App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Provisión para la vida: Recopilación de sermones

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

3. Las dificultades que deben sufrirse al creer en Dios

En la iglesia, oímos a menudo que hay personas que dicen que han sufrido grandes dificultades al creer en Dios. Algunas personas dicen que han desechado a la familia, renunciado a su trabajo, y sufrido muchas dificultades por causa de Dios; algunas personas dicen que han sido arrestadas, encarceladas, y que han soportado una gran humillación por causa de Dios; algunas personas dicen que al dedicar su juventud a Dios han sufrido muchas dificultades; algunas personas dicen que en su servicio a Dios han soportado mucha poda y trato, y sufrido muchas dificultades; algunas personas dicen que han sufrido muchas dificultades al amar a Dios y abandonar el mundo, ganando mucho menos dinero, y pasando su miserable vida en la pobreza, y así sucesivamente. Además, la mayoría de las personas piensa de esta forma, que todo el sufrimiento que ha soportado por creer en Dios es sufrimiento soportado por causa de Dios; cualquiera que sufra dificultades por dar testimonio de Dios y por servir a Dios sufre porque ama a Dios. Esto llega tan lejos que nadie se atrevería a negar este concepto. Parece que cuando las personas creen en Dios, la mayoría de ellas han sufrido muchas dificultades, y esto no es mentira. Pero no es evidente que se haya producido ninguna transformación en el carácter vital de estas personas. A partir de sus palabras, hechos, y comportamiento puedes ver que no tienen verdad alguna ni han vivido la realidad que Dios requiere. Si te relacionas con ellas durante cierta cantidad de tiempo, serás capaz de ver su corrupción y desdicha, que es enteramente la forma original del demonio Satanás. Este asunto merece que se piense en él profundamente. Si esas personas hubieran sufrido verdaderamente esas dificultades por causa de Dios, ¡cuánta bondad y amor por Dios tienen ellas entonces en su corazón! ¡Qué gran cambio ha tenido lugar en su carácter vital! ¿Por qué no puedes ver en ellas un cambio en el carácter vital? ¿Por qué no han conseguido ni siquiera un poco de la verdad, aunque hayan creído en Dios durante muchos años? ¿Por qué es su perspectiva sobre las cosas la misma que la de los incrédulos, y su filosofía de vida sigue basándose en la traición y la astucia de Satanás? ¡Esto es inimaginable! Realmente, si desvelamos la verdad, esta es obvia a simple vista. Al creer en Dios, las personas no están sufriendo por Él en absoluto. Es verdaderamente como se dijo en la palabra de Dios: “Yo estoy sobre el universo día tras día, observando, y me oculto humildemente en Mi morada para experimentar la vida humana, estudiando detenidamente cada hecho del hombre. Nadie se me ha ofrecido nunca sinceramente. Nadie ha buscado nunca la verdad. Nadie ha tenido nunca conciencia de Mí. Nadie ha tomado nunca determinaciones delante de Mí y ha cumplido su obligación. Nadie me ha permitido nunca morar en él. Nadie me ha valorado como valoraría su vida. Nadie ha visto nunca en la realidad práctica todo el ser de Mi divinidad. Nadie ha estado nunca dispuesto a estar en contacto con el Dios práctico mismo”. Parece que no es un asunto fácil creer en Dios y obtener la verdad. Independientemente de cuánto sufrimiento soporte una persona en su creencia en Dios, si no se hace por causa de obtener la verdad y recibir la salvación, ¿cuál otro sería el sentido de sufrir estas dificultades? Pero las personas que sufren dificultades no se han dado cuenta de por quién tuvo lugar realmente el sufrimiento que han soportado, o para qué propósito se soportó. Las personas piensan que todo el sufrimiento que han soportado a través de la creencia en Dios se soportó por causa de Dios, que tuvo lugar por amor a Dios. ¿Creéis que es correcto decirlo de esta forma? ¿Tiene esta forma de expresarlo alguna base firme sobre la que sostenerse? Realmente, puedes decir razonablemente que el hecho de que una persona sea capaz de soportar sinceramente y de buen grado ese mucho sufrimiento sin ninguna queja es algo que sólo una persona que ha obtenido la verdad y ha alcanzado una transformación en el carácter vital es capaz de hacer. Pero no puedes ver que ellas tengan la verdad ni transformación alguna en su carácter vital. Sin embargo las personas siguen siendo capaces de jactarse vergonzosamente y decir: “Todo este sufrimiento tuvo lugar enteramente por causa de Dios”, haciendo que la gente piense que ellas son muy extraordinarias, venerables, y santas. Pero en realidad es absolutamente lo contrario. Todas estas personas que se jactan a menudo delante de otros del sufrimiento que han soportado por Dios son deshonestas, traicioneras, egoístas, y despreciables, y además sólo son buenas fingiendo falsamente y engañando a Dios. Lo extraño es que haya realmente personas que estén listas y dispuestas a aceptar su engaño, y a tratar a estas “personas que han soportado el sufrimiento” como ídolos a levantar en adoración. Estas personas que han sufrido dificultades por Dios se han transformado repentinamente en personas espirituales. Realmente, por mucho que las personas se jacten de haber sufrido por causa de Dios, Él no admite este hecho. No son nada más que las ilusiones de las personas. Lo que Dios recuerda son los hechos reales de las personas; lo que Dios acepta es Su adoración verdadera; lo que a Dios le gusta recibir es la devoción sincera de las personas. Sólo esas personas que persiguen genuinamente la verdad y son perfeccionadas, su devoción, su gasto, y el sufrimiento que soportaron con el fin de llevar a cabo la voluntad de Dios recibirán Su aceptación. A través de esto, puedes ver que el sufrimiento que las personas deberían soportar al creer en Dios y el sufrimiento que soportan por Dios son dos cosas completamente independientes. El sufrimiento que una persona soporta al creer en Dios debe soportarse todo, y es algo que las personas deberían soportar, pero el sufrimiento soportado por causa de Dios es algo totalmente diferente. Este se refiere a cuando las personas, después de perseguir la verdad y ser perfeccionadas, aceptan formalmente la comisión de Dios, sufren a través de toda clase de dificultades para llevar a cabo la voluntad de Dios, y siguen siendo capaces de ser fieles hasta su ultimo aliento y de hacer bien su obligación. También puede decirse que sólo cuando las personas se dedican completamente a Dios, esta clase de devoción está libre de cualquier clase de contaminación corrupta y no tiene ningún atisbo de transacción o comercio ni propósitos o intenciones. Ellas son enteramente una ofrenda hecha de forma voluntaria y feliz. Ellas gastan fielmente por el bien de Dios, con el fin de llevar a cabo la verdad, y sufren dificultades para mantenerse como testigos de Dios y satisfacer a Dios con el fin de cumplir lo que Él les encomendó. Sólo esto puede llamarse sufrir dificultades por causa de Dios. Realmente, ser capaz de soportar el sufrimiento por causa de Dios es totalmente algo que una persona sólo puede alcanzar después de recibir la salvación y ser perfeccionada. Si una persona aún no ha obtenido la verdad, y su carácter vital aún no se ha transformado, es absolutamente incapaz de soportar de buen grado el sufrimiento por causa de Dios. Como las personas están corrompidas de una manera demasiado profunda, sus pensamientos, puntos de vista, propósitos, e ideas resisten todos a Dios. La naturaleza humana conspira totalmente por causa del yo, y aunque una persona desee hacer su obligación, no lo hace de buen grado o felizmente sino más bien como una especie de engaño. Ella no tiene obediencia en absoluto, e incluso menos lealtad, ¿cómo podría tener ella entonces un corazón que ame verdaderamente a Dios? Todo esto es decir que la humanidad corrupta está llena de resistencia y desobediencia, y cualquier cosa que los hombres digan o hagan se hace a partir de la conspiración por su propio beneficio. Ellos sufren dificultades por causa de sus propios propósitos y metas —esta es la situación real. Con respecto a los estados corruptos de la humanidad, las personas son incapaces de sufrir dificultades por causa de Dios, y tampoco merecen hacerlo. Como los propósitos y metas de las personas al creer en Dios no son correctos, cuando ellas sufren dificultades esto está dictado por sus propósitos y metas. Si ellas no están sufriendo dificultades con el fin de obtener la verdad y recibir la salvación, por mucho sufrimiento que soporten esto no tiene nada que ver con Dios. Por supuesto, tampoco serán capaces de tener ninguna transformación en su carácter vital.

