Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

326 Las palabras de Dios renuevan todas las cosas

I

Con las palabras de Dios, las montañas se derrumban;

con las palabras de Dios, los lagos fluyen sin cesar;

con las palabras de Dios, las aguas corren hacia arriba;

con las palabras de Dios, el hombre se somete.

Con las palabras de Dios, los mares agitados se calman,

el aullido de los vendavales cesa con un gesto de Su mano.

Y en ese instante, la calma y la paz regresan

inmediatamente al mundo del hombre.

II

Con la ira de Dios, la tierra tiembla,

con la ira de Dios, las montañas se desmoronan;

con la ira de Dios, los ríos se secan;

con la ira de Dios, el desastre asola al hombre.

Debido a Su ira, Dios no presta atención

a los gritos del hombre y no le ofrece ayuda.

Debido a Su ira, Dios no le dará asistencia al hombre

ya que Su ira va en aumento.

III

Cuando la primavera se extiende por la tierra,

Dios ilumina el mundo; hay frescura en el aire.

Dios derrama un torrente de lluvia,

el trueno ensordece a los hombres mientras duermen.

No encuentran refugio y se los traga el diluvio.

Ahora todas las cosas se limpian con la ira de Dios.

Los hombres dejan de quejarse de la lluvia,

en ellos nace la reverencia.

Muchos se han ahogado,

convirtiéndose en cadáveres en el agua

por toda la lluvia que ha caído del cielo.

IV

Dios mira a la tierra y ve a muchos que se arrepienten;

Dios mira a la tierra y ve a muchos que se despiertan;

Dios mira a la tierra y ve a muchos que buscan

la fuente de las aguas en sus pequeños botes.

Dios mira a la tierra y ve a muchos que se inclinan

para hacerle reverencia y pedirle perdón.

Muchos han visto la luz, muchos han visto Su rostro,

muchos tienen el coraje de vivir,

el mundo se ha transformado.

V

Después de la lluvia, todos los hombres vuelven

a ser como Dios los imaginaba en Su mente,

nunca más desobedecen.

Pronto, el mundo se llena del sonido de la risa.

Hay una atmósfera de alabanza en toda la tierra,

todo está lleno de la gloria de Dios,

todo está lleno de la gloria de Dios,

todo está lleno de la gloria de Dios,

todo está lleno de la gloria, de la gloria de Dios,

de la gloria de Dios, de la gloria de Dios,

de la gloria de Dios, de la gloria de Dios.

Adaptado de ‘Capítulo 16’ de Las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Cuando Dios mismo viene al mundo

Siguiente:Cuando Dios regresa a Sion