Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

757 Cómo vivir una vida obediente

I

Vuestra estatura se pone a prueba,

para ver si se puede construir la iglesia

y si entre vosotros os obedecéis.

Visto así, tu obediencia es selectiva.

Obedeces a este, te rebelas contra aquel.

Piensa en la obediencia, en cómo hacerla tu vida.

Preséntate ante Dios y compártelo.

Poco a poco comprenderás.

Te liberarás de los conceptos,

de las opciones que hay en ti.

II

No es posible obedecer mientras

confíes en las nociones humanas,

¡las ideas de Dios siempre superarán las del hombre!

Cristo obedeció hasta el fin y murió en la cruz.

La voluntad de Su padre obedeció sin condición.

Piensa en la obediencia, en cómo hacerla tu vida.

Preséntate ante Dios y compártelo.

Poco a poco comprenderás.

Te liberarás de los conceptos,

de las opciones que hay en ti.

III

Tu obediencia es pobre.

Y Dios dice que la obediencia no es obedecer

a la gente en el exterior,

sino a la vida en el interior,

obedecer a Dios mismo.

Desde adentro te cambian las palabras de Dios,

¿quién obedecería a quién si no?

Vosotros desobedecéis a los otros.

Piensa en la obediencia, en cómo hacerla tu vida.

Preséntate ante Dios y compártelo.

Poco a poco comprenderás.

Te liberarás de los conceptos, de las opciones.

Poco a poco comprenderás.

Te liberarás de los conceptos,

de las opciones que hay en ti.

Adaptado de ‘Capítulo 20’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Los humanos no entienden la voluntad de Dios

Siguiente:¿Sabes cuál será tu destino?