Dios soportó un gran sufrimiento por causa de salvar a la humanidad, y esta es una realidad cierta obvia para todos. La humanidad corrupta aún no ha recibido completamente la salvación, aún no posee la verdad, y no ha habido una transformación en su carácter vital, ¿cómo podría soportar entonces sinceramente por causa de Dios? Hablando sólo de hechos, deberíamos decir que todo el sufrimiento soportado por las personas en su creencia en Dios se soporta con el fin de que ellas reciban la salvación al creer en Dios y de perseguir la verdad. Sin embargo, todas las personas añaden algo a esto. Algunas personas lo hacen para obtener vida eterna y no descender al infierno; algunas personas lo hacen para obtener la bendición de Dios y no encontrarse con ninguna catástrofe; algunas personas lo hacen para evitar el desastre y eludir el final de la destrucción. Al creer en Dios, todas las personas interpolan sus propios propósitos y deseos, por lo que los propósitos y metas en el sufrimiento no son todos iguales. Pero hay algunas personas que soportan el sufrimiento haciendo el mal y pecando, lo cual es totalmente otro asunto. Soportar el sufrimiento haciendo el mal y pecando es actuar en contra de tu propio interés y segar lo que siembras. Esta clase de sufrimiento no tiene nada que ver con las personas que creen en Dios y persiguen la verdad, y por mucho del mismo que una persona soporte no hay importancia alguna en ello. Si tú haces mucho mal, sólo puedes destruir tu propia vida y ayudarte a ti mismo a hundirte en la perdición. Veo que hay algunas personas que han llevado a cabo obra de liderazgo durante muchos años, pero todo el tiempo en que han hecho su obligación han sido superficiales y engañosas. Se esfuerzan para disfrutar ansiosamente los beneficios de su posición y codician los placeres de la carne. No tienen nada que hablar sobre el conocimiento de la verdad, pero reprimen a los hermanos en todos los aspectos, manteniéndose en una posición eminente sermoneando a las personas mientras se benefician y aprovechan de ellas de cualquier forma que pueden. Cuando son destituidos, se niegan a aceptarlo, y en su corazón siempre piensan que han hecho varios años de obra y sufrido muchas dificultades, por lo que se quejan mucho. Siempre están hablando a las personas sobre la injusticia que han afrontado, y alardeando sobre los años de obra que hicieron y el sufrimiento que soportaron. Al hacer esto se han ganado la simpatía y la caridad de otros. Estos degenerados que han sido destituidos de su posición son en realidad totalmente capaces de engañar a algunas personas, y hay personas que lloran lágrimas de simpatía por ellos y emiten quejas en su nombre, y que incluso piensan que la casa de Dios es injusta. Parece que también piensan que Dios es injusto. Esto es suficiente para demostrar que para la naturaleza satánica de las personas es difícil aceptar la verdad. Incluso cuando se han enfrentado a ser tratados y podados o destituidos de su posición, preferirían morir a someterse. Hacen todo lo que pueden para engañar a las personas. Las personas sin la verdad son por supuesto incapaces de resistir el engaño del enemigo, y han aceptado realmente sus falsas palabras. A causa de esto, el veneno de pensar que “la casa de Dios es injusta y Dios es demasiado injusto” se ha apoderado de su corazón, y las raíces del infortunio están afianzadas. Esto ha establecido impedimentos y estorbos en el camino de su futura búsqueda. Hay muchas ideas que se producen porque las personas no tienen la verdad y han creído en las mentiras de Satanás. Parece que es fácil creer en las mentiras de Satanás y descarriarse si uno no tiene la verdad, y este es un defecto fatal para las personas. Es muy fácil para la humanidad corrupta aceptar las mentiras y la negatividad de Satanás, pero muy difícil aceptar la palabra de Dios y creer en aquello que está de acuerdo con la verdad. Por supuesto, si fuera fácil creer en la palabra de Dios y ser capaz de obedecer Su obra, estas dificultades no existirían. Entre los que creen en Dios, los que soportan el sufrimiento por causa de sus propios propósitos y metas son demasiado numerosos. Si al final siguen sin poder aceptar las palabras de juicio y castigo de Dios para el hombre así como el trato y la poda por la familia de Dios, esto muestra que son personas que se niegan a aceptar la verdad, son del tipo de los anticristos, y un objetivo a ser eliminado.

