App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Provisión para la vida: Recopilación de sermones

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

29. La realidad de la verdad a la que debes entrar con el fin de manejar los asuntos con principios

Dios requiere que las personas manejen los asuntos con principios y esto es crucial para que el pueblo escogido de Dios entre a la realidad de la verdad. Manejar los asuntos sin principios es hacer las cosas de acuerdo a la propia voluntad; es decir, no practicar la verdad. La expresión principal de una persona que no tiene la verdad es que maneja los asuntos sin principios; no importa lo que esté manejando o qué deber esté desempeñando, sólo actúa de acuerdo a su propia voluntad, hace lo que quiere, actúa sin motivo, simplemente no busca la verdad ni quiere discutir con los demás. El resultado es que todo lo que hace, lo hace de una manera que va en contra de la verdad y desafía a Dios. Aquellos con una humanidad ligeramente mejor sólo se pueden aferrar obstinadamente a las reglas y aplicarlas mecánicamente, sin ningún principio en absoluto. Aunque puedan no estar haciendo nada obviamente malo, simplemente están en desacuerdo con la verdad. Si alguien entiende genuinamente la verdad, entonces es capaz de manejar los asuntos con principios y sabe cómo practicar la verdad y cómo adherirse a los principios en el desempeño de sus deberes. En momentos en los que no entienda la verdad, es capaz de buscar la verdad y confía en su conciencia para acatar los principios fundamentales de defender la obra de Dios y de ser de beneficio para el pueblo escogido de Dios. Practicar de esta manera está, al menos, en conformidad con la verdad y no va en contra de la verdad. Si alguien está o no practicando la verdad, depende principalmente de si maneja o no los asuntos con principios, en conformidad con la verdad y de una manera que defienda la obra de Dios. Esto es sumamente clave y es la manera más exacta para discernir si alguien está o no en posesión de la realidad de la verdad. Por ejemplo, algunos líderes y colaboradores son incapaces de comunicar la verdad para resolver problemas y tampoco apoyan ni proveen para las buenas personas que sinceramente creen en Dios y que son capaces de buscar la verdad. Incluso atacan y excluyen a esas buenas personas que son capaces de hacer algo de trabajo práctico y, en cambio, apoyan absolutamente a personas malvadas que caminan la senda del anticristo, que pueden estar dotadas, pero que no tienen una pizca de la realidad de la verdad. Con el fin de lograr sus objetivos, siempre distorsionan los hechos y confunden el bien y el mal, lo que resulta en un aumento del mal y en la represión de buenas personas. Líderes y colaboradores así no tienen una pizca de la realidad de la verdad y son los que desafían a Dios y que caminan por la senda del anticristo, puro y simple. Para medir si un líder o un colaborador está o no en posesión de la realidad de la verdad: en primer lugar, depende de si exalta a Dios y de si da testimonio de Dios y usa la verdad para resolver problemas o no; en segundo lugar, depende de a qué clase de personas eleva y cultiva, en nombre de qué clase de personas habla y apoya, y a qué clase de personas ataca y reprime; esta es la mejor manera de revelar si alguien es bueno o malvado y el asunto de exactamente por cuál senda camina. Si no es decente y correcto, honesto y recto, si no es alguien con integridad moral, entonces será incapaz de hacer el trabajo positivo de apoyar a las buenas personas y proveer para aquellas que buscan la verdad, no podrá comunicar la verdad para resolver los problemas prácticos del pueblo escogido de Dios ni podrá proveer genuinamente para el pueblo escogido de Dios y guiarlo en la realidad de la verdad. Porque si alguien alberga intenciones malvadas y tiene una humanidad mala, entonces ciertamente no estará en posesión de la realidad de la verdad, todo lo que haga estará en desacuerdo con la verdad y, sin duda alguna, irá en contra de la verdad y desafiará a Dios. Si los disciernes concienzudamente, entonces definitivamente verás que la mayoría del trabajo que hacen es negativa. Sólo las buenas personas que genuinamente buscan la verdad pueden ayudar y apoyar a las buenas personas a caminar por la senda correcta; definitivamente son capaces de tratar a las personas justa e imparcialmente de acuerdo con los principios de la verdad y ciertamente son capaces de hacer muchísimo trabajo positivo, tal y como usar la verdad para resolver problemas y apoyar y cultivar a las buenas personas; la mayoría del trabajo que hacen es positiva. Esto es suficiente para demostrar que sólo las buenas personas pueden buscar genuinamente la verdad y caminar por la senda correcta, que sólo las buenas personas pueden hacer trabajo positivo mientras cumplen con su deber y sirven a Dios y que las personas a las que apoyen, provean y cultiven, sin duda alguna serán buenas personas que amen la verdad. Aunque aquellas que genuinamente amen la verdad no puedan entender la verdad completamente, en tanto que manejen los asuntos confiando en su conciencia y que tengan las intenciones correctas, serán absolutamente incapaces de cometer los actos malvados de oprimir la justicia y de apoyar la maldad y serán absolutamente incapaces de hacer trabajo negativo que dañe, más que beneficie, al pueblo escogido de Dios. Sólo podrán actuar para el beneficio del pueblo escogido de Dios, esto es seguro. Hay un dicho que dice: “La justicia vive en el corazón del hombre”. Las personas bondadosas que verdaderamente tienen conciencia naturalmente saben lo que son la justicia y la rectitud y a lo que las personas comúnmente aspiran. Incluso si las personas maliciosas saben qué acciones se conforman a la verdad, aun así no pueden ponerlas en práctica e involuntariamente hacen el mal y desafían a Dios; esto se determina por la naturaleza satánica del hombre. Todas las que apoyan y proveen para los que son verdaderamente del pueblo escogido de Dios, las que elevan y cultivan a las buenas personas y que abolen el mal, sólo ellas son buenos líderes que tienen la obra del Espíritu Santo; todas las que no usan la verdad para resolver problemas para el pueblo escogido de Dios, las que apoyan y elevan a las personas malvadas y que atacan y reprimen a las buenas personas, son falsos líderes que caminan por la senda del anticristo; todas aquellas cuya cada acción es un trabajo positivo que beneficia al pueblo escogido de Dios, son los líderes y colaboradores que se conforman a la voluntad de Dios; todas las que hacen trabajo negativo que reprime y daña al pueblo escogido de Dios, son falsos líderes y falsos colaboradores. Al discernir a los líderes y colaboradores de esta forma, de ninguna manera te puedes equivocar. Que el pueblo escogido de Dios sea capaz o no de discernir entre los líderes y colaboradores que son genuinos y los que son falsos, tiene una relación directa con la senda por la que caminan y con si alcanzarán la salvación y serán perfeccionados; el pueblo escogido de Dios debe estar seguro sobre este asunto.

La mayoría del pueblo escogido de Dios actualmente es incapaz de encontrar los principios de práctica precisos en la mayoría de las 162 cuestiones y esto es suficiente para demostrar que la mayoría de las personas todavía no ha entendido la verdad ni entrado en la realidad genuinamente. Cuando se enfrentan con estas 162 cuestiones, todas son expuestas y todas pueden ver que están realmente empobrecidas, ciegas y desnudas. Los corazones de la mayoría de las personas están desconcertados: “Solía entender todo, así que ¿por qué no puedo encontrar los principios de práctica en estas cuestiones? ¿Son tan difíciles de determinar los principios de práctica?”. De hecho, para los que entienden la verdad, estos son sencillos y fáciles. Porque, normalmente, la mayoría de las personas es buena en hablar doctrina y habla frases vacías sin enfocarse en la realidad. Cuando se enfrenta con cuestiones que se relacionan con la esencia de la verdad, se queda boquiabierta. Este es precisamente el caso donde sólo un caso puede confundir a un héroe si este no tiene la verdad. Ahora bien, la mayoría de las personas desempeña sus deberes, resuelve problemas y maneja los asuntos de una manera que carece de principios, y que incluso no tienen principios. Siempre va en contra de la verdad y actúa de acuerdo a su propia voluntad. Sin la verdad, algunas personas realmente actuarán desenfrenadamente y serán santurronas y son, de hecho, tan patéticas. La humanidad corrupta que no busca la verdad es tan patética y todos aquellos que creen en Dios, pero que desafían a Dios y que no buscan la verdad en lo más mínimo, ¡son demasiado necios, absurdos y ridículos!

Así que, ¿cómo exactamente se pueden determinar los principios de la práctica de una verdad? Primero, se debe buscar dónde está la realidad de la verdad, tener una idea y determinar la realidad contenida dentro de la verdad que se relaciona con la cuestión y entonces se encontrarán fácilmente los principios de la práctica. Si no entiendes las verdades de estas cuestiones, entonces no podrás determinar sus principios de la práctica. No tiene sentido confiar meramente en tus imaginaciones para formular reglas. Aferrarse obstinadamente a las reglas no es practicar la verdad, porque las reglas no son los principios de la práctica. Si quieres entender la verdad, entonces debes aclarar los varios aspectos de la realidad fundamental que constituyen la verdad; también debes tener conocimiento de la relación entre el valor práctico y la importancia de la verdad y la humanidad normal, saber por qué Dios nos demanda practicar la verdad y entrar en la realidad de estas verdades de esta manera, y saber cuál es la importancia práctica de estas verdades. Esto menciona el asunto sobre la imagen de una persona genuina y sobre la esencia de la vida de una persona. Sólo cuando alguien posee la esencia de la verdad en su vida, es decir, la realidad de las cosas positivas, entonces posee la imagen de una persona genuina. Por lo tanto, su imagen genuina se compone de la realidad de estas verdades. Por ejemplo, las personas deben poseer muchas realidades de la verdad en su acercamiento a Dios. No basta con no tener fe, ni reverencia, ni confianza, ni obediencia, ni devoción, ni conocimiento, ni adoración; más bien, estas realidades de la verdad de la fe, reverencia, confianza, obediencia, devoción, conocimiento y adoración a Dios por parte del hombre, deben ser los componentes que constituyan la vida de una persona. El momento en que estas realidades más fundamentales de la verdad se conviertan en la esencia de la vida de una persona, entonces naturalmente vivirá la imagen de una persona genuina. Por supuesto, hay muchas más realidades de la verdad en las palabras de Dios que son partes componentes de la realidad de la vida de una persona y, para vivir una semejanza humana genuina, también se debe ser una persona honesta, cumplir con la palabra propia y tener integridad, dignidad y compasión. Esto también es lo que Dios requiere y, por supuesto, también es una realidad de la verdad que se debe poseer. Para ser compasivo, se debe ser respetuoso de los demás, ser considerado, ser tolerante y paciente, ser solidario y tener piedad de los demás. La realidad de estas cosas positivas es tanto la verdad como la vida y son la realidad que debe ser poseída por la humanidad normal. Si alguien carece de uno de estos aspectos, entonces no está completa. La imagen de una persona genuina se compone de estas muchas realidades de la verdad. Por lo tanto, el requisito de Dios de que manejemos los asuntos con principios y entremos a la realidad de la verdad es, para la humanidad corrupta, tanto salvación como perfección, y que Dios salve a la humanidad de esta manera es realmente muy significativo. Se puede ver que, si las personas no buscan entrar a la realidad de la verdad, entonces serán incapaces de alcanzar estas verdades como su nueva vida y no podrán vivir una verdadera semejanza humana. Sólo serán personas que no creen genuinamente en Dios y que no serán salvadas ni perfeccionadas.

Ahora bien, el pueblo escogido de Dios ha comenzado a enfocarse en buscar la verdad y en entrar en la realidad. Si eres capaz de entender, captar, practicar y aplicar completamente las verdades y los principios de la práctica en estos 162 asuntos, si estás como pez en el agua y eres lo suficientemente hábil, entonces tienes la garantía de cumplir con tu deber y de servir a la voluntad de Dios y, de esta manera, realmente entenderás la verdad y entrarás en la realidad. Si, con estos 162 asuntos, eres capaz de manejar los asuntos con principios, entonces estarás totalmente en conformidad con la voluntad de Dios; de esta manera, ¿tendrías que preocuparte por si serás o no salvado y perfeccionado?

Los principios de la práctica de estos 162 asuntos se resumen y ordenan a continuación:

1. Los principios de la creencia en Dios

1. Debes experimentar y obedecer la obra de Dios sobre la base de la creencia de que Dios creó todas las cosas y tiene soberanía sobre todas las cosas;

2. Debes priorizar el comer y beber de las palabras de Dios y obedecer todo el juicio y castigo, las pruebas y refinamiento y la poda y trato de las palabras de Dios;

3. A medida que experimentes la obra de Dios, debes cumplir con el deber de un ser creado con el fin de alcanzar un entendimiento de la verdad y entrar en la realidad;

4. Debes buscar la verdad con el fin de alcanzar la salvación y de obtener la guía y perfección de la obra del Espíritu Santo.

2. Los principios de experimentar y obedecer la obra de Dios

1. Aceptar y obedecer todo el juicio y castigo, la poda y trato y las pruebas y refinamiento de Dios; nunca tratar de escapar de ellos, de ser descuidado o de dejar que sea en vano;

2. Aceptar y obedecer todas las verdades que Dios expresa para que las palabras de Dios y la verdad se puedan convertir en la realidad de tu vida;

3. Obedecer el liderazgo y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo y cumplir con tus deberes de acuerdo con los principios prescritos por los arreglos de la obra;

4. Obedecer la iluminación, esclarecimiento y guía interior del Espíritu Santo y obtener la guía y la perfección del Espíritu Santo.

3. Los principios de buscar conocer a Dios

1. Debes comer y beber todas las palabras de Dios para llegar a un entendimiento de la verdad y para conocer la importancia y el propósito de las tres etapas de la obra de Dios;

2. Debes obedecer el juicio y castigo y las pruebas y refinamiento de Dios para llegar a un conocimiento del carácter justo de Dios y de la esencia de la vida;

3. Debes obtener la guía de la obra del Espíritu Santo y caminar la senda de Pedro de buscar la verdad y de ser perfeccionado, y ser capaz de buscar un verdadero amor a Dios;

4. Debes practicar exaltar a Dios y dar testimonio de Dios de acuerdo a las palabras de Dios y a la verdad y debes usar la verdad para resolver problemas con el fin de llevar a las personas ante Dios.

4. Los principios de mantener una relación normal con Dios

1. Antes que nada, le debes dar tu corazón a Dios y permitir que Dios se haga cargo, tener frecuentemente una auténtica oración y asociación con Dios y obtener la guía de la obra del Espíritu Santo;

2. Debes comer y beber frecuentemente las palabras de Dios, comunicar la verdad, practicar la verdad y cumplir con tu deber con el fin de corresponder al amor de Dios;

3. En todas las cosas, debes albergar intenciones correctas, aceptar el escrutinio de Dios, poner los intereses de la familia de Dios primero. No debes hacer planes para ti mismo y debes obedecer los arreglos de Dios;

4. Debes buscar la verdad en todas las cosas, buscar amar a Dios en tu corazón y practicar amar a Dios, y permitir que Dios se haga cargo y que tenga el poder en todas las cosas.

5. Los principios de desempeñar lealmente el deber propio

1. Eres capaz de desempeñar todos los deberes que debes desempeñar. Tratas la comisión de Dios como un imperativo moral y eres capaz de asumir responsabilidad por Dios;

2. Desempeñas tu deber sólo para que puedas brindarle todos los cuidados al corazón de Dios, corresponder al amor de Dios y satisfacer a Dios. Haces esto sin la adulteración de motivos, objetivos o intercambios;

3. Al desempeñar tu deber, no debes ser superficial ni perder el tiempo. Eres diligente y sincero, pones la verdad en práctica según lo pedido por Dios y eres capaz de pagar un precio para que tu deber dé fruto;

4. Al desempeñar tu deber, eres capaz de lograr la lealtad a Dios y no eres gobernado por ninguna persona, asunto o cosa. Permites que Dios te observe y tienes la máxima lealtad hacia Dios.

6. Los principios de comer y beber la palabra de Dios en la congregación

1. Debes comer y beber la palabra de Dios estrictamente de acuerdo a los principios según lo estipulado por los arreglos de la obra de los de arriba con el fin de mantenerte a la par con la obra del Espíritu Santo;

2. Debes comer y beber la palabra de Dios en combinación con los problemas existentes de la iglesia y con las situaciones reales de la mayoría del pueblo escogido de Dios, con énfasis en resolver los problemas con la verdad;

3. Lleva a cabo el comer y beber la palabra de Dios con piedad. Permanece callado ante Dios, ora y pondera la palabra de Dios con seriedad con el objetivo de recibir la obra del Espíritu Santo y entender la verdad;

4. El propósito de congregarse para comer y beber la palabra de Dios es para entender la verdad, resolver problemas y entrar en la realidad de la verdad. Eso no debe degenerar en un ritual religioso ni en procedimientos ceremoniales.

7. Los principios de aceptar el juicio y castigo de las palabras de Dios

1. Debes reconocer que las palabras de Dios son la verdad absoluta, que son la realidad de las cosas positivas, ya sea que estén o no de acuerdo con las nociones de las personas y que esto nunca cambiará aunque el cielo y la tierra se pusieran patas arriba;

2. Sin importar cómo las palabras de Dios te juzguen y castiguen, en tanto que estén en cierto modo de acuerdo con los hechos y que haya verdad que buscar, entonces debes obedecer y buscar la iluminación y esclarecimiento del Espíritu Santo;

3. Sin importar cómo Dios te pruebe o te refine, todo se hace para salvarte y cambiarte, y lo debes obedecer y aceptar y buscar entrar a la realidad de la verdad;

4. Al experimentar el juicio y castigo de Dios, te debes examinar y conocer la verdad de tu propia corrupción y la esencia de tu naturaleza; y debes aceptar la verdad y tener un verdadero arrepentimiento.

8. Los principios de aceptar ser podado y tratado

1. Debes aceptar todo el juicio y castigo y la poda y trato de las palabras de Dios y debes tomar el acercamiento correcto a toda la poda y trato;

2. Cuando seas podado y tratado, entonces, sin importar cuánto esté de acuerdo con los hechos, siempre lo debes aceptar y obedecer y buscar la iluminación y esclarecimiento del Espíritu Santo con el fin de conocerte realmente;

3. Toda la poda y trato que se hace dirigida al carácter corrupto de las personas, es una medicina efectiva para tratar la corrupción del hombre; debes aceptarla y obedecerla, y definitivamente te beneficiarás;

4. Cuando seas podado y tratado debes buscar la verdad, examinarte y conocerte con el fin de arrepentirte realmente; este es Dios perfeccionándote y salvándote;

9. Los principios de experimentar pruebas y refinamiento

1. Debes entender que todas las pruebas y refinamiento son los arreglos de Dios y que, contenido dentro de ellos, está el amor de Dios, la voluntad de Dios y los requisitos de Dios;

2. Durante las pruebas, debes guardar silencio ante Dios, orar y buscar captar la voluntad de Dios; debes obedecer absolutamente la obra de Dios;

3. Debes buscar la verdad, tener una fe inquebrantable y ser testigo; obedecer a Dios es clave y es preferible maldecirte que quejarte y traicionar a Dios;

4. Al experimentar pruebas y refinamiento, debes llegar a un entendimiento de la verdad y a un conocimiento de Dios y sólo entonces puedes realmente dar gracias y alabar.

10. Los principios de la oración a Dios

1. La verdadera importancia de la oración a Dios es para entender la verdad y alcanzar la obediencia y la adoración a Dios. No debes, bajo ninguna circunstancia, participar en ceremonias religiosas;

2. Debes hacer uso de tus dificultades y problemas prácticos cuando ores a Dios. No debes apartarte de la realidad, hablar palabras vacías ni hablar de letras y doctrinas;

3. Debes orar frecuentemente a Dios sobre los problemas de desempeñar tu deber y entrar en la vida, buscar entender la verdad y entrar a la realidad;

4. Debe haber reverencia a Dios en tus oraciones y debes ser razonable. No puedes exigirle a Dios, coaccionar a Dios o aprovecharte de Dios, mucho menos puedes hacer intercambios con Dios.

11. Los principios de hacer juramentos a Dios

1. Debes entender que Dios escudriña lo más íntimo del corazón del hombre y que Él escudriña todo; los juramentos y promesas que haces a Dios deben tener significado y se deben conformar a la voluntad de Dios;

2. Los juramentos y promesas a Dios se deben hacer con el fin de lograr el objetivo y el resultado de obedecer a Dios y satisfacer a Dios; para este fin, motívate a volver hacia la justicia y a ser testigo;

3. Los juramentos y promesas a Dios se hacen en el servicio de la entrada a la vida; nunca debes hacer falsos juramentos para usar a Dios en aras de lograr tus propios objetivos o para exonerarte;

4. Una vez que has hecho un juramento o una promesa a Dios, debes permanecer fiel a tu palabra y trabajar duro para cumplirla; si no lo haces, entonces habrás dicho mentiras irresponsablemente para usar y engañar a Dios.

12. Los principios de acallar el propio corazón ante Dios

1. Guardar silencio ante Dios se hace en aras de vivir ante Dios; debes lograr un estado mediante el cual tu corazón no se aparte de las palabras de Dios y es un principio importante ser capaz de vivir dentro de las palabras de Dios;

2. Debes contemplar, comer y beber las palabras de Dios frecuentemente, para que tu corazón pueda llenarse de las palabras de Dios; de esta manera, te resultará fácil guardar silencio ante Dios y relacionarte con Dios en tu corazón;

3. Buscar la verdad en todas las cosas, tener siempre la guía de las palabras de Dios en tu corazón y vivir dentro de las palabras de Dios; obedecer la verdad en todas las cosas, permitir que la verdad domine y vivir ante Dios;

4. Te debes examinar todos los días; independientemente de cualquier expresión corrupta o de si eres podado y tratado, siempre debes guardar silencio ante Dios, y examinarte y conocerte.

13. Los principios de orar para relacionarte con Dios

1. Orar para relacionarte con Dios se debe establecer sobre el fundamento de comer y beber las palabras de Dios; debes orar, buscar la verdad y relacionarte con Dios dentro de las palabras de Dios;

2. La oración se debe hacer para lograr un entendimiento de la verdad, para captar la voluntad de Dios y para obedecer a Dios, y no con el objetivo de participar en un ritual religioso para engañar a Dios;

3. La oración se hace para obtener la obra del Espíritu Santo y para establecer una relación normal con Dios, para obtener la guía del Espíritu Santo y para llegar a una relación auténtica con Dios;

4. Debes practicar y entrar en toda la iluminación, esclarecimiento y guía obtenidos del Espíritu Santo durante la oración y hacer tu máximo esfuerzo para aferrarte a eso; este es un principio importante de obedecer a Dios.

14. Los principios de orar para adorar a Dios

1. Orar a Dios se hace para entender la verdad, para obedecer a Dios y para adorar a Dios; la oración verdadera debe adorar a Dios con el corazón y con honestidad;

2. Cuando obtienes la iluminación y esclarecimiento del Espíritu Santo durante la oración, debes agradecer a Dios y alabar a Dios, y cuando disfrutas la obra del Espíritu Santo, te debes postrar para adorar a Dios;

3. A menudo debes dar gracias y alabar a Dios a la luz de la iluminación, conocimiento, logros y gozo que obtengas; esta es la verdadera adoración a Dios;

4. Cuando te encuentres con pruebas o cuando la responsabilidad de servir a Dios te acontezca, te debes postrar ante Dios, orar y adorar a Dios; esta es la responsabilidad y el poder de un ser creado.

15. Los principios de servir a Dios

1. Debes poseer un corazón que ame a Dios, ser capaz de ser considerado con la voluntad de Dios, estar de acuerdo con Dios en todas las cosas y trabajar duro para ser un íntimo de Dios;

2. Debes buscar la verdad en todas las cosas y ser capaz de captar la voluntad de Dios, cooperar estrechamente en la obra del Espíritu Santo y mantenerte al día con la obra del Espíritu Santo;

3. Al desempeñar tus deberes, debes practicar la verdad y usar la verdad para resolver problemas con el fin de exaltar a Dios y dar testimonio de Dios y para llevar al pueblo escogido de Dios ante Él;

4. Siempre ser capaz de guardar silencio ante Dios para examinarte y conocerte, y rápidamente corregir cualquier transgresión o error que descubras, para asegurar que la voluntad de Dios se lleve a cabo sin obstrucción.

16. Los principios de llevar a las personas ante Dios

1. Al desempeñar tus deberes, debes exaltar a Dios y dar testimonio de Dios para que el pueblo escogido de Dios pueda conocer la obra de Dios, ver el amor de Dios y ser capaz de regresar realmente a Dios;

2. Debes practicar usar la verdad para resolver problemas, para permitir que el pueblo escogido de Dios entienda la verdad y entre en la realidad y para que pueda poner fundamentos en el camino verdadero;

3. Debes buscar amar a Dios, tener verdadera compasión hacia el pueblo escogido de Dios y ser capaz de proveer y apoyar al pueblo escogido de Dios a que obtenga la guía y perfección de la obra del Espíritu Santo;

4. Siempre debes guiar a las personas a experimentar el juicio y castigo de Dios al comer y beber las palabras de Dios, para que el pueblo escogido de Dios pueda conocer la justicia y santidad de Dios y el amor de Dios.

17. Los principios de usar la verdad para resolver problemas

1. Debes buscar la verdad con cada problema de corrupción de la humanidad, percatarte de la esencia del problema y llegar a la raíz y, luego, usar la verdad para resolverlo;

2. Debes comunicar la esencia de la verdad de acuerdo a las palabras de Dios, para que las personas puedan entender la verdad y conocer su propia esencia corrupta, dando así lugar al verdadero arrepentimiento;

3. Resolver problemas debe lograr el resultado de hacer que las personas se den cuenta del significado y valor de aceptar la verdad, permitiéndoles ver el amor y la salvación de Dios.

4. Debes usar tus experiencias para guiar a las personas en la realidad de la verdad y para inspirar su resolución de buscar la verdad y amar a Dios.

18. Los principios de la comunión de las palabras de Dios durante la asamblea

1. Debes compartir tus verdaderas experiencias y conocimiento de las verdades de las palabras de Dios, haciendo que las personas entiendan la verdad, sean edificadas y tengan una senda para practicar;

2. Al compartir las verdades de las palabras de Dios, debes hacer uso de tu conocimiento de ti mismo y debes compartir los principios y las formas de poner la verdad en práctica. No puedes hablar palabras vacías de letras y doctrinas;

3. Debes dejar que aquellos que tengan la obra del Espíritu Santo y experiencias reales pasen más tiempo compartiendo, para que las personas entiendan la verdad y conozcan la palabra de Dios;

4. Las asambleas deben poner al descubierto y analizar minuciosamente todo tipo de problemas graves. Todo lo que básicamente esté de acuerdo con los hechos y sea de beneficio para la salvación de las personas se debe aceptar y obedecer.

19. Los principios que deben seguir los líderes y colaboradores durante las enseñanzas y sermones

1. Debes exaltar a Dios y dar testimonio de Dios de acuerdo a las palabras de Dios y comunicar la verdad con claridad para que las personas conozcan la obra de Dios y cumplan con sus deberes;

2. Debes entender y captar los problemas ubicuos al pueblo escogido de Dios, practicar usar la verdad para resolverlos y evitar predicar doctrinas vacías;

3. Comunicar la verdad debe seguir la guía del Espíritu Santo y no te debes aferrar a reglas ni aplicarlas mecánicamente; debes dar lo mejor para comunicar la verdad con perfecta claridad para que las personas puedan tener una senda para practicarla;

4. Debes seguir de cerca los arreglos de la obra, los sermones y enseñanzas de los de arriba, mantenerte al día con la obra del Espíritu Santo y guiar al pueblo escogido de Dios en la realidad de la verdad.

20. Los principios de exaltar a Dios y dar testimonio de Dios

1. Debes venerar a Dios como grande y supremo, tener un corazón que tema a Dios y sólo obedecer y adorar a Dios; no debes adorar al hombre ni ser restringido por el hombre;

2. Debes comunicar la verdad y el conocimiento de Dios de acuerdo a las palabras de Dios, guiar a las personas a entender la verdad y entrar en la realidad y llevarlas ante Dios;

3. Ser capaz de mantenerte firme en la verdad y defender la obra de Dios; no comprometer ni conceder la derrota a las fuerzas de Satanás, sino usar la verdad para resolver todos los problemas del pueblo escogido de Dios;

4. Tu enfoque debe estar en practicar la verdad y en entrar en la realidad al hacer tu deber, para que puedas manejar los asuntos con principios y vivir una verdadera semejanza humana para dar gloria a Dios.

21. Los principios de obedecer los decretos administrativos y mandamientos de Dios

1. Se deben entender la esencia y el verdadero significado de los decretos administrativos y mandamientos de Dios, entender la intención de Dios y tener temor de Dios para no ofender el carácter de Dios;

2. Se debe buscar la verdad en los decretos administrativos y mandamientos de Dios para entender el carácter de Dios y lograr la verdadera conformidad con los decretos administrativos y mandamientos de Dios;

3. Se debe controlar la propia debilidad y talón de Aquiles para desarrollar los principios prácticos, saber cómo guardar los decretos administrativos y mandamientos de Dios y no ofender a Dios;

4. Se debe obedecer absolutamente los decretos administrativos y mandamientos de Dios, que es el deber que el hombre debe cumplir y se debe esforzar por cumplirlos aunque no los entienda.

22. Los principios de aceptar y obedecer al hombre usado por el Espíritu Santo

1. En el trabajo y los asuntos de la iglesia, debe existir total aquiescencia al hombre usado por el Espíritu Santo. Este es el arreglo administrativo de Dios;

2. Debes aceptar y obedecer el liderazgo, riego y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo y desempeñar tu deber en estricta concordancia con los arreglos de la obra; sólo entonces serás conforme al corazón de Dios;

3. Reconocer que el liderazgo del hombre usado por el Espíritu Santo es la senda por la cual el Espíritu Santo obra y guía al pueblo escogido de Dios y es la manera de entrar en la vía correcta de la creencia en Dios;

4. De ninguna manera puedes adorar y admirar al hombre usado por el Espíritu Santo ni permitir que él tome el lugar de Dios en tu corazón. En tu creencia en Dios sólo debes magnificar a Dios y obedecer los arreglos administrativos de Dios.

23. Los principios de acercarse a los arreglos de la obra, sermones y enseñanza

1. Todos los arreglos de la obra, sermones y enseñanza representan la dirección de la obra del Espíritu Santo y la presente voluntad de Dios; los debes aceptar, obedecer y practicar;

2. Debes cumplir con tu deber en estricta concordancia con los principios de los arreglos de la obra; nunca debes seguir tu propia voluntad, hacer lo que te convenga caminando la senda del anticristo;

3. Debes implementar los arreglos de la obra, los sermones y enseñanza con energía y vigor, nunca quedarte corto, para asegurarte de mantenerte al día con la obra del Espíritu Santo;

4. Los arreglos de la obra, los sermones y enseñanza surgen de la iluminación y esclarecimiento del Espíritu Santo y pertenecen al conocimiento del hombre; nunca los debes sustituir por las palabras de Dios ni tratarlos como las palabras de Dios.

24. Los principios de obedecer a Dios

1. Obedecer la autoridad de las palabras de Dios; las palabras de Dios son supremas y son la más alta directiva y el más elevado mandamiento y debes obedecerlas por completo;

2. Obedecer la autoridad de Cristo; aceptar y obedecer todas las declaraciones y obra de Cristo y debes obedecer y adorar al Dios práctico encarnado;

3. Obedecer la autoridad de la obra del Espíritu Santo; sólo obedeciendo toda la obra del Espíritu Santo puedes entender la verdad y entrar en la realidad de las palabras de Dios;

4. Obedecer el liderazgo y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo; buscar la verdad y cumplir con tu deber en estricta concordancia con los principios de los arreglos de la obra.

25. Los principios de obedecer la autoridad de las palabras de Dios

1. Las palabras de Dios son la verdad, la autoridad de las palabras de Dios es suprema, las palabras de Dios tienen soberanía sobre todo y lo logran todo; esta es la primordial máxima de vida para la humanidad;

2. Debes entender las palabras de Dios, conocer la esencia de la verdad de las palabras de Dios; ser capaz de entrar a la realidad de la verdad y hacer que las palabras de Dios se conviertan en tu vida;

3. Cuanto más las palabras de Dios juzguen y expongan, poden y traten a las personas, más verdad hay que buscar; debes aceptar, obedecer y buscar entrar a la realidad de la verdad;

4. Sin importar quién lo diga, siempre y cuando lo que diga se conforme a las palabras de Dios y a la verdad, siempre lo debes aceptar y obedecer la autoridad de las palabras de Dios; las palabras de Dios son la máxima autoridad.

26. Los principios de obedecer la obra del Espíritu Santo

1. Debes obedecer absolutamente la iluminación y esclarecimiento internos del Espíritu Santo y la guía de las palabras de Dios; eso es la obra del Espíritu Santo y las palabras de Dios que perfeccionan al hombre;

2. Debes obedecer la soberanía y los arreglos del Espíritu Santo y debes aceptar y obedecer toda la poda y trato, la disciplina y castigo y las pruebas y refinamiento que provienen del Espíritu Santo;

3. Debes obedecer los arreglos de la obra, los sermones y enseñanza del hombre usado por el Espíritu Santo, porque esto es una parte de la obra del Espíritu Santo;

4. Debes obedecer la iluminación y esclarecimiento que han surgido del Espíritu Santo de los líderes y colaboradores de todos los niveles y de los hermanos y hermanas, y obedecer sus enseñanzas que se conforman a la verdad.

27. Los principios de aceptar el escrutinio de Dios

1. Debes aceptar el escrutinio de Dios en el desempeño de tus deberes, albergar intenciones correctas en todas las cosas, no debes conspirar por intereses personales, y debes mantenerte firme en el testimonio y satisfacer a Dios;

2. Orar y aceptar el escrutinio de Dios y tener una relación auténtica con Dios; debes abandonar y deshacerte de cualquier cosa que no resista el escrutinio de Dios;

3. Aquellos con un corazón que teme a Dios deben ser capaces de aceptar el escrutinio de Dios, ser responsables a Dios en sus deberes y no deben ser descuidados ni engañadores en su trabajo;

4. Dios tiene soberanía sobre todo y escudriña todo; ya sea que lo que hagas esté o no a la vista de otras personas, todo lo debes traer ante Dios y aceptar Su escrutinio y examen.

28. Los principios de ser una persona honesta

1. Debes dar tu corazón a Dios y dejar que Dios se haga cargo, actuar de acuerdo con la verdad en todas las cosas, aceptar el escrutinio y examen de Dios y vivir en la luz;

2. Durante la oración, debes tener una relación auténtica con Dios, debes abrir tu corazón a Dios y decir las palabras en tu corazón, y mantener y defender una relación normal con Dios;

3. Asegurar que no haya mentiras mezcladas en tus expresiones y que no haya traición ni engaño en tu corazón; ser puramente franco y sabio y tener relaciones interpersonales normales con los demás;

4. Debes manejar los asuntos con principios y en conformidad con la verdad, actuar honestamente y sin rodeos, hablar y actuar de acuerdo con los hechos y ser alguien que sea franco e impecable.

29. Los principios de ser totalmente leal a Dios

1. Tu corazón debe ser capaz de ser totalmente leal a Dios, con una dedicación de por vida para entregarte a Dios; no debes hacer planes para tu propio futuro, sino que sólo debes vivir para llevar a cabo la voluntad de Dios;

2. Debes ser totalmente leal a las comisiones de Dios, ser responsable a Dios en el desempeño de tus deberes, no ser descuidado en el trabajo y ser capaz de pagar el precio y de dar testimonio para satisfacer a Dios;

3. Debes ser totalmente leal a las declaraciones de Dios, no adorar a ninguna persona en tu corazón, deferir a las palabras de Dios en todas las cosas y no admirar al hombre, confiar en el hombre ni ser restringido por el hombre;

4. Debes obedecer absolutamente las orquestaciones y arreglos de Dios; en tanto que surja de Dios, entonces debes obedecerlo con determinación y ser como Pedro: obediente hasta la muerte sin queja.

30. Los principios de defender la obra de Dios en los deberes propios

1. Defender la vida de iglesia sin reserva, permitir que el pueblo escogido de Dios coma y beba las palabras de Dios y comunique la verdad normalmente, que cumpla con sus deberes normalmente y permitirle no ser perturbado ni restringido por personas malvadas;

2. Los falsos líderes y colaboradores que no tengan la obra del Espíritu Santo deben ser despedidos. Debes elegir como líderes y colaboradores a aquellos que busquen la verdad y que tengan la obra del Espíritu Santo;

3. Debes usar la verdad para exponer y refutar todas las herejías y falacias para que Satanás sea avergonzado y debes dejar que la verdad de las palabras de Dios domine en la iglesia y le traiga la gloria a Dios;

4. Debes cumplir totalmente con el trabajo de la iglesia de acuerdo con los arreglos de la obra de los de arriba; tener cuidado de los anticristos y de las personas malvadas que hacen lo que les conviene y que toman el control del pueblo escogido de Dios.

31. Los principios de resolver la negatividad

1. Debes abordar todos los problemas de acuerdo a las palabras de Dios y a la verdad, reconocer que todos lo que Dios hace es por la salvación y el amor para el hombre y debes ser capaz de negarte a ti mismo y de abandonar la carne;

2. Debes reconocer la esencia y la raíz de la negatividad. Ser negativo es rechazar y oponerse a la verdad, y ser negativo y quejarse es desafiar a Dios y traicionar a Dios;

3. Debes orar a Dios y buscar captar la voluntad de Dios con el objetivo de conocer la obra de Dios, entender la voluntad y los requisitos de Dios y dejar atrás la negatividad;

4. Es demasiado peligroso vivir en un carácter satánico, ya que serás capaz de ser negativo y de desafiar a Dios en cualquier momento. Debes buscar la verdad para que la realidad de la verdad, positiva y correcta, pueda dominar.

32. Los principios de protegerse contra lo absurdo

2. Enfocarse en comer y beber las palabras de Dios y en buscar la verdad, y enfocarse en practicar, experimentar y conocer las palabras de Dios. No explicar las palabras de Dios confiando en tus propios pensamientos e imaginaciones;

2. Cuando comas y bebas las palabras de Dios, busca más y contempla más la importancia práctica de las palabras de Dios y entiende la voluntad detrás de las declaraciones de Dios. No hagas interpretaciones fuera de contexto ni te aferres a los significados literales;

3. Siempre ser capaz de comunicarse con aquellos que buscan la verdad y que tienen un entendimiento preciso, y ser capaz de negarte a ti mismo. Cuando obtengas conocimiento de algo, para ti es mejor que hagas que alguien que entienda la verdad lo corrobore;

4. Debes aceptar y obedecer el riego y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo para que puedas entender puramente la verdad y aceptar las enseñanzas y el conocimiento de aquellos que entienden la verdad.

33. Los principios de resolver la arrogancia y la prepotencia

1. Debes aceptar el juicio y castigo de las palabras de Dios. Cuando de verdad conoces la esencia de tu propia naturaleza satánica y la verdad de tu corrupción, entonces obtienes razón;

2. Debes aceptar ser podado y tratado, y disciplinado y expuesto por Dios. Una vez que hayas experimentado fracasos y reveses, pruebas y refinamiento, entonces te conocerás al derecho y al revés;

3. Debes reconocer que Dios es supremo y que Dios encarnado es humilde y está oculto, y debes ver con claridad que la arrogancia y la prepotencia son, de hecho, la esencia de una naturaleza satánica;

4. Debes buscar conocer el carácter justo de Dios, y cuando la reverencia y el temor de Dios surjan en ti, entonces serás capaz de mantener un bajo perfil y de no desafiar ni traicionar a Dios.

34. Los principios de cómo abordar las transgresiones

1. Cuando transgredas, no sucumbas a la desesperación. Entiende que la voluntad de Dios es la salvación máxima y que el verdadero arrepentimiento es crucial;

2. Cuando descubras una transgresión, te debes examinar, buscar la verdad y entender la esencia y la raíz de la transgresión. Sólo llevando a cabo el verdadero arrepentimiento puedes ser salvado;

3. Agarrarse de la esencia y de la raíz de las transgresiones, usar la verdad para resolver el problema y dejar que tu práctica de la verdad tome el lugar de la transgresión. Evitar repetir transgresiones pasadas que ofendan el carácter de Dios;

4. No ser restringido por transgresiones pasadas. Siempre y cuando busques la verdad y te arrepientas realmente, entonces puedes ser salvado y bendecido por Dios.

35. Los principios de cómo abordar los fracasos y las caídas

1. Debes analizar minuciosamente y conocer las raíces de tus fracasos y caídas. Debes ser consciente de la ley que aquellos que posean una naturaleza arrogante inevitablemente caerán y fracasarán;

2. Debes reconocer que esta es la salvación de Dios. Sin fracasos ni caídas, nunca serías capaz de examinarte ni de conocerte; los fracasos y las caídas son oportunidades para el cambio positivo;

3. Debes tener la resolución de buscar la verdad; el fracaso y la caída no deben ser temidos. Sólo si alguien rehúsa absolutamente aceptar la verdad, entonces realmente está más allá de ser salvado;

4. Debes resumir las experiencias y lecciones obtenidas del fracaso. Sin la verdad, serás incapaz de mantenerte firme, y si transgredes, entonces, siempre y cuando te arrepientas verdaderamente, aún podrás ser salvado.

36. Los principios de practicar las devociones espirituales en tiempos regulares

1. Sin un autoexamen durante las devociones espirituales, fácilmente te desviarás y te irás por tu propio camino. Mediante las devociones espirituales te puedes equipar con la verdad para compensar tus defectos y protegerte de repetir transgresiones pasadas;

2. Debes aceptar el escrutinio de Dios en tu autoexamen durante las devociones espirituales. Sólo siendo puro y franco y entregando tu corazón a Dios puedes obtener la iluminación y el esclarecimiento del Espíritu Santo;

3. Debes guardar silencio ante Dios y comer y beber las palabras de Dios, y examinar en serio si estás o no desempeñando tus deberes a la altura del estándar y cuánto tus deberes han sido contaminados por intenciones y objetivos personales;

4. Debes hacer un autoexamen durante las devociones espirituales y reconocer si la senda que caminas es correcta o no, si buscas o no la verdad y si puedes o no ser salvado y perfeccionado.

37. Los principios del autoexamen y autoconocimiento

1. Siempre te debes examinar sobre la base de las palabras de Dios que juzgan y revelan la esencia corrupta del hombre, y conocer la esencia de tu propia naturaleza y la verdad de tu corrupción;

2. Debes agarrar tus transgresiones y expresiones de corrupción y examinarte para ver claramente el grado de tu escasez, abandonar la carne y satisfacer a Dios;

3. Cuando te encuentras con la poda y trato, el castigo y disciplina, el fracaso y los reveses, te debes examinar y conocer tus propios defectos, áreas de debilidad y tendones de Aquiles;

4. Examinarte mediante las experiencias de caídas y fracasos de otros, aprender las lecciones y obtener los beneficios, para no desafiar a Dios ni ofender otra vez el carácter de Dios.

38. Los principios de examinar si el carácter propio ha cambiado o no

1. Examinarte en cuanto a si has logrado o no los estándares de ser una persona honesta, a si posees o no conciencia y razón, a si eres o no dedicado en tus deberes y a cuántas buenas acciones has acumulado;

2. Examinar tus opiniones sobre las cosas, tus opiniones sobre la vida y los valores en cuanto a si ha habido o no un cambio fundamental y a si posees o no opiniones genuinas sobre la vida y los valores;

3. Examinarte en cuanto a si realmente posees o no la fe de Job, ser capaz de temer a Dios y evitar el mal, y a si tienes o no un verdadero conocimiento de Dios y un verdadero amor por Dios;

4. Examinarte en cuanto a si eres alguien que verdaderamente obedece a Dios o no y a si, durante las pruebas, eres capaz o no de lograr los 11 estándares de obedecer a Dios.

39. Los principios de ser sabio en tu creencia en Dios

1. Debes conocer las diferencias esenciales entre sabiduría y engaño. Ser sabio es para desempeñar correctamente tu deber y llevar a cabo la voluntad de Dios; es algo positivo;

2. Debes adoptar medios sabios hacia el gran dragón rojo y todas las otras fuerzas satánicas, tomando el defender la obra de Dios y el no causar ningún daño a la obra de la casa de Dios como el principio;

3. Debes ser honesto y debes ser amoroso y sabio hacia los demás, tomando el ser de beneficio para los demás y para la obra de Dios como el principio;

4. Al difundir el evangelio y salvar a otros, debes buscar a aquellos que son capaces de aceptar la verdad. Asegurarte de que tus métodos sean juiciosos quiere decir, tomar la efectividad de la salvación como el principio;

40. Los principios de vivir una humanidad normal

1. Para vivir una humanidad normal debes poseer conciencia, razón, integridad y dignidad. Vivir conforme a las palabras de Dios es el fundamento de ser humano;

2. Debes ser una persona honesta, hablar honestamente y hacer cosas auténticas, ser puro, franco y sabio, temer a Dios y evitar el mal y vivir conforme a las palabras de Dios;

3. Llevarte bien con los demás con un corazón amoroso, ser tolerante y paciente, indulgente y solícito, comprensivo y respetuoso y ser capaz de tratar a otros justa e imparcialmente;

4. Debes buscar la verdad y practicar la verdad, cumplir fielmente los deberes de un ser creado y vivir una verdadera semejanza humana para glorificar a Dios.

41. Los principios de tratarse a sí mismo correctamente

1. Debes buscar la verdad para realmente conocerte, conocer tus auténticos defectos, poseer autoconocimiento y practicar ser una persona honesta;

2. Atreverte a enfrentar la verdad de tu propia corrupción, descubrir y analizar minuciosamente tu propia esencia corrupta y buscar la verdad. No ser hipócrita ni mentiroso;

3. Debes obligarte a cumplir estándares estrictos en cada aspecto, practicar de acuerdo con los principios de la verdad en todas las cosas, no actuar sin motivo ni seguir tu carne. Debes tener una conciencia pura;

4. Ver las cosas desde la perspectiva de las palabras de Dios, medirte con exactitud y encontrar una posición adecuada en la iglesia, nunca ser negativo, cumplir con tu deber para corresponder al amor de Dios.

42. Los principios de tratar a las personas de manera justa

1. Debes tratar a todas las personas, asuntos y cosas de acuerdo a las palabras de Dios y a la verdad. Sólo tratar a las personas de acuerdo con los principios de la verdad se conforma a la voluntad de Dios;

2. Tratar las fortalezas y los defectos de los demás correctamente, no hacer demandas excesivas a los demás ni obligar a las personas a hacer lo que está más allá de sus capacidades. No pensar demasiado bien de otros ni denigrar a otros;

3. Tener un corazón amoroso por el pueblo escogido de Dios, no ser dominado por las emociones hacia los demás y no albergar prejuicios; y no delimitar a otros según tu propia voluntad, sino ver a los demás con la perspectiva de desarrollarlos;

4. Debes tratar a los demás y manejar los problemas de acuerdo con la esencia de las diferentes clases de personas. Tratar a las buenas personas que transgreden con un corazón amoroso, y odiar y abandonar a las personas malvadas.

43. Los principios de compartir desde el corazón

1. Con las buenas personas que buscan la verdad, les debes compartir desde tu corazón y decir lo que está en tu corazón, abrirles tus verdaderos estados y dificultades y obtener su ayuda;

2. Tratar a los demás con sinceridad y llevarte bien con ellos con un corazón amoroso, hablarles de acuerdo con la verdad y con los hechos, y ser útil y edificante para los demás. Nunca albergues sospechas acerca de los demás ni los ataques;

3. Entender las debilidades y dificultades de otras personas, ser capaz de mantenerte en una posición de neutralidad y usar tus propias experiencias prácticas para ayudar a otros, para que ellos no puedan ser restringidos;

4. Hablar y comunicar de una manera que permita que otros entiendan la verdad y que los beneficie y edifique, y que les permita sentir el amor y la salvación de Dios para que puedan hacer un progreso positivo.

44. Los principios de ayudar a los demás con un corazón amoroso

1. Debes distinguir diferentes clases de personas de acuerdo con la palabra de Dios. A los que verdaderamente creen en Dios y aceptan la verdad debes ayudarlos con un corazón amoroso y honesto;

2. Tratar a los demás de acuerdo a los principios de la verdad, llevar a otros ante Dios en aras de practicar la verdad y cumplir con tu deber y no tener intenciones individuales;

3. Tu ayuda hacia los demás los debe hacer sentir que la necesitan, que es correcta y que se sientan dispuestos a aceptarla. Tu ayuda hacia los demás no debe contener tus propias intenciones y no se debe hacer para hacer un trato o para cobrar algo de otros a cambio;

4. Ayudar a otros con un corazón amoroso incluye ser podado y tratado, así como la crítica y el reproche, para permitir que las personas entiendan la verdad, que realmente se conozcan a sí mismas y que entren en la realidad.

45. Los principios de obedecer a los hermanos y hermanas

1. Sin importar la posición o estatura de los hermanos y hermanas, en tanto que se comuniquen en conformidad con la realidad de la verdad, entonces lo debes aceptar y obedecer sin elección personal;

2. Todos son iguales ante la verdad. Siempre y cuando lo que los hermanos y hermanas comuniquen sea iluminado y esclarecido por el Espíritu Santo, entonces lo debes aceptar y obedecer y vivir en la luz;

3. Debes respetar a aquellos que entienden la verdad y que se entregan sinceramente a Dios, y debes aceptar y obedecer a aquellos que sean capaces de guiarte en la realidad de la verdad;

4. Cuando los hermanos y hermanas te señalen tus defectos o te reprendan o critiquen, debes aceptar y obedecer aunque no estés consciente de ellos. Nunca trates de justificarte.

46. Los principios de ofrecer disculpas

1. Si lastimas o atacas a los hermanos y hermanas que resulte en que se vuelvan negativos, debes proactivamente ofrecerles una disculpa y pedirles su perdón;

2. Ofrecer disculpas debe ser con principios; nunca ofrezcas una disculpa a los anticristos, a personas malvadas o a espíritus malignos, para evitar avergonzar a Dios;

3. Tus disculpas a los demás deben ser genuinas. No debes ser falso ni decir unas cuantas palabras superficiales, los debes hacer percibir tu sinceridad;

4. Debes reconocer tu corrupción de acuerdo a las palabras de Dios y analizar minuciosamente tu propia naturaleza satánica para la otra persona, para que ella pueda obtener beneficio y edificación.

47. Los principios de negarse a sí mismo y de abandonar la carne

1. Debes afirmar las palabras de Dios como la verdad y saber que sólo debido a que toda la humanidad corrupta posee naturalezas satánicas, es la razón por la cual tiene arrogancia, prepotencia y desafío a Dios;

2. Cuanto más se crea que algo es imposible y cuanto más esté en desacuerdo con las nociones e imaginación de las personas, más debes buscar la verdad, negarte a ti mismo y obedecer a Dios;

3. Al buscar la verdad debes llegar a un conocimiento de la verdad de tu propia corrupción y de la esencia de tu naturaleza, ser capaz de negarte a ti mismo y abandonar la carne y nunca más creer en ti mismo;

4. Debes buscar la verdad en todas las cosas y abandonar tus aseveraciones y opiniones. Sólo al abandonar la carne y practicar la verdad podrás vivir una verdadera semejanza humana.

48. Los principios de abandonarse y maldecirse

1. En tu entendimiento de la verdad, debes conocer la esencia de tu propia naturaleza satánica. Sólo al conocerte verdaderamente puedes abandonarte y maldecirte.

2. Sólo al conocer realmente a Dios puedes odiar de verdad a Satanás. Es mejor maldecirte que quejarte ante Dios y debes mantenerte firme en el testimonio para satisfacer a Dios;

3. Al odiar realmente al gran dragón rojo, entonces te puedes odiar y maldecir y luego serás capaz de abandonar al gran dragón rojo y de entregar todo para llevar a cabo la voluntad de Dios;

4. Maldecir la carne es, de hecho, maldecir a Satanás. Si no practicas la verdad ni amas a Dios, entonces debes ser maldecido, y esta es la ley del Cielo y un principio de la tierra.

49. Los principios de practicar amar y satisfacer a Dios

1. Dar tu corazón completamente a Dios y pedir a Dios que se haga cargo de ti. Ser capaz de tratar como urgente lo que Dios trata como urgente y pensar como Dios piensa con el fin de ser de un mismo sentir con Dios;

2. Tomra las comisiones de Dios como tu responsabilidad y tomar el obedecer las orquestaciones y arreglos de Dios como tu vocación caída del cielo, a fin de cumplir con el deber de un ser creado;

3. Amar lo que Dios ama y odiar lo que Dios odia, odiar el mal como tu enemigo y hacer tu máximo esfuerzo por defender la obra de Dios y por proteger los intereses del pueblo escogido de Dios;

4. Considerar obtener a Cristo como lo más precioso, considerar amar a Dios y servir a Dios como el deber más glorioso y estar dispuesto a dedicar toda tu vida a llevar a cabo la voluntad de Dios.

50. Los principios de depender de Dios y recurrir a Dios en todas las cosas

1. Debes tener absoluta confianza en la omnipotencia y soberanía de Dios sobre todas las cosas y debes saber que Cristo es la verdad, el camino y la vida. Este es un principio fundamental;

2. En tu corazón debes magnificar a Dios, sólo Dios debe tener un lugar en tu corazón, y no puedes adorar ni seguir a ningún otro. Sólo debes depender de Dios y recurrir a Él y vivir de acuerdo a las palabras de Dios;

3. Debes buscar la voluntad de Dios en todas las cosas y recurrir a la iluminación, esclarecimiento y guía del Espíritu Santo. Sólo debes obedecer la verdad y desempeñar tu deber correctamente de acuerdo a las palabras de Dios;

4. En todas las cosas, debes tener una verdadera comunicación con Dios. Durante diferentes pruebas es aún más necesario orar a Dios, recurrir a Dios y depender de las palabras y verdades de Dios para mantenerte firme en tu testimonio.

51. Los principios de buscar captar la voluntad de Dios

1. Debes buscar y entender la voluntad de Dios de acuerdo a las palabras de Dios y sobre la base de los requisitos de Dios para el hombre, para llegar a un entendimiento de la verdad y para practicar la verdad;

2. Buscar la verdad para contrarrestar las nociones y los malentendidos que las personas tienen de Dios, reconocer lo absurdo y ridículo de las personas, para llegar a un entendimiento de la verdad y para obedecer a Dios;

3. Durante las pruebas y refinamiento, buscar entender la voluntad y los requisitos de Dios, para practicar con exactitud la verdad, obedecer realmente a Dios y mantenerse firme en el testimonio;

4. Buscar entender la verdad en los asuntos que se relacionen con los principios de la verdad y con tu deber, y usar la verdad para resolver problemas.

52. Los principios de conocerse realmente

1. Debes aceptar el juicio y castigo de las palabras de Dios, para ser capaz de percatarte de la verdad de tu propia corrupción y de la esencia de tu naturaleza; sólo esto es conocerte realmente;

2. Debes aceptar ser expuesto mediante ser podado y tratado por Dios y mediante las pruebas y refinamiento de Dios, y sólo entonces realmente sabrás exactamente lo que es la humanidad corrupta;

3. Debes buscar la verdad para conocer el carácter y la esencia de Dios y sólo entonces serás capaz de reconocer tu propia apariencia fea, egoísta, degradada e insignificante;

4. Examinarte a la luz de las palabras de Dios con respecto a tus transgresiones, fracasos y caídas, para obtener conocimiento de la esencia de tu propia naturaleza satánica.

53. Los principios a ser observados con respecto al crecimiento de la vida espiritual propia

1. Te debes enfocar en comer y beber las palabras de Dios y aceptar el juicio y castigo de las palabras de Dios, con el fin de realmente conocer y obedecer la obra de Dios;

2. Debes obedecer toda la poda y trato, y las pruebas y refinamiento que provienen de Dios para entender la verdad y tener verdadero conocimiento de Dios;

3. En tus deberes, siempre debes usar la verdad para resolver tu propia corrupción y transgresiones, a fin de lograr resultados auténticos en tus deberes y de obtener la aprobación de Dios;

4. Orar a menudo a Dios y tener una auténtica relación con Dios dentro de las palabras de Dios, obtener la guía y perfección de la obra del Espíritu Santo y ser capaz de servir a Dios de acuerdo a la verdad.

54. Los principios de vencer la tentación de Satanás

1. Debes hacer tu máximo esfuerzo por buscar la verdad. Sólo si conoces realmente la obra de Dios puedes identificar las astutas maquinaciones de Satanás y vencer la tentación de Satanás;

2. Cuando la prueba y el refinamiento vengan sobre ti, debes pasar más tiempo y dedicar más esfuerzo a orar a Dios y a buscar la verdad. Cuando logres el entendimiento de la voluntad de Dios, serás capaz de identificar las maquinaciones astutas de Satanás;

3. Debes ver claramente que los verdaderos hechos de la batalla del mundo espiritual son la acusación de Satanás del pueblo escogido de Dios y la apuesta con Dios. Sólo aquellos que se mantienen firmes en su testimonio serán salvados;

4. Debes permanecer fiel a las palabras de Dios y ser resuelto en obedecer la verdad, ser leal a Dios y contraatacar las maquinaciones engañosas de Satanás; sólo entonces Satanás puede ser completamente avergonzado y derrotado.

55. Los principios de cómo abordar la persecución y adversidad del gran dragón rojo

1. Saber que la sabiduría de Dios se ejerce en base a las conspiraciones de Satanás. La persecución y la adversidad son permitidas por Dios y se hacen para perfeccionar y edificar al pueblo escogido de Dios;

2. Por medio de la persecución y adversidad, ver las intenciones de la demoniaca esencia malvada y reaccionaria del gran dragón rojo para realmente abandonar al gran dragón rojo y mantenerse firme en el testimonio de Dios;

3. Aplicar toda tu sabiduría para luchar contra Satanás, volverte hacia la justicia y no tener temor de la brutal represión, sino seguir desempeñando tus deberes fielmente y completar las comisiones de Dios;

4. Mantener verdadera fe en Dios, sin importar de qué manera el gran dragón rojo te persiga o cace. Perseverar en comer y beber las palabras de Dios, guardar el verdadero camino y seguir a Dios hasta el final.

56. Los principios de mantenerse firme en el testimonio y dar testimonio

1. Te debes enfocar en comer y beber las palabras de Dios y en conocer realmente la obra de Dios. Al buscar la verdad y entender la voluntad de Dios durante las pruebas, serás capaz de mantenerse firme en el testimonio;

2. Tener la fe de Job durante los desastres y pruebas y sin importar cuánto dolor o tormento sufras, es mejor maldecirte que quejarte contra Dios o que traicionar a Dios;

3. Ser capaz de obedecer todas las orquestaciones y arreglos de Dios durante las pruebas sin queja y, como Pedro, ser capaz de amar a Dios completamente y de obedecer a Dios hasta la muerte;

4. Sin importar de qué manera Satanás te engañe, tiente, perturbe u oprima, siempre ser capaz de ver las intenciones de sus astutas maquinaciones, ser absolutamente leal a Dios y avergonzar a Satanás.

57. Los principios de obedecer hasta la muerta durante las pruebas

1. Debes conocer la obra de Dios y tener fe en que toda adversidad y refinamiento provienen de las orquestaciones de Dios con el fin de exponer a las personas como un programa de prueba para el hombre;

2. Asumir tu postura como un ser creado. Todo lo que el hombre tiene proviene de Dios, someterte a las orquestaciones de Dios en vivir y morir y no poner condiciones ni excusas.

3. Tener la resolución de Pedro de amar a Dios, tomar el satisfacer a Dios como tu principio y ser capaz de sacrificar todo y vivir para llevar a cabo la voluntad de Dios. Es mejor morir que traicionar a Dios;

4. Sin importar de qué manera arregle Dios las cosas durante las pruebas, mientras te quede aliento debes estar dedicado a las comisiones de Dios y ser completamente fiel a Dios, incluso a costa de tu propia vida.

58. Los principios de abandonar al gran dragón rojo

1. Percatarse de la esencia reaccionaria del gran dragón rojo que salvajemente desafía y ataca a Dios y que engaña y devora al hombre. Dejar que el odio y las maldiciones por el gran dragón rojo surjan en ti;

2. Debes entregarte fielmente a Dios, dedicarte completamente a Dios y cumplir con el deber que se supone debes cumplir para avergonzar a Satanás;

3. Debes buscar la verdad y dejar que las palabras de Dios se hagan cargo y dominen en tu corazón. Purgar y desechar todo el veneno del gran dragón rojo y vivir por las palabras de Dios;

4. Aceptar las palabras de Dios como tu vida, romper definitivamente con el gran dragón rojo y no ser restringido por el gran dragón rojo en lo más mínimo, y ser completamente fiel para llevar a cabo la voluntad de Dios.

59. Los principios de satisfacer los últimos once requisitos de Dios

1. Debes buscar la verdad para ser capaz de conocer realmente la obra de Dios, la omnipotencia y sabiduría, la justicia y santidad de Dios y que Dios tiene soberanía sobre todo;

2. Debes tener un corazón temeroso de Dios, amar verdaderamente a Dios sobre todas las cosas, tener la resolución de obedecer hasta la muerte y ser testigo para satisfacer a Dios;

3. Debes tener la fe de Job; sin importar lo que Dios haga, no pongas excusas ni te quejes, sino da gracias a Dios y alaba la justicia de Dios;

4. Debes poseer conciencia y razón. No exijas ni desees nada extravagante de Dios, sino sólo pide practicar la verdad, satisfacer a Dios y mantenerte firme en el testimonio de Dios.

60. Los principios de desechar las fuerzas de la oscuridad de Satanás

1. Frecuentemente debes tener una oración y una relación con Dios auténticas, abrir completamente tu corazón a Dios y obtener la guía y perfección de la obra del Espíritu Santo;

2. Te debes enfocar en comer y beber las palabras de Dios, en buscar la verdad en todas las cosas, en ser capaz de obedecer realmente a Dios y en no ser restringido por ninguna persona, asunto o cosa en el cumplimiento de tus deberes;

3. Te debes equipar con la verdad para ser capaz de distinguir al gran dragón rojo, anticristos, falsos líderes, espíritus malignos y personas malvadas, y para que de ninguna manera seas engañado por Satanás;

4. Debes aceptar el juicio y castigo de las palabras de Dios para verdaderamente conocerte y odiarte, y para ser capaz de abandonar la carne y obedecer a Dios, y vivir por las palabras de Dios.

61. Los principios de buscar la verdad

1. Debes tomar el obtener la obra del Espíritu Santo sobre el fundamento de obedecer la obra de Dios como tu principio y sólo de esta manera tu búsqueda de la verdad será efectiva;

2. Debes establecer una relación normal con Dios, obtener la perfección de la obra del Espíritu Santo, y obedecer y seguir de cerca el liderazgo y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo;

3. Debes dedicar tu vida a Dios. Debes sufrir y pagar el precio en aras de cumplir con tu deber a tu máxima capacidad y defender la obra de Dios para que la voluntad de Dios se pueda llevar a cabo;

4. Debes caminar la senda de Pedro, hacer tu máximo esfuerzo por seguir la verdad y buscar amar a Dios, guiarte por las palabras de Dios en todas las cosas y nunca seguir a los falsos líderes ni a los anticristos.

62. Los principios de practicar la verdad

1. Debes entender la voluntad de Dios de acuerdo a las palabras de Dios y estar seguro sobre los aspectos principales de la realidad de la verdad; este principio nunca se debe violar;

2. Debes hacer tu máximo esfuerzo por defender la obra de Dios y resueltamente cumplir con tus deberes usando el principio de que es beneficioso para la entrada a la vida del pueblo escogido de Dios;

3. Debes actuar de acuerdo a la verdad y creer profundamente en el principio de desempeñar tus deberes en cualquier entorno o contexto, necesitando sólo lograr resultados y no siguiendo reglas;

4. Aquellos que siguen la verdad deben sentir que los principios que acatas en tus deberes son apropiados; asegurarte de que tu conciencia permanezca pura y no tener remordimientos.

63. Los principios de preparar buenas acciones

1. Desempeñar tu deber con gusto y alegremente y sólo con el fin de corresponder al amor de Dios, sin tratar de hacer un intercambio u obtener algo a cambio. Llevar a cabo la obra de la comisión de Dios con un corazón que ama a Dios;

2. Desempeñar lealmente todos los deberes que eres capaz de desempeñar y que debes desempeñar, asumiendo seriamente la responsabilidad, esforzándote por hacer lo mejor y no siendo superficial ni perdiendo el tiempo;

3. Al desempeñar tu deber, eres capaz de dedicar todos tus esfuerzos, pagar cualquier precio y soportar cualquier dolor, permaneciendo fiel a la comisión de Dios de principio a fin;

4. Al desempeñar tu deber, eres capaz de defender la obra de Dios. Como mínimo, eres capaz de asegurar que el trabajo de la casa de Dios no sea obstaculizado y que las vidas del pueblo escogido de Dios no sean dañadas; en este principio, esto es lo mínimo que se te pide.

64. Los principios de vivir delante de Dios

1. Debes dedicar a una auténtica oración todos los días, ser capaz de temer a Dios y de evitar el mal, ser capaz de buscar amar y obedecer verdaderamente a Dios y de adorar realmente a Dios;

2. A menudo guardar silencio ante Dios y comer y beber Sus palabras, aceptar el juicio y castigo de Dios, aceptar ser podado y tratado y enfocarte en conocerte y en cambiar tu carácter;

3. Orar a Dios y tener una auténtica relación con Él en todas las cosas y obtener la obra y guía del Espíritu Santo, a fin de entender la verdad y cumplir con tu deber;

4. Aceptar el escrutinio del Espíritu de Dios en todas las cosas, enfocarse en contemplar las palabras de Dios con un corazón devoto para entender y practicar la verdad y para vivir de acuerdo a las palabras de Dios.

65. Los principios de obtener la obra del Espíritu Santo

1. Tu corazón se debe volver a Dios y debes dedicar una auténtica oración y compartir desde tu corazón con Dios. Tu corazón debe anhelar la verdad y debes tener la resolución de buscar la verdad y entregarte a Dios;

2. Ser capaz de entregarte sinceramente a Dios y de practicar la verdad y amar sincer amente a Dios en el cumplimiento de tus deberes. Estar dispuesto a sufrir y a pagar el precio para difundir el evangelio y dar testimonio de Dios;

3. Seguir de cerca los arreglos de la obra, los sermones y enseñanza de los de arriba y mantenerse al día con la obra del Espíritu Santo. Vivir dentro de la luz de la obra presente del Espíritu Santo;

4. Debes establecer una relación normal con Dios, ser capaz de buscar la verdad y resolver cualquier concepto acerca de Dios o distanciamiento de Dios de una manera oportuna. Debes obedecer totalmente la obra de Dios.

66. Los principios de obtener la obra del Espíritu Santo para perfeccionar al hombre

1. Ser capaz de amar genuinamente la verdad, de buscar la verdad y de estar dedicado a tus deberes. Aquellos que puedan practicar la verdad y obedecer a Dios seguramente obtendrán la perfección del Espíritu Santo;

2. Ser capaz de obedecer el juicio y castigo de Dios y de someterse a ser podado y tratado. Aquellos que obedecen absolutamente la obra de Dios seguramente obtendrán la perfección del Espíritu Santo;

3. Ser capaz de dar tu corazón a Dios. Cuando oyes y entiendes la verdad, entonces puedes practicar la verdad y ser una persona honesta, y seguramente obtendrás la perfección del Espíritu Santo;

4. Cuando tu corazón sea capaz de amar sinceramente a Dios, de buscar la verdad y de caminar la senda de Pedro, y cuando te puedas entregar sinceramente a Dios, seguramente obtendrás la perfección del Espíritu Santo.

67. Los principios de amar verdaderamente a Dios

1. Ser capaz de orar frecuentemente a Dios, compartir con Dios desde tu corazón y examinarte. Dejar que Dios domine y esté a cargo en tu corazón, ser capaz de exaltar a Dios como grande y de adorar realmente a Dios;

2. Desempeñar tus deberes sin ser descuidado y sin tratar de negociar ni de pedir nada a cambio. Incluso si sirves como un perro, debes hacer tu máximo esfuerzo por montar guardia y vigilar la puerta de la familia de Dios;

3. Ser resuelto en terminar las comisiones de Dios, ser sincero en tus responsabilidades y ser meticulosamente atento. Ser capaz de satisfacer a Dios desempeñando el trabajo esencial de servir a Dios;

4. Hacer tu máximo esfuerzo por buscar la verdad, obedecer absolutamente el juicio y castigo de Dios y someterte a ser podado y tratado, solamente en aras de ser purificado y para conformarte a la voluntad de Dios;

5. Buscar ser una persona honesta, tener una auténtica relación con Dios y expulsar los conceptos, el distanciamiento y los malentendidos. Ser un confidente de Dios y obedecer a Dios completamente;

6. Ser capaz de mostrar consideración por la voluntad de Dios, tratar como urgente lo que Dios trata como urgente y pensar como Dios piensa, ser de un mismo sentir con Dios en todas las cosas y dedicar toda tu vida a llevar a cabo la voluntad de Dios;

7. Amar a Dios con todo tu corazón y con toda tu mente, practicar exaltar a Dios y dar testimonio de Dios para llevar a las personas ante Él. Convertirte en un verdadero testigo de Dios.

68. Los principios de temer a Dios

1. Te debe quedar claro que Dios escrudiña lo más íntimo del corazón del hombre y escudriña todas las cosas. Dios conoce las intenciones y los designios del hombre como la palma de Su mano; este es el conocimiento mínimo que debes tener de Dios;

2. Debes entender los decretos administrativos y mandamientos de Dios y también debes buscar la verdad para tener un verdadero conocimiento del carácter de Dios y para dar lugar a un corazón que teme a Dios;

3. Debes llevar cuidadosa cuenta de las intenciones de Dios en todas las cosas y ser capaz de orar a Dios y de buscar la verdad a menudo. Sólo permaneciendo vigilante y mostrando consideración por la voluntad de Dios, te abstendrá de desafiar a Dios;

4. Sin importar de qué manera obre Dios, si se conforma a los conceptos del hombre o no, y sin importar de qué manera el Espíritu Santo te guíe, debes tener la intención de obedecer. Si no entiendes, entonces debes buscar la verdad.

69. Los principios de confirmar la iluminación y esclarecimiento del Espíritu Santo

1. La iluminación y esclarecimiento que provienen del Espíritu Santo seguramente se conforman a las palabras de Dios y a la verdad y permiten que las personas entiendan la voluntad de Dios y entiendan la realidad de la verdad;

2. La iluminación y esclarecimiento que provienen del Espíritu Santo pueden traer a las personas un conocimiento de la obra de Dios y un conocimiento de sus propias expresiones de corrupción y defectos, así como darles la resolución para cooperar;

3. La iluminación y esclarecimiento que provienen del Espíritu Santo pueden traer a las personas un verdadero conocimiento de la obra de Dios y aumentar su conocimiento de la esencia y verdad de su propia corrupción;

4. La iluminación y esclarecimiento que provienen del Espíritu Santo pueden permitir que las personas entiendan la verdad, que tengan un conocimiento práctico de Dios y que entiendan la senda hacia la entrada a la vida con claridad.

70. Los principios de exaltar a Dios como grande

1. Debes dejar que Dios tenga el primer lugar en tu corazón y ser capaz de practicar exaltar a Dios y dar testimonio de Dios. No admires ni adores a ninguna persona u otro poder;

2. Debes buscar la voluntad de Dios en todas las cosas, tratar a todas las personas y asuntos de acuerdo a las palabras de Dios y a la verdad y permitir que las palabras de Dios se conviertan en el fundamento de la existencia humana;

3. Debes volverte hacia la justicia y resueltamente permanecer fiel a los principios de la verdad, tener un corazón que teme a Dios, hacer tu máximo esfuerzo por defender la obra de Dios y no hacer concesiones a las fuerzas de la oscuridad;

4. Debes dejar que Dios gobierne como rey en tu corazón, hacer que el satisfacer a Dios sea tu prioridad número uno en todas las cosas, abandonar la fama y fortuna, el estatus y las intenciones personales, y ser absolutamente leal a Dios.

71. Los principios de mostrar consideración por la voluntad de Dios

1. Debes entender la verdad y entender la voluntad de Dios, soportar la carga de las comisiones de Dios, tratar como urgente lo que Dios trata como urgente, pensar como Dios piensa y cooperar con Dios;

2. Entender las buenas intenciones de Dios, conocer el precio que Dios paga y la esperanza que Él tiene para el hombre, y hacer tu máximo esfuerzo por satisfacer los requisitos de Dios para no decepcionar a Dios;

3. Cumplir con todos los deberes de los que seas capaz con un corazón que ame a Dios, no dedicar pensamientos a la ganancia o pérdida personales sino trabajar sólo para corresponder al amor de Dios y consolar Su corazón;

4. Confiar en tu conciencia, ser meticuloso y responsable y hacer tu máximo esfuerzo por defender la obra de Dios. Ser capaz de volverte hacia la justicia y de luchar contra las fuerzas de Satanás en aras de asegurar la normalidad de la vida de iglesia.

72. Los principios de dejar que Dios domine en tu corazón

1. Dar tu corazón a Dios y exaltar a Dios como grande en tu corazón. Buscar el deseo de Dios en todas las cosas, practicar la verdad y cumplir con tu deber de acuerdo con los requisitos de Dios;

2. Orar frecuentemente para adorar a Dios, obtener la iluminación y esclarecimiento del Espíritu Santo, actuar obedeciendo la guía del Espíritu Santo y vivir ante Dios;

3. Hacer tu máximo esfuerzo por buscar la verdad y aceptar las palabras de Dios como tu vida, seguir los principios de la verdad en todas las cosas, obedecer completamente la autoridad de las palabras de Dios y ser un siervo de la verdad;

4. Debes conocer la obra de Dios, entender la voluntad de Dios, amar la verdad en tu corazón, ser capaz de temer a Dios y buscar convertirte en alguien que ama a Dios.

73. Los principios de consolar el corazón de Dios

1. Enfocarte en comer y beber las palabras de Dios, en entender la verdad, en practicar la verdad para entrar a la realidad de las palabras de Dios y lograr un cambio en tu carácter de vida;

2. Cumplir con tus deberes de acuerdo con los principios en los arreglos de la obra, hacer tu máximo esfuerzo por defender la obra de Dios y ser completamente leal;

3. Sin importar cuánto dolor sufras durante las pruebas y refinamiento, todo lo que deseas es ser capaz de entender la voluntad de Dios y ser testigo para satisfacer y glorificar a Dios;

4. Ser una persona honesta y entregarte sinceramente a Dios, dedicar todo tu ser a terminar las comisiones de Dios, llevar a cabo Su voluntad y vivir para Dios.

74. Los principios de practicar la verdad en todas las cosas

1. Sin importar con qué asunto te encuentres, guardar silencio ante Dios, orar a Dios y tratar de captar Su voluntad, buscar la iluminación y esclarecimiento del Espíritu Santo y obedecer la guía del Espíritu Santo;

2. Sin importar cuál sea el asunto, siempre debes buscar la verdad y los principios de práctica en las palabras de Dios. Entender y captar tanto la verdad como los principios de acción;

3. Encontrar hermanos y hermanas que tengan la obra del Espíritu Santo y que estén seguros de la verdad para comunicar y buscar la verdad, a fin de entender la voluntad de Dios y tener una senda adelante;

4. Si eres incapaz de captar con exactitud la voluntad de Dios, puedes practicar el principio de ser beneficioso para el pueblo escogido de Dios. Si después descubres un error, entonces debes rectificarlo.

75. Los principios de buscar entender la verdad

1. Debes orar más y buscar más la verdad sobre la base de las palabras de Dios, aprender a captar la voluntad de Dios en todas las cosas y obtener la iluminación y esclarecimiento del Espíritu Santo;

2. Te debes enfocar en experimentar y practicar las palabras de Dios y también debes usar las palabras de Dios para comunicar la verdad; sólo de esta manera gradualmente llegarás a entender la esencia de la verdad;

3. Durante las pruebas, debes enfocar tu concentración en buscar las verdades y los principios de cómo ser testigo, a fin de lograr un conocimiento más profundo y más práctico de la verdad;

4. Debes captar la esencia de la verdad y los detalles prácticos y determinar los principios de práctica. Sólo de esta manera puedes entender genuinamente la verdad.

76. Los principios de conocer las palabras de Dios

1. Cuando comas y bebas las palabras de Dios, debes contemplar concienzudamente las palabras de Dios con un corazón con ansias de orar y de búsqueda, y anhelar la iluminación y esclarecimiento del Espíritu Santo. Sólo de esta manera puedes gradualmente llegar a entender la verdad;

2. Cuando leas las palabras de Dios, te debes enfocar en entender la realidad de la verdad de las palabras de Dios, entender los requisitos de Dios y su importancia. Sólo de esta manera tendrás un verdadero conocimiento de las palabras de Dios;

3. Debes buscar respuestas en las palabras de Dios con el fin de entender las palabras de Dios. Sólo de esta manera te resultará fácil entender la realidad de la verdad y la importancia de su esencia;

4. Te debes enfocar en poner en práctica las palabras de Dios. Sólo al obtener la iluminación del Espíritu Santo por medio de experimentar las palabras de Dios, podrás entender la esencia e importancia de las palabras de Dios y de la verdad.

77. Los principios de obedecer las palabras de Dios y la verdad

1. Debes reconocer que todas las palabras de Dios son la verdad. Ya sea que estén de acuerdo con los conceptos del hombre o no, nunca cambiarán y no debes seleccionar cuáles aceptas y obedeces;

2. Debes practicar todas las verdades dentro de las palabras de Dios. Sin importar cuántas de las palabras de Dios entiendas, obedécelas y practícalas primero y, mediante experimentarlas, gradualmente obtendrás un claro entendimiento de ellas;

3. Debes obedecer el juicio y castigo, y la poda y trato de las palabras de Dios, a fin de obtener conocimiento de tu propia esencia corrupta y entrar en la realidad de la verdad;

4. Debes obedecer la autoridad de las palabras de Dios. Sin importar quién hable, en tanto que lo que diga se conforme a las palabras de Dios y a la verdad, entonces lo debes aceptar y obedecer; las palabras de Dios son la máxima autoridad.

78. Los principios de entrar a la realidad de las palabras de Dios

1. Enfocarse en buscar y contemplar las verdades dentro de las palabras de Dios, a fin de entender la voluntad y los requerimientos de Dios y para entender la esencia de la verdad;

2. Debes poner en práctica las verdades que entiendas y lograr un conocimiento de la verdad más exacto y más claro. Sólo entonces podrás entrar a la realidad de las palabras de Dios;

3. Debes aceptar el juicio y castigo de las palabras de Dios y reconocer genuinamente la verdad de tu propia corrupción y la esencia de tu naturaleza. Sólo entonces podrás entrar a la realidad de las palabras de Dios;

4. Debes confiar en la obra del Espíritu Santo y experimentar la perfección del juicio, castigo, tribulaciones y refinamiento de Dios. Sólo entonces podrás entrar a la realidad de las palabras de Dios;

79. Los principios de conocer la máxima salvación de Dios para el hombre

1. Mientras haya un rayo de esperanza de que las personas sean capaces de aceptar la verdad y arrepentirse verdaderamente, Dios no abandonará Su salvación para ellos;

2. Cuando las personas transgreden, mientras sean capaces de saber y arrepentirse y puedan cambiar, entonces Dios olvidará. Dios da a las personas la oportunidad de arrepentirse para que puedan obtener la salvación;

3. Durante el tiempo de la obra de la palabra de Dios, ningún hombre es castigado sin reparos. En la mayor medida posible, Dios es tolerante con las personas y les da la oportunidad de arrepentirse;

4. Dios salva a aquellos que verdaderamente creen en Dios, aborrece y maldice a los anticristos, a las personas malvadas, a los demonios inmundos y a los espíritus malignos. Aquellos que odian la verdad seguramente serán destruidos.

80. Los principios de reconocer la perfección de Dios para el hombre

1. Dios sólo perfecciona a aquellos que genuinamente aman la verdad, que buscan la verdad y que aman a Dios sinceramente. Aquellos cuyos corazones no aman a Dios nunca podrán ser perfeccionados;

2. Dios perfecciona al hombre mediante las palabras que expresan Su carácter justo, permitiendo así que las personas se conozcan a sí mismas y den lugar al verdadero arrepentimiento y al cambio dentro de Sus palabras;

3. Dios perfecciona al hombre mediante el juicio y castigo, la poda y trato, y las pruebas y refinamiento, permitiendo así que las personas conozcan a Dios y den lugar al cambio en su carácter;

4. Dios perfecciona al hombre usando al gran dragón rojo como un contraste, permitiendo así que las personas reconozcan la naturaleza satánica de la humanidad y conozcan el carácter justo, la omnipotencia y la sabiduría de Dios.

81. Los principios de caminar la senda de Pedro

1. Debes caminar la senda de buscar la verdad, que es la senda de conocerte verdaderamente para lograr el cambio de carácter y ser perfeccionado;

2. Debes enfocarte en buscar amar a Dios, ser capaz de practicar la verdad y seguir el ejemplo de Cristo en todas las cosas, y convertirte en alguien que verdaderamente ame a Dios y dé testimonio de Dios;

2. Debes enfocarte en conocer a Dios y en conocerte a ti mismo dentro de las palabras de Dios, y en entender los requisitos de Dios para el hombre, a fin de entender la verdad y entrar en la realidad;

4. Debes aceptar el juicio y castigo, las pruebas y refinamiento de Dios y conocer la justicia y santidad de Dios, a fin de finalmente ser capaz de amar a Dios completamente y ser obediente hasta la muerte.

82. Los principios de ser un líder de la iglesia

1. Debes desempeñar todo el trabajo de la iglesia en estricta concordancia con los arreglos de la obra y ser capaz de aceptar la inspección de los líderes de los niveles más altos y la supervisión del pueblo escogido de Dios;

2. Debes defender la obra de Dios y proteger al pueblo escogido de Dios de ser engañado y perturbado por anticristos, personas malvadas, espíritus malignos y todo tipo de influencias satánicas;

3. Debes servir armoniosamente en coordinación con tus compañeros de trabajo, ser leal a las comisiones de Dios en todo momento, considerar los intereses del pueblo escogido de Dios como tu prioridad y abandonar los intereses de la carne;

4. Debes guiar a todos los hermanos y hermanas que buscan la verdad a aprender a comer y beber las palabras de Dios y a experimentar la obra de Dios, y guiarlos a entrar a la realidad de la verdad.

83. Los principios de ser un diácono de la iglesia

1. Debes trabajar armoniosamente con los líderes de la iglesia y ser capaz de aceptar ser podado y tratado. Cuando tengas dificultades, darlas a conocer a tus líderes sin demora para evitar causar demoras a tu trabajo;

2. Debes enfocarte en tu entrada personal a la vida, enfocarte en buscar la verdad y en cambiar tu carácter, cumplir con tus deberes y ser leal a las comisiones de Dios;

3. Debes supervisar el trabajo de los líderes de la iglesia en concordancia con los arreglos de la obra. Si descubres que no están haciendo trabajo práctico, entonces les debes dar consejo o informar a los niveles más altos;

4. Debes defender el orden normal de la vida de iglesia. Cuando surja un asunto mediante el cual alguien esté causando confusión, debes proteger al pueblo escogido de Dios de ser engañado.

84. Los principios de ser un predicador de distrito

1. Debes regar y proveer a todos los líderes y colaboradores de la iglesia de acuerdo con los arreglos de la obra y resolver las dificultades y problemas reales y existentes de los líderes y colaboradores;

2. Debes tener una comprensión de los estados y estaturas de los líderes y colaboradores de todas las iglesias. Si descubres un líder o un colaborador falso, lo debes informar y reemplazarlo sin demora;

3. Debes cooperar con los líderes de distrito para desempeñar todo el trabajo del distrito. Debes trabajar con ellos armoniosamente y enfocarte en descubrir y cultivar a las personas que sean talentosas;

4. Debes supervisar el trabajo de los líderes de distrito en concordancia con los arreglos de la obra. Si descubres que no están haciendo trabajo práctico, entonces les debes dar consejo o informar a los niveles más altos.

85. Los principios de ser un líder de distrito o un miembro del grupo regional de toma de decisiones

1. Debes exaltar a Dios como grande y elevado, ser capaz de exaltar a Dios y dar testimonio de Dios y de concentrar tu enfoque en llevar a los líderes y colaboradores de todos los niveles dentro de la realidad de la verdad;

2. Debes trabajar en estricta concordancia con los arreglos de la obra de los de arriba. Nunca te permitas confiar en tu voluntad propia para hacer lo que te convenga y ten cuidado de los peligros de caminar la senda del anticristo;

3. Ser leal a las comisiones de Dios y desempeñar el trabajo integral de la iglesia, y enfocarse en desempeñar las dos tareas fundamentales de guiar a los líderes y colaboradores a progresar en su entrada a la vida y de difundir el evangelio;

4. Debes aprender a servir con tus compañeros de trabajo, resolver todos los problemas de acuerdo a la verdad, asegurar la vida normal de la iglesia y hacer tu máximo esfuerzo con la obra de difundir el evangelio del reino.

86. Los principios de ser un miembro de un grupo de toma de decisiones de un área pastoral

1. Debes ser leal a las comisiones de Dios, tomar el llevar a cabo la voluntad de Dios como tu vocación caída del cielo y ser capaz de aceptar el escrutinio del Espíritu Santo en todo lo que haces;

2. Debes desempeñar el trabajo integral del área pastoral en concordancia con las responsabilidades laborales del grupo de decisión del área pastoral y debes aceptar ser podado y tratado por los de arriba y aceptar su dirección;

3. Debes desempeñar el trabajo de regar con la verdad de acuerdo a las palabras de Dios y en estricta concordancia con los arreglos de la obra, y prestar atención al trabajo clave y esencial;

4. Debes hacer los ajustes adecuados en los líderes de todos los niveles. Si descubres a un compañero de trabajo que va en contra de los principios de la verdad, debes hablar con él para resolverlo sin demora y estar listo para tomar medidas drásticas contra los falsos líderes en todo momento.

87. Los principios de servir en coordinación

1. Debes desempeñar todo el trabajo de la iglesia en estricta concordancia con los arreglos de la obra, hacer tu máximo esfuerzo por cumplir con tu deber y nunca permitirte hacer lo que te convenga;

2. Debes obedecer la obra del Espíritu Santo y los principios de la verdad. No te debes adherir a la voluntad propia o ser restringido por otras personas, y no debes traicionar los principios, sino que os debéis supervisar mutuamente;

3. No buscar prevalecer sobre los demás, sino buscar y comunicar la verdad en todas las cosas para alcanzar un consenso común. Aprender el uno del otro, no quedarse atrapado en el pasado, y respetarse y obedecerse.

4. Debes defender el trabajo de la familia de Dios. Si descubres que tu compañero tiene un problema, lo debes ayudar sin demora. Si no sois capaces de cooperar juntos, entonces debes buscar de inmediato resolver el problema.

88. Los principios de regar a los recién llegados

1. Debemos proveer a los nuevos creyentes con riego y sustento adecuados en los aspectos de las visiones de la verdad para que se puedan arraigar bien en el camino verdadero lo antes posible;

2. Los recién llegados deben ser regados y apoyados con amor. Deben ser alentados, inspirados y guiados suavemente para que puedan comer y beber apropiadamente las palabras de Dios y hablar sobre la verdad;

3. Tratar sabiamente con los recién llegados y ocuparse de observar sus estados y dificultades. Resolver de manera oportuna nociones y cuestiones actualmente conservadas;

4. Hacer que los recién llegados entiendan la importancia de creer en Dios y de desempeñar su deber, y sean capaces de amar y buscar la verdad con el fin de entrar en la vía correcta de la creencia en Dios.

89. Los principios de regar y proveer al pueblo escogido de Dios

1. Debes regar y proveer al pueblo escogido de Dios sobre una base detallada paso a paso de acuerdo a los principios en los arreglos de la obra para permitirle entender la verdad y entrar en la vía correcta de la creencia en Dios;

2. Debes captar los fundamentos y usar la verdad para resolver problemas de acuerdo a la obra presente del Espíritu Santo, permitiendo así que el pueblo escogido de Dios obedezca la obra de Dios y desempeñe sus deberes;

3. Debes comunicar la esencia de la verdad de acuerdo a los estados del pueblo escogido de Dios. El requisito mínimo es no dejar que las personas se vuelvan negativas y pasivas, y que sean capaces de buscar la verdad y entrar en la realidad;

4. Debes comunicar la verdad de acuerdo a las estaturas, calibres y dificultades prácticas del pueblo escogido de Dios, variando tu estrategia de persona a persona, y sin emplear un enfoque de una “talla única”.

90. Los principios de las elecciones de la iglesia

1. Debes comunicar la verdad antes de las elecciones y debes elegir como líderes y colaboradores a aquellos que busquen la verdad, que tengan la obra del Espíritu Santo y que sinceramente se entreguen a Dios;

2. Debes practicar la verdad durante las elecciones, tratar a todos justamente y no confiar en emociones ni resentimientos privados. Debes votar imparcialmente de acuerdo a la esencia de las personas;

3. Todo el pueblo escogido de Dios dentro de la iglesia (sin incluir a los que han sido expulsados o aislados) tiene el derecho a votar y el derecho a ser elegido. Las personas en el Grupo B no tienen el derecho a ser elegidas;

4. Absolutamente nadie está autorizado a designar a un candidato. Debes asegurar que más del 80% de las personas en la iglesia asistan a la votación para que esta sea válida.

91. Los principios de vivir la vida de iglesia

1. Debes comer y beber las palabras de Dios y comunicar la verdad en concordancia con los principios prescritos por los presentes arreglos de la obra, y debes mantenerte al día con la obra del Espíritu Santo;

2. En las reuniones, debes comunicar más acerca de tu experiencia y conocimiento de las palabras de Dios y también debes comunicar los principios de práctica acerca de la verdad, a fin de tener una senda para poner la verdad en práctica;

3. Aquellos que buscan la verdad y que tienen un entendimiento preciso deben comunicar más. Es mejor que aquellos sin experiencia ni conocimiento escuchen más enseñanzas y contemplen más las palabras de Dios;

4. Debes acatar el principio de sólo comunicar lo que entiendas. No hables sin cuidado ni prediques letras y doctrinas, y no digas cosas que no tengan relación con el tema.

92. Los principios de que la iglesia sea separada en Grupo A y Grupo B

1. Debes separar a las personas en Grupo A y Grupo B de acuerdo a si buscan o no la verdad, a si tienen o no la obra del Espíritu Santo, a si su humanidad es buena o mala y a si causan o no disturbios en la iglesia;

2. Debes separar a los “10 tipos de personas” como se mencionó en los arreglos de la obra en el Grupo B, para darles la oportunidad de arrepentirse y cambiar;

3. Aquellos con problemas serios y aquellos con problemas especiales con quienes temporalmente eres incapaz de comprender o definir la esencia de sus problemas, todos ellos deben ser colocados en el Grupo B;

4. Puedes hacer ajustes en cualquier momento a cualquiera que esté en el Grupo A o el Grupo B de acuerdo al nivel en el que busque la verdad. Debes, sin embargo, obtener la aprobación de más de la mitad de la iglesia para proceder.

93. Los principios de hacer ajustes a los líderes y colaboradores

1. Hacer ajustes a los líderes y colaboradores se debe hacer de acuerdo a su esencia. Todos aquellos que vayan en contra de los arreglos de la obra, que hagan lo que les convenga y que sean de los anticristos, deben ser reemplazados;

2. Todos los falsos líderes y colaboradores que no busquen la verdad, que no tengan la obra del Espíritu Santo y que sean incapaces de hacer trabajo práctico, deben ser reemplazados y deben tener arreglos separados para ellos;

3. Debes hacer uso de las personas de acuerdo a su estatura, calibre, fortalezas, a que su humanidad sea buena o mala y al nivel al cual entiendan la verdad;

4. Los líderes y colaboradores elegidos deben ser los mejores candidatos que sean comparativamente capaces de comunicar la verdad, de resolver problemas y de hacer trabajo práctico.

94. Los principios de cultivar y usar personas

1. Debes elevar y cultivar a aquellos que sinceramente creen en Dios, que buscan la verdad, que tienen un sentido de justicia, que tienen una buena humanidad y que tienen la obra del Espíritu Santo;

2. Si las buenas personas que han sido previamente reemplazadas se arrepienten de verdad y son capaces de hacer trabajo práctico, pueden ser elegidas y nuevamente promovidas;

3. En tanto que los nuevos creyentes que sólo hayan creído por uno o dos años tengan una buena humanidad, un buen calibre y busquen la verdad, entonces pueden ser cultivados cuanto antes;

3. En cuanto a aquellos que han transgredido, que son arrogantes y vanidosos, pero que son capaces de buscar la verdad y arrepentirse realmente, mientras sean capaces de hacer trabajo práctico, entonces pueden ser elegidos y promovidos.

95. Los principios de sondear a alguien al difundir el evangelio

1. Primero debes obtener una comprensión precisa de si la humanidad de la persona es buena o mala, de si puede o no aceptar la verdad y de si tiene o no espíritus malignos trabajando en ella, y después puedes confirmar si es o no alguien a quien le puedas difundir el evangelio,

2. Mientras estés sondeando a alguien, debes entender y tener una comprensión de su calibre, sus gustos, sus talones de Aquiles y sus conceptos, con el fin de proporcionar información de antecedentes en aras de la presentación futura de testimonios;

3. Mientras estés sondeando a una persona, debes usar el método sabio para construir una buena relación con ella, obtener su confianza y causar una buena impresión. Sólo entonces tendrás la esperanza de ganarla;

4. Al sondear a las personas, debes tener un corazón amoroso y ser paciente. Nunca debes ser descuidado, sino que debes esforzarte con las personas a las que puedas difundirles el evangelio; sólo entonces ganarás personas exitosamente.

96. Los principios de difundir el evangelio y dar testimonio de Dios

1. Debes, de acuerdo a las palabras de Dios, dar un testimonio claro y esclarecedor de la obra de Dios de los últimos días. Debes disipar los conceptos e imaginaciones de las personas, quitar los obstáculos y las trabas que se interponen en su camino;

2. Debes concienzudamente analizar e investigar a todos los conversos potenciales, estableciendo propuestas factibles y esforzándote por facilitar la situación lo más eficazmente posible;

3. Debes escoger a los destinatarios correctos para el evangelio y adoptar de manera flexible una variedad de métodos inteligentes. Siempre y cuando no quebrantes la ley ni cometas un crimen, debes hacer lo que sea necesario para ganar a más personas;

4. Debes recurrir a la obra del Espíritu Santo y seguir la guía del Espíritu Santo. Debes emplear métodos flexibles y eficientes para difundir el evangelio tanto directa como espontáneamente. Donde la situación lo permita, lo puedes hacer abiertamente.

97. Los principios de hospedar al pueblo escogido de Dios

1. Debes confiar en tu amoroso corazón y ser persona de principios al hospedar al pueblo escogido de Dios, y también debes obedecer los arreglos de la iglesia. Nunca hospedes anticristos, personas malvadas ni espíritus malignos;

2. En momentos clave, debes garantizar la seguridad de los líderes, colaboradores, hermanos y hermanas; esta es una responsabilidad obligatoria;

3. Debes hacer lo que puedas de acuerdo a tu situación familiar. La familia de Dios aboga por la simplicidad y la conveniencia con respecto a las comidas, y no se permite comer ni beber en exceso. El principio es garantizar que los hermanos y hermanas puedan comer hasta saciarse;

4. Si la familia anfitriona tiene alguna dificultad, entonces la iglesia debe resolverla. Si la familia anfitriona es pobre y le resulta difícil sobrevivir, la iglesia puede pagar todos los costos de alojamiento.

98. Los principios de la ofrenda y la donación

1. A los neófitos que no entienden la verdad no se les permite hacer ofrendas. Sólo aquellos con fe verdadera que sinceramente creen en Dios pueden hacer ofrendas;

2. La ofrenda y la donación del pueblo escogido de Dios deben ser hechas mediante repetidas oraciones con total disposición, sin remordimiento ni expectativa de recompensa, con el fin de que sea conmemorado por Dios;

3. Las donaciones deben ser hechas a destinatarios selectos, hermanos y hermanas indigentes que busquen la verdad y se entreguen sinceramente a Dios;

4. El dinero y los materiales ofrecidos a Dios deben ser consignados a la custodia de la iglesia para salvaguardia. Las donaciones a individuos no tienen que ser transmitidas por la iglesia. Se pueden donar directamente.

99. Los principios de cómo abordar las ofrendas de Dios

1. El dinero y las posesiones de la familia de Dios, incluyendo todos los bienes muebles, son todas ofrendas dedicadas a Dios por el pueblo escogido de Dios. No pertenecen a ninguna iglesia ni líder;

2. Además de Dios y Su sacerdote, nadie tiene el derecho de gozar de las ofrendas de Dios. Si alguien las usa sin permiso, entonces es un Judas que roba ofrendas;

3. Las ofrendas dedicadas a Dios son arregladas, manejadas y administradas por Dios y por el hombre usado por el Espíritu Santo. Nadie puede interferir en ellas ni manejarlas arbitrariamente;

4. Cualquier pérdida causada por aquellos que cometan graves chanchullos y que roben ofrendas, debe ser recuperada y reembolsada. Si la persona se rehúsa a pagar, se puede implementar la retribución punitiva.

100. Los principios de visitar a los hermanos y hermanas

1. Todos aquellos que sinceramente crean en Dios, pero que todavía no entiendan la verdad, deben ser visitados y apoyados y debes hacer tu máximo esfuerzo por ayudarlos con un corazón amoroso;

2. Debes tener la máxima compasión y paciencia para apoyar a los nuevos creyentes. Te debes enfocar más en dar testimonio de la obra de Dios para que las personas entiendan la verdad y experimenten el amor de Dios;

3. Comunicar la verdad y resolver problemas de acuerdo a los problemas reales existentes de las personas, para que las personas conozcan la obra de Dios y sientan que tienen una senda a seguir;

4. Visitar a los hermanos y hermanas no se hace únicamente para resolver el problema de la entrada a la vida. Debes usar toda tu fuerza para ayudarlos con otros problemas, para que ellos tengan la fe para seguir a Dios.

101. Los principios de que la iglesia entregue y salvaguarde los libros de las palabras de Dios

1. Todos los libros necesarios se deben entregar prontamente a aquellos que sinceramente creen en Dios y que buscan la verdad; nadie puede violar este principio;

2. A los nuevos creyentes, con quienes todavía no queda claro si buscan o no la verdad, se les debe dar sólo el libro del evangelio, el himnario y las grabaciones de los sermones y enseñanzas de los de arriba;

3. Nadie puede confiscarle los libros de las palabras de Dios al pueblo escogido de Dios por ninguna razón (aparte de aquellos que han sido expulsados o purgados);

4. Sólo las personas con buena humanidad y corazones responsables pueden ser organizadas para salvaguardar los libros de la familia de Dios. Los custodios de libros deben ser meticulosos y responsables y asumir la responsabilidad por Dios.

102. Los principios de la salvaguardia y uso del dinero de la familia de Dios

1. Los líderes de tres niveles son directamente responsables de organizar la salvaguardia del dinero de la familia de Dios. La transferencia de ofrendas debe ser firmada por un mínimo de dos o tres líderes o colaboradores;

2. Debes ser meticuloso y responsable con la salvaguardia y uso de las ofrendas. Si se incurre en pérdida por descuido del deber, entonces será necesario hacer una investigación de la responsabilidad de las personas correspondientes;

3. El dinero se debe usar para pagar todos los costos apropiados del trabajo de la iglesia o para resolver los problemas monetarios de aquellos que cumplen con su deber. Nunca se debe usar arbitrariamente ni malversar.

4. En el momento en que surja un entorno adverso, las ofrendas deben ser transferidas o distribuidas sin demora, y de acuerdo a la situación real, a manos de varias personas con buena humanidad y que busquen la verdad, para su salvaguardia.

103. Los principios del cuidado de aquellos que desempeñan su deber de tiempo completo

1. Cada mes se proporcionan costos de vida adecuados para aquellos que desempeñan su deber en base a un nivel de vida moderado y a sus propias necesidades específicas;

2. Para las familias enteras de creyentes que desempeñen su deber de tiempo completo, se deben hacer arreglos adecuados si caen en dificultad, permitiéndoles vestirse, alimentarse y sobrevivir;

3. Para las familias en las que parte de sus miembros son creyentes y que desempeñan su deber de tiempo completo, si caen en dificultad, se les debe brindar cuidados de acuerdo a sus circunstancias, garantizando que todos aquellos que desempeñen su deber tengan un medio para sobrevivir;

4. En caso de enfermedad o accidentes, se debe proporcionar cuidado como corresponda a la situación. En circunstancias especiales, se debe realizar un informe y los asuntos se deben manejar por el equipo regional de toma de decisiones.

104. Los principios de cómo tratar a los nuevos hermanos y hermanas

1. Debes regar las verdades de la visión para los nuevos creyentes, quitar todos sus conceptos y permitirles poner los fundamentos en el camino verdadero y no retroceder;

2. No debes poner requisitos que sean demasiado altos a los nuevos creyentes. Debes abordar sus problemas y conceptos con un corazón amoroso y debes comunicar pacientemente la verdad y resolver sin demora sus problemas;

3. No debes usar reglas para restringir a las personas. Las debes regar con la verdad de acuerdo a la situación real de cada individuo, y no debes obligar a nadie a hacer lo que está más allá de su habilidad;

4. Debes ser sabio y tomar precauciones contra aquellos con una mala humanidad que son demasiado mediocres para aceptar la verdad. Nunca les debes revelar los nombres ni direcciones de los líderes o colaboradores.

105. Los principios de cómo tratar a las personas que han creído en Dios por muchos años y han sido expuestas

1. Todos aquellos que han creído por muchos años, que nunca han buscado la verdad ni cumplido con su deber, son incrédulos y falsos creyentes. Pertenecen a los gentiles y deben ser desechados;

2. Si alguien nunca ha buscado la verdad, pero es capaz de prestar servicio, entonces mientras no sea malvado ni un anticristo, entonces lo debes tratar sabiamente con un corazón amoroso y darle la oportunidad de arrepentirse;

3. Debes tratar con un corazón amoroso a aquellos que han creído en Dios por muchos años, que tienen una humanidad relativamente buena y que son capaces de prestar servicio fielmente. Usa toda tu fuerza para ayudarlos y apoyarlos a entrar a la realidad de la verdad;

4. Aquellos que nunca han sido capaces de prestar servicio, que frecuentemente hacen el mal y que desempeñan un mal papel en la iglesia, deben ser purgados o expulsados.

106. Los principios de cómo tratar a las personas con diferentes naturalezas arrogantes

1. En tanto que una persona arrogante que no sea malvada sinceramente crea en Dios, entonces debes hacer tu máximo esfuerzo por proveerla y apoyarla, y permitirle entrar en la vía correcta de la creencia en Dios;

2. Debes promover y cultivar a esas personas arrogantes con un buen calibre y una buena humanidad, que sean capaces de buscar la verdad y que posean razón. Nunca las debes atacar ni excluir;

3. Aquellos que sean sumamente arrogantes, que no tengan una pizca de razón, que sean desenfrenadamente ambiciosos, que no obedezcan a nadie y que sean de los anticristos, deben ser expulsados;

4. Aquellos que sean de los absurdos anticristos y los espíritus malignos que sean absurdos en extremo, que insistan en doctrinas absurdas, que se opongan a la verdad y que sean arrogantes y ridículos, deben ser purgados.

107. Los principios de cómo tratar a las personas que buscan la verdad y que tienen la obra del Espíritu Santo

1. Todos los que buscan la verdad y que tienen la obra del Espíritu Santo, son verdaderamente el pueblo escogido de Dios. Debes ayudar con un corazón amoroso a los que han transgredido, fallado o caído;

2. Debes cultivar y apreciar a aquellos que buscan la verdad, que tienen la obra del Espíritu Santo, que tienen un buen calibre y un sentido de justicia. Nunca permitas que nadie los ataque ni que formule cargos falsos en su contra;

3. La iglesia debe considerar a las personas que busquen la verdad y que tengan la obra del Espíritu Santo como su núcleo, enfocarse en regarlas y cultivarlas y permitirles tener oportunidades para ejercer sus deberes;

4. La iglesia debe cultivar a aquellos con una buena humanidad, un buen calibre, que busquen la verdad y que tengan la obra del Espíritu Santo, y el pueblo escogido de Dios debe apreciarlos y protegerlos.

108. Los principios de cómo tratar a los líderes y colaboradores

1. El pueblo escogido de Dios debe exaltar a Dios como grande y no admirar ni adorar a ningún líder o colaborador. Debe obedecer a Dios y obedecer la verdad en todas las cosas y no ser restringido por ninguna persona;

2. En tanto que lo que los líderes y colaboradores digan y hagan se conforme a las palabras de Dios y a la verdad, y mientras sean capaces de exaltar a Dios y dar testimonio de Dios, entonces son aptos para el uso y los debes aceptar y obedecer;

3. Si las acciones de los líderes y colaboradores no se conforman a la verdad, entonces te debes adherir a los principios y a la verdad y no ser restringido por el líder o colaborador. Hablarles con un corazón amoroso y permitirles arrepentirse.

4. Si un líder o colaborador se involucra en una mala conducta, va en contra de los arreglos de la obra y hace lo que le place, entonces debe ser expuesto, despedido o reportado a los niveles más altos.

109. Los principios de apoyar y cooperar con el trabajo de los líderes y colaboradores

1. En tanto que los líderes y colaboradores puedan hacer su trabajo en base a los arreglos de la obra de los de arriba y usar la verdad para resolver problemas, se los debe aceptar y obedecer;

2. Cuando los líderes y colaboradores se encuentren con dificultades en su trabajo, el pueblo escogido de Dios debe proporcionar apoyo y cooperación y salvaguardar la obra de la casa de Dios con un solo corazón y un mismo espíritu;

3. Si los líderes y colaboradores van en contra de los arreglos de la obra y trabajan de acuerdo a sus propias intenciones, debe haber discernimiento y no se debe seguir adelante neciamente. Deben ser cambiados mediante la enseñanza con amor;

4. Si los líderes o colaboradores son atacados o rodeados por personas perversas, el pueblo escogido de Dios debe estar del lado de Dios. Tiene la responsabilidad de proteger bien a los líderes y colaboradores.

110. Los principios de cómo tratar a los líderes y colaboradores que transgreden

1. Debes tratar correctamente a los líderes y colaboradores que buscan la verdad pero transgreden, y ayudarlos con un corazón amoroso. No los debes atacar ni condenar ni formular cargos falsos en su contra.

2. Si un líder o colaborador va en contra de los arreglos de la obra y trabaja según su propia voluntad, entonces puedes hablar la verdad con él o podarlo y tratarlo para darle la oportunidad de arrepentirse;

3. Debes ayudar y apoyar con un corazón amoroso a los líderes y colaboradores que tengan una buena humanidad, un buen calibre y una experiencia superficial, que pueden haber transgredido, pero a quienes vale la pena cultivar;

4. Los líderes y colaboradores que hayan cometido graves transgresiones que hayan causado fuertes pérdidas a la obra o a la propiedad de la familia de Dios, deben ser reemplazados, a menos que de verdad se arrepientan.

111. Los principios de cómo tratar a los falsos líderes y colaboradores

1. Los falsos líderes y colaboradores que tengan una humanidad mala, que no busquen la verdad y que sean capaces de hacer el mal, deben ser reemplazados, vetados y eliminados;

2. Los malvados anticristos demonios que cometan toda clase de mal, que provoquen la indignación de todos y que participen en establecer sus propios reinos, deben ser expuestos, analizados y después expulsados;

3. Otros deberes se pueden arreglar para aquellos que tengan una humanidad relativamente buena, que tengan una experiencia de vida superficial y que hayan perdido la obra del Espíritu Santo porque no buscan la verdad, y deben ser tratados con un corazón amoroso;

4. Los falsos líderes y colaboradores con humanidad relativamente buena, que hayan sido reemplazados pero que después se arrepientan de verdad y sean capaces de hacer trabajo práctico, pueden nuevamente ser elegidos, promovidos y usados.

112. Los principios de reportar a los líderes y colaboradores

1. Se debe determinar que el Espíritu Santo de ninguna manera está obrando. Se debe obtener la corroboración y el apoyo de varias personas que entiendan la verdad. Entonces se puede seguir el debido proceso para reportarlos;

2. Si se descubre que un líder o colaborador ha violado seriamente los arreglos de la obra, cometido el mal o reprimido al pueblo escogido de Dios, debe ser denunciado y expuesto;

3. A un líder o colaborador que tenga transgresión o que muestre corrupción, se le debe prestar ayuda con amor. Si rechaza aceptar la verdad, entonces puede ser denunciado, expuesto y reemplazado;

4. Si un líder o colaborador comete mucho mal, revelando su verdadera naturaleza, y se revela que es una persona perversa o un anticristo, debe ser denunciado, expuesto, despedido y expulsado.

113. Los principios de los líderes y colaboradores que renuncian a sus puestos

1. Todos los falsos líderes y colaboradores que no busquen la verdad, que no puedan hacer trabajo práctico y que hace mucho tiempo han perdido la obra del Espíritu Santo, deben renunciar;

2. Todos aquellos que se nieguen a distribuir o implementar los arreglos de la obra, los sermones o enseñanzas, y que impidan que el pueblo escogido de Dios acepte el liderazgo y pastoreo de los de arriba, deben renunciar,

3. Todos aquellos que vayan en contra de los arreglos de la obra, que hagan lo que les place y que incurran en grandes pérdidas y desastres a la obra de la familia de Dios y al pueblo escogido de Dios, deben renunciar;

4. Si un líder o colaborador transgrede o hace el mal, pero es capaz de arrepentirse sinceramente y garantizar que trabajará bien en lo sucesivo después de sufrir ser podado y tratado, entonces puede dársele una prórroga para renunciar.

114. Los principios de despedir a los líderes y colaboradores de sus puestos

1. Primero debes terminar el trabajo de investigación y debe haber suficiente evidencia fáctica para definir con precisión a alguien como líder falso, antes de despedirlo de su puesto;

2. Debes sondear la opinión popular y sólo cuando la mayoría del pueblo escogido de Dios que entiende la verdad apruebe que la persona es un falso líder o colaborador, lo puedes despedir de su puesto;

3. Bajo la premisa de garantizar la seguridad y garantizar que la vida de la iglesia no se perturbe, debes tomar acciones inmediatas en contra de los falsos líderes y anticristos, y nunca procrastinar;

4. Puedes hacer causa común con otros varios que sean genuinamente el pueblo escogido de Dios y dos o tres líderes y colaboradores para despedir de sus puestos a los falsos líderes y anticristos que hacen todo tipo de mal.

115. Los principios de discernir si uno tiene o no la obra del Espíritu Santo

Que alguien tenga o no la obra del Espíritu Santo depende de:

1. Si es o no capaz de aceptar el juicio y castigo, la poda y trato y las pruebas y refinamiento de las palabras de Dios, y si es o no verdaderamente obediente a la obra de Dios;

2. Si obtiene o no nueva luz por comer y beber las palabras de Dios, si tiene o no su conocimiento práctico de la verdad y si tiene o no un verdadero conocimiento de su propia esencia corrupta;

3. Si ve o no resultados en sus deberes, si exalta frecuentemente a Dios y da testimonio de Dios o no, y si tiene o no un corazón que teme a Dios;

4. Si su carácter de vida ha cambiado o no, si ha progresado o no con el tiempo, si sus relaciones interpersonales se vuelven cada vez más normales o no, y si puede o no tratar a los demás justamente.

116. Los principios de discernir herejías y falacias

1. Cualquier cosa que no provenga de Dios o de las palabras de Dios, siempre y cuando vaya en contra de las palabras de Dios y de la verdad, es herética y falaz;

2. Todas las ideas y teorías que niegan a Dios, que niegan las palabras de Dios y la verdad y que no pertenecen a las cosas positivas, son heréticas y falaces;

3. Todas las palabras que provienen de Satanás y de todo tipo de espíritus malignos, sin importar quién trate de hacerlas pasar, son heréticas y falaces;

4. Toda la cultura heredada, los conceptos e imaginaciones y las teorías académicas que surgen de la humanidad corrupta y que se oponen a las palabras de Dios, son heréticas y falaces.

117. Los principios de discernir todo tipo de espíritus malignos

1. Todos aquellos que están poseídos por demonios o que a menudo tienen espíritus malignos trabajando en ellos, son espíritus malignos. Todos aquellos que odian la verdad y que desenfrenadamente desafían a Dios, son espíritus malignos;

2. Todos aquellos que intentan hacerse pasar como hijos primogénitos de Dios o como ángeles, o que no dan testimonio del Dios verdadero, sino que dan testimonio de ellos mismos o que desean ser Dios, son espíritus malignos;

3. Todos aquellos que son incapaces de entender puramente las palabras de Dios, que son excepcionalmente absurdos y ridículos, que siempre malinterpretan las palabras de Dios y que propagan falacias, definitivamente son espíritus malignos;

4. Todos aquellos que niegan a Dios, que atacan a Dios, que blasfemen contra Dios, que especialmente odian la verdad y odian al hombre usado por el Espíritu Santo, son todos espíritus malignos que son las reencarnaciones de demonios malvados.

118. Los principios de discernir cuando los espíritus malignos tratan de engañar a las personas

1. Si cualquiera intenta hacerse pasar como Cristo o como un ángel, siempre está diciendo mentiras y no se conforma a las palabras de Dios en absoluto, entonces es un espíritu maligno tratando de engañar a las personas;

2. Quienquiera que se declare hijo amado de Dios, hijo primogénito, un ángel o un profeta que ha venido a hablar y obrar, que hable palabras que parezcan ciertas, pero que de hecho sean falsas, es un espíritu maligno tratando de engañar a las personas;

3. Todos aquellos cuyas habilidades de entendimiento son extraordinariamente absurdas, que siempre propagan herejías y falacias, que distorsionan los hechos y niegan la obra de Dios, son espíritus malignos tratando de engañar a las personas;

4. Todos aquellos que se enfocan en lo sobrenatural, que dicen que a menudo oyen voces y ven visiones, que pueden conocer y señalar los pecados de los demás y realizar milagros y prodigios, son espíritus malignos tratando de engañar a las personas;

119. Los principios de discernir los demonios del anticristo

1. Todos los demonios del anticristo son arrogantes y engreídos, se niegan a obedecer a nadie, no tienen un lugar para Dios en su corazón en absoluto y nunca exaltan a Dios ni dan testimonio de Dios;

2. Todos los demonios del anticristo odian la verdad, resisten la verdad, nunca se conocen a sí mismos, son especialmente arrogantes y santurrones y, además, no aceptan ni practican la verdad;

3. Los demonios del anticristo sólo luchan por poder y ganancia, siempre quieren engañar, engatusar y controlar a las personas para establecer su propio reino independiente y les gusta relacionarse con personas perversas y espíritus malignos;

4. Todos los demonios del anticristo tienen un odio muy arraigado por el hombre usado por el Espíritu Santo y adoptan todo tipo de argumentos y calumnias para atacar y condenar, mientras maquinan reemplazarlo.

120. Los principios de discernir toda clase de personas malvadas

1. Las personas malvadas odian especialmente la verdad, nunca aceptan la verdad ni aceptan el juicio y castigo de Dios, y mucho menos aceptan ser podadas y tratadas;

2. Las personas malvadas son poco razonables, son expertas en decir que lo negro es blanco y en distorsionar los hechos, les gusta subyugar y dañar a los demás y utilizarán medios inescrupulosos para lograr sus objetivos;

3. Las personas malvadas no tienen una pizca de conciencia ni razón y son totalmente insensibles sin importar cuánto mal hagan o hasta qué punto dañen a otros; son como animales de sangre fría;

4. Todas las personas malvadas definitivamente no tienen amor por la verdad, sino que sólo aman el mal. No pueden evitar hacer el mal e incluso si parecen estar comiendo y bebiendo las palabras de Dios, sólo lo hacen para impresionar.

121. Los principios de distinguir el trigo de la cizaña

Que alguien sea trigo o cizaña depende de:

1. Si tiene o no fe verdadera en Dios, si acepta verdaderamente el juicio y castigo de Dios y si realmente obedece la obra de Dios o no;

2. Si tiene o no una oración y relación con Dios auténticas, si tiene o no un corazón que teme a Dios y si ha obtenido o no la obra del Espíritu Santo;

3. Si el corazón de alguien genuinamente ama la verdad y busca la verdad o no, si puede o no aceptar la verdad y practicar la verdad y si se puede unir o no en un esfuerzo coordinado con los hermanos y hermanas;

4. Si cumple verdaderamente con su deber o no, si puede practicar la verdad y tener buenas obras en el desempeño de su deber o no, y si es o no leal a Dios.

122. Los principios de discernir letras y doctrinas

1. Todas las letras y doctrinas surgen del análisis y las explicaciones de las palabras de Dios por parte de las personas. No son experiencia ni conocimiento verdaderos y representan los conceptos e imaginaciones del hombre;

2. Las doctrinas surgen de las mentes y del pensamiento del hombre. No son la iluminación del Espíritu Santo, no son una verdadera experiencia y no pueden conmover los corazones de las personas ni beneficiarlas;

3. Todas las letras y doctrinas son reglas y formas externas de hacer las cosas. No tienen principios de práctica ni senda y frenan a las personas de alcanzar la liberación;

4. Predicar letras y doctrinas no es dar testimonio de Dios sino, más bien, es jactarse a sí mismo. Hace que las personas admiren el calibre y los dones y no tienen absolutamente conocimiento de Dios.

123. Los principios de discernir si uno está o no en posesión de la realidad de la verdad

Que alguien esté o no en posesión de la realidad de la verdad depende de:

1. Si tiene o no un verdadero conocimiento de Dios y si puede o no percatarse de la esencia de los problemas de acuerdo a las palabras de Dios, con el objeto de usar la verdad para resolver estos problemas;

2. Si puede o no practicar la verdad y ser leal a Dios en sus deberes, si puede exaltar a Dios, dar testimonio de Dios y guiar a las personas en la realidad de la verdad o no;

3. Si verdaderamente acepta o no el juicio y castigo y la poda y trato de las palabras de Dios, y si realmente obedece y adora a Dios o no;

4. Si su opinión sobre las cosas, su perspectiva sobre la vida y sus valores se han transformado o no, si es o no una persona honesta y si ha cambiado o no su carácter de vida.

124. Los principios de discernir la esencia de la propia naturaleza

1. Determinar la esencia de la naturaleza de alguien considerando exactamente, en base a sus preferencias, en qué se enfoca al buscar y qué senda disfruta caminar;

2. Determinar la esencia de la naturaleza de alguien sobre la base de sus debilidades, sus tendones de Aquiles y lo que lo limita más severamente;

3. Determinar la esencia de la naturaleza de alguien sobre la base de su desempeño constante, el carácter que frecuentemente expresa, y qué clase de personas escoge y con las que le gusta relacionarse;

4. La esencia de la naturaleza de una persona se puede confirmar por su visión del mundo, su perspectiva sobre la vida y los valores a los que ella permanece fiel, así como por la senda que camina.

125. Los principios de distinguir entre iglesias verdaderas y falsas

Que una iglesia sea verdadera o falsa depende de:

1. Si la vida de la iglesia tiene o no la obra del Espíritu Santo, si verdaderamente comunica o no la verdad en las reuniones y si las vidas del pueblo escogido de Dios están progresando poco a poco o no;

2. Si los líderes de la iglesia aman la verdad, buscan la verdad y tienen la obra del Espíritu Santo o no, y si verdaderamente entienden la verdad y practican la verdad o no;

3. Si es la verdad la que domina en la iglesia o lo hacen las personas malvadas, si son las que buscan la verdad quienes dominan o si lo hacen las personas malvadas y las que causan disturbios;

4. Sólo donde se congregan los que genuinamente buscan la verdad y tienen la obra del Espíritu Santo, es una iglesia. Donde las personas malvadas y atolondradas se reúnen, es un sitio religioso, no una iglesia.

126. Los principios de distinguir entre buscar la verdad y tener una creencia atolondrada

Que alguien esté buscando la verdad o que tenga una creencia atolondrada depende de:

1. Si se enfoca en comer y beber las palabras de Dios, acepta el juicio y castigo de Dios y tiene una constante evolución de vida, o si maquina en contra de otras personas, causa disturbios y sale del paso día tras día;

2. Si se enfoca en entender la verdad, cumplir con su deber y entrar en la realidad, o si se enfoca en maneras externas de hacer las cosas y en el entusiasmo superficial y se niega a reconocer sus errores;

3. Si se enfoca en buscar la verdad para resolver sus problemas de corrupción cuando se encuentra con cuestiones o si es atolondrado, presta consideración a su carne y con avaricia anhela una vida de comodidad y tranquilidad;

4. Si practica la verdad y obedece a Dios en sus deberes, o si es descuidado en sus deberes, trata de engañar a Dios y se niega obstinadamente a arrepentirse.

127. Los principios de distinguir entre las cosas positivas y negativas

Que algo sea positivo o negativo depende de:

1. Si viene con la obra de Dios y surge de dentro de las palabras de Dios y de la verdad, o si proviene de Satanás y de los espíritus malignos o ha sido procesado y disfrazado por ellos;

2. Si es algo que Dios requiere que las personas busquen tener y que se conforma a las palabras de Dios y a la verdad, o si pertenece a las tendencias del mundo y es algo que las personas mundanas buscan;

3. Si edifica a las personas, las beneficia y les permite ser positivas, o si corrompe a las personas, las arruina y hace que se vuelvan negativas y perezcan;

4. Si restaura la humanidad normal de las personas y les permite obedecer a Dios y adorar a Dios, o si hace que sean degeneradas y decadentes y que caminen hacia la muerte.

128. Los principios de distinguir entre practicar la verdad y el buen comportamiento

Que alguien esté practicando la verdad o que se esté comportando bien depende de:

1. Si actúa de acuerdo a los requisitos y principios de las palabras de Dios y de acuerdo a la iluminación y esclarecimiento del Espíritu Santo, o si actúa en concordancia con sus emociones, preferencias, conceptos e imaginaciones o con sus propias experiencias;

1. Si actúa de acuerdo a la realidad de la verdad que entiende y en concordancia con los principios, o si se aferra a las reglas, hace las cosas por inercia y se enfoca en las formas externas de hacer las cosas;

3. Si posee realidad y logra resultados en su práctica de la verdad, o si arma un gran escándalo por pequeños asuntos para dar a las personas una falsa impresión;

4. Si reverencia a Dios y es leal a Dios y logra resultados auténticos en el desempeño de sus deberes, o si es descuidado en sus deberes, hace las cosas por inercia y participa en el disfraz y el engaño.

129. Los principios de distinguir entre aquellos que siguen a Dios y los que siguen al hombre

Que alguien siga a Dios o siga al hombre depende de:

1. Si ora a Dios, busca la verdad, confía en Dios y admira a Dios en todas las cosas y deja que Dios domine, o si siempre admira al hombre, hace caso y sigue al hombre;

2. Si escoge obedecer las palabras de Dios y las palabras que se conforman a la verdad, o si sólo hace caso a lo que las personas dicen, defiende al hombre en todas las cosas y está restringido por el hombre;

3. Si sólo obedece el liderazgo de Dios y del hombre usado por el Espíritu Santo, o si está restringido y controlado por los falsos líderes, anticristos y personas malvadas;

4. Si se enfoca en aceptar la verdad y obedecer la verdad de acuerdo a las palabras de Dios en todas las cosas, o si se somete al estatus, doctrinas espirituales y filosofías de vida del hombre.

130. Los principios de cómo tratar a las personas de acuerdo a su esencia

1. Siempre y cuando se confirme que alguien es una persona malvada, un espíritu maligno o un anticristo en esencia, entonces debe ser expulsado y purgado sin importar cuánto mal haya hecho;

2. Aquellos cuya esencia no es la de una persona malvada, un espíritu maligno o un anticristo, sino que es de alguien con una mala humanidad que ha transgredido, deben ser ayudados con un corazón amoroso y se les debe dar la oportunidad de arrepentirse;

3. Debes observar y esperar con respecto a aquellos con problemas especiales, de cuya esencia eres temporalmente incapaz de percatarte. Pueden ser manejados cuando puedas percatarte de su esencia y definirla;

4. No debes juzgar ni condenar a las personas de acuerdo a sus expresiones momentáneas, sino que debes determinar su esencia de acuerdo a su desempeño constante y tratar a las personas justamente dependiendo de los principios de la verdad.

131. Los principios de verificar vuestros deberes y posiciones

1. Obedecer los arreglos de la iglesia y desempeñar tu deber. Siempre y cuando la mayoría del pueblo escogido de Dios lo vea como adecuado, entonces ese es tu lugar adecuado;

2. Determinar el deber adecuado que te corresponde desempeñar en base a tu propio calibre, tus fortalezas y tu estatura real. En tanto que la mayoría de las personas lo consideren favorablemente, la posición que mantienes es adecuada;

3. Sin importar qué deber estés desempeñando, debes tener la confirmación de la obra del Espíritu Santo. En tu deber, sólo es correcto y adecuado si sientes que estás como pez en el agua y manejas los asuntos con principios;

4. Frecuentemente debes orar acerca de tu deber y obedecer los arreglos de Dios sin discusión. Desempeña tu deber bajo la guía del Espíritu Santo y cumplirás la voluntad de Dios.

132. Los principios de la admisión a la iglesia

1. La admisión a la iglesia se debe manejar en concordancia con los principios. Te debes cuidar de las personas malvadas, de los espíritus malignos y de los espías del gran dragón rojo que se infiltran en la iglesia;

2. Cualquiera que crea sinceramente en Dios, siempre y cuando su esencia no esté determinada a ser la de una persona malvada, un espíritu maligno o alguien a quien no se le pueda difundir el evangelio, puede ser admitido en la iglesia;

3. Cualquiera que haya sido aislado por haber sido reconocido por las autoridades o que haya dejado la iglesia porque no podía soportar separarse del mundo, sólo puede ser admitido de regreso en la iglesia si tiene una buena humanidad que haya sido verificada por muchos;

4. Aquellos que muestren expresiones prácticas de verdadero arrepentimiento o expiación después de haber sido expulsados, pueden ser admitidos sólo con la verificación y el acuerdo de la mayoría del pueblo escogido de Dios.

133. Los principios de aislar a las personas fuera de la iglesia

1. Aquellos que han sido arrestados y luego puestos en libertad, primero deben ser aislados de la iglesia por tres a seis meses, independientemente de las circunstancias, en caso de peligro potencial;

2. Aquellos que frecuentemente perturban e interrumpen la vida de iglesia, que no hacen caso de la disuasión y que se niegan a enmendar sus caminos después de ser podados y tratados, pueden ser aislados;

3. Los falsos líderes y colaboradores que tienen una mala humanidad, que tienen muchas transgresiones y una mala reputación, pero que no son personas malvadas, deben ser reemplazados y aislados para que se puedan examinar a sí mismos;

4. La iglesia sólo puede aislar a alguien con la aprobación de más del 80 por ciento de las personas en toda la iglesia. Esta decisión se puede levantar si la persona de verdad se arrepiente.

134. Los principios de expulsar a las personas de la iglesia

1. La iglesia debe seguir las palabras de Dios y la verdad y los principios prescritos en los arreglos de la obra para determinar que alguien no puede ser salvado, antes de tomar la decisión de expulsarlo;

2. La iglesia sólo debe implementar el procedimiento de expulsar a alguien si todo el pueblo escogido de Dios reconoce que, en esencia, esa persona pertenece a una de las cinco clases de personas que deben ser expulsadas. Nadie puede ser expulsado en base a transgresiones momentáneas;

3. La iglesia debe expulsar a las personas que pertenecen a la pandilla de un anticristo, que siguen al anticristo y que corren y trabajan duro por el anticristo y no se arrepienten;

4. Una persona sólo puede ser expulsada si los líderes y colaboradores de todos los niveles y más del 80% de los miembros de la iglesia han determinado que ella no puede ser salvada.

135. Los principios de purgar a las personas de la iglesia

1. La iglesia debe seguir las palabras de Dios, la verdad y los principios prescritos en los arreglos de la obra para determinar que alguien no puede ser salvado, antes de tomar la decisión de purgarlo;

2. La iglesia implementa los procedimientos de purga para las personas muertas que no entienden nada de la verdad y para las personas que no pueden cumplir con sus deberes y que desempeñan un mal papel en la iglesia;

3. La iglesia implementa procedimientos de purga para aquellos que, de acuerdo a sus manifestaciones, son determinados como espíritus malignos y demonios inmundos, personas malvadas, personas absurdas, personas con la cabeza hueca, personas sin tacto e impulsivas y buscapleitos;

4. La iglesia puede implementar procedimientos de purga sólo si los líderes y colaboradores de todos los niveles y más del 80% de las personas de la iglesia dan su consentimiento.

136. Los principios de cómo abordar el futuro y el destino propios

1. El destino de las personas está en manos de Dios, las personas no están a cargo de su propio destino. Obedecer la soberanía y los arreglos de Dios es la ley del Cielo y el principio de la tierra;

2. Tener fe en que todo lo que Dios hace es justo, tener fe verdadera en Dios y obedecer la soberanía y los arreglos de Dios sobre vivir y morir;

3. No estar restringido por el futuro ni el destino. Sin importar qué bendiciones obtengas o qué desgracias sufras, sólo buscar la verdad, conocer a Dios y amar a Dios es la vida más significativa;

4. Creer en Dios con todo tu corazón aunque no tengas futuro ni destino. Cumplir con el deber propio para corresponder al amor de Dios es la conciencia y razón que las personas deben tener.

137. Los principios de cómo abordar las calamidades naturales y las desgracias causadas por el hombre

1. Sin importar qué calamidad natural o desgracia causada por el hombre acontezca, debes tener fe en que Dios es justo y todopoderoso y en que todo lo que Dios hace es veraz y significativo;

2. Toda la humanidad corrupta posee naturalezas satánicas y los venenos del gran dragón rojo. Debes aceptar el juicio y castigo antes de que puedas ser purificado y debes obedecer las orquestaciones y arreglos de Dios;

3. Debes tener la fe de Job en los desastres y las pruebas. No te quejes contra Dios, no niegues a Dios y no abandones a Dios, sino manténte firme en tu testimonio de Dios;

4. Debes entender que simpatizar con el diablo Satanás es desafiar y traicionar a Dios. Incluso si Dios termina con nuestra carne y nuestras familias, aun así debemos alabar Su justicia.

138. Los principios de tratar la enfermedad

1. La humanidad ha sido profundamente corrompida por Satanás. Antes de su salvación, no es inusual que las personas se enfermen y tal enfermedad se debe enfrentar correctamente, sin queja;

2. El comienzo de la enfermedad es el amor de Dios, es el juicio, castigo y purificación del hombre por parte de Dios y la clave es si las personas son capaces de buscar la verdad y obedecer a Dios;

3. No es por casualidad que las personas sean atacadas por una grave enfermedad. Ante Dios, deben mirar dentro de sí mismas, ver si han cometido alguna transgresión, y confesar y arrepentirse ante Dios;

4. No te adhieras a ciegas a la doctrina. Basado en tu estatura y entendimiento, puedes elegir un tratamiento médico o la confianza en la fe. Pero lo que es importante es que seas purificado o no.

139. Los principios de cómo abordar la muerte

1. La vida y la muerte del hombre están en manos de Dios, todo está arreglado y predestinado por Dios y el hombre no debe tomar sus propias decisiones;

2. La carne y las almas del hombre, todas pertenecen a Dios y nunca al hombre mismo. Deben ser entregadas a las manos de Dios y tú te debes someter a las orquestaciones de Dios con respecto a vivir y morir;

3. Dios es justo y Él escudriña el íntimo corazón del hombre. Sus arreglos para todas y cada una de las personas son justos y razonables; no juzgues las cosas que no puedes entender;

4. Dios nos permite vivir cada día, por lo que debemos vivir para Dios. Necesitamos dar nuestras vidas y a nosotros nos corresponde obedecer los arreglos de Dios y ser testigo.

140. Los principios de cómo abordar el amor y el matrimonio

1. Puedes elegir de acuerdo a tu propio entendimiento; no hay reglas. Nadie tiene el derecho a interferir en este asunto, pero esto tampoco debe interferir con tu creencia en Dios o con el desempeño de tus deberes;

2. Renunciar al matrimonio en aras de buscar la verdad y cumplir con tu deber es un testimonio especial en conformidad con la voluntad de Dios; es extremadamente sabio y digno de la alabanza de Dios;

3. Si realmente no puedes vencer tu carne, entonces puedes escoger una pareja adecuada. Un requisito mínimo de tu decisión es que debe beneficiar tu vida. No debes impactar la obra auténtica de creer en Dios en aras de satisfacer tu carne;

4. Respetar el amor y el matrimonio adecuados. Múltiples matrimonios van en contra de la verdad y en contra de los principios morales. Aquellos que juegan en el matrimonio son espíritus malignos y demonios inmundos.

141. Los principios del comportamiento hacia tu esposa o esposo e hijos

1. Si tu esposa o esposo e hijos, todos creen en Dios, os debéis permitir ser gobernados por las palabras de Dios y la verdad, y abandonaros al cuidado de Cristo. Debéis aprender cómo apoyaros y obedeceros mutuamente;

2. Si tu esposa o esposo e hijos no son creyentes, pero no se oponen a tu creencia, si está de acuerdo a los principios de difundir el evangelio, a menudo debes testificar del amor de Dios y llevarlos ante Dios;

3. Debes adoptar un enfoque inteligente para las esposas, esposos o hijos que se oponen a la creencia en Dios y odian la verdad. No debes forzar a los malvados a creer en Dios y a entrar a la iglesia;

4. Para los miembros de la familia que no son creyentes, debes elegir si te quedas con ellos o los dejas, en base a si ellos apoyan tu creencia o están en contra de ella, y de acuerdo a su grado de oposición y daño.

142. Los principios de cómo abordar la educación de los hijos

1. Guiar a tus hijos a creer en Dios y adorar a Dios es una responsabilidad que les corresponde a los padres. Debes comunicar la verdad y dar testimonio del amor de Dios, permitiéndoles conocer a Dios;

2. Debes guiar a tus hijos a caminar la senda correcta de la creencia en Dios de acuerdo a las palabras de Dios y a la verdad, para que puedan entender la verdad de la corrupción de la humanidad y la importancia de la creencia en Dios;

3. Ya sea que tus hijos escojan creer en Dios o ir a la universidad, los padres sólo pueden comunicar la verdad e implementar una guía. Debes respetar las decisiones de tus hijos y nunca obligarlos;

4. Nunca debes requerir que tus hijos estén por encima de los demás o que glorifiquen a tus ancestros. La gloria auténtica es aprender algo de conocimiento práctico para entender la verdad y caminar la senda correcta en la vida.

143. Los principios de la asociación interpersonal

1. Ser de principios en tu contacto con los demás. No participar en filosofías de la vida ni en interacciones físicas, sino establecer relaciones interpersonales normales en conformidad con los principios de la verdad;

2. Debes poseer una humanidad normal, ser capaz de amarse unos a otros, ser una persona honesta y ser capaz de respetar, entender, tolerar y ejercitar la paciencia el uno con el otro;

3. Buscar ser una persona honesta. Debido a que la humanidad ha sido corrompida de una manera tan profunda, debes ser sabio y de principios al relacionarte con los demás, de una forma que sea beneficiosa para otros, para ti mismo y para la iglesia;

4. Tratar a los demás correctamente; no pensar demasiado bien de ellos ni denigrarlos. Ser capaz de tratar correctamente las imperfecciones y transgresiones de otras personas y tratar a otras personas tanto justa como imparcialmente.

144. Los principios de asociarse con el sexo opuesto

1. Debemos ver claramente la esencia de la perversa promiscuidad de los descendientes de Moab. Sólo cuando una persona busca la verdad y conoce el carácter de Dios como justicia y santidad, será capaz de mantenerse casta.

2. Se debe tener dignidad y decencia y buscar diligentemente la verdad al cumplir con el deber propio, aceptando a menudo la observación de Dios. Si surge un mal pensamiento, orar inmediatamente a Dios por protección;

3. Tanto como sea posible, evitar trabajar a solas junto con otro miembro del sexo opuesto. En el habla y la actividad ser de principios y tener un estándar de comportamiento. Ser controlado, no disoluto;

4. Un hombre prudente prevé el mal y se esconde. Si se encuentra con la tentación, mejor orar a Dios y mantenerse alejado de los miembros perversos del sexo opuesto y de los lugares problemáticos.

145. Los principios de cómo abordar las tendencias del mundo

1. Todas las tendencias del mundo tienen su origen en las fuerzas del mal de Satanás. Su esencia es algo negativo que desafía a Dios, niega a Dios y se opone a la verdad;

2. Las tendencias del mundo son, de hecho, un gigantesco contenedor de pecado y libertinaje, y debes percatarte de la oscura, malvada e inmunda verdad corrupta de las tendencias del mundo;

3. Reconocer que todas las tendencias del mundo son juegos que Satanás usa para jugar con las personas, tentando los corazones de las personas para que eviten a Dios, desafíen a Dios y provoquen su propia ruina;

4. En tu creencia en Dios debes buscar la verdad y evitar las cosas malas y no seguir las tendencias del mundo. Debes vivir en la luz de las palabras de Dios y vivir según las palabras de Dios.

146. Los principios al tratar las festividades y costumbres

1. Todas las costumbres tradicionales son trucos de Satanás para jugar con las personas. No han sido establecidas por Dios y Él odia las festividades y costumbres humanas;

2. Las personas que creen en Dios no deben hacer caso ni seguir las costumbres de la humanidad corrupta. Deben abogar por las cosas positivas y dejar que la verdad florezca;

3. Se permite la celebración correcta en las festividades, pero eso no puede interferir con llevar a cabo tu deber. Sólo hacer las cosas con las que Dios se complace es la verdadera felicidad;

4. Al desempeñar tu deber en diferentes lugares con diferentes costumbres, debes aprender a ir con la corriente y adaptarte al entorno, pero no puedes dejar que tu corazón se deje llevar por eso.

147. Los principios al tratar la cultura tradicional

1. La mayoría de la cultura tradicional proviene de Satanás o de los espíritus malignos y es la perniciosa influencia satánica que niega a Dios, es una enemiga de la verdad y es algo negativo;

2. La cultura tradicional es una atadura invisible que ata y encadena a la humanidad. Es una herramienta para que Satanás, el rey de los diablos, confunda, controle y se trague a las personas enteras;

3. La cultura tradicional hace a las personas cada vez más corruptas, depravadas, degeneradas y cada vez más alejadas de Dios. Hace que las personas se vuelvan enemigas de Dios;

4. Si disciernes y analizas minuciosamente la esencia de la cultura tradicional en base a las palabras de Dios y a la verdad, serás completamente capaz de captar su corrupción y naturaleza reaccionaria, y serás capaz de odiarla y rechazarla.

148. Los principios de cómo abordar el conocimiento práctico

1. El conocimiento práctico es beneficioso para mejorar el propio calibre y es algo que debes poseer. Lo debes abordar correctamente y aprender a dominarlo;

2. El conocimiento no es la verdad y no se puede convertir en la vida de las personas. Simplemente es una herramienta sin la cual las personas no pueden vivir; no tengas fe ciega en él ni lo adores;

3. Sólo poseyendo la verdad puedes abordar correctamente y hacer un uso racional del conocimiento. Sin la verdad y sólo con el conocimiento no te puedes liberar de la corrupción de Satanás;

4. Puedes aprender a dominar el conocimiento práctico lo suficiente, pero sólo enfocándote en buscar la verdad puedes ser salvado.

149. Los principios de cómo abordar el conocimiento y la ciencia

1. Ni el conocimiento ni la ciencia son la verdad, sino que son armas usadas por Satanás y los demonios malvados para corromper a las personas. Buscar el conocimiento y la ciencia es la senda de la destrucción;

2. Ni el conocimiento ni la ciencia pueden salvar a la humanidad. Sólo pueden corromper a las personas, hacer que las personas eviten a Dios y nieguen la verdad y causar destrucción en el hombre;

3. Cuanto más conocimiento tengan las personas, más desafían a Dios y más puede este guiar a que la perspectiva de la vida, los valores, las ideas y los puntos de vista de las personas se vuelvan más malvados, reaccionarios, absurdos y ridículos;

4. Ni el conocimiento ni la ciencia pueden resolver los problemas de la corrupción del hombre; sólo pueden acelerar la destrucción de la humanidad. Sólo la verdad puede salvar a la humanidad.

150. Los principios de cómo abordar las teorías religiosas y teológicas

1. Las teorías religiosas y teológicas son falsificaciones y copias espurias de la verdad. Todas son doctrinas que parecen verdad pero que en realidad son falsas y que hacen que las personas delimiten y desafíen a Dios;

2. Las teorías religiosas y teológicas de ninguna manera provienen de la iluminación y esclarecimiento del Espíritu Santo, sino que provienen de los conceptos, imaginaciones y razonamiento lógico del hombre; son mentiras de los defraudadores;

3. Las teorías religiosas y teológicas no son la verdad y no pueden salvar al hombre. Cuanto más busquen las personas el conocimiento teológico, más desenfrenadamente arrogantes y vanidosas se vuelven, y niegan la verdad y desafían a Dios;

4. Las teorías religiosas y teológicas son teorías vacías sumamente cautivadoras, sin una pizca de la realidad de la verdad. Debes usar la verdad para exponerlas, refutarlas y repudiarlas totalmente.

151. Los principios de cómo tratar a los personajes religiosos

1. Todos los personajes religiosos son fraudes religiosos sin conocimiento de Dios en absoluto. Son anticristos que piensan que sirven a Dios, pero que en realidad desafían a Dios; no pongas fe ciega en ellos ni los adores;

2. Los personajes religiosos no tienen la verdad ni tienen la obra del Espíritu Santo. Todos piensan que creen en Dios, pero en realidad lo desafían y la senda que caminan es la del anticristo;

3. Los personajes religiosos son los fariseos hipócritas de hoy odiados por Dios. Los debes exponer, ser capaz de discernirlos y abandonar a aquellos que obstinadamente se niegan a arrepentirse;

4. Aquellos que son capaces de aceptar la verdad, de buscar el camino verdadero y que tienen la iluminación y esclarecimiento del Espíritu Santo deben ser admitidos, tratados con un corazón amoroso y ayudados al máximo de tu capacidad.

152. Los principios de resolver conceptos e imaginaciones

1. Debes afirmar que sólo Dios es la verdad. Sin importar cuán buenos puedan ser, los conceptos e imaginaciones de las personas aún son doctrinas vacías e imprácticas que no son de beneficio para las personas;

2. Los conceptos e imaginaciones de las personas no se conforman a las palabras de Dios y son inadecuados para la esencia de la verdad. No puedes ser salvado viviendo en conceptos e imaginaciones;

3. Las palabras de Dios y la verdad son la única desgracia de los conceptos. Sólo leyendo más las palabras de Dios y buscando más la verdad serás capaz de resolver todos tus conceptos e imaginaciones;

4. Mediante seguir y buscar la verdad, alcanzarás un verdadero conocimiento de Dios y, sólo entonces, serás capaz de alcanzar la verdad, entrar en la realidad y recibir las bendiciones de Dios.

153. Los principios de escoger una senda de creencia en Dios

1. En tu creencia en Dios, debes obedecer la obra de Dios y escoger caminar la senda de Pedro de buscar la verdad y de ser perfeccionado. Nunca debes caminar la senda de Pablo, del anticristo;

2. En tu creencia en Dios, debes seguir de cerca y obedecer el liderazgo y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo. Nunca sigas a falsos líderes o anticristos al caminar la senda de desafiar a Dios;

3. En tu creencia en Dios, sólo debes seguir a Dios. Sería mejor prestar servicio a Dios que vivir dentro de las malvadas tendencias del mundo, prolongando una vida innoble y convirtiéndote en un demonio inmundo;

4. En tu creencia en Dios, debes escoger la senda correcta de acuerdo a las palabras de Dios. Sólo viviendo por las palabras de Dios y la verdad puedes ser humano. Nunca vivas por filosofías ni falacias satánicas.

154. Los principios de poseer fe verdadera

1. La fe verdadera en Dios surge de creer y conocer las palabras de Dios y se establece sobre el fundamento de entender la verdad y de conocer la obra de Dios;

2. En palabras de Dios, te debes enfocar en buscar entender la verdad para conocer la obra de Dios y producir fe y fortaleza;

3. Debes aceptar el juicio y castigo, la poda y trato y las pruebas y refinamiento de Dios para conocer el carácter justo de Dios y producir un corazón que teme a Dios;

4. Orar y buscar la verdad en todas las cosas, tener una auténtica relación con Dios y permitir que las personas tengan una gran fe en Dios, y que tengan realmente conocimiento de Él al obtener la obra del Espíritu Santo.

155. Los principios de entregarse a Dios

1. Entregarse a Dios es el deber y la responsabilidad de un ser creado, por la ley del Cielo y el principio de la tierra. Independientemente de cómo será tu fin, debes cumplir con tu deber correctamente y no te debes arrepentir;

2. Al entregarte a Dios, debes albergar intenciones correctas, no codiciar fama ni fortuna, no buscar remuneración ni ser descuidado, sino hacerlo sólo para corresponder al amor de Dios y satisfacer a Dios;

3. Si realmente te dedicas a entregarte a Dios, entonces te debes poner a la disposición de los arreglos de la familia de Dios, aprender a obedecer y someterte a las orquestaciones de Dios y no tomar decisiones personales;

4. Debes decidir cómo entregarte a Dios de acuerdo a las necesidades de la obra de la familia de Dios, a tu propia fe y estatura y a los deberes que seas capaz de desempeñar.

156. Los principios de establecer una iglesia

1. Siempre y cuando alrededor de 20 personas acepten realmente la obra de Dios y exijan vivir la vida de iglesia, entonces se puede establecer una iglesia;

2. El voto para establecer una iglesia debe estar presidido por un líder de la iglesia, un diácono del evangelio o un diácono de riego;

3. Una vez que los líderes y diáconos de la iglesia hayan sido elegidos, se debe efectuar una reunión de oración presidida por aquellos que establezcan la iglesia, se deben leer las palabras de Dios y se debe anunciar formalmente el establecimiento de la iglesia;

4. El nombre de la iglesia se puede determinar de acuerdo al nombre geográfico local. Una vez que la iglesia se haya establecido, se debe dividir en pequeños grupos de reunión, con números de personas determinados dependiendo de las circunstancias.

157. Los principios de obedecer a la iglesia

1. En tanto que las decisiones de la iglesia se conformen a las palabras de Dios, a la verdad y a los principios prescritos de los arreglos de la obra, entonces los debes aceptar y obedecer. No los debes rechazar ni desafiar.

2. En tanto que los arreglos y las decisiones beneficien la obra de la iglesia y al pueblo escogido de Dios, entonces los debes aceptar y obedecer. No los debes rechazar ni desafiar;

3. En tanto que los arreglos y las decisiones sean aprobados con el acuerdo de la mayoría del pueblo escogido de Dios, entonces los debes aceptar y obedecer. No los debes rechazar ni desafiar;

4. Obedecer a un líder o colaborador individual de ninguna manera es obedecer a la iglesia. Absolutamente ningún líder ni colaborador individual puede representar a la iglesia; el pueblo escogido de Dios debe estar claro con esto.

158. Los principios de buscar la salvación

1. Debes aceptar el juicio y castigo, la poda y trato y las pruebas y refinamiento de Dios para conocer el carácter justo de Dios;

2. Debes ser capaz de aceptar la verdad y obedecer la verdad por comer y beber las palabras de Dios, y obtener la iluminación, esclarecimiento y guía de la obra del Espíritu Santo;

3. Debes establecer una relación normal con Dios, ser absolutamente capaz de obedecer la obra de Dios, de desempeñar el deber que se supone debes cumplir y de ser leal a Dios;

4. Debes buscar la verdad y practicar la verdad en todas las cosas y vivir según las palabras de Dios, a fin de desechar la oscura influencia de Satanás y obedecer verdaderamente a Dios.

159. Los principios de buscar ser perfeccionado

1. Debes dar tu corazón a Dios, dedicarte completamente a Dios, buscar ser una persona honesta y caminar la senda de Pedro de amar a Dios;

2. Debes obedecer toda la obra de Dios. Ser capaz de aceptarla y obedecerla, sin importar cuánto de la obra de Dios no concuerde con los conceptos del hombre, y ser fiel sólo a Dios;

3. Debes buscar conocer a Dios, resolver tu distanciamiento de Dios, tus conceptos y carácter satánico, ser una persona honesta y convertirte en alguien que verdaderamente ame a Dios;

4. Debes aceptar todo tipo de pruebas y refinamiento, enfocarte en cambiar tu carácter de vida, ser absolutamente capaz de obedecer a Dios y de vivir según las palabras de Dios, y ser de un mismo sentir con Dios.

160. Los principios de someterse a las orquestaciones de Dios

1. Dios es el Creador y las personas son seres creados, por lo que se deben someter a las orquestaciones de Dios y obedecer los arreglos de Dios; esta es la racionalidad que las personas deben tener;

2. El destino del hombre está en manos de Dios. Las personas no se pueden gobernar a sí mismas, deben entregar todo al control de Dios y obedecer las orquestaciones y arreglos de Dios;

3. Tener fe en que Dios es justo y que para el hombre Él es todo amor y salvación. Sin importar cuánto las acciones de Dios no concuerden con los conceptos del hombre, siempre debes obedecer hasta la muerte y no quejarte;

4. Cuando te encuentres con pruebas y refinamiento, pon tu vida y tu muerte en manos de Dios, sólo deseas ser capaz de dar testimonio de Dios y satisfacer a Dios, y no tomar decisiones ni hacer exigencias personales.

161. Los principios de seguir la voluntad de Dios

1. Debes reconocer que seguir la voluntad de Dios es la vocación caída del cielo de los seres creados, que esto es la ley del Cielo y el principio de la tierra y que corresponde a los seres creados llevar a cabo la voluntad de Dios;

2. Debes tener un corazón que ama a Dios, ser considerado con la voluntad de Dios, hacer tu máximo esfuerzo por exaltar a Dios y dar testimonio de Dios y llevar a las personas ante Dios;

3. Debes desempeñar toda la obra que Dios comisiona en estricta concordancia con los actuales arreglos de la obra, los sermones y enseñanzas, y cumplir con tu deber;

4. Debes asumir la importante responsabilidad de la obra de difundir el evangelio, considerar las comisiones de Dios como tus propias tareas, ser fiel sólo a Dios y obedecer a Dios hasta la muerte.

162. Los principios de vivir según las palabras de Dios

1. Debes practicar y experimentar las palabras de Dios para conocer las palabras de Dios, para entender todas las verdades dentro de las palabras de Dios y para entrar completamente en la realidad de la verdad;

2. Debes buscar la verdad con cada problema, usar la verdad para resolver problemas y dejar que la verdad se convierta en la realidad de tu vida;

3. Debes ver las cosas de acuerdo a la verdad y practicar la verdad, para manejar los asuntos con principios y en conformidad con la verdad, y convertirte en alguien con verdad y humanidad;

4. Practicar orar a Dios, tener comunión con Dios y tratar de captar la voluntad de Dios en todas las cosas para conformarse a la voluntad de Dios en todas las cosas y caminar junto con Dios.

Aunque los principios de práctica de los 162 asuntos anteriores ya se han puesto en orden, sólo se puede decir que son prácticamente precisos. Los principios de práctica de algunos de los asuntos todavía no están totalmente completos y algunos asuntos aún pueden tener uno o dos principios agregados. Pero los cuatro principios confirmados para cada asunto son los más fundamentales, los más importantes. Para garantizar que practicar la verdad se haga de manera más integral, el pueblo escogido de Dios puede agregar uno o dos principios de práctica adicionales a algunos asuntos. Los principales principios fundamentales de estos 162 asuntos ya se han establecido y la familia de Dios ya ha allanado el camino para practicar la verdad. Si, en la experiencia práctica y la entrada, el pueblo escogido de Dios es capaz de entender genuinamente la esencia de la verdad, entonces será más capaz de determinar con precisión los principios de práctica completos. De esta manera, el pueblo escogido de Dios entrará plenamente a la realidad de la verdad. Una vez que los principios de práctica de estos 162 asuntos hayan sido publicados, entonces las reuniones de la iglesia pueden comenzar a comunicar las palabras de Dios relacionadas, y comunicar cada verdad y sus cuatro principios de práctica, a fin de entender la verdad con claridad y de tener una senda para practicar. Esto puede asegurar que desempeñemos nuestros deberes a la altura del estándar, que vivamos delante de Dios y nos entreguemos a Él normalmente, que seamos leales a Sus comisiones, que difundamos el evangelio, que demos testimonio de Dios y que expandamos el reino de Cristo, que llevemos a cabo la voluntad de Dios, y asegurar que desempeñemos nuestros deberes y sirvamos a Dios conforme a los principios de la verdad, con el objeto de conformarnos a la voluntad de Dios; esto es absoluto. Cuando desempeñemos nuestros deberes y resolvamos problemas en el futuro, será fácil practicar la verdad y podremos, de acuerdo a las palabras de Dios, referirnos directamente a los principios de práctica de estos 162 asuntos y comunicar la verdad. De esta manera, fácilmente entenderemos la verdad, tendremos un camino adelante y seremos capaces de entrar a la realidad de la verdad.

Si el pueblo escogido de Dios entiende y capta los principios de práctica de estos 162 asuntos, logrará grandes resultados en el desempeño de sus deberes y podrá practicar la verdad a fin de manejar los asuntos con principios. Esta sería una entrada completa en la realidad de la verdad y uno ciertamente sería bendecido por Dios. Si alguien todavía maneja los asuntos de una forma que vaya en contra de la verdad y sin principios, o si conoce los principios pero no los acata, entonces esto es cometer ofensa a sabiendas y pertenece a rechazar la verdad y resistir la verdad. Personas así, por lo tanto, ciertamente no aman la verdad y les resultará muy difícil alcanzar la salvación. La entrada en la realidad de la verdad no se logra sólo dependiendo de la vida de iglesia. Uno debe lograr un entendimiento de la verdad y entrar en la realidad en el desempeño del deber propio y obtener la alabanza de Dios. La obra de Dios ha alcanzado la etapa final de difundir el evangelio del reino. Que alguien posea o no la realidad de la verdad, depende de si puede o no practicar la verdad y estar totalmente dedicado a Dios en difundir el evangelio y dar testimonio de Dios, de si puede o no buscar la verdad para conocer a Dios y alcanzar el cambio en su carácter de vida, de si obedece verdaderamente a Dios y ama realmente a Dios en su difusión del evangelio del reino y de si puede o no dar un hermoso y rotundo testimonio. Todo el pueblo escogido de Dios debe estar claro en que difundir el evangelio del reino es la voluntad de Dios. Ahora es el momento clave cuando Dios prueba a las personas para ver si pueden o no completar la comisión de difundir el evangelio y de dar testimonio de Dios. Si las personas aún no pueden manejar los asuntos con principios al difundir el evangelio del reino, si no pueden cumplir fielmente con su deber, sino que todavía son capaces de actuar sin motivo y desenfrenadamente, entonces esto completamente las expone como que no poseen una pizca de la realidad de la verdad. Las personas así son hacedores de maldad, incrédulos y deben ser inevitablemente castigadas y eliminadas.

En esta etapa final de la obra de Dios, si alguien busca la verdad y puede alcanzar la salvación o no depende de si puede manejar o no los asuntos con principios al difundir el evangelio del reino, de si practica o no la verdad y de si realmente obedece o no a Dios. Exactamente que alguien posea o no la realidad de la verdad, ya sea bueno o malo, y exactamente qué senda camine, se revela completamente por estos asuntos prácticos. Ya sea que alguien pueda o no alcanzar la salvación y ser perfeccionado al difundir el evangelio del reino, depende de si puede o no pagar el precio al buscar la verdad y de si puede o no soportar gran sufrimiento y ser testigo en el desempeño de sus deberes. Este es el momento clave que determinará la suerte y el destino de las personas y todas las personas deben conocer el carácter justo de Dios, porque ahora es el tiempo en el que la obra de Dios está llegando a su fin y Su carácter justo será completamente revelado. Ya no habrá ninguna misericordia por parte de Dios para aquellos que nunca han buscado la verdad, porque el carácter de Dios es santo y justo. Dios detesta a aquellos que nunca han buscado la verdad y que no se arrepienten realmente, y Él odia y maldice a todos aquellos que niegan la verdad, rechazan la verdad y lo desafían. “Lo que debéis entender es esto: la obra de Dios nunca espera por nadie que no pueda avanzar al mismo paso que Dios, y el carácter justo de Dios no le muestra misericordia a ningún hombre”.

22 de septiembre del 2012

Corregido el 12 de octubre de 2016

Anterior:Los principios necesarios y los problemas que uno debe resolver para alcanzar la salvación y perfección

Siguiente:Varios problemas prácticos relacionados con la necesidad de escapar de la influencia de Satanás para alcanzar la salvación

También podría gustarte