Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Provisión para la vida: Recopilación de sermones

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

14. Las cinco expresiones principales del cambio en el carácter

Un cambio en el carácter se refiere principalmente a cambiar la naturaleza de las personas de resistencia y traición a Dios por la corrupción de Satanás. Se refiere principalmente a la transformación de un carácter corrupto. La parte más obvia de ello es cambiar el pensamiento y las nociones de las personas, lo que les gusta y lo que no, su amor y su odio, los objetos de su búsqueda, sus perspectivas acerca de las cosas, así como su estilo de vida. Después de pasar por el juicio y el castigo de Dios, las personas experimentarán diversos grados de cambio en su pensamiento, sus perspectivas o su comportamiento. Mientras que creas genuinamente en Dios y anheles Sus palabras, puedes obtener algún entendimiento de Dios y de la verdad a través de Sus palabras. Así es cómo las personas cambian naturalmente gracias a Sus palabras. Algunas personas piensan que, si el comportamiento de una persona cambia y sus palabras y acciones están en sintonía con la Biblia después de convertirse en creyentes, ¿no es eso un cambio en el carácter? ¡Esto es un grave error! El cambio en el carácter que Dios requiere es principalmente un cambio sustancial en la vida de las personas, un cambio en la naturaleza de las personas de resistencia y traición a Dios. Es decir, como una persona ha obtenido la verdad a través de las palabras de Dios, sus búsquedas son diferentes, su senda en la vida cambia y el fundamento y los valores de su existencia cambian completamente. Esto viene provocado por un cambio en el carácter vital de una persona. El juicio y el castigo de Dios es la obra de transformación de las personas y su carácter corrupto. Después de que una persona corrupta pase por el juicio y el castigo de Dios, su viejo ser muere y nace una nueva persona a través de las palabras de Dios. Una vez que tenemos las palabras de Dios como nuestra vida nos convertimos en un ser totalmente nuevo. Una vez que una persona ha experimentado las palabras de Dios durante un período de tiempo determinado, esta pasa por un cambio gradual en su carácter vital. Algunas de las expresiones principales del cambio en el carácter se bosquejan a continuación.

El primer aspecto de la manifestación de las personas que han cambiado en carácter es que tienen, por lo menos, temor de Dios. Debido al juicio y castigo de las palabras de Dios, las personas se someten con buena gracia y se postran. A partir de ese momento, las personas desarrollan un temor de Dios .Cuando pasan por el juicio y el castigo de las palabras de Dios, los que temen a Dios experimentan en lo profundo de su alma que la majestad y la ira de Dios no tolerarán ninguna ofensa. Por supuesto, esto no es algo que pueda lograrse simplemente leyendo Sus palabras; sólo después de pasar por mucha obra del Espíritu Santo pueden las personas sentir que las palabras de Dios, como una espada afilada, son majestuosas y no toleran ofensa. Una persona que teme a Dios ha sido sin duda bastante disciplinada e incluso castigada por Dios. Sin estas experiencias, no podría temer verdaderamente a Dios en absoluto. Aquellos que temen a Dios tienen un lugar para Dios en sus corazones. Seguramente prestarán atención a la relevancia de Dios en todo y especialmente en los grandes temas en los que no se atreven a tomar decisiones rápidas. Siempre oran a Dios y tratan de encontrar la intención de Dios. Por ejemplo, no se atreven a descuidar ni sueltan con facilidad los asuntos relacionados con su senda de vida o los asuntos relacionados con el principio de la verdad. Cuando se enfrentan a una elección sobre cuestiones importantes del bien o el mal, pueden soltar su propio significado y abandonar su propia carne para obedecer y satisfacer a Dios. Ésta es una señal de ser temeroso de Dios. Los que son temerosos de Dios son mucho más francos y honestos que la persona promedio. Hacen las cosas de una manera discreta, no tan a lo loco y arrogantemente como en el pasado. Hacen las cosas con mayor prudencia, no tan imprudente y precipitadamente como los jóvenes. Se podría decir que el que las personas tengan el temor de Dios en ellas, es el principio y el comienzo de los cambios en el carácter de vida, Por supuesto esto debe estar en el contexto de experimentar la obra de las palabras de Dios. Hay individuos en la religión que han sido disciplinados por Dios y tienen un poco de temor de Dios, pero como no pasan por el juicio y el castigo de las palabras de Dios, su carácter en la vida no cambiará. Ser una persona que teme a Dios es enteramente el resultado de pasar por el juicio y el castigo de Sus palabras; es el resultado de leer las palabras de Dios, buscar la verdad y obtener la obra del Espíritu Santo. Esos teólogos y expertos en la Biblia son arrogantes y tienen la audacia de condenar la obra de Dios. Está claro que no temen a Dios en lo más mínimo. Así que tener un corazón temeroso de Dios es la manifestación más básica que debes tener para un cambio de carácter.

