App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

140 Estoy contando los días que faltan para que estemos juntos

1 Una carta, un tiempo pasado, mis ojos llenos de lágrimas. En ese entonces cumplíamos con nuestro deber y estábamos juntos día y noche. Yo quería prevalecer sobre los demás, y por eso siempre alardeaba al hablar. No prestaba atención a tus sentimientos y rechazaba tus sugerencias. Una y otra vez, discutía y era obstinado, cometí tantas transgresiones, hice daño a mis hermanos y hermanas y puse trabas a nuestros deberes. Al recibir hoy tu carta preguntándome cómo he estado últimamente, me siento aún más en deuda con Dios y me odio a mí mismo por no haber vivido como un ser humano.

2 En la casa de Dios, la palabra de Dios y la verdad nos riegan y abastecen. Solíamos tener prejuicios y malentendidos que ahora la palabra de Dios ha aclarado. Me ha beneficiado reflexionar sobre lo que he vivido recientemente. Al pasar por el juicio de Dios, mi carácter corrupto se purifica. Me doy cuenta de que mi arrogancia y soberbia son la causa perniciosa de que me resista a Dios. Gracias a Sus palabras puedo ver que la humildad y el ocultamiento de Dios son tan hermosos. Sólo cuando entiendo que el carácter de Dios es tan bueno y hermoso empiezo a practicar la verdad, mi humanidad y raciocinio vuelven a la normalidad y me siento aún más agradecido por el amor de Dios.

3 El PCCh nos oprime y persigue de forma cruel, arrestando frenéticamente al pueblo elegido de Dios. ¿Cómo has estado últimamente? ¿Estás a salvo ahora? Ten cuidado siempre que cumplas con tu deber, acude a Dios y órale más ya que esta también es una oportunidad de vivir la obra de Dios y de obtener la verdad. Todo lo que Dios dispone es bueno, así que demos gracias y alabemos a Dios. Dios ha creado un grupo de vencedores y Su gran obra ha concluido. En este momento crucial, debemos dedicarnos al evangelio del reino y contar los días que faltan para que estemos juntos, el día en que Dios obtendrá la gloria, cuando todos compartamos nuestras experiencias y testimonios.

Anterior:Mamá, ya he madurado

Siguiente:Corre hacia la senda de la luz