App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Provisión para la vida: Recopilación de sermones

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

36. Sólo esas personas que buscan la verdad y llegan a conocer a Dios pueden obtener la vida verdadera

—Migajas de conocimiento después de leer las palabras de Dios, “Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna

En esta era de maldad y oscuridad, la humanidad está viviendo en el dominio de Satanás y está corrompida hasta el extremo. El hombre es controlado por la naturaleza satánica para actuar a pesar de sí mismo y hacer lo que le plazca, en aprietos por la corrupción y el pecado. Ninguna persona puede ver el camino resplandeciente de la vida humana y ninguna persona sabe cuál es el verdadero sentido de la vida. Todas las personas están viviendo para sí mismas, viviendo para buscar los placeres de la carne y luchando por su supervivencia, fama, estatus y fortuna personal. Están hundiéndose cada vez a más profundidad en la corrupción y el pecado, no pueden liberarse y ya han caído profundamente en la oscuridad y la extinción. Como Dios Todopoderoso dice: “Su vida entera es una vida de angustia, de corretear por todas partes, y de diversión añadida al vacío, y en toda su vida no hay nuevas invenciones ni creaciones. Nadie es capaz de liberarse de esta vida hueca, nadie ha descubierto una vida con sentido, y nadie ha experimentado nunca una vida real”. Claramente, la humanidad corrupta está viviendo bajo la oscura influencia de Satanás, en aprietos por el pecado. Sin la salvación de Dios, sólo puede ser devorada y pisoteada por Satanás en la oscuridad y finalmente caer en la perdición y ser destruida. Frente a un mundo de oscuridad y maldad, la humanidad corrupta se siente totalmente desesperada y desamparada; sólo puede anhelar la salvación de Dios en lo profundo de su corazón.

Con respecto a de dónde proviene exactamente la humanidad, cuál es su destino, cuál es el verdadero sentido de la vida y cómo vivir en verdadera felicidad, estos misterios que han desconcertado a la humanidad durante miles de años y que ninguna persona ha podido desvelar han sido finalmente desentrañados. El sonido de un trueno estremece los cielos; en la China continental, el Hijo del hombre encarnado empieza a hablar, expresando muchas verdades. La luz verdadera ha enviado un resplandor deslumbrante, como el relámpago que brilla de Oriente a Occidente. Todas las personas que aman la verdad y que anhelan la aparición de Dios han sido conquistadas por las palabras de Dios; todas han visto que la verdadera luz ha aparecido. El Sol de justicia está ascendiendo lentamente y la humanidad tiene finalmente esperanza de salvación. Dios Todopoderoso dice: “pareciendo en el Este del mundo con justicia, majestad, ira, y castigo, me revelaré a las innumerables huestes de la humanidad!”. El juicio ya ha comenzado en la casa de Dios; la cortina se ha levantado en el gran trono blanco de Dios de juicio en los últimos días. Las palabras de Dios Todopoderoso señalan claramente la senda de luz a la humanidad. Esta es la senda a la salvación de la humanidad; es la senda correcta para la vida que la humanidad corrupta ha buscado durante tanto tiempo. Cristo de los últimos días —Dios práctico hecho carne— es quien ha desvelado estos misterios; el Cordero es quien ha abierto el rollo de los misterios de la humanidad. Los hechos revelan que el Señor Jesús ya ha vuelto sobre las “blancas nubes”. Todas las verdades expresadas por Dios Todopoderoso resuelven todos los problemas de la humanidad corrupta; este es el camino de la vida eterna concedido al hombre por Cristo de los últimos días. Los del pueblo escogido de Dios en China han experimentado el juicio y castigo de las palabras de Dios y han llegado a conocer finalmente el verdadero estado y esencia de la corrupción de la humanidad. Finalmente, ellos ven con claridad que el gran dragón rojo enrollado sobre la tierra de China es el diablo que engaña, corrompe, ata, daña y devora a la humanidad. Todos ellos han llegado a odiar y a abandonar al gran dragón rojo en su corazón y todos están experimentando el juicio y castigo de Dios; todos han entrado en la vía correcta de creer en Dios. En la China continental, todas esas personas que buscan el camino verdadero y tienen sed de la verdad han empezado a investigar el camino verdadero con el frenético impedimento del gran dragón rojo así como con su difamación y cruel persecución. Ellas están despertándose y volviéndose a Dios gradualmente, aceptando y obedeciendo la obra de Dios. Todas esas personas que buscan la verdad han experimentado muchas pruebas y refinamientos y entendido muchas verdades, ellas ven finalmente el camino resplandeciente de la vida humana y saben lo que es la vida verdadera. Todas ellas se centran en buscar la verdad y en entrar en la realidad de la verdad y todas ellas ven que sólo cuando conoce a Dios, ama a Dios y confía en las palabras de Dios para vivir, una persona vive más significativamente. Sólo cuando cumplen su deber y viven en amor y luz tienen verdadera felicidad los seres creados. Sólo que una persona ame y sirva a Dios en su vida está en sintonía con los principios del Cielo y la tierra y ella nunca tendrá remordimientos. Este es el resultado de que el pueblo escogido de Dios experimente el juicio y castigo de Dios y llegue a entender la verdad y a Dios; este es verdaderamente el resultado de alcanzar la salvación de Dios y de ser perfeccionado por Dios. Los hechos demuestran que únicamente al aceptar y obedecer la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días puede la humanidad obtener la verdad y ver la luz. Estos misterios que han confundido a la humanidad durante miles de años serán resueltos naturalmente; será como separar las nubes y ver el cielo despejado. Como todos los misterios de la verdad han sido revelados, la humanidad puede embarcarse finalmente en la verdadera senda de la vida. De hecho, estos misterios que conciernen más a la humanidad son todos los misterios de la verdad que las personas deben entender para alcanzar la salvación y ser perfeccionadas. Mientras que las personas entiendan todas las verdades expresadas por Dios en los últimos días, todos estos misterios serán resueltos. Todos los misterios que implican a la vida son verdades que la humanidad debe entender; son verdades que el hombre debe poseer para obtener vida verdadera. Todas las verdades que implican al sentido de la vida son misterios. Expresándolo sin rodeos, la verdad es un misterio; todas las verdades son misterios. Todas las verdades que permiten a una persona vivir una vida con valor y sentido son misterios; todas las verdades que ganan la vida eterna de una persona son incluso más un misterio. Así pues, si el hombre quiere entender y conocer estos misterios, debe buscar y obtener la verdad; pero ¿dónde se origina la verdad? ¿Quién es la verdad? ¿Quién puede expresar y traer la verdad? Sólo este es el problema más crucial y fundamental que la humanidad debe entender. Ahora este problema de lo más crucial y fundamental ha sido revelado: la verdad se origina en Dios; sólo Cristo es la verdad, el camino y la vida. Sólo Dios encarnado como el Hijo del hombre, que ha venido al mundo humano, puede expresar la verdad. La obra de Dios en los últimos días es para la salvación y el perfeccionamiento de la humanidad, para permitir a la humanidad obtener la verdad y la vida. Sólo cuando encuentre la aparición de Dios, sólo cuando acepte todas las verdades expresadas por Cristo de los últimos días, puede el hombre ganar el camino de la vida eterna. Sólo entonces puede descubrir todos los misterios de la vida y sólo entonces puede vivir una vida con sentido. Esto es seguro sin duda.

Dios Todopoderoso ha expresado millones de palabras en Su obra de los últimos días; Él ya ha revelado todos los misterios de la verdad. Dios Todopoderoso dice: “El camino de la vida no es algo que cualquiera pueda tener ni tampoco todos lo pueden conseguir con facilidad. Esto se debe a que la vida sólo puede proceder de Dios, es decir, sólo Dios mismo posee la esencia de la vida; no hay camino de vida sin Dios mismo y por eso sólo Dios es la fuente de la vida y el manantial del agua viva de la vida que siempre fluye. Desde que Él creó el mundo, Dios ha hecho mucha obra que implica la vitalidad de la vida, ha hecho mucha obra que le da vida al hombre y ha pagado un gran precio para que el hombre pueda alcanzar la vida, porque Dios mismo es la vida eterna y Dios mismo es el camino por el cual el hombre resucita. Dios nunca está ausente del corazón del hombre y vive entre los hombres todo el tiempo. Ha sido la fuerza que impulsa la vida del hombre, el fundamento de la existencia del hombre, y un rico depósito para la existencia del hombre después del nacimiento. Él hace que el hombre vuelva a nacer y le permite vivir con constancia en cada función de su vida. Gracias a Su poder y Su fuerza de vida inextinguible, el hombre ha vivido generación tras generación, a través de las cuales el poder de la vida de Dios ha sido el pilar de la existencia del hombre, y por el cual Dios ha pagado un precio que ningún hombre ordinario ha pagado alguna vez. La fuerza de vida de Dios puede prevalecer sobre cualquier poder; además, excede cualquier poder. Su vida es eterna, Su poder extraordinario, y Su fuerza de vida ningún ser creado o fuerza enemiga la puede aplastar fácilmente. La fuerza de vida de Dios existe e irradia su reluciente resplandor, independientemente del tiempo o el lugar. La vida de Dios permanece inmutable para siempre a través de la agitación del cielo y la tierra. Todas las cosas pasan, pero la vida de Dios todavía permanece porque Dios es la fuente de la existencia de todas las cosas y la raíz de su existencia. La vida del hombre proviene de Dios, la existencia del cielo se debe a Dios, y la existencia de la tierra procede del poder de la vida de Dios. Ningún objeto que tenga vitalidad puede trascender la soberanía de Dios, y ninguna cosa que tenga vigor puede librarse del ámbito de la autoridad de Dios. De esta manera, independientemente de quiénes sean, todos se deben someter bajo el dominio de Dios, todos deben vivir bajo el mandato de Dios y nadie puede escapar de Su control”.

Dios Todopoderoso es quien ha venido y revelado todos los misterios de la verdad. Todos los problemas que han confundido a la humanidad durante miles de años han sido contestados desde dentro de las palabras de Dios. De hecho, los problemas más fundamentales que han estado confundiendo a la humanidad son que la vida humana proviene de Dios y que Dios dicta el destino de toda la humanidad. La humanidad nunca ha tenido claros estos dos misterios tan importantes, así que siempre ha estado confundida sobre la procedencia del hombre y el lugar adónde este va finalmente. Ahora, este asunto ha sido confirmado a partir de todas las verdades expresadas por Dios: Dios es el origen de todas las cosas; los cielos, la tierra y todas las cosas fueron creados por Dios. Así pues, la existencia de los cielos, la tierra y todas las cosas se origina en la fuerza vital de Dios; la vida de Dios sustenta y dicta la existencia de todas las cosas. Porque Dios mismo es la vida eterna y Dios mismo es el camino por el cual el hombre es resucitado. La oscuridad y la maldad de la humanidad se originan en la corrupción de Satanás. Satanás es quien ha corrompido a la humanidad; sólo Satanás es el origen de la corrupción y la maldad de la humanidad. Durante miles de años, Dios ha estado llevando a cabo tres etapas de obra para salvar a la humanidad; Dios es quien ha estado salvando a la humanidad, guiando a la humanidad y proveyendo para la humanidad etapa a etapa. Este es un hecho absolutamente cierto; que la humanidad haya podido sobrevivir hasta hoy se debe enteramente a esto: “[…] a través de las cuales el poder de la vida de Dios ha sido el pilar de la existencia del hombre, y por el cual Dios ha pagado un precio que ningún hombre ordinario ha pagado alguna vez. La fuerza de vida de Dios puede prevalecer sobre cualquier poder; además, excede cualquier poder. Su vida es eterna, Su poder extraordinario, y Su fuerza de vida ningún ser creado o fuerza enemiga la puede aplastar fácilmente”. Dios es el origen de la existencia de todas las cosas y también la base para que todas las cosas sobrevivan. “En el principio fue la Palabra, y la Palabra era con Dios, y la Palabra era Dios”. Todas las cosas fueron creadas por las palabras de Dios; las palabras de Dios lo dominan todo y lo logran todo. Si el hombre puede conocer este misterio muy importante, entonces sabrá de dónde provienen las personas y adónde deben ir y sabrá que mientras que las personas vivan deben creer en Dios y adorar a Dios. La humanidad ha sido corompida por Satanás durante miles de años; para liberarse de la influencia oscura de Satanás y lograr la salvación, la humanidad debe buscar las huellas de la obra de Dios, debe buscar la verdad y obtener la verdad y debe vivir según las palabras de Dios. Sólo entonces puede vivir en la luz, sólo entonces puede vivir a semejanza humana. Si la humanidad deja a Dios, entonces se verá atrapada en la oscuridad. Si la humanidad niega o traiciona a Dios, entonces eso es tomar el camino de la autodestrucción. Si la humanidad adora a Satanás o aboga por el conocimiento y el mal, entonces sólo se encontrará con las maldiciones de Dios y acelerará hacia la condenación. Sólo cuando tenga las palabras de Dios y el camino de la verdad tendrá la humanidad la base para la existencia, una dirección y una meta para la vida; ella tendrá la guía y la bendición de Dios. Ningún problema confundirá a la humanidad; mientras que las personas tengan las palabras de Dios para guiarlas y como vida y fuerza humanas, ellas podrán vivir en la luz y obtener la bendición de Dios y podrán vivir vivir en claridad y con sentido. Las personas que viven en el mundo de la oscuridad deben encontrar sus orígenes; deben volver ante Dios, aceptar Su obra y buscar la verdad. Sólo entonces pueden liberarse de la influencia de Satanás y alcanzar la salvación; sólo de esta forma pueden vivir una vida verdadera. Porque sólo Dios puede salvar a la humanidad de la corrupción de Satanás y sólo Dios puede traer a la humanidad luz y un destino verdadero. Esto es una realidad que la humanidad corrupta debe entender y reconocer. La humanidad corrupta debe buscar y aceptar la obra de Dios en los últimos días; sólo entonces puede alcanzar el verdadero camino. Esta es la única senda hacia la salvación. Sólo si las personas buscan, entonces encontrarán; Dios nunca se esconde de aquellos que lo buscan. Esta clase de persona obtendrá sin duda la gracia de Dios, obtendrá el liderazgo y la guía de las palabras de Dios y tendrá a Dios protegiéndola y bendiciéndola en secreto. Ella puede obtener definitivamente la verdad y vivir una vida con sentido. Ninguna persona puede negar este hecho.

Ahora todas las personas quieren saber por qué la humanidad se está volviendo cada vez más corrupta y malvada; este es también el problema práctico que más confunde a la humanidad. Las palabras expresadas por Dios Todopoderoso revelan muy claramente este problema tan preocupante de la humanidad; la razón por la cual la humanidad está tan profundamente corrompida es totalmente que Satanás y todas las clases de demonios y espíritus malignos se aprovechan de la cultura tradicional y del conocimiento científico de la humanidad y de toda clase de herejías y falacias para engañar, atar y controlar a la humanidad, lo que resulta en que esta está lejos de Dios, traiciona a Dios y cae en la oscuridad. A causa de la influencia, la inculcación y el efecto de diversas clases de cosas negativas, la humanidad se está volviendo cada vez más corrupta y las tendencias del mundo también se están volviendo cada vez más malvadas. Exactamente igual que en los días de Noé hace cinco mil años, todas las personas están viviendo en comodidad lujuriosa y confort, casándose de nuevo y dándose en nuevo casamiento, abogando por la ciencia, el conocimiento y la maldad; la moral está decayendo y degenerando con cada día que pasa. Todo el mundo está en el caos total. Todas las buenas personas que creen realmente en Dios son rechazadas e incluso golpeadas y perseguidas. Las personas malvadas de todas partes prosperan y dominan. La humanidad está en la etapa de estar harta de la verdad y abogar por el mal. Sólo un puñado de personas prestan atención a todas las verdades expresadas por Cristo de los últimos días y las aceptan. Este hecho es suficiente para mostrar que el mundo entero ha sido llevado al borde de la oscuridad y del mal. La mayoría de los países no permiten el testimonio de la venida de Dios ni la difusión del evangelio, lo que resulta en que esas personas que difunden el evangelio y el testimonio de la obra de Dios de los últimos días son a menudo condenadas, rechazadas y expulsadas. En particular, los lugares religiosos no permiten que las personas prediquen la venida de Dios; limitan a las personas en la difusión de las palabras de Dios y se esfuerzan para impedir que las personas busquen la verdad y examinen el camino verdadero. Esto es suficiente para mostrar que la humanidad ya está corrompida y es malvada hasta un grado extremo, justo como Dios Todopoderoso dice: “La humanidad no es otro que Mi enemigo. La humanidad es el maligno que se resiste a Mí y me desobedece. La humanidad no es otra cosa que la descendencia del maligno que Yo he maldecido. La humanidad no es otra que la descendencia del arcángel que me traicionó. La humanidad no es otra cosa que la heredad del diablo que, rechazada por Mí hace mucho tiempo, desde entonces ha sido Mi enemigo irreconciliable”. A partir de esto queda claro que sin la salvación de Dios, la humanidad nunca se despertará a la verdad y nunca tendrá un camino para ver claramente el verdadero rostro de Satanás y de toda clase de demonios. Si la humanidad no puede conseguir la verdad de Dios, no podrá ver nunca que Satanás y toda clase de demonios son la raíz de la oscuridad y de su maldad. Sólo Dios puede salvar a la humanidad para que ella pueda liberarse de la influencia oscura de Satanás y traer a la humanidad a la luz y a su verdadero destino. La obra de Dios de los últimos días ha resuelto todos estos problemas; la humanidad simplemente tiene que aceptar el verdadero camino y obedecer la obra de Dios de los últimos días y podrá alcanzar la salvación y ser perfeccionada por Dios. Todas las verdades expresadas por Dios en los últimos días pueden salvar y perfeccionar completamente a la humanidad; pueden permitir a la humanidad liberarse de la oscura influencia de Satanás y volver a Dios para vivir en amor, vivir en la luz, vivir una vida verdadera y obtener un destino verdadero. Esto es suficiente para demostrar que la verdadera luz ha aparecido, el verdadero camino ha sido revelado y Dios ha venido; es “La Palabra manifestada en carne”.

Ahora la mayoría de las personas reconocen fundamentalmente la oscuridad y la maldad del mundo. Ellas también reconocen la realidad de que la humanidad vive bajo el dominio de Satanás, de que no tiene libertad, juicio, ecuanimidad, justicia y de que está sin luz. La humanidad en los últimos días sigue a Satanás y las tendencias malvadas del mundo; muy pocas personas aman o anhelan la verdad y las personas malvadas así como los espíritus inmundos proliferan por todas partes. A causa de esto, todas las personas sienten que su vida está llena de temor y que no hay seguridad en ninguna parte. Esto es suficiente para mostrar que la humanidad ha caído demasiado profundamente en la corrupción y necesita urgentemente la salvación de Dios; esto es un hecho. Desear vivir una vida verdadera es algo más fácil de decir que de hacer. La humanidad profundamente corrupta no sólo no vive a semejanza del hombre, sino que se compone simplemente de demonios, brutos y bestias que viven en ropas humanas. En tal humanidad corrupta no hay nadie que pueda vivir una vida verdadera. Por mucho conocimiento que posea una persona o independientemente de su estatus, ella no puede caminar por la senda correcta de la vida. Por el contrario, cuanto más personas obtengan conocimiento más abogarán por la ciencia, con el resultado de que cada vez más personas negarán y se resistirán a Dios. Cuanto más elevado se vuelva su estatus, más grave se volverá su corrupción y más caerán; una gran cantidad de ellas se ha convertido en demonios y espíritus inmundos. Así pues, la esperanza de confiar en el conocimiento y en la ciencia para salvar a la humanidad ha sido hecha añicos hace mucho y ha quedado en nada. Si las personas quieren vivir a semejanza de una persona verdadera, deben aceptar la salvación de Dios. Deben aceptar el juicio y castigo de Dios en los últimos días; sólo entonces pueden ellas alcanzar la verdad, sólo entonces pueden ellas ver claramente el verdadero estado de la corrupción de la humanidad y la esencia de su naturaleza, sólo entonces pueden descubrir la vida verdadera, sólo entonces pueden desechar el carácter corrupto de Satanás y sólo entonces pueden vivir a semejanza de una persona verdadera. Si las personas no aceptan todas las verdades expreesadas por Dios, entonces no pueden conocer realmente el verdadero estado corrupto así como la esencia de la oscuridad y el mal de la humanidad. Será difícil para ellas ver claramente cuáles son las cosas positivas que pertenecen a Dios, cuáles son las cosas negativas que pertenecen a Satanás y les será aún más difícil diferenciar la luz de la oscuridad, la verdad de la falacia y la justicia de la maldad. Para resolver estos problemas reales, una persona debe aceptar todas las verdades expresadas por Dios Todopoderoso; debe aceptar el juicio de Dios Todopoderoso en los últimos días para alcanzar la salvación y ser perfeccionada. Sólo de esta forma puede ella vivir una vida que tenga sentido. Si una persona no acepta la obra de Dios, entonces la humanidad corrupta sólo puede ser atada, pisoteada y devorada por Satanás y se hundirá finalmente en la perdición y la destrucción. Así pues, si una persona quiere vivir una vida verdadera, debe resolver el problema de liberarse de la influencia de Satanás y alcanzar la salvación. Debe resolver el problema del carácter corrupto del hombre y del veneno de Satanás. Una persona debe aceptar la verdad como su vida y lograr vivir según la palabra de Dios. Sólo de esta forma puede una persona vivir una vida que tenga sentido. Esto es absolutamente cierto.

Hablemos ahora acerca de qué es exactamente vida verdadera. Podemos afirmar primero que la humanidad corrupta está viviendo bajo el dominio de Satanás y no tiene ninguna vida verdadera de la que hablar. Como la humanidad es corrompida por Satanás hasta el extremo y está llena del carácter de Satanás, sin la menor pizca de verdad, todo lo que vive no tiene la más mínima semejanza humana. Es simplemente Satanás y demonios, bestias en ropas humanas; esto es un hecho generalmente reconocido. Para vivir una vida que tenga sentido y valor, una persona debe poseer como mínimo una humanidad normal y ser capaz de vivir a semejanza de una persona verdadera. Una persona debe estar equipada con muchas verdades, poseer la perspectiva correcta sobre la vida y los valores y también desechar el carácter corrupto de Satanás. Una persona debe eliminar todo el veneno y las filosofías de Satanás que hay en ella, aceptar la verdad como su vida y también poseer la voluntad de sufrir dificultades por la verdad. De esta forma, ella alcanzará la salvación y el perfeccionamiento de Dios; estas son las condiciones que uno debe poseer para vivir una vida verdadera. Así pues, para vivir una vida verdadera, una persona debe creer en Dios, experimentar la obra de Dios, alcanzar la salvación de Dios y apoyarse en buscar y obtener la verdad. Esto es cierto sin ninguna duda. Que las personas vivan bajo el dominio de Satanás es que vivan en la oscuridad, sin ver la menor pizca de luz; ¿cómo pueden ellas vivir una vida que tenga sentido? Vida verdadera es vivir en la luz, poder confiar en la luz para vivir y poder vivir según la palabra de Dios; sólo este camino obtendrá la alabanza de Dios y es la vida con más sentido. Así pues, puede decirse definitivamente que sólo las personas justas y los santos pueden vivir una vida verdadera, porque las personas justas y los santos entienden la verdad y conocen a Dios;

son de Dios y se les ha encomendado la comisión de Dios. Ellas viven con el fin de llevar a cabo la voluntad de Dios, viven para levantar a Dios, testificar de Dios y traer a otros ante Dios. Sólo esta clase de persona está viviendo en la luz. En cuanto a la humaidad corrupta, sólo los que han experimentado la obra de Dios y han hecho todo lo posible por buscar la verdad, obtener el perfeccionamiento de Dios y convertirse en personas que aman verdaderamente a Dios y sirven a Dios, pueden vivir una vida verdadera. Sólo los que pueden vivir según la palabra de Dios y según la verdad pueden vivir verdaderas vidas humanas. Si una persona ha creído en Dios durante muchos años pero no ha alcanzado aún la verdad y la vida, su carácter no ha cambiado en lo más mínimo y tampoco lleva a cabo su deber según las normas, entonces aunque crea sinceramente en Dios y pueda erogar por Dios, eso todavía no puede considerarse vivir una vida verdadera. Claramente, si las personas quieren vivir una vida verdadera deben buscar y obtener la verdad; estas son las condiciones previas. Si una persona no posee la verdad, entonces no puede vivir una vida verdadera; esto es cierto. Una persona sin la verdad sólo puede hacer algunas buenas obras y algunas buenas acciones; ella sigue estando lejos de vivir una vida verdadera. Hacer algunas buenas obras y acciones no representa en absoluto que alguien haya vivido una vida verdadera; simplemente muestra que es una buena persona, eso es todo. Si una persona no posee la verdad, no puede vivir en absoluto una vida que tenga sentido, porque sólo las personas que han sido salvadas, hechas perfectas y que se vuelven justas pueden vivir una vida verdadera. ¿Es un asunto sencillo ser hecho perfecto y una persona justa? Sin experimentar la obra de Dios, sin buscar la verdad, ¿cómo puede una persona ser hecha perfecta y una persona justa? Esas personas que no creen en Dios y que no buscan la verdad tienen incluso menos forma de vivir una vida verdadera. Un determinado tipo de persona proseguirá por un determinado tipo de senda; la vida verdadera es la vivida por una persona justa, es la vivida por un santo. Sólo cuando posee la verdad puede una persona obedecer la voluntad del Cielo y ser de un mismo sentir que Dios; sólo entonces puede una persona recibir la dirección y guía del Espíritu Santo y esforzarse por la causa justa durante toda su vida para completar la comisión y misión de Dios para ella. Sólo esta es una vida que verdaderamente tiene sentido. Si el hombre vive o no una vida verdadera debe distinguirse según las palabras de Dios y debe medirse según la verdad. Sólo las palabras de Dios representan la volutad del Cielo y sólo la verdad puede ser usada como la norma para medir lo correcto y lo incorrecto. Una persona sin la verdad no tiene forma de comentar qué es una vida verdadera. Cuando experimentamos la obra de Dios llegamos a conocer completamente que la humanidad profundamente corrompida pertenece a la clase que se resiste a Dios. Con respecto a la aceptación de la verdad, todos piensan que es algo muy difícil y, para ellos, reconocer a Dios y no resistirse a Dios ya es algo que no está mal en absoluto. Recordando hace dos mil años, el mundo religioso pudo clavar sin escrúpulos a Jesucristo en la cruz; ¿qué explica esto? Todos podemos ver la persecución, difamación, juicio, condena e incluso arresto y tortura con que se encuentran todos los que difunden el evangelio del reino por todas partes y testifican de la obra de Dios; ¿qué explica esto? ¿Permite este mundo aún que existan personas justas? ¿Cuántas personas exactamente están dispuestas a seguir a Cristo y a caminar por la senda de la vida verdadera? ¿Cuántos líderes religiosos están condenando y resistiéndose aún ahora al camino verdadero? Estos hechos son suficientes para demostrar que las palabras que Dios ha dicho, “No hay justos sobre esta tierra, los justos no están en este mundo”, son ciertas y que cumplen también las palabras de Jesús de la Era de la Gracia: “Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” .

Vemos que por mucho conocimiento o estatus que tenga la totalidad de la humanidad corrupta, las personas no conocen la verdad y por tanto no tienen ninguna forma de conocer los misterios de la vida, mucho menos de hablar de conocer la vida verdadera. Ni siquiera saben de dónde vino el hombre ni dónde está atado, está claro hasta qué punto llega la oscuridad de su corazón. Que las personas dejen a Dios es oscuridad; esto no es en absoluto falso. Así pues, toda la humanidad corrupta quiere confiar en obtener conocimiento para lograr entendimiento y conocimiento de vida, con el resultado de que todo ello se convierte en una ilusión. Sin la verdad, por mucho conocimiento que uno obtenga o por mucho estatus que uno tenga, todo es vacío; es el retrato real de que nada tiene sentido debajo del sol. Mira de nuevo cómo ha existido el mundo religioso durante miles de años; como el mismo no conoce a Dios ni tiene la verdad, nunca ha podido liberarse del sentimiento de vacío en la vida. Esto cumple completamente las palabras de Dios: “Debido a que las personas se aman demasiado a sí mismas, todas sus vidas están angustiadas y vacías y sufren la destrucción auto-infligida durante sus vidas debido a su odio por Mí”. Esto es suficiente para mostrar que la humanidad corrupta está harta de la verdad, odia a Dios y se resiste a Dios, está vacía, angustiada e invita a su propia destrucción. Este hecho es innegable. Si las personas creen en Dios pero no buscan la verdad y no pueden obtener la verdad, entonces no pueden conocer la vida. Sólo las personas que conocen verdaderamente a Dios pueden obtener una vida verdadera; esto es cierto más allá de toda duda.

Al recordar nuestra experiencia de creer en Dios, desde volver a Dios y experimentar la obra de Dios hasta el momento presente, todos podemos ver que Dios nos está llevando y guiando paso a paso. Todos podemos estar seguros de que Dios está protegiéndonos, proveyéndonos y bendiciéndonos en secreto. Todo lo que experimentamos, independientemente de si es enfermedad, sufrimiento, adversidad o fracaso, todo ello es dispuesto por Dios con el máximo cuidado. Todo es para que aprendamos muchas lecciones y a partir de ellas lleguemos a conocer el amor de Dios, la compasión de Dios y Su liderazgo, así como Su salvación. Todo es para permitir que nuestro corazón tenga en lo profundo de su interior confianza, dirección en la vida y una meta que buscar. A través del entendimiento de muchas verdades, llegamos finalmente a ver la luz de la vida y el verdadero sentido de la vida. Todo esto es suficiente para mostrar que Dios está llevándonos y guiándonos a caminar por la senda que tenemos por delante, que Él nunca nos ha abandonado y nunca nos ha dejado de lado. En ocasiones, Dios nos pone a prueba; a veces usa todo tipo de cosas, problemas y personas para disciplinarnos y guiarnos a entrar gradualmente en la vía correcta de la fe en Él. En ocasiones cuando estamos en dificultades, es Dios refinándonos, haciendo que aprendamos a buscar la verdad y a confiar en Él. Todas las dificultades que afrontamos son lecciones que Dios está haciendo que aprendamos; todo ello es Dios usando toda clase de métodos para entrenarnos, para hacernos entender la verdad y aprender a confiar en Dios y obedecer a Dios. Cuando hayamos aprendido suficientes lecciones, alcanzado un entendimiento real de la verdad, aprendido verdaderamente la confianza en Dios y la obediencia a Él, cuando podamos amar a Dios desde nuestro corazón y podamos dar testimonio de Dios y servir a Dios, en ese momento, habremos sido hechos completos. Ahora es el momento de que suframos dificultades y aprendamos lecciones; sin sufrir dificultad no aprenderemos nuestras lecciones. Cuantas más dificultades soportamos, más entendemos la verdad y mayores son los cambios en nuestro carácter. Todo esto es Dios llevándonos a caminar la senda que tenemos por delante. Más aún, es Dios salvándonos y perfeccionándonos. Mientras que las personas vivan siempre en las palabras de Dios y busquen a menudo la verdad frente a todos los problemas que les sobrevienen, ellas alcanzarán gradualmente cada vez más conocimiento de Dios; este es el proceso exacto de experimentar la obra de Dios. Todos los muchos fracasos, reveses y caídas que las personas experimentan son lecciones que ellas deben aprender. En particular, la poda, el trato y los problemas prácticos traen sobre las personas el juicio y castigo de Dios, los cuales son las mejores lecciones que Dios prepara para las personas. Claramente, el proceso de que las personas crean en Dios no es en absoluto un mundo vacío. La persecución, el arresto y todas las diversas aflicciones que el gran dragón rojo trae deben ser experimentados por las personas durante algunos años antes de que puedan entender muchas verdades. La predicación del evangelio por sí sola puede hacer que las personas aprendan muchas lecciones. En particular, los que sois líderes y colaboradores; Dios te da un grupo de personas para que puedas traerlas a la realidad de la verdad. Si no pasas por algún sufrimiento ni pagas un precio, ¿cómo completarás entonces lo que Dios te ha encomendado? Independientemente de qué clase de deber tienes que cumplir, debes buscar primero la verdad, así como sufrir muchas dificultades y pagar un alto precio. Sólo entonces obtendrás finalmente la verdad y cumplirás finalmente tu deber según las normas. Si una persona no entiende muchas verdades, entonces no podrá llevar bien a cabo ningún deber. También será un fracaso como persona y no podrá en absoluto vivir una vida verdadera; esto es un hecho. Si una persona quiere cumplir su deber según las normas, no lo hará en absoluto si no busca la verdad y si no obtiene la verdad tampoco tendrá éxito. Sólo cuando la persona pasa por muchas dificultades y especialmente por el sufrimiento de muchas pruebas y refinamientos y obtiene la verdad, llega ella a saber cuál es la vida con más sentido. Sólo entonces sabe ella finalmente cómo ser una persona y cómo vivir con valor y sentido. Sólo cuando una persona vive y siente que Dios es el más adorable y que la verdad es lo más valioso, obtiene ella vida verdadera. Sólo cuando tiene la verdad, tiene una persona el sentimiento de que la amargura ha terminado y de que la felicidad ha empezado; ella sabe entonces finalmente qué es vida verdadera y ve finalmente qué son la fortuna realmente buena y los misterios de la vida. A partir de esto puede verse que buscar conocer la vida verdadera, entender la verdad y obtener la verdad tienen una relación directa. La vida verdadera no es una imaginación vacía; está estrechamente conectada con la verdad y es inseparable de ella. Sólo cuando una persona entiende y obtiene la verdad tiene vida verdadera. Si una persona no busca la verdad ni busca alcanzar la verdad, entonces será por siempre incapaz de saber exactamente cuál es el verdadero sentido de la vida; esto es un hecho.

La obra de Dios de los últimos días ha abierto todos los misterios de la vida. Todas esas personas que entienden la verdad y que conocen verdaderamente la obra de Dios han visto la vida verdadera, entienden todos los misterios de la vida y han empezado a caminar por la senda correcta de la vida. Ahora, los misterios de la vida pueden resumirse en los diez puntos principales siguientes:

1. El primer punto principal de los misterios de la vida: la vida de la humanidad proviene de Dios y la humanidad fue creada por Dios; las personas tienen la gloria y el testimonio de Dios. Sólo Dios puede decidir el destino de toda la humanidad. Es un hecho y las personas deben creerlo.

2. El segundo punto principal de los misterios de la vida: Cristo es la verdad, el camino y la vida. Sólo aceptando y obedeciendo a Cristo de los últimos días y adorando al Dios práctico pueden las personas alcanzar le aprobación de Dios y recibir vida eterna. Aceptar y obedecer a Cristo es el único camino para que la humanidad obtenga la verdad.

3. El tercer punto principal de los misterios de la vida: como Dios permitió que la humanidad fuera corrompida por Satanás, Él también puede salvar y perfeccionar a la humanidad y Dios derrotará de este modo a Satanás y terminará con el destino de este. Aquí hay un importante misterio de la verdad, que esconde una mayor bendición de Dios sobre la humanidad.

4. El cuarto punto principal de los misterios de la vida: la humanidad corrupta debe aceptar la salvación de la obra de Dios en los últimos días; sólo entonces puede el alma del hombre liberarse de la influencia de Satanás, retornar a Dios y pertenecer a Él. Sólo cuando sean obedientes a la obra de Dios serán las personas verdaderamente salvadas y hechas perfectas y podrán obtener un verdadero destino.

5. El quinto punto principal de los misterios de la vida: una persona debe entender la voluntad de Dios, debe ser honesta y llevar a cabo su deber según las normas antes de poder alcanzar las bendiciones de Dios, porque a Dios le gustan las personas honestas y aborrece a las engañosas; Dios concede grandes bendiciones a quienes erogan sinceramente por Dios.

6. El sexto punto principal de los misterios de la vida: una persona debe tener un conocimiento general de que Dios odia y maldice a los malvados; las personas malvadas sufrirán el castigo. Las personas malvadas son las del diablo Satanás y Dios no las salva. Así pues, no debes hacer en absoluto el mal, mucho menos caminar por la senda de los malvados.

7. El séptimo punto principal de los misterios de la vida: todas las personas deben entender que únicamente una persona exitosa tiene un verdadero destino; una persona debe cumplir su deber y responsabilidad y también debe preparar suficientes buenas obras antes de poder alcanzar la bendición de Dios y el destino correcto. Sólo cuando posee suficientes buenas obras puede una persona demostrar que es una buena persona.

8. El octavo punto principal de los misterios de la vida: una persona debe entender y saber que la mayor fortuna del hombre es amar sinceramente a Dios; sólo cuando ama a Dios puede una persona recibir la alabanza de Dios. Así pues, sólo cuando una persona hace todo lo posible por buscar la verdad y ser perfeccionada por Dios puede ella tener Su promesa. Esta es la mayor bendición de la humanidad.

9. El noveno punto principal de los misterios de la vida: Dios da a cada persona la libertad de elegir su propia senda. Sólo los que crean en Dios y obedezcan Su obra alcanzarán la salvación. Las personas que dejan a Dios están en la oscuridad; quienes se resisten y traicionan a Dios deben ser destruidos. Como las personas tienen libre albedrío, Dios respeta sus elecciones. Él nunca ha obligado a las personas; Dios sólo cumple la dirección y el destino de las personas según sus elecciones.

10. El décimo punto principal de los misterios de la vida: una persona debe saber que sólo la verdad puede cambiar su destino. “En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”. Dios es la verdad; Su vida y la verdad coexisten. Los que no pueden obtener la verdad son sin duda incapaces de obtener vida; la verdad es el núcleo y el valor de la vida humana. La verdad es enormemente valiosa; sólo la verdad puede ser la vida del hombre y cambiarlo todo en el hombre. Sólo la verdad puede cambiar el destino del hombre y traer al hombre un destino verdadero; es un hecho absoluto.

Visto desde los diez puntos principales anteriores de los misterios de la vida, al creer en Dios una persona debe buscar la verdad; sólo entonces puede ella liberarse verdaderamente de la influencia de Satanás. Sólo entonces puede ser cambiado el destino de la perdición y la destrucción que se encuentran los que se resisten a Dios y sólo entonces puede una persona volver realmente a Dios y pertenecer a Dios. Sólo esto es verdadera salvación; es un secreto abierto. De hecho, hay otros muchos misterios de la vida. Por ejemplo, para que una persona viva una vida que tenga sentido, debe ser perfeccionada por Dios y para ser perfeccionada por Dios ella debe entender y poseer muchas verdades. Para que las personas sean perfeccionadas por Dios, estas muchas verdades son importantes e indispensables. Para esas personas que creen en Dios, todas ellas son misterios; para los incrédulos, son misterios incluso más insondables. Que Dios perfeccione a las personas en los últimos días es una oportunidad única en la vida que puede dar a las personas la dicha de la vida eterna; esto es incluso más un misterio dentro de un misterio. Realmente, todas las verdades expresadas por Dios relativas a que la humanidad corrupta viva una vida verdadera son misterios; todas las verdades que la humanidad corrupta debe poseer en su búsqueda de alcanzar la salvación y de ser perfeccionada son misterios de la vida. Esto es absolutamente preciso. A partir de esto puede verse que sólo con la búsqueda y la obtención de la verdad puede una persona alcanzar la salvación y la perfección y sólo entonces puede ella obtener vida verdadera. Sólo cuando busque la verdad, cumpla su deber según las normas y prepare suficientes buenas obras tendrá una persona un destino apropiado. Sólo cuando busca la verdad, obtiene la verdad y es hecha perfecta puede una persona vivir la vida con más sentido. La humanidad debe saber que Dios ya ha dispuesto el destino y el desenlace de cada clase de persona. En Sus acciones, Dios es profundamente recto y es completamente justo; sólo buscar la verdad, obtener la verdad y preparar suficientes buenas obras pueden cambiar el destino y el desenlace del hombre. Aparte de esto, no hay otro camino. Todo lo que el conocimiento, el estatus y la fama traen a la humanidad es corrupción, oscuridad, perdición y destrucción. Aunque las personas obtengan un corto período de gloria y riqueza, no pueden liberarse de la oscura influencia de Satanás ni alcanzar la salvación e incluso menos cambiar su propio destino. Sólo la verdad puede hacer que las personas vean la raíz de la profunda corrupción de la humanidad así como la oscuridad y la maldad del mundo. Sólo la verdad puede hacer que las personas odien a Satanás, se rebelen contra él y abandonen la oscuridad por la luz y se liberen totalmente de la influencia de Satanás. Cuando las personas vuelvan verdaderamente a Dios, se liberarán totalmente de la oscura influencia de Satanás; sólo esta clase de persona es alguien que alcanza verdaderamente la salvación, obtiene verdaderamente vida eterna y vive la vida con más sentido. Esta es la senda correcta de la vida y la senda de la luz de la que todos los del pueblo escogido de Dios que han experimentado Su obra pueden testificar completamente. Así pues, la aparición de Dios Todopoderoso trae a la humanidad el camino de la vida eterna y luz. Esta es la esperanza de salvación de la humanidad.

Para que Dios haga de la verdad la vida de las personas, hay un proceso; es decir, que las personas busquen y obtengan la verdad no es en absoluto un asunto simple. No es simplemente que las personas terminan de leer las palabras de Dios y entonces entienden la verdad y entran en la realidad de la verdad; ellas aún necesitan el perfeccionamiento de la obra del Espíritu Santo. Principalmente también está el proceso de que las personas experimenten las palabras de juicio de Dios así como el proceso de que las personas experimenten, entiendan y conozcan la verdad; sólo de esta manera pueden las personas alcanzar el resultado de que las palabras de Dios se conviertan en fe, en amor y en vida. Tal como Dios dice: “Deberéis ver que la voluntad y la obra de Dios no son tan simples como la creación de los cielos y de la tierra y de todas las cosas. Porque la obra del presente es transformar a los que han sido corrompidos, a los que han llegado a ser extremadamente insensibles, y purificar a los que fueron creados y luego procesados por Satanás; no es crear a Adán y a Eva, y mucho menos tiene que ver con crear la luz o crear todo tipo de plantas y animales. Su obra en el presente es purificar todo lo que ha sido corrompido por Satanás a fin de poderlo rescatar y convertirlo en Su posesión y Su gloria. Dicha obra no es tan sencilla como el hombre imagina la creación de los cielos y la tierra y de todas las cosas, y no es equivalente a la obra de maldecir a Satanás y enviarlo al abismo, como el hombre imagina. Más bien, tiene que ver con transformar al hombre, con volver lo que es negativo en positivo, y obtener posesión sobre aquello que no le pertenece. Esta es la verdad interna de esta etapa de la obra de Dios. Debéis daros cuenta de ello, y no debéis simplificar las cosas. La obra de Dios no es como ninguna obra ordinaria. Su maravilla no puede ser concebida por la mente del hombre, y su sabiduría no puede ser alcanzada por el hombre”.

Todas esas personas que experimentan la obra de Dios y entienden la verdad han visto la senda luminosa de la vida humana y conocen los misterios de la vida. Estas son las personas más afortunadas; su corazón está profundamente lleno de gozo y de paz y pueden sentir verdadera felicidad. De esta forma, como entienden la verdad y entran en la realidad pueden vivir gradualmente una vida verdadera. Si una persona tiene verdadero conocimiento de la vida, entonces ya ha entrado en la verdadera senda de vida. Esto es totalmente diferente al sentimiento de sólo entender doctrinas de vida; entender doctrinas de vida sin duda no representa verdaderamente entrar en la senda luminosa de la vida humana y entender doctrinas no representa entrar en la realidad. Así pues, un corazón que sólo entiende las doctrinas de vida no tiene verdadero gozo o paz a un nivel más profundo e incluso menos cualquier sentimiento de felicidad. Esto demuestra que entender doctrinas de vida sólo significa que una persona ve la vida desde lejos, pero aún no ha alcanzado verdaderamente la vida. Si una persona entra verdaderamente en la senda luminosa de la vida humana y vive una vida verdadera, su corazón debe poseer las siguientes tres verificaciones:

Primero, una persona debe verificar que la senda de vida que elige es brillante, que está en sintonía con los principios del Cielo y de la tierra así como que se basa completamente en la verdad y es verificada por las palabras de Dios.

Segundo, una persona debe verificar su su corazón tiene verdadero gozo y paz, así como disfrute y consuelo, y no tendrá duda en ninguna situación.

Tercero, una persona debe ser capaz de resistir toda clase de pruebas y de mantenerse firme y también dar testimonio de tener la obra del Espíritu Santo y cambios en el carácter vital.

Sólo poseer los anteriores tres aspectos de verificación puede demostrar que una persona ha obtenido vida verdadera. Sólo una persona que ha obtenido vida verdadera ha obtenido verdaderamente la verdad y vida. Una persona que ha obtenido la verdad puede entrar en la senda de vida correcta; puede conseguir la alabanza de Dios. Esto es cierto sin duda.

Hay muchas personas que han creído en Dios durante muchos años y nunca han visto el precioso valor y significado de la verdad. Independientemente de los problemas que afronten, no están dispuestas a buscar la verdad o perseguir la verdad y es especialmente difícil para ellas aceptar la poda y el trato, así como el juicio y castigo de Dios. Independientemente de la miseria, las pruebas o el entorno que afronten, no quieren sufrir dificultades; siempre quieren escapar y buscar la comodidad física. Esta clase de personas no aman la verdad. Las personas que aman realmente la verdad no temen sufrir dificultades; independientemente de las dificultades que deban sufrir y de las humillaciones que deban soportar, están únicamente por la verdad y están dispuestas a sufrir las dificultades de todas las pruebas y refinamientos con el fin de recibir la alabanza de Dios. Por mucho que sufran esta clase de personas en la experiencia de la obra de Dios, no se retiran ni evaden, sino que pueden afrontar y obedecer verdaderamente; ellas aprenden sus lecciones con los pies firmemente plantados en el suelo. Se arrepienten verdaderamente de sus transgresiones y fracasos y se convierten en personas renovadas. Esta clase de personas pueden levantarse de nuevo porque obtienen la verdad; sean cuales sean los sufrimientos o las dificultades, o las pruebas o los refinamientos, ellas no pueden ser doblegadas. Sólo esto es entrar verdaderamente en la verdadera experiencia de ser perfeccionado por Dios. Sólo las que tienen la verdad como su vida son personas que tienen verdaderamente vitalidad y que no pueden ser doblegadas por ningún tipo de dificultad o sufrimiento. Sólo las personas que tienen la verdad como su vida pueden dar testimonio de Dios firmemente y, mientras viven, se esfuerzan sin descanso para llevar a cabo la voluntad de Dios. Esta clase de personas obtienen la verdad y vida a partir de la obra de Dios; son hechas de nuevo a partir de las palabras de Dios, son las personas hechas perfectas por las palabras de Dios y son la cristalización del plan de gestión de 6,000 años de Dios. Este es el verdadero significado de que una persona obtenga la verdad. Claramente, sólo cuando entiende y obtiene la verdad puede una perswona obtener verdadera vida. Si ella entiende demasiado poco la verdad y aún no la ha obtenido verdaderamente, entonces no ha obtenido vida. Algunas personas entienden ligeramente la verdad y han visto desde lejos el significado de la vida verdadera. Por tanto, generan fe verdadera hacia la verdad y tienen la voluntad de buscar la verdad; sólo esta clase de personas tienen esperanza de obtener verdadera vida.

Todos podemos ver que algunas personas creen en Dios durante algunos años, no aman la verdad en lo más mínimo ni mucho menos buscan la verdad. Así pues, no sólo no hay cambios en su carácter vital, sino que tampoco su forma de mirar las cosas ve el menor cambio. Ellas aún miran y hablan las cosas de la misma manera que los incrédulos, aún viven según las filosofías de Satanás y su corazón todavía es gobernado por la perspectiva de la vida y por los valores de Satanás. Ellas no cumplen bien ningún deber y se quejan a menudo, diciendo: “He creído en Dios durante muchos años y ¿qué he ganado exactamente? Creo que la fe en Dios también está vacía”. Claramente, una persona que crea en Dios pero que no busque la verdad nunca podrá entenderla u obtenerla y nunca verá la luz de la vida. Si esta clase de personas son capturadas y sometidas a pruebas y tribulaciones, son definitivamente Judas; todas traicionarán a Dios. Esto es seguro sin duda alguna. Las personas de este tipo, cuando creen en Dios, no tienen visiones en absoluto; no creen en Dios para obtener y alcanzar la salvación, sino que lo hacen totalmente por las bendiciones, para disfrutar de la gracia concedida por Dios e incluso más para ver señales y maravillas milagrosas y ser confortadas. Sin embargo, después de creer en Dios durante muchos años, sus esperanzas se quedan en nada y ellas piensan que sus manos están vacías y que no han recibido nada. Finalmente, creen que creer en Dios también es algo vacío. ¿Qué explica este problema? Fundamentalmente, que ellas no conocen la obra de Dios. El juicio y castigo de Dios es para hacer que las personas obtengan la verdad como su vida. Es para alterar la forma de ver las cosas de una persona, para purificar sus toxinas satánicas y cambiar su carácter satánico. Si una persona no ama la verdad ni la acepta en lo más mínimo, entonces verdaderamente no puede ganar nada, porque la cosa más valiosa que se gana al creer en Dios es la verdad. Sólo obteniendo la verdad puede una persona conocerse verdaderamente a sí misma y tener un arrepentimiento verdadero. El punto de vista de las personas sobre las cosas puede ser finalmente cambiado, su carácter vital puede ser finalmente cambiado y en última instancia ellas pueden cumplir su deber según las normas y convertirse en personas que obedecen y adoran a Dios. Todos estos resultados dependen de obtener la verdad; si una persona no obtiene la verdad, entonces no puede producir estos resultados de entrar en la realidad. Así pues, si una persona cree en Dios durante muchos años pero nunca busca la verdad, entonces nada puede ganarse; esto es un hecho. Así pues, puede decirse con certeza que si no crees en Dios con el objetivo de obtener la verdad y la salvación, entonces aunque creas en Dios, eso no tiene sentido. Las personas que no aman la verdad, por muchos años que hayan creído en Dios, sólo pueden sentir vacío; esto es un hecho. Todos podemos ver que las iglesias de todas partes tienen un grupo de personas que no aman la verdad en lo más mínimo. A partir de sus palabras, reveladas como no creyentes, podemos ver que su punto de vista sobre creer en Dios no es correcto: es simplemente igual con los incrédulos. Después de algunos años de vida de iglesia, estas personas, a causa de que ellas mismas no aman la verdad, llegan a sentir que creer en Dios es algo vacío y su corazón malvado incrédulo también será expuesto naturalmente. A las personas que no aman la verdad, por muchos años que crean en Dios, les será muy difícil ganar cualquier cosa valiosa. Hay algunas personas que al principio de creer en Dios no buscan en absoluto la verdad, pero después de algunos años de escuchar sermones y comunicar con los hermanos y hermanas, empiezan a estar interesadas en la verdad y a dar importancia a aceptar y buscar la verdad. Esta es una recompensa gratificante. Esta clase de personas también constituyen una parte importante de la iglesia: claramente, este proceso es necesario para que el espíritu de las personas despierte. Al principio de creer, algunas personas no buscan la verdad; después de creer durante algunos años y tener algunas experiencias, sienten finalmente que la parte más fundamental de creer en Dios es buscar la verdad. Esta es una señal del nuevo nacimiento del espíritu de una persona; todas las personas de este tipo tienen esperanza de alcanzar la salvación. Lo que es terrible es que una persona crea en Dios durante muchos años pero que su corazón nunca esté esclarecido; ella no puede entender la verdad. Esta clase de persona no es diferente que un muerto. Sin duda, Dios no lleva a cabo la obra de salvación en personas cuyo corazón nunca nacerá de nuevo. No hay nada que una persona pueda hacer; un muerto no puede aceptar la verdad. Sólo los vivos pueden amar y obtener la verdad. Sólo los vivos pueden vivir una vida que tenga sentido. Las personas que entienden y obtienen la verdad pueden lograr definitivamente resultados en los siguientes cinco aspectos:

Primero, sólo cuando las personas entienden la verdad pueden conocerse verdaderamente a sí mismas; entonces pueden ver claramente el verdadero estado de la corrupción de la humanidad por Satanás y la esencia de la naturaleza satánica del hombre. Pueden ver que la humanidad es profundamente corrompida por Satanás, que ya no tiene la semejanza del hombre y que no es digna de ser llamada hombre. Las personas empiezan a odiarse a sí mismas, a tener verdadero arrepentimiento y están dispuestas a buscar la verdad y nacer de nuevo; este es el primer resultado obtenido al entender la verdad.

Segundo, sólo después de entender algunas verdades pueden las personas erogar por Dios con un corazón verdadero. Sólo entonces están dispuestas a consagrarse a devolver el amor de Dios y llevar bien a cabo sus deberes. Por mucho sufrimiento que pasen o por muchos fracasos o reveses que sufran, no se desaniman; su corazón anhela obtener la verdad como su vida. Así pues, obedecen absolutamente la obra de Dios, buscan la verdad, logran escapar completamente de la oscura influencia de Satanás y alcanzan la salvación y el perfeccionamiento de Dios; este es un resultado logrado a través del entendimiento de la verdad.

Tercero, una vez que las personas entienden muchas verdades, sus puntos de vista sobre las cosas empiezan a cambiar. Ellas empiezan a poder distinguir toda clase de herejías y falacias que violan la verdad y distinguen las tendencias del mundo y todas las doctrinas, el conocimiento y las teorías de los incrédulos. Tienen perspectiva sobre la vida y los valores que se conforman a la verdad y empiezan a ver la vida verdadera. Esta es una señal de entender realmente la verdad.

Cuarto, cuando las personas entienden claramente todas las verdades expresadas por Dios en los últimos días, entonces conocen verdaderamente la obra de Dios y tienen un corazón que reverencia verdaderamente a Dios. Aman la verdad incluso más, hacen lo posible por buscar la verdad y empiezan a dar importancia a ser perfeccionadas por Dios. En este momento, al llevar a cabo su deber, las personas tienen obediencia y lealtad verdaderas a Dios y ya han entrado en la realidad de la verdad. Esta es una señal de obtener la verdad.

Quinto, después de entender todas las verdades expresadas por Dios, las personas tienen un conocimiento verdadero del carácter justo de Dios y de la esencia de Su vida y empiezan a tener un corazón que ama verdaderamente a Dios. Están dispuestas a mostrar consideración por la voluntad de Dios en todas las cosas y al cumplir su deber hacen lo posible por exaltar a Dios y dar testimonio de Dios. Para que la voluntad de Dios se lleve a cabo y para que Él sea pronto glorificado, obran concienzudamente con sangre, sudor y lágrimas, leales hasta el final. De esta forma, ellas viven la vida que tiene más sentido y recibirán definitivamente la alabanza de Dios.

Los anteriores son cinco aspectos de resultados reales de personas que creen en Dios, desde entender la verdad hasta obtener la verdad y vivir una vida verdadera. Son una señal de que las personas entran en la realidad de la verdad y también son el verdadero proceso en el que las personas creen en Dios, alcanzan la salvación y son perfeccionadas. Desde entender la verdad hasta vivir una vida que tenga sentido, las personas deben experimentar estas cinco etapas. Esto es suficiente para demostrar que para alcanzar la vida nueva una persona debe buscar la verdad. La verdad y la vida humana están íntimamente relacionadas y son inseparables. Si una persona tiene la verdad, tiene vida; si no puede alcanzar la verdad, entonces no hay vida. Cuanto más entienda la verdad, más claramente puede ver la persona la vida y alcanzar la vida verdadera. Así pues, vivir la verdad es vivir una vida verdadera; esto no es en absoluto erróneo. Se puede decir rotundamente que esas personas que no aman la verdad nunca alcanzarán la vida. Esas personas que sólo reconocen la verdad pero que no buscan alcanzarla tampoco alcanzarán la vida. ¡Que una persona no ame o busque la verdad es una tragedia tan grande! Ahora, muchas personas que entienden relativamente la verdad han visto que sólo amar a Dios es vida verdadera, sólo erogar incondicionalmente por Dios y cumplir los deberes propios según las normas es vida verdadera y sólo ser perfeccionadas por Dios y volverse adecuadas para el uso de Dios y llevar a cabo Su voluntad es la vida que tiene más sentido y es más valiosa. ¡Esto es completamente correcto! Porque esta es una decisión que las personas toman después de entender la verdad y es completamente la elección de alguien que conoce a Dios. Sólo esta clase de decisión es una de la que nunca se arrepentirá la humanidad, porque siempre disfrutará de paz interior. Así pues, si las personas aman a Dios nunca sentirán remordimientos; amar a Dios siempre estará en sintonía con los principios del Cielo y la tierra, algo prometido y justo. Esta es la vida que tiene más sentido y esto es seguro sin duda alguna.

Todas las personas que creen sinceramente en Dios saben que creer en Dios tiene el fin de obtener la verdad y alcanzar la salvación; sólo cuando las personas han alcanzado la salvación pueden vivir a la verdadera semejanza del hombre y vivir una vida que tenga sentido. Puede decirse que creer en Dios es un ejercicio de obtener vida verdadera. De la misma forma que una persona sólo puede entrar en la sociedad y trabajar después de completar su primera fase de estudio y obtener un diploma de graduación, la vida de iglesia ahora es una universidad de la verdad; mientras que las personas tengan la educación fundamental del primer ciclo de la escuela secundaria, pueden entrar en la universidad de la verdad. Una vez que se gradúan en la universidad de la verdad, pueden entrar en la verdadera senda de la vida. El período de estudio en la universidad de la verdad dura al menos diez años; la clase principal es aprender a entender y ejercer la entrada en la verdad completa expresada por Dios en Su obra de los últimos días. El material de orientación son los sermones y las disposiciones de la obra del hombre usado por el Espíritu Santo. Además, una persona debe hacer todo lo que pueda para cumplir su deber, para buscar la verdad y obtener la obra del Espíritu Santo en todas las cosas y para entender la verdad y entrar en la realidad. Esta es la vida de iglesia. Desde entender la verdad hasta obtener la verdad, creer en Dios se divide en tres etapas principales. Los resultados que pueden lograrse en cada etapa son los siguientes:

La primera etapa, los primeros 3-5 años de creer en Dios, pertenece a la universidad de la etapa primaria de la verdad. Esta es principalmente comer y beber las palabras de Dios, comunicar la verdad y escuchar sermones y enseñanzas. Los efectos logrados por esto son: entender la verdad, conocerse verdaderamente a sí mismo y tener un arrepentimiento real; empezar a cumplir cualquier deber que esté al alcance de la persona; dar importancia a comer y beber las palabras de Dios, comunicar más la verdad y vivir una buena vida de iglesia; poder buscar la verdad y obtener la obra y guía del Espíritu Santo; dar a Dios y a Sus palabras un lugar en el corazón propio; arraigarse en el camino verdadero y generar un corazón que reverencie a Dios. Sólo cuando conoce fundamentalmente la obra de Dios entra el hombre verdaderamente en la vía correcta de creer en Dios. Este es el efecto logrado durante la etapa primaria de comer y beber las palabras de Dios y entender la verdad.

La segunda etapa, desde el principio de entrar en la vía correcta de creer en Dios, hasta entrar en la realidad de la verdad, es la etapa intermedia. Generalmente esto requiere 7-8 años. Cuando las personas ya se han arraigado en el camino verdadero, después de haber experimentado alguna poda y trato, así como algunos fracasos y reveses en el transcurso del cumplimiento de sus deberes, empiezan a dar importancia a buscar la verdad y entrar en la realidad. Pueden entender algunas verdades y comprender algunos principios de cómo hacer las cosas, empiezan a poder poner en práctica algunas verdades y pueden distinguir el bien del mal, la verdad de la falsedad, lo correcto de lo incorrecto, así como toda clase de herejías y falacias. Prestan atención a cumplir sus deberes según las normas, pueden buscar ser una persona honesta y dan importancia a la entrada y práctica de obedecer a Dios y ser leales a Dios. Empiezan a sentir que Dios es adorable, su corazón anhela obtener la verdad como su vida; empiezan a buscar un amor por Dios y dan importancia a los cambios en el carácter. En este momento, aunque tienen alguna revelación de corrupción, pueden aceptar la verdad, tienen un arrepentimiento verdadero y pueden dar importancia a entrar en la realidad de la verdad. Tienen la determinación de buscar la verdad, pagarán cualquier precio para obtener la verdad y no ser quejarán por mucho sufrimiento que soporten. Este es el efecto logrado durante la etapa intermedia de creer en Dios.

En la tercera etapa, después de creer en Dios de 7-8 años a más de 10 años, una persona experimenta el estado avanzado de los cambios en el carácter vital. En este momento, una persona empieza a prestar atención a entender y a entrar en todas las verdades. Sus puntos de vista sobre las cosas son fundamentalmente transformados y empieza a formarse una perspectiva verdadera sobre la vida y los valores. Las personas viven para amar a Dios en su corazón y para llevar a cabo Su voluntad. Aunque aún revelan alguna corrupción, son básicamente personas que obedecen la obra de Dios. Pueden amar verdaderamente a Dios en su corazón y mostrar consideración por la voluntad de Dios en todas las cosas. Son de un mismo sentir que Dios; al cumplir sus deberes pueden lograr el resultado de exaltar a Dios, dar testimonio de Dios y usar la verdad para resolver problemas. En este momento, las personas dan aún más importancia a aceptar el juicio y castigo de Dios, porque saben profundamente que estos son el amor y la protección más grandes de Dios para el hombre. Las palabras de Dios de juicio y castigo tienen gran valor para la entrada del hombre en la vida. Los que han experimentado hasta este punto han entrado completamente en la etapa avanzada de ser perfeccionados por Dios. Después de entrar en la etapa avanzada de ser perfeccionados por Dios, el juicio y castigo así como las pruebas y refinamientos son experimentados cada vez más. Esto ocurre hasta el punto en que el carácter vital de las personas cambia completamente, ellas llegan a tener verdadero conocimiento del carácter de Dios y de la esencia de Su vida, pueden obedecer completamente la obra de Dios, aman aún a Dios en su corazón como antes y su determinación de consagrar su vida a llevar a cabo la voluntad de Dios se vuelve cada vez más fuerte. Cuando se vuelven completamente adecuadas para el uso de Dios, se convierten en verdaderos testigos de Dios, es decir, personas obtenidas completamente por Dios y que son de un mismo sentir que Él. Este es el resultado logrado por quienes entran en la etapa avanzada de creer en Dios.

Las anteriores son las tres etapas de experiencia vital para que una persona que cree en Dios alcance la salvación y sea hecha perfecta. Cuando han terminado la tercera etapa de creer en Dios, las personas obtienen la verdad como su vida. Cuando las personas se gradúan de este aspecto de buscar la entrada en la realidad de la verdad, son verdaderamente personas que obtienen vida. Ellas empiezan a entrar en el viaje de una vida luminosa. Sólo esas personas que entienden verdaderamente la verdad y la obtienen pueden entrar en la vida verdadera. Por supuesto, la búsqueda de la verdad no tiene fin. Sin embargo, cuando las personas entienden la verdad y pueden amar verdaderamente a Dios, pueden vivir completamente una vida que tiene sentido. No hay duda de esto en absoluto, porque sólo las personas que aman a Dios pueden llevar a cabo los deberes de un ser creado según las normas, realizar la obra de difundir el evangelio del reino, llevar a cabo la voluntad de Dios y pueden convertirse en testigos verdaderos de Dios. Ellas pueden alcanzar completamente la alabanza de Dios.

Ahora, todas esas personas que entienden la verdad ya han visto la verdadera senda de vida; todas ellas sienten que cuando creen en Dios ganan mucho y a través de la aceptación de la obra de Dios de los últimos días alcanzan realmente la gran salvación de Dios. Estas verdades que Dios expresa pueden salvar realmente a las personas, perfeccionar a las personas y causar que las personas vivan vidas verdaderas. Estas verdades que Dios expresa en Su obra de los últimos días son la verdadera senda de vida; ellas guían a las personas a entrar en el verdadero camino de la vida. Esto está absolutamente fuera de duda. Independientemente de quiénes sean, mientras que las personas acepten todas las verdades expresadas por Dios en Su obra de los últmos días, lleguen a un entendimiento de la verdad y entren en la realidad, ya han obtenido vida verdadera. Ahora como todos hemos visto, obtener vida verdadera depende totalmente de alcanzar la salvación y ser perfeccionado. De hecho, Dios salva y perfecciona a las personas para que ellas obtengan vida verdadera; también es un perfeccionamiento de las personas para que ellas vivan una vida verdadera. El efecto y la norma de la búsqueda de la verdad y el logro de la salvación por las personas es allanar un camino para vivir una vida que verdaderamente tenga sentido. En particular, la norma de ser perfeccionadas, la norma de amar a Dios y el efecto de conocer a Dios son todas las normas y condiciones para hacer que las personas vivan la vida que tiene más sentido. Así pues, el verdadero sentido de que Dios salve a las personas es hacer que estas vivan a verdadera semejanza humana y que vivan la vida que tenga más sentido. Esto está fuera de toda duda.

Ahora hay algunas personas que creen en Dios y que han pasado por mucha poda y trato, así como por muchas pruebas y refinamientos. En realidad, todas ellas están experimentando el juicio y castigo de Dios. Aunque experimentan mucho dolor, pueden entrar en la realidad de algunas verdades y finalmente vivir a alguna semejanza humana. Sólo en este momento sienten que reciben finalmente alguna recompensa por creer en Dios, que entienden y obtienen algunas verdades y que su carácter vital ve realmente algunos cambios. Ellas sienten finalmente que la obra de Dios de los últimos días es la obra de salvar y perfeccionar a las personas y que buscar la verdad es profundamente significativo. Si, en el momento crucial en que Dios perfecciona a las personas, estas no buscan la verdad, entonces perderán la oportunidad de la salvación y el perfeccionamiento de Dios. Sólo ahora sienten ellas que experimentar la obra de Dios, por mucho sufrimiento que tengan que soportar, merece la pena. Si las personas no pasan por ese sufrimiento, entonces no tendrán realmente ninguna forma de obtener la verdad ni de ser perfeccionadas. Ahora, ellas entienden finalmente que las palabras “Porque esta pequeña aflicción, que es momentánea, obra en nosotros un peso de gloria que sobrepasa todo y que es eterno” son absolutamente ciertas. Todas esas personas que experimentan la obra de Dios, tienen esta clase de recompensa y obtienen esta clase de conocimiento están experimentando la obra de Dios y siendo perfeccionadas. A partir de esto queda claro que todas esas personas que buscan la verdad han visto los resultados. Todas ellas están buscando la verdad, preparando buenas obras y dando un testimonio resonante; esta es una señal de madurez del pueblo escogido de Dios.

Todas las personas que tienen verdadera experiencia de la obra de Dios ya entienden muchas verdades y están entrando en todos los aspectos de la realidad de la verdad. Todas las personas que pueden practicar la verdad y comprender los principios mientras que cumplen sus deberes están empezando a entrar en la realidad. Cuando el pueblo escogido de Dios pueda entender cada aspecto de la verdad y pueda llevar a cabo sus acciones con principios, entonces habrá entrado completamente en la realidad de la verdad. Todo esto es el resultado de experimentar la salvación y el perfeccionamiento de Dios. Al experimentar la obra de Dios, como las personas entienden la verdad con una claridad cada vez mayor, ven inconscientemente el verdadero camino de la vida. En su inconsciencia, todas ellas entienden los principios de ser humanas, cómo deben vivir una semejanza humana, cómo vivir con sentido y qué es la vida verdadera. Estos problemas se están volviendo cada vez más claros. En realidad, mientras que las personas busquen la verdad y sean hechas perfectas, lograrán naturalmente la vida verdadera. Que puedan o no ser hechas perfectas depende principalmente de si la senda por la que caminan es o no correcta. Además, vivir una vida verdadera también tiene relación con la cuestión de por qué senda camina una persona. Por supuesto, sólo caminar por la senda de buscar la verdad puede llevar a ser perfeccionado; esencialmente, buscar ser perfeccionado tiene el fin de vivir una vida verdadera. Esto hace que las personas vean que entender la verdad y obtener vida son cosas que están estrechamente relacionadas. Sólo cuando entiende la verdad puede una persona conocer la vida y sólo cuando obtiene la verdad puede una persona vivir una vida verdadera; la verdad puede realmente resolver todos los problemas del hombre. Obtener la verdad es obtenerlo todo; alguien que obtiene la verdad como su vida es una persona que ha alcanzado la salvación y ha sido hecha perfecta. Alguien que obtiene la verdad como su vida vive naturalmente una vida que tiene sentido. Cuando las personas tengan conocimiento de la vida verdadera, tendrán definitivamente la perspectiva correcta sobre la vida y los valores correctos; sabrán lo que es la verdadera felicidad y cómo vivir de una manera que tenga valor y sentido. Esta es la mayor recompensa para las personas después de haber sido perfeccionadas por Dios. Cuando las personas reconocen claramente que amar a Dios es lo más significativo y es la vida verdadera, entonces pueden pagar cualquier precio y consagrar toda su vida a difundir el evangelio del reino y a levar a cabo la voluntad de Dios. ¿No es esta la vida más significativa? Si el hombre puede vivir esta clase de vida valiosa y significativa, ¿necesita aún hablar del destino del hombre? Dejar a Dios orquestarlo todo es el principio del Cielo y la tierra; que las personas vivan simplemente para llevar a cabo la voluntad de Dios, eso es suficiente. Para vivir una vida verdadera, se deben alcanzar dos éxitos: el primero es el éxito de ser una persona. Es decir, ser una persona honesta y convertirse en alguien con la verdad y humanidad. El segundo es el éxito de cumplir el deber propio; es decir, cumplir el deber propio según las normas y tener un verdadero testimonio resonante. Entonces está una persona viviendo una vida significativa. Para poseer estos dos éxitos, una persona debe hacer todo lo posible por buscar la verdad; si ella no obtiene la verdad, entonces nunca podrá conseguir vida verdadera. Esto es un hecho y nadie puede cambiarlo.

Dios mismo es la vida y la verdad, Su vida y verdad coexisten. Los que no pueden obtener la verdad nunca obtendrán la vida. Sin la guía, apoyo y provisión de la verdad, sólo recibirás letras, doctrinas y, además, la muerte. La vida de Dios siempre está presente, Su verdad y vida coexisten. Si no puedes encontrar la fuente de la verdad, entonces no obtendrás el alimento de la vida; si no puedes obtener la provisión de vida, entonces, seguramente no tienes la verdad, y así, aparte de las imaginaciones y las nociones, la totalidad de tu cuerpo no será nada más que carne, tu apestosa carne. Debes saber que las palabras de los libros no cuentan como vida, los registros de la historia no se pueden consagrar como la verdad, y las doctrinas del pasado no pueden servir como un registro de palabras que Dios habla en el presente. Sólo lo que Dios expresa cuando viene a la tierra y vive entre los hombres es la verdad, la vida, la voluntad de Dios y Su manera actual de obrar. Si aplicas los registros de las palabras que Dios habló desde las eras pasadas hasta la actualidad, entonces eres un arqueólogo y la mejor manera de describirte es como un experto en herencia histórica. Lo eres porque siempre crees en los rastros de la obra que Dios hizo en tiempos pasados, sólo crees en la sombra de Dios que quedó cuando antes obró entre los hombres, y sólo crees en el camino que Dios les dio a Sus seguidores en tiempos pasados. No crees en la dirección de la obra de Dios en la actualidad, no crees en el glorioso semblante de Dios en la actualidad y no crees en el camino de la verdad que Dios expresa en el presente. Y así eres, sin duda, un soñador que está completamente fuera de contacto con la realidad. Si todavía hoy te aferras a las palabras que son incapaces de dar la vida al hombre, ¡entonces eres un desesperanzado pedazo de madera muerta,[a] porque eres demasiado conservador, demasiado intratable y demasiado insensible para razonar!”.

El Cristo de los últimos días trae la vida y trae el camino de la verdad, duradero y eterno. Esta verdad es el camino por el que el hombre obtendrá la vida, y el único camino por el cual el hombre conocerá a Dios y por el que Dios lo aprobará. Si no buscas el camino de la vida que el Cristo de los últimos días provee, entonces nunca obtendrás la aprobación de Jesús y nunca estarás calificado para entrar por la puerta del reino de los cielos, porque tú eres tanto un títere como un prisionero de la historia. Aquellos que son controlados por los reglamentos, las letras y están encadenados por la historia, nunca podrán obtener la vida y nunca podrán obtener el camino perpetuo de la vida. Esto es así porque todo lo que tienen es agua turbia que ha estado estancada por miles de años en vez del agua de vida que fluye desde el trono. Aquellos que no reciben el agua de la vida siempre seguirán siendo cadáveres, juguetes de Satanás e hijos del infierno. ¿Cómo pueden, entonces, contemplar a Dios? Si sólo tratas de aferrarte al pasado, si sólo tratas de mantener las cosas como están quedándote quieto, y no tratas de cambiar el estado actual y descartar la historia, entonces, ¿no siempre estarás en contra de Dios? Los pasos de la obra de Dios son vastos y poderosos, como olas agitadas y fuertes truenos, pero te sientas y pasivamente esperas la destrucción, apegándote a tu locura y sin hacer nada. De esta manera, ¿cómo puedes ser considerado alguien que sigue los pasos del Cordero? ¿Cómo puedes justificar al Dios al que te aferras como un Dios que siempre es nuevo y nunca viejo? ¿Y cómo pueden las palabras de tus libros amarillentos llevarte a una nueva era? ¿Cómo pueden llevarte a buscar los pasos de la obra de Dios? ¿Y cómo pueden llevarte al cielo? Lo que sostienes en tus manos son las palabras que sólo pueden darte consuelo temporal, no las verdades que pueden darte la vida. Las escrituras que lees son eso que sólo pueden enriquecer tu lengua, no las filosofías que te ayudan a conocer la vida humana, y menos aún los caminos que te pueden llevar a la perfección. Esta discrepancia, ¿no te lleva a reflexionar? ¿No te permite entender los misterios que contiene? ¿Eres capaz de entregarte tú mismo al cielo para encontrarte con Dios? Sin la venida de Dios, ¿te puedes llevar tú mismo al cielo para gozar la felicidad familiar con Dios? ¿Todavía sigues soñando? Sugiero entonces que dejes de soñar y observes quién está obrando ahora, quién está llevando ahora a cabo la obra de salvar al hombre durante los últimos días. Si no lo haces, nunca obtendrás la verdad y nunca obtendrás la vida”.

Los que quieren obtener la vida sin confiar en la verdad de la que Cristo habló son las personas más absurdas de la tierra, y los que no aceptan el camino de la vida que Cristo trajo están perdidos en la fantasía. Y así digo que las personas que no aceptan al Cristo de los últimos días Dios las detestará para siempre. Cristo es la puerta para que el hombre entre al reino durante los últimos días, que nadie puede evitar. Nadie puede ser perfeccionado por Dios excepto por medio de Cristo. Tú crees en Dios y por tanto debes aceptar Sus palabras y obedecer Su camino. No debes simplemente pensar en obtener bendiciones sin recibir la verdad o sin aceptar la provisión de la vida. Cristo viene en los últimos días para que a todos los que verdaderamente creen en Él les pueda proveer la vida. Su obra es en aras de concluir la era antigua y entrar en la nueva, y es el camino que deben tomar todos los que entrarán en la nueva era. Si no eres capaz de reconocerlo y en cambio lo condenas, blasfemas y hasta lo persigues, entonces estás destinado a quemarte por la eternidad y nunca entrarás en el reino de Dios. Porque este Cristo es Él mismo la expresión del Espíritu Santo, la expresión de Dios, aquel a quien Dios le ha confiado hacer Su obra en la tierra. Y por eso digo que si no puedes aceptar todo lo que el Cristo de los últimos días hace, entonces blasfemas contra el Espíritu Santo. La retribución que deben sufrir los que blasfeman contra el Espíritu Santo es obvia para todos. También te digo que si te opones al Cristo de los últimos días y lo niegas, entonces no hay nadie que pueda soportar las consecuencias en tu lugar. Además, a partir de este día no tendrás otra oportunidad para obtener la aprobación de Dios; incluso si tratas de redimirte tú mismo, nunca más volverás a contemplar el rostro de Dios. Porque al que tú te opones no es a un hombre, lo que niegas no es algún ser diminuto, sino a Cristo. ¿Eres consciente de estas consecuencias? No has cometido un pequeño error, sino que has cometido un crimen atroz. Y así les aconsejo a todos que no tengan una reacción violenta contra la verdad, o hagan críticas descuidadas, porque sólo la verdad te puede dar la vida y nada excepto la verdad te puede permitir volver a nacer y contemplar el rostro de Dios”.

Sólo quienes experimentan el juicio y castigo de Dios en los últimos días y obtienen la verdad son personas que alcanzan la salvación y son hechas perfectas. Sólo ellas pueden vivir una vida que tenga sentido. Esto es confirmado por los resultados de innumerables personas del pueblo escogido de Dios que han experimentado la obra de Dios y entienden la verdad. El pueblo escogido de Dios en China ha experimentado el juicio y castigo de Dios, ha salido finalmente de la oscura influencia de Satanás y se ha liberado del control y la esclavitud de Satanás. Esto ha sido confirmado por la experiencia y el testimnio verdaderos del pueblo escogido de Dios. La obra de Dios de los últimos días es para hacer completas a unas personas que son de un mismo sentir que Dios. Actualmente, todas las personas que buscan la verdad están experimentando el perfeccionamiento de Dios; todas ellas han visto la vida verdadera y están trabajando duro para vivir una vida que tenga valor y sentido. Ahora todos los del pueblo escogido de Dios pueden confirmar que hay principalmente siete aspectos de los resultados y testimonios para entender la verdad y ver la luz de la vida. Esto es algo que el pueblo escogido de Dios que busca la verdad puede lograr absolutamente:

1. Cuando una persona entienda realmente la verdad, detestará las oscuras tendencias y cosas negativas del mundo. Una persona puede entonces odiar y abandonar a Satanás.

2. Cuando una persona entiende realmente la verdad, puede conocer el verdadero estado de su propia corrupción, puede odiarse a sí misma, tener un arrepentimiento verdadero y vivir a semejanza del hombre.

3. Cuando una persona entiende realmente la verdad, presta atención a las responsabilidades, obligaciones y deberes del hombre y puede llevar a cabo entonces acciones con principios y cumplir su deber según las normas.

4. Cuando una persona entienda realmente la verdad, la amará, abogará por ella y la exaltará aún más, pudiendo así temer a Dios y apartarse del mal.

5. Cuando una persona entiende realmente la verdad, entonces conoce verdaderamente a Dios y puede exaltar y dar testimonio de Dios y convertirse en una persona que obedece y adora a Dios.

6. Cuanto más entiende una persona la verdad, más real se vuelve su amor por Dios. Cuando una persona ama a Dios en su corazón, es totalmente soltada y puesta en libertad y su corazón está lleno de gozo, placer y confort.

7. Cuando una persona obtiene la verdad, puede consagrar su vida a llevar a cabo la voluntad de Dios y anhela vivir una vida que tenga valor y sentido.

Los anteriores siete aspectos de los resultados y testimonios son suficientes para mostrar que si una persona entiende y obtiene la verdad, entonces ya ha obtenido vida verdadera. Una persona que obtiene la verdad ha obtenido nueva vida; es alguien que alcanza la salvación y es hecho perfecta. No cabe ni la más minima duda. Esto es suficiente para demostrar que sólo cuando busca y obtiene la verdad puede una persona conocer los misterios de la vida; sólo entonces puede obtener vida verdadera. Cuando una persona busca la verdad, alcanza la salvación y es hecha perfecta, entonces entra naturalmente en el camino verdadero de la vida. Ella vivirá naturalmente una vida que tiene valor y sentido; no hay duda en absoluto de ello. Actualmente, todos los del pueblo escogido de Dios han estado seguros de que sólo esas personas que buscan la verdad y llegan a conocer a Dios pueden obtener vida verdadera.

1 de mayo de 2013

Notas:

a. Un trozo de Madera seca: una expresión china que significa “sin posibilidad de ayuda”

Anterior:Lograr la compatibilidad con Cristo es el único criterio para alcanzar la salvación y ser perfeccionado

Siguiente:Aquellos que no pueden conocer a Cristo como la verdad, el camino y la vida nunca entrarán en el Reino de los cielos

También podría gustarte