El segundo aspecto de la manifestación de las personas que han cambiado en carácter es que son capaces de obedecer las orquestaciones y arreglos de Dios. No importa lo que Dios haga, cómo Dios las trate y aunque las acciones de Dios no sean como ellas quieren, no tienen opinión y no se quejan, sino que son capaces de obedecer; pueden alcanzar estas circunstancias. Aunque tienen muchas experiencias y lecciones de fracaso, están verdaderamente conscientes de que los arreglos y las orquestaciones de Dios son las mejores y más significativas, y que no importa cómo Dios trate a las personas, siempre hay beneficios. Sobre todo en asuntos donde la mayoría de las personas muy fácilmente tienen nociones acerca de Dios, pueden ver lo más significativo en lo que Dios hace y lo que más vale la pena conmemorar y circular. Ya no tienen su propia opción en lo que Dios hace porque se dan cuenta que Dios hace las cosas de la mejor manera. Cuanto más inalcanzable sea para las personas, más significativo será. Es sólo cuando las personas experimentan esto que tienen una verdadera obediencia a Dios. Los que siempre hacen sus propias elecciones, es decir, los que siempre oran a Dios cuando se encuentran ante un problema y piden a Dios que haga lo que ellos quieren, son personas que se rebelan contra Dios y que repugnan a Dios. No están ni remotamente al alcance de la obediencia genuina. Esto es simplemente porque su experiencia de la obra de Dios no es suficiente y su entendimiento de Él es demasiado superficial. Esto los lleva a tener demasiada terquedad y demasiados requisitos de Dios. Las personas cuyo carácter ha cambiado tienen más obediencia y menos requerimientos personales y, por lo tanto, lo que las personas ven en ellas es que no tienen mucha percepción y reacción a lo que Dios hace. De hecho, lo saben muy bien en sus corazones y en su interior son obedientes y agradecidas. Éste es el segundo aspecto de la manifestación de las personas que han cambiado en carácter.

El tercer aspecto de la manifestación de las personas que han cambiado en carácter es que son capaces de hacer su deber lealmente como un ser creado. Debido a que las personas cuyo carácter ha cambiado tienen un claro entendimiento del significado de hacer el deber propio como un ser creado, no existe superficialidad ni engaño cuando hacen su deber. Si encuentran dificultades o contratiempos, no se quejan. Si el trabajo se afecta debido a algo que no se está haciendo bien, se sentirán desconsolados y sentirán un remordimiento extremo. No escatimarán esfuerzos para buscar un remedio. Puesto que las personas cuyo carácter ha cambiado ven hacer su deber como su vocación y como su derecho y justo deber, si no han hecho bien su deber sentirán que esto es su mayor vergüenza y también su mayor fracaso en la vida. Creen que aquellos que hacen su deber mal, no merecen ser llamados personas ni vivir frente a Dios, y que sólo haciendo bien el propio deber es que se puede verdaderamente retribuir el amor de Dios, merecer ser llamados personas y vivir en la tierra. Están cumpliendo bien con su deber para satisfacer a Dios como su placer y deleite. Así que, cumplir bien con el deber propio también es una manifestación del aspecto principal de los cambios en el carácter. Si eres una persona que se las apaña en su deber y que se las ingenia para ser engañosa, esto demuestra que eres una persona engañosa y deshonesta que pertenece a Satanás. Todos los de la casa de Dios que pueden desempeñar devotamente su deber pueden sin duda ser completados por Dios y pueden sin duda obtener la verdad y lograr un cambio en su carácter vital. No hay duda de esto.

El cuarto aspecto de la manifestación de las personas que han cambiado en carácter es que pueden amar a Dios verdaderamente. Al experimentar la obra de Dios, sólo aquellos que realmente obtienen la verdad cambiarán su carácter. Después de que el carácter de vida de las personas ha cambiado, ya no tienen el corrupto carácter satánico de ser arrogantes, engreídas, vanidosas y santurronas. Puesto que poseen algunas verdades y un verdadero entendimiento de las verdades, aquellas doctrinas, nociones e imaginaciones religiosas han sido reemplazadas. Cristo es su tesoro y están más hambrientas de las palabras de Dios. Cuanto más entienden la verdad, más sienten la hermosura de Dios. Cuando las personas descubren más de la hermosura de Dios, su amor por Dios se vuelve más real; a medida que obtienen más verdad de Dios, su amor por Dios también aumenta. Cuando las personas tienen un entendimiento real de Dios, su amor por Dios también se vuelve más real. Las personas que verdaderamente aman a Dios toman el corazón de Cristo como suyo. Hacen todo de acuerdo a la intención de Cristo. Si Cristo no está satisfecho, no obtienen deleite de hacer las cosas mejor. En este momento son capaces de obedecer completamente la voluntad de Cristo y no la suya propia. La verdadera obediencia proviene de un verdadero entendimiento de Dios y se produce de un verdadero amor por Dios. Sólo en el amor hay verdadera obediencia. No hay resistencia ni barreras en el amor. Sólo las personas que verdaderamente aman a Dios pueden considerar cuál es la voluntad de Dios en cualquier asunto y pueden abandonar sus sentimientos. Las personas cuyo carácter ha cambiado verdaderamente aman a Dios. Si las personas no tienen un verdadero amor por Dios en sus corazones, se puede decir que todavía no ha habido un cambio en su carácter de vida. Esto es categórico.

El quinto aspecto de la manifestación de las personas que han cambiado en carácter es que tienen relaciones interpersonales normales; eso quiere decir amar a los demás como ti mismo. Los cambios en el carácter suceden porque las personas poseen algunas verdades. En varios grados estas verdades se han convertido en las vidas de las personas. Esto ha cambiado los pasados estados corruptos de las personas; ya no viven para sí mismas y para la carne, sino que son capaces de vivir para Dios y vivir para llevar a cabo la voluntad de Dios. Ya que las personas cuyo carácter ha cambiado tienen verdadero amor y obediencia a Dios, también tienen, por supuesto, muchas manifestaciones de amor hacia las personas, tales como interés, amor, ayuda, paciencia y tolerancia, y pueden vivir en armonía con las personas. No impondrán a los demás lo que no les gusta y no juzgarán, acusarán ni odiarán cuando vean deficiencias en los demás. Tratan a las personas con sinceridad y pueden tratarlas de acuerdo a las palabras de Dios. La manera como Dios perdona a las personas, ama a las personas y trata a las personas, se convierte en sus principios de acción. Las personas cuyo carácter ha cambiado pueden tratar el corazón de Dios como su corazón. Tienen amor por Dios y también tienen amor por las personas. Por supuesto, pueden vivir en armonía con todas las personas en la familia de Dios. Ésta es la semejanza normal de hombre de la que Dios habló. Son capaces de amar lo que Dios ama y odiar lo que Dios odia, tener verdad, principios y sabiduría. Ésta es la manifestación del quinto aspecto de las personas cuyo carácter ha cambiado.

Las anteriores son las cinco manifestaciones que quienes han tenido un cambio en el carácter deben poseer. Si eres una persona que busca la verdad y un cambio en el carácter, debes evaluarte basándote en estas cinco cosas. Las personas cuyo carácter ha cambiado manifiestan estas cosas en diversos grados. Pueden no ser necesariamente perfectas, pero ya poseen algunos elementos sustanciales de las mismas y, al avanzar, esto mejorará gradualmente, ese día no está lejos. La entrada en la verdad de las palabras de Dios es un proceso continuo, así que el potencial de la humanidad para la transformación no conoce límites. Un cambio en el carácter no es tan simple como las personas imaginan; esto se debe a que es un asunto del carácter de una persona en la vida. El ser corrompido por Satanás es como una enfermedad que viene a caballo y un cambio en el carácter es como una enfermedad que se va a pie. Es más fácil enfermar que curarse. Entender un principio de la verdad es como dar un paso hacia el desmantelamiento de la fortaleza de Satanás. Cuando las personas llegan a entender más de la verdad, cuando la verdad se adueña totalmente de su corazón, la fortaleza de Satanás es arrebatada desde su propio fundamento. Cuanto más esclarecedor sea el entendimiento que quienes buscan la verdad tienen de todas las toxinas de Satanás que existen en ellos, más rápidamente se pueden purgar las toxinas de Satanás. Todas las palabras de Dios tienen el propósito de resolver el carácter corrupto innato de la humanidad y sólo obteniendo más verdades a través de Sus palabras puedes hacer que la realidad de las palabras de Dios sea tu vida. Cuando alcances el punto de tener totalmente claras las verdades de las palabras de Dios, comprenderás lo que la verdad es y su esencia. En ese momento, las palabras de Dios —la verdad— se habrán arraigado en tu corazón y entonces tu perspectiva de las cosas habrá empezado a cambiar. Sólo cuando la verdad empiece a desempeñar su función en ti, adueñándose de toda tu vida, habrás obtenido verdaderamente la verdad. El momento en que alguien obtiene verdaderamente la verdad es el momento en que su carácter en la vida empieza a cambiar. Cuanta más verdad obtiene, mayor es su cambio de carácter en la vida; cuanto más profundamente entra en la verdad, más absoluto es su cambio de carácter. Las cinco manifestaciones de un cambio de carácter en la vida que son necesarias están totalmente en sintonía con las leyes de la transformación y la madurez en la vida. Si eres alguien que busca la verdad, cuando descubres que posees estas cinco manifestaciones de un cambio de carácter en diversos grados, eso significa que eres una persona con una transformación en el carácter.

Anterior:Los principios que deben mantenerse con el fin de no ser engañados por falsos Cristos

Siguiente:Examinando la perspectiva de las personas sobre la creencia en Dios desde el punto de vista de sus nociones sobre Dios

También podría gustarte