¿Qué dificultades deben soportarse al creer en Dios? ¿Cuáles, después de todo, son las dificultades que una persona debe soportar en su creencia en Dios? ¿Qué se sufre con el fin de obtener la vida y la verdad, y para recibir la salvación? ¿Qué se sufre al cometer actos malvados? ¿Qué se sufre por causa de uno mismo? ¿Qué se sufre por causa de Dios? Todas estas cosas deben diferenciarse claramente, cada elemento de los demás, y no deben confundirse entre ellos. Es fácil que las personas confundidas y absurdas se volteen de arriba abajo, y que vuelvan el sufrimiento que debe soportarse al creer en Dios en soportar sufrimiento por Dios y a causa del amor a Dios. ¿Cómo pueden colocarse sobre la cabeza una corona tan extraordinaria como esta y no sentir que se les pone la cara roja de vergüenza? Decir algo así es injusto con Dios. Al creer en Él no deberías engañarlo. Cuando Él hace obra, o habla, siempre es práctico y realista, con lo correcto y lo incorrecto claramente diferenciados, así que las personas deberían ejercer alguna razón con respecto a Dios y deberían hacer tanto como puedan para buscar entender la verdad de la palabra de Dios. No es demasiado tarde para hablar después de haber entendido la verdad real del asunto. Si ellas están soportando el sufrimiento con el fin de evitar el desastre u obtener bendiciones en el futuro, no deberían decir que están sufriendo por causa de Dios; si han sufrido muchas dificultades luchando por el liderazgo de la casa de Dios para obtener una posición de influencia, no deberían decir que están sufriendo por causa de Dios; si han sufrido mucho montando un espectáculo de hacer su obligación o provocando estragos o trastornos, y fueron tratados de forma severa o destituidos de su posición, tampoco pueden convertir esto en algo que se sufrió por causa de perseguir la verdad. Las dificultades sufridas al creer en Dios tienen muchos aspectos, y no todas las clases de sufrimiento son iguales entre ellas como tampoco lo son los tipos y estados de las personas que sufren dificultades. Por tanto el sufrimiento soportado por cada persona es diferente, y hay un principio en su diferenciación. Uno debe aprender a discernir en este asunto de sufrir dificultades al creer en Dios. De esa forma, hablará sin confundir los correcto con lo incorrecto y lo blanco con lo negro. En lo que sigue, hablaré acerca de algunas de las dificultades que deben sufrirse al creer en Dios.

Primero, al creer en Dios, sufrir dificultades en la palabra de Dios incluye sufrir las dificultades del juicio y el castigo, así como las de ser podado y tratado y las de las pruebas y refinamientos. Esto es sufrimiento que debe soportarse al creer en Dios. El juicio de la humanidad corrupta por parte de Dios se produce completamente porque ella ya ha sido corrompida hasta el extremo por Satanás. Al resistir y atacar a Dios, la humanidad ha alcanzado el nivel en el cual es la enemiga de Dios. Los hombres no sólo clavaron a Jesús en la cruz, sino que también pueden clavar en la cruz al Cristo encarnado de los últimos días. La humanidad es culpable del crimen más atroz y ha ofendido el carácter de Dios, y la humanidad ya ha alcanzado un nivel de corrupción que es casi imposible rescatarla. Esto ha llevado a Dios a hacer uso de los métodos de juicio y castigo con el fin de salvar a la humanidad. Como son palabras de juicio y castigo, por supuesto que son bastante severas, no tienen sensibilidad con los sentimientos de las personas, y van directamente al grano. Ellas hacen que las personas vean y experimenten el carácter justo y majestuoso de Dios que no tolera la ofensa de nadie. Al estar llena del carácter de Satanás, por supuesto la humanidad corrupta se siente incómoda e incluso apenada cuando ve las palabras de juicio y castigo de Dios. Recuerda que cuando Jesús vino a realizar Su obra, vino lleno de gracia a absolver los pecados de las personas, sanar a los enfermos y echar fuera demonios, resucitar a los muertos, y conceder gracia a mucha gente. Aun así, fue clavado en la cruz por esta humanidad malvada, corrupta. Las personas no pueden ser conmovidas o persuadidas por cómo tratan la obra de Dios. Cuando Dios, que está lleno de gracia, vino a ellas, lo clavaron en la cruz. Dios viene trayendo el juicio y el castigo para salvar a las personas, e igual que antes lo condenan por crímenes y lo abandonan. Afortunadamente, la sociedad moderna ya no emplea la sentencia de crucifixión, pero Dios sigue sufriendo persecución, acusación y abandono, y Su sufrimiento no es en absoluto menos que el sufrido por el Señor Jesús. ¡Tú puedes ver qué gran medida de maldad ha alcanzado la humanidad! Así pues, esto ha destinado que para creer en Dios y recibir la salvación, uno debe sufrir muchas dificultades, y esto es decidido completamente a causa de la esencia corrupta e impía de la humanidad, y ese es el fruto malvado de la corrupción y el envenenamiento de la humanidad por parte de Satanás. Si rechazan las palabras de juicio y castigo de Dios, las personas no tendrán forma de recibir la salvación. Sólo pasando por todo el sufrimiento en la palabra de Dios puede una persona obtener la verdad en la obra de Dios y recibir salvación. Hay muchas personas que tienen ideas después de leer las severas palabras de juicio de Dios, y llegan a sus propias conclusiones y acusaciones. Tienen resistencia y traición, y esto es enteramente una expresión del carácter diabólico corrupto de las personas. Cuando Dios deja al descubierto la corrupción de las personas, es completamente en conformidad con la verdad real del asunto. Se habla de ello completamente sobre la base de los hechos, sin la menor exageración, y si las personas son incapaces de aceptarlo eso demuestra que hay problemas en su naturaleza. A las personas les gusta oír palabras de bendición, cumplidos, y alabanza, pero el carácter de Dios es justo, y Él no puede ir en absoluto contra la verdad en Su discurso. La humanidad corrupta quiere recibir salvación, pero también quiere oír palabras de bendición; esto es simplemente dejar que sus fantasías se descontrolen. Es evidente que la humanidad es vana y superficial, así como malvada, por lo que esta quiere buscar la salvación de Dios aunque le esté resistiendo. Quiere obtener la verdad y guardar las apariencias a toda costa, y parece no ser consciente de que si no puede aceptar el juicio y el castigo de Dios, no puede salvarse. Así pues, sufrir dificultades en la palabra de Dios se ha convertido en una especie de dificultad que debe sufrirse con el fin de creer en Dios y recibir salvación. Que las personas soporten este sufrimiento no es por causa de Dios, sino que lo sufren con el fin de recibir ellas mismas la salvación. Por mucho de esta clase de sufrimiento que una persona soporte, no habrá nada de lo que jactarse. Esto es a causa de que la corrupción de las personas es demasiado profunda, y no hay nadie más a quien culpar, mucho menos quejarse sobre Dios. Como Él vino con el fin de salvar a la humanidad, por muy severas que sean las palabras, todo proviene del amor de Dios por salvar a las personas. Realmente, sólo cuando seas capaz de sufrir más dolores en la palabra de Dios serás capaz de obtener más verdad y obtener una transformación en el carácter vital. Cuando las personas obtienen la verdad en la palabra de Dios, no pueden sentir ningún dolor, sino que por el contrario sienten la dulzura de la palabra de Dios, y no pueden apartarse de ella. Es justo como se dijo en tiempos antiguos: “La buena medicina tiene un sabor amargo pero curará la enfermedad; el consejo leal puede ser desagradable de oír pero ayudará en la práctica”. Cuando las personas tienen verdaderamente amor por la palabra de Dios, esta se convierte entonces en su vida, y nunca pueden apartarse de ella después de eso. Dios salva así a las personas usando métodos de juicio y castigo. Cualquiera que sea capaz de sufrir dificultades en la palabra de Dios será capaz de obtener la verdad y recibir la salvación en la palabra de Dios. Esas personas que siempre tienen ideas sobre la palabra de Dios y se niegan a aceptar la verdad, y que no están dispuestas a sufrir dificultades en la palabra de Dios, serán eliminadas. Así que por mucho sufrimiento que soportes en la palabra de Dios, todo es sufrimiento que debería soportarse por creer en Dios. Todo tiene algún significado, y no puedes decir que es sufrido por causa de Dios ni puedes decir que es sufrido por amor a Dios.más bien, es sufrimiento que debe soportarse con el fin de alcanzar la salvación de Dios. Si al creer en Él eres verdaderamente incapaz de sufrir dificultades en la palabra de Dios, estás entonces fuera de la salvación.

Segundo, el sufrimiento que las personas soportan cuando llevan a cabo su obligación es un sufrimiento que debe soportarse al creer en Dios. Soportar dificultades al hacer la obligación de uno al creer en Dios indica principalmente sufrimiento soportado cuando se es podado y tratado por moverse simplemente por inercia en el desempeño de la obligación de uno. Esto se debe enteramente a que las personas están corrompidas demasiado profundamente, y al llevar a cabo su obligación son incapaces de considerar el corazón de Dios, incluso menos de satisfacer a Dios. Al llevar a cabo su obligación siempre mantienen sus propios propósitos y metas, y se ejercitan al máximo en la conspiración para su propio beneficio. No tienen la voluntad de manifestar lealtad por causa de Dios. Si las personas estuvieran ganando un salario al hacer su obligación, no sentirían que es un dificultad. Pero como es algo que están obligadas a hacer, por mucho que hagan se sienten como si estuvieran siendo maltratadas. Así que cuando las personas están llevando a cabo su obligación adoptan el método de sólo moverse por inercia y engañar a Dios. Cuando las personas hacen las cosas por su propio bien, se las toman muy en serio, pero cuando llevan a cabo su obligación por la casa de Dios sólo se mueven por inercia. Por tanto esto significa que las personas que hacen su obligación están destinadas a pasar por la poda y el trato, y sólo entonces pueden cambiar y tener alguna semblanza de hombre. De hecho, el sufrimiento soportado al hacer la obligación de uno no es realmente grande, porque lo que las personas sufren al hacer lo que tienen que hacer para sobrevivir es aun más grande y agotador. La humanidad no lo ha sentido tan agotador o difícil, y cualquier obra de la casa de Dios es más fácil y relajada que la obra en el mundo. Además de eso, las personas son capaces de moverse por inercia, por lo que no están agotadas. Así que llevar a cabo la obligación de uno no hace que las personas se sientan agotadas, sino que realmente disfrutan de ello, y consiguen algo de tranquilidad y tienen la esperanza de recibir la salvación. Pero como la corrupción de la humanidad es demasiado profunda, y siempre se mueve simplemente por inercia, después de enfrentarse al trato y la poda esta siente que hacer su obligación es algo en lo que soporta muchas dificultades. Porque después de que una persona haya sido tratada, su mentalidad corrupta está desequilibrada, y es capaz de dar lugar a las quejas. De esta manera van pasando por algún refinamiento, y esto es dificultad sufrida a través de llevar a cabo su obligación. Realmente, ¿tiene algún peso la obligación que las personas llevan a cabo? ¿Merece la pena mencionarla? En ocasiones lo que se gana al conseguir que las personas hagan su obligación se ve superado por lo que se pierde. Algunas personas que están llevando a cabo su obligación son personas en las que la casa de Dios gasta dinero empleándolas, o en otras palabras personas que la casa de Dios cambia por dinero. Si una persona sufre un poco de dificultad, ¿de qué tiene que alardear? Es gratificante que después de hayan sido podadas y tratadas algunas veces algunas personas experimenten realmente algún cambio. Después de eso, cuando estas personas hacen su obligación hay mucho menos que sólo moverse por inercia, y en su corazón ellas sienten que no funcionará si no están siendo podadas y tratadas. No pueden acabar con moverse simplemente por inercia confiando solamente en sí mismas, por lo que deben tener a alguien que las pode y trate. Estos son la experiencia común y el conocimiento de la mayoría de las personas que llevan a cabo su obligación. Esto es sufrimiento que debe soportarse al hacer la obligación de uno, así como al creer en Dios, y todo esto es provocado por la corrupción de las personas. Así pues el sufrimiento soportado al hacer la obligación de uno es sufrimiento que debe soportarse al creer en Dios, y no puedes decir que sea sufrimiento por causa de Dios o por el amor a Dios. El sufrimiento soportado al creer en Dios es beneficioso en la búsqueda de la verdad, así como en la transformación del carácter vital de uno, y esta es la manera de creer en Dios y recibir la salvación. Al creer en Dios y no llevar a cabo tu obligación, tu progreso en la vida será muy lento. No será fácil obtener la verdad, por lo que es muy importante ser capaz de aceptar ser podado y tratado al hacer tu obligación.

Tercero, sufrir por diversas clases de pruebas y refinamientos que las personas deben experimentar al creer en Dios es una dificultad que debe sufrirse al creer en Dios. Por supuesto, el sufrimiento de estas clases de pruebas y refinamientos también es provocado por el carácter corrupto de las personas. Si las personas no tuvieran este carácter corrupto, no sufrirían estas dificultades ni Dios las sometería a estas pruebas y refinamientos. Al principio, las personas experimentaron la prueba de los hacedores de servicio, la prueba de la era del castigo, y la prueba de la muerte. Todas las personas sufrieron muchas dificultades, y sólo entonces entraron en el camino correcto de la creencia en Dios. Después hay algunas personas que soportaron las dificultades del refinamiento con respecto a tener ideas sobre Dios; hay algunas personas que soportaron las dificultades del refinamiento con respecto al día de Dios; hay algunas personas que soportaron las dificultades del refinamiento con respecto a su futuro y su destino; hay algunas personas que sufrieron dificultades al encontrarse con algunas pruebas y catástrofes. Todas estas dificultades también son provocadas porque las personas están corrompidas demasiado profundamente, resisten demasiado a Dios, son demasiado conscientes de recibir bendición, y sus requerimientos, exigencias, y deseos por parte de Dios son demasiados. Cuando la humanidad corrupta acepta la obra de Dios, siempre hay propósitos, deseos, ideas, y exigencias egoístas que se entremezclan. Sufrir estas dificultades es inevitable, y las mismas no son algo que Dios imponga a las personas. Son totalmente dificultades que las personas deberían soportar a causa de, y que son destinadas por, la naturaleza corrupta de la humanidad. Así que nadie puede escapar de estas dificultades, y este es un sufrimiento que la humanidad corrupta debe soportar al creer en Dios con el fin de recibir la salvación. No es en absoluto sufrimiento soportado por causa de Dios ni que las personas soporten de buen grado por su propio bien. Sólo es sufrimiento que la naturaleza corrupta de la humanidad está destinada a soportar. Es como el sufrimiento soportado por un glotón que no puede comer alimentos deliciosos, o por alguien que es muy vanidoso y superficial que no puede vestir buena ropa. Es el sufrimiento soportado cuando las personas son incapaces de cumplir sus deseos o lograr sus metas, y es un sufrimiento que está destinado a ser soportado porque la naturaleza del hombre es muy perversa. Fundamentalmente no es algo que Dios haya impuesto sobre las personas. Así que por mucho sufrimiento de las pruebas y el refinamiento que una persona haya sufrido, no hay nada de lo que alardear. Todo ello es sufrimiento que debería soportarse completamente por causa de ser salvado y escapar de la corrupción, y que debe soportarse al creer en Dios. No puede decirse que el mismo se sufra por causa de Dios, mucho menos por el amor por Dios. El sufrimiento de todas las clases de pruebas y refinamientos que se soporta al creer en Dios es de lo más beneficioso así como indispensable para que las personas entren en la verdad y sean cambiadas en su carácter.

Cuarto, al creer en Dios uno debe soportar toda clase de sufrimiento de persecución y tribulación. También debe soportar que otras personas lo abandonen y los familiares se distancien de él, e incluso el sufrimiento de la seperación de su familia. Estas dificultades también son provocadas porque la humanidad está corrompida demasiado profundamente. Este mundo es oscuro y perverso, la nación coacciona a las personas, y el gobierno las persigue. Sólo permite que las personas sigan sendas malvadas, y no permite que sigan el camino verdadero. La humanidad es corrupta e impía de esta manera, y esta es la realidad que nadie puede cambiar. Por tanto, para buscar obtener la verdad y recibir la salvación en países en los que los demonios tienen el poder, una persona está destinada a experimentar persecución y tribulaciones en su fe en Dios. Si no puede asumir soportar este sufrimiento, no hay forma de que crea en Dios. En este mundo perverso, no sólo las personas tienen que soportar persecución y tribulaciones al tener fe en Dios, sino que la persecución y las tribulaciones sufridas por Dios por causa de salvar a la humanidad corrupta son incluso más grandes. Dios se enfrenta a ser abandonado, condenado, y perseguido por todo el poder político del gran dragón rojo así como por la humanidad perversa. También están la contrariedad, la resistencia, y el engaño de las personas escogidas de Dios. ¡Cuán grande es el sufrimiento soportado por Dios! ¿Quién es capaz de entender el corazón de Dios? ¿Quién da a Dios alguna consolación? Cuando las personas soportan algún sufrimiento y se sienten como si hubieran conseguido algo, y parece que están cualificadas para pedir bendiciones, y para que se les conceda algo, ¿hay una pizca de razón en estas personas? ¿Han terminado de sufrir las dificultades que deben sufrir al creer en Dios? ¿Cuánto han obtenido realmente de la verdad? ¿Ha habido un cambio en su carácter? ¿Han recibido ahora la salvación? Como has visto cuán ferozmente el gran dragón rojo y la humanidad corrupta resisten, persiguen, y cazan a Dios, deberías ser aun más considerado con el corazón de Dios y obedecer Su obra. También deberías fortalecer tu voluntad, y ser leal hasta la muerte por perseguir la verdad, seguir a Dios, y obtener Su salvación. Átate el cinturón en la cabeza, y reúne la determinación para despreciar totalmente tu vida. Sólo entonces puedes seguir realmente a Dios. Esto parece ser como “llevar un ataúd” al creer en Dios, pero hablar sobre ello de esta manera no es excesivo realmente. En las ciudades del demonio gobernadas por diablos, creer en Dios y recibir salvación es justo así de difícil. Si al creer en Dios eres capaz de perseguir la verdad y tomarte la muerte con calma, recibirás entonces salvación y escaparás de las aflicciones de Satanás; si tienes miedo del peligro, siendo un desertor y traicionando a Dios, no hay duda de que morirás. Nadie puede evitar este sufrimiento, ya que es sufrimiento que debe soportarse al creer en Dios. Por mucho de este aspecto del sufrimiento que tú soportes, sólo puedes decir que es sufrimiento que debería soportarse para que tú recibas salvación. No puedes decir que sea sufrimiento soportado por Dios ni por amor a Él. El sufrimiento de soportar persecución y tribulaciones puede refinar la fe y la lealtad de las personas, y puede hacer que las personas conozcan más verdaderamente el amor de Dios al salvar a la humanidad. También puede hacer que las personas conozcan la naturaleza perversa del gran dragón rojo, y que reconozcan claramente la oscuridad malvada del mundo, y que vean la realidad y la verdad de que la corrupción de la humanidad es demasiado profunda, que él es el enemigo de Dios, y que tiene el mal en alta estima. Además, es propicio a que las personas busquen la verdad, traicionando al gran dragón, despojándose de la corrupción, y alcanzando un punto en el que reciben la salvación de Dios. Soportar toda clase de sufrimiento de la persecución y la tribulación es el testimonio maravilloso de las personas.

Los aspectos principales de las dificultades que deberían sufrirse al creer en Dios son estos cuatro aspectos. Por mucho que las personas sufran por estos cuatro aspectos, puedes decir que están sufriendo todo lo que debería sufrirse por causa de recibir salvación para sí mismas. No puedes decir en absoluto que están sufriendo por causa de Dios, o por el amor a Dios. En su discurso, las personas deberían ser justas y razonables, y cualquier sufrimiento soportado por sí mismos, independientemente de en qué momento, tiene lugar por su propia causa. Al decirlo así, su corazón se sentirá firme y tranquilo. Si las personas hablan sobre los sufrimientos soportados por su propia causa como si fueran soportados por Dios, recuerdan a menudo a Dios sobre ello, y exigen Su bendición, esto es decir una mentira. Esto revela la traición de las personas y que estas están engañando a Dios, y son sólo esas personas totalmente desvergonzadas quienes hablan de esta manera. Realmente, por muy traicionera que sea una persona, no puede engañar a Dios. Si Él habla, ella será humillada de nuevo. Si una persona posee verdaderamente razón, debería hablar de una manera basada en la verdad y los hechos. Por mucho sufrimiento que haya soportado, no será capaz de decir que fue por causa de Dios o por el amor a Dios. Si se coloca la corona en la cabeza en el primer momento posible, esto es algo extremadamente vergonzoso. Si una persona es verdaderamente capaz de sufrir por causa de Dios, sería definitivamente una persona perfeccionada, y sería definitivamente una persona que pertenece a Dios. Si alguien está sufriendo dolor por el amor por Dios, debe ser entonces una persona que ama verdaderamente a Dios, y por supuesto sería una persona que será perfeccionada por Él. De lo contrario, no habría nadie merecedor de este honor.

