26. ¿Por qué usar artimañas para servir a Dios?

Por Baixue, provincia de Liaoning

Cuando vi las palabras de Dios diciendo: “Aquellos que sirven como líderes siempre quieren tener mayor ingenio, estar por encima del resto, encontrar nuevos trucos para que Dios pueda ver cuán capaces son en verdad. […] Siempre quieren destacar; ¿no es esta, acaso, la revelación de una naturaleza arrogante?” (‘Sin la verdad es fácil ofender a Dios’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”). Pensé: ¿Quién tiene las agallas de tratar de buscar nuevos e ingeniosos trucos? ¿Quién no sabe que el carácter de Dios no tolera la ofensa del hombre? ¡Yo desde luego no me atrevería! Personalmente, creía que tenía un corazón de reverencia para Dios y en mi obra no me atrevía a tratar de buscar trucos. Sin embargo, sólo fue en la revelación que Dios hizo de los hechos que me di cuenta de que tratar de buscar nuevos trucos no era algo que alguien se atreviera o no se atreviera a hacer, sino que viene completamente determinado por una naturaleza arrogante.

No hace mucho, descubrí que había una iglesia con una lideresa que no era adecuada. Se dormía durante las reuniones y no tenía una humanidad amable, mientras que su compañera tenía muchas responsabilidades. Así que quise reemplazar a esta lideresa de la iglesia y permitirle a su compañera llevar a cabo la obra del líder de la iglesia. Sin embargo, me preocupaba que esto hiciera a la lideresa de la iglesia negativa, débil y que abandonara su fe o interrumpiera las cosas en la iglesia. Después de mucha ponderación, pensé en un “plan inteligente”. Haría en secreto que su compañera tomara todo el alcance de la obra; su compañera se encargaría de todo lo organizado por la iglesia y la lideresa sólo sería una figura decorativa. Así que ni había buscado a Dios ni había considerado los arreglos y los principios de la obra. Sólo llevé esto a cabo después de notificárselo a la compañera de la lideresa de distrito y al predicador del distrito. Después de aquello me congratulé mucho a mí misma, me creía muy inteligente y con una verdadera sabiduría en mi obra. Pensé: Si el líder lo supiera, desde luego diría que soy capaz en mi obra y tal vez terminaría incluso ascendiéndome. Pero no había imaginado que cuando se lo contara al líder, me diría: “Es tu manera de buscar nuevos trucos. ¿Dónde decía en los arreglos de la obra que podías hacer esto? Un líder inadecuado puede ser reemplazado, pero nosotros no podemos cumplir la obra de acuerdo a nuestra propia voluntad y hacer a un lado los principios de la iglesia. Esto es una seria resistencia contra Dios…”. Después de escuchar esta comunicación del líder, me quedé impactada. Nunca hubiera imaginado absolutamente que sin darme cuenta trataría de encontrar nuevos trucos. Lo que yo había creído un “plan inteligente” era en realidad una seria resistencia contra Dios y cuando me enfrenté a los hechos me sentí realmente avergonzada. En ese momento, no pude evitar pensar en las declaraciones de Dios: “Por ejemplo, como albergas arrogancia y engreimiento dentro de ti, no te puedes contener de resistir a Dios. No lo haces intencionalmente, sino que esto lo dirige tu naturaleza arrogante y engreída. Tu arrogancia y engreimiento hacen que desprecies a Dios, que no lo respetes […]” (‘Sólo puedes obtener cambios en tu carácter buscando la verdad’ en “Registros de las pláticas de Cristo”). Era cierto. Cuando me enfrenté con este problema, no había buscado a Dios ni tampoco lo había considerado desde los principios de la iglesia. Sólo había actuado de acuerdo a mi propia voluntad. Vi mi naturaleza arrogante y engreída, que no tenía un corazón de reverencia para Dios y que Dios no tenía una posición en mi corazón. Sólo en ese momento me di cuenta de que buscar nuevos trucos no era algo que me atreviera o no me atreviera a hacer, sino que era algo determinado por mi propia naturaleza arrogante. Si no reconocía mi propia naturaleza arrogante, nunca me controlaría. Incluso un día podría hacer algo para resistirme a Dios que le hiciera sentir repugnancia y odio. Sólo en ese momento me di cuenta de que servir a Dios no es algo sencillo. Si no tengo la verdad, si no hay un cambio de carácter, si no reconozco mi propia naturaleza arrogante, sin darme cuenta podría ofender el carácter de Dios. ¡Eso es realmente peligroso! Gracias al alumbramiento de Dios, entendí por este incidente por qué la casa de Dios nos ha requerido una y otra vez trabajar de acuerdo a los arreglos y principios de la obra. Se debe a que no hemos obtenido la verdad y no podemos asegurar que todos nuestros puntos de vista sean los correctos y lo que hacemos es beneficioso para la iglesia y el pueblo elegido de Dios, sino que nuestra naturaleza siempre es arrogante y todos buscamos presumir, “sacar a la luz” nuestras propias aptitudes para que Dios las vea. Por lo tanto, sólo podemos protegernos obrando fielmente de acuerdo con los arreglos de la obra.

¡Oh Dios! Gracias por revelar mi naturaleza arrogante y engreída. De este día en adelante, ciertamente tomaré esto como una advertencia y dedicaré más esfuerzo a conocer mi propia naturaleza. Trabajaré estrictamente de acuerdo con los arreglos de la obra. Seré verdaderamente una persona en posesión de la razón, que cumple los principios y tiene un corazón reverente para Ti.

Anterior: (IV) Palabras clásicas sobre las consolaciones de Dios para el hombre

Siguiente: 32. La persecución y la adversidad me ayudaron a crecer

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

40. Es muy importante obedecer la obra del Espíritu Santo

"La senda a la perfección se alcanza a través de tu obediencia hacia la obra del Espíritu Santo. Tú no sabes por medio de qué clase de persona obrará Dios para perfeccionarte, ni tampoco por medio de qué persona, suceso o cosa Él te traerá beneficios y te permitirá adquirir algo de discernimiento" (‘Los verdaderamente obedientes seguramente serán ganados por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”).

¡Ay de Quienes Crucifiquen a Dios Otra Vez!

Durante los últimos días Dios se ha encarnado en China para obrar y ha expresado millones de palabras, y ha conquistado y salvado a un grupo de personas con Su palabra y ha iniciado la nueva era del juicio, comenzando con la casa de Dios. Hoy, la difusión de la obra de Dios durante los últimos días ha alcanzado su clímax en China continental. La mayoría de las personas de la Iglesia Católica y de todas las denominaciones y sectas cristianas que buscan la verdad regresaron ante el trono de Dios. El Dios encarnado ha realizado la obra de “la venida secreta del Hijo del Hombre” profetizada en la Biblia y pronto aparecerá públicamente ante todas las naciones y lugares del mundo. Todas las personas en cada nación y lugar que estén sedientas de la aparición de Dios verán la aparición pública de Dios. Ninguna fuerza puede obstaculizar o destruir el reino de Dios y cualquiera que se resista a Dios será castigado por Su ira, tal y como lo dicen las palabras de Dios: “Mi reino se está formando sobre todo el universo y Mi trono se está apoderando de los corazones de trillones de personas. Con la ayuda de los ángeles, Mi gran logro pronto se llevará a un término exitoso. Todas las multitudes de Mis hijos y Mi pueblo esperan ansiosamente Mi regreso, anticipando Mi reunión con ellos, para nunca más volver a separarnos. ¿Cómo podría todo el pueblo de Mi reino no correr de un lado a otro celebrando los unos con los otros que esté junto a ellos? ¿A quién se le ocurriría ahorrar costos en esta reunión? Soy honorable a los ojos de todos; soy proclamado en las bocas de todos. Cuando regrese, voy a conquistar a todas las fuerzas enemigas aún más. ¡El momento ha llegado! ¡Quiero poner Mi obra en marcha; quiero reinar supremo entre los hombres! ¡Estoy regresando! ¡Me estoy yendo! Esto es lo que todos están anticipando, lo que están esperando. ¡Quiero dejar que todos vean la llegada de Mi día y que gozosamente le den la bienvenida al arribo de Mi día!”

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro