App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Provisión para la vida: Recopilación de sermones

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

13. Los principios que deben mantenerse con el fin de no ser engañados por falsos Cristos

Actualmente, han aparecido toda clase de falsos Cristos y personas engañosas. Son como leones rugientes que van por todas partes buscando personas que devorar. Aunque choquen contra un muro allá donde vayan, no están dispuestos a admitir la derrota. Van a todas partes airadamente para hacer cosas que engañen a las personas e interrumpan la obra de la iglesia. Están dispersados por todas partes y no distinguen entre personas buenas o malas. Independientemente de si las personas han sido expulsadas o erradicadas, mientras tengan dinero que ofrecer, ellos las aceptarán. Con el fin de evitar que más personas sean engañadas, comunicaré algo sobre los pocos principios importantes relativos a distinguir a los falsos Cristos. Quienquiera que pueda mantener estos pocos principios será salvado de este desastre y se mantendrá firme en medio de las pruebas.

El primer principio es que debemos estar claros sobre el hecho de que sólo hay un Dios Todopoderoso. Sólo Dios Todopoderoso es el Cristo encarnado. Aparte de Él, no hay otro Dios. Si alguien intenta hacerse pasar por Dios Todopoderoso, dice que es Dios Todopoderoso e imita a Dios Todopoderoso y dice cosas para engañar a las personas, entonces esta persona es un falso Cristo. Es un anticristo que está aquí para engañar a las personas. Debemos abandonar a esta persona, mantenernos a distancia de ella y maldecirla porque es una enemiga de Dios Todopoderoso y de todo el pueblo escogido de Dios.

El segundo principio es que si hay una persona que dice que las palabras de Dios Todopoderoso están obsoletas, que ya no necesitamos leer las palabras de Dios Todopoderoso y que sólo ella es capaz de llevar a cabo la obra de perfeccionar personas, entonces esta persona es un espíritu maligno y un anticristo. Debemos abandonarla con firmeza, mantenernos a distancia de ella y maldecirla porque es la enemiga de Dios Todopoderoso y de todo el pueblo escogido de Dios. Debemos seguir únicamente a Dios Todopoderoso. No debemos seguir absolutamente a nadie más.

El tercer principio es que en todo momento, debemos acatar todas las palabras de Dios Todopoderoso. Debemos creer firmemente que sólo las palabras de Dios Todopoderoso son la verdad, el camino y la vida. Debemos creer que aparte de las palabras de Dios Todopoderoso, no se puede llamar la verdad, el camino y la vida a las palabras de nadie más. Mientras algunas personas nos impidan leer las palabras de Dios Todopoderoso y nos pidan que renunciemos a ellas, independientemente de quiénes sean y de qué estatus o cualificaciones tengan, son anticristos, son Satanás y engañan a las personas. Debemos abandonarlas, mantenernos a distancia de ellas y maldecirlas porque son enemigas de Dios Todopoderoso y de todo el pueblo escogido de Dios.

El cuarto principio es que en todo momento debemos orar en el nombre de Dios Todopoderoso porque no hay otro nombre en el cual podamos confiar para la salvación. Quienquiera que nos haga orar en otro nombre es un anticristo, engaña a las personas, es un espíritu maligno y es Satanás. Debemos abandonarlo, mantenernos a distancia de él y maldecirlo porque es el enemigo de Dios Todopoderoso y de todo el pueblo escogido de Dios.

El quinto principio es que debemos creer firmemente que sólo Dios Todopoderoso puede conquistar y perfeccionar a las personas. Aparte de Dios Todopoderoso, nadie puede conquistar y perfeccionar a otras personas. Independientemente de quién sea esa persona, siempre que diga que puede sustituir a Dios Todopoderoso y a Su obra de perfeccionamiento de las personas y que Dios le ha encomendado eso, es un falso Cristo, engaña a las personas, es un espíritu maligno y es Satanás. Debemos abandonarla, mantenernos a distancia de ella y maldecirla. Esto se debe a que Dios Todopoderoso dice que Él no tiene necesidad de un vocero y que nadie más puede llevar a cabo Su obra. Sólo Cristo encarnado puede llevar a cabo la obra de Dios. Actualmente, estos falsos Cristos y personas engañosas ya han empezado a surgir. Más adelante, pueden ser cada vez más. Estos falsos Cristos y personas engañosas son las personas más siniestras. Son los enemigos de Dios Todopoderoso y de todo el pueblo escogido de Dios.

El sexto principio es que Dios se ha encarnado dos veces, Él ya ha completado la totalidad de la obra del plan de gestión de Dios y Él ha concluido la era. Por tanto, no hay manera de que pueda haber una tercera ocasión de obra de encarnación. Independientemente de quién sea esa persona, siempre que diga que ella es Dios encarnado, es un falso Cristo, un anticristo, una persona engañosa, un espíritu maligno y Satanás. Debemos abandonarla, mantenernos a distancia de ella y maldecirla porque es una enemiga de Dios Todopoderoso y de todo el pueblo escogido de Dios.

El séptimo principio es que, independientemente de quiénes sean esas personas, siempre que declaren ser los hijos amados o los primogénitos de Dios, o los diáconos de la China continental, son definitivamente anticristos, espíritus malignos y personas engañosas. Debemos abandonarlas, mantenernos a distancia de ellas y maldecirlas porque son enemigas de Dios Todopoderoso y de todo el pueblo escogido de Dios. Debes recordar que en China ya no surgirá otro diácono y, además, no aparecerá otro de los primogénitos ni de los hijos amados de Dios. Sólo debemos creer en y seguir a Dios Todopoderoso mismo y debemos apoyarnos en las palabras de Dios Todopoderoso para vivir.

El octavo principio es que, independientemente de quiénes sean esas personas, independientemente del nivel del que sean líderes, siempre que hablen y obren en lugar de Dios o del diácono de la China continental, son falsos pastores, falsos apóstoles, anticristos y personas engañosas. Debemos abandonarlas, mantenernos a distancia de ellas y maldecirlas porque son enemigas de Dios Todopoderoso y de todo el pueblo escogido de Dios.

El noveno principio es que, independientemente de quiénes sean esas personas, siempre que adopten el nombre de Dios Todopoderoso o finjan ser ángeles y hablen u obren, son definitivamente espíritus malignos y Satanás. Debemos abandonarlas, mantenernos a distancia de ellas e, incluso más, maldecirlas. Debemos echarlas de la iglesia y expulsarlas para siempre porque son enemigas de Dios Todopoderoso y del pueblo escogido de Dios.

El décimo principio es que, independientemente de quién sea esa persona, siempre que interrumpa la vida normal de la iglesia, viole los arreglos de la obra de los de arriba y haga algo más, es definitivamente un anticristo, un espíritu maligno y una persona engañosa. Debe ser echada de la iglesia de inmediato y expulsada para siempre. Todos deben abandonarla, mantenerse a distancia de ella y maldecirla porque es una enemiga de Dios Todopoderoso y de todo el pueblo escogido de Dios.

El undécimo principio es que, independientemente de quién sea esa persona, independientemente de qué nivel de liderazgo sea o personaje especial que sea, siempre que impida al pueblo escogido de Dios leer las palabras de Dios, cantar, danzar y alabar a Dios Todopoderoso, así como orar en el nombre de Dios Todopoderoso, es un anticristo, un espíritu maligno, Satanás y una persona engañosa. Debemos abandonarla, mantenernos a distancia de ella y maldecirla porque es una enemiga de Dios Todopoderoso y de todo el pueblo escogido de Dios.

Estos once principios distintivos son tanto simples como aplicables. Esta es la forma más simple de práctica. Independientemente de si tu calibre es bueno o malo, ellos son completamente aplicables. Debido a que Dios quiere comenzar el siguiente paso de Su obra, lo que Dios nos encomienda hacer es acatar la totalidad de Sus palabras y el camino verdadero que Él nos ha concedido. Sólo los falsos Cristos y diversas personas engañosas son capaces de interrumpir la obra de Dios y de amenazar al pueblo escogido de Dios. Esa es la razón por la que son enemigos de Dios y del pueblo escogido de Dios. Decir de esta manera no es demasiado excesivo porque todos los que interrumpen la obra de Dios Todopoderoso son enemigos de Dios Todopoderoso y son anticristos. Hay evidencia irrefutable de esto y ellos no podrán escapar de su culpa. Cada persona debe ser capaz de comprender estos once principios distintivos. No importa de quién y de qué acciones suyas empecemos a tener sospechas, podemos compararlos con estos once principios para confirmar nuestros pensamientos.

Los once principios enumerados anteriormente son principios importantes cuando se trata de distinguir a los falsos Cristos y las personas engañosas. Cada persona del pueblo escogido de Dios debe acatar estos principios de la verdad. Independientemente de si entendemos la verdad o de cúal sea nuestro nivel de discernimiento, mientras acatemos estos once principios, definitivamente no seremos engañados por falsos Cristos ni por Satanás y evitaremos un desastre fatal. Mientras acatemos estos principios, seremos capaces de cumplir el encargo de Dios y de defender la obra de la familia de Dios. Asimismo, podremos defendernos y mantenernos firmes. Por supuesto, hay muchos más detalles cuando se trata de distinguir a los falsos Cristos y a las personas engañosas. En cuanto a estos detalles, tendréis que resolverlos a través de la lectura de las palabras de Dios y comunicándolos vosotros mismos. Todo lo que puedo hacer es profundizar en los principios más generales. Creo que después de un período de tiempo de comunicar las palabras de Dios y de meditar en ellas, se volverán claras para vosotros.

Anterior:Los cinco criterios para ser testimonio

Siguiente:Las cinco expresiones principales del cambio en el carácter

También podría gustarte