App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Provisión para la vida: Recopilación de sermones

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

34. Lograr la compatibilidad con Cristo es el único criterio para alcanzar la salvación y ser perfeccionado

He obrado mucho entre los hombres y las palabras que he expresado durante este tiempo han sido muchas. Estas palabras son por el bien de la salvación del hombre y se expresaron para que el hombre pudiera ser compatible conmigo. Sin embargo, sólo he ganado a unas cuantas personas en la tierra que son compatibles conmigo y por eso digo que el hombre no atesora Mis palabras, porque el hombre no es compatible conmigo. De esta manera, la obra que Yo hago no es sólo para que el hombre pueda adorarme; más importante aún, es para que el hombre pueda ser compatible conmigo. Las personas, las cuales han sido corrompidas, todas viven en la trampa de Satanás, viven en la carne, viven en los deseos egoístas y ni una sola entre ellas es compatible conmigo. Están las que dicen que son compatibles conmigo pero que adoran ídolos vagos. Aunque reconocen que Mi nombre es santo, pisan un camino que va en contra de Mí y sus palabras están llenas de arrogancia y autoconfianza porque, en la raíz, todos están en contra mía y son incompatibles conmigo.

Vivo entre los hombres, pero el hombre no sabe de Mi existencia. Cuando hago brillar Mi luz sobre el hombre, todavía sigue ignorante de Mi existencia. Cuando desato Mi ira sobre el hombre, niega Mi existencia aun con mayor fuerza. El hombre busca la compatibilidad con las palabras, con la Biblia, pero ni una sola persona viene delante de Mí para buscar el camino de la compatibilidad con la verdad. El hombre levanta la vista para verme en el cielo y dedica un interés especial a Mi existencia en el cielo, pero nadie se preocupa por Mí en la carne, porque Yo, que vivo entre los hombres, soy muy insignificante. Los que sólo buscan la compatibilidad con las palabras de la Biblia, y que sólo buscan la compatibilidad con un Dios impreciso, son una visión miserable para Mí. Esto se debe a que lo que ellos adoran son palabras muertas y un Dios que es capaz de darles tesoros incalculables. Lo que ellos adoran es un Dios que se pone a merced del hombre y que no existe. ¿Entonces qué pueden obtener tales personas de Mí? El hombre es demasiado inferior para las palabras. Los que están en Mi contra, que me hacen demandas sin límite, que no tienen amor por la verdad, que me son rebeldes, ¿cómo podrían ser compatibles conmigo?

Los que están en Mi contra son los que no son compatibles conmigo. También lo son los que no aman la verdad, y los que se rebelan contra Mí todavía están más en Mi contra y son incompatibles conmigo. Todos los que no son compatibles conmigo los entrego en las manos del maligno. Los entrego a la corrupción del maligno, les doy rienda suelta para que pongan de manifiesto su maleficencia y por último los entrego al maligno para que los devore. No me importa cuánta gente me adore, es decir, no me importa cuánta gente crea en Mí. Todo lo que me importa es cuántas personas son compatibles conmigo. Esto se debe a que todos los que no son compatibles conmigo son los malvados que me traicionan; son Mis enemigos y no voy a “consagrar” a Mis enemigos en Mi casa. Los que son compatibles conmigo me servirán para siempre en Mi casa y los que se ponen en enemistad conmigo para siempre sufrirán Mi castigo. A los que sólo se preocupan por las palabras de la Biblia, que no les interesa la verdad o no buscan Mis pisadas, están contra Mí, porque me limitan de acuerdo a la Biblia y me restringen dentro de la Biblia, y por eso son blasfemos en extremo hacia Mí. ¿Cómo podrían esas personas venir delante de Mí? No prestan atención a Mis hechos o a Mi voluntad o a la verdad, sino que se obsesionan con las palabras, que los matan. ¿Cómo pueden esas personas ser compatibles conmigo?

He expresado tantas palabras y también he expresado Mi voluntad y Mi carácter, sin embargo, aun así, las personas todavía son incapaces de conocerme y de creer en Mí. O, se podría decir, todavía son incapaces de obedecerme. Los que viven en la Biblia, los que viven en medio de la ley, los que viven en la cruz, los que viven de acuerdo a doctrinas, los que viven entre la obra que Yo hago en la actualidad, ¿cuál de ellos es compatible conmigo? Sólo pensáis en recibir bendiciones y recompensas y nunca habéis dedicado un pensamiento para saber cómo ser compatibles conmigo, o cómo preveniros de estar en enemistad contra Mí. Estoy tan decepcionado de vosotros porque os he dado tanto pero he obtenido tan poco de vosotros. Vuestro engaño, vuestra arrogancia, vuestra codicia, vuestros deseos extravagantes, vuestra traición, vuestra desobediencia, ¿cuál de estos podría escapar de que Yo lo viera? Me tratáis sin consideración, me timáis, me insultáis, me engañáis, me exigís, me chantajeáis con sacrificios, ¿cómo podría tal maleficencia eludir Mi castigo? Vuestras fechorías son prueba de vuestra enemistad contra Mí y son prueba de vuestra incompatibilidad conmigo. Cada uno de vosotros creéis ser tan compatibles conmigo pero, si ese es el caso, ¿entonces a quién se aplica esa evidencia irrefutable? Creéis que poseéis la máxima sinceridad y lealtad hacia Mí. Pensáis que sois tan bondadosos, tan compasivos y que me habéis dedicado tanto. Pensáis que habéis hecho suficiente para Mí, ¿pero habéis alguna vez comparado esas creencias contra vuestro comportamiento? Digo que sois bastante arrogantes, bastante codiciosos, bastante negligentes; los trucos con los que me engañáis son bastante ingeniosos y tenéis bastantes intenciones despreciables y métodos despreciables. Vuestra lealtad es demasiado pobre, vuestra sinceridad es demasiado miserable y vuestra conciencia es aún más deficiente. Hay demasiada maldad en vuestros corazones y nadie está exento de esto, ni siquiera Yo. Me excluís por el bien de vuestros hijos, de vuestro marido o de vuestra propia protección. En vez de preocuparos por Mí, os preocupáis por vuestra familia, vuestros hijos, vuestro estatus, vuestro futuro y vuestra propia satisfacción. ¿Cuándo habéis pensado en Mí mientras hablabais o actuabais? Cuando el clima está frío, vuestros pensamientos se vuelven a vuestros hijos, vuestro marido, vuestra esposa o vuestros padres. Cuando hace calor, tampoco tengo lugar en vuestros pensamientos. Cuando desempeñas tu deber, estás pensando en tus propios intereses, en tu propia seguridad personal o la de los miembros de tu familia. ¿Qué has hecho que fuera para Mí? ¿Cuándo has pensado en Mí? ¿Cuándo te has dedicado, a cualquier costo, a Mí y Mi obra? ¿Dónde está la evidencia de tu compatibilidad conmigo? ¿Dónde está la realidad de tu lealtad a Mí? ¿Dónde está la realidad de tu obediencia a Mí? ¿Cuándo tus intenciones no han sido con el fin de obtener Mis bendiciones? Os burláis de Mí y me engañáis, jugáis con la verdad y escondéis la existencia de la verdad y traicionáis la esencia de la verdad. Os colocáis en tal enemistad contra Mí, así que, ¿qué os espera en el futuro? Sólo buscáis la compatibilidad con un Dios impreciso y sólo buscáis una creencia vaga, pero no sois compatibles con Cristo. ¿Vuestra maleficencia no recibirá la misma retribución que la que merecen los malvados? En ese momento, os daréis cuenta que nadie que no sea compatible con Cristo puede escapar del día de la ira, y descubriréis qué clase de retribución vendrá sobre los que están en enemistad contra Cristo. Cuando ese día llegue, vuestros sueños de ser bendecidos por vuestra creencia en Dios y de obtener la entrada al cielo, se harán añicos. Sin embargo, no es así para los que son compatibles con Cristo. Aunque han perdido mucho, aunque han sufrido muchas dificultades, recibirán toda la herencia que Yo le dejo a la humanidad. Finalmente, entenderéis que sólo Yo soy el Dios justo y que sólo Yo soy capaz de llevar a la humanidad a su hermoso destino.

Después de leer las anteriores palabras de Dios, nos damos cuenta de que, en tanto que todas las personas busquen la verdad y contemplen cuidadosamente, entonces pueden obtener el esclarecimiento e iluminación de Dios. Las palabras de Dios nos permiten ver qué es exactamente ser compatible con Dios y qué es oponerse a Dios, cómo se manifiesta la incompatibilidad del hombre con Dios y cómo el hombre manifiesta su oposición a Dios, así como las causas y el resultado final de la incompatibilidad del hombre con Dios. Si puedes entender estos problemas, entonces comprenderás completamente y en qué estado exactamente se encuentran las personas ante Dios. Los pensamientos, las ideas y las acciones y el comportamiento de la humanidad corrupta de ninguna manera pueden cumplir el criterio de ser compatible con Cristo. Más bien, se oponen completamente a Cristo y la humanidad corrupta realmente se rebela contra Dios y lo desafía demasiado. Sin las revelaciones de las palabras de Dios, sería difícil que las personas reconocieran que la naturaleza y esencia corruptas del hombre son en efecto hostiles a Dios, por lo tanto, sus acciones y comportamiento también desafían y traicionan a Dios. No es de extrañar que el juicio y castigo de Dios para el hombre esté tan lleno de ira y majestad. Si las personas pueden realmente entender la verdad y son capaces de reconocer sus propias naturalezas satánicas, entonces serán capaces de comprender las buenas intenciones de Dios, definitivamente serán capaces de obedecer el juicio y castigo de Dios honestamente y aceptar ser podadas y tratadas por Dios, además de aceptar Sus pruebas y refinamientos. Esta es la conciencia y la razón que un creyente en Dios debe poseer. La humanidad ya ha sido profundamente corrompida por Satanás y está llena de inclinaciones satánicas y ha alcanzado una etapa en la cual es hostil a Dios en todas las cosas. Así que, ¿no debe la humanidad aceptar el juicio y castigo de Dios y Su poda y trato? Aquellos que pueden ver realmente la verdad de la corrupción de la humanidad no deben albergar deseos extravagantes para con Dios, sino que sólo deben obedecer la obra de Dios honestamente, buscar la verdad y llevar a cabo sus deberes; esta es la responsabilidad del hombre. Sin el juicio y castigo de las palabras de Dios, las personas se consideran grandes, son arrogantes y santurronas, no respetan a nadie e igual que el gran dragón rojo que es inmoral en su desenfrenado desafío a Dios y en su hostilidad hacia Dios y esto es un hecho. La venida del juicio y castigo de Dios a la humanidad corrupta es verdaderamente el gran amor de Dios. Si las personas no pueden aceptar el juicio y castigo de las palabras de Dios, entonces son de un tipo que debe ser maldito y destruido. Dios requiere que todas las que crean en Él logren la compatibilidad con Cristo y esto es, de hecho, Dios haciendo una excepción y levantando a las personas. A la luz del nivel al cual la humanidad de los últimos días ha sido corrompida, el hombre es indigno de gozar este amor de Dios y, por lo tanto, Dios requiere que el hombre logre la compatibilidad con Cristo en su fe en Dios; esta es la verdadera relevancia de la salvación de Dios para la humanidad. Si las personas creen en Dios, pero a la larga no pueden lograr la compatibilidad con Cristo, entonces serán incapaces de alcanzar la salvación y serán destruidas. Por lo tanto se puede ver que el requisito de Dios para que el hombre logre la compatibilidad con Cristo es precisamente el criterio para alcanzar la salvación. Si las personas pueden en verdad ver el amor de Dios, entonces deben buscar la verdad con ambos pies plantados firmemente sobre la tierra y aceptar y obedecer todo el juicio y castigo de Dios. En particular, cuando las personas simplemente no entiendan la relevancia de la fe en Dios, y cuando su “fe” en Dios esté contaminada con mucha maldad y con muchos elementos de incredulidad, entonces, si no fuera por las revelaciones de Dios, nunca seríamos capaces de reconocer realmente la verdad de nuestra propia corrupción. Especialmente cuando la fe en Cristo de las personas contiene muchos elementos de incredulidad así como muchas adulteraciones que desafían y desobedecen a Dios, entonces sólo el juicio y castigo de las palabras de Dios es capaz de exponerlas. Al continuar leyendo las palabras de Dios veremos que la humanidad corrupta no posee verdadera fe en Dios y de las diferentes impurezas de la fe en Dios del hombre veremos completamente la naturaleza y esencia de la humanidad corrupta que desafían a Dios y que la verdad de la corrupción de la humanidad se expone totalmente mediante las impurezas de su creencia. Si las personas son incapaces de reconocer todas las impurezas, las intenciones y los deseos contenidos dentro de la fe en Dios de la humanidad corrupta, entonces serán incapaces de entrar en el camino correcto de la creencia en Dios y les será difícil alcanzar la salvación y ser perfeccionadas.

