App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Provisión para la vida: Recopilación de sermones

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

1. Sólo conocer la obra de Dios le permite a uno seguir hasta el final

Estimados Superintendentes:

Deseo compartir con vosotros algunas palabras.

He leído vuestros informes de trabajo. Es excelente que informaseis sobre estas cuestiones específicas. Entendemos completamente vuestra ansiedad y estrés porque yo también pasé por muchas de las mismas experiencias. La ansiedad y el estrés no son necesariamente negativos ya que nos pueden mover a orar y a estar en comunión con Dios más a menudo. Nos pueden motivar a trabajar. Si alguien no tiene ansiedad ni estrés por los problemas que aparecen en la iglesia, significa que no lleva una carga con lo que Dios le ha confiado y que el Espíritu Santo no obra en él. Si alguien es consciente de la voluntad de Dios, buscará soluciones a todos los problemas que encuentre para llevar a cabo bien su deber. Cuando las personas se encuentran con más problemas a medida que llevan a cabo sus deberes, su ansiedad y estrés también aumentarán. Se volverán más conscientes de cuánto todavía les falta y se sentirán inútiles. Es entonces cuando comenzarán a tener sed de la verdad y comenzarán a buscar la verdad. Por lo tanto, es algo bueno con respecto a la entrada a la vida de alguien cuando toma consciencia de su impotencia y se da cuenta de cuánto todavía le falta. Las personas tienen una tendencia a presumir y exagerar y con frecuencia no se dan cuenta de sus limitaciones hasta que se encuentran en situaciones que no pueden manejar. Ahora bien, vosotros sólo sois capaces de detectar problemas superficiales obvios cuando lleváis a cabo el trabajo, pero no lográis detectar la esencia de los problemas, lo que demuestra que aún no estáis al corriente. Si puedes percibir la esencia de los problemas después de haberlos descubierto, y aplicas la verdad para abordarlos, entonces tienes la habilidad para llevar a cabo un trabajo real. Evidentemente, lleva tiempo identificar los problemas y aplicar la verdad para abordarlos. Depende de cómo las personas buscan la verdad y si son o no conscientes de la voluntad de Dios. Bajo circunstancias normales, las personas sólo tienen conocimiento y comprensión rudimentarios de la palabra de Dios. A medida que buscan aplicar la verdad para resolver los problemas, es más probable que entiendan realmente la esencia de la verdad. Si un líder falla en percibir la esencia de los problemas y no sabe qué verdad funciona bien para resolverlos, no será capaz de abordar los fundamentos de los problemas. Esto sugiere que esa persona no tiene habilidades para trabajar y no es alguien que esté equipado con la verdad. Si un líder siempre se presenta ante Dios para orar, buscar, ponderar y aprender acerca de las intenciones de Dios cada vez que se encuentra con un problema y ​​es capaz de percibir la esencia del problema cuando ha comprendido la verdad, es alguien que tiene la habilidad para aplicar la verdad para resolver los problemas. Uno debe comprender la verdad antes de poder abordar los fundamentos de cualquier problema. Cualquier líder debe buscar la verdad de esta manera ya que enfrenta todo tipo de problemas. Una vez que tenga más experiencias en resolver los problemas, obtendrá más entendimiento de la verdad y, por consiguiente, también madurará en la vida. Esta es la senda para guiar a otros en la verdad. Al mismo tiempo, ellos mismos serán perfeccionados. De hecho, los líderes crecen y maduran de esta manera. Nadie es una excepción. A menos que estos problemas estén presentes, uno no encontrará la manera de entrar a la verdad y, como resultado, no madurará en la vida.

Nosotros, los creyentes en Dios, viajamos por un camino lleno de baches. Es perfectamente normal que nos encontremos con dificultades y obstáculos, que son algo que Dios ha planeado en aras de nutrirnos y perfeccionarnos. Están controlados, planeados y predestinados por Dios, y también son las bendiciones de Dios. Uno sólo puede crecer hasta la madurez buscando la verdad para resolver los problemas. Uno sólo puede llevar a cabo la voluntad de Dios y alcanzar la perfección de Dios buscando la verdad y aplicando consistentemente la verdad para resolver los problemas. Si uno elige evitar o dedicar poco esfuerzo a manejar un problema cuando se presenta, sólo retrasará el trabajo o se enredará. Nunca alcanzará la verdad y ciertamente no habrá ningún cambio en su carácter de vida. Buscar la verdad para resolver los problemas es la experiencia más práctica en la vida cuando se trata de creer en Dios. ¿Por qué decimos que este camino es estrecho? Es porque alguien que camina la senda sólo puede recibir la obra del Espíritu Santo y esperar ser salvo y perfeccionado por Dios confiando en la Palabra de Dios y buscando la verdad. Aparte de eso, no hay otro camino. Si alguien se mantiene alejado de la palabra de Dios y enfrenta todos los problemas, no está experimentando la palabra de Dios. En cambio, se está desviando de la verdadera senda, que es lo que se practica por aquellos que no creen. Vemos que muchas personas permanecen sin cambios en su carácter de vida a pesar de creer en Dios durante toda su vida. Es porque fallan en buscar la verdad y en confiar en las palabras de Dios para resolver los problemas. Confían en la filosofía de Satanás o en los métodos humanos para resolver los problemas. En consecuencia, no alcanzan nada. Aunque sufren mucho, no pueden agradar a Dios. En cambio, cada vez se alejan más de Dios. Algunos líderes nunca han visto esta senda para entrar en la verdad entonces, ¿cómo pueden alcanzar la perfección? Sólo hay una forma de alcanzar la perfección y esa es ver los asuntos de acuerdo con la palabra de Dios y resolver los problemas de acuerdo con la verdad. Cualquiera que pueda practicar y entrar de esta manera complacerá a Dios y seguramente será perfeccionado. Una persona sólo puede percibir la esencia de los problemas y resolverlos después de que haya comprendido realmente la verdad. ¿Cómo puede alguien que sirve a Dios resolver los problemas de los demás si no está equipado con la verdad? Sólo el que ve las cosas de acuerdo a la palabra de Dios y aplica la verdad para resolver los problemas puede guiar realmente a las personas en la palabra de Dios. Sólo esto se considera una experiencia práctica de entrar en la palabra de Dios y sólo esto es servir realmente a Dios y dar testimonio de Él.

Habiendo experimentado la obra de Dios hasta ahora, la mayoría de los líderes se podría haber dado cuenta de que, sin la verdad, uno no puede llevar a cabo ningún trabajo en la iglesia ni ayudar a otros a experimentar la palabra de Dios cuando se encuentra con todo tipo de dificultades. Al mismo tiempo, es incapaz de abordar los problemas de las personas en la iglesia que revelan su corrupción. Bajo tales circunstancias, se da cuenta de que le falta demasiado y que su estatura es demasiado pequeña. No tiene idea de por dónde comenzar cuando se encuentra con una situación. Se encuentra abrumado, incluso tiene problemas para contener la respiración. Esto es normal, así que no seas negativo. Debes esforzarte por mejorar y buscar la verdad leyendo la palabra de Dios y orando a Él. De hecho, crecerás en estatura de vida cuando entres a la verdad. Así es como el Espíritu Santo guía al hombre hacia adelante paso a paso. Por cada paso que demos, a pesar de que sea arduo, siempre habrá recompensas. Creemos firmemente que en tanto que caminemos de acuerdo con la palabra de Dios, nuestros esfuerzos no serán en vano. Entonces, un día, cuando hayamos crecido en estatura y llevado a cabo nuestros deberes de acuerdo con la voluntad de Dios, sentiremos que hemos sido transformados. Además, nos volveremos menos propensos a resistir a Dios. Cualquier cosa que Dios haga, o cualquier prueba que podamos enfrentar, seremos capaces de comprender las intenciones de Dios y de buscar la verdad. En consecuencia, no formularemos nociones, críticas ni resistencia, sino que más bien nos resultará bastante fácil someternos a todo lo que Dios ha planeado y arreglado. Así es como nuestro carácter de vida se transforma.