Si una persona está realmente a la altura de sufrir dificultades por causa de Dios o por el amor a Dios, esto debería ser determinado por Dios, porque Él observa las profundidades del corazón de las personas. Sólo Dios sabe por quién están apresurándose y cansándose, hasta su propio tuétano y sangre. Puedes describirlo así —cualquiera que dé frecuentemente testimonio de cómo está sufriendo dificultades es alguien sin la verdad. Son las más estúpidas, más desprovistas de razón, y sólo las personas que son completamente desvergonzadas podrían alardear y revelarse así en la presencia de otros, con el fin de ganar su admiración y simpatía. Esto es más o menos lo mismo que la naturaleza de Satanás de engañar a las personas. Al creer en Dios, una persona debería buscar conocer a Dios y buscar amarlo verdaderamente. Todo esto es parte de perseguir la verdad. Es bueno si una persona aspira a sufrir dificultades por causa de Dios, pero eso debe alcanzarse a través de la persecución de la verdad. Si una persona ha soportado todas las dificultades que deben sufrirse al creer en Dios, en ese momento recibirá salvación y será capaz de ser perfeccionado por Él; en ese momento, todas las personas conocerían a Dios, y su relación y estatus con respecto a Dios se corregiría. Si una persona puede amar y obedecer verdaderamente a Dios, sólo entonces será capaz de sufrir dificultades genuinamente por causa de Dios y por el amor por Dios. En ese momento, Dios también la reconocerá y la encontrará aceptable. La obra de Dios en los últimos días es una obra para salvar y perfeccionar a las personas. En las grandes pruebas experimentadas en los últimos años, si las personas tienen un testimonio de amor por Dios y de lealtad a Él, recibirán de manera natural Su aprobación y Él las encontrará aceptables. A la luz de la estatura actual de las personas, ¡las dificultades que deben soportarse al creer en Dios no se han soportado completamente! Las personas están muy lejos de recibir la salvación, no se puede poner remedio a su propia corrupción, y es difícil decir si serán capaces de sobrevivir. Sería mejor que persiguieran urgentemente la verdad y buscaran recibir la salvación, y no dijeran e hicieran esas cosas irrazonables. Deberían hacer hincapié en pagar el precio para perseguir y obtener la verdad, así como soportar más sufrimiento de juicio y castigo, de ser tratadas y podadas, y de pruebas y refinamientos. Esto es de un gran beneficio para las personas al tener una transformación en su carácter y recibir la salvación. Esto es sufrimiento que las personas deben soportar al creer en Dios y perseguir la verdad, y si ellas son incapaces de sufrir estas dificultades, no hay entonces forma de que ellos obtengan la verdad y alcancen la salvación.

Hay otra clase muy especial de sufrimiento que es soportar el sufrimiento del castigo y de ser eliminado, y hay muchas personas que soportarán estas clases de sufrimiento. Estas personas deben tener sin duda una humanidad muy mala y un carácter perverso para encontrarse con este destino. Esta clase de sufrimiento pertenece a segar lo que siembras y simplemente suplicar ser humillado, y esta clase de sufrimiento lleva la patente de las personas malvadas. No es, de hecho, sufrimiento que debe soportarse al creer en Dios, y en absoluto puede enumerarse entre esas dificutades que deberían sufrirse al creer en Dios. Si, en la familia de Dios, esas personas que han sido eliminadas y expulsadas son capaces de alardear sobre los sufrimientos que han soportado, y dicen que la familia de Dios es injusta y que Dios no entiende a las personas, y algunas de ellas incluso dicen que “la familia de Dios se libra de las personas tan pronto como su utilidad se ha acabado”, y que “relacionarse con un rey es como hacerlo con un tigre”, eso sería entonces distorsionar los hechos deliberadamente. Si ellas son capaces de violar la realidad de los hechos y tergiversar deliberadamente la verdad cuando hablan, son la clase de persona que es definitivamente un anticristo, un siervo del mal, y un demonio. Sólo sus gustos podrían ser tan impermeables a la razón. Realmente, en cuanto a cualquiera que sea expulsado a causa de sus diversos actos malvados, su realización de servicio ha sido superada por las pérdidas que ha provocado. La ruina que ha provocado para la familia de Dios es muy grande, y los trastornos que ha ocasionado para las personas escogidas de Dios son muy grandes, y ha obstaculizado gravemente la entrada en la vida de las personas escogidas de Dios, y las ha descarriado por la senda errónea. No hay forma de valorar el daño que ha hecho en términos de pérdidas económicas. Pero, actúa de una manera aparentemente racional, y puede atacar primero a pesar de estar en lo erróneo, y contraatacar a pesar de ser culpable. Es realmente de la camada de las víboras y los demonios. Dios trata de forma especialmente bondadosa a los hacedores de servicio leales, y hace que ellos sean capaces de sobrevivir. ¡Cuán grande es esta misericordia! Porque aquellos cuyo servicio no está a la altura, o que hacen servicio a regañadientes, o que no podrían llevar a cabo el servicio hasta el final, ellos serán eliminados de forma natural. Si un burro se comporta bien, ningún dueño querría matarlo. Sólo se mata a los burros demoníacos y perversos que patean inesperadamente y muerden aleatoriamente a las personas cuando están girando la piedra de molino, que siempre provocan destrucción y trastornos, y que causan más daño que bien. Las personas malas que no pueden ser salvadas simplemente tienen que ser desterradas por la familia de Dios. Se les permite creer en Dios en casa, y eso estará bien mientras no molesten a nadie. La familia de Dios siempre trata a las personas de manera justa, y el tratamiento por parte de Dios a cualquier persona dada es todo justo. Esto es innegable. El hombre corrupto no tiene humanidad, incluso hasta el punto de que es insensible. la humanidad trata a Dios de forma demasiado injusta, y Satanás el diablo es demasiado reaccionario. Se atreve a oponerse a Dios y es hostil a Él. Si una persona es capaz de creer las mentiras de una persona malvada y el discurso demoníaco de Satanás, y dudar de la justicia de Dios y de la forma justa en la que la familia de Dios trata a las personas, esta persona es una necia total, y pertenece completamente a Satanás. Ella es sin duda una cosa mala. Las personas que entienden la verdad y que tienen el sentido de la justicia serán capaces de distinguir el discurso demoníaco de Satanás que confunde a la gente. Ellas serán capaces de confiar en la verdad para dejar al descubierto los planes y conspiraciones de las personas malvadas, y de guardarse de ser engañadas. En todos los aspectos, la obra de Dios revela a las personas, y en todo momento el discurso de Dios revela a las personas. El asunto de sufrir dificultades al creer en Dios también es algo que revela a las personas. Si las personas malvadas llevan a cabo sus obligaciones y sufren algunas dificultades, esto será entonces una gran cosa para ellas, querrán anunciarlo desesperadamente para que todos sepan de ello. Pero cuáles son sus intenciones y planes, y qué clase de carácter manifiestan, está abundantemente claro. En realidad, no es importante cuánto sufrimiento soporte una persona al creer en Dios. Lo crucial es si esta obtiene o no la verdad. Si no obtiene la verdad, y no hay ninguna transformación en su carácter vital, no tiene sentido entonces por mucho sufrimiento que soporte. Lo crucial es obtener la verdad, y eso es lo más importante. Las personas que entienden verdaderamente la verdad no prestan atención a cuánto han sufrido, y no sienten que estén sufriendo. Porque sólo hacen hincapié en entender la verdad y hacer bien su obligación con el fin de satisfacer a Dios con urgencia. Mientras sean consideradas con el propósito de Dios y sean capaces de satisfacer a Dios, serán liberadas en su corazón. Cuando pueden alcanzar la verdadera obediencia a Dios, y han alcanzado el punto de recibir la salvación, esa es la mayor felicidad en la vida de una persona.

Si las personas que creen en Dios no tienen claro qué sufrimientos son los que deben soportarse al creer en Dios, y cuáles son realmente las dificultades que tienen que sufrirse para recibir salvación para sí mismas y cuáles se sufren por causa de Dios, será fácil entonces para ellas hacer cosas estúpidas. Es incluso más fácil dejarse arrastrar por Satanás, seguir a las personas malas para emitir juicios sobre Dios, resistir a Dios, y blasfemar contra Él. Mientras veamos claramente la realidad actual de las cosas, seremos capaces de sentirnos aliviados al sufrir dificultades. También seremos capaces de ser obedientes en la presencia de Dios, y de evitar pronunciar de nuevo palabras absurdas que resisten a Dios y emiten juicios sobre Él y que son hirientes para Su corazón. Al mismo tiempo seremos capaces de tratar correctamente todo el sufrimiento que soportamos nosotros. ¿No es esto conseguir lo mejor de ambos mundos? Las personas que son verdaderamente concienzudas y razonables deberían pensar más en el sufrimiento que Dios soporta por causa de salvarnos, y cuánta persecución y tribulación sufre Él siendo inocente, y cuánta difamación, humillación, condenación, y abandono sufre Él por parte de la humanidad corrupta siendo inocente, cuánta resistencia, juicio, y blasfemia sufre Él siendo inocente por parte de las personas que creen en Él, y cuánto sufre Él siendo inocente por parte incluso de las personas que le sirven moviéndose simplemente por inercia y engañándolo. Al mismo tiempo que las personas escogidas de Dios están comiendo, bebiendo, y disfrutando de Él, estas conservan ideas de resistencia a Él en su corazón. Todas están intentando llegar a un acuerdo con Él y ponerle exigencias. … ¿Quién ha entendido alguna vez el corazón de Dios? ¿Quién ha simpatizado alguna vez con Él? ¿Quién ha sido alguna vez considerado con Su corazón? ¿Quién se ha esforzado alguna vez en ser leal a Dios para consolarlo? ¿No sigue sufriendo Dios dificultades cada día? Él sufre toda clase de tormento y aflicción por causa de salvar a la humanidad, ¿pero quién puede conocer esto y entenderlo completamente? ¿Quién es capaz de sufrir dificultades por causa de aliviar a Dios? ¿Por causa de quién fue crucificado voluntariamente Pedro cabeza abajo? ¿Cuál era el estado del corazón de Pedro? Deberías meditarlo detenidamente, y encontrarás la respuesta en tu interior.

1 de febrero de 2006

Anterior:Sólo los que obtienen la verdad y entran en la realidad son verdaderamente salvados

Siguiente:Las cuatro etapas de la experiencia de vida para ser salvo y perfeccionado

También podría gustarte