Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Provisión para la vida: Recopilación de sermones

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

14. Examinando la perspectiva de las personas sobre la creencia en Dios desde el punto de vista de sus nociones sobre Dios

Toda persona corrupta desarrolla muchos caracteres corruptos a partir de su naturaleza satánica, pero ¿por qué decimos que la naturaleza del hombre es una naturaleza que traiciona a Dios? Esto se debe a que, una vez que la naturaleza del hombre es corrompida por Satanás, esta se transforma por completo en una naturaleza satánica. Por muy corrupto y malvado que sea Satanás, la humanidad también es igual de corrupta y malvada; sin embargo, Satanás se resiste y traiciona a Dios; la humanidad también se resiste y traiciona a Dios y, especialmente las personas que tienen fe en Dios, aunque han gozado de muchas gracias de Dios, todavía son capaces de resistirse a Él y traicionarlo. Aun cuando tienen claro que es la obra de Dios y la palabra de Dios, siguen juzgando la obra de Dios y la condenan, e incluso blasfeman contra la palabra de Dios; aun cuando tienen claro que es Cristo encarnado, siguen siendo capaces de desarrollar muchas nociones e incluso de negar que Cristo es la encarnación de Dios; aun cuando cuando tienen claro que Dios encarnado tiene la apariencia externa de una humanidad normal, siguen siendo capaces de desarrollar nociones sobre Dios y de ponerle barreras a Dios, e incluso son incapaces de tolerar la humanidad normal de Cristo. A partir de las muchas nociones sobre Dios que es capaz de desarrollar el hombre, es absolutamente posible ver que la naturaleza del hombre es una naturaleza que se resiste a Dios, que la raza humana corrupta es la personificación de Satanás y descendiente de Satanás. A partir de las diversas nociones sobre Dios que desarrolla el hombre, es absolutamente posible ver claramente la naturaleza satánica del hombre. Es igual que las palabras que Dios pronunció en el pasado: “Cuando realmente vives con Cristo, tu auto-rectitud y auto-importancia serán expuestas lentamente por tus palabras y acciones, y de igual manera serán revelados espontáneamente tus deseos excesivos, tu desobediencia y descontento. Por último, tu arrogancia será cada vez mayor, y cuando te vuelvas tan incompatible con Cristo como el agua es con el fuego, entonces tu naturaleza será totalmente expuesta. Llegado a este punto, tus nociones ya no podrán ser encubiertas. Tus quejas, también, se expresarán espontáneamente y tu vil humanidad será totalmente expuesta. […]

Vosotros siempre deseáis ver a Cristo, pero os exhorto a que no os exaltéis a hacerlo; todo el mundo puede ver a Cristo, pero Yo digo que no hay nadie que esté en condiciones de ver a Cristo. Debido a que la naturaleza del hombre está llena de maldad, arrogancia y rebeldía, cuando veas a Cristo, tu naturaleza te arruinará y te condenará a muerte. Tu asociación con un hermano (o hermana) no podrá mostrar mucho de ti, pero no es tan simple cuando te asocias con Cristo. En cualquier momento, tus nociones pueden echar raíces, tu arrogancia germina y tu rebelión produce higos”.

A través de la experiencia podemos averiguar las diversas nociones sobre Dios que desarrolla el hombre mediante su naturaleza corrupta:

1. Cuando el hombre ve que la humanidad de Dios es extremadamente normal, desarrolla nociones y dice: “No hay señal de divinidad. Es una persona completamente corriente”. Esta es una noción que tiene todo el mundo; demuestra que el hombre no tiene el más mínimo conocimiento sobre la esencia de Cristo.

2. Cuando el hombre se encuentra con Cristo, sólo puede ver Su humanidad normal y no Su esencia, así que desarrolla nociones y dice: “Es una persona corriente; ¿en qué es como Dios?”.

3. Cuando Cristo poda y trata al hombre, este desarrolla nociones y dice: “¿Cómo puede tratarme Dios de esta manera? ¿Dios es así realmente?”.

4. Cuando Cristo es amigable con el hombre, este desarrolla nociones en su interior y dice: “Esta no es mala manera de tratarme Dios. Él debería ser así”.

5. Cuando Dios juzga y revela la corrupción del hombre, este siente dolor en lo más profundo de su corazón, después tiene nociones sobre Dios, siente que Él no es amable ni accesible, y desarrolla pasividad.

6. Cuando el hombre ve que las cosas de las que goza Cristo son ligeramente mejores que las de las personas corrientes, desarrolla nociones y dice: “Cristo no soporta ningún sufrimiento. Es tan feliz como puede serlo”.

7. Cuando el hombre ve que el cuerpo de Cristo tiene una enfermedad, desarrolla nociones y dice: “Él es Dios; ¿cómo es posible que enferme?”. El hombre no es consciente en lo más mínimo de que Cristo está experimentando el sufrimiento del mundo.

8. Cuando las personas ven a Cristo darle cosas a otras personas, de nuevo desarrollan nociones y dicen: “¿Por qué no es imparcial Cristo? ¿Cómo es posible que le de a otros pero no a mí?”.

9. Cuando el hombre ve que Cristo es un poco mejor con alguien, esto da lugar a nociones y el hombre dice: “¿Qué tiene esta personas que sea tan bueno? ¿Cómo es que Tú no eres bueno conmigo?”.

10. Cuando el hombre ve que a Cristo le dan caza demonios satánicos y que debe deambular por muchos lugares, desarrolla nociones y dice: “¿Por qué no puede protegerse a pesar de que Él es Dios?”.

11. Cuando el hombre ve que Cristo está descansando en lugar de llevando a cabo la obra, desarrolla nociones y dice: “¡Mira a Cristo, disfrutando de la vida, todo el día sin nada que hacer!”.

12. Cuando el hombre ve que Cristo es frío con él, esto da lugar a nociones y el hombre dice: “Cristo no tiene ningún amor al hombre”.

13. Cuando el hombre descubre que hay algún aspecto del mundo del que Cristo no está enterado, esto da lugar a nociones y el hombre dice: “Cristo no es omnisciente. ¿Acaso Él no posee la esencia de Dios?”.

Etcétera. Hay muchas otras nociones que no hace falta explicar en detalle. En pocas palabras, el hombre desarrolla nociones sobre todas las acciones y comportamientos de Cristo. No importa qué haga Él, para algunas personas es difícil evitar desarrollar nociones. Tanto si reconoces que tienes muchas nociones sobre Cristo como si no, puede decirse con certeza que, en su interior, todos los hombres tienen una naturaleza que se resiste y traiciona a Dios. Esto es algo que nadie puede negar. Si nunca has descubierto que tienes nociones, eso sólo muestra que nunca has estado en contacto con Cristo ni te has relacionado con Él. Si verdaderamente hubieras estado en contacto con Cristo alguna vez y te hubieras relacionado con Él durante un período de tiempo, todas las nociones que tienes en tu interior habrían sido reveladas, no habría faltado ni una. Pero la diferencia sería la siguiente: las personas que aman más la verdad, puesto que tienen un poco de entendimiento de la verdad de la encarnación, aunque desarrollan nociones, no llegan al punto de volverse pasivas, de no desempeñar su deber ni huir. Si se trata de alguien que no ama la verdad, no podrías imaginar el nivel de peligro. Podría negar a Cristo, negar el camino verdadero y traicionar a Dios. Hay muchas personas que anhelan ver el rostro de Dios. Esta clase de estado de ánimo es comprensible, pero debes estar equipado con algunas verdades y entenderlas para poder estar calificado para ver el rostro de Cristo. No digas con certeza que ver a Cristo no te provocaría nociones, porque no tienes un entendimiento muy profundo sobre la naturaleza de la corrupción del hombre. En el mejor de los casos, sólo tienes un poco de conocimiento sobre tu rebelión de resistirte a Dios. En cuanto a que tu naturaleza sea revelada poco a poco, no tienes la capacidad de analizarla minuciosamente con la verdad, así que, desde luego, las personas que raramente han experimentado el trato y la poda aún no tienen conocimiento de sí mismas. Todo hombre ha hecho muchas cosas que se resisten Dios o que traicionan la verdad, pero si nunca han experimentado el trato y la poda, entonces hay algunas de las que no son conscientes. La revelación y el juicio, y el trato y la poda de la palabra de Dios son lo que más necesita el hombre. Si sólo se apoya en sí mismo para leer la palabra de Dios y no tiene la obra especial del Espíritu Santo, si únicamente se apoya en su propio cerebro, no será capaz de tener conocimiento sobre la palabra de Dios. Pedro sólo fue perfeccionado por medio de la obra del Espíritu Santo además de sus propias búsquedas.

Por las muchas nociones acerca de Dios que desarrolla el hombre, podemos ver que el hombre ya no tiene la forma de un ser humano debido a que Satanás lo ha corrompido. Es así hasta tal punto que todas las perspectivas del hombre sobre la fe en Dios son incorrectas o incluso absurdas, lo cual da lugar a toda clase de nociones. Al analizar minuciosamente las nociones del hombre acerca de Dios, hay muchas que muestran que el hombre es extremadamente insensible. En otras palabras, el hombre es muy irrazonable, extremadamente celoso de los demás, tiene requisitos extravagantes, no tiene razón y es demasiado arrogante y engreído, hasta el punto de que incluso quiere ser igual a Cristo. El hombre busca y quiere lo sobrenatural, espera un Dios sobrenatural. El desarrollo de estas nociones es suficiente para mostrar que la humanidad busca el mal y no ama la verdad. Realmente Cristo no tiene forma de estar junto al hombre. Independientemente de cómo las cosas Cristo, las personas siempre desarrollarán nociones. A partir de esto podemos ver que nadie posee el tipo de conciencia y razón que debería poseer la humanidad normal. ¿Cómo son tan capaces de adorar ídolos en sus corazones las personas? ¿Cómo pueden ser dóciles y obedientes y no tener predisposiciones sobre las personas que aman en sus corazones? ¿Por qué cree la gente que lo que poseen los altos escalones de la sociedad son las cosas que deberían poseer, que así es como debe ser, y por qué no pueden sentir lo mismo sobre Cristo? ¿Puede ser que todas las cosas de las que goza Cristo sean cosas que no deben ser alcanzadas o cosas que Él no merece? Si no, ¿de qué otro modo podría desarrollar tantas nociones el hombre? ¿Cómo puede explicarse realmente este problema? ¡Cada persona debe reflexionar sobre sí misma! ¿Puede ser que Dios encarnado debería actuar como un mendigo y depender completamente de la mendicidad para buscar la supervivencia y contar con la misericordia y la caridad del hombre? ¿Quién delimita esto? La obra de Cristo salva a miles de millones de personas; ¿puede ser que Su contribución a la humanidad no sea tan grande como la de cualquier científico o gran figura? ¿Puede ser que la carne de Cristo no merezca gozar de cosas buenas? ¿Estas cosas las delimita el hombre o Dios? Piensa en cuando Jesús fue crucificado. En aquel tiempo, los soldados romanos echaron suertes para ver cómo se dividirían las ropas de Jesús. Está claro que Sus ropas eran de mayor calidad por aquel entonces, de lo contrario, ¿por qué habrían de echar suertes para ver cómo dividirlas? ¿Cuáles fueron los dolores que sufrió Jesús? ¿Cuántas personas son conscientes de esto? Las personas que realmente tienen un poco de conciencia y razón no deben desarrollar nociones sobre lo que disfruta la carne de Dios. En realidad, ¿las cosas de las que goza Dios pertenecen a Dios mismo o provienen de la caridad de la humanidad? Deja que te pregunte algo: ¿son las cosas de las que gozas tú cosas que mereces obtener o cosas que Dios te ha otorgado? No tienes ninguna noción sobre todas las cosas de las que gozas, así que, ¿por qué tienes nociones sobre las cosas de las que goza Cristo? ¿Qué problema hay aquí? A partir de esto es completamente posible ver que la humanidad es profundamente corrupta, sin un ápice de conciencia o razón y que no sólo no tiene conocimiento de la obra de Dios, sino que ni siquiera tiene conocimiento de que Dios tiene el dominio sobre humanidad, la lidera y la provee, ni de todas las riquezas que Él le otorga a la humanidad. Así que no es de extrañar que Dios diga que ningún hombre posee la fe que tenía Job. ¿Cómo pudo ser testimonio Job? Porque verdaderamente entendió que todo lo que poseía le había sido completamente otorgado por Dios. Si Dios no le diera gracia al hombre, por mucho que trabajase el hombre, no serviría de nada; si la lluvia no cayera del cielo, no importa cuánto trabajase el hombre, no recogería la cosecha; si Dios no proveyera ni protegiera a la raza humana, esta se habría destruido a sí misma hace mucho tiempo. Job tenía este verdadero conocimiento de Dios, así que cuando sufría pruebas, no importaba cuánto lo desdeñasen sus amigos y su esposa ni cuánto se quejaran, él nunca negó que todo lo que poseía le había sido otorgado por Dios y siempre sintió que Dios debía ser alabado. Los seguidores de Cristo de hoy en día realmente no tienen esta fe que Job poseía, son capaces de hablar de esta doctrina, pero no tienen verdadero conocimiento de Dios. Así que, cuando experimentan pruebas son incapaces de mantenerse firmes.

