App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Provisión para la vida: Recopilación de sermones

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

18. Las personas que creen en Dios pero no pueden someterse a Él serán eliminadas

Actualmente hay algunas personas en la iglesia que no tienen un buen carácter. No se someten en absoluto, no se preocupan de la voluntad de Dios y tienen incluso menos consideración por la obra de la familia de Dios. ¿Siguen siendo capaces estas personas cumplir su deber? No hay manera de que puedan cumplir su deber y la familia de Dios no usará a esta clase de personas. ¿Qué clase de personas son las que no se someten? ¿Pertenecen a Dios o a Satanás? Estas personas no escuchan las palabras habladas por los líderes y los colaboradores aunque sean ciertas; no se someten y serán eliminadas. Así pues, ¿cuál es la esencia de este problema de desobediencia? Es que estas personas son incapaces de someterse a la verdad. No son capaces de aceptar lo que otros dicen, aunque sea cierto y esté alineado con la verdad. Esta clase de personas pertenecen a Satanás y no pueden salvarse. Si las personas no buscan diligentemente la verdad ni aprenden a someterse, serán definitivamente eliminadas. Verás que cuando algunas personas son tratadas, ellas no dicen: “Me someto a los arreglos de la familia de Dios. Aceptaré cualquier forma en la que me trate la familia de Dios y obedeceré”. No tienen esta mentalidad o manera de pensar. ¿Qué hay en su corazón? Ellas argumentan: “No me someteré cuando me trates. Si me tratas, te condenaré, te juzgaré”. ¿Qué dicen algunas personas cuando son tratadas? “¡Esto es una represalia!”. Dicen que es una “represalia”. ¿Cómo reaccionan otros cuando son tratados? “No es correcto tratarme de esta forma. ¡Me estás juzgando, atacando, no lo aceptaré!”. Algunas personas dicen: “Me estás tratando y eres una persona. Esto no es Dios tratándome. Yo lo aceptaría si Dios me tratara pero no acepto que una persona lo haga”. Incluso hay algunas personas que, cuando son tratadas, dicen: “Tienes segundas intenciones. Tienes otra intención, otro propósito”. En resumen, las personas darán toda clase de excusas cuando se nieguen a ser tratadas y se rebelen. ¿qué hay de erróneo en esto? Si esta clase de personas no entran en autorreflexión, no se les permitirá cumplir su deber. ¡Las personas deben aprender cómo someterse con el fin de cumplir su deber!

Hay personas que dicen: “¿Debería yo aceptar y someterme a cualquier clase de poda y trato de cualquier manera independientemente de que sea correcta o errónea? ¿Debo aceptar y someterme independientemente de quién me esté tratando y cómo lo esté haciendo?”. ¿Cómo consideráis esto? En primer lugar, ¿Cuál será tu actitud si Dios te trata? Indudablemente, deberías someterte de todo corazón. ¿Qué pasa si yo os trato? ¿Discutiréis? ¿Veréis si estoy en lo cierto o equivocado? No hay cierto o equivocado. Debéis someteros. Esta es una orden ejecutiva, ¿no es así? ¿Cómo reaccionarás si un líder o un colaborador te trata? Algunas personas dicen que primero lo aceptarían y después buscarían la verdad. Esto está bien dicho. Esto está alineado con los principios de la verdad. Someterse primero y buscar después la verdad. Si, más adelante, después de haber buscado la verdad, determinas que él ha hecho lo incorrecto y no es beneficioso para la obra de la familia de Dios, o si determinas que él es un líder falso o que lo que ha hecho no se conforma con los principios de los arreglos de la obra, puedes resolverlo entonces comunicando la verdad con él. Hacer esto está en sintonía con los principios de la verdad. Algunas personas dicen: “¿Tengo que resolverlo comunicándole la verdad después? ¿Por qué no debo resolverlo tan pronto como vea que algo no es correcto?”. ¿Cómo explicamos esto? Es una lección práctica. También hay personas que dicen: “¿Qué debería hacer yo si puedo ver que él es un líder falso o un anticristo y que está interrumpiendo o perturbando la obra de la familia de Dios y, bajo estas circunstancias, me critica y me trata?”. ¿Sois capaces de explicar con claridad lo que debe hacerse en esta situación? Cuando él te trate, ¿deberías debatir con él o discutir con él mientras te habla? Si determinas que él es un líder falso o un anticristo y que lo que él hace no está alineado con los principios de la verdad, cálmate primero, no emitas ni un sonido, deja que termine lo que está diciendo. No te niegues en ese momento. Si él te trata, no te resistas al principio, pero cuando él haya terminado de tratarte, pronúnciate. Di: “Tengo un punto de vista sobre esto, tengo una opinión. ¿Podemos hablar sobre ello?”. No lo contradigas en ese momento, no le repliques en ese momento aunque lo que diga sea incorrecto. ¿Eres capaz de aceptar estas palabras? “Si lo que él dice es incorrecto no lo contradigas en ese momento, no discutas con él”. ¿Qué significan estas palabras? ¿Qué significa hacer esto? ¿Por qué no deberías discutir? ¿No hay un dicho común entre los incrédulos: “Discutir no resolverá el problema”? Esto también es aplicable aquí. Cálmate primero y piénsalo: Esta persona es un anticristo, un líder falso; ¿qué objetivo está intentando conseguir él al hacer esto? ¿Cuáles serán las consecuencias de hacer esto? Se debe pensar con calma en esta clase de preguntas. Después de pensar sobre ellas, debes preguntarle entonces, plantearle una pregunta: “¿Piensas que lo que has dicho está alineado con los arreglos de la obra? Creo que no recuerdo que esto esté en los arreglos. Además, cuando haces esto y dices estas palabras, ¿está basado en la palabra de Dios? ¿Has buscado los propósitos de Dios por medio de la oración? No puedo entender tu decisión y forma de hacer esto”. Sólo puede decirse esto a esas personas que pueden distinguirse y se sabe que son falsos líderes o anticristos. No puedes hablar de esta forma a todos los líderes y colaboradores que te tratan. Si no estás familiarizado con ninguno de tus líderes y colaboradores y eres de pequeña estatura y no sabes nada con claridad pero hablas a todos de esta manera, ¿es esto someterse? No, no lo es. Cuando has visto claramente que no hay verdad o principios en lo que este falso líder o anticristo hace y habla, puedes preguntar y plantear preguntas y ver lo que él dirá. Si le preguntas de esta forma y él no puede decir nada, entonces tienes algo que decir: “Si no puedes decir cuál es tu base, no puedo aceptar esta práctica ni lo que estás haciendo. Sólo puedo someterme y aceptarla si tus acciones están basadas en las palabras de Dios y también se ajustan a los arreglos de la obra”. Si planteas dos o tres preguntas y, después de que él haya contestado, sus palabras han revelado y demostrado completamente que él es un anticristo y que sus opiniones son incorrectas y quebrantan los arreglos de la obra, deberías dejarlo entonces al descubierto. No discutas ni causes problemas. Permítele terminar de hablar y plantea más preguntas, después déjalo al descubierto. ¿Es apropiado que las personas escogidas de Dios usen este principio para tratar a los falsos líderes y anticristos? Esto es decencia de los santos y una señal de piedad. No discutas ni causes problemas. Esto es inútil. Si él quiere hacer ruido, espera hasta que se calme y habla entonces con él. Si no se calma, no hables con él; esto es apropiado.

Existen actualmente varios principios para poner a prueba la estatura de las personas escogidas de Dios: 1. Mira si pueden someterse a la verdad; 2. Mira qué trato tienen con los líderes y colaboradores y si el mismo sigue los principios; 3. Mira si son capaces de amar a las verdaderas personas escogidas de Dios, a las que creen sinceramente en Él y aman la verdad. Estos son los tres principios. Si no están a la altura de estos tres principios, entonces definitivamente no pueden salvarse porque esta clase de personas no se someten realmente, ni siquiera pueden someterse a la verdad. Yo oí de un incidente de este tipo cuando un director dijo a un actor: “Tu actuación como este policía del gran dragón rojo no es buena, debe ser más realista, más real”. ¿Cómo contestó el actor? “Quieres que actúe como este policía malvado. ¿Soy yo tan malo? ¡No soy una mala persona y aun así quieres que actúe de personaje negativo, un policía malvado!”. ¿Qué piensas de esta respuesta? Él no se sometió. No estaba dispuesto a actuar de personaje negativo, creyendo que lo estaban humillando, como si la familia de Dios o el director ya hubieran condenado a quienquiera que se dispusiera para desempeñar el papel del personaje negativo. Él estaba probablemente pensando que, como personaje negativo, no sería capaz de recibir la salvación. ¿Es correcta esta forma de pensar? Si lo fuera, ¿Qué pasaría entonces con otros muchos actores que actúan de personajes negativos? ¿Cómo podrían no tener una idea así? Otras personas son capaces de someterse a los arreglos de la familia de Dios, someterse a los arreglos de los directores o de los líderes y actuar en cualquiera que sea el papel en el que se les dice que actúen. Independientemente de qué papel estén desempeñando son concienzudos con ello y actúan bien en el papel. ¿Qué actitud tienen otras personas hacia su deber? Actúan de cualquier cosa que se les pida actuar, no ejercen su propia elección. Algunas personas no pueden hacer esto. No están dispuestas a actuar de policía. Si les pides que saquen la verdadera apariencia del policía cuando actúan, dirán: “¿Soy así de malo?”. ¿Se someten esta clase de personas? No, no lo hacen. No puedes pedir a personas de esta clase que sean actores, no pueden cumplir este deber y deben ser eliminadas.

