9. Un poco de entendimiento sobre ser salvados

Por Lin Qing, provincia de Shandong

En estos años siguiendo a Dios, he renunciado a la familia y a los goces de la carne, y he estado ocupada todo el día cumpliendo con mi deber en la iglesia. Por lo que creía: Mientras no abandone mi trabajo en la iglesia, no traicione a Dios, no me salga de la iglesia y siga a Dios hasta el final, Dios me perdonará y salvará. También creía que estaba caminando el camino de la salvación de Dios y que todo lo que tenía que hacer era seguirlo hasta el final.

Pero hace unos días vi que un texto de “Sólo los que ganan la verdad y entran en la realidad son verdaderamente salvos”: “Ser salvos por Dios no es tan simple como la gente imagina. Debemos confiar en el juicio y en el castigo, así como en las pruebas y la refinación de la palabra de Dios en cada paso de nuestras experiencias. Debemos seguir de cerca cada paso de la obra de Dios y al final obtener la verdad y lograr un cambio en el carácter para ser una nueva creación y poder descansar en la verdad para triunfar sobre Satanás y trascender el pecado. Debemos poder vivir conscientemente confiando en la palabra de Dios, obedeciendo completamente a Dios y ser compatibles con Él. Sólo esto es realmente triunfar sobre Satanás, trascender el pecado y ser ganados por Dios. Si podemos lograr este resultado por experimentar la obra de Dios, entonces sólo eso es ser verdaderamente salvados por Dios”. “En el camino de perseguir la verdad y alcanzar la salvación de Dios hay todavía muchas dificultades y obstáculos, como la familia desintegrándose, desastres naturales y artificiales, todo tipo de prueba y tribulación que deben enfrentar las personas. Ciertamente no es que todo vaya viento en popa, y si a las personas les falta la verdad no pueden mantenerse firmes, la posibilidad de traicionar a Dios es 100%” (La comunicación desde lo alto). Después de leer esto, me sentí como si estuviera despertando de un sueño. Por lo tanto, siendo salvo por Dios no era tan sencillo como lo había pensado después de todo; se basa en personas que experimentan la palabra y la obra de Dios en cada paso del camino, aceptando el castigo y juicio de Dios, las pruebas y la poda, así como experimentar la amargura de todo tipo de pruebas y tribulaciones. Para que puedan lograr un verdadero entendimiento de su propio carácter corrupto y poco a poco liberarse de la corrupción y al final poder descansar en la palabra de Dios y descansar en la verdad para triunfar sobre Satanás y trascender las fuerzas de la oscuridad en todo tipo de entorno. Sólo este resultado es verdaderamente ser salvado por Dios. Pero al comparar esto con mi condición real, yo estaba lejos de alcanzar ese resultado. Hubo muchas veces que a pesar de que sabía que buscar reputación y la posición no era lo aprobado por Dios, todavía emprendía la búsqueda de estas cosas y era negativa y débil cuando no las obtenía. Yo perdía mi motivación para buscar la verdad y caía en una oscuridad de la cual no podía salirme. Hubo muchas veces en que a pesar de que sabía que creer en Dios significaba que debía buscar la verdad para retribuir Su amor y que no podía hacer tratos con Él, veía que la obra de Dios tardaba demasiado en cumplir y llevaba negatividad dentro de mí. Mi energía de épocas anteriores simplemente desapareció sin dejar rastro y empecé a cumplir con mi deber sin cuidado. Cuando encontré dificultades en mi trabajo, aunque yo sabía que era Dios que me estaba ejercitando por medio de las dificultades, aún estaba llena de malentendidos y quejas hacia Dios. Sentí que creer en Dios era demasiado difícil, demasiado agotador y yo siempre quería escapar y aun renunciar a mi trabajo. Hubo muchas veces en que a pesar de que sabía que el entorno y todas personas, asuntos y cosas que me rodean fueron creados por Dios para perfeccionarme, y que yo debería buscar la verdad en estas cosas, cuando me enfrentaba con una persona, materia o cosa que no coincidía con mis conceptos, siempre le resistía y no estaba dispuesta a aceptarlo. Cuando vi a otras personas con familias felices mientras que yo había sido abandonada por mis seres queridos y no tenía un lugar de descanso, con frecuencia sentía tristeza y dolor por ello, al punto en que varias veces he querido apartarme de Dios… Aun así, todavía pensaba que mucho tiempo antes ya había tomado el camino de la salvación de Dios. Mirando todas estas condiciones reales, ¿cómo podía yo tener algo de verdadera estatura? Al enfrentar una pequeña prueba o frustración estaba en peligro de tropezar, por no hablar de mantenerme firme en medio de grandes tribulaciones y sufrimiento. En aquel momento que vi que aunque había seguido a Dios por varios años sin renunciar, yo no había realmente captado la verdad, y el carácter de mi vida no había cambiado nada. Todavía vivía bajo la influencia oscura de Satanás y era objeto de su engaño y manipulación. Esto estaba muy lejos del estándar de ser verdaderamente salvo por Dios, pero todavía creía que había entrado al camino de la salvación de Dios mucho tiempo antes y que yo era casi adecuada, esto era simplemente un auto-engaño.