Todos debéis comprender ahora el verdadero significado de creer en Dios. El significado de la fe en Dios que he mencionado antes se relaciona con vuestra entrada positiva. Esto no es así en la actualidad. Hoy me gustaría analizar la esencia de vuestra fe en Dios. Por supuesto, esto es guiaros a partir de lo negativo; de Yo no hacerlo así, entonces vosotros nunca conoceréis vuestro verdadero semblante y por siempre presumiréis de vuestra devoción y fidelidad. En otras palabras, si Yo no desentierro la fealdad que existe en lo profundo de vuestros corazones, entonces cada uno de vosotros vais a colocaros una corona sobre vuestras cabezas y dar toda la gloria a vosotros mismos. Vuestra naturaleza altiva y arrogante os lleva a traicionar vuestra propia conciencia, a rebelaros contra Cristo y a resistiros a Él, y a revelar vuestra fealdad, exponiendo a la luz vuestras intenciones, nociones, deseos excesivos y ojos llenos de codicia. Y aun así continuáis profesando que vais a dedicar vuestra vida a la obra de Cristo, y repetís una y otra vez las verdades que han sido dichas por Cristo hace mucho tiempo. Esta es vuestra “fe”. Esta es vuestra “fe sin impurezas”. He exigido al hombre un estándar muy estricto todo este tiempo. Si tu lealtad viene acompañada de intenciones y condiciones, entonces Yo preferiría no tener nada de tu supuesta lealtad, porque Yo aborrezco a los que me engañan por medio de sus intenciones y a los que me extorsionan con condiciones. Sólo deseo que el hombre sea fiel a nadie más que a Mí, y que haga todas las cosas por el bien de la fe y para demostrar esa palabra única: fe. Desprecio vuestro uso de palabras endulzadas para alegrarme. Porque siempre os he tratado con total sinceridad y por ende Yo deseo que vosotros actuéis también hacia Mí con verdadera fe. Cuando se trata de la fe, muchos quizá piensen que siguen a Dios porque tienen fe, de lo contrario no soportarían tal sufrimiento. Entonces te pregunto esto: ¿Por qué es que nunca veneras a Dios a pesar de que crees en Su existencia? ¿Por qué, entonces, no sientes ningún temor de Dios en tu corazón si crees en Su existencia? Tú aceptas que Cristo es la encarnación de Dios, ¿entonces por qué mantienes tal desprecio y actúas de manera tan irreverente hacia Él? ¿Por qué lo juzgas abiertamente? ¿Por qué siempre vigilas Sus movimientos? ¿Por qué no te sometes a Sus disposiciones? ¿Por qué no actúas de acuerdo con Su palabra? ¿Por qué lo extorsionas y lo robas de Sus ofrendas? ¿Por qué hablas en lugar de Cristo? ¿Por qué juzgas si Su obra y Su palabra son o no correctas? ¿Por qué te atreves a blasfemar a Sus espaldas? ¿Son estas y otras cosas las que conforman vuestra fe?

Cada parte de vuestro hablar y comportamiento revelan los elementos de incredulidad en Cristo que lleváis dentro de vosotros. Vuestros motivos y objetivos de lo que hacéis están impregnados de incredulidad; incluso la mirada en vuestros ojos y el aliento que exhaláis están contaminados con tales elementos. En otras palabras, cada uno de vosotros, durante cada minuto del día, lleváis consigo elementos de incredulidad. Esto significa que, en cualquier momento estáis en peligro de traicionar a Cristo, ya que la sangre que corre por vuestros cuerpos está impregnada de incredulidad en el Dios encarnado. Por ello os digo que las huellas que dejáis por el sendero de la creencia en Dios no son sustanciales. Vuestra travesía a lo largo del camino de la creencia en Dios no está bien arraigada, y en su lugar simplemente seguís la rutina. Vosotros siempre sois escépticos acerca de la palabra de Cristo y no podéis llevarla inmediatamente a la práctica. Esta es la razón por la que vosotros no tenéis fe en Cristo, y que siempre tengáis nociones de Él es otra razón por la que vosotros no creéis en Cristo. Conservando siempre el escepticismo sobre la obra de Cristo, permitiendo que la palabra de Cristo caiga en oídos sordos, teniendo una opinión sobre cualquiera que sea la obra que Cristo lleve a cabo sin ser capaces de comprenderla apropiadamente, teniendo dificultades en dejar las nociones sin importar la explicación que recibís, y así sucesivamente; todos estos son elementos de incredulidad mezclados en vuestros corazones. Aunque seguís la obra de Cristo y nunca os quedáis atrás, hay demasiada rebelión mezclada en vuestros corazones. Esta rebelión es una impureza en vuestra creencia en Dios. Tal vez vosotros no estéis de acuerdo, pero si no podéis reconocer vuestras propias intenciones procedentes de ella, entonces seguro seréis uno de los que pereceréis. Porque Dios sólo perfecciona a aquellos quienes en verdad creen en Él, no a aquellos quienes se mantienen escépticos de Él, y menos aún a los que le siguen a pesar de nunca haber creído que Él es Dios.

En la actualidad, todavía hay mucha incredulidad dentro de vosotros. Debéis intentar buscar diligentemente dentro de vosotros y con seguridad encontraréis respuestas. Cuando encuentres la respuesta verdadera, entonces admitirás que no eres un creyente de Dios, sino más bien uno que engaña, blasfema, y lo traiciona, y uno que le es desleal. Entonces, te darás cuenta de que Cristo no es un hombre, sino Dios. Cuando ese día llegue, entonces venerarás, temerás, y en verdad amarás a Cristo. En la actualidad, vuestra fe ocupa sólo el treinta por ciento de vuestros corazones, mientras que el setenta por ciento está poseído por la duda. Cualquier obra hecha y cualquier frase pronunciada por Cristo pueden haceros formar nociones y opiniones sobre Él. Estas nociones y estas opiniones proceden de vuestra completa falta de fe en Él. Vosotros admiráis y teméis sólo al Dios invisible en el cielo y no tomáis en consideración al Cristo vivo en la tierra. ¿No es esto acaso también vuestra incredulidad? Anheláis sólo al Dios que realizó obras en el pasado, pero no os enfrentáis al Cristo de hoy. Estas son siempre las mezclas de la “fe” en vuestros corazones que no cree en el Cristo de hoy. No os subestimo, ya que hay demasiada incredulidad dentro de vosotros, demasiado dentro de vosotros que es impuro y que debe ser analizado. Estas impurezas son una señal de que vosotros no tenéis fe en lo absoluto; son un signo de vuestra renuncia de Cristo y os marcan como traidores de Cristo. Son un velo que cubre vuestro conocimiento de Cristo, una barrera para que seáis adquiridos por Cristo, un obstáculo que os impide ser compatibles con Cristo, y una evidencia de que Cristo no os aprueba.

Mediante las revelaciones y el juicio y castigo de las palabras de Dios, las personas se deben dar cuenta de que hay demasiadas impurezas y demasiados elementos de incredulidad dentro de su fe en Dios y que estas impurezas y elementos de incredulidad son precisamente sus conceptos de Dios y son su desafío y desobediencia hacia Dios. Por medio de darse cuenta de las diferentes impurezas y elementos de incredulidad dentro de su fe en Dios, serán capaces de ver la verdad de la profunda corrupción de la humanidad y su naturaleza y esencia que desafían a Dios. Estas impurezas y elementos de incredulidad son realmente el origen de su desafío a Dios y son la prueba de la incompatibilidad del hombre con Dios. La existencia de estas impurezas y elementos de incredulidad dentro de la fe en Dios del hombre es suficiente para demostrar que no conocen a Dios en absoluto. Que alguien pueda o no alanzar la salvación y ser perfeccionado depende principalmente de que pueda o no buscar la verdad con el objetivo de lograr un verdadero conocimiento del Dios práctico y de que pueda o no amar al Dios práctico sobre la tierra. Sólo de esta manera se puede resolver el problema de todas sus diferentes impurezas corruptas y elementos de incredulidad y que se vuelva compatible con Cristo. Si las personas realmente tienen un corazón temeroso de Dios entonces definitivamente habrá un lugar para Cristo en sus corazones y, además, temerán a Dios y evitarán el mal. Las que no tienen lugar para Cristo en sus corazones, sino que solamente tienen un lugar para el Dios vago de su imaginación, definitivamente no tendrán un corazón temeroso de Dios. Aunque las personas así sean capaces de no evitar el dolor y de gastarse con entusiasmo para Dios, no lo obedecen verdaderamente; esta es la manera en la que las personas de la religión creen en Dios. La parte más importante de buscar la verdad es que uno debe buscar conocer al Dios práctico y debe ser capaz de amar verdaderamente al Dios práctico desde su corazón y convertirse en alguien que realmente obedezca a Dios. De esta manera, todas sus diferentes impurezas corruptas y elementos de incredulidad serán limpiados. Si alguien es incapaz de buscar la verdad de esta manera, y si es incapaz de seguir y servir al Dios práctico en la tierra con ambos pies plantados firmemente sobre la tierra, entonces será absolutamente incapaz de ser perfeccionado por Dios. Todos aquellos que caminan por la senda de Pablo y de los anticristos son los que no aman ni buscan la verdad. Estas personas desean intercambiar su trabajo por Dios y la ejecución de sus deberes por las recompensas y bendiciones de Dios y no prestan atención a buscar la verdad con el objetivo de conocer al Dios práctico y tener verdadero amor por Dios; sólo buscan ejecutar su trabajo para obtener recompensas y obtener una corona. No hay diferencia en absoluto entre las personas así y Pablo. Son esnobs que adoran y admiran a un Dios vago y que colocan al Dios práctico a un lado y lo ignoran completamente. No sólo no tienen conciencia ni razón, sino que todas ellas son degeneradas que corresponden a la bondad con ingratitud y que son hostiles hacia Cristo. Con respecto a los que comen y beben las palabras de Dios y que gozan de la gracia de Dios, pero que sirven al Dios vago de la imaginación de su corazón, que no buscan la verdad en absoluto y que caminan por la senda de los anticristos, ninguna de las diferentes impurezas corruptas y elementos de incredulidad dentro de su fe en Dios pueden ser limpiados y difícilmente alcanzarán la salvación. Hemos visto antes que el trato de muchas personas del Dios práctico estaba desprovisto de amor y obediencia verdaderos y, al final, todas fueron eliminadas. Por lo tanto se puede decir que todas aquellas que no tienen amor por el Dios práctico en la tierra y que no lo obedecen son incrédulas y todas del mismo tipo que Pablo; parecen servir a Dios pero realmente desafían a Dios. Aquellas que buscan la verdad deben aprender de estas dolorosas lecciones; deben buscar conocer al Dios práctico y lograr un verdadero amor por Él. Sólo de esta manera obtendrán la alabanza de Dios y Su perfección. Si las personas creen en Dios pero tercamente caminan por la senda de Pablo entonces, sin importar cuán arduamente trabajen, definitivamente ninguna de ellas será capaz de ser compatible con Dios, ciertamente serán condenadas y detestadas por el Dios práctico y definitivamente serán castigadas por desafiar a Dios. Que alguien pueda o no conocer al Dios práctico en la tierra, que pueda o no reverenciar y obedecer al Dios práctico y que pueda o no amar realmente al Dios práctico son clave para determinar si puede o no alcanzar la salvación y ser perfeccionado y estas también son cuestiones claves que se deben resolver mediante la búsqueda de la verdad de las personas.

En su relación con Dios en la carne, el hombre avanza de la oposición a la obediencia, de la persecución a la aceptación, de la noción al conocimiento y del rechazo al amor. Estos son los efectos de la obra del Dios encarnado. El hombre sólo es salvo cuando acepta Su juicio, sólo llega a conocerlo poco a poco a través de las palabras de Su boca, es conquistado por Él cuando se opone a Él, y recibe la provisión de Su vida cuando acepta Su castigo. Toda esta obra es la obra de Dios en la carne y no la obra de Dios en Su identidad como el Espíritu”. Hay muchas personas ahora que creen en Dios de manera más entusiasta y ferviente, pero debido a que no se enfocan en buscar la verdad ni entienden la voluntad de Dios, nunca han tenido ningún conocimiento verdadero del Dios práctico encarnado. Entonces con las cosas de esta manera, ¿dónde está su verdadera obediencia a Dios? ¿Y dónde está la realidad de su amor por Dios? Esto realmente plantea preguntas. Cuando la obra de Dios se concluya, si las personas siguen siendo incapaces de ser compatibles con Cristo, si aún pueden ser detestadas y odiadas por el Dios práctico y sus acciones tampoco se consideran encomiables por Dios, entonces las personas así absolutamente no alcanzarán la salvación ni serán perfeccionadas. Cuando primero comenzó la obra de Dios, se hizo para mostrarle al pueblo escogido de Dios el camino, para revelar claramente las sendas que Pablo y Pedro caminaron y sus respectivos finales: la senda que Pablo caminó en su servicio a Dios fue la senda de los anticristos mientras que la senda que Pedro caminó fue la senda de buscar la verdad y amar verdaderamente a Dios con el fin de ser perfeccionado. Pablo sirvió a Dios pero a la largo no pudo amar realmente a Dios; en cambio en vano esperó convertirse en Cristo y reemplazar al Señor Jesús en los corazones de las personas. Ya que Pedro verdaderamente buscó conocer al Señor Jesús y fue capaz de amarlo de verdad, de este modo obtuvo la alabanza de Dios. Ahora hay muchas personas que, aunque creen en el Dios práctico, la senda por la que caminan es la de Pablo y los anticristos; son incapaces de buscar la verdad y entrar en la realidad y son incapaces de resolver todos sus diferentes problemas de corrupción, mucho menos de buscar amar verdaderamente a Dios; sólo buscan ser recompensadas mediante su trabajo. Nunca pueden conocer al Dios práctico en la tierra, no tienen amor ni obediencia para con Dios en absoluto y, a pesar de seguir a Dios por muchos años, aún no han mostrado ningún cambio en su carácter de vida. Estos hechos son suficientes para probar que la senda por la que estas personas caminan es la de Pablo y los anticristos. Si aún son incapaces de arrepentirse, entonces estarán más allá de la salvación y no tendrán manera de alcanzar la salvación y perfección de Dios.

Ahora es el tiempo clave de la perfección de Dios para el hombre. Si las personas todavía siguen el camino de Pablo para servir a Dios, entonces ellas mismas serán completamente abandonadas. Ya sea que las personas puedan o no ser compatibles con Cristo en su fe en Dios es, por lo tanto, crucial y, de hecho, el propósito de la búsqueda de la verdad de las personas es para que puedan llegar a conocer a Dios y sean capaces de amarlo verdaderamente; este es el camino de la compatibilidad con Dios. Sólo cuando uno conoce al Dios práctico y cuando su corazón es capaz de verdaderamente amar al Dios práctico, sus inclinaciones satánicas y elementos de incredulidad desaparecerán de manera natural y se resolverán totalmente y entonces a uno se le garantizará ser de un mismo sentir con Dios. Si alguien nunca persigue la verdad ni nunca busca conocer al Dios práctico, y al final es incapaz de ser compatible con Cristo, entonces definitivamente será un blanco a ser expuesto y eliminado por Dios. Por lo tanto, que alguien pueda o no ser compatible con Cristo es el estándar por medio del cual se mida si puede o no alcanzar la salvación y ser perfeccionado. Todos los que no aman al Dios práctico y que caminan por la senda de los anticristos, porque no buscan la verdad, por lo tanto, no tienen verdadero conocimiento de la obra de Dios ni tienen conocimiento en absoluto del Dios práctico encarnado y, por consiguiente, siempre albergan conceptos, desobediencia y desafío. Los conceptos de las personas y el desafío a Dios también han sido expuestos debido a que Dios se hizo carne. Si Dios no se hubiera vestido de carne para hacer Su obra, las personas no habrían dado lugar a conceptos acerca de Él. Todas las personas que creyeron en el Señor Jesús fueron así en la Era de la Gracia. Si no pudieron ver al Señor Jesús, sino que sólo pudieron creer en Dios de acuerdo a los registros bíblicos, ¿cómo entonces podrían haber dado lugar a conceptos acerca de Dios? Que las personas no den lugar a conceptos acerca de Dios, sin embargo, no quiere decir que obedezcan verdaderamente a Dios, mucho menos quiere decir que no tengan una naturaleza que desafíe a Dios. Ahora bien, Dios encarnado ha venido a hacer Su obra en la tierra. Es decir, Él expone toda la corrupción, conceptos, naturalezas y esencia del hombre por medio de Su carne y Él usa esta oportunidad para expresar la verdad, para promulgar Su juicio y castigo, poda y trato y Sus pruebas y refinamiento y esta es la manera óptima para que Dios salve y perfeccione al hombre. Si Dios no se hubiera hecho carne, entonces no habría manera de exponer las inclinaciones corruptas del hombre ni su naturaleza ni esencia ni Dios tendría un campo visual claro para expresar la verdad para juzgar y castigar a las personas, para descubrir su esencia corrupta y para permitirles entender la verdad, conocerse a sí mismas y producir verdadero arrepentimiento. Por lo tanto, se puede ver que el resulto óptimo sólo se puede lograr por Dios encarnándose y convirtiéndose en el Dios práctico para hacer Su obra y salvar a la humanidad. La razón principal por la que las personas son incapaces de ser compatibles con Cristo es a causa de la naturaleza satánica de la humanidad corrupta y también que está tan llena de inclinaciones satánicas que desobedece y desafía a Dios. Para lograr el cambio en tu carácter de vida y convertirte en alguien que realmente ame y obedezca a Dios, entonces debes entender la verdad y entrar en la realidad y reconocer que toda la humanidad corrupta tiene naturalezas satánicas y está llena de inclinaciones satánicas. Aquí se enumeran las diez manifestaciones principales de las inclinaciones satánicas que se encuentran dentro de la naturaleza satánica de la humanidad corrupta, para que las puedas conocer y discernir:

1. Ser arrogante y vanidoso, considerarse la persona más importante en el mundo y no someterse a nadie más. Querer tomar el mando en un grupo de personas, siempre querer estar arriba de los demás y guiarlos, nunca estar convencido del valor de otro sin importar lo que haga, actuar en contra de cualquiera con estatus o prestigio y querer establecer sus propios reinos independientes y sentirse superior sobre otros.

2. Creer siempre que uno mismo está en lo correcto, ser arrogante y santurrón, persistir en sus viejos caminos y actuar sin razón. Manejar asuntos sin nunca consultar a otras personas, querer tener siempre la última palabra, no permitir ningún comentario de otras personas independientemente de que lo que haga esté bien o mal, para nada escuchar las sugerencias de otras personas y, si alguien más se le opone, los trata como su enemigo.

3. Siempre amar exaltarse a uno mismo y exhibirse para hacer que otros lo tengan en alta estima, preocupándose más de que tenga o no un lugar en los corazones de otros. Enfocarse sobre todo en las opiniones que otros tengan de él y gustarle más que nada hacer que otros lo tengan en alta estima y lo defiendan; sin conocerse a uno mismo en lo más mínimo y simplemente no tener lugar para Dios en su corazón.

4. Tener una naturaleza torcida y deshonesta, no tener sentido de justicia en lo más mínimo, siempre observar para ver hacia dónde está soplando el viento y adaptarse a las circunstancias cambiantes. Proteger el estatus e intereses propios en todas las cosas, tener un corazón lleno de filosofías satánicas, nunca abrir el propio corazón a otros ni decir lo que está en el propio corazón; ser insondable para otros y no tener la pizca más pequeña de un corazón temeroso de Dios.

5. Estar extremadamente enfocado en estatus y reputación, ocultar frecuentemente el verdadero estado de los asuntos de arriba y de debajo de uno mismo y reportar sólo lo bueno y no lo malo. Gustar trabajar sólo por fachada para que otros lo aprueben y lo tengan en alta estima; si hace algo equivocado, ocultará la verdad o le echará la culpa a otros. Cuando es podado y tratado, se vuelve extremadamente negativo, se desecha como incompetente, actúa descuidadamente y piensa en la muerte como un fin para sus infortunios.

6. No buscar la verdad al hacer las cosas y ser completamente incapaz de aceptar la crítica y las sugerencias. Si alguien le señala los propios errores o lo poda y trata, entonces hace todo lo que puede para quejarse todo el tiempo y justificarse. Seguir discutiendo por sí mismo a pesar de estar claramente equivocado. Estar reticente a aceptar buenas sugerencias y formas de hacer las cosas de parte de otros y, cuando sabe muy bien que su manera no concuerda con la verdad, sigue insistiendo rígidamente en eso.

7. Tener un corazón muy celoso; cuando ve que alguien más es realmente mejor que uno mismo, se vuelve negativo, celoso y resentido. Sólo permitir que otros hablen acerca de cuán bueno es uno y no acerca de cuán buenas son otras personas. Nunca someterse a personas que sean mejores que uno mismo y, aunque pueda ver claramente las fortalezas de otros, todavía las niega y es incapaz de tratar a otros justamente.

8. Tener siempre sus propias intenciones y objetivos egoístas al hacer cosas, sólo tomar en consideración sus propios intereses de escasa importancia y nunca pensar en los intereses generales de la familia de Dios. En momentos clave, prefiere demoler la obra de la familia de Dios y quiere satisfacer sus propios deseos. Sin importar cómo beneficie a la familia de Dios, siempre y cuando no lo beneficie a sí mismo, entonces está determinado a no practicarlo.

9. Estar especialmente dispuesto a trabajar solo sin consultar a otros y jactarse uno mismo al hacer cosas. Estar sumamente reticente a ver que otros pongan en acción sus fortalezas e incluso menos dispuesto a permitir que todos pongan en acción sus fortalezas y sean entrenados. Teme ser desatendido y no ser capaz de alardear de sí mismo. Tenerse sólo a sí mismo en su corazón y a nadie más y no tener amor en absoluto para nadie más.

10. Tomar “obtener” como su prioridad número uno, al tal punto que causará daño a otros en aras de los propios intereses. Eso es ser excepcionalmente egoísta y despreciable, hacer lo que lo beneficie a uno mismo, proteger sólo los propios intereses y nunca tomar en serio los intereses de la iglesia. En tanto que pueda lograr sus propios objetivos entonces, aunque la iglesia sufra pérdida, no le importa en lo más mínimo.

Si no eres un experto en las 10 manifestaciones anteriores de las inclinaciones satánicas de la humanidad corrupta, entonces serás incapaz de ver realmente que tu propia naturaleza y esencia están desafiando a Dios y tampoco serás capaz de ver la esencia de la humanidad y la verdad de su corrupción. Si las personas nunca buscan la verdad, siempre serán incapaces de conocerse verdaderamente a sí mismas y nunca serán capaces de lograr un cambio en su carácter de vida. Entonces no tendrán manera de lograr la compatibilidad con Cristo. Todas las que entienden la verdad son capaces de reconocer que sólo porque las personas tienen naturalezas satánicas y están llenas de inclinaciones satánicas son incapaces de ser compatibles con Cristo y eso hace que su fe en Dios se llene de impurezas corruptas y elementos de incredulidad. Las naturalezas satánicas e inclinaciones satánicas dentro de las personas son el origen de su desafío a Dios. Si alguien es capaz de buscar la verdad y, de este modo, conoce al Dios práctico, y si es capaz de hacer su máximo esfuerzo por buscar amar verdaderamente al Dios práctico, entonces definitivamente será capaz de obtener la perfección del Espíritu Santo y, de esta manera, será capaz de lograr la compatibilidad con Cristo. Sólo lograr la compatibilidad con Cristo quiere decir que eres alguien que ha obtenido la verdad y ha ganado a Dios y sólo de esta manera se garantiza que absolutamente nunca desafiarás a Dios ni lo desobedecerás otra vez. Hay muchos creyentes en Dios que desean ver a Cristo, que permanecen escépticos de que el hombre tenga naturalezas corruptas y de que todos sean capaces de desafiar y desobedecer a Dios. Siempre creen que nunca desafiarían a Dios y que sin duda alguna son compatibles con Dios. Sin embargo, todas sus inclinaciones corruptas se exponen mientras ejecutan sus deberes y después de experimentar el juicio y castigo, la poda y trato y las pruebas y refinamiento de las palabras de Dios, finalmente reconocen que sus naturalezas satánicas están llenas de inclinaciones satánicas, ven claramente la verdad de la corrupción de la humanidad y llegan a tener un verdadero conocimiento de sus propias naturalezas y esencia. Verdaderamente llegan a sentir que, si no buscan la verdad, entonces definitivamente no alcanzarán la salvación ni serán dignos de ser llamados humanos. Todos estos son resultados que se logran por medio de experimentar el juicio y castigo de Dios. Ahora bien, todos los que entienden la verdad poseen alguna conciencia y razón y todos desean tratar de buscar la verdad para que puedan ejecutar sus deberes a la altura de las expectativas, amar verdaderamente a Dios y ser de un mismo sentir con Dios. Las personas así definitivamente son capaces de alcanzar la salvación y ser perfeccionadas y tienen completamente la esperanza de que serán testigos de la gloriosa aparición de Dios. Tal como dicen las palabras de Dios: “Aunque la mayoría de las personas se han vuelto enemigas de Dios por causa de esta carne, cuando Él concluya Su obra, los que están en Su contra no sólo dejarán de ser Sus enemigos sino que, por el contrario, se convertirán en Sus testigos. Se convertirán en los testigos a los que ha conquistado, los testigos que son compatibles con Él e inseparables de Él. Hará que el hombre sepa la importancia de Su obra en la carne para él y el hombre sabrá la importancia de esta carne para el significado de su existencia, conocerá Su valor real para el crecimiento de su vida y, además, sabrá que esta carne se convertirá en una fuente viva de vida de la que el hombre no soportará apartarse”.

La clave de que alguien que crea en Dios pueda o no alcanzar la salvación y ser perfeccionado depende de si puede o no lograr la compatibilidad con Cristo. No depende únicamente de cuán grande sea su fe o cuánto haya sufrido; estos no son los criterios. Lo más importante, depende de que pueda o no obtener la aprobación del Dios práctico y lograr la compatibilidad con Cristo; esto es sumamente clave. Sin importar lo buena que alguien piense que es su fe, esta es una posición insostenible. Si en su corazón no tiene verdadera reverencia ni obediencia por Cristo ni tiene verdadero amor por Él, entonces de ninguna manera será compatible con Cristo. Anteriormente, hubo muchos que vieron el rostro de Dios y algunos incluso se asociaron con Dios, sin embargo, la mayoría de ellos no ha obtenido la aprobación de Dios. No buscan conocer a Dios, por lo tanto su carácter de vida básicamente aún no ha cambiado. Sólo una minoría de ellos ha seguido constantemente hasta el día de hoy y todavía busca la verdad y aún hace todo lo que está en su poder por llevar a cabo su deber; definitivamente tiene gran humanidad. Dios ha dicho muchas veces antes que sólo las personas así son el pueblo genuino del reino: ser capaz de obedecer a Dios al asociarse con Él, buscar la verdad cuando surjan conceptos o dificultades, enfocarse en conocer a Dios y ser de un mismo corazón con Él. Estas personas siempre han cumplido con su deber y a menudo tienen presente a Dios. Siempre lamentan cómo en otro tiempo no tuvieron verdadero amor por Dios, lo que los ha dejado con una vida de arrepentimiento, y se sienten muy en deuda con Dios. Por lo tanto, son capaces de buscar la verdad, de perseverar en llevar a cabo sus deberes y sólo las personas así permanecerán para ver que Dios aparezca públicamente. Mientras que aquellas que nunca buscan la verdad y que no tienen lugar en sus corazones para Cristo o para el Dios práctico, incluso dudan constantemente pensando: “¿Realmente Cristo es Dios?” y “Si Él es Dios, ¿por qué no nos muestra algunos milagros?” Las personas así son incapaces de seguir a Dios hasta el final y todas están destinadas a ser expuestas y eliminadas.

Antes de tener contacto con Cristo, quizás creas que tu carácter ya ha sido transformado por completo, podrías creer que eres un fiel seguidor de Cristo, y es posible que creas que eres más que digno de recibir las bendiciones de Cristo. Ya que has transitado muchos caminos, has hecho muchas obras, y has producido mucho fruto, debes ser una persona que al final del camino sea digno de recibir la corona. Sin embargo, hay una verdad que no conoces: el carácter corrupto, la rebelión y la resistencia del hombre se ven expuestos cuando él ve a Cristo, y la rebelión y la resistencia expuestas en dicha ocasión son más absolutas y completas que en cualquier otra situación. Es porque Cristo es el Hijo del Hombre y posee una humanidad normal que el hombre no lo honra ni respeta. Es porque Dios vive en la carne que la rebelión del hombre ha sido minuciosa y vívidamente traída a la luz. Por eso digo que la venida de Cristo ha desenterrado toda la rebelión de la humanidad y ha puesto claramente de relieve la naturaleza de la humanidad. A esto se le llama: “bajar del monte al tigre con artimaña” y “sacar de la cueva al lobo con artimaña”.

Algunos pueden creer que si la asociación con Dios es tan peligrosa, entonces sería prudente mantenerse lejos de Dios. ¿Qué es, entonces, lo que esta gente puede recibir? ¿Pueden ellos ser leales a Dios? Ciertamente, asociarse con Dios es muy difícil, pero ello se debe a que el hombre está corrompido y no porque Dios no pueda asociarse con el hombre. Sería mejor para vosotros el dedicar más esfuerzos a la verdad de conoceros a vosotros mismos. ¿Por qué no habéis encontrado el favor de Dios? ¿Por qué es vuestro carácter abominable para Él? ¿Por qué Él encuentra vuestras palabras repugnantes? Os alabáis a vosotros mismos por vuestra pequeña lealtad y deseáis recompensas por vuestro pequeño sacrificio; menospreciáis a los demás cuando mostráis un poco de obediencia, y sois despectivos hacia Dios al realizar alguna insignificante labor. Deseáis riquezas y regalos y reconocimientos por recibir a Dios. Vuestro corazón sufre cuando dais una o dos monedas; cuando dais diez, deseáis recibir bendiciones y ser distinguidos de los demás. Es verdaderamente ofensivo hablar u oír de una humanidad como la vuestra. ¿Qué es lo digno de elogio de vuestras palabras y acciones? Quienes realizan su deber y aquellos que no lo hacen; quienes lideran y los que siguen; quienes reciben a Dios y los que no; quienes dan y los que no dan; quienes predican y los que reciben el verbo, y así sucesivamente, todos estos hombres se alaban a sí mismos. ¿No encontráis esto risible? Con seguridad sabéis que creéis en Dios, sin embargo, no sois compatibles con Dios. Con seguridad sabéis que no sois dignos, sin embargo, seguís siendo presumidos. ¿Acaso no sentís que vuestro sentido se ha vuelto de tal manera que ya no tenéis control propio? Con vuestro sentido de tal forma, ¿cómo podéis consideraros apropiados para asociaros con Dios? ¿Cómo es que no tenéis miedo por vosotros mismos? Vuestro carácter ya ha llegado a ser tal que no podéis ser compatibles con Dios. ¿No es vuestra fe descabellada? ¿No es vuestra fe absurda? ¿Cómo vas a lidiar con tu futuro? ¿Cómo vas a elegir el camino por el cual viajar?

Lograr la compatibilidad con Cristo no es un asunto sencillo. Debes buscar la verdad y tener verdadero conocimiento de la esencia divina de Cristo y, además, debes ser capaz de amar realmente a Dios. De esta manera, naturalmente te volverás compatible con Cristo. Porque, para aquellos que realmente aman a Dios, no importa cuán normal sea la humanidad de Cristo, no tiene impacto en absoluto en su obediencia ni lealtad a Dios. Si las personas ven que Cristo tiene humanidad normal, entonces dudan de Cristo y niegan que Él sea Dios, haciéndose personas que para nada reconocen la esencia divina de Cristo; si las personas han creído en Dios por muchos años pero aún son capaces de negar la esencia divina de Cristo, entonces no conocen a Dios en absoluto y sin duda alguna pertenecen a la categoría del anticristo. Todas aquellas que no reconocen a Cristo como Dios hecho carne son los genuinos anticristos y todas aquellas que no aceptan a Dios encarnado son aún más anticristos genuinos. En su experiencia de la obra de Dios, todas las que buscan la verdad no sólo deben reconocer la esencia divina de Cristo sino que también deben reconocer todo lo que Él es y tiene dentro de la humanidad normal que Cristo posee. Sólo esto es conocer realmente al Dios práctico y, cuando se trata de exponer al hombre, retar y perfeccionar al hombre a conocer a Dios y vivir una genuina semejanza humana, la humanidad normal de Cristo es tan beneficiosa y significativa. En este momento las personas pueden ver cuán adorable es el Dios práctico encarnado y sentir tanto gloria como orgullo por creer en el Dios práctico y servirlo y adorarlo. Todas son, por lo tanto, capaces de compartir lo amargo y lo dulce y de compartir la adversidad con Dios y todas pueden difundir el evangelio, dar testimonio para Dios, servir a Dios y adorar a Dios. Y en aras de amar a Dios, dar testimonio para Dios y llevar a cabo la voluntad de Dios, están más que dispuestas a sufrir cualquier cantidad de dolor, ser de un mismo sentir y cooperar estrechamente con el Dios práctico, compartir lo amargo y lo dulce y compartir la adversidad; esto es lo que es más bendecido por Dios. Para lograr la compatibilidad con Cristo y convertirse en personas que sean de un mismo sentir con Dios, el pueblo escogido de Dios debe poseer las cinco realidades de la verdad enumeradas a continuación y sólo entonces puede obtener la alabanza de Dios:

1. Debe obedecer el juicio y castigo, poda y trato y pruebas y refinamiento de Dios con el objetivo de entender la verdad, conocer la verdad y obtener la verdad.

2. En el cumplimiento de sus deberes, debe creer profundamente en el principio de la obediencia absoluta a la verdad y convertirse en personas que en verdad obedezcan a Dios.

3. Debe deshacerse de sus corruptas inclinaciones satánicas y deshacerse de toda mentira y engaño y convertirse en personas honestas.

4. Debe tener un corazón temeroso de Dios y ser capaz de amar al Dios práctico aún más de corazón.

5. Debe reconocer la esencia divina de Cristo y lo que Su humanidad normal tiene y es.

Sólo al lograr los cinco criterios anteriores los que creen en Dios y buscan la verdad serán capaces de lograr la compatibilidad con Cristo, será improbable que produzcan conceptos acerca de Dios, que desobedezcan o nieguen a Dios, serán capaces de mantenerse firmes en el testimonio y nunca traicionar a Dios en medio de todo tipo de pruebas y adversidades y estarán calificados para ver el rostro de Dios y darle la bienvenida a la aparición de Dios; esto es absoluto. Estos cinco criterios son tanto prácticos como confiables. En tanto que las personas hagan su máximo esfuerzo por buscar la verdad y lograr estos cinco criterios, entonces serán compatibles con Cristo y se les garantizará nunca más desafiar a Dios ni traicionar a Dios; sólo esto es ser genuinamente perfeccionado por Dios y ser alguien a quien Dios gana.

Aunque todo el pueblo escogido de Dios desee buscar la verdad y obtener la verdad, porque la mayoría de ellos sólo ha experimentado la obra de Dios por un tiempo bastante corto, todavía tiene un entendimiento bastante superficial de la relevancia de buscar la verdad. Por lo tanto, todavía no está completamente seguro sobre cómo buscar la verdad con el objetivo de alcanzar la salvación y ser perfeccionado y está limitado a ciertos aspectos cuando se trata de la práctica de buscar la verdad. Es incapaz de enfocarse en aspectos clave, o aspectos de principios, para entender la verdad y entrar en la realidad. Todos podemos ver que algunas personas se aferran a ciertas formas de hacer las cosas y a seguir reglas y siguen manejando asuntos sin principios; algunas personas están satisfechas simplemente con entender doctrina y no hacer el mal y piensan que poseen la realidad de la verdad; algunas personas, aunque son imprudentes y muy precipitadas y trajinan al ejecutar sus deberes, esto no da resultados prácticos; algunas personas parecen entender la verdad y, sin embargo, no saben cómo discernir herejías y falacias hasta el punto en que emplean herejías y falacias para difundir el evangelio y esto realmente es un asunto que avergüenza y desafía a Dios; algunos líderes y colaboradores son incapaces de ver si alguien tiene o no la realidad de la verdad y son incapaces de distinguir claramente a quién deberían estar alimentando y a quién deberían estar usando. Las personas así simplemente son incapaces de usar la verdad para resolver problemas prácticos así que, ¿cómo podrían eventualmente guiar al pueblo escogido de Dios en la realidad de la verdad? Algunas personas, cuando están difundiendo el evangelio, aunque ven que las personas son restringidas por sus propios conceptos y falacias, y son incapaces de aceptar el camino verdadero, siguen siendo incapaces de usar la verdad para analizar minuciosamente estos conceptos y falacias para ganar a estas personas; cuando algunas ven que el pueblo escogido de Dios tiene todo tipo de expresiones corruptas, están con corazones ansiosos y aun así son incapaces de usar la verdad para resolver sus problemas. Los tipos de manifestaciones antes enumerados son suficientes para probar que a aquellos que no tienen la realidad de la verdad les resultará muy difícil lograr buenos resultados en su difusión del evangelio y en dar testimonio para Dios. Sin la verdad, no tendrán manera de guiar al pueblo escogido de Dios en la realidad de la verdad y no tendrán forma de ejecutar sus deberes a la altura de las expectativas ni forma de servir a Dios con el objetivo de llevar a cabo Su voluntad y estos son hechos que todos los que buscan la verdad deben entender claramente. Si las personas son incapaces de buscar la verdad con ambos pies plantados firmemente sobre la tierra, entonces serán incapaces de obtener la verdad o de ser perfeccionadas por Dios.

Ahora bien, aunque la mayoría de los que buscan relativamente la verdad sean capaces de llevar a cabo sus deberes, debido a que su entendimiento de la verdad es demasiado superficial, esto quiere decir que no han entrado en la realidad de la verdad; aunque algunas personas se gastan sinceramente para Dios y son capaces de sufrir en la ejecución de sus deberes, debido a que no practican la verdad en cualquier parte lo suficientemente cerca, están lejos de estar calificadas para ser usadas por Dios; algunas personas siempre siguen las reglas y básicamente manejan los asuntos sin principios y también están restringidas por diferentes personas, asuntos y cosas, a tal punto que frecuentemente se vuelven negativas y las personas así lo son aún más sin la realidad de la verdad; algunas personas son restringidas por la influencia del gran dragón rojo y están satisfechas simplemente con tener fe en Dios en sus corazones pero son incapaces de llevar a cabo fielmente sus deberes para Dios ni dan rotundo testimonio para Él. Sin importar qué pruebas o adversidades encuentren, las que realmente amen la verdad y entiendan la verdad no se volverán negativas; cuanto mayor sea la adversidad en su entorno, más buscan la verdad, más son capaces de confiar en Dios y más hacen su máximo esfuerzo por alcanzar la verdad. Sólo las personas así son las personas que genuinamente poseen determinación y buscan la verdad y tienen esperanza de entrar a la realidad de la verdad y dar hermoso y rotundo testimonio de Dios. Todas las que frecuentemente se vuelven negativas y recaen cuando se encuentran con pruebas y adversidades en sus deberes, al punto en el que incluso se quejan, de ninguna manera son genuinos buscadores de la verdad y no tienen manera de ser perfeccionadas. Algunas personas, cuando ven que otras son arrestadas, que sus casas son registradas y que son torturadas, se vuelven negativas y tímidas y ya no se atreven a cumplir con sus deberes. Estas son las personas que le temen al gran dragón rojo y que definitivamente no aborrecen ni abandonan de verdad al gran dragón rojo. La probabilidad de que personas así traicionen a Dios es definitivamente del 100 por ciento; si son incapaces de equiparse con la verdad y de levantarse, entonces realmente se encuentran en semejante peligro. Hay muchas personas que están satisfechas simplemente con ser capaces de creer decididamente en Dios hasta lo último en medio de la persecución y la adversidad del gran dragón rojo, pensando que esto es mantenerse firmes en el testimonio y obtener a Dios. También hay algunas que creen que siempre y cuando se gasten para Dios y hagan algunas cosas prácticas, algunas buenas obras, y en tanto que no nieguen a Dios ni lo traicionen, entonces esto equivale a mantenerse firmes en el testimonio y obtener a Dios; este es un gran error. De hecho, sólo obtener la verdad en la propia fe en Dios es obtener sinceramente a Dios, sólo conocer genuinamente a Dios es obtener a Dios y sólo amar verdaderamente a Dios y obedecer a Dios absolutamente es obtener a Dios. Sólo aquellas que dan hermoso y rotundo testimonio en medio de la batalla espiritual y las pruebas son las que obtienen a Dios y son las que son capaces de obtener la alabanza de Dios y de convencer a otros de corazón y de palabra.

Dios se hizo carne en los últimos días para expresar la verdad y para juzgar y castigar al hombre para que pueda obtener la verdad, y Dios prueba y refina al hombre para permitirle conocer y obedecer a Dios, para cambiar sus opiniones sobre las cosas y para cambiar su carácter de vida. Si las personas son incapaces de buscar la verdad con el objetivo de lograr el resultado de conocer y obedecer a Dios, entonces no tienen la realidad de la verdad. Cuando las personas no han entrado en la realidad de la verdad, entonces esto quiere decir que no han obtenido la verdad y todas las que no tienen la realidad de la verdad son capaces de traicionar a Dios y dejarlo en cualquier momento y en cualquier lugar. Todos podemos ver que hay muchos en la religión que han creído en Dios por muchos años, incluso de por vida, pero no tienen un verdadero conocimiento de Dios ni tienen ningún cambio auténtico en su carácter de vida en absoluto. En particular los líderes y personajes famosos de varias denominaciones dentro del mundo de la religión, ¿por qué creen en Dios toda su vida y después se convierten en anticristos que son condenados por Dios y abandonados por el hombre? Si recordamos la Era de la Gracia cuando Jesús se hizo carne para hacer Su obra, ¿por qué los sumos sacerdotes, escribas y fariseos creyeron en Dios por todos esos años y sin embargo resistieron a Jesús? Pablo en particular. Después de que resistió desenfrenadamente a Jesús, hasta el momento en que vio la aparición de Dios, fue llamado a ser un apóstol y a difundir el evangelio. Así que, ¿por qué no tuvo ningún conocimiento verdadero de Dios y por qué finalmente se convirtió en la representación clásica de alguien que parece servir a Dios pero que realmente lo desafía? En la Era del Reino, cuando Jesús regresa en la carne, ¿por qué la mayoría de los pastores y líderes en el cristianismo y el catolicismo se pueden convertir en anticristos? Un asunto tan trágico realmente lo hace a uno pensar. ¿Por qué las personas pueden creer en Dios por tantos años y sin embargo aún se convierten en anticristos? La razón es porque no buscan la verdad ni conocen a Dios. Buscar la verdad se hace en aras de conocer a Dios. Cuando uno conoce verdaderamente a Dios, entonces habrá obtenido la verdad y sólo obtener la verdad es obtener realmente a Dios. Sin importar cuán grande sea su fe o cuán resueltos estén de creer en Dios, aquellos que no han obtenido la verdad a la larga seguirán desafiando y traicionando a Dios. Buscar y obtener la verdad en la propia fe en Dios es, por lo tanto, crucial y es tan clave. Así que, ¿a qué nivel exactamente debe llegar la propia fe con el fin de alcanzar la salvación y ser perfeccionado? De hecho, el criterio para alcanzar la salvación y ser perfeccionado es lograr la compatibilidad con Cristo. Sólo logrando la compatibilidad con Cristo puede uno estar seguro de que nunca desafiará ni traicionará a Dios. Por lo tanto, sólo buscando la verdad para conocer y obtener a Dios puede uno estar seguro de nunca desafiar ni traicionar a Dios. Los que ahora buscan la verdad saben muy bien que sólo aquellos que conocen y obedecen a Dios en su fe y que se convierten en personas que realmente aman a Dios son los que verdaderamente obtienen a Dios, que realmente son compatibles con Cristo y que son capaces de obtener la alabanza de Dios. Si las personas no pueden amar verdaderamente a Dios ni obedecerlo en su fe, entonces no pueden alcanzar la salvación y la probabilidad de que traicionen a Dios permanece al 100 por ciento. Por lo tanto, todas las que creen en Dios pero no lo conocen y todas las que creen en Dios pero que finalmente son incapaces de amarlo verdaderamente son personas que se oponen a Dios, cuya fe en Dios ha fracasado; esto es sin lugar a dudas. Para lograr la compatibilidad con Cristo uno debe buscar la verdad y lograr muchos resultados diferentes. Sólo entonces puede resolver el problema de la profunda corrupción de la humanidad y su naturaleza y esencia que desafían a Dios, sólo entonces puede resolver todas las diferentes impurezas en su fe en Dios y los elementos de incredulidad que alberga hacia Cristo y sólo entonces puede resolver todos los propios conceptos y la absurdez y las diferentes inclinaciones satánicas que desafían a Dios. Si alguien es incapaz de buscar la verdad y lograr todos estos resultados diferentes, entonces será incapaz de verdaderamente obedecer y servir a Dios y, por lo tanto, no tendrá manera de lograr la compatibilidad con Cristo. Aunque el pueblo escogido de Dios se está enfocando en buscar la verdad para convertirse en personas que aman a Dios y que logran la compatibilidad con Cristo y sabe muy bien que sólo buscando la verdad puede alcanzar la salvación y ser perfeccionado, la mayoría de ellos no sabe en qué aspectos buscar la verdad a fin de lograr estos resultados. Este es un problema práctico que existe con el pueblo escogido de Dios y del que se debe enseñar claramente. A continuación se enumeran explicaciones detalladas de los diez resultados que se deben lograr mediante buscar la verdad:

1. Uno debe conocer la obra de Dios mediante buscar la verdad

Uno debe conocer la obra de Dios en su fe en Dios y esto es clave para conocer a Dios. Lo más importante para conocer la obra de Dios es que debe reconocer que Dios expresa la verdad para juzgar y castigar a la humanidad corrupta y que la poda y trato y las pruebas y refinamiento están involucrados y que esta es la manera más efectiva de salvar y perfeccionar a las personas. También debe reconocer que la omnipotencia y la sabiduría de Dios y Su carácter todo se revela en Su obra y todas las palabras de Dios son las expresiones de Su carácter y todas representan Su esencia de vida. Por lo tanto, experimentar el juicio y castigo de las palabras de Dios, al igual que la poda y trato y las pruebas y refinamiento es clave para alcanzar la salvación y ser perfeccionado. Experimentar la obra de Dios equivale a experimentar el juicio y castigo de las palabras de Dios, así como experimentar la poda y trato, pruebas y refinamiento de Dios. Toda la poda y trato, pruebas y refinamiento que las personas encuentran durante el proceso de experimentar las palabras de Dios con el objetivo de practicar la verdad en sus deberes, todo pertenece al juicio y castigo de las palabras de Dios. Todos los resultados que se logran por medio de experimentar la obra de Dios son los resultados de experimentar el juicio y castigo de las palabras de Dios y son los resultados de experimentar la poda y trato y las pruebas y refinamiento. Sólo aquellos que experimentan el juicio y castigo, la poda y trato y las pruebas y refinamiento de las palabras de Dios son los que genuinamente experimentan la obra de Dios. Si alguien ha creído en Dios por muchos años pero nunca ha experimentado el juicio y castigo de las palabras de Dios y muy rara vez ha experimentado poda, trato, pruebas y refinamiento, entonces se puede decir con certeza que las personas así simplemente no han experimentado la obra de Dios. Cuanto más experimenten las personas el juicio y castigo de las palabras de Dios y cuanto más experimenten la poda y trato y las pruebas y refinamiento, más profundo se vuelve su entendimiento de la verdad de su propia corrupción y de su naturaleza y esencia. Entonces son capaces de conocerse realmente y están seguras de producir arrepentimiento y cambio verdaderos y después son definitivamente capaces de ejecutar sus deberes a la altura de las exigencias y este es el resultado que se logra sólo mediante experimentar verdaderamente la obra de Dios. Sólo aquellas que, mientras experimentan la obra de Dios, son capaces de conocer a Dios, de amar y obedecer verdaderamente a Dios y también dan testimonio para Dios y sirven a Dios, son las personas que genuinamente buscan la verdad, alcanzan la salvación y son perfeccionadas; sólo aquellas que realmente experimentan la obra de Dios y ven que todo lo que Dios hace es salvación y es amor por la humanidad, son las personas que realmente conocen la obra de Dios. Conocer a Dios es un resultado que se logra mediante buscar la verdad mientras se experimenta y obedece la obra de Dios y, de hecho, aquellas que conocen la obra de Dios son las personas que conocen a Dios.

2. Uno debe lograr el resultado de practicar la verdad y de obedecer a Dios mediante buscar la verdad

Buscar la verdad se hace para entender y obtener la verdad y entender y obtener la verdad es obtener vida eterna y obtener a Dios y uno puede entonces ser usado por Dios para servirlo. Este es el mayor honor para un ser creado y, por supuesto, es la mayor bendición. Sólo aquellos que logran el resultado de practicar la verdad y obedecer a Dios mediante buscar la verdad son los que genuinamente buscan la verdad. La clave para determinar si alguien realmente busca la verdad o no es examinar si puede o no practicar la verdad. Sólo aquellos que son capaces de practicar la verdad obedecen a Dios, mientras que los que son incapaces de practicar la verdad no obedecen a Dios y esto es sin lugar a dudas. Aunque no hay límite a buscar la verdad, independientemente de cuán profundo o superficial sea el propio entendimiento de la verdad, uno la debe poner en práctica y poco a poco avanza más profundo en practicar la verdad para lograr el resultado de obediencia a Dios; este es el principio de práctica de buscar la verdad. Hay muchos que creen que entienden todas las verdades pero no las practican. Las personas así no aman la verdad y de ninguna manera son personas que obedezcan a Dios. Aunque parecen muy entusiastas en su fe, de ninguna manera siguen siendo personas que practiquen la verdad. Aquellas que realmente buscan la verdad están seguras de ser personas que aman la verdad y sólo aquellas que aman la verdad están dispuestas a practicar la verdad. Sin importar cuán profundo o superficial sea su entendimiento de la verdad, siempre y cuando su conciencia verifique que eso es lo que un humano debe hacer, entonces lo deben hacer así; en tanto que entiendan la verdad en sus corazones, entonces les corresponderá a ellas, y estarán obligadas, a practicar la verdad. Sólo haciendo esto son personas que realmente obedecen a Dios. Que alguien realmente ame la verdad o no depende principalmente de que pueda o no practicar la verdad. Sólo aquellas que practican la verdad aman la verdad y buscan la verdad. La actitud que las personas tienen hacia la verdad es la actitud que tienen hacia Dios y como quiera que se acerquen a la verdad, así se acercan a Dios. Esto es absolutamente cierto. Sólo las que sinceramente aman, valoran, anhelan, respetan y exaltan la verdad reverencian genuinamente a Dios y aman realmente a Dios, sólo las que aman la verdad tienen un corazón que obedece a Dios y sólo las que pueden genuinamente practicar la verdad obedecen verdaderamente a Dios. Al medir a las personas de esta manera, definitivamente no te equivocarás. Sólo aquellas que logran el resultado de practicar la verdad y de obedecer a Dios mediante buscar la verdad son las que genuinamente buscan la verdad. Si alguien piensa que entiende muchas verdades pero nunca puede convertirse en alguien que realmente obedezca a Dios, entonces no ha obtenido la verdad y no tiene la realidad de la verdad en absoluto y esto es sin lugar a dudas.

3. Uno debe lograr el resultado de ejecutar competentemente su deber mediante buscar la verdad

Ejecutar el deber propio de manera competente no es un asunto sencillo. Uno debe entender muchas verdades y entender la voluntad de Dios, así como captar los principios de práctica. También, debe abandonar la carne para ser capaz de entender y practicar muchas verdades y de obedecer a Dios absolutamente. Sólo de esta manera puede ejecutar sus deberes de manera competente. Ejecutar competentemente los deberes propios se basa totalmente en entender la verdad y en practicar la verdad. Además, debe tener un cambio en su carácter de vida y ser capaz de amar verdaderamente a Dios y ser de un mismo sentir con Dios. Sólo de esta manera puede sufrir, pagar el precio y estar completamente dedicado a llevar a cabo su deber y sólo esto quiere decir que ha cumplido el criterio y logrado el resultado de ejecutar su deber competentemente. Antes que nada, debe entender muchas verdades para llevar a cabo su deber. Ya que las personas no entienden la verdad, no tienen objetivos ni estándares en sus deberes, mucho menos ningún principio, hasta el punto en el que ni siquiera pueden encontrar la senda para lograr resultados al cumplir con sus deberes. Por ejemplo, si alguien que está hospedando al pueblo escogido de Dios no tiene la verdad, entonces no tendrá principios de práctica ni sabrá cómo hospedar de una manera que se conforme a la voluntad de Dios. De esta manera, fácilmente seguirá las preferencias de la carne y hasta actuará con displicencia con el resultado de que no cuida de aquellos que debe estar hospedando y hospeda a los que no debería estar hospedando; esto quiere decir que está violando principios y no está llevando a cabo su deber. Si las personas realmente entienden la verdad entonces son capaces de ejecutar el trabajo de hospedar de según los principios, sabrán cómo acercarse a las transgresiones y expresiones de corrupción de las personas, sabrán cómo ayudarlas con un corazón amoroso, serán capaces de ser pacientes y tolerantes, serán capaces de distinguir a los espíritus malos, los anticristos y las personas perversas y después rechazarlas, serán capaces de tratar a las personas justamente de acuerdo con los principios y serán capaces de asociarse normalmente con las personas; de esta manera logran el estándar de ejecutar su deber de manera competente. Difundir el evangelio es otro ejemplo. Cuando las personas tienen muy poco entendimiento de la verdad, entonces son incapaces de difundir el evangelio y de dar testimonio para Dios. Los objetos del evangelio hacen muchas preguntas para investigar más sobre el camino verdadero pero son incapaces de responder. En particular, cuando los objetos del evangelio tienen conceptos y malentendidos acerca de Dios, sin la verdad los que difunden el evangelio no sólo son incapaces de resolver estos problemas, sino que también fácilmente se pueden confundir y sufrir daño. Por tomar otro ejemplo, si los líderes y colaboradores no entienden la verdad, entonces son incapaces de resolver los problemas del pueblo escogido de Dios con la verdad y son incapaces de la acción para contrarrestar los muchos problemas que surgen dentro de la iglesia. Por lo tanto, para ejecutar competentemente tu deber, debes buscar la verdad con el fin de entenderla y obtenerla. De esta manera entonces, sin importar qué deber sea que cumplas, siempre lograrás resultados y, además, te sentirás relajado y feliz, liberado y libre, y no te sentirás restringido por ninguna persona, asunto o cosa. También, cuando compartas acerca de la verdad con otros, fácilmente resolverás sus problemas y les permitirás sentirse beneficiados y liberados. Todos estos son resultados logrados por las personas que entienden la verdad y manejan los asuntos con principios. Sólo buscando la verdad y entrando en la realidad de la verdad puede uno ejecutar su deber competentemente y sólo alguien que competentemente ejecuta su deber mediante buscar la verdad es alguien que genuinamente entra en la realidad de la verdad. Esto se debe a que sólo los que buscan más la verdad dedican atención a la realidad y se enfocan más en manejar asuntos con principios para lograr resultados y sólo manejar asuntos con principios quiere decir básicamente que uno está ejecutando su deber competentemente.

4. Uno debe lograr el resultado de difundir el evangelio y de dar testimonio para Dios mediante buscar la verdad

Para difundir el evangelio y dar testimonio para Dios, uno debe entender muchas verdades antes de que pueda lograr resultados. Debido a que hay muchos problemas relacionados con difundir el evangelio y dar testimonio para Dios, debe poseer la verdad antes de que pueda resolverlos. Si tiene muy poco entendimiento de la verdad, entonces esto tendrá un impacto directo en los resultados de difundir el evangelio y dar testimonio para Dios. Por lo tanto, que alguien tenga o no la realidad de la verdad se muestra más claramente por si es capaz o no de difundir el evangelio y dar testimonio para Dios. Que alguien finalmente pueda o no alcanzar la salvación y ser perfeccionado mediante experimentar la obra de Dios depende principalmente de que pueda o no difundir el evangelio y dar testimonio para Dios, que pueda o no realmente llevar a otros delante de Dios, que pueda o no guiar a otros en la realidad de la verdad de las palabras de Dios y que pueda o no derrotar las fuerzas del mal de Satanás y promover eficazmente la obra de difundir el evangelio del reino y avanzarlo; esta es la obra esencial de servir a Dios y es clave para llevar a cabo la voluntad de Dios. Por lo tanto, difundir el evangelio y dar testimonio para Dios es un gran reto que enfrentan todos los que creen en Él. Los que no tienen la verdad son incapaces de difundir el evangelio y dar testimonio para Dios; sólo aquellos que tienen un mejor y más claro entendimiento de la verdad serán capaces de ejecutar grandes obras con difundir el evangelio y dar testimonio para Dios. Algunas personas, cuando difunden el evangelio y dan testimonio para Dios, sólo son capaces de traer a las personas delante de Dios y traerlas a la iglesia. Son incapaces, sin embargo, de guiarlas en la realidad de la verdad de las palabras de Dios o permitirles poner los fundamentos en el camino verdadero y esto también es porque tienen un entendimiento de la verdad demasiado superficial y no han entrado en la realidad de la verdad; esto es un hecho. Si alguien realmente posee la realidad de la verdad, entonces no sólo será capaz de difundir el evangelio, de dar testimonio para Dios y de traer a las personas delante de Dios, sino que también será capaz de aplicar la verdad para resolver los conceptos, las suposiciones equivocadas y las desviaciones de las personas, será capaz de exponer y analizar minuciosamente de acuerdo a las palabras de Dios el problema de la esencia de las personas que desafía y desobedece a Dios y, además, será capaz de ayudar a las personas a entender la verdad y llegar a conocer su propia naturaleza y esencia y la verdad de su propia corrupción, permitiéndoles así entrar en la realidad de la verdad. Sólo las personas así son las que entienden genuinamente la verdad y obtienen la verdad. Si alguien ha entendido la verdad, ha entrado en la realidad y ha obtenido genuinamente la verdad, entonces definitivamente será capaz de ejecutar obras aún mayores con difundir el evangelio y dar testimonio para Dios. Si alguien sólo puede traer a las personas a la iglesia cuando difunde el evangelio y da testimonio para Dios, entonces esto muestra que sólo puede llevar a cabo un aspecto de su deber. Si alguien, cuando difunde el evangelio y da testimonio para Dios, no sólo puede ganar a las personas y traerlas a la iglesia, sino que también las puede regar, proveer y guiar en la realidad de la verdad y, además, derrotar a todas las fuerzas del mal de Satanás en la batalla espiritual, desbaratar totalmente el desenfrenado ataque de los anticristos del mundo de la religión, hacer su máximo esfuerzo por difundir las palabras de Dios, dar testimonio de la obra de Dios de una manera verdadera y eficaz, luchar contra todas las herejías y falacias de Satanás y ser capaz de promover eficazmente la difusión del evangelio del reino y acercarlo a su clímax, entonces esto significa que genuinamente se ha convertido en un verdadero testigo de Cristo de los últimos días. Sólo este es alguien que realmente conoce a Dios y que verdaderamente es el espécimen y modelo hecho por Dios en Su obra de los últimos días.

5. Uno debe lograr el resultado de ser una persona honesta y de vivir una verdadera semejanza humana mediante buscar la verdad

Hay muchos que ahora están entrenando para convertirse en personas honestas, todos usando sus propios métodos y maneras y principios. Después de practicar por varios años, suspiran cuando ven qué poco progreso han hecho. La razón para esto es porque ser una persona honesta no es un asunto sencillo. Uno debe buscar la verdad para resolver todo tipo de inclinaciones satánicas y sólo entonces puede lograr el resultado de convertirse en una persona honesta. La mayoría de las personas asume una opinión demasiado simplista de ser honesto, pensando en lograrlo simplemente por practicar y adherirse a algunas reglas. Sin embargo, no ha esperado que, confiando en su carne, ni siquiera sea capaz de acatar las reglas y finalmente sea convencida de la verdad de las palabras de Dios; nada se puede lograr cuando alguien no tiene la verdad. Para ser una persona honesta uno debe experimentar el juicio y castigo de las palabras de Dios y debe experimentar mucha poda y trato y muchas pruebas y refinamientos y sólo entonces se puede cambiar el propio carácter de vida. Las personas ahora sienten que ser una buena persona no es fácil, pero ser una persona honesta es aún más difícil. El proceso para convertirse en una persona honesta es de hecho el proceso de alcanzar la salvación y ser perfeccionado. Convertirse en una persona honesta es el resultado que se logra por cambiar el propio carácter de vida y los criterios para convertirse en una persona honesta son los mismos criterios para alcanzar la salvación y ser perfeccionado. Por lo tanto, para ser una persona honesta uno debe buscar la verdad antes de que pueda lograr cualquier resultado; sólo una persona honesta puede vivir una nueva semejanza humana y sólo una persona honesta puede vivir una verdadera imagen humana. ¿Por qué Dios una y otra vez demanda que las personas sean personas honestas? Esto es profundamente significativo. Dios ama a las personas honestas y aborrece a las personas deshonestas. Si alguien cree en Dios pero no busca convertirse en una persona honesta, entonces nunca obtendrá la bendición de Dios. Cuando alguien no es una persona honesta entonces es indigno de ser llamado humano y entonces no puede alcanzar la salvación; esto es sin lugar a dudas. Ser una persona honesta definitivamente no es un asunto sencillo. Uno debe experimentar el juicio y castigo de Dios, experimentar mucha poda y trato y también experimentar muchas pruebas y refinamientos y debe buscar la verdad con determinación y luchar por los requisitos de Dios. Cuando alguien realmente conoce a Dios y dentro de él surge un corazón amante de Dios, entonces le resulta fácil practicar la verdad y, además, luego ama ser una persona honesta. En este momento, se convierte en una persona honesta de manera natural y este es un resultado que se logra mediante buscar la verdad y es aún más un resultado que se logra por medio de experimentar el juicio y castigo de Dios. Si no busca la verdad, entonces nunca se convertirá en una persona honesta y si no se convierte en una persona honesta, entonces nunca alcanzará la salvación.

6. Uno debe lograr el resultado de reconocer la verdad de la corrupción de la humanidad, su naturaleza y esencia y el origen de la oscuridad del mundo mediante buscar la verdad

Todos los que entienden la verdad saben muy bien que conocerse de verdad a uno mismo realmente no es fácil. Uno absolutamente no puede realmente conocerse a sí mismo por creer en Dios y leer las palabras de Dios por unos pocos años por su cuenta. Más bien, debe experimentar el juicio y castigo de las palabras de Dios y experimentar poda y trato y debe también experimentar ser expuesto mediante muchas pruebas y refinamientos. Sólo entonces es capaz de realmente reconocer la verdad de la corrupción de la humanidad así como su naturaleza y esencia. Todos podemos ver que la mayoría de aquellos que han creído en Dios por varios años y que tienen alguna experiencia siguen hablando letras y doctrinas y no han entrado en la realidad de la verdad. La razón para esto es porque tienen un entendimiento de la verdad demasiado superficial y porque no han reconocido claramente la verdad de la corrupción de la humanidad y su naturaleza y esencia. Por lo tanto les resulta muy difícil lograr el resultado de entrar en la realidad en su práctica de la verdad; sólo saben acatar y seguir las reglas. Cuando las personas coman y beban las palabras de Dios y entiendan algunas verdades y, en particular, después de que experimenten poda, trato, pruebas y refinamiento, la verdad de su corrupción se revele, verán los resultados que se logran mediante el juicio y castigo de las palabras de Dios y finalmente verán su verdadero rostro. Sólo entonces se postran en tierra y se sienten demasiado avergonzadas para mostrar sus rostros, reconociendo que verdaderamente son el diablo Satanás y que son indignas de ser llamadas humanos. Sólo cuando las personas creen en Dios y experimentan la obra de Dios hasta esta etapa realmente se conocen y dentro de ellas surge ahí un corazón de verdadero arrepentimiento y odio a sí mismas. Por lo tanto se puede ver que experimentar el juicio y castigo de las palabras no es un asunto sencillo y uno puede lograr resultados sólo sufriendo poda y trato y pruebas y refinamiento. Sólo aquellos que realmente tienen experiencia de vida saben lo que es el verdadero autoconocimiento. Sin haber experimentado siete u ocho años del juicio y castigo, poda y trato y pruebas y refinamiento de Dios, las personas de ninguna manera serán capaces de lograr el autoconocimiento; esto es real. A menos que alguien haya sido expuesto en pruebas o haya fracasado y caído, entonces nunca estará convencido. Algunas personas dirán que cualquiera que entienda algunas verdades tendrá algún conocimiento de sí mismo; esto no está mal y para nada niego esto. Pero de lo que estoy hablando es un verdadero autoconocimiento. Para realmente conocerse a sí mismo, uno debe ser capaz de ver claramente la verdad de su propia corrupción, naturaleza y esencia. Saber un poco acerca de las propias inclinaciones corruptas no es realmente conocerse a uno mismo y, si alguien sólo tiene esa estatura, entonces nunca reconocerá el hecho de que la humanidad corrupta no tiene humanidad y toda son diablos. Algunas personas han servido como líderes y colaboradores por varios años pero nunca son capaces de hacer trabajo práctico y, al final, reconocen que no poseen la realidad de la verdad. Algunas personas, sólo después de que han sido arrestadas y se han convertido en Judas, reconocen que no poseen la realidad de la verdad. Por lo tanto se puede ver que, a menos que alguien haya fracasado y caído, entonces es incapaz de verdaderamente examinarse y conocerse a sí mismo. Cuando alguien realmente conoce su propio yo, entonces es capaz de ver claramente el verdadero estado de la totalidad del desafío y la traición a Dios de la humanidad corrupta, es capaz de penetrar a través del origen de la oscuridad del mundo y es aún más capaz de llegar a comprender la malvada esencia de las tendencias del mundo, porque todas estas cosas se relacionan directamente con que realmente conozca o no su propio yo. La esencia de la naturaleza de la totalidad de la humanidad corrupta es la esencia de desafío y traición a Dios, más o menos. Por lo tanto, los que realmente se conocen a sí mismos pueden ver claramente que la totalidad de la humanidad necesita mucho la salvación de Dios y que sólo el Dios práctico encarnado puede salvar a la humanidad corrupta de la oscura influencia de Satanás y permitirle regresar realmente a Dios y lograr la compatibilidad con Él. Conocerse a uno mismo es un resultado que se debe lograr mediante buscar la verdad y conocerse a uno mismo también es el comienzo de la entrada a la vida. Sólo aquellos que realmente se conocen a sí mismos y pueden buscar la verdad son los que entran en el camino correcto de la creencia en Dios.

7. Uno debe lograr el resultado de la transformación del punto de vista y del cambio de carácter mediante buscar la verdad

Hay muchas personas que creen que, entendiendo una pequeña verdad y transformando un poco sus puntos de vista, de este modo alcanzan la salvación y son perfeccionadas. De hecho, las personas tienen una opinión demasiado simplista de la relación entre la transformación del punto de vista y el cambio de carácter. Aquellas que realmente entienden y obtienen la verdad nunca transforman solamente sus puntos de vista sobre una o dos cosas sino que en lugar de eso transforman sus puntos de vista sobre muchas cosas hasta que alcanzan una transformación a fondo de sus perspectivas sobre la vida y los valores; sólo esto es entender y obtener la verdad realmente. No es el caso que, transformando los propios puntos de vista sobre una o dos cosas, uno pueda entonces lograr una transformación en sus perspectivas sobre la vida y los valores. Sólo logrando una completa transformación de sus perspectivas sobre la vida y los valores prueba que realmente entiende la verdad y ha obtenido la verdad. Existe un vínculo directo entre la transformación del punto de vista y el cambio de carácter. Algunas personas entienden unas cuantas verdades y transforman sus puntos de vista un poco pero su carácter de vida no cambia en absoluto. ¿Qué tipo de problema es este exactamente? La razón es realmente muy simple. Sólo cuando las perspectivas de alguien sobre la vida y los valores se transforman totalmente puede entonces cambiar su carácter de vida. Por lo tanto, se puede ver que la transformación de las perspectivas de alguien sobre la vida y los valores es la veleta de cambio en su carácter de vida. Por lo tanto, alguien que entienda una pequeña verdad y en cierto modo transforme sus puntos de vista no es una representación de una transformación completa de sus perspectivas sobre la vida y los valores. Aquellos que realmente obtienen la verdad han transformado sus opiniones y pareceres de todos los problemas de la vida y de todas las personas, asuntos y cosas a través de todo el mundo humano. Además, sus opiniones y pareceres se han conformado totalmente con las palabras de Dios, la verdad y han cumplido completamente los requisitos de Dios. Sólo estas personas obtienen la verdad y conocen a Dios y, en este momento, su carácter de vida cambia de manera natural y se vuelven totalmente capaces de practicar la verdad y de obedecer a Dios y también pueden amar y servir a Dios verdaderamente. Aquellas que de verdad conocen a Dios son entonces capaces de darse cuenta de la verdadera relevancia y valor de vivir por las palabras de Dios. Que la humanidad deje y traicione a Dios significa oscuridad y muerte; esta es la razón fundamental para la muerte entre la humanidad. Sólo obedeciendo y adorando a Dios la humanidad puede alcanzar la bendición de Dios de la vida eterna. Por lo tanto, sólo obtener la verdad es obtener a Dios y, cuando uno ha obtenido la verdad, entonces está dispuesto a dedicar toda su vida a llevar a cabo la voluntad de Dios y está dispuesto a dar testimonio para Dios y servir a Dios para siempre sin arrepentimiento. Sólo las personas así son las que logran la transformación del punto de vista y un cambio completo en su carácter de vida.

8. Uno debe lograr el resultado de conocer el carácter y la esencia de Dios mediante buscar la verdad

El objetivo principal para buscar la verdad es conocer y amar a Dios. Si alguien realmente conoce a Dios entonces puede amar a Dios y, cuando su corazón verdaderamente ame a Dios, entonces se convierte en alguien que es compatible con Cristo. “Conocer a Dios” significa conocer el carácter de Dios y Su esencia de vida. Para lograr el resultado de conocer el carácter de Dios uno no puede simplemente depender de su entendimiento de doctrina; debe experimentar el juicio y castigo, poda y trato y pruebas y refinamiento de Dios y sólo entonces se puede lograr este resultado. Hay tantas cosas de lo que Dios tiene y es dentro de Su carácter. Aquí están algunos ejemplos: Dios ama a las personas honestas y detesta a las personas deshonestas; Dios odia a las personas perversas y las personas perversas deben ser castigadas; Dios maldice al diablo Satanás; Dios habla y está hecho, Él ordena y se mantiene firme; Dios es tan bueno como Su palabra y Su palabra se logrará y lo que se logra dura para siempre; Dios levanta al pobre; Dios es humilde y está oculto; Dios exalta al humilde y avergüenza al arrogante; aquellos a quienes Dios destruiría Él primero los hace enojar; Dios se oculta a Sí mismo del lugar sórdido y aparece al reino santo; Dios muestra gran ira mientras el viejo mundo existe; la máxima relevancia del gozo, ira, tristeza y felicidad de Dios. Todos estos ejemplos representan la esencia de vida de Dios. Por lo tanto, se puede ver que conocer el carácter de Dios no es ni sencillo ni fácil y uno debe buscar la verdad. Debe experimentar el juicio y castigo, poda y trato y todo tipo de pruebas y refinamiento de Dios con el fin de entender muchas verdades y sólo entonces puede alcanzar verdadero conocimiento de Dios. Cuando alguien ha experimentado la obra de Dios lo suficientemente profundo y ha entendido muchas verdades, cuando es capaz de ver muchos hechos que corroboran cómo Dios ama a las personas honestas, cómo Él odia a las personas perversas, cómo Él maldice a Satanás, cómo Él expone y corta de raíz a aquellos que no aman la verdad, cómo Él castiga a los anticristos y a los perversos y cómo Él perfecciona a los que buscan la verdad y cuando son capaces de aplicar experiencias y hechos para verificar todas las palabras de Dios y, en particular, cuando experimentan el juicio, castigo, poda y trato de las palabras de Dios, así como la exposición de pruebas, refinamiento, dolor y adversidad para que, finalmente, verifiquen la autenticidad de las palabras de Dios, verifiquen que las palabras de Dios son en efecto la verdad inmutable y se convenzan de corazón y por palabra, entonces son capaces de alabar y adorar a Dios de corazón. Esto entonces significa que han llegado a conocer a Dios y todos estos resultados se obtienen por medio de que el hombre encuentre el carácter justo de Dios. Cuando alguien tiene estas experiencias prácticas y finalmente llega a comprender y a conocer el carácter de Dios, entonces estos son los resultados que se obtienen de que experimente la obra de Dios. Al mismo tiempo, puede ver de la obra de Dios que todo lo que les sucede a las muchas personas perversas y a los anticristos es la ira, maldición, castigo y retribución de Dios y, de esto, ve revelado el carácter de Dios. Luego ve que las cosas que le suceden a la totalidad de la humanidad corrupta y al mundo de maldad también son el justo juicio y castigo de Dios y esto es aún más la revelación del carácter de Dios. Estos discernimientos son los resultados que se obtienen mediante experimentar la obra de Dios. Cuando alguien ha visto suficiente del carácter de Dios revelado y tiene conocimiento de él lo suficientemente profundo, entonces tendrá verdadero conocimiento de la esencia de vida de Dios y entonces será capaz de decir estos tipos de palabras que dan claro testimonio para Dios: “La esencia de vida de Dios es amor, justicia y verdad.” El carácter de Dios y Su esencia de vida son inextricables y lo que la esencia de vida de Dios exhibe es Su carácter; el carácter de Dios es una representación completa de Su esencia de vida. Por lo tanto, conocer el carácter y la esencia de Dios sólo se puede lograr por medio de buscar la verdad y este resultado se obtiene completametne mediante experimentar y conocer la obra de Dios. Pero debido a que el carácter y la esencia de vida de Dios son tan profundos y tan grandes que la humanidad nunca los puede experimentar ni conocer completamente, ante Dios todas las personas son como bebés, independientemente de por cuántos años hayan creído en Dios. Así es precisamente como es. Conocer a Dios es eterno y buscar la verdad es eterno porque Dios es tan grande y el hombre es tan insignificante.

9. Uno debe lograr el resultado de realmente amar a Dios y vivir la imagen de amar a Dios mediante buscar la verdad.

Creer en Dios es fácil pero amar verdaderamente a Dios no lo es. Hay muchos que nunca entienden porqué amar a Dios es tan difícil; todos sus corazones quieren amar a Dios pero no lo pueden hacer. ¿Qué tipo de problema es este exactamente? La razón es muy sencilla. Es porque la humanidad está corrompida de una manera demasiado profunda, a tal punto que la esencia del hombre es similar a la naturaleza de Satanás. El hombre ha perdido la conciencia y la razón de la humanidad normal, todos aman la carne y la perversidad y el amor que tienen en sus corazones por la verdad es tan pequeño como para que no merezca mencionarse. Además, el hombre no conoce a Dios así que, ¿cómo podría surgir un corazón amante de Dios? Para amar a Dios, el hombre debe pasar por la salvación y perfección de Dios y lograr en entendimiento de la verdad y sólo entonces puede amar genuinamente la verdad y amar verdaderamente a Dios. Si alguien puede amar a Dios sin haber pasado por la salvación y perfección de Dios, entonces esto demuestra que no ha sido corrompido. La habilidad para amar a Dios ¿no es el mejor tipo de humanidad? Así que, ¿por qué todavía necesita la salvación y perfección de Dios? Por lo tanto, para lograr el resultado de amar verdaderamente a Dios y vivir la imagen de amar a Dios, uno debe buscar la verdad. No hace falta decir, amar a Dios no es fácil porque este es un criterio para ser perfeccionado. Para alguien poner un poco de verdad en práctica y llevar a cabo su deber actual es muy difícil y la razón para esto es porque la humanidad ha sido corrompida por Satanás de una manera demasiado profunda. Es muy difícil que alguien haga una buena obra que se supone debe hacer y sólo después de pasar muchos días de reflexión y lucha pueda entonces obligarse a decidirse a hacerlo. Aunque hacer una buena cosa no es difícil, hacer una buena obra que sea sin impureza y que no sea hecha para uno mismo es muy difícil, no importa entregar toda la propia vida haciendo cosas buenas. Por lo tanto, si alguien no busca la verdad por varios años ni experimenta los muchos dolores del juicio y castigo, pruebas y refinamiento, entonces será incapaz de amar a Dios. Si alguien realmente tiene una conciencia y puede confiar en ella para amar a Dios, entonces es alguien con el mejor carácter. Para amar verdaderamente a Dios y vivir la imagen de amar a Dios, sin embargo, uno debe pasar por la salvación y perfección de Dios y esto es sin lugar a dudas. Por ejemplo, para poner en práctica amar a Dios por lo menos uno debe ser capaz de practicar la verdad y obedecer a Dios. Esto realmente es difícil porque no puede ser alguien que obedezca a Dios practicando la verdad sólo de vez en cuando. Más bien sólo se puede convertir en alguien que verdaderamente obedezca a Dios cuando sea capaz de practicar la verdad en todas las cosas. Si alguien no entiende la verdad y no tiene principios de práctica en muchas cosas, ¿es capaz entonces de practicar la verdad y obedecer a Dios? Aparte, ejecutar el deber propio para corresponder al amor de Dios es el requisito mínimo de amar a Dios y para llevar a cabo su deber uno debe por lo menos no ser descuidado en el trabajo ni engañar a Dios y también debe ser considerado para con la voluntad de Dios y practicar la verdad. Sólo entonces puede satisfacer a Dios. Para lograr esto, necesitará ser capaz de padecer sufrimiento, pagar el precio y estar dedicado a Dios. Para guiar al pueblo escogido de Dios en la realidad de la verdad, los líderes y colaboradores deben hacer mucho trabajo práctico. Esto requiere que abandonen todas las cosas y sigan a Dios, no ser restringidos por ninguna persona, asunto o cosa y obedecer a Dios absolutamente, lo que les demanda padecer más sufrimiento y pagar más precio. Por lo tanto, si alguien no tiene un corazón amante de Dios, no será capaz de padecer ni el sufrimiento ni el precio que tenga que pagar. ¿Cómo, entonces, podría vivir la imagen de amar a Dios? Aquellos cuyos corazones realmente aman a Dios no tienen dificultades ni sufren restricción y son capaces de ejecutar sus deberes de manera competente. Puesto que sus corazones aman a Dios, temen causarle dolor, temen engañarlo o hacerle trampa y, aún más, temen hacer el mal y desafiar a Dios. Sin importar la cuestión, si van en contra de la verdad, su conciencia sufrirá reproche, tormento y dolor. Siempre y cuando tengan el esclarecimiento e iluminación del Espíritu Santo, entonces son capaces de practicar la verdad y sus corazones están entonces llenos de gozo, así que desean obedecer y satisfacer a Dios. En el momento en que hacen algo equivocado, su conciencia sufre un reproche tan fuerte y se ven a sí mismos como alguien que realmente desafía a Dios y eso es algo sumamente doloroso y pesaroso para ellos. Este resultado se obtiene completamente mediante experimentar el juicio y castigo de Dios. Así que para aquellos que aman a Dios, padecer sufrimiento y agotamiento en aras de amar y satisfacer a Dios no es adversidad y, más bien, sienten gozo y se sienten relajados, liberados y libres. De hecho, los así llamados dolor y felicidad se determinan completamente sobre la base de que alguien tenga o no un corazón amante de Dios. A veces, cuando haya algo que los que no aman a Dios perciban como doloroso, los que aman a Dios lo percibirán como gozo y cuando haya algo que los que no aman a Dios perciban como alegre, los que aman a Dios lo percibirán como doloroso. ¿Cuál exactamente es la situación aquí? Esto se debe a que, cuando alguien ama sinceramente a Dios, su carácter de vida ya habrá sido cambiado y se habrá convertido totalmente en una persona recién creada por lo que sus puntos de vista serán diferentes, como lo serán sus sentimientos de vida. Aquellos que verdaderamente aman a Dios, por lo tanto, son capaces de vivir la imagen de amar a Dios y esta es la genuina imagen humana del hombre originalmente creado por Dios. Cuando el amor de alguien por Dios alcanza su cenit, entonces se convierte en una persona justa, una persona santa y entonces está calificado para heredar las promesas de Dios.

10. Uno debe lograr el resultado de vivir por las palabras de Dios y dedicar su vida a llevar a cabo la voluntad de Dios mediante buscar la verdad

Aquellos que han sido perfeccionados por Dios son capaces de vivir por las palabras de Dios. Ser capaz de buscar la verdad y practicar la verdad en todas las cosas es vivir por las palabras de Dios, como lo es ser capaz de amar y obedecer verdaderamente a Dios. Si se apartan de las palabras de Dios entonces sentirán dolor y vacío y, en tanto que sean capaces de comer y beber las palabras de Dios, compartir acerca de Sus palabras y gozar Sus palabras, entonces se sentirán enriquecidos, motivados en la vida y sentirán que el hombre debe vivir para cumplir con su deber y debe vivir para llevar a cabo la voluntad de Dios. Las personas así ya entienden la verdad y la han obtenido, no sufren restricción de ninguna persona, asunto o cosa cuando se gastan para Dios y son capaces de estar dedicadas a Dios y obedecerlo absolutamente; sin importar cuánto dolor sufran, no se quejarán, mucho menos traicionarán a Dios. Si aquellos que buscan la verdad pueden alcanzar el reino de conocer, amar y obedecer a Dios, entonces serán capaces de vivir por las palabras de Dios y las palabras de Dios se convertirán en su base para la supervivencia. Cuando alguien vive por las palabras de Dios, está dispuesto a llevar a cabo la voluntad de Dios. Si no vive para gastarse en aras de llevar a cabo la voluntad de Dios y no puede hacer ningún trabajo práctico, entonces sentirá que está desperdiciando tiempo precioso y sentirá que no merece ser llamado humano. Por lo tanto, entre aquellos que entienden la verdad y conocen a Dios, no hay uno que no ame a Dios ni uno que no dedique toda su vida a llevar a cabo la voluntad de Dios. Cuanto más alguien entiende la verdad, más está dispuesto a llevar a cabo su deber y a hacer más trabajo práctico con el fin de dar testimonio para Dios. Piensa que sólo esto no equivale a una pérdida de tiempo precioso y que sólo vivir de esta manera tiene valor y relevancia. Lo que más les gusta hacer a todos aquellos que viven por las palabras de Dios es ejecutar su deber y servir a Dios porque sólo al cumplir con su deber competentemente aman a Dios, dan testimonio para Él, lo sirven y son capaces de llevar a cabo Su voluntad. Todas las palabras de Dios son palabras que permiten al hombre alcanzar la salvación, todas son palabras que permiten al hombre conocer a Dios y todas son palabras que permiten al hombre ejecutar sus deberes y vivir una vida significativa. Al vivir por las palabras de Dios, uno vive una verdadera semejanza humana y vive la imagen de amar a Dios. En verdad, esta es la vida más significativa, más valiosa. Entre aquellos que realmente aman a Dios no hay uno que desperdicie el precioso tiempo, no hay ninguno que viva para comer o que viva para su vientre y ninguno que viva para la fama vana o por el estatus, mucho menos hay alguno que viva por sus padres o sus hijos. Vivir por las palabras de Dios es vivir por la verdad y esto quiere decir vivir de acuerdo a la voluntad de Dios y Sus requisitos y, aún más, es vivir para llevar a cabo la voluntad de Dios. Cuanto más alguien entienda la verdad y obtenga la verdad, más vive una vida de valor y relevancia. Los verdaderos seres humanos viven para servir, adorar sin cesar y amar a Dios sin arrepentimiento; este es el objetivo y el resultado que aquellos que buscan la verdad deben lograr.

Arriba están los 10 resultados que se deben lograr mediante buscar la verdad. Sólo alguien que haya logrado estos 10 resultados mediante buscar la verdad es alguien que ha obtenido realmente la verdad y ha sido perfeccionado por Dios y se convertido en uno que realmente ama a Dios. De esta manera, esta persona verdaderamente logra la compatibilidad con Cristo. Por lo tanto se puede ver que buscar la verdad no es un asunto sencillo. Cuando alguien realmente entiende un poco de verdad, entonces es capaz de percibir la verdadera relevancia de buscar la verdad. Toda la corrupción del hombre se resuelve mediante entender la verdad. Cuanto más uno busque la verdad más profundo llega a conocerse y cuanto más entienda la verdad, más puede ver sus propios defectos. Por consiguiente, entonces es capaz de percibir que nada se puede lograr sin buscar la verdad y que la humanidad corrupta es despreciable, que es polvo y lodo. Sólo buscando la verdad puede poseer alguna humanidad y hacer algo de trabajo humano y sólo buscando la verdad puede vivir alguna semejanza humana y cumplir el requisito de Dios para ser compatible con Cristo. Si alguien no busca la verdad, entonces será incapaz de lograr la compatibilidad con Cristo y será no merecedor de ser llamado humano ni de vivir en esta tierra y debe ser maldecido y destruido. Ahora hay muchos que buscan la verdad que sienten el vacío de la vida y sienten que, si no buscaran la verdad, entonces sus vidas realmente no tendrían relevancia. Sus corazones, por lo tanto, tienen sed de la verdad cada vez más. Todos ellos son capaces de sentir que existen tantos problemas que resolver mediante buscar la verdad por lo tanto su alcance para buscar la verdad se vuelve cada vez más amplio. Si alguien es capaz de buscar la verdad con determinación, entonces definitivamente será capaz de vivir por las palabras de Dios y de transformar las palabras de Dios en su base para la supervivencia; de esta manera, naturalmente logrará la compatibilidad con Cristo. Cuando alguien realmente obtiene la verdad, entonces esto equivale a que verdaderamente alcanza la salvación y es perfeccionado. Cuando esto sucede, entonces sólo vive para difundir el evangelio, para dar testimonio para Dios y para llevar a cabo la voluntad de Dios. Sólo esto es amar y servir a Dios verdaderamente y sólo esto es vivir una vida genuina. Por lo tanto, se puede ver que cuando alguien logra estos 10 resultados mediante buscar la verdad, entonces realmente alcanza la salvación y es perfeccionado y se convierte en alguien que es genuinamente compatible con Cristo. Buscar la verdad es vivir en la luz y caminar por la senda de luz; buscar, conocer y obtener la verdad es verdaderamente glorioso.

Hoy, el Dios encarnado ha venido a hacer Su obra en la tierra, y exige que el hombre logre conocerle, obedecerle, y dé testimonio de Él; que conozca Su obra práctica y normal, que obedezca todas Sus palabras y Su obra que no concuerdan con los conceptos del hombre, y dé testimonio de toda Su obra de salvación del hombre, y todos los hechos que Él hace y que vencen al hombre”. Las palabras de Dios son muy claras. El Dios práctico encarnado expresa la verdad para juzgar y castigar a la humanidad corrupta para que el hombre lo pueda conocer, obedecer y dar testimonio para Él. Si alguien ha experimentado la obra de Dios varios años, pero no conoce al Dios práctico encarnado ni lo obedece, ¿cómo puede dar testimonio de la obra práctica de Dios? ¿Y cómo puede lograr la compatibilidad con Cristo? Si alguien no tiene reverencia por el Dios práctico ni lo obedece, entonces definitivamente no tendrá verdadero conocimiento de Dios. Y si alguien no conoce al Dios práctico entonces, ¿cómo puede alcanzar la salvación y ser perfeccionado? Todos los que buscan la verdad deben estar seguros de esto: “Uno de los propósitos de esta encarnación es conquistar a personas. Otro es perfeccionar a las personas a las que ama. Él desea ver con Sus propios ojos a las personas que perfecciona, y constatar por Sí mismo cómo las personas que Él perfecciona dan testimonio por Él”. Esta es la voluntad de Dios y es Su requisito. Si alguien no puede realmente dar testimonio para la obra del Dios práctico, no puede cumplir con su deber competentemente y no puede difundir el evangelio para ganar a más personas, entonces no se está gastando sinceramente para Dios y no es alguien que sea de un mismo sentir con Dios. Dios quiere ver por Él mismo cómo las personas que perfecciona dan testimonio para Él y quiere ver la magnificencia sin precedentes de la expansión del evangelio del reino, porque sólo de esta manera la obra de Dios alcanzará su gloriosa conclusión. Ahora bien, todo el pueblo escogido de Dios se está entrenando para difundir el evangelio y para dar testimonio para Dios y se está entrenando para compartir acerca de la verdad para dar testimonio para la obra de Dios y para hacer su máximo esfuerzo para traer aún más personas ante Dios para glorificarlo y satisfacerlo; esto es realmente lograr la compatibilidad con Cristo. Ahora es precisamente el momento clave de la perfección de Dios para el hombre y es el momento en que Dios usa al gran dragón rojo a Su servicio para exponer a las personas, cortarlas de raíz y determinar los finales de las personas. Si, durante la expansión del evangelio del reino, el pueblo escogido de Dios que busca la verdad puede dar buen testimonio de la obra de Dios, permitir que otros vean Sus obras, traer a todos aquellos que desean ahondar más en el camino verdadero delante de Dios, ayudarlos a poner los fundamentos sobre el camino verdadero y permitir al pueblo escogido de Dios odiar y abandonar al gran dragón rojo y regresar a Dios, entonces habrá alcanzado la salvación y habrá sido perfeccionado y estas son las personas a quienes Dios gana y que son de un mismo sentir con Dios. Esto cumple completamente las palabras de Dios que dicen: “La prueba del derrumbe progresivo del gran dragón se puede ver en la maduración continua de todo el pueblo”. En este momento Dios comenzará a castigar formalmente al gran dragón rojo y la obra de Dios se concluirá enseguida. Durante la expansión del evangelio del reino, que alguien pueda o no alcanzar la salvación y ser perfeccionado depende de que conozca y obedezca a Dios o no y de que pueda o no difundir el evangelio y dar testimonio para Dios. Si, durante las pruebas, el pueblo escogido de Dios puede ejecutar sus deberes competentemente, enfocarse en difundir el evangelio y dar testimonio para Dios en cualquier entorno dado, ganar a más personas para glorificar a Dios y dar rotundo testimonio para Dios, entonces habrá madurado genuinamente, se habrá vuelto compatible con Cristo y será personas de un mismo sentir con Dios. Por consiguiente, ¡Dios verdaderamente obtendrá la gloria!

2 de abril de 2013

Anterior:Uno debe conocer al Dios práctico encarnado para verdaderamente amar y servir a Dios

Siguiente:Sólo esas personas que buscan la verdad y llegan a conocer a Dios pueden obtener la vida verdadera

También podría gustarte