Yo he estado comunicando la verdad durante mucho tiempo pero algunas personas siguen sin practicar la verdad y actúan de forma imprudente. De hecho, cuando algunas personas hablan algunas palabras, me repugnan. Tan pronto como hable y revele lo que está aconteciendo en alguna iglesia, algunos líderes y colaboradores lo investigarán: “¿Quién denunció esto? ¿Quién nos ha traicionado?”. ¿Qué pensáis cuando oís estas palabras? Ellos piensan que hay un traidor entre ellos que está denunciando lo que hicieron y la situación real de la iglesia a los de arriba. Están muy airados por este traidor y están investigando constantemente para averiguar quién es. Después de dejar al descubierto al traidor, inmediatamente no le permitirán que asista a las reuniones. ¿Quién ha hecho esto? ¿Podéis revelarlos? Quienes los revelen son personas que se preocupan por la voluntad de Dios, se mantienen a Su lado y tienen lealtad y reverencia a Dios; quienes no los revelen e intenten encubrir esto, son personas pertenecientes al campamento de Satanás, la pandilla de los anticristos. ¿Os atrevéis a revelarlos? ¿Quién ha dicho estas palabras: “¿Quién nos ha traicionado? ¿Quién es el informador? ¿Quién ha hablado a los de arriba?”? Él puede decir palabras así. Decidme, ¿cuál es el problema con decir esto? ¿No es esto tratarme como el enemigo? Si él me trata como el enemigo y se guarda contra mí, ¿cómo está tratando entonces a Dios? ¿No está guardándose contra Dios? Dios me ha enviado. Si te guardas contra mí y te resistes a mí, ¿no estás guardándote contra Dios y resistiendo a Dios? Reconocéis esto, así que revelad la verdad: ¿quién ha hecho esto? ¿Quién ha dicho estas palabras? ¿Piensas que puedes decir esas palabras y salirte con la tuya? ¡Quedarás al descubierto tarde o temprano! Si yo capturo a esta clase de persona, la enderezaré. Es una persona que está recorriendo la senda del anticristo. Afortunadamente, no es poderosa. Si su poder fuera mayor, establecería un reino independiente. Hay algunas señales actualmente de que se establecerá un reino independiente. Si ella puede decir estas palabras, ¿no es esta clase de voz la voz de un anticristo? Si no ha hecho ningún gran mal, no puede ser condenada como el anticristo pero el carácter de esta persona es el de un anticristo. Está en el camino de convertirse en un anticristo, es una persona que está recorriendo la senda de los anticristos. Ella dice: “¿Quién dijo esto? ¿Quién lo denunció a los de arriba?”. Esto pone a los de arriba en contra de ella, lo que significa que cuando hace algo, dice: “Nadie tiene permitido denunciarlo a la familia de Dios. Haremos lo que queremos hacer y nadie tiene permitido hablar sobre ello a los de arriba o a Dios. Nadie tiene permitido dar información contra nosotros”. Cuando oigo estas palabras, pienso que suena un poco como un anticristo. Es como si estuvieran formando una pandilla. ¿Hay una pandilla? Si realmente hay una pandilla, debería desintegrarse inmediatamente y los miembros deberían ser enviados a casa. La familia de Dios los ha regado durante tanto tiempo y aun así están en guardia contra mí. Se oponen a mí y siempre que hacen algo no dejan que la familia de Dios los guíe, no dejan que la familia de Dios interfiera en ello. ¿Qué clase de carácter es este? ¿No es esto resistir a Dios?

La voz de un anticristo estuvo en una iglesia el año pasado. Él no dejaba que las cosas que las personas escogidas de Dios habían ofrecido a Dios fueran presentadas a Dios. Decía que estas cosas eran regalos para la iglesia y no para Dios y después él disfrutaba de su uso y se las adjudicaba a sí mismo. Este era claramente un anticristo. ¿Por qué digo que era un anticristo? ¿Tiene esta clase de persona una conciencia y razón? Come y bebe lo que pertenece a Dios. Intercepta y roba las cosas que las personas escogidas de Dios le dan a Él como ofrendas, toma el control de las mismas y disfruta el uso de ellas él mismo. ¿No es esto oponerse a Dios clara y desvergonzadamente? ¿Es esto diferente en algo de Judas, que robaba y se comía las ofrendas del Señor? Es, en esencia, lo mismo que eso. En ese tiempo, cuando oí a algunas personas hablar de la situación en esta iglesia, tuve que hablar sobre ello. Después de hablar, algunos de los líderes regionales y de distrito fueron inmediatamente a buscarlas. Después de encontrarlas, las aislaron enseguida y no les permitieron asistir a las reuniones. Esto ocurrió varias veces. Ahora, he oído de nuevo la voz de esta clase de anticristo. “¿Quién contó esto a los de arriba? ¿Quién ha hablado con los de arriba?”. Deben encontrarlas. ¿Pensáis que esta clase de personas están buscando la verdad? ¿Están sometiéndose realmente a Dios? ¿Pertenecen realmente a Dios o a Satanás? ¿Son realmente de un mismo sentir con Dios?

Generalmente, si alguien denuncia los asuntos de la iglesia a los de arriba, cuando ellos hablan sobre ello, el líder de esa iglesia debe declarar primero su posición a Dios, reconocer sus transgresiones, arrepentirse de sus acciones y sentir que esto es el amor de Dios que lo está alcanzando. Él primero debe aceptarlo y someterse a Dios, esto es crucial. Habitualmente las personas con una conciencia, razón y algo de humanidad normal primero confesarán y se arrepentirán, esto es normal. Sin embargo, esta persona no confesó ni se arrepintió, primero intentó averiguar: “¿Quién ha revelado este secreto? ¿Quién ha hablado sobre esto a nuestro hermano?”. Primero dijo esto e intentó averiguar quién había revelado el secreto para atraparlo. No dijo: “Los de arriba han sabido de esto, oh, esto es grave; debemos confesar y arrepentirnos inmediatamente”. Es como cuando el pueblo de Nínive oyó a Jonás predicando la palabra de Dios, el rey fue el primero en arrepentirse vestido de cilicio y cenizas. Aunque era un rey pagano, ¿acaso dijo él: “¿Quién oró a Dios? ¿Quién ha revelado los pecados del pueblo en nuestro país? De lo contrario, ¿cómo lo vio Dios? Debemos descubrirlos”? ¿Dijo esto el rey de Nínive? No, él no dijo ni hizo esto. Sin embargo, entre los líderes y colaboradores de la Iglesia de Dios Todopoderoso, hay personas que dicen estas palabras: “¿Quién reveló el secreto? ¿Quién nos vendió?”. ¿Cómo se comparan estas personas con el rey de Nínive? Son inferiores incluso a un rey pagano. Son personas que creen en Dios pero dijeron estas palabras. Este es un problema grave. ¡Es la voz de un anticristo! La pandilla de anticristos está aquí. Hacen cosas malas y no permiten que otros hablen de ellos a la familia de Dios. ¿Creéis que una persona así tiene la realidad de la verdad? Este es un problema grave. Sin duda no es un problema pequeño. Si un hermano o una hermana ordinaria hablan una tontería, no haremos nada en respuesta, ¿por qué? Un pez pequeño no hace olas, no impactará a la obra de Dios. Sin embargo, si un líder o un colaborador puede decir esta clase de cosas, ello puede crear grandes olas ya que no es un pez pequeño. Puede destruir una parte de la obra de la iglesia. ¿Puede una persona que dice esta clase de cosas seguir siendo un líder o un colaborador? No, no puede. ¿Por qué no es adecuada para ser un líder o un colaborador? Tiene la naturaleza del anticristo, recorre la senda de un anticristo. Hasta ahora no ha hecho mal porque aún no tiene poder.

¿Qué peligrosas consecuencias tendrán lugar si un anticristo llega a tener poder en la iglesia? En primer lugar, él mismo no busca la verdad y no tiene entrada en la vida. No tiene en absoluto la realidad de la verdad. Si llega a dirigir la iglesia, las personas escogidas de Dios no progresarán en absoluto en cuanto a su entrada en la vida. En segundo lugar, si un anticristo tiene poder, escogerá a los líderes que lo apoyan, lo alaban y se someten absolutamente a él. Él ascenderá a esta clase de personas. Estas personas que lo apoyan y alaban son anticristos o falsos líderes. Definitivamente no buscan en absoluto la verdad. Serán una barrera seria para la entrada en la vida de las personas escogidas de Dios. En tercer lugar, un anticristo no tiene la realidad de la verdad. Todo el que vea claramente que él no tiene la realidad de la verdad, descubra que es un falso líder y un anticristo, todo el que vea que su naturaleza y esencia no son buenas, todo el que sea capaz de discernirlo, el anticristo empezará a suprimir, sujetar o expulsar a estas personas. Él empezará a sujetar a las buenas personas. Esto será terrible para esas personas que buscan la verdad. Ellas sufrirán inevitablemente la sujeción del anticristo porque ellas tienen la verdad y se someten a Dios para llevar a cabo la verdad; son capaces de discernirlo. Han visto sus intenciones y no se someten a él como sus siervos. ¿Cómo no iba él a sujetarlos entonces? Así es como sufrirán las buenas personas. En cuarto lugar, si un anticristo tiene poder en la iglesia, esta se alejará cada vez más de la familia de Dios. Incluso empezará a funcionar contrariamente a la familia de Dios y se convertirá finalmente en un reino independiente. Esta clase de iglesia se convertirá en una iglesia falsa que no tiene en absoluto obra alguna del Espíritu Santo. Cuando el pueblo escogido de Dios crea en Él en una iglesia que no tenga en absoluto la obra del Espíritu Santo, será inevitablemente eliminado. No puede ganar nada al final. En quinto lugar, un anticristo no tiene la verdad, no venera a Dios. Definitivamente roba las ofrendas, malversa, despilfarra y malgasta las ofrendas. Provoca grandes pérdidas de las ofrendas que se han dado a Dios. Estos son los cinco grandes pecados del anticristo. Antes de que un anticristo tenga poder durante mucho tiempo, dentro de un período de tres a cinco años, estos cinco pecados surgirán todos claramente. El primer pecado obvio tendrá lugar cuando un anticristo haya estado en el poder durante un año, cuando la vida de iglesia se paralizará. Después de dos años de poder, habrá caos en la iglesia. En el tercer año, las personas se volverán pasivas y débiles y no querrán seguir creyendo en Dios. La iglesia pasará a estar desolada sin la obra del Espíritu Santo. ¿No es esto lo que ocurrirá? Estas son las graves consecuencias que un anticristo traería. Ves que nadie que sea un anticristo se someterá, así que después de tres años de su liderazgo, la iglesia estará en un terrible caos, se habrá viciado, será una ruina desolada. ¿Puedes entender esto? ¿No es la verdad? Por tanto, la familia de Dios ha declarado una y otra vez que cada anticristo debe ser expulsado al ser descubierto y cada falso líder debe ser sustituido al quedar al descubierto. De esta forma podemos garantizar que la vida en la iglesia mejorará y que la entrada de las personas escogidas de Dios en la vida progresará rápidamente. ¡La expulsión del anticristo y la sustitución de los falsos líderes son cruciales! Algunas personas no entienden esto, y dicen: “¿Se debe odiar realmente a los anticristos? Si se expulsan a todos los anticristos, ¿crecerá la vida de las personas escogidas de Dios?”. Esto tiene relación, pero no podemos decir que la vida de las personas escogidas de Dios crecerá inmediatamente. En su lugar, las piedras de tropiezo y las barreras para las personas escogidas de Dios que buscan la verdad serán eliminadas y ellas podrán progresar con normalidad. Un año de fe producirá un año de progreso y tres años de fe producirán tres años de progreso. Sin embargo, si un anticristo tiene poder esto se volverá muy difícil. Tres años o quizás cinco de fe sólo producirían un año de crecimiento y diez años de fe podrían ser incluso totalmente en vano y no producir crecimiento en absoluto. Estas son las consecuencias de que un anticristo tenga poder. En los círculos religiosos hay anticristos que tienen poder. Los pastores y ancianos allí hablan de doctrinas y teoría, sus palabras son vacías y no tienen relación con la entrada en la vida. Aunque una persona crea durante cien o dos mil años en esta clase de predicación, en esta clase de riego y pastoreo, esto sería en vano, no sería capaz de obtener vida. Por tanto, todas las personas escogidas de Dios deben entender claramente las consecuencias de un anticristo que tiene poder. Todos tenéis la responsabilidad de dejar al descubierto, denunciar y revelar anticristos. Cualquiera que descubra a un anticristo u oiga la voz de un anticristo en la iglesia y lo proteja deliberadamente es un seguidor y un siervo de Satanás, está en el lado del anticristo y resiste a Dios. Cada iglesia debe comprobar para ver si alguien dentro de ella está hablando palabras diabólicas. Quienquiera que emita la voz de Satanás debe ser tratado inmediatamente. En casos graves debería ser expulsado y en casos menores se le debe enviar al grupo B.

Imagina que alguien dice: “Si quieres que cumpla mi deber, lo haré entonces a mi manera, no te escucharé. Quieres ser mi jefe, ¡de ninguna manera!”. ¿No es incrédula una persona que hable así? ¿Cómo debería ser tratada esta clase de persona? Como mínimo, debe ser enviada al grupo B y no se le debe permitir cumplir su deber. La familia de Dios no necesita esta clase de persona, es de la especie de Satanás y no está cualificada para cumplir con su deber. Deja que se vaya rápidamente, no hay escasez de hacedores de servicio en la familia de Dios. Las personas que no cumplen con su deber son libres de marcharse en cualquier momento, no se obligará a ninguna a cumplir su deber. Yo solía decir a menudo que la puerta a la familia de Dios está abierta de par en par. Debes buscar la aprobación para entrar, pero no se te impedirá marcharte. No necesitas aprobación para marcharte, puedes irte libremente, nadie tiene permitido detenerte. Necesitas tener permiso para entrar, no puedes entrar libremente, debes ser una buena persona, un verdadero creyente y debes aceptar la verdad. Si los que no pueden aceptar la verdad quieren entrar en la iglesia, ¡la puerta está cerrada! Todos aquellos que, cuando cumplen con su deber, siempre se quejan, no obedecen y causan problemas, serán despedidos. No se les permitirá cumplir su deber, no son dignos de la exaltación y la compasión de Dios. Si los líderes y colaboradores no tienen la realidad de la verdad y no hacen las cosas según los principios de la verdad, si esto ocurre una vez, se les debe advertir. Si ocurre una segunda vez, se les debe tratar, si esto ocurre una tercera vez, se les debe sustituir. Si hablan las palabras de un anticristo, deben ser quitados inmediatamente. Si son nuevos creyentes, o sólo han sido creyentes durante uno o dos años y no tienen el fundamento o no entienden la verdad ni tampoco han experimentado el juicio y el castigo, se les puede manejar entonces con indulgencia. Sin embargo, si hacen el mal o se puede ver que no son buenas personas, que son personas malas o malvadas, deben ser eliminadas.

Los que aceptan la obra de Dios en los últimos días y son elevados ante el trono de Dios, han sido todos predestinados y escogidos por Él y deben ser capaces de aceptar la verdad. Si Dios expresa la verdad para purificar a las personas, pero estas no pueden aceptar la verdad, no serán capaces entonces de ser purificadas. Sólo las personas que puedan aceptar la verdad serán capaces de someterse al juicio y castigo de Dios y serán realmente purificadas. Así pues, los que aceptan la obra de Dios en los últimos días deben ser personas que amen la verdad y que sean capaces de aceptar la verdad. Si no son esta clase de personas serán eliminadas tarde o temprano. Esto es diferente de tener fe en el Señor durante la Era de la Gracia. En ese tiempo las exigencias de Dios para las personas no eran altas, sólo tenías que creer y llevar a cabo un poco de obra en proclamación del nombre del Señor Jesús y eso estaría bien, no se requería crecimiento vital. En la Era de la Gracia, no se hablaba de la vida. En ese tiempo, las personas no tenían vida, hablaban de dones. Si podías realizar un poco de obra, todo estaba bien. En la Era del Reino es diferente, en la Era del Reino se habla de vida. Cuando se trata de la vida, sólo quienes obtengan vida entrarán en el reino, así que las personas deben someterse, deben tener la realidad, deben cumplir su deber, cumplirlo según el estándar. En la Era de la Gracia, Dios no pedía mucho a las personas. Podías hacer esto o aquello en el nombre del Señor Jesús, podías hacer cualquier cosa. No importaba qué pidieras en el nombre del Señor, Él trataba a las personas como si estuviera cuidando a un bebé. Si, en la Era del Reino, enarbolas la bandera de Dios y cometes actos malvados en el nombre de Dios, esto es ir demasiado lejos. Dios debe maldecirte, esto es ofender Su carácter. En la Era del Reino Dios ha expresado la verdad especialmente para purificar la corrupción de las personas, para resolver el problema de la corrupción de las personas. Por tanto, las personas que no aceptan la verdad deben ser eliminadas. Ves, algunas personas han creído durante siete, ocho o más de diez años y no se someten en absoluto. ¿No es esta una naturaleza malvada? ¿Es esta una persona que acepta la verdad? Quien no se someta en absoluto y sea como una bestia salvaje, no pueda ser tocado por nadie; esta clase de persona debe ser eliminada. Dios no le responderá y el Espíritu Santo no puede obrar en ella. Algunas de ellas no causan problemas y, por tanto, la iglesia no las expulsará. Sin embargo, no pueden salvarse y cuando venga el desastre no sobrevivirán, ¡Su fe no sirve de nada! Si una persona quiere salvarse, debe tener la realidad de la obediencia. Sumisión significa someterse a la verdad y las personas que se someten tienen piedad y actúan con principios. Para desempeñar cualquier rol, debes someterte absolutamente y de cualquier manera que se te pida llevar a cabo tu deber, debes someterte. ¿Qué estás argumentando? Si piensas que lo que estás argumentando es la verdad, sería mejor que permitieras entonces que todos lo oigan para que puedan juzgar si es o no la verdad. Si todos los que lo oyen dicen que no es la verdad y aun así sigues sin someterte y continúas argumentando, eso sería fácil, simplemente vete a casa. La iglesia no necesita que cumplas tu deber, está decidido, y es una buena solución. ¿No es esta una buena solución si los líderes y colaboradores se topan con esta clase de problema? Es así de fácil, es tan simple gestionar las cosas según los principios de la verdad; es fácil y agradable. Los líderes y colaboradores de la iglesia deben elegir rápidamente personas que busquen genuinamente la verdad y puedan practicarla. La familia de Dios quiere buscar personas que tengan la realidad de la verdad. Quiere buscar algunas personas que puedan maniobrar los asuntos, que tengan el mismo sentir que Dios, que se preocupen por Su voluntad, que se esforzarán para proteger la obra de la familia de Dios, y asciende a esta clase de persona para que sea un líder. Por muy corrupta que se haya revelado que esta persona era en el pasado, o independientemente de qué transgresiones haya cometido, esto no importa. La única cosa que importa es cuál es su estatura real ahora y que sea una persona que venera a Dios. La familia de Dios promoverá a cualquiera que sea de un mismo sentir que Dios y que pueda proteger la obra de la familia de Dios. Sin embargo, los que han visto muchos meses de obra en la iglesia sin ningún progreso y no se preocupan o no se ponen nerviosos, que pueden seguir comiendo y durmiendo como antes y son despiadados, no serán promovidos por la familia de Dios. La familia de Dios no promoverá a estas personas que son peores que cerdos y perros. Cuando algunas personas ven que obrar durante tanto tiempo no ha resultado en progreso, se preocuparán y se pondrán nerviosas y dirán: “¿Cómo puedo llevar a cabo mi deber así? ¿No estoy comiendo y bebiendo gratuitamente? ¿No entristecerá esto a Dios?”. Una persona que dice esto tiene corazón, es una persona que se preocupa por el propósito de Dios. Si los líderes y colaboradores no son capaces de proveer a la familia de Dios personas que buscan realmente la verdad, no se preocupan entonces por el propósito de Dios. Si hay una persona así cerca de vosotros con la que tenías una buena relación anteriormente, pero está diciendo ahora algunas cosas que están resistiendo a Dios y no piensa igual que Él, ¿cómo manejarás esto? ¿Podrás ser controlado por tus emociones? Si esta persona fue buena contigo en el pasado y no te hizo mal y siempre te recomendó y te aduló, ¿serás capaz de traicionar a la carne y ceñirte a los principios? Algunas personas dicen que pueden. Esto es bueno. Entonces deberíais designar a los líderes reales y sustituir a los que no buscan la verdad, hacer que den paso a las personas buenas. Si los que están ocupando la posición no están haciendo nada tangible, ¿no es esto una piedra de tropiezo? ¡Sí, es una piedra de tropiezo!

Algunas personas parecen inteligentes pero no buscan la verdad en absoluto. Cada vez que ocurre algo no se someten realmente e independientemente de cómo se comunique la verdad no la practicarán. ¿Entiende al espíritu esta clase de persona? Algunas personas parecen un poco ingenuas y jóvenes, pero pueden practicar la verdad. Dios ama a esas personas. A Él no le gustan las personas astutas y taimadas, a Él le gustan las personas que pueden practicar la verdad. Cuando ocurre algo a esta clase de persona, ella puede someterse. Cuando hace algo, puede reflexionar: “¿Estoy haciendo lo correcto? Si no está alineado con la verdad, debo orar entonces a Dios y, después, debo cambiar y arrepentirme. Si está alineado con la verdad, es la gracia de Dios y Su liderazgo, que me permiten practicar esta verdad. Entonces debo dar gracias a Dios y después querré satisfacerlo cada vez más”. Esta es una persona que busca la verdad. ¿Qué utilidad tiene si pasas mucho tiempo sin reflexionar sobre ti mismo y siempre confías en tus propios trucos mezquinos y pequeños dones para realizar tu obra? ¿Serás capaz de guiar a las personas a entrar en la realidad de la verdad? No, es inútil. Confiar en los dones para realizar la obra es resistir a Dios. Al final, esto es tomar la senda de los anticristos; ¿no es así como ocurre? Si una persona que ama realmente la verdad escucha el sermón y entiende la verdad, es capaz de llevar a cabo las partes que entiende y es capaz de aplicarlas. Es capaz de mantener esta verdad en su corazón y representarla. Después, cometa el error que cometa, es capaz de reflexionar sobre el mismo según la verdad. Si descubre que ella misma ha fallado, se arrepentirá entonces ante Dios. Esta es una persona que ama la verdad. El comportamiento y la mentalidad de esta persona que ama la verdad son devotos y están alineados con la voluntad de Dios. Esta es una persona que vive ante Dios. Al reflexionar a menudo sobre todo lo que hace, al examinar sus propias deficiencias e insuficiencias, y al equiparse con la verdad y buscar la verdad, esta clase de persona será finalmente capaz de obtener la verdad. Si una persona confía en sus propios dones, en su propia cabeza o en la filosofía de Satanás para actuar cuando se encuentra con una situación, aunque no haga el mal externamente, no tiene entrada y no es beneficiosa para los demás; ¿qué dirá Dios sobre esto? A Sus ojos, ¿cuál es el problema con este comportamiento y esta acción? Es hacer muchas cosas que no tienen nada que ver con la verdad. Confiar en los dones para realizar la obra no tiene nada que ver con la verdad, confiar en tu cerebro para hacer cosas no tiene nada que ver con la verdad y confiar en la filosofía de Satanás para hacer las cosas tiene que ver aún menos con la verdad. Hay incluso algunas cosas que no son crímenes y no van en contra de la verdad a los ojos del hombre, pero que Dios dice que no tienen nada que ver con la verdad y no muestran que tienes la realidad de la verdad. ¿Cuáles son las consecuencias si siempre haces cosas que no tienen relación con la verdad? Si no tienes la verdad, serás finalmente sujetado como alguien sin la realidad de la verdad. ¿Recibirá la salvación esta clase de persona? Hay algunas personas que dicen: “Durante muchos años él no ha hecho mal. Aunque no ha hecho las cosas según los principios de la verdad, tampoco ha hecho ningún mal. Así pues, ¿tiene esta clase de persona la realidad de la verdad o no?”. Aunque esta clase de persona no se considera mala y es también una buena persona según el concepto humano, no puede recibir la salvación porque no tiene la realidad de la verdad. Si esta clase de persona cree durante muchos años y no hace ningún mal y es reconocida generalmente como una buena persona, pero no tiene la realidad de la verdad, ¿qué le ocurrirá al final? Definitivamente no será capaz de entrar en el reino. Sin embargo, ¿hay una conexión entre esta clase de persona y los hacedores de servicio leales? ¿Son los hacedores de servicio leales esta clase de persona? Si esta clase de persona hace servicio hasta el final y es leal, será catalogada, como mucho, como un hacedor de servicio leal. Aunque no sea catalogada como el pueblo escogido de Dios, serlo como hacedor de servicio leal es bastante bueno.

Los hacedores de servicio leales son muy bendecidos. Si miras a las personas religiosas en países alrededor del mundo, verás que ninguna de ellas recibe esta bendición. ¿Por qué no reciben esta bendición? Son de buen temperamento y no molestan a los demás. Es porque no creen en Dios y no realizan servicio para esta etapa de la obra de Dios. Así que independientemente de cómo sea su temperamento, todas deben ser eliminadas. Los hacedores de servicio leales son los que realizan servicio de buen grado por Dios hasta el final. ¿Cuál es la recompensa de Dios para los hacedores de servicio leales? Vivir durante mil años en el Reino Milenario. Estas personas sin vida pueden vivir en el Reino Milenario durante mil años; ¿no es esta la gracia de Dios? Tú dices: “Después de vivir durante mil años, ¿serán capaces de entrar en el nuevo cielo y la nueva tierra?”. Después del fin del Reino Milenario, Dios soltará a Satanás y a los espíritus malignos del pozo sin fondo. Estas cosas empezarán a confundir a las personas y una vez que estas estén confundidas, estos hacedores de servicio sin vida también serán confundidos y volverán a Satanás y, en ese momento, serán destruidos. Se les darán mil años de gracia. ¿Por qué darles estos mil años de gracia? Esta es la recompensa que Dios les dará porque han realizado servicio, ¿entiendes? Entonces, ¿serán destruidas tarde o temprano todas las personas que no tienen la verdad? Tarde o temprano todas morirán pero morir pronto no es tan bueno como morir más tarde. Los hacedores de servicio leales pueden vivir durante mil años más. ¿Es pequeña la bendición de mil años? Algunas personas ni siquiera están dispuestas a ser hacedores de servicio. Si no estás dispuesto a ser un hacedor de servicio, busca entonces la verdad, y este es el único camino. Si no buscas la verdad, ni siquiera tendrás la oportunidad de convertirte en un hacedor de servicio. Irás al infierno donde llorarás y crujirás los dientes y este será tu final. Echa un vistazo a las personas que son arrestadas y encarceladas hoy en día, su corazón parece estar roto, ¿cómo es esto? Si alguien es condenado a tres años, pensará: “¿Cómo pasaré estos tres años?”. Si alguien es condenado a diez años, pensará: “Tres años está bien, pero diez años serán difíciles de soportar”, su corazón se ha roto. Así que algunas personas se convierten en Judas, prefieren convertirse en Judas a ir a la cárcel. La prueba de la cárcel es difícil de soportar, tu corazón se romperá, sentirás que tu vida en la cárcel no es humana, simplemente te tratarán como un animal, las personas pueden torturar de cualquier forma que quieran. Algunos pueden decir: “¿Por qué dices esto? ¿Por qué estás predicando esto?”. ¡Esto es para decirte que ir al infierno es peor que la cárcel! Algunos pueden decir: “Yo no he visto el infierno”. Si no has visto el infierno echa un vistazo entonces a la cárcel, los dos son parecidos pero ¡el infierno es más terrible que la cárcel! ¿Qué dijo el propio Señor Jesús? “donde el gusano de ellos no muere, y el fuego no se apaga” (Marcos 9:48). Arderás en el fuego y los insectos también te picarán. ¿Suena esto doloroso? ¿No es peor que la cárcel? Así que, si no buscas diligentemente la verdad, ¡acabarás en el infierno en ese momento y estarás acabado!