Hoy en día, no sé cuántas personas creen que el dinero de la casa de Dios es para el uso público de nuestra iglesia y que no pertenece a Dios. En consecuencia, hay algunas personas que no están satisfechas con la manera en que este dinero se está gestionando desde arriba para llevar a cabo la obra y desarrollan nociones sobre ello, hasta el punto de inventarse rumores para engañar a la gente. Deja que te pregunte algo: ¿los hermanos y hermanas le dan ofrendas a Dios o a la iglesia? Si das ofrendas a Dios, entonces lo que das le pertenece a Dios y cómo disponga de ello depende de Él. ¿Realmente necesita Él que tú te preocupes por eso? Cómo lo use depende de Él, ¿necesita Él que tú interfieras? ¿Necesita Él que ofrezcas tu consejo sobre si la manera en que usa estas cosas es apropiada o no? ¿Es posible que tengas una parte de responsabilidad en la obra de Dios? ¿Acaso tú también debes recibir este dinero? Si fueras capaz de expresar la verdad, el camino y la vida de Cristo, entonces las personas también te darían ofrendas a ti. Entonces, ¿cuál es el verdadero significado de que las personas le den ofrendas a Dios? De hecho, esta parte es lo que Dios debería tener. Él extrae una décima parte del 100% que le da a las personas, así que el hombre debería devolverle Su parte a Dios. Cristo está gozando de la parte que el cielo predestinó para Él. De hecho, la parte que todas las personas deberían dar como ofrenda es una parte que Dios ya les había dado y, devolviéndole esta parte, el hombre puede recibir de arriba abajo las riquezas que Dios le ha otorgado. ¿Es posible que no entiendas esta verdad? Habría que darle a Dios la parte de Dios. ¿Puedes decir realmente que la parte de Dios debería pertenecerle al hombre? ¿Puedes decir realmente que este es el hombre que está dando caridad a Dios? El hombre verdaderamente carece de conciencia o razón, es extremadamente descarado, su avaricia es grande, tanto que incluso se atrevería a intentar obtener un beneficio de Dios. El hombre es verdaderamente avaro e insaciable. Si le das la mano, quiere todo el brazo. ¿Esta clase de persona es merecedora de comer y beber la palabra de Dios? ¿Merece quedarse en la casa de Dios? Recuerdo una vez que llamé a un nuevo creyente por el celular y esta persona desarrolló nociones, diciendo: “Usa un teléfono celular; ¿de quién es el dinero que está usando?”. Luego esta persona dejó de creer. Cuando me enteré de lo ocurrido, descubrí un problema: esta persona era realmente insensible, así que, ¿cómo podría aceptar la verdad? Aunque no se hubiera marchado, no habría recibido la salvación.

A partir de las diversas nociones del hombre sobre Dios, podemos descubrir muchas perspectivas incorrectas que tiene el hombre sobre la fe en Dios. ¿Qué da lugar a estas perspectivas incorrectas sobre la fe en Dios? Sin duda, surgen de las nociones y de la imaginación del hombre, pero surgen aún más de la naturaleza corrupta del hombre, que rivaliza completamente con la verdad. La perspectiva con la que el hombre mira las cosas representa sus ideas y motivaciones, y representa la naturaleza malvada del hombre. Las nociones y las perspectivas con las que el hombre mira las cosas realmente son bastante malvadas y absurdas. Si la perspectiva del hombre sobre su fe en Dios es incorrecta, esto inevitablemente dará lugar a varias nociones sobre Dios, lo que le dificultará no caer un día, y tal vez incluso caiga tanto que se hunda en el abismo. A continuación, tomaremos varios ejemplos: algunas personas ven coches en la casa de Dios y esto hace que desarrollen nociones y digan: “Las personas de rango superior toman el dinero ganado con el sudor de la frente de los hermanos y hermanas de la iglesia para sus propios placeres”. ¿Por qué pueden decir tales cosas? ¿Puedes descubrir su naturaleza malvada en esto? Algunas personas ven a los colaboradores de rango superior utilizando teléfonos celulares y buscapersonas y de nuevo adquieren nociones y dicen: “¿De quién es el dinero que están gastando estas personas en realidad?”. ¿Qué controla a estas personas para motivarlas a pensar de esta manera y decir estas cosas? ¿Podría ser correcta su perspectiva sobre su fe en Dios? Algunas personas ven que algunos de los colaboradores de rango superior llevan ropa más bonita y esto hace que desarrollen nociones sobre la casa de Dios. Dicen: “¿De quién es el dinero ganado con esfuerzo que está siendo utilizado para las cosas que comen, beben y de las que gozan estas personas? ¿Dónde están consiguiendo este dinero?”. A sus ojos, todos los colaboradores de la casa de Dios provienen de la pobreza y no tienen suficiente dinero para llevar ropa bonita, así que si lo hacen, eso significa con toda seguridad que gastaron el dinero de la iglesia para comprarla. Sin embargo, si hermanos y hermanas de la iglesia acomodados les dan, ¿cuál sería tu interpretación entonces? Si sus propias familias tienen dinero, ¿qué dirías entonces? Esto en realidad es utilizar tu propia estrechez de miras para juzgar a los demás. Puesto que tú mismo eres malvado, todos los demás también te lo parecen. ¿Acaso no sabes que aquellos que buscan la verdad cambian un poco después de experimentar la obra de Dios? Es imposible que todos puedan ser tan malos como imaginas, sin duda son mucho mejores de lo que crees.

Recuerdo que solía haber un suceso: una persona en la casa de Dios servía como líder del distrito y, más adelante, cuando se estaba ajustando el liderazgo, esta persona era despedida por una u otra razón y, desde ese momento, esta persona dejaba de tener fe. He pensado en este asunto: ¿podría ser que esta persona sólo creyera en Dios para servir como líder? Si creía en Dios para buscar la salvación, ¿cómo podía retirarse porque ya no se le permitiera servir como líder? Está claro que la perspectiva de esta persona sobre su fe en Dios era impura. Parece que sólo creía en Dios para ser líder, parece que pensaba que sólo siendo líder podría alcanzar la salvación de Dios. De lo contrario, ¿cómo pudo retirarse? Aparte de esto, no hay otra manera de explicar este problema. Este tipo de personas es numeroso, parece como si su objetivo para creer en Dios fuera servir como líderes. Que alcanzan la salvación o no es secundario. Si no se les permite servir como líderes, aunque no se retiren, no tendrán entusiasmo y estarán aún menos dispuestas a buscar la verdad. ¿Pensáis que esta perspectiva sobre la fe en Dios es correcta? En su corazón, simplemente no tienen verdadera obediencia a Dios y no consideran buscar la verdad como lo más fundamental en absoluto. Aunque este tipo de personas sirvan como líderes, si no son personas que persiguen la verdad, ¿podrían cambiar su carácter? Hoy en día, algunas personas que sirven como líderes son este tipo de persona. Sus ansias de poder son muy fuertes, su sed de posición es muy grande. Si perdieran su posición, entonces podrían estar en peligro de traicionar a Dios, así que, cuando todavía no han ganado la verdad y antes de que cambie su carácter, ¿qué son capaces de hacer realmente por la casa de Dios? ¿Son realmente capaces de guiar a las personas a la realidad de la palabra de Dios? Su propia perspectiva sobre la fe en Dios es incorrecta, así que, ¿cómo podrían corregir las perspectivas erróneas de los demás? Esto es un problema práctico.