En cuanto a ahora, probablemente sólo podéis detectar problemas superficiales obvios a medida que lleváis a cabo el trabajo. Esto no es lo suficientemente bueno. Debes detectar los problemas ocultos que las personas a menudo no ven. Debes ser capaz de percatarte de sus apariencias para detectar la esencia de estos problemas. Tal es la marca de las personas que tienen estatura. No es una tarea fácil resolver completamente los problemas. Pertenece a los niveles del entendimiento que las personas tengan de la verdad, así como su estatura en términos de experimentar la palabra de Dios y conocerlo. Como vosotros estáis tratando con problemas, primero debéis buscar su esencia y raíz y luego debéis buscar la verdad para encontrar soluciones. Te daré algunos ejemplos sobre cómo la esencia de un problema real se puede comprender completamente. Muchos líderes religiosos no logran enfocar su atención en buscar la verdad y transformar su carácter de vida después de entrar a la casa de Dios. En cambio, se ocupan en la búsqueda de reputación, posición, poder y ganancias. Se esfuerzan por jactarse para convencer a las personas. Tales personas son bendecidas con algunos dones y talentos, siempre se consideran mejores que los demás como si hubieran sido santificadas. Al igual que Pablo, “vivir es Cristo”, incluso creen que están en condiciones de igualdad con Dios. Para ellas no hace falta que les digan que merecen ser líderes de la casa de Dios. Su estatus nunca puede ser más bajo que otros. Merecen guiar a otros y nunca se pueden someter al liderazgo de otros. En esencia, estas personas son arrogantes, santurronas, egoístas, adoradoras de poder y estatus, rebeldes y perversas. Es por eso que no ofrecen una verdadera sumisión a Dios. No logran entender que experimentar la obra de salvación y perfección del hombre por parte de Dios durante los últimos días significa abordar el problema real del carácter corrupto de la humanidad y su escape total de la influencia de Satanás. Fracasan completamente en darse cuenta de esto. Están actuando como si todavía tuvieran fe en un Dios vago. Buscan sus propias bendiciones con respecto al estatus la máxima prioridad en todo. Buscan reputación y estatus por cualquier medio posible y, sin saberlo, terminan en la senda equivocada. De hecho, a Dios no le importa el estatus, las calificaciones o los sufrimientos de alguien por su fe en Dios cuando Él los perfecciona. A Dios le importa si buscan la verdad y se entregan a Su juicio y castigo, poda y trato y si se transforman en su carácter de vida después de que hayan pasado por pruebas y refinamientos. Tal es la senda hacia la perfección por Dios. Si las personas de alguna manera pudieran percibir las grandes bendiciones que vienen después de que son perfeccionadas por Dios y el verdadero significado de la vida humana, nunca se esforzarían por una reputación y un estatus tan inútiles ahora. Las personas son “miopes” y no pueden ver el significado de la perfección por Dios. No logran ver la actualidad y la realidad de la obra de Dios, lo que lleva a su constante búsqueda de reputación y estatus. Es por eso que son eliminadas por la obra de Dios. Son completamente sus pequeños trucos los que las guían a su propia muerte. Creen que son inteligentes pero son engañadas por su propia astucia. Cuando llegue el día en que la obra de Dios se concluya, caerán en oscuridad llorando y crujiendo sus dientes. Su arrepentimiento por buscar estatus no tendrá efecto entonces. En esencia, estas personas con impaciencia buscan estatus porque no tienen interés en la verdad y valoran mucho el estatus. Por lo tanto, no se podrían preocupar menos por llegar a conocer la obra de Dios. Buscan ansiosamente el estatus y luego cosechan sus recompensas, lo cual está totalmente motivado por su naturaleza arrogante. No pueden controlar su arrogancia y engreimiento y están preocupadas por su insaciable codicia por estatus. Si de alguna manera se pudieran calmar para experimentar la palabra de Dios y obtener un entendimiento verdadero de su naturaleza arrogante, podrían fácilmente entrar al camino correcto. Aquellos que están sumamente preocupados con la búsqueda de estatus deben llegar a conocer la obra de Dios y el significado de ser perfeccionados por Dios. Deben entender claramente que Dios es justo y que Él enfatiza totalmente la practicidad. Dios trata a las personas de la manera más justa y razonable. Él trata a todos por igual y practica la imparcialidad. Después de darse cuenta de esto, las personas estarán más propensas a encontrar una actitud más equilibrada. Por lo tanto, vemos que aquellos que pierden la razón por ser excesivamente arrogantes y por adorar el estatus, ¡están en gran peligro! A menos que se arrepientan, finalmente se arruinarán.

Otra pregunta es cómo vemos la muerte. Algunas personas responden negativamente cuando algunos de nuestros creyentes mueren repentinamente. Algunas incluso comienzan a tener varias nociones y dudan de la obra de Dios. La esencia del problema es que las personas no tienen un verdadero entendimiento de ella. Revelan su fealdad una vez que se topan con asuntos que no se conforman con sus nociones. Como seres creados, la humanidad ha sido corrompida por Satanás y ha vivido en pecado, lo cual es odiado y maldecido por Dios. Las vidas y las muertes de todos los seres humanos están predestinadas por Dios. Entre las denominaciones de aquellos que creen en Dios, ¿cuál nunca ha tenido a alguien que muera? ¿Alguna vez hubo un momento en que Dios estuviera llevando a cabo Su obra en que las personas no murieran? ¿Quién entre la humanidad puede escapar de la muerte? La promesa de Dios de la vida eterna se cumple en este grupo de personas en los últimos días que experimentan verdaderamente la obra de Dios y reciben la salvación. Ahora bien, la obra de Dios no ha terminado. Dios revelará gradualmente lo que será de cada tipo de personas. Aquellas que hacen el mal y fallan en buscar la verdad son muchas en número, así que seguramente algunas de ellas están condenadas a ser eliminadas. Al final, sólo una fracción de las personas, es decir, el remanente que Dios ha perfeccionado, obtendrá la vida eterna. Sólo esas personas no gustarán la muerte. Es perfectamente normal que las personas mueran durante este tiempo. ¿Por qué te resulta sorprendente? Las personas deben entender que no es el caso de que al aceptar el nombre de Dios Todopoderoso, entrarán al reino, alcanzarán la vida eterna y estarán exentas de la muerte. Dios ha dicho muchas veces que algunas aún serán eliminadas. Algunos hacedores de maldad que entraron a escondidas serán aniquilados. Aquellos que hacen todo tipo de mal serán castigados. No hay necesidad de hablar de lo que será de ellos. ¿No has oído hablar de las advertencias de Dios para cada tipo de personas? Dios ha hablado muchas veces de que entre aquellos que creen en Él, algunos serán perfeccionados, otros serán hacedores de servicio, mientras que otros serán eliminados. Esos eliminados morirán al final. Por lo tanto, es perfectamente normal que las personas en la iglesia mueran. Cuando consideramos la muerte, primero nos debemos dar cuenta de que la vida y la muerte están totalmente en manos de Dios. Dios decide quién muere y quién vive. Dios planea y predetermina y Sus acciones son justas. ¿Qué derecho tienen las personas a pedirle a Dios esto o aquello? ¿Es este el razonamiento que una criatura de Dios debe tener? La humanidad debe someterse a la obra de Dios independientemente de si la entiende o no. Un ser creado debe llevar a cabo su deber y de ninguna manera está calificado para tomar parte en la obra que Dios controla. En la presencia de Dios, las personas son simplemente polvo. Además de cumplir con su deber, ¿qué más pueden hacer las personas? La humanidad de naturaleza arrogante realmente se ha hecho una enemiga de Dios en todos los sentidos. Quiere entender, involucrarse, exigir y manipular a Dios en todas las cosas con el fin de satisfacer sus extravagantes deseos y metas. ¿Cómo pueden esas personas tan corruptas merecer conocer los misterios de la obra de Dios? Dios ha venido hoy a salvar y perfeccionar a la humanidad y se debe someter incondicionalmente a Su obra, arreglos y planes. Este es el razonamiento que la humanidad debe tener. La humanidad corrupta es demasiado arrogante y poco razonable. Es rápida para juzgar cuando no puede entender las cosas. Se vuelve negativa y se queja cuando se encuentra con cosas incompatibles con sus propias nociones. Quiere saber las razones detrás de las acciones de Dios y espera que Dios le dé explicaciones para todo. Incluso le pide a Dios que haga esto y aquello. Tal comportamiento ilustra la grave rebeldía y la inflexible resistencia a Dios de la humanidad corrupta. ¿Cómo pueden ser siervos de Dios si no se encuentra una solución a su situación corrupta? La vida y la muerte están predestinadas por Dios y, en la obra de Dios, algunos son martirizados por ella, mientras que otros son encarcelados o mueren en accidentes. De hecho, todo es parte de los planes de Dios. Ahí está una relevancia particular detrás de esto y son testigos de la victoria de Dios sobre Satanás. Dios tiene planes particulares para diferentes tipos de personas y cada individuo debe representar su propio papel. Algunos deben morir temprano o recibir castigo, y esto representa una relevancia particular que la humanidad no tiene manera de entender. Algunos son víctimas de Satanás y son los que son eliminados. Otros representan el papel de los chicos malos, como Judas y esos anticristos, y son los que son castigados. Aun así otros encuentran el éxito y son los chicos buenos que son perfeccionados. Aunque estas personas han sufrido enormemente por el juicio y castigo, la poda y trato y han experimentado todo tipo de pruebas y refinamientos, han sido perfeccionadas. Tales roles son determinados por Dios de acuerdo a la naturaleza de cada individuo. Por ejemplo, Dios eligió a Judas Iscariote para representar el papel del traidor de Jesús. Dios es justo. Él mira las mentes y escudriña los corazones de los hombres. Sus planes para todos son justos y razonables. Están completamente determinados por la esencia de la naturaleza de cada individuo. Esto es lo que se quiere decir con: “Dios pagará a cada hombre según sus obras”. Para algunas personas, no es necesariamente algo malo morir, mientras que para otras no es necesariamente algo bueno vivir. ¿Quién puede entender esto? La batalla entre Dios y Satanás no es tan simple como la humanidad ha imaginado. Dios no se aparta de las pruebas, de las tentaciones, de las obras de los espíritus malos, de las interrupciones de los anticristos, de los casos de muertes desafortunadas o de cualquier otro asunto que no se ajuste a las nociones de los hombres. Además, Dios permite que tales cosas sucedan en la iglesia. Él permite que cada creyente vea con sus propios ojos y experimente por sí mismo para que pueda elegir su propia senda. Dios observa a cada individuo en secreto y da seguimiento a cada una de sus acciones y palabras. Este es un ejercicio de entrenamiento en el reino que Dios planea y supervisa y también es un ensayo realista de la lucha entre la vida y la muerte. Es como ser probado en un horno y nadie puede escapar de ser revelado en todas las cosas. ¿Qué debemos aprender de estas pruebas? Esta es una pregunta desconcertante que la mayoría de las personas no entiende. Es por eso que muchas buscan la comodidad de una vida fácil y siempre quieren alejarse de la obra de Dios, lo cual también está motivado por su naturaleza que traiciona a Dios. Con el fin de salvar y perfeccionar a este grupo de personas, Dios ha llevado a cabo semejante obra a gran escala, la cual no es fácil. Debemos esforzarnos por cooperar con Dios en Su obra para que podamos ser salvados por Él.

El objetivo de estudiar las lecciones es prepararnos para entrar a la verdad en su totalidad. No es una tarea fácil llegar a conocer la soberanía, omnipotencia y sabiduría de Dios. Sólo tal entrenamiento práctico se considera el ejercicio del reino. Una vez que te gradúes de aquí, tendrás un nivel más alto de entendimiento de Dios y de Su obra, Su omnipotencia y Su sabiduría. Esto es algo que no puedes aprender en ningún otro lugar. Nosotros, los creyentes en Dios, debemos tener un verdadero conocimiento de la obra de Dios. Dios ciertamente manipula todas las cosas para hacer que sirvan a esta etapa de Su obra. En este lugar donde Dios lleva a cabo Su obra, Él pone todas las cosas bajo Su control mediante Su palabra. Con el fin de dejar que las personas entiendan Su palabra y Sus acciones, Dios incluso manipula el régimen del gran dragón rojo para perseguir, cazar y restringir a todos los que creen en Él y lo siguen. En un ambiente tan aterrador, Dios también permite que las obras de Satanás y de todo tipo de espíritus malos engañen a las personas por el beneficio de perfeccionar al pueblo escogido de Dios. Al mismo tiempo, Dios también permite que los hacedores de servicio y los anticristos se involucren en todo tipo de interrupciones, sabotaje y destrucción. También permite que todo tipo de tribulaciones, enfermedades y tormentos les sucedan a todos los que creen en Él. Dios ha sacado a la luz una fiesta fastuosa. Cualquier cosa que no se conforme a las nociones de la humanidad, es decir, cualquier cosa que las personas piensen que es imposible, que no debe suceder o que nunca ni siquiera han imaginado, ha caído encima de todas las personas para que las enfrenten, elijan y respondan a ellas. De hecho, Dios hace que las personas se revelen a sí mismas a cada instante, lo que nos proporciona suficientes lecciones para estudiar. ¡Es un lugar ideal para los ejercicios de entrenamiento del reino! Si no confiamos en Dios ni buscamos la verdad, seremos incapaces de permanecer de pie. Si no confiamos en la palabra de Dios ni buscamos la verdad, no seremos capaces de lograrlo hasta el final. En cambio, fallaremos y seremos eliminados. Al final moriremos, no permaneceremos. Hasta ahora, sólo unos pocos creyentes en Dios han muerto. En el futuro, cualquiera que no busque la verdad morirá y ¡veré si todavía tienes nociones! Sólo aquellos que buscan la verdad alcanzarán la obra del Espíritu Santo y la garantía de Dios, serán perfeccionados y sobrevivirán. Por lo tanto, en la iglesia, donde tienen lugar los ejercicios de entrenamiento del reino, cualquier cosa que no se conforme a las nociones de las personas está planeada por Dios para permitirles conocerlo. Esto es absolutamente cierto. Es sumamente realista. Ahora es un buen momento y una buena oportunidad para llegar a conocer a Dios y ser perfeccionado por Él. Sin semejante obra de salvación y perfección, la humanidad nunca sería capaz de conocer a Dios. Sólo aquellos que no se pueden relacionar con los asuntos espirituales formularán ideas equivocadas y sólo aquellos que no logran conocer la obra de Dios son ciegos. Conocer a Dios realmente no es una tarea fácil. Cualquier cosa que nos pueda suceder, aunque sean cosas que no se ajusten en lo más mínimo con las nociones humanas, todas ellas son planeadas por Dios. Son lecciones de aprendizaje para que conozcamos a Dios y nos sometamos a Él. Al mismo tiempo, revelan y eliminan a las personas, lo cual es bastante significativo. Es el entrenamiento que más necesitamos y es beneficioso para nuestra entrada en la verdad y nuestro crecimiento en la vida. Dios nos ama tanto que nos permite padecer el entrenamiento del reino, que es un estímulo excepcional. Al final, sabremos que Dios permanecerá para siempre como Dios y Satanás permanecerá para siempre como Satanás. Como seres creados, debemos alabar las acciones de Dios y Su omnipotencia y sabiduría. La obra de Dios es absolutamente perfecta. De hecho, es extremadamente raro tener la oportunidad de ser perfeccionado. Las personas no tendrían ideas equivocadas si tuvieran algún conocimiento de la obra de Dios así como de Su omnipotencia y sabiduría. No tendrían tiempo de buscar reputación o estatus inútiles y mucho menos tendrían interés de perseguir el placer mundano o carnal, porque sabrían que los desastres futuros serán aún mayores y que cualquiera que no busque la verdad o no tenga vida está en grave peligro. El último momento para decidir quién vive y quién muere ha llegado. Aquellos que se nieguen a arrepentirse pronto serán aniquilados por todo tipo de desastres, lo que podría ocurrir en cualquier momento. No importa cuán grande pueda ser el estatus propio o cuán razonables puedan ser sus nociones, no los salvará. Aquellos que fracasan en buscar la verdad y no se pueden someter realmente a Dios están condenados a la destrucción y a la perdición al final.

14 de julio de 2005

Anterior:Las personas que creen en Dios pero no pueden someterse a Él serán eliminadas

Siguiente:Sólo los que obtienen la verdad y entran en la realidad son verdaderamente salvados

También podría gustarte