Hoy en día, es difícil conseguir que una persona busque la verdad, es difícil conseguir que practique la verdad, muy difícil. Bajo ningún concepto buscará verdad alguna. Esta clase de persona está condenada, tendrá una vida de sufrimiento, una vida en el infierno. Cuando llegue al infierno se volverá disciplinada. Hay un dicho: “Las buenas palabras no pueden persuadir a los condenados”. ¡Esto es completamente cierto! La familia de Dios siempre está intentando estar en comunión para conseguir que las personas busquen la verdad. Esto es recorrer la senda de la luz del sol, la senda de la luz, por la que uno puede entrar en el reino del cielo. Si una persona no recorre esta senda, si intenta precipitarse dentro del infierno aunque este no tenga puerta, y no practica o acepta la verdad, ¿qué pasará al final? Si ella actúa siempre contra la familia de Dios, irá al infierno al final y se volverá disciplinada, llorará y gemirá para siempre en el infierno. Hoy en día hay algunas personas que no están dispuestas a sufrir, se quejan, quieren dejar de creer y quieren ir a casa cada vez que son ofendidas en lo más mínimo. ¿Ama la verdad esta clase de persona? ¿Está en peligro esta clase de persona? ¿Corre el riesgo de traicionar a Dios? ¡Sí, está en un gran peligro! No se puede provocar u ofender a esta clase de persona. Nunca se le debe provocar u ofender. Tan pronto como sea ofendida, abrirá a la fuerza las puertas del infierno y simplemente irá allí. “¡No lo creo, me iré a casa, no lo creo! ¡Quien quiera creerlo puede hacerlo, pero yo no lo creeré!”. Dices estas palabras muy a la ligera: “¡No lo creo!”. Un día cuando seas echado en el infierno, recordarás haber dicho estas palabras y sabrás cuán necio fuiste. Tú piensas: “Soy muy listo, soy tan listo, nadie es tan inteligente como yo”, pero simplemente en base a lo que has dicho, ¡eres un necio de primera! Nadie se atreve a ofenderte, nadie se atreve a criticarte; ¿no es esto una tontería? ¿Sabes por qué quieren provocarte? ¿Sabes por qué te ha ocurrido esto? Dios lo ha dispuesto. Él ha dispuesto que esta clase de cosas te ocurran para ver si amas la verdad, si puedes aceptarla y si te someterás a ella. Si realmente no puedes hacerlo, entonces Dios no obrará en ti y no dispondrá las muchas clases de pruebas para ti. ¿No es el amor de Dios que Él organice tus asuntos y entornos? Esto es Dios que usa tus entornos, personas, sucesos y cosas para entrenarte, con el fin de que aprendas a someterte a la verdad y aceptarla. De esta forma, eres guiado poco a poco hacia el camino correcto de la fe en Dios. ¿Es aceptable no sufrir en absoluto? Si no sufres un poco, más adelante cuando sufras mucho será un caso de “no soportar pequeñas dificultades y ser engullido por grandes dificultades”. Hay un dicho común en China: “Pierde un poco para ganar mucho”. Hay algo de sentido en esto, significa que es mejor soportar pequeñas pérdidas para evitar una pérdida mayor y cometer grandes errores. Si no soportas estas pequeñas dificultades ahora, ¿qué pasará al final? ¿Qué te sobrevendrá al final? Las grandes dificultades te engullirán, ¿no es así? ¿No es apropiado que tropieces ahora, que experimentes algo de poda y trato y algunas pruebas y refinamiento, que aprendas a someterte a la verdad y a buscarla y los trates según los principios? ¿Qué es honorable sobre una persona? Una persona corrupta no tiene honor del que hablar. Aprende a sufrir un poco y soporta cualquier clase de humillación y de castigo con el fin de someterte a la verdad. Preferimos la verdad a la vanidad, ¡esto se llama ser listo!

Anterior:Sólo cultivando y usando a las personas que buscan la verdad y que tienen gran capacidad de trabajo podemos coincidir con la voluntad de Dios

Siguiente:Sólo conocer la obra de Dios le permite a uno seguir hasta el final

También podría gustarte