes en el mundo religioso, por ejemplo, confían en sus dones y posiciones para hacer su obra. Las personas que los siguen por un largo tiempo se van a infectar con sus dones y van a ser influidas por algo de lo que ellos son. Se enfocan en los dones, habilidades y conocimiento de las personas, y prestan atención a algunas cosas sobrenaturales y a muchas doctrinas profundas pero poco realistas (por supuesto, estas doctrinas profundas son inalcanzables).

3. Naturaleza y consecuencias del problema de reconocer únicamente a Dios sin reconocer la verdad

Los que quieren obtener la vida sin confiar en la verdad de la que Cristo habló son las personas más absurdas de la tierra, y los que no aceptan el camino de la vida que Cristo trajo están perdidos en la fantasía. Y así digo que las personas que no aceptan al Cristo de los últimos días Dios las detestará para siempre. Cristo es la puerta para que el hombre entre al reino durante los últimos días, que nadie puede evitar.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro