Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Provisión para la vida: Recopilación de sermones

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

33. Uno debe conocer al Dios práctico encarnado para verdaderamente amar y servir a Dios

Dios encarnado de los últimos días vino a la tierra a hablar y a obrar, a llevar a cabo juicio, castigo, prueba y refinamiento de la humanidad corrupta con el fin de rescatar al pueblo escogido de Dios de la oscura influencia de Satanás y permitirles a las personas regresar verdaderamente a Dios, conocer y obedecer a Dios y lograr un verdadero amor y servicio para Dios, y finalmente completar y alcanzar a un grupo de personas que sean unánimes con Dios y terminar la era. Este es el verdadero significado de que Dios se encarnara para obrar en los últimos días. Es fácil que las personas crean en Dios y seguir al Dios práctico, pero no tan fácil para ellas amar verdaderamente a Dios y obedecer al Dios práctico. Así que Dios requiere que las personas busquen la verdad y tengan conocimiento del Dios práctico encarnado y así lograr un verdadero amor y obediencia hacia Dios. Un día, cuando todo el pueblo escogido de Dios pueda verdaderamente amar y adorar al Dios práctico encarnado, esto será un testimonio verdadero de la victoria de Dios sobre Satanás y la verdadera señal del logro de la gran obra de Dios porque entonces, Dios finalmente ha completado a un grupo de vencedores y alcanzado a un grupo de personas que son unánimes con Dios. Sólo entonces habrá Él alcanzado realmente la gloria. Hoy, aunque hay muchas personas que creen en Dios y siguen a Dios, hay muy pocas que realmente puedan amar y servir a Dios, lo que realmente confirma las palabras de Dios, “Muchos son llamados, pocos escogidos”. Para creer en el Dios práctico encarnado, las personas sólo necesitan ver que las palabras dichas por Dios son la verdad. Son capaces de creer cuando están seguras que es la voz de Dios. Sin embargo, para tener éxito en lograr amor verdadero y obediencia a Dios, uno debe buscar la verdad y lograr el conocimiento de Dios y experimentar muchas pruebas y refinamiento. Queda claro que convertirse en alguien que verdaderamente ama Dios por medio de la búsqueda de la verdad y el conocimiento de Dios no es un asunto sencillo. Si no puedes experimentar realmente el juicio y castigo de Dios y soportar muchas pruebas y refinamiento, entonces nunca serás perfeccionado por Dios.

Hoy todo el pueblo escogido de Dios se enfoca en buscar la verdad y lograr el conocimiento de Dios para convertirse en personas que verdaderamente aman a Dios. El Espíritu Santo de esta manera guía al pueblo escogido de Dios al mismo tiempo que emprende la obra salvando y perfeccionando personas. Muchas personas reflexionan sobre porqué no pueden amar verdaderamente a Dios, porqué están reticentes a sufrir y pagar el precio para buscar y alcanzar la verdad y porqué no pueden ser leales a Dios y obedecerlo hasta la muerte. Ahora todas pueden reconocer que esto es porque no aman la verdad por lo que son incapaces de sufrir y pagar el precio para obtener la verdad. Las personas no son capaces de obtener la verdad y un verdadero amor por Dios si no aman la verdad. Todas las personas quieren hacer un esfuerzo y cumplir con su deber para Dios a cambio de la salvación y el perfeccionamiento de Dios, pero no quieren sufrir ni pagar el precio para obtener la verdad. Aunque su fe en Dios es muy firme, después de creer en Dios por varios años, en última instancia, son incapaces de amar y obedecer verdaderamente a Dios y nunca son capaces de cumplir competentemente con su deber. Uno puede ver que no es posible cambiar el propio carácter de vida sin buscar la verdad ni lograr el verdadero amor por Dios así que, en realidad, las personas no practican la verdad ni obedecen a Dios. En cada iglesia vemos que algunas personas son incapaces de dedicarse y cumplir con su deber para Dios debido a la consideración que le dan a la carne y a su amor por una vida fácil; algunas personas tienen miedo de sufrir al cumplir con su deber así que sólo lo hacen mecánicamente y engañan a Dios; algunas personas son capaces de reprimir al pueblo escogido de Dios que se atreve a exponer sus errores y reportar problemas por su estatus, fama y fortuna; algunos líderes y obreros también son capaces de codiciar la buena suerte que trae el estatus y de tercamente tomar el camino del anticristo; algunas personas incluso pueden llegar tan lejos como traicionar a la iglesia y al pueblo escogido de Dios y servir como los cómplices y lacayos del gran dragón rojo cuando son arrestadas y perseguidas porque no pueden soportar la amenaza y la tortura del gran dragón rojo; algunas personas son siervos de Satanás: nunca buscan la verdad y siembran discordia, alejan a las personas unas de otras y forman camarillas en la iglesia, arman tanto escándalo como sea posible y no confiesan ni se arrepienten; algunas personas más bien preferirían resistir, humillar y blasfemar a Dios para satisfacer su deseo por estatus y ambición y cuando son castigadas todavía quieren lograr su propio objetivo despreciable. Estas personas que difícilmente han buscado la verdad y que a menudo hacen el mal y resisten a Dios perdieron la obra del Espíritu Santo hace mucho tiempo y si no confiesan y se arrepienten verdaderamente, serán completamente eliminadas. Queda claro que todas esas personas que no aman la verdad son personas que difícilmente practican la verdad; creen en Dios pero resisten a Dios. Son capaces de toda clase de malvados actos egoístas, despreciables y desvergonzados.

¿Por qué las personas pueden creer en el Dios práctico pero no amar al Dios práctico? Esto es porque las personas no aman la verdad y son incapaces de buscar la verdad y alcanzar la obra del Espíritu Santo. Entonces, cuando se enfrentan con la tentación y las preferencias, traicionan la verdad y a Dios. Las personas que no tienen la verdad son todas bestias egoístas, despreciables, malvadas y desvergonzadas que están llenas del carácter de Satanás. Cuando las personas creen en Dios, si no buscan la verdad nunca serán capaces de amar verdaderamente a Dios. Si las personas no pueden amar verdaderamente a Dios, entonces nunca serán capaces de obedecer verdaderamente a Dios y serán aún menos capaces de dar verdaderamente testimonio de Dios y servirlo. Lo más importante para creer en Dios y lograr la perfección es alcanzar el estándar y el resultado de poder amar y obedecer verdaderamente a Dios. Si las personas no pueden amar verdaderamente a Dios en sus corazones eso es suficiente para mostrar que su carácter de vida realmente no ha cambiado. Incluso si las personas que no pueden amar a Dios pueden practicar algunas verdades simples por fuera, su obediencia hacia Dios todavía está muy limitada y no pueden lograr absolutamente la lealtad y la obediencia hacia Dios hasta la muerte. Si las personas pueden verdaderamente amar a Dios, se pueden dedicar a Dios y arriesgar su vida para cumplir bien con su deber y ser testimonio. Sólo tales personas pueden ser un testigo tan potente y claro como Pedro, permitiendo que la voluntad de Dios se cumpla aquí en la tierra.

El estándar para que las personas crean con éxito en Dios es amar verdaderamente a Dios. Sólo aquellas que aman verdaderamente a Dios son personas que entran en la realidad de la verdad, son personas honestas que verdaderamente creen, obedecen y son leales a Dios y verdaderamente viven la semejanza del hombre. Sólo aquellas que aman verdaderamente a Dios son alabadas por Dios, dignas de vivir en la tierra y pueden cruzar el universo. ¿Por qué se dice que aquellas que no aman a Dios merecen ser condenadas? Porque si las personas no pueden amar la verdad en sus corazones entonces no son bondadosas; no tienen humanidad y no son dignas de ser llamadas hombres. La imagen real del hombre es la imagen de amar a Dios. Sólo las personas que aman a Dios son personas verdaderas que son dignas de vivir en la tierra. Todas aquellas que no puedan amar verdaderamente a Dios aman el mal pero no la verdad. Todas son egoístas y despreciables, deshonestas y astutas. No amar a Dios muestra que las personas no han vuelto sus corazones a Dios ni se han entregado a Dios. Alguien cuyo corazón no pertenece a Dios no está en armonía con Dios y aún menos es de un mismo corazón y sentir con Dios. Son miembros de la humanidad corrupta viviendo bajo el ámbito de Satanás. Esto es indudable. Por lo tanto, no es ir demasiado lejos decir que las personas que no aman a Dios merecen ser condenadas. Si las personas creen en Dios pero no pueden amar a Dios, entonces no serán salvas y tendrán aún menos probabilidad de ser perfeccionadas. Si las personas creen en Dios pero en sus corazones no tienen ningún amor en lo absoluto por Dios, entonces no son diferentes del diablo y las bestias. Si las personas verdaderamente aman la verdad, entonces pueden obedecer verdaderamente la obra de Dios. Cuando las personas han experimentado el juicio y castigo de Dios y toda clase de pruebas y refinamiento, si pueden desarrollar un corazón amante de Dios, pueden practicar la verdad y ser de un mismo corazón y sentir con Dios entonces son personas que son salvas y perfeccionadas. Cuando las personas buscan la verdad y logran un conocimiento verdadero de Dios, entonces pueden verdaderamente amar y obedecer a Dios. Independientemente de cuánto tiempo las personas hayan creído en Dios, si no pueden lograr un amor verdadero por Dios entonces todo lo que digan es sólo charla vacía. Sólo alcanzando la verdad puede uno alcanzar la vida. Si las personas entienden la verdad pero todavía son incapaces de amar verdaderamente a Dios, entonces esto es suficiente para mostrar que su carácter de vida no ha cambiado. Los cambios al carácter propio significan que el corazón propio puede amar verdaderamente a Dios y obedecer absolutamente lo que Dios dice. Nadie de la humanidad corrupta puede amar verdaderamente a Dios. Sólo las personas que experimentan la obra de Dios y logran la salvación y la perfección pueden amar a Dios. Las personas pueden predicar bien y parecenr entender la verdad, pero si no pueden amar a Dios, no importa lo bien que expliquen sus doctrinas, todo es vago y general y poco realista. Todo está determinado por si las personas pueden o no amar a Dios. Si las personas no pueden amar a Dios, entonces definitivamente no conocen a Dios y definitivamente no han obedecido a Dios en realidad, ni han sido salvas ni perfeccionadas. Este es un hecho innegable.

¿Por qué Dios dijo que la humanidad corrupta no es digna de ver a Dios? Esto se debe a que la humanidad corrupta tiene la naturaleza de Satanás y está llena del carácter de Satanás. No tiene humanidad normal en absoluto y no puede practicar la verdad ni obedecer a Dios. Por lo tanto, toda es enemiga de Dios. Si tal humanidad corrupta ve el rostro de Dios sólo puede negar y resistir a Dios y ser enemiga de Dios. Si las personas no pueden buscar y alcanzar la verdad para convertirse en personas amantes de Dios, entonces no son dignas de ver el rostro de Dios. Sólo las personas que aman a Dios tienen verdaderamente humanidad y pueden obedecer verdaderamente a Dios y son dignas de ver el rostro de Dios. Estrictamente hablando, aquellas que no pueden amar a Dios son personas que resisten a Dios. Todas son personas que no pueden estar de acuerdo con Dios. Aquellas que en sus corazones no pueden amar a Dios pueden negar y resistir a Dios y no son capaces de ser compatibles con Dios. De hecho, tampoco pueden estar de acuerdo con las personas. Así que la humanidad corrupta está llena de luchas peligrosas, sospechas y engaños mutuos, maquinaciones e intrigas unos contra otros y luchas internas despiadadas. Las personas que no tienen la verdad son sin duda sumamente egoístas y malvadas, torcidas y astutas y utilizan tácticas inescrupulosas y divisorias para lograr sus objetivos. Todas abogan por el conocimiento y el talento y compiten por fama y fortuna para sí mismas. Así que es muy difícil aceptar y obedecer la verdad y dedicarse a las causas justas. Queda claro que las personas que no tienen la verdad tampoco tienen humanidad. Son de trato muy difícil y ninguna de ellas puede estar de acuerdo con Dios y todas son enemigas de Dios. La mayoría son irracionales y son como bestias en forma humana. ¿Es digna de ver a Dios semejante humanidad corrupta? Al ver el rostro de Dios, la humanidad corrupta sólo puede resistir, herir e indignar a Dios. Si no puede buscar la verdad aún puede hacer mal e inevitablemente será maldecida por Dios. Si las personas quieren ser testigos de Dios y servirlo, primero deben ser capaces de amar a Dios con sus corazones. Para poder amar a Dios, uno debe buscar la verdad y aceptar el juicio y castigo, las pruebas y el refinamiento de Dios y lograr el verdadero conocimiento de Dios. Esta es la manera de amar a Dios. Si las personas no soportan muchas pruebas y refinamiento entonces, incluso si tienen un poco de amor por Dios, todavía está demasiado adulterado y demasiado trocado. La lealtad y la obediencia a Dios están demasiado limitadas de esta manera. Así que si uno quiere ser salvo y perfeccionado, uno debe buscar la verdad y convertirse en alguien que verdaderamente ama a Dios. Este es el objetivo de creer en Dios y el estándar para obtener la salvación y la perfección.

Todos aquellos que experimentan varios años de la obra de Dios de los últimos días pueden ver que el amor de Dios por la humanidad es tan grande y tan real, independientemente de qué tan bien conozcan a Dios. Así que todos son capaces de hacer un esfuerzo sincera y seriamente por Dios y están dispuestos a sufrir y pagar el precio para seguir y obedecer todo el juicio y castigo, las pruebas y el refinamiento de Dios. Debido a que Dios ama a la humanidad tanto, Él se ha encarnado dos veces para salvar a la humanidad corrupta. Esto revela totalmente el amor de Dios por la humanidad. En la Era de la Gracia, Dios se encarnó para servir como una ofrenda por el pecado y llevar la corrupción y el pecado de la humanidad. Dios no sólo perdonó todos los pecados del hombre sino que también sanó a los enfermos y echó fuera demonios y les dio a las personas abundante gracia para disfrutar. Todas las personas fueron bendecidas con paz y gozo y, a través de esto, el amor de Dios se manifestó abiertamente. Después, en los últimos días, Dios se encarnó otra vez para emprender la obra de juzgar, castigar, purificar y perfeccionar a las personas. Él ha soportado gran humillación y pronunciado suficientes verdades para salvar y perfeccionar a las personas y completó Su plan de gestión para salvar a la humanidad. Él también ha experimentado personalmente todo el dolor en el mundo y allanó el camino para que la humanidad sea salva y para que rompa con todo dolor y entre en un hermoso destino en su viaje de vida. De esta manera, el amor de Dios se ha revelado completamente a la humanidad y por medio de Su gran humillación y todo el sufrimiento de ser encarnado dos voces, Él dejó que la humanidad viera la salvación y la perfección de la humanidad por parte de Dios, que consta de un amor tan grande y real. El amor de Dios se manifiesta principalmente en la obra de Sus dos encarnaciones. Si Dios no se hubiera encarnado, la humanidad nunca hubiera conocido el amor de Dios. Dios sufrió y dio su vida en Sus dos encarnaciones para salvar y perfeccionar a la humanidad para que pudiera obtener un hermoso destino en su viaje de vida. Él no sólo sirvió como la ofrenda por el pecado para la salvación de la humanidad. Más importante, Él personalmente ha probado todo el sufrimiento del mundo para liberar a la humanidad de la influencia de Satanás y de la corrupción de la carne y de los lazos de la naturaleza de Satanás para que pueda obtener la salvación y la perfección. Dios ha sufrido tanto dolor y ha ofrecido todo lo que la vida tiene que ofrecer con el fin de salvar a la humanidad porque Él ama mucho a las personas. Este es el amor de Dios que debe ser reconocido por la humanidad creada y es también la base por la cual el pueblo escogido de Dios puede alcanzar el amor de Dios.

Cuando las personas buscan la verdad y son capaces de conocer verdaderamente el amor de Dios, gradualmente pueden entender y saber que todas las verdades que Dios pronunció son todo lo que Dios tiene y es y son toda la hermosura de Dios y de esta manera han descubierto más hermosura acerca de Dios. Sólo cuando las personas saben que todas las verdades que Dios pronunció son todo lo que Dios tiene y es y que forman parte de la hermosa y buena vida de Dios y son toda la hermosura de Dios, el amor por Dios de las personas cada vez se vuelve más verdadero. Por lo tanto, queda claro que las personas que son capaces de amar verdaderamente a Dios logran esto buscando la verdad. Las personas que no buscan la verdad nunca verán tanto de la hermosura de Dios y las personas que no aman la verdad no amarán verdaderamente a Dios, incluso si reconocen que Dios ama a las personas. Sólo las personas que entienden la verdad pueden ver claramente que todas las palabras y las verdades pronunciadas por Dios son la salvación, perfección y amor por la humanidad e independientemente de si las palabras son humildes o severas, discretas o agudas como una aguja, todas son la hermosura de Dios y su resultado es la salvación y perfección de las personas y así el amor y la hermosura de Dios están escondidos en cada palabra y frase de la palabra de Dios. Las personas que entienden la verdad, todas tienen una profunda experiencia de esto. Todas aquellas que aman la verdad pueden alcanzar la iluminación y la inspiración del Espíritu Santo y pueden ver la hermosura de Dios de comer y beber las palabras de Dios. En particular, después de experimentar pruebas y tribulaciones, pueden descubrir cuánto cuidado ha dedicado Dios y ver que todo lo que Dios hace es la salvación y perfección de las personas y, por lo tanto, todo con lo que las personas se enfrentan es el amor de Dios y entonces las personas desarrollan corazones verdaderamente amantes de Dios y tienen esperanza de convertirse en personas que aman a Dios. Si continúan buscando la verdad, pueden saber que Dios tiene tanta hermosura y gradualmente conocen el carácter de Dios y que el carácter justo de Dios es lo más adorable. El carácter de Dios es principalmente justo. También es compasivo y amoroso. Hay incluso más hermosura en el carácter de Dios, tal como la humildad y reconditez de Dios, el placer, la ira, la pena y el gozo de Dios, la tolerancia y la paciencia de Dios, la magnanimidad de Dios que es infinita como el mar y el cielo, la santidad de Dios, la justicia de Dios, la fidelidad de Dios, la integridad de Dios, la bondad de Dios, la omnipotencia y sabiduría de Dios; lo que Dios dice va; Su palabra se cumplirá y lo que se cumplirá será para siempre, la majestad y la ira de Dios hacia Satanás, el amor de Dios por las personas honestas y el odio por las deshonestas, el odio y la maldición de Dios por el carácter satánico de la humanidad, el odio de Dios por el mal, la sabiduría de Dios que se ejerce basada en el engaño de Satanás y la aparición de Dios al reino santo y el ocultamiento de las tierras inmundas. … Cuando las personas tienen un entendimiento real del carácter de Dios, naturalmente sabrán que la esencia de vida de Dios es la verdad, la justicia, la luz y el amor. Cuando las personas entienden que la esencia de vida de Dios es sumamente adorable, su corazón amante de Dios es perfecto y pueden gradualmente alcanzar los reinos más elevados de amar a Dios. En este momento, las personas están llenas de amor por Dios y cuando comparecen ante Dios otra vez, pueden sentir que Dios es tan grande, tan honorable y tan adorable y pueden ver que ellas mismas son tan pequeñas, tan intolerablemente sucias y mucho menos que polvo y sólo pueden postrarse ante Dios y sentirse demasiado avergonzadas como para dar la cara. Este es el efecto de conocer verdaderamente a Dios y, en este momento, ya se han convertido en alguien que verdaderamente ama a Dios.

Todos aquellos que son capaces de entender la verdad pueden ver la hermosura de Dios y cuanto más entienden la verdad, más pueden saber que la hermosura de Dios es tan grande y que todo lo que Dios tiene y es, es la verdad y la realidad y la hermosura de Dios y finalmente pueden saber que la esencia de Dios es amor y que el carácter justo de Dios es sumamente adorable. Así que al experimentar el juicio y castigo de Dios para obtener la salvación y el perfeccionamiento, estamos experimentando y gozando el amor de Dios. Aunque las personas sufren lo suficiente en el proceso de alcanzar la verdad, después de que han pasado por esto, todavía ven cuánto cuidado ha dedicado Dios y disfrutan el profundo amor y perfeccionamiento de Dios. Cuantas más pruebas y tribulaciones experimentan las personas y cuanto mayor su sufrimiento al experimentar la obra de Dios, tanto más grande, más completo, más abundante y más profundo es el amor de Dios que disfrutan. Cuando las personas obtienen todo el amor de Dios, ahí es cuando son salvas y perfeccionadas. Cuando las personas experimentan toda clase de pruebas y refinamientos, como la resurrección en la muerte, ahí es cuando son renacidas y en ese momento se convierten en personas que verdaderamente aman a Dios. Así que saber más de la hermosura de Dios es la manera de conocer a Dios y la manera de amar verdaderamente a Dios. Las personas serán capaces de amar verdaderamente a Dios y adorar verdaderamente a Dios cuando entiendan que hay tanto de la hermosura de Dios y, por lo tanto, las personas están aún más dispuestas a buscar la verdad y pueden aceptar toda verdad como vida y estar aún más ansiosas por convertirse en personas que verdaderamente aman a Dios. Cuando las personas obtienen la verdad, pueden usar la verdad para dar testimonio de Dios y servirlo y para resolver todos los problemas y abordar todo de acuerdo a la verdad. De esta manera las personas ya han sido perfeccionadas y se convierten en testigos de Dios. Esto es realmente dichoso y digno de felicitación.

¿Cómo se puede conocer la hermosura de Dios? En primer lugar, debemos entender qué es la hermosura de Dios y de qué consta. Esto es sumamente importante. Todas las personas deben pensar y tratar de comprender una verdad sumamente importante: La adoración del Señor de la creación por los seres creados está perfectamente justificada pero, ¿por qué esto es lo más significativo? ¿Dónde está el misterio en esta verdad? Dios es el Señor de la creación. Dios es el Creador de todas las cosas y el Amo de todos. El Señor del carácter de vida de la creación es sin duda sumamente adorable y digno de adoración eterna por todos los seres creados. Esto es categórico. Debido a que la humanidad es tan pequeña, como el polvo, no puede desentrañar al Señor del carácter de vida de la creación y Su omnipotencia y sabiduría. Sólo puede entender muchas verdades y desarrollar algún conocimiento verdadero de Dios de las palabras que Él pronuncia al salvar a la humanidad y, basada en este verdadero entendimiento, la humanidad creada puede abrir sus ojos lo suficiente para ver que el Señor del carácter de vida y la esencia de la creación es insondable y el grado en que Él puede ser amado es inmensurable y la humanidad nunca puede terminar de contar el amor manifestado por la salvación y el perfeccionamiento de Dios de la humanidad profundamente corrompida. Por ejemplo, en la Era de la Gracia Dios se encarnó para redimir a la humanidad y fue crucificado en la cruz como una ofrenda por el pecado. Luego Él se encarnó en los últimos días, soportó gran humillación y pronunció palabras juzgando y castigando a la humanidad corrupta y, al mismo tiempo, experimentó todo el sufrimiento del mundo. De esta manera el claro amor de Dios por la humanidad es suficiente para que las personas lo conozcan y experimenten de por vida y nunca sean capaces de terminar de contarlo. Cuando las personas entienden muchas verdades y conocen verdaderamente a Dios, son capaces de descubrir que todo lo que Dios tiene y es, es la verdad, la realidad y la hermosura de Dios, y cuando las personas experimentan muchas pruebas y refinamiento y obtienen el conocimiento de Dios, descubrirían que el carácter justo de Dios es aún más adorable y que aún hay más hermosura dentro del carácter justo de Dios, que las personas nunca experimentarán, conocerán ni terminarán de contarlo completamente durante toda la vida. Así que cuando las personas conozcan verdaderamente a Dios, tendrán alabanza y adoración sin fin para Dios y naturalmente serán capaces de amar verdaderamente a Dios por sobre todas las cosas. Esta es la verdad absoluta. Conocer a Dios realmente es tan significativo y todo lo que disfrutan las personas que verdaderamente aman a Dios son las mayores bendiciones, que exceden por mucho todo lo que las personas desean.

Para conocer el amor de Dios, uno debe conocer las tres etapas de la obra de Dios. El amor total de Dios por la humanidad se manifiesta a través de tres etapas de la obra. En las tres etapas de la obra, el amor que Dios muestra avanza y se profundiza gradualmente en el debido orden y, al final, cuando la obra de Dios termina, el amor total de Dios por la humanidad se da a conocer. En la Era de la Ley, Dios sacó a los israelitas de Egipto, lo cual fue completamente para salvar al pueblo de Israel de la influencia satánica del faraón egipcio y para llevar al pueblo de Israel a la tierra de Canaán, promulgando leyes y los Diez Mandamientos para el pueblo de Israel para permitirles ser capaces de servir y adorar a Dios de acuerdo a los requisitos de Dios y disfrutar la bendición de Dios. Israel es sólo una ubicación del proyecto piloto para la obra de Dios guiando y salvando a toda la humanidad. Por la Era de la Gracia, debido a que la obra de Dios había comenzado a difundirse completamente a toda la humanidad, el Señor Jesús encarnado hizo una ofrenda por el pecado para salvar a la humanidad, para convertirse en el evangelio más grande de la Era de la Gracia y difundirse a las naciones gentiles y el amor de Dios fue revelado públicamente a toda la humanidad. Por la Era del Reino, el amor de Dios fue completa y totalmente dado a conocer a la humanidad, haciendo que toda la humanidad viera la enormidad de la salvación de Dios. Dios regresó a la carne y soportó gran humillación para salvar, purificar y perfeccionar a la humanidad profundamente corrupta y con la mayor paciencia pronunció muchas verdades para juzgar y castigar y salvar plenamente a la humanidad como la obra de la era final. Él también personalmente experimentó todo el sufrimiento del mundo. Dios ha pagado tanto amor para salvar a la humanidad. De las tres etapas de la obra de Dios, podemos ver completamente que todo lo que Dios ha hecho por la humanidad es amar, salvar y perfeccionar. Esto permite que toda la humanidad vea que Dios es Dios para toda la humanidad y que sólo Dios puede salvar a la humanidad profundamente corrupta y traer consigo un hermoso destino final para la humanidad. Todos los seres creados deben adorar al Señor de la creación para siempre para poder obtener la alabanza y bendición de Dios.

La humanidad sólo puede lograr el verdadero conocimiento de Dios conociendo las tres etapas de Su obra. Si uno conoce las tres etapas de la obra de Dios, uno conoce todo del amor de Dios por la humanidad. Si la humanidad no experimenta ni conoce el amor de Dios de la obra de Dios, entonces la humanidad es incapaz de conocer a Dios y es muy difícil ver el amor de Dios. Todos aquellos que creen en Dios y experimentan la obra de Dios de los últimos días ya han experimentado que Dios es amor. Todas las verdades pronunciadas por Dios son la hermosura y el testimonio de Dios y las manifestaciones del amor de Dios. El pueblo escogido de Dios alcanza la salvación y la perfección a causa del amor de Dios. Todos los que saben que la esencia de Dios es el amor ya han entendido la verdad y han visto que la hermosura de Dios es tan abundante y han desarrollado corazones verdaderamente amantes de Dios. No sólo podemos ver al supremo y todopoderoso Dios caminando y viviendo entre las personas de una manera humilde y oculta, lo que es la hermosura de Dios, sino que también podemos ver a Dios soportando gran humillación y experimentando todo el sufrimiento del mundo, lo que también es la hermosura de Dios. En la obra y el discurso de Dios, la verdad está escondida en todas las partes que no concuerdan con las concepciones de las personas, lo que hace que las personas conozcan el carácter de Dios de primera mano; esta es la hermosura de Dios. Dios exige que las personas obedezcan a Dios pero nunca fuerza a las personas; Él solamente deja que las personas escojan libremente el camino y espera con la mayor paciencia que las personas despierten; esta es la hermosura de Dios. Dios no hace milagros en Su obra sino que sólo habla dentro de la humanidad normal y guía, provee y pastorea a las personas. Su obra es tan real. Esta es la hermosura de Dios. Dios encarnado usa el caparazón de un hombre ordinario y el hombre que el Espíritu Santo usa es también una persona ordinaria, no valiente, elevada ni noble en absoluto, que ambas son personas humildes y Él sólo usa palabras para dar a conocer la omnipotencia y sabiduría de Dios; esta es la hermosura de Dios. Cuando Dios juzga y castiga a la humanidad corrupta, el carácter justo que se revela no puede ser ofendido. Permite que las personas vean la majestad y la ira de Dios y hace que las personas lo reverencien; esta es la hermosura de Dios. En particular, cuando Dios está tratando y refinando a las personas y haciendo que las personas soporten mucho sufrimiento para revelar y purificar a las personas, lo que muestra es cuánto cuidado Dios ha dedicado; esta es la hermosura de Dios. Cuando Dios moviliza el servicio del gran dragón rojo y permite que toda clase de espíritus malos y anticristos confundan, interrumpan y perturben, Él usa el servicio de Satanás para perfeccionar al pueblo escogido de Dios; esta es la hermosura de Dios. Tanta hermosura se revela en la obra de Dios encarnado de los últimos días. Cuanto más entiendan las personas la verdad y conozcan la obra de Dios, más serán capaces de ver la hermosura de Dios. En particular, cuanto más experimenten las personas el juicio y castigo, las pruebas y el refinamiento y mayor el sufrimiento que soporten, más verán la hermosura de Dios. El amor de Dios ha comenzado a ser dado a conocer públicamente desde Su obra de redención en la Era de la Gracia y Su amor se revela completamente al final de Su obra de salvar a la humanidad en la Era del Reino. Después de que las personas han experimentado la obra de Dios de los últimos días, serán capaces de conocer todo el amor de Dios y de conocer y amar verdaderamente a Dios.

El proceso de Dios salvando a la humanidad es el proceso de Dios amando a las personas y también el proceso de la humanidad conociendo el amor de Dios. Todo el verdadero conocimiento de Dios que la humanidad corrupta obtiene desde el perdón de sus pecados hasta su salvación y perfección, se puede decir que está relacionado con la hermosura de Dios. De todas las palabras pronunciadas por Dios, las personas pueden ver que entre las palabras y las líneas, todo es la expresión del carácter de Dios. Las palabras de Dios están llenas de todo lo que Dios tiene y es; es toda la verdad y la realidad y esto realmente es una revelación para las personas y un banquete para los ojos. Hay tantos misterios en la vida de Dios y la esencia de vida de Dios realmente es santa, buena, amorosa y hermosa. Hace que las personas sientan admiración y gran alabanza, canten Sus alabanzas y se postren en adoración. El carácter de Dios es predominantemente justo y también tiene majestad e ira y llena a las personas con una profunda veneración. El carácter justo y santo de Dios en realidad trae a las personas tanta conmoción, salvación y perfección. Cuando las personas conocen verdaderamente el carácter de Dios, ven que la humanidad corrupta tiene tantos defectos y que la humanidad corrupta es pobre, patética e ignorante, tan intolerablemente sucia como el estiércol e insignificante. En este momento, las personas se sienten demasiado avergonzadas para dar la cara, apenadas más allá de las palabras y buenas para nada en la presencia de Dios y sólo pueden postrarse y adorar a Dios. Este es el efecto de ver que hay tanto que es adorable acerca de Dios y desarrollar un conocimiento verdadero de Dios.

Uno sólo puede conocer el amor de Dios y la hermosura de Dios buscando la verdad. De hecho, el proceso de conocer a Dios es el proceso de conocer el amor de Dios. Cuanto más profundamente las personas conozcan el amor de Dios, más profundamente conocerán a Dios. Esto se debe a que la esencia de Dios es amor y justicia. En la experiencia de vida de las personas, cuantas más verdades entiendan, más abundante será su experiencia del amor de Dios. Cuando las personas saben completamente que todo lo que Dios hace es amor, salvación y perfeccionamiento, las personas conocerán verdaderamente la obra de Dios. Y luego, sin importar lo que enfrenten que no concuerde con sus concepciones, siempre buscarán la verdad y captarán la voluntad de Dios y no desarrollarán concepciones ni malentendidos acerca de Dios otra vez. Así que, cuanto más entiendan las personas la verdad, más pueden amar y obedecer verdaderamente a Dios. Las personas que entienden la verdad pueden amar a Dios en sus corazones, cada vez desobedecerán y resistirán menos a Dios. Cuando alcancen el amor verdadero por Dios, serán completamente santas. Sólo aquellas que no conocen a Dios ni aman a Dios en lo más mínimo, juzgarán y resistirán a Dios. Todos podemos ver de la experiencia que cuando las personas creen por primera vez en Dios, porque no entienden la verdad ni conocen el amor de Dios en absoluto, a menudo desarrollan concepciones, juicios, desobediencia y resistencia a la obra de Dios. Cuando las personas experimentan la obra de Dios por varios años y obtienen un entendimiento de la verdad y son capaces de amar a Dios en sus corazones, verán que antes fueron demasiado arrogantes y soberbias e ignorantes y que todos sus pensamientos y acciones fueron desobedientes y reacios a Dios. Especialmente cuando descubren que las acciones de Dios no están de acuerdo con sus concepciones o cuando están enfrentando la poda, el trato, las pruebas y los refinamientos, aún pueden desarrollar concepciones, malentendidos e incluso quejarse de Dios y juzgarlo. Realmente están apenadas más allá de las palabras, demasiado avergonzadas para dar la cara y extremadamente arrepentidas. Las personas son completamente conquistadas por las palabras de Dios y mucho más aún por el amor de Dios. Es evidente que definitivamente hay muchos procesos desde entender la verdad y conocer el amor de Dios hasta amar a Dios y que las personas deben soportar mucho sufrimiento. Todo esto se debe a que la humanidad está tan profundamente corrompida y tiene demasiadas concepciones acerca de Dios y desobedece y resiste a Dios demasiado. Así que el proceso de que las personas conozcan el amor de Dios es el proceso de experimentar el juicio y castigo de Dios y obtener la purificación y el perfeccionamiento. Cuando las personas experimentan el juicio y castigo, las pruebas y los refinamientos y alcanzan el despertar espiritual y el entendimiento de la verdad, verán cuánto cuidado Dios ha dedicado y, en ese momento, descubrirán que Dios es tan adorable y que Dios ama a la humanidad al extremo, de todas las maneras posibles, y en particular que el destino con el que Dios provee a las personas es el más hermoso. Cuando las personas obtienen todo el amor de Dios, conocen el amor de Dios de manera más profunda y más completa y pueden amar verdaderamente a Dios y ser absolutamente obedientes a Él y alcanzar la salvación y ser perfeccionadas completamente. En ese momento, las personas sólo pueden alabar a Dios por la eternidad y adorar perpetuamente a Dios.

El camino hacia la salvación y ser perfeccionado ahora queda claro. Todos los que aman la verdad están dispuestos a buscar la verdad y convertirse en personas que aman a Dios, pero lo que más vale la reflexión y consideración de las personas es porqué no han tenido verdadero amor y obediencia a Dios después de creer en Dios y cumplir con su deber por muchos años. Hay muchas personas que tienen algún conocimiento del juicio y castigo, la poda y el trato de Dios y que experimentan algunos cambios en la forma en que ven las cosas pero tú no ves ningún cambio real en su carácter de vida. La raíz del problema es que las personas no tienen un conocimiento verdadero del Dios práctico encarnado, así que no tienen corazones temerosos de Dios. Si las personas no buscan la verdad, serán incapaces de conocer al Dios práctico y de esta manera, ¿cómo pueden amar verdaderamente al Dios práctico? Si las personas creen en Dios hasta el final pero todavía no tienen ningún conocimiento del Dios práctico ni ningún amor verdadero por Él entonces, ¿no es esto la mayor vergüenza y fracaso al creer en Dios? La búsqueda de la verdad es la búsqueda de conocer a Dios y conseguir un amor verdadero por Dios. Por lo tanto, si las personas pueden o no amar a Dios, es un estándar por el cual puedes medir si las personas tienen o no la realidad de la verdad y también el principio y el estándar para probar si las personas son o no verdaderamente obedientes a Dios. Esto es mucho más aún una señal por la cual uno puede examinar si ha habido o no algún cambio en el carácter de vida de las personas. Uno solamente necesita ver si las personas pueden o no amar verdaderamente a Dios para medir y saber completamente si las personas conocen verdaderamente a Dios o no. Las personas que no pueden amar a Dios son personas que no tienen la realidad de la verdad, personas que no han tenido ningún cambio en su carácter de vida y personas que no conocen a Dios. Este es un hecho innegable.

¿Por qué decir que si las personas no aman a Dios, entonces no tienen la realidad de la verdad? Practicar la verdad se basa en amar la verdad y en que el propio corazón sea capaz de amar a Dios. Si las personas no aman a Dios, entonces sus corazones no han regresado a Dios y no pertenecen a Dios. ¿Cómo pueden esas personas realmente practicar la verdad y obedecer a Dios? ¿Y cómo pueden lograr la compatibilidad con Dios? Con frecuencia vemos que hay muchas personas que, a pesar de creer en Dios por muchos años, no obedecen verdaderamente a Dios e incluso son capaces de hacer trampa, mentir y engañar. Participan en sofisterías y fingen para su propio beneficio y no pueden cumplir con su deber de manera competente incluso si se dedican a Dios. Están restringidas por toda clase de personas y cosas en diversos grados y no son ni leales ni obedientes al cumplir con su deber. Todas se adaptan y no están dispuestas a practicar la verdad. Tienen miedo de sufrir y ofender a los demás y rara vez muestran su lealtad y defienden los principios de la verdad con el fin de defender la obra de Dios o soportar el sufrimiento de buena gana y cumplir bien con su deber con el fin de satisfacer a Dios. Ninguna de ellas considera la verdad como un principio fundamental de la existencia humana. Todas ellas tratan con los asuntos de acuerdo a las filosofías de Satanás. ¿Cómo pueden semejantes personas cumplir con el estándar para practicar la verdad y obedecer a Dios? Especialmente en momentos críticos al cumplir con su deber, todas ellas tienen miedo de sufrir cualquier peligro, están controladas por la carne corrupta y son desleales a Dios. Incluso en momentos críticos cuando el gran dragón rojo hace un contraataque frenético y la obra de Dios más necesita la cooperación proactiva de las personas, actúan pasivamente y demandan un retiro y son incapaces de seguir adelante. En el momento crítico de la lucha por el hombre entre el gran dragón rojo y Dios, siempre consideran los peligros ambientales y no están dispuestas a hacer un trabajo real. Cuando son arrestadas y necesitan dar testimonio de Dios, temen la amenaza de Satanás y no se atreven a enfrentar la tortura. Es evidente que si las personas no tienen corazones verdaderamente amantes de Dios, no pueden ser leales a Dios y siempre retroceden cuando cumplen con su deber; no pueden estar dispuestas a soportar el sufrimiento ni a dar claro testimonio de Dios ni humillar a Satanás. Esto es suficiente para mostrar que si las personas no tienen corazones amantes de Dios no pueden verdaderamente dar testimonio de Dios y servir a Dios y no pueden cumplir con los requisitos de Dios. Si las personas no tienen corazones amantes de Dios, entonces no pueden vivir la semejanza de un hombre real.

En la vida de la iglesia, a menudo vemos que a todos aquellos que no tienen la realidad de la verdad les resulta difícil mantenerse al lado de Dios sin importar lo que enfrenten y les resulta aún más difícil ser de un mismo corazón y sentir con Dios. Hay muchas personas que pueden hablar de doctrinas y que generalmente parecen ser bastante buenas, pero cuando se enfrentan con anticristos y personas malvadas que perturban la vida de la iglesia, en realidad no se pueden mantener del lado de la verdad ni hablan para dar testimonio de Dios y hasta son capaces de defender la maldad, participando en sofistería y protegiendo a los anticristos y a las personas malvadas. Prefieren ir en contra de las palabras de Dios y la verdad y resistir y ofender a Dios y no les importa en absoluto. Sobre todo en la batalla entre el bien y el mal, incluso se pueden mantener del lado de Satanás y proteger a los líderes falsos y anticristos y reprimir a los hermanos y hermanas que buscan la verdad, por lo que la justicia viene bajo presión y el mal se levanta. Todas esas personas se clasifican como personas de duro corazón que resisten a Dios y toman la senda de los anticristos. De ninguna manera son personas amantes de la verdad. Cuando obtienen estatus y poder, sin duda todas serán anticristos y no les es posible ser salvas y perfeccionadas. El pueblo escogido de Dios debe aprender cómo distinguirlas. Todas aquellas que siempre defienden y hablan por los malvados y los anticristos son ciertamente de la misma índole que los anticristos, nada diferentes en absoluto. Cualesquier palabras que alguien diga, sólo necesitas ver cómo hablan bajo todas las circunstancias para saber qué clase de persona son. Las personas que verdaderamente aman la verdad definitivamente todas tendrán un sentido de justicia y un corazón sincero hacia Dios y serán capaces de hablar la verdad y de hacer cosas prácticas, protegiendo la obra de Dios venga lo que venga y defendiendo los principios de la verdad. Sólo este tipo de personas que tienen un sentido de justicia verdaderamente aman la verdad. Si pueden buscar la verdad a pesar de repetidos fracasos, ciertamente pueden ser perfeccionadas por Dios y convertirse en personas que verdaderamente aman a Dios.

¿Cómo podemos medir si las personas tienen o no un corazón amante de Dios? Lo principal es ver si las personas practican o no la verdad en cualquier asunto. Si las personas realmente pueden estar al lado de Dios y dar testimonio de Dios en su discurso, entonces están practicando la verdad en todo lo que dicen y hacen. Practicar la verdad es amar a Dios y practicar la verdad es obedecer a Dios. Practicar la verdad es estar del lado de Dios y cumplir con el deber propio de manera competente. Dentro de la iglesia nos entregamos a Dios y cooperamos con los hermanos y hermanas al cumplir con nuestro deber. Todos aquellos que buscan la verdad son capaces de amarse entre ellos, vivir en amor y tratar la revelada corrupción, pasividad, debilidad y transgresiones de los demás con amor y ofrecer ayuda sincera. Esta es la manifestación de practicar la verdad. Cuando la iglesia enfrenta peligro, el pueblo escogido de Dios se pone de pie y hace su máximo esfuerzo para mantener la obra de Dios, proteger a los líderes y obreros y a las ofrendas de Dios y proteger a otros hermanos y hermanas para que se puedan mantener firmes. Esta es la manifestación de practicar la verdad. Cuando las personas son arrestadas porque creen en Dios, pueden soportar la humillación y la tortura para glorificar a Dios y no ser intimidadas por la amenaza del gran dragón rojo sino ser testimonio. Esta es la manifestación de practicar la verdad. Cuando hay anticristos y personas malvadas perturbando la vida de la iglesia y una lucha entre el bien y el mal, pueden dar un paso al frente valientemente para dar testimonio y sostener a Dios en alto y utilizar la verdad para resolver el problema y expulsar a los anticristos y a las personas malvadas. Esta es la manifestación de practicar la verdad. Cuando los líderes y obreros van en contra de los arreglos de la obra y toman el enfoque equivocado, el pueblo escogido de Dios debe negarse a aceptarlos y obedecerlos y debe ser capaz de comunicar la verdad de acuerdo con las palabras de Dios para resolver el problema y manejar el asunto de acuerdo con los principios de los arreglos de la obra. Esta es la manifestación de practicar la verdad. Cuando vean líderes y obreros que son capaces de hacer un trabajo real pero que revelan corrupción o transgresiones, el pueblo escogido de Dios puede ayudarlos y apoyarlos con amor y permitirles confesar y arrepentirse verdaderamente, buscar la verdad y cumplir con su deber de acuerdo con los requisitos de Dios. Esta es la manifestación de practicar la verdad. Al sufrir un período de frenético arresto y persecución del pueblo escogido de Dios por el gran dragón rojo, muchos del pueblo escogido de Dios actúan pasivamente, temen el ambiente y no se atreven a cumplir con su deber. Durante estos tiempos, las personas que buscan la verdad deben hacer su máximo esfuerzo para comunicar la verdad y dar testimonio del amor de Dios y resolver las dificultades que el pueblo escogido de Dios enfrenta, haciéndole entender la verdad y tener fe real y todos ser capaces de ponerse de pie, buscar la verdad y cumplir con su deber. Esta es la manifestación de practicar la verdad. Cuando ves a líderes, obreros y personas que difunden el evangelio y dan testimonio de Dios siendo perseguidos y teniendo dificultad para regresar a casa, siendo capaces de dar un paso al frente valientemente y recibirlos y protegerlos es la manifestación de practicar la verdad. Cuando se encuentran dificultades al difundir el evangelio del reino, y cuando hay muchos creyentes nuevos y personas que están estudiando el verdadero camino, que necesitan ser regados y abastecidos, siendo capaces de salvar, regar y alimentar a estas personas mientras son consideradas de la voluntad de Dios y exponiéndose al peligro, permitiéndoles regresar a Dios y aceptar la obra de Dios y establecer un fundamento en el camino verdadero tan rápido como sea posible, es la manifestación de practicar la verdad. Si los líderes falsos, los anticristos, los espíritus malos y las personas malvadas son descubiertas confundiendo al pueblo escogido de Dios y perturbando la obra de Dios, el pueblo escogido de Dios se debe atrever a acatar los principios y rápidamente reemplazar o expulsar y deshacerse de los revelados anticristos, espíritus malignos y personas malvadas; esta es la manifestación de practicar la verdad. Todos aquellos que son capaces de practicar la verdad en todos los aspectos ciertamente tienen corazones amantes de Dios. Esto es innegable. Puesto que las personas no son estúpidas, todas saben lo que es el sufrimiento y lo que es la comodidad y están aún más seguras sobre lo que es la seguridad y el peligro. ¿Por qué las personas que buscan la verdad son capaces de abandonar la comodidad y elegir el sufrimiento e incluso son capaces de exponerse al peligro para cumplir con el deber que Dios les ha encomendado hacer? Puede ser suficiente decir que estas personas tienen corazones amantes de Dios y están dispuestas a sufrir y correr riesgos en aras de satisfacer a Dios; esta es la manifestación de dedicarse verdaderamente a Dios y ser leal y obediente a Dios. Dios ha dicho muchas veces, “A vosotros que os erogáis sinceramente por Mí os daré grandes bendiciones, así será”. El significado de las palabras de Dios es muy claro. En Su obra de los últimos días, Dios quiere perfeccionar a todas aquellas personas que de todo corazón se dedican a Dios y ganar a aquellas que verdaderamente aman a Dios. Todas las que dejan todo atrás para difundir el evangelio y dar testimonio de Dios, que se toman la molestia de difundir el evangelio del reino y son escrupulosas y lo hacen lo mejor que pueden,qué ue hacen esfuerzos minuciosos y trabajan intensamente para hacerlo y que siempre acatan los principios de la verdad para cumplir con su deber de manera competente son las personas a quienes Dios desea completar y alcanzar y que son de un mismo corazón y sentir con Dios. Esto está más allá de toda pregunta y duda.

Hoy la mayoría del pueblo escogido de Dios está en búsqueda de amar a Dios, pero algunos no saben cómo practicar amar a Dios. Para ser precisos, practicar la verdad es practicar amar a Dios y, cuanto más exhaustiva y frecuentemente practiques la verdad, más verdadero y puro será tu corazón amante de Dios. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre practicar la verdad y amar a Dios? Amar a Dios es un asunto del corazón. Sólo Dios examina si las personas lo aman o no en sus corazones. Nosotros sólo podemos decir si las personas aman o no a Dios en sus corazones de sus acciones y si practican o no la verdad. Están destinadas a ser manifestaciones reales de amar a Dios. Las manifestaciones reales de amar a Dios son practicar la verdad y ser un hombre honesto, cumplir con el deber propio y ser leal a Dios de acuerdo con los requisitos de Dios, siendo testimonio para Dios y humillando a Satanás, siendo escrupuloso y haciendo lo mejor que uno pueda y haciendo esfuerzos minuciosos y trabajando intensamente para cumplir la voluntad de Dios y no tener arrepentimientos ni quejas. Mientras haya personas que amen a Dios, existirá la obra y el testimonio de la iglesia. Estas manifestaciones de practicar la verdad son manifestaciones reales de amar verdaderamente a Dios. Cuanto más las personas practiquen la verdad, más habrá la realidad de ellas amando a Dios. Practicar la verdad es el testimonio real de amar a Dios. Así que, todas aquellas que no practican a menudo la verdad definitivamente no aman a Dios. Consideremos a todas esas personas que no buscan la verdad. Aunque están dispuestas a practicar la verdad, la práctica no sucede. Quieren obedecer a Dios pero no lo pueden hacer. Cuando enfrentan pruebas o peligro no tienen control sobre sí mismas y aún eligen ocuparse de la carne e ir en contra de la verdad y tomar la senda de desobedecer y resistir a Dios. Así que cuando el gran dragón rojo las captura e interroga, van tan lejos como para traicionar a Dios y actuar como Judas con el objetivo de mantener la carne segura y evitar el sufrimiento. Todo esto es una consecuencia de que las personas no tengan un corazón amante de Dios. Si las personas practican o no la verdad es la señal más obvia de si las personas tienen o no corazones amantes de Dios y si las personas verdaderamente aman la verdad o no. Las personas sólo pueden buscar la verdad si aman la verdad, sólo pueden practicar la verdad si aman la verdad y sólo pueden obedecer a Dios si aman la verdad. La actitud de las personas hacia la verdad es su actitud hacia Dios. Así que siempre y cuando las personas puedan amar la verdad, pueden sufrir y pagar el precio por la búsqueda de la verdad y pueden perseverar en cumplir bien con su deber y difundir el evangelio del reino. No cesarán de luchar antes de que cesen de vivir. Si las personas practican de esta manera, definitivamente pueden obtener la verdad y alcanzar el conocimiento de Dios y convertirse en personas que verdaderamente aman a Dios para que puedan servir a Dios. Mientras sean personas que aman la verdad y puedan buscar la verdad y cumplir bien con su deber, no importa qué corrupción se revele o qué transgresiones se cometan, Dios no recordará. En tanto que las personas estén dispuestas a entregarse a Dios con sinceridad y sean leales hasta el final en la difusión del evangelio del reino, entonces al final todas podrán convertirse en personas que verdaderamente aman a Dios. Este es totalmente el caso. Todas aquellas en la iglesia que pueden amar la verdad en sus corazones y buscar la verdad definitivamente pueden ser salvas y perfeccionadas. Aquellas personas que no aman la verdad nunca amarán verdaderamente a Dios. Las personas que no aman la verdad no son capaces de practicar la verdad y no pueden amar verdaderamente a Dios, ni pueden obedecer verdaderamente a Dios. Así que todas aquellas que no aman la verdad no pueden ser salvas ni perfeccionadas.

Hay diferentes etapas de la experiencia de vida desde cuando las personas comienzan a creer en Dios hasta que son capaces de amar verdaderamente a Dios. No es el caso de que tan pronto como entiendes la verdad, puedes amar verdaderamente a Dios de una manera completa. Los corazones amantes de Dios de las personas crecen continuamente junto a ellas, entendiendo la verdad y gradualmente alcanzando el conocimiento de Dios. Por lo que también hay diferentes etapas de vida en la búsqueda de las personas de amar a Dios. Las tres etapas principales son: amar a Dios conscientemente, amar a Dios verdaderamente y amar a Dios al extremo. Cuando las personas experimentan la obra de Dios y saben que todo lo que Dios hace es amar y salvar a las personas, todas aquellas que tienen una conciencia y razón solo necesitan ver que el amor de Dios es tan grande y tan real para poder amar a Dios conscientemente y comenzar a desarrollar un corazón amante de Dios. Este tipo de amar conscientemente Dios se clasifica como la primera etapa de amar a Dios. Es como, Dios expió y sufrió por mí y pagó todo lo que Él tenía y si yo no amo a Dios, entonces no tengo conciencia. Así que con conciencia debo corresponder al amor de Dios. Esta es la primera etapa de amar a Dios. La esencia de este tipo de amor se llama amar a Dios conscientemente. Hoy el pueblo escogido de Dios que verdaderamente se entrega a Dios, y es capaz de sufrir y pagar el precio, todo está correspondiendo conscientemente al amor de Dios. Está en la primera etapa de amar a Dios. Debido a que el conocimiento de Dios de las personas todavía es muy superficial, y todavía no han alcanzado el verdadero conocimiento del carácter de Dios y de la esencia de vida de Dios, está confinado a la primera etapa. Las personas que conscientemente aman a Dios tienen una humanidad bastante buena y son capaces de buscar la verdad. Cuando las personas continúan buscando la verdad y son capaces de entender algunas verdades, pueden descubrir que todas las verdades pronunciadas por Dios son adorables y que todo lo que Dios tiene y es, es Su hermosura. En este momento, las personas ven aún más de la hermosura de Dios y sus corazones amantes de Dios se vuelven cada vez más reales y más obvios. En ese momento, su amor por Dios también aumenta y sienten que Dios realmente es precioso y amigable y que no deben dejar a Dios y que si lo dejan, todo será oscuridad y muerte y no habrá nada por lo que vivir. En ese momento, el amor de las personas por Dios ya ha entrado a la etapa de amar verdaderamente a Dios por medio de amar a Dios conscientemente. El estándar para las personas que aman a Dios ya no es corresponder conscientemente al amor de Dios. Al amar verdaderamente a Dios, pueden dedicar su todo a servir y dar testimonio de Dios y pueden dedicar una vida cumpliendo la voluntad de Dios y confiar todo a Dios y estar a merced de las orquestaciones y arreglos de Dios. ¿No ha crecido mucho este tipo de amor por Dios de las personas? Cuando las personas buscan la verdad y tienen verdadero conocimiento del carácter de Dios, pueden encontrar que la justicia y la fidelidad de Dios son adorables y que la omnipotencia y la sabiduría de Dios son tan adorables y, finalmente, que el carácter y la esencia de vida de Dios son tan adorables. En ese momento, las personas ya tienen un conocimiento verdadero de Dios. Ya que las personas pueden saber que el carácter de Dios y la esencia de vida de Dios son la verdad y son amor, en ese momento, el amor por Dios de las personas se vuelve más perfecto y son capaces de dar toda su vida a Dios, están dispuestas a dedicar su vida a Dios y a entregar su todo para cumplir la voluntad de Dios y no exigen nada más de Dios y no tienen más deseos por el lujo y no importa lo que Dios orqueste o arregle, son capaces de obedecer completamente y no tienen remordimientos acerca de la crucifixión de Dios al revés. Este tipo de amor por Dios de las personas ya ha entrado al reino del máximo amor por Dios. Es decir, el reino del amor de Pedro por Dios. En ese momento, la búsqueda de la verdad por parte de las personas ya ha alcanzado la cima del amor por Dios. Este también es el estándar más alto para que Dios perfeccione a las personas. Todas aquellas que buscan la verdad deben luchar por este objetivo para que puedan ser perfeccionadas por Dios y recibir la promesa de Dios.

Las tres etapas de amar a Dios y conocer verdaderamente a Dios están estrechamente relacionadas. La pureza del amor por Dios de las personas se determina completamente por qué tan bien conocen a Dios. Cuanto más profundo conozcan a Dios, más puro su amor por Dios. Si su conocimiento de Dios es superficial, entonces su amor por Dios también será superficial. Como quiera que las personas conozcan a Dios es cómo será también su amor por Dios. Por lo tanto, la búsqueda de conocer a Dios es la manera de alcanzar el amor de Dios. Hay tres etapas comenzando con las personas siendo capaces de amar Dios hasta teniendo un supremo amor por Dios. En cada etapa la manifestación de amar a Dios es diferente porque las personas conocen a Dios en diferentes grados. De hecho, la manifestación de amar a Dios es practicando la verdad y obedeciendo a Dios, cumpliendo con el deber propio de manera competente, dando testimonio de Dios y dedicando una vida y entregando el todo para cumplir la voluntad de Dios. Si las personas pueden amar a Dios al máximo, pueden obedecer a Dios hasta la muerte. La adulteración de su amor por Dios también se volverá cada vez menos y eventualmente amarán a Dios puramente. De esta manera, el amor por Dios de las personas puede ganar la alabanza de Dios. Con el fin de hacer más transparente la senda a las personas que buscan la verdad para obtener el verdadero amor por Dios y el máximo amor por Dios, específicamente describiré las manifestaciones reales de las tres etapas de amar a Dios de la siguiente forma:

1. Las principales manifestaciones de amar a Dios conscientemente son las siguientes:

La etapa de amar a Dios conscientemente se desarrolla por medio de que las personas vean que todo lo que Dios hace es el amor de Dios por ellas y la salvación de Dios de ellas y en saber que Dios es tan adorable. Sus corazones amantes de Dios gradualmente emergen a través de esto y en este momento, los corazones de las personas comienzan a despertar y se dan cuenta que para ser un humano deben amar a Dios y que deben corresponder al amor de Dios. Si no aman a Dios, entonces no tienen conciencia y no son humanos y las personas comienzan a prestar atención a buscar y practicar la verdad en todo y a tener corazones temerosos de Dios y tener mucho miedo de resistir a Dios y ofender el carácter de Dios. Comienzan a escoger la senda de la búsqueda de la verdad y comienzan a enfocarse en practicar la verdad y obedecer a Dios. Aunque pueden practicar algunas verdades y hacer todo lo que esté en su poder para cumplir con su deber, en muchas cosas todavía no han captado completamente los principios de práctica. Cuando ven que tienen demasiados defectos, son capaces de ir hacia la verdad y buscar y perseguir la verdad al cumplir con su deber, todavía pueden hacer algunas cosas prácticas para la iglesia y mantenerse del lado de Dios en todos los asuntos para proteger los intereses de la iglesia y trabajar junto con aquellas que verdaderamente creen en Dios y buscan la verdad. Este tipo de personas son personas que buscan la verdad y que ya han comenzado a enfocarse en entrar a la realidad de la verdad. Cuando su corrupción se revela o cometen una transgresión, se pueden sentir especialmente arrepentidas, llenas de odio hacia sí mismas y su carne. Independientemente de cómo sean podadas y tratadas por alguien, todas pueden aceptar y reconocer y verdaderamente confesar y arrepentirse. Cuando ven nuevos arreglos de la obra y descubren los pasos de la obra del Espíritu Santo, rápidamente pueden dar su aportación y encajar con la obra del Espíritu Santo y están dispuestas a soportar el sufrimiento y a pagar el precio para satisfacer a Dios. Debido a que son pequeñas en estatura, no importa qué pruebas enfrenten, siempre le temen al fracaso y a tener una caída. Siempre buscan la verdad y luchan por mejorar y sienten que si son abandonadas por Dios, no podrán seguir viviendo y no pueden dejar a Dios en sus corazones. Esto muestra que estas personas ya han desarrollado corazones amantes de Dios y están en la etapa de amar a Dios conscientemente. Si continúan buscando la verdad serán capaces de entrar completamente a la etapa de amar verdaderamente a Dios dentro de tres a cinco años.

2. Las principales manifestaciones de la etapa de amar verdaderamente a Dios son las siguientes:

Cuando las personas buscan la verdad y logran un entendimiento de todos los aspectos de la verdad, son capaces de saber que todas las verdades que Dios ha pronunciado son todo lo que Dios tiene y es y todas son la hermosura de Dios y todas tan preciosas. Esta es exactamente la realidad de la verdad en la que las personas deben entrar. Por lo que se vuelven más sedientas de alcanzar aún más verdades para sus propias vidas. En este momento, no importa qué aspectos de la verdad entiendan, están dispuestas a practicar y entrar en ellas. Comienzan a enfocarse en practicar la verdad y en entrar a la realidad y en prestar especial atención a hacer trabajo real y en cumplir con su deber de manera competente. Algunas veces hay alguna adulteración, pero si van en contra de la verdad se sienten intranquilas y especialmente culpables. No importa cuál sea el asunto, si no practican la verdad y van en contra de las intenciones de Dios, se sienten especialmente arrepentidas y no pueden esperar a culparse y pedirle a Dios que las maldiga. Las personas que pueden verdaderamente amar a Dios de ninguna manera harán nada que claramente vaya en contra de la verdad. Aunque todavía tienen corrupción y transgresiones, estas se han reducido gradualmente y cada vez son menos; es sólo bajo ciertas condiciones o cuando las intenciones de Dios no se entienden que se confundirán y a veces harán cosas estúpidas, pero esto de ninguna manera se clasifica como hacer el mal o resistir a Dios. La principal manifestación de que las personas sean capaces de amar verdaderamente a Dios es poder dar un paso al frente valientemente en el momento crítico al cumplir con el deber propio y enfocarse especialmente en hacer trabajo real, ser capaz de manejar urgentemente lo que es más urgente para Dios, pensar lo que Dios piensa y hacer cada esfuerzo para cumplir las intenciones urgentes y actuales de Dios. La mayoría de las personas sólo pueden satisfacer a Dios en asuntos pequeños, pero las personas que verdaderamente aman a Dios pueden sentir las intenciones y los requisitos de Dios, pueden satisfacer a Dios en cuestiones críticas y pueden hacer trabajo real para cumplir la voluntad de Dios. Por lo tanto, las personas que verdaderamente aman a Dios se aseguran de que son capaces de hacer trabajo sustancial sirviendo a Dios en todo momento y servir completamente como Dios pretendía. Las personas que verdaderamente aman a Dios pueden mirar la imagen más amplia, enfocarse en la totalidad y descubrir las intenciones de Dios. Pueden diferenciar serio y no serio, urgente y no urgente en toda clase de trabajo al cumplir la voluntad de Dios. Son capaces de verdaderamente dar testimonio y servir a Dios y buscar activamente las intenciones de Dios y cooperar con la obra del Espíritu Santo en cualquier ambiente. Para cumplir la voluntad de Dios, perseveran en cumplir con su deber y ser testimonio y convertirse en personas que son verdaderamente leales y obedientes a Dios.

3. Las principales manifestaciones de amar a Dios al extremo son las siguientes:

Las personas que verdaderamente aman a Dios y continúan buscando la verdad son capaces de saber que el carácter y la esencia de vida de Dios son sumamente adorables y eventualmente saben que la esencia de vida de Dios es la verdad, la justicia, la luz y el amor. En este momento, el amor por Dios de las personas alcanzará los reinos más elevados; la etapa de amar a Dios al extremo. Cuanto más puros sean los corazones amantes de Dios de las personas, recibirán todo el amor de Dios y así su amor por Dios alcanzará el reino más elevado. Las personas que logran un amor extremo por Dios son capaces de vivir para cumplir lo que Dios les ha encomendado hacer y para llevar a cabo la voluntad de Dios, como Pedro. Firmemente creen que todo es dado por Dios y ya no maquinan cosas para sí mismas. Su servicio para Dios no está adulterado con sus propias intenciones y no hay nada como el estatus, la reputación, la vanidad en sus corazones. Ya no buscan nada para sí mismas y no se aferran a la comodidad y el disfrute de la carne, y muchos menos se aferran a las bendiciones del estado. Obedecen completamente las orquestaciones y los arreglos de Dios y son capaces de ser imparciales y libres, no importa si es vida o muerte, pobreza o sufrimiento, ser encarceladas o torturadas o en el infierno o el lago de fuego. Las personas ya no se tienen cuando aman a Dios hasta cierto punto. Están dispuestas a sufrir cualquier dificultad para satisfacer a Dios y no importa cuánto sufran, no piensan que es sufrimiento. Si fueran crucificadas al revés, no se quejarían y estarían dispuestas a hacerlo. Siempre sienten que no merecen disfrutar del amor de Dios y están demasiado agradecidas para la gloria de Dios. Siempre sienten que no aman lo suficiente a Dios y sólo desean hacer más trabajo real al cumplir con su deber para corresponder al amor de Dios y satisfacer a Dios; sólo entonces se sienten consoladas en sus corazones. Si no viven para que la voluntad de Dios se cumpla entonces no merecen el amor de Dios. Si no pueden lograr el cumplimiento de la voluntad de Dios entonces prometen no ser personas. No importa si es vida o muerte, no tienen su propia opción. Este es el reino más elevado de amar a Dios. Sólo viven para que la voluntad de Dios se cumpla y, por último, viven la imagen de amar a Dios, convertirse en el Pedro contemporáneo y obtener la aprobación de Dios.

Todas aquellas personas que verdaderamente aman a Dios deben esforzarse hacia la meta de amar a Dios al extremo. Cuando la obra de Dios se termine, ciertamente habrá algunas personas que son capaces de alcanzar este reino. La encarnación de Dios convirtiéndose en el Dios práctico es para salvar y perfeccionar a todas aquellas que verdaderamente aman a Dios. Cuando la obra de Dios termine, es necesario formar un grupo de personas que sean de un mismo corazón y sentir con Dios. Este grupo de personas son todas las personas que verdaderamente aman a Dios. Todas aquellas que pueden amar a Dios al experimentar la obra de Dios pueden ser perfeccionadas por Dios. Esto está más allá de sombra de duda. Mientras las personas tengan conciencia y sean racionales, dispuestas a amar a Dios y dispuestas a sufrir y dar testimonio de cumplir bien con su deber y satisfacer a Dios, sin duda todas serán capaces de ser perfeccionadas por Dios. Todas aquellas que entienden la verdad ya saben que amar a Dios es la vida más significativa y que amar a Dios es la gloria más elevada para los seres creados y que las personas que pueden amar a Dios son la verdadera humanidad. Así que el carácter de vida de aquellas que aman a Dios tiene la realidad de la verdad. También se puede decir que todas las verdades pronunciadas por Dios son la realidad de amar a Dios. Sólo las personas que son capaces de amar a Dios aman estas verdades y son capaces de practicar estas verdades y aceptar estas verdades como su vida y, por último, vivir la imagen de amar a Dios. En la época de la obra de Dios encarnado, las señales de la madurez del pueblo escogido de Dios son buscar amar a Dios, practicar amar a Dios y vivir para amar a Dios y corresponder al amor de Dios. Cuando hay un grupo de personas que son perfeccionadas por Dios para amar a Dios, el gran dragón rojo será completamente destruido, así que la Era del Reino es la era del pueblo escogido de Dios amando a Dios. En la época de Dios encarnado en la tierra haciendo la obra, el pueblo escogido de Dios creyendo en Dios es amar y obedecer a Dios. Para creer en Dios, aquellas que no pueden amar a Dios son personas que no aman la verdad y no creyentes. Si las personas ven el amor de Dios pero no pueden amar a Dios con conciencia, entonces no tienen humanidad y no son dignas de ser personas. Aquellas que no tienen conciencia caen por debajo del estándar para las personas. En todas las iglesias hay algunas personas que han creído en Dios por muchos años pero que no pueden amar a Dios. Esto se manifiesta en que no practican la verdad y tales personas caen por debajo del estándar para las personas. Por lo tanto, no es ir demasiado lejos decir que esas personas son bestias.

Para medir si las personas tienen o no humanidad, debes ver si las personas tienen o no una conciencia y razonamiento y si pueden o no amar verdaderamente a Dios. Esto es lo más importante. Si las personas realmente poseen una conciencia y razonamiento, ¿por qué no pueden amar a Dios cuando ven que el amor de Dios es tan grande? ¿Por qué no pueden corresponder al amor de Dios? Este es un problema que hace reflexionar. Es absolutamente correcto determinar si las personas tienen o no humanidad de acuerdo con si son capaces o no de amar la verdad y si aman o no a Dios. En particular cuando las personas ven a Dios encarnado soportando gran humillación y siendo sometido a discriminación, exclusión, juicio, resistencia o incluso blasfemia por el gran dragón rojo y por toda clase de gente malvada, aquellas que tienen alguna conciencia se enojarán y odiarán y maldecirán a aquellas bestias malditas que no tienen una conciencia. ¿Por qué la familia de Dios insiste en expulsar a toda clase de anticristos, personas malvadas y espíritus malos? Porque estas personas no tienen conciencia ni razonamiento. Todas son degeneradas que odian y resisten a Dios. Si no nos deshacemos de estos anticristos, personas malvadas y espíritus malignos y los expulsamos, no es suficiente para apaciguar la ira de las personas y muchos menos capaz para consolar a Dios. Por lo que todas aquellas que no odian a los anticristos, a las personas malvadas y a los espíritus malignos definitivamente no son personas que aman a Dios y ciertamente son todas bestias que no aman la verdad y no tienen humanidad. Todas aquellas personas en la iglesia que no entienden la verdad y no practican la verdad arman un lío y se desenfrenan. Estas personas básicamente no son personas que aman y aceptan la verdad. Son simplemente siervos de Satanás que vienen a perturbar e interrumpir la obra de Dios y ni siquiera son dignos de hacer servicio para Dios. Estas personas deben ser expulsadas, sacadas y completamente eliminadas para purificar a la iglesia. Las verdaderas iglesias están formadas por personas que buscan la verdad y son capaces de amar a Dios. Todas aquellas que han creído en Dios por muchos años, pero que no aman la verdad en absoluto y que son aún menos capaces de practicar la verdad, se revelan como el tipo satánico a ser eliminado. Las personas que no pueden amar a Dios no son dignas de vivir en la presencia de Dios y no son dignas de ser líderes y obreros. Sólo las personas que verdaderamente aman a Dios pueden obtener la obra y la guía del Espíritu Santo y sólo entonces son capaces de ser consideradas de las intenciones de Dios y de ser leales a Dios al cumplir con su deber, de amar verdaderamente al pueblo escogido de Dios, de ayudar continuamente, de mantener y apoyar al pueblo escogido de Dios y de permitirles a los nuevos creyentes y a las personas que están estudiando el camino verdadero obtener provisiones, riego y pastoreo reales. Todas aquellas que practican la verdad y hacen trabajo real mientras cumplen con su deber son capaces de amar a Dios y son personas que Dios desea salvar y perfeccionar. El pueblo escogido de Dios debe entender las intenciones de Dios.

¿Cómo se puede buscar la verdad para poder llegar a ser una persona que verdaderamente ama a Dios? Esto se relaciona directamente con la cuestión de si las personas pueden o no ser salvas y perfeccionadas. Dios examina todo. Si las personas realmente tienen un corazón temeroso de Dios, sólo necesitan practicar amar a Dios, esforzarse por buscar y practicar la verdad en todos los asuntos al cumplir con su deber y permanecer comprometidas a hacer las cosas de acuerdo a los principios de la verdad para ser capaces de obtener la obra del Espíritu Santo y gradualmente descubrir y conocer más de la hermosura de Dios y, al hacerlo, las personas pueden amar a Dios en sus corazones. Cuando las personas verdaderamente tienen corazones amantes de Dios, si hacen el mal, violan la verdad o cometen transgresiones, luego se sienten particularmente culpables y se pueden odiar e incluso maldecirse y prometer no violar la verdad otra vez. Si son abandonadas por el Espíritu Santo, entonces no serán capaces de sobrevivir. Sienten en sus corazones que deben cumplir con su deber de una manera que sea satisfactoria para Dios para sentirse en paz y están aún más dispuestas a corresponder al amor de Dios. Esto es haber desarrollado un corazón amante de Dios. Así que es crucial y tan importante para el pueblo escogido de Dios desarrollar corazones amantes de Dios. Es sumamente importante poner en práctica dos aspectos principales para convertirse en una persona amante de Dios: Un aspecto es buscar la verdad y lograr el conocimiento del amor de Dios y el descubrimiento de aún más de la hermosura de Dios y, de esta manera, se puede desarrollar un corazón amante de Dios. El otro aspecto es que uno debe practicar amar a Dios y hacer su máximo esfuerzo para preparar los siete aspectos de las buenas obras para ser capaz de consolar y satisfacer a Dios. Los líderes y obreros también deben poseer los siete principios de amar y servir a Dios. De esta manera, incluso si las personas no han obtenido un verdadero amor por Dios, al menos pueden preparar algunas buenas obras que pueden consolar y satisfacer a Dios. De esta manera, también pueden obtener el reconocimiento de Dios y la aprobación de Dios. En tanto que las personas posean algunas buenas obras amantes de Dios, es prueba de que tienen aspiraciones de amar a Dios. Para estar dispuestas a amar a Dios y buscar sinceramente el amor de Dios, las personas deben mostrar algunas señalas y acciones reales. Esto es entrenamiento para practicar amar a Dios. Ahora enumeraré las siete clases de buenas obras que se deben practicar para amar a Dios de la siguiente manera:

1. Uno se debe enfocar en comer y beber las palabras de Dios y en entender aún más verdades para gradualmente profundizar el conocimiento propio de Dios y conocer el amor de Dios.

2. Uno debe difundir el evangelio y dar testimonio de Dios y convertir a más personas buenas. Esta es la buena obra más grande que puede satisfacer a Dios y también es evidencia de que las personas han expiado los pecados del pasado.

3. Ser capaz de amar y ayudar a los hermanos y hermanas en la iglesia, vivir en amor y de ninguna manera hacer nada para herir o hacer tropezar al pueblo escogido de Dios.

4. Regar y apoyar grandemente a los nuevos creyentes y a aquellos que están estudiando el camino verdadero y permitirles entender la verdad y cumplir con su deber y mantenerse firmes en el camino verdadero.

5. Dar limosnas y ayudar a aquellos hermanos y hermanas que realmente se esfuerzan por Dios y están en dificultades para superar los obstáculos y también encontrar un lugar para las personas sin hogar y recibirlas.

6. Ayudar a la familia de aquellas personas que han sido arrestadas y encarceladas a resolver dificultades y superar obstáculos. Esto es amor verdadero.

7. Para ser leal a Dios, uno debe defender la obra de la iglesia, hablar de la verdad y dar testimonio de la obra de Dios más y dejar que el pueblo escogido de Dios entienda la verdad y haga distinciones y se libere de las cadenas y del control de los líderes falsos, los anticristos y las personas malvadas. Sólo haciéndolo así se puede garantizar que el pueblo escogido de Dios está en la senda a la salvación y a ser perfeccionado.

Si las personas pueden hacer las siete categorías anteriores de buenas obras entonces, incluso si no se han convertido realmente en personas amantes de Dios, al menos pueden sobrevivir. Si son líderes u obreros, también deben poseer los siete principios de amar y servir a Dios. Esto se debe lograr por aquellas que buscan la verdad:

1. Ser capaz de usar la verdad para resolver cualquier problema en la iglesia y asegurarse de que esté de acuerdo con el principio de trato justo y tratar a todos justamente.

2. Promover y entrenar a las personas de una manera con principios sin tomar en cuenta ningún sentimiento o preferencia personal. Este también es el principio de tratar a las personas justamente.

3. Poner los intereses de la familia de Dios primero sin considerar las propias ganancias y pérdidas; cuanto más crítico el momento, más puede uno abandonar la carne y salvaguardar los intereses de la familia de Dios.

4. Esforzarse sólo para el cumplimiento de la voluntad de Dios, sin trabajar por fama o estatus, cumpliendo lealmente con el deber propio sólo para satisfacer a Dios, independientemente de cómo te traten las personas.

5. Sólo hablar para testificar de Dios y proteger la obra de Dios, no justificándose ni involucrándose en sofistería. Es esencial enfocarse en hacer más trabajo real y en lograr resultados.

6. Sólo enfocarse en hacer el trabajo sustancial de servir a Dios, sin involucrarse en fanfarronadas ni bravatas, sin retroceder en el momento crítico, persistir en cumplir con el deber propio y dedicar toda la lealtad propia a Dios.

7. Luchar por buscar la verdad, aceptar el juicio y castigo de las palabras de Dios, enfocarse en entrar en la realidad de la verdad y lograr cambios en el carácter de vida. Esto es sumamente crítico.

Los siete aspectos anteriores de buenas obras que el pueblo escogido de Dios debe poseer, y los siete principios que los líderes y obreros deben poseer para amar y servir a Dios, son toda la realidad de la verdad a la que las personas en búsqueda de amar a Dios deben entrar. Independientemente de si las personas pueden o no amar verdaderamente a Dios o a qué nivel pueden amar a Dios, lo más importante es que deben entrenar y practicar en amar a Dios para entrar en la realidad de la verdad. Al hacerlo, hay un fundamento para buscar un amor de Dios y se pueden mantener firmes. En tanto que las personas posean los anteriores siete aspectos de las buenas obras y los siete principios, la aprobación, bendición y perfección de Dios se garantizan.

En nuestra enseñanza hasta aquí, puede haber muchas personas que quieran preguntar cuál es el verdadero significado de la búsqueda de amar a Dios. Esta pregunta está directamente relacionada con los misterios de la vida. El mayor misterio de la vida es cómo vivir una vida significativa, cuál es la verdadera felicidad en la vida y cómo vivir una vida verdadera. Antes que nada, debemos tener claro un hecho, es decir, que toda la humanidad ha sido corrompida por Satanás hasta ahora y todas las personas sienten que la vida es un vacío. Independientemente de si son ricas o pobres, de alto o bajo estatus, todas las personas sienten que la vida está vacía. Dios ya ha revelado esto claramente: “Su vida entera es una vida de angustia, de precipitación, y diversión añadida a un vacío, y en toda ella no hay nuevas invenciones y creaciones. Nadie es capaz de liberarse de esta vida hueca, nadie ha descubierto una vida con sentido, y nadie ha experimentado nunca una vida real”. “Debido a que las personas se aman demasiado a sí mismas, todas sus vidas están angustiadas y vacías y sufren la destrucción auto-infligida durante sus vidas debido a su odio por Mí”. Ahora Dios ya ha indicado la senda que conduce a la luz: “La bendición decretada por Mi boca es que aquellos que han nacido en los últimos días tienen la suficiente fortuna de contemplar toda Mi gloria”. Si las personas pueden ver toda la gloria de Dios, entonces eso es suficiente para cambiar el todo de las personas y dejar que las personas alcancen la vida real. Ya que la esencia de vida de Dios es amor, justicia, santidad y luz, las personas sólo necesitan entender la verdad y vivir en la luz y en amor para tener una vida bendecida. Las personas que han obtenido la verdad, viven por la palabra de Dios y pueden verdaderamente amar, obedecer y adorar a Dios, viven la vida más significativa. Vemos en el Libro de Apocalipsis de la Biblia que los cuatro seres vivientes alababan a Dios día y noche y los ángeles y los ancianos se inclinaban ante el trono para adorar a Dios porque veían la gloria de Dios y encontraron el mayor placer en adorar a Dios y así fueron capaces de alabar a Dios día y noche, lo que demuestra que son sumamente bendecidos. Por lo que Dios dijo: “Aquellos que han nacido en los últimos días tienen la suficiente fortuna de contemplar toda Mi gloria”. Estas palabras de Dios son muy significativas. Si las personas pueden ver toda la gloria de Dios entonces sin duda serán sumamente bendecidas y sumamente afortunadas. Esto es reminiscente del consuelo, las bendiciones y la felicidad de estar abrazado en los brazos de la propia madre durante la infancia, sin hambre ni sufrimiento. Si la humanidad creada vive en el abrazo del Señor de la creación entonces debe estar igual de segura, feliz, consolada y bendecida. De nuestra experiencia también podemos confirmar que cuando sentimos que Dios es tan adorable, nos sentimos tan emocionados y consolados. Cuando cumplimos con nuestro deber para corresponder al amor de Dios y hacemos algo de trabajo real para satisfacer a Dios, nuestros corazones se sienten tan seguros y felices. En particular cuando damos testimonio durante las pruebas, nuestros corazones se sienten tan liberados, libres y felices. Todo esto es suficiente para mostrar que cuando las personas son capaces de entender todas las verdades y alcanzar el conocimiento de Dios, están tan liberadas y sus espíritus están relajados y consolados. Esto es suficiente para probar que cuanto más entiendan las personas la verdad, más pueden amar a Dios y al amar a Dios, tienen a Dios con ellas y son capaces de vivir en la presencia de Dios y ser protegidas y cuidadas por Dios y se sentirán llenas de paz y felicidad en sus corazones. Así que, obtener la verdad y vivir en la presencia de Dios es una bendición y esforzarse para Dios y cumplir con el deber propio es una bendición. Sólo alcanzando el verdadero conocimiento de Dios, amando verdaderamente a Dios y siendo capaz de vivir para el cumplimiento de la voluntad de Dios es la vida sumamente significativa. La humanidad creada viviendo en la presencia del Señor de la creación es en sí misma una bendición porque las personas que pueden vivir en el amor de Dios y ser cuidadas y protegidas por Dios se sienten seguras y felices en sus corazones. Si las personas pueden obtener la verdad y amar verdaderamente a Dios, pueden separarse completamente de la influencia de Satanás y de las cadenas de la carne corrupta y vivir en la presencia de Dios. Esto es tan consolador, liberador y libertador. Esto es la verdadera vida. Si se vive bajo el dominio de Satanás y amándose a uno mismo, entonces uno no es libre ni está liberado de las cadenas de la carne corrupta y todavía está engañado, embaucado y afligido por el gran dragón rojo. Esto es sumamente doloroso. Si las personas no buscan la verdad y todavía resisten a Dios reiteradamente y no confiesan ni se arrepienten, entonces serán castigadas, condenadas eternamente y sufrirán para siempre. Esto es verdad. Hoy en día, todas aquellas personas con corazones temerosos de Dios están en búsqueda de la verdad porque buscar la verdad es tan significativo. La verdad proviene de Dios y es todo lo que Dios tiene y es. Practicar la verdad quiere decir vivir en la luz, vivir en el amor de Dios, tener paz y felicidad, ser bendecido por Dios y que el alma de uno se libera y posee cada vez más semejanza de hombre. Las personas sólo necesitan aceptar y buscar la verdad antes de que sus ojos espirituales se abran, su carácter de vida cambia gradualmente y se convierten en personas que tienen la verdad y humanidad y que son envidiadas y admiradas por todos. La totalidad de la humanidad no conoce realmente el misterio “que las personas sean lo suficientemente afortunadas para ver toda la gloria de Dios es la bendición de Dios.” Porque en los últimos días “que las personas sean lo suficientemente afortunadas para ver toda la gloria de Dios es la bendición de Dios” sólo se cumple para aquellas que verdaderamente aman a Dios, si todas aquellas que buscan la verdad pueden alcanzar el conocimiento de Dios y son capaces de amar verdaderamente a Dios, entonces son bendecidas por Dios y entonces son capaces de heredar la promesa de Dios; ¡esa es una bendición tan gloriosa! En resumen, la verdad trae a las personas luz, amor, liberación y libertad, paz y felicidad y bendiciones eternas. Dios te bendecirá si buscas la verdad y si obtienes la verdad, puedes heredar la promesa de Dios. Si vives por la verdad entonces vives la verdadera imagen del hombre. ¿Cómo puede la verdad no ser adorable? La verdad es lo que la humanidad corrupta necesita sobre todo. Sólo la verdad es sumamente valiosa. Sólo la verdad puede actuar como la vida de las personas. Sólo la verdad puede cambiar y salvar a las personas, dejar que las personas conozcan a Dios y alcancen la salvación. Por lo que las personas entrando a la realidad de la verdad y viviendo por la palabra de Dios realmente son la mayor bendición y la vida sumamente significativa. Si las personas pueden buscar y conocer a Dios y lograr el verdadero amor por Dios, entonces esto es lo más significativo en la vida e indica que las personas ya están caminado en la luz y tomando la senda correcta en la vida. Mientras que las personas estén impávidas a pesar de los repetidos reveses en su búsqueda de la verdad, pueden ser perfeccionadas por Dios y convertirse en personas que verdaderamente aman a Dios. Hay cinco aspectos principales, como sigue, de los resultados que se pueden lograr de amar verdaderamente a Dios:

1. Si uno verdaderamente ama a Dios, realmente se puede esforzar por Dios, ser perfeccionado por el Espíritu Santo y practicar la verdad y cumplir con el deber propio satisfactoriamente.

2. Si uno verdaderamente ama a Dios, uno puede ser testimonio durante las pruebas y no sentir pesar sin importar cuánto sufrimiento se haya soportado y se puede humillar a Satanás y glorificar a Dios.

3. Si uno verdaderamente ama a Dios, uno puede actuar como amigo íntimo de Dios, testificar realmente por Dios y convertirse en alguien que verdaderamente sirve a Dios.

4. Si uno verdaderamente ama a Dios, uno puede ser considerado de las intenciones de Dios en todos los asuntos, ser absolutamente leal y obediente a Dios y volverse de un mismo corazón y sentir con Dios.

5. Si uno verdaderamente ama a Dios, uno vive en amor y en luz y puede adorar y obedecer a Dios para siempre y vivir la vida más significativa.

Los cinco aspectos anteriores de los efectos que se pueden lograr amando verdaderamente a Dios son el verdadero significado de amar a Dios. Por lo tanto, buscar el conocimiento de Dios y el amor por Dios es la vida sumamente significativa y tales personas sin duda obtendrán la bendición de Dios y heredarán la promesa de Dios. La bendición de Dios ciertamente supera lo que uno puede imaginar o desear.

Amar a Dios es amar al Dios práctico y adorar a Dios es adorar al Dios práctico. Dado que las personas creen en el Dios práctico, también deben obedecer y adorar al Dios práctico. Dios viene a la tierra para convertirse en el Dios práctico y sólo entonces Él puede actuar como un amigo íntimo y el amor de las personas por Dios puede volverse práctico. Hay muchas personas que nominalmente creen en el Dios práctico, pero en realidad en sus corazones todavía admiran, siguen y obedecen al Dios vago de los cielos y todavía creen en Dios basadas en su imaginación y percepción. Tales personas son incapaces de amar verdaderamente a Dios. Debido a que las personas están lejos del Dios de los cielos y no lo pueden alcanzar, Dios mismo se encarna y viene a la tierra a hacer la obra. Si las personas no pueden amar verdaderamente a Dios en la tierra y todavía aman al Dios vago de los cielos, entonces esto es tan irreal porque las personas no pueden alcanzar y están lejos del Dios de los cielos. Si las personas persisten en creer en el Dios vago entonces no serán capaces de alcanzar la obra y perfeccionamiento del Espíritu Santo y nunca recibirán la alabanza de Dios. Todas aquellas que toman la senda de los anticristos, aunque verbalmente creen en Dios Todopoderoso, adoran y obedecen a Dios Todopoderoso de los cielos y no al Todopoderoso Dios práctico en la tierra. No es de extrañar que no reciban la alabanza de Dios. Esto se debe a que la senda que están tomando al creer en Dios es la equivocada. La senda que han tomado es la senda del anticristo. La clave para la búsqueda de la verdad y para lograr la perfección es seguir y obedecer constante y sinceramente al Dios práctico en la tierra, buscar el conocimiento del Dios práctico en la tierra y, por último, ser verdaderamente capaces de amar y adorar al Dios práctico. Creer en Dios de esta manera es exitoso. La clave de si las personas pueden o no concordar completamente con el Dios práctico encarnado es ver si pueden o no amar verdaderamente al Dios práctico en la tierra. En tanto que las personas amen verdaderamente a Dios pueden concordar con Dios. Si las personas no aman a Dios en sus corazones, siempre resistirán a Dios. Este es absolutamente el caso. Creer en Dios, seguir, obedecer, ser leal, testificar, servir y adorar a Dios como Dios lo requiere significa el Dios práctico encarnado. No significa el Dios vago de los cielos. Si las personas no pueden poseer verdadero amor y obediencia hacia el Dios práctico, entonces todo es charla vacía. Las personas que no obedecen ni adoran al Dios práctico son no creyentes. Esta clase de personas se clasifica como personas que toman la senda de los anticristos y les gusta Pablo. Comen y beben las palabras del Dios práctico pero aún oran y admiran al Dios vago de los cielos, como las personas en las religiones que leen las palabras de la Biblia pero creen en el Dios vago de los cielos. Uno nunca puede recibir la alabanza de Dios creyendo en Dios de esta manera. Como dijeron las palabras de Dios: “Amar a Dios es amar al Dios práctico y adorar a Dios es adorar al Dios práctico. Dado que las personas creen en el Dios práctico, también deben obedecer y adorar al Dios práctico. Dios viene a la tierra para convertirse en el Dios práctico y sólo entonces Él puede actuar como un amigo íntimo y el amor de las personas por Dios puede volverse práctico. Hay muchas personas que nominalmente creen en el Dios práctico, pero en realidad en sus corazones todavía admiran, siguen y obedecen al Dios vago de los cielos y todavía creen en Dios basadas en su imaginación y percepción. Tales personas son incapaces de amar verdaderamente a Dios. Debido a que las personas están lejos del Dios de los cielos y no lo pueden alcanzar, Dios mismo se encarna y viene a la tierra a hacer la obra. Si las personas no pueden amar verdaderamente a Dios en la tierra y todavía aman al Dios vago de los cielos, entonces esto es tan irreal porque las personas no pueden alcanzar y están lejos del Dios de los cielos. Si las personas persisten en creer en el Dios vago entonces no serán capaces de alcanzar la obra y perfeccionamiento del Espíritu Santo y nunca recibirán la alabanza de Dios. Todas aquellas que toman la senda de los anticristos, aunque verbalmente creen en Dios Todopoderoso, adoran y obedecen a Dios Todopoderoso de los cielos y no al Todopoderoso Dios práctico en la tierra. No es de extrañar que no reciban la alabanza de Dios. Esto se debe a que la senda que están tomando al creer en Dios es la equivocada. La senda que han tomado es la senda del anticristo. La clave para la búsqueda de la verdad y para lograr la perfección es seguir y obedecer constante y sinceramente al Dios práctico en la tierra, buscar el conocimiento del Dios práctico en la tierra y, por último, ser verdaderamente capaces de amar y adorar al Dios práctico. Creer en Dios de esta manera es exitoso. La clave de si las personas pueden o no concordar completamente con el Dios práctico encarnado es ver si pueden o no amar verdaderamente al Dios práctico en la tierra. En tanto que las personas amen verdaderamente a Dios pueden concordar con Dios. Si las personas no aman a Dios en sus corazones, siempre resistirán a Dios. Este es absolutamente el caso. Creer en Dios, seguir, obedecer, ser leal, testificar, servir y adorar a Dios como Dios lo requiere significa el Dios práctico encarnado. No significa el Dios vago de los cielos. Si las personas no pueden poseer verdadero amor y obediencia hacia el Dios práctico, entonces todo es charla vacía. Las personas que no obedecen ni adoran al Dios práctico son no creyentes. Esta clase de personas se clasifica como personas que toman la senda de los anticristos y les gusta Pablo. Comen y beben las palabras del Dios práctico pero aún oran y admiran al Dios vago de los cielos, como las personas en las religiones que leen las palabras de la Biblia pero creen en el Dios vago de los cielos. Uno nunca puede recibir la alabanza de Dios creyendo en Dios de esta manera. Como dijeron las palabras de Dios: “Exteriormente, parecéis ser todos muy obedientes a este Cristo en la tierra, pero en esencia no tenéis fe en Él ni lo amáis. Lo que quiero decir es que realmente tenéis fe en ese Dios confuso de vuestros sentimientos, y realmente amáis al Dios que anheláis día y noche, pero nunca habéis visto en persona. En cuanto a este Cristo, vuestra fe es simplemente una fracción, y vuestro amor por Él no es nada. Fe significa creencia y confianza; amor significa adoración y admiración en el corazón, que nunca parten. Sin embargo, vuestra fe en el Cristo de este día y vuestro amor a Él están lejos de esto. Cuando se trata de la fe, ¿cómo tenéis fe en Él? Cuando se trata del amor, ¿cómo es que lo amáis? No conocéis en absoluto Su carácter, mucho menos Su esencia, así que ¿cómo es que tenéis fe en Él? ¿Dónde está la realidad de vuestra fe en Él? ¿Cómo lo amáis? ¿Dónde está la realidad de vuestro amor por Él?

En vuestros corazones, el Dios del cielo es muy recto, justo, y grande, digno de adoración y esperanza, pero este Dios en la tierra es simplemente un sustituto y un instrumento del Dios del cielo. Creéis que este Dios no puede ser equivalente al del cielo, mucho menos mencionarse en el mismo contexto que Él. Cuando se trata de la grandeza y el honor de Dios, estos pertenecen a la gloria del Dios del cielo, pero cuando se trata de la naturaleza y la corrupción del hombre, se atribuyen al de la tierra. El Dios del cielo es eternamente elevado, mientras el de la tierra es por siempre insignificante, débil e incompetente. El del cielo no es dado a la emoción, sólo a la justicia, mientras el de la tierra sólo tiene motivos egoístas y carece de cualquier ecuanimidad o razón. El del cielo no tiene la más mínima deshonestidad y es eternamente fiel, mientras el de la tierra siempre tiene un lado deshonesto. El Dios del cielo ama mucho al hombre, mientras el de la tierra cuida de este de forma inapropiada, incluso descuidándolo por completo. Habéis mantenido este conocimiento erróneo durante mucho tiempo en vuestros corazones y puede que también lo perpetuéis en el futuro. Consideráis todos los hechos de Cristo desde el punto de vista del impío y juzgáis toda Su obra, Su identidad y Su esencia desde la perspectiva de los malvados. Habéis cometido un grave error y hecho lo que nunca hicieron quienes estuvieron antes que vosotros. Esto es, sólo servís al Dios elevado del cielo con una corona sobre Su cabeza y nunca atendéis al Dios que consideráis tan insignificante como para no verlo. ¿No es este vuestro pecado? ¿No es el ejemplo típico de vuestra ofensa contra el carácter de Dios? Adoráis mucho al Dios del cielo. Adoráis mucho a figuras elevadas y estimáis a los que tienen una gran elocuencia. Estáis alegremente dominados por el Dios que da abundantes riquezas, y añoráis en gran manera al Dios que puede cumplir todos los deseos. El único a quien no adoras es este Dios no elevado; tu único objeto de odio es la relación con este Dios a quien ningún hombre puede considerar altamente. La única cosa que no estás dispuesto a hacer es servir a este Dios que nunca te ha dado un solo céntimo, y el único a quien no anhelas es este Dios desagradable. Esa clase de Dios no puede permitirte ampliar tus horizontes, sentir como si hubieras encontrado un tesoro, y mucho menos cumplir lo que deseas. ¿Por qué lo sigues entonces? ¿Has pensado en esta pregunta?

Sólo elogio a esos hombres que mantienen sus pies sobre la tierra y sirven al Dios que está en ella, y no a los que nunca reconocen al Cristo en la tierra. Independientemente de lo leales que sean esos hombres al Dios del cielo, al final no escaparán de Mi mano que castiga a los malvados. Esos hombres son los malvados; son los malvados que resisten a Dios y nunca han obedecido alegremente a Cristo. Por supuesto, su número incluye a todos aquellos que no conocen y, además, no reconocen a Cristo. Crees que puedes actuar como te plazca respecto a Cristo, siempre que seas leal al Dios del cielo. ¡Incorrecto! Tu ignorancia de Cristo es también ignorancia del Dios del cielo. No importa tu lealtad a este; solo son palabras vacías y fingimiento, porque el Dios de la tierra no es un mero intermediario para que el hombre reciba la verdad y un conocimiento más profundo, sino, más aun, en la condenación del hombre y en aprovechar seguidamente los hechos para castigar a los malvados. ¿Has entendido estos beneficios y estas consecuencias? ¿Los has experimentado? Deseo que comprendáis pronto esta verdad: para conocer a Dios, no sólo debéis conocer al Dios del cielo sino, más importante aún, al Dios en la tierra. No confundáis lo que tiene prioridad ni permitáis que lo subordinado sobrepase a lo dominante. Sólo de esta forma puedes edificar realmente una buena relación con Dios, aproximarte a Él, y acercar tu corazón a Él”.

Hoy puedes adorar a esta persona, pero en realidad estás adorando al Espíritu. Es lo mínimo que debería conseguirse en el conocimiento del Dios encarnado por parte de las personas: conocer la esencia del Espíritu por medio de la carne, la obra divina del Espíritu en la carne y la obra humana en la carne, aceptar todas las palabras y declaraciones del Espíritu en la carne, y ver cómo el Espíritu de Dios dirige la carne y demuestra Su poder en la misma. Es decir, el hombre llega a conocer el Espíritu del cielo a través de la carne; la aparición del Dios mismo práctico en medio del hombre ha disipado al Dios mismo confuso en los conceptos de la gente; la adoración del Dios mismo práctico por parte de las personas ha incrementado su obediencia a Dios; y a través de la obra divina del Espíritu de Dios en la carne, y la obra humana en la carne, el hombre recibe revelación y pastoreo, y en su carácter vital se producen cambios. Sólo este es el significado práctico de la llegada del Espíritu en la carne, y es así principalmente para que las personas puedan tener contacto con Dios, confiar en Él, y alcanzar el conocimiento de Dios”.

Las personas que creen en Dios y toman la senda de buscar la verdad y ser perfeccionadas deben obedecer absolutamente al Dios práctico encarnado, adorar al Dios práctico y verdaderamente amar y obedecer al Dios práctico. Sólo pueden ganar la alabanza de Dios y ser perfeccionadas por Dios al hacerlo. Si no tienen un corazón temeroso de Dios y no obedecen verdaderamente al Dios práctico, entonces no tienen la realidad de la verdad. Todas aquellas que no pueden exaltar y dar testimonio del Dios práctico son genuinos anticristos. Todas aquellas que sólo leen la palabra de Dios pero que hacen a un lado al Dios práctico o no se atreven a reconocer o testificar del Dios práctico son personas que no son compatibles con Dios y son enemigas de Dios. Todas aquellas que niegan, juzgan y resisten al Dios práctico en la presencia del gran dragón rojo serán castigadas para siempre. Uno necesita la verdad, confianza y valor para exaltar y dar testimonio del Dios práctico. Independientemente de cómo Satanás y los demonios ataquen, juzguen y blasfemen al Dios práctico, se pueden mantener firmes del lado de Dios y sentir mucho más odio y maldiciones en su corazón hacia los demonios y Satanás y mucho más amor por el Dios práctico. Independientemente de cuánto sufrimiento y tormento hayan soportado, todavía quieren ser testimonio; incluso pudriéndose en la cárcel, creerán firmemente en el Dios práctico sin titubear. Este es alguien que verdaderamente exalta y da testimonio del Dios práctico. Las personas que verdaderamente aman a Dios ven creer en el Dios práctico como la gloria, se esfuerzan con todo el corazón para el Dios práctico y son de un mismo corazón y sentir con el Dios práctico. Estas son personas que son realmente alabadas por Dios. Todas aquellas que no pueden amar verdaderamente al Dios práctico no pueden ser salvas ni perfeccionadas. Este es absolutamente el caso.

5 de marzo de 2013

Anterior:Una persona que puede amar verdaderamente a Dios en la batalla contra Satanás es perfeccionada por Dios

Siguiente:Lograr la compatibilidad con Cristo es el único criterio para alcanzar la salvación y ser perfeccionado

También podría gustarte