Las diversas nociones del hombre sobre Dios bastan para ilustrar que el hombre no entiende realmente la verdad de la encarnación ni tiene verdadero conocimiento de la esencia de Cristo. Así, el hombre siempre está analizando las cuestiones desde la apariencia superficial de las cosas, no puede analizarlas viendo la esencia de las cosas. El hombre desarrolla todo tipo de ideas y malentendidos acerca de Dios; esto también es una manifestación de que el hombre no entiende la verdad. Cuántas nociones tiene el hombre hacia Dios lleva a cuánto se rebelará contra Él y se resistirá a Él. Cuantas más nociones tiene sobre Dios, mayor es el riesgo de que lo traicione. Hay muchas personas que tienen montones de nociones sobre Dios y quizás caigan y abandonen a Dios debido a cosas sin importancia. Porque algunas personas dejarán de creer en Dios después de ver a algún colaborador de la casa de Dios haciendo algo que no se ajusta a la verdad; otras se cansan y abandonan a Dios después de ver el énfasis constante de la casa de Dios en la verdad y el énfasis constante en buscar el cambio en el propio carácter; hay personas que desarrollan nociones sobre Dios y abandonan a Dios cuando ven que, esta vez, Su obra sirve completamente para cambiar el carácter de la gente y que no le otorga más gracia; otras abandonan a Dios cuando ven que Su casa no les da ninguna ventaja y esto hace que sientan que la casa de Dios carece de amor; algunas personas abandonan a Dios porque ven que algo la casa de Dios no se ajusta a su imaginación; algunas personas abandonan a Dios porque ven que los líderes de la iglesia no se ajustan a sus deseos; y así sucesivamente. ¿Por qué son capaces de abandonar a Dios estas personas debido a estos asuntos triviales? Esto sólo puede significar que no creen verdaderamente en Dios, que sus intenciones y perspectivas sobre la fe en Dios son muy ridículas, hasta el punto de que no se mantienen firmes. Estas personas absurdas y ridículas bien podrían regresar a sus hogares y creer en sí mismas, ya que lo que hacen se ajusta a sus deseos. No son personas que buscan la verdad en absoluto, porque lo que ellas hacen seguro que se ajusta a sus deseos. No son en absoluto personas que buscan la verdad, e indudablemente traen consigo deseos extravagantes cuando llegan a creer en Dios, porque lo abandonan de inmediato cuando sus deseos no se cumplen. Si verdaderamente creyeran en Dios, si fueran personas que realmente buscaran la verdad, sin duda prestarían atención a la obra de Cristo, sin duda prestarían atención a la palabra de Cristo y no estarían controladas por ninguna persona, cosa ni objeto en la casa de Dios. No importa qué errores se cometan ni quién los cometa, nada de eso afectaría su verdadera fe en Cristo ni la haría tambalearse; no importa qué ocurra, se mantendrían firmes y seguirían a Cristo hasta el final. Si alguien que cree en Dios es verdaderamente capaz de ver que Cristo es la verdad, el camino y la vida, nunca se rendirá a pesar de todos reveses y seguirá a Cristo hasta el final. Si alguien ha creído en el Dios práctico durante varios años pero no ve que Cristo es la verdad, el camino y la vida, no desarrollará fe y obediencia verdaderas.

El que la perspectiva de uno sobre la fe en Dios sea correcta o no decidirá si es capaz de mantenerse firme o no, decidirá si es capaz de alcanzar la verdad y la salvación o no. Por supuesto, la perspectiva de uno sobre la fe en Dios puede cambiar buscando la verdad. Inevitablemente, los nuevos creyentes tienen muchas perspectivas ridículas sobre la fe en Dios, pero si están dispuestos a buscar la verdad y a gozar de la palabra de Dios, es absolutamente posible que cambien sus perspectivas sobre la fe en Dios. Si no buscan la verdad, sin duda serán incapaces de aceptar la verdad y, en ese caso, todas sus perspectivas ridículas sobre la fe en Dios no cambiarán nunca y se convertirán en personas muy peligrosas, capaces de traicionar a Dios y de abandonarlo en cualquier momento. El primer efecto que se logra al experimentar la obra de Dios es que cambia la antigua perspectiva de una persona sobre la fe en Dios. Si esta perspectiva es pura, si se ajusta a la voluntad de Dios, entonces no habrá peligro para esa persona y, aunque le sobrevengan todo tipo de pruebas, no traicionará a Dios. Si quieres permanecer firme en la casa de Dios, si en última instancia quieres alcanzar la salvación de Dios, debes concentrarte en buscar y aceptar la verdad para cambiar tu antigua perspectiva ridícula sobre la fe en Dios. Esto es lo más importante. Podéis ver la perspectiva de una persona sobre la fe en Dios analizando las diversas nociones que desarrolla sobre Él. Todas estas nociones bastan para mostrar que la perspectiva de una persona sobre la de en Dios es incorrecta. Algunos de estos puntos de vista son malvados y ridículos, y todos provienen de la imaginación y los deseos extravagantes del hombre. ¿Cómo pueden resolverse de hecho estos problemas? Obviamente, debes apoyarte en gozar de la palabra de Dios y en recibir la verdad para resolver estos problemas. Más concretamente, debes estar equipado con la verdad de la encarnación para alcanzar el conocimiento de la esencia de Cristo y para tratar la humanidad normal de Cristo adecuadamente; debes buscar el conocimiento del carácter y la esencia de Dios para estar seguro de que Cristo es el Dios práctico encarnado; debes apoyarte en estar equipado con las verdades con las que Dios requiere que se equipe el hombre para alcanzar la conciencia y la razón de la humanidad normal, para vivir como un ser humano real y para finalmente estar en paz con Cristo; debes apoyarte en gozar de todas las palabras de Dios para cambiar lo lamentable de tu tontería, ignorancia, ceguera, pobreza y atraso. Si la raza humana corrupta no busca la verdad de esta manera, será muy difícil lograr cambios. Si no cambia la perspectiva del hombre sobre la fe en Dios, el hombre nunca entrará en el camino correcto de la fe en Dios; si no cambia la perspectiva del hombre sobre la fe en Dios, el hombre nunca estará equipado con la fe con la que estaba equipado Job; si no cambia la perspectiva del hombre sobre la fe en Dios, el hombre siempre estará en peligro, en peligro de traicionar a Dios y hundirse en la perdición en cualquier momento y en cualquier lugar. Especialmente cuando las personas apenas están empezando a creer en Dios, deben examinar sus antiguas perspectivas ridículas sobre la fe en Dios y encontrar las palabras de Dios adecuadas para compararlas y analizarlas, de manera que puedan ver cómo Dios le pide al hombre que crea en Él y que lo obedezca, y para que puedan saber con qué verdades debe estar equipado el hombre para creer realmente. Estos son los problemas que deben resolver primero todas las personas que acaban de empezar a creer en Dios. Si no podéis poner esto en práctica, no seréis capaces de escapar del borde del peligro y seréis aún menos capaces de alcanzar el objetivo de la salvación de Dios.

Anterior:Los principios que deben mantenerse con el fin de no ser engañados por falsos Cristos

Siguiente:Sólo cultivando y usando a las personas que buscan la verdad y que tienen gran capacidad de trabajo podemos coincidir con la voluntad de Dios

También podría gustarte