Oh Dios, ¡gracias! Fue Tu esclarecimiento y guía lo que me permitió ver claramente mi verdadera condición y me hizo entender lo que es la salvación en realidad, transformando mi pasado falso conocimiento. También me hizo comprender que si no gano la verdad o tengo un cambio en el carácter de mi vida, no importa cuántos años yo crea en Dios, no ganaré su aprobación. Desde hoy en adelante estoy dispuesta a apreciar este tesoro de tiempo para equiparme con más de la verdad, y por medio de experimentar Tu obra, me desharé de mi carácter corrupto. Viviré de acuerdo con Tus palabras y te obedeceré completamente, y alcanzaré la verdadera salvación por Ti.

Anterior: Analizando la vida de la iglesia y la vida real

Siguiente: 13. Hay un camino de resolver la arrogancia

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Contemplando la aparición de Dios en Su juicio y Su castigo

Como cientos de millones de otros seguidores del Señor Jesucristo, nosotros acatamos las leyes y los mandamientos de la Biblia, gozamos la abundante gracia del Señor Jesucristo y nos reunimos, oramos, alabamos y servimos en el nombre del Señor Jesucristo, y todo esto lo hacemos bajo el cuidado y la protección del Señor. Muchas veces somos débiles y muchas veces fuertes. Creemos que todas nuestras acciones están en conformidad con las enseñanzas del Señor. Se sobreentiende, entonces, que también creemos que caminamos el camino de la obediencia a la voluntad del Padre que está en el cielo. Anhelamos el regreso del Señor Jesús, la gloriosa llegada del Señor Jesús, el fin de nuestra vida en la tierra, la aparición del reino, y todo lo que se predijo en el Libro de Apocalipsis: el Señor llega y trae el desastre, y recompensa a los buenos y castiga a los malvados, y se lleva en los aires a los que lo siguen y acogen Su regreso para que se encuentren con Él. Cada vez que pensamos en esto, no podemos evitar que la emoción nos embargue. Estamos agradecidos de haber nacido en los últimos días y somos lo suficientemente afortunados de ser testigos de la venida del Señor. Aunque hayamos sufrido persecución, es a cambio de “un peso de gloria que sobrepasa todo y que es eterno”; ¡qué bendición que así sea! Todo este anhelo y la gracia que otorga el Señor muchas veces nos vuelven más formales en la oración y nos reúnen con más frecuencia. Tal vez el año que entra, tal vez mañana o tal vez incluso antes, cuando el hombre no se lo espere, el Señor de repente llegará y aparecerá entre un grupo de personas que han estado esperándolo atentamente.

15. Esta es una persona verdaderamente buena

No sólo los que las personas ordinarias describen como ‘hombre sumiso’ no tienen ningún sentido de justicia, tampoco tienen metas en la vida. Son meramente personas que nunca quieren ofender a nadie, así que, ¿qué valen? Una persona verdaderamente buena es indicio de alguien que ama las cosas positivas, alguien que busca la verdad y anhela la luz, alguien que puede discernir el bien del mal y que tiene las metas correctas en la vida; sólo a esta clase de persona ama Dios.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro