¿Cómo se puede obtener la obra del Espíritu Santo?

Las palabras relevantes de Dios:

La obra del Espíritu Santo cambia día a día, elevándose más alto a cada paso; la revelación de mañana es superior a la de hoy, y va escalando paso a paso. Tal es la obra mediante la cual Dios perfecciona al hombre. Si el hombre no puede seguir el paso, puede quedarse atrás en cualquier momento. Si no tiene un corazón obediente, entonces no puede seguir hasta el final. La era anterior ya ha pasado; esta es una nueva era. Y en una nueva era, debe hacerse una obra nueva. En particular en la era final, en la cual el hombre será perfeccionado, Dios realizará una nueva obra con mayor rapidez. Por lo tanto, sin obediencia en su corazón, al hombre le resultará difícil seguir las huellas de Dios. Dios no se rige por ninguna regla, ni trata ninguna de las etapas de Su obra como inmutable. En cambio, la obra que hace siempre es más nueva y más suprema. Su obra se vuelve más y más práctica a cada paso, más y más conforme a las necesidades reales del hombre. Sólo después de que el hombre experimenta esta clase de obra, puede alcanzar la transformación final de su carácter. El conocimiento que tiene el hombre sobre la vida alcanza grados mucho más altos, y, de la misma manera, la obra de Dios alcanza grados mucho más altos. Sólo de esta manera el hombre puede ser perfeccionado y apto para el uso de Dios. Por un lado, Dios obra de esta manera para contrarrestar y revertir las nociones del hombre; y, por otro lado, para guiarlo a un estado superior y más realista, al ámbito más supremo de creencia en Dios, para que al final, la voluntad de Dios pueda hacerse. Todos aquellos que tienen una naturaleza desobediente y se oponen voluntariamente serán dejados atrás en esta etapa de la obra de Dios veloz y de frenético avance; sólo aquellos que obedezcan voluntariamente y se humillen de buen grado pueden llegar hasta el final del camino. En esta clase de obra, todos vosotros deberíais aprender a someteros y a dejar de lado vuestros conceptos. Deberíais tener cuidado en cada paso que deis. Si os mostráis imprudentes, sin duda formaréis parte de aquellos a quienes el Espíritu Santo rechazará, de los que perturban a Dios en Su obra. […] La obra hecha por Dios difiere de un período a otro. Si demuestras una gran obediencia en una fase, pero en la siguiente muestras menos o nada de obediencia, entonces Dios te abandonará. Si le sigues el paso a Dios a medida que Él sube este escalón, entonces debes continuar siguiéndole el paso cuando suba el siguiente. Sólo entonces serás alguien obediente al Espíritu Santo. Ya que crees en Dios, debes permanecer constante en tu obediencia. No puedes simplemente obedecer cuando te agrade y desobedecer cuando algo no te agrade. Esta clase de obediencia no tiene la aprobación de Dios. Si no puedes seguirle el paso a la nueva obra que comunico y sigues aferrándote a los viejos dichos, entonces ¿cómo puede haber progreso en tu vida? La obra de Dios pretende proveerte a través de Sus palabras. Si obedeces y aceptas Sus palabras, entonces el Espíritu Santo sin duda obrará en ti. El Espíritu Santo obra exactamente de la manera que digo. Haz lo que he dicho, y el Espíritu Santo obrará prontamente en ti. Emito una nueva luz para que veáis y para llevaros a la luz del tiempo presente. Cuando entres a esta luz, el Espíritu Santo obrará de inmediato en ti.

de ‘Los que obedecen a Dios con un corazón verdadero, con seguridad serán ganados por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Justo ahora, la senda que el Espíritu Santo camina es las palabras actuales de Dios. Así que, para que uno la camine, debe obedecer y comer y beber de las palabras actuales de Dios encarnado. Él está haciendo la obra de las palabras y todo se habla desde Sus palabras y todo se establece en Sus palabras, Sus palabras actuales. Ya sea estar completamente sin dudas acerca del Dios hecho carne o conocerlo, uno debe poner mucho esfuerzo en Sus palabras. De lo contrario, él no puede lograr nada en absoluto y se quedará sin nada. Sólo llegando a conocer a Dios y satisfacerlo sobre el fundamento de comer y beber Sus palabras, uno puede establecer poco a poco una relación normal con Él. Comer y beber Sus palabras y ponerlas en práctica es la mejor cooperación con Dios y es la práctica que mejor se mantiene firme en el testimonio como uno de Su pueblo. Cuando uno entiende y es capaz de obedecer la esencia de las palabras actuales de Dios, está viviendo en la senda que es guiada por el Espíritu Santo y ha entrado en el camino correcto de Dios perfeccionando al hombre.

de ‘Aquellos cuyo carácter ha cambiado son aquellos que han entrado a la realidad de las palabras de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

El estándar más bajo que Dios exige de las personas es que le puedan abrir sus corazones. Si el hombre le da a Dios su corazón sincero y le dice lo que realmente hay dentro de su corazón, entonces Dios estará dispuesto a obrar en el hombre; Dios no quiere el corazón torcido del hombre sino su corazón puro y honesto. Si el hombre no le dice a Dios lo que de verdad hay en su corazón, entonces Dios no toca el corazón del hombre ni obra dentro de él.

de ‘Acerca de la práctica de la oración’ en “La Palabra manifestada en carne”

Las personas creen en Dios, lo aman y lo satisfacen cuando tocan al Espíritu de Dios con su corazón y, de ese modo, logran la satisfacción de Dios; al comprometerse con las palabras de Dios con su corazón, por lo tanto, , el Espíritu de Dios las conmueve. Si se quiere alcanzar una vida espiritual adecuada y establecer una relación adecuada con Dios, primero hay que entregarle el corazón a Dios y tranquilizar el corazón ante Él. Sólo después haber derramado el corazón en Dios se puede, poco a poco, tener una vida espiritual adecuada. Si, al creer en Dios, las personas no le dan su corazón a Él, si su corazón no está en Dios y no tratan la carga de Dios como la suya propia, entonces todo lo que hacen es engañar a Dios y este es el comportamiento de las personas religiosas, por lo que no pueden recibir elogios de Dios. Dios no puede conseguir nada de este tipo de personas, que sólo puede servir de contraste con la obra de Dios, a modo de decoración en la casa de Dios, ocupando espacio y sin servir para nada; Dios no usa a esta clase de personas. No sólo es que no haya oportunidad para la obra del Espíritu Santo en semejante persona, sino que tampoco hay valor de perfección. Este tipo de personas son los verdaderos “muertos vivientes”. No tienen componentes que el Espíritu Santo pueda usar; Satanás se ha apropiado de todas ellas, las ha corrompido en extremo, son el objeto de la eliminación de Dios. En la actualidad, el Espíritu Santo no sólo usa a las personas y pone en juego sus virtudes, sino que también perfecciona y cambia sus deficiencias. Si tu corazón se puede derramar en Dios, y mantenerse tranquilo delante de Él, tendrás la oportunidad y las cualificaciones para que el Espíritu Santo te use, para recibir Su esclarecimiento e iluminación, y lo que es más, para tener la oportunidad de que el Espíritu Santo compense tus deficiencias. Cuando das tu corazón a Dios, puedes entrar de forma más profunda en el lado positivo, y estar en un plano más elevado de entendimiento; en el lado negativo, tendrás más entendimiento de tus propias faltas y deficiencias, estarás más dispuesto a buscar satisfacer la voluntad de Dios y, en un estado no pasivo, entrarás activamente. Esto significará que eres una persona correcta.

de ‘Es muy importante establecer una relación adecuada con Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

El Espíritu Santo obra por medio de este principio: mediante la cooperación de las personas, por medio de que ellas oren, busquen y se acerquen más a Dios de manera activa, se pueden lograr resultados y el Espíritu Santo las puede esclarecer e iluminar. No es el caso de que el Espíritu Santo actúe de manera unilateral o de que el hombre actúe unilateralmente. Ambos son indispensables, y cuanto más cooperen las personas y cuanto más busquen alcanzar los estándares de las exigencias de Dios, mayor será la obra del Espíritu Santo. Sólo la cooperación real de las personas, aunada a la obra del Espíritu Santo, puede producir experiencias reales y el conocimiento esencial de las palabras de Dios. Gradualmente, por medio de experimentar de esta manera, al final se produce una persona perfecta. Dios no hace cosas sobrenaturales; en las nociones de las personas, Dios es todopoderoso y Dios hace todo, con el resultado de que las personas esperan pasivamente, no leen las palabras de Dios ni oran y sólo esperan el toque del Espíritu Santo. Los que tienen un correcto entendimiento, sin embargo, creen esto: las acciones de Dios sólo pueden ir tan lejos como mi cooperación y el efecto que la obra de Dios tiene en mí depende de cómo yo coopero. Cuando Dios habla, debo hacer todo lo que pueda para buscar y esforzarme por las palabras de Dios; esto es lo que debo lograr.

de ‘Cómo conocer la realidad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Se puede aprender de la experiencia que uno de los problemas más importantes es tranquilizar el corazón ante Dios. Es un problema que tiene que ver con la vida espiritual de las personas y el avance de su vida. Sólo si tu corazón está en paz delante de Dios, tu búsqueda de la verdad y de los cambios en tu carácter dará fruto. Como te presentas delante de Dios agobiado y siempre sientes que te hace falta demasiado, hay muchas verdades que tienes que saber, mucha realidad que tienes que experimentar y le debes prestar atención completa a la voluntad de Dios. Estas cosas siempre están en tu mente, es como si estuvieran presionándote tan fuerte que no pudieras respirar y por eso te sientes apesadumbrado (pero no en un estado negativo). Sólo esta clase de personas están calificadas para aceptar el esclarecimiento de las palabras de Dios y que el Espíritu de Dios las toque. Es por su carga, porque se sienten apesadumbrados y, se puede decir, por el precio que han pagado y el tormento que han sufrido ante Dios, que reciben el esclarecimiento y la iluminación de Dios, porque Dios no le da a nadie un tratamiento especial. Él siempre es justo en Su forma de tratar a las personas, pero Él tampoco es arbitrario en Su provisión a las personas y no les da incondicionalmente. Este es un aspecto de Su justo carácter. En la vida real, la mayoría de personas aún tienen que alcanzar este ámbito. Como mínimo, sus corazones se tienen que volver completamente a Dios y por eso todavía no ha habido ningún gran cambio en su carácter de vida. Esto se debe a que sólo viven en medio de la gracia de Dios y todavía tienen que ganar la obra del Espíritu Santo. Los criterios para la manera en la que Dios usa a las personas son los siguientes: volver el corazón a Dios, ser abrumado por las palabras de Dios, sentir un anhelo del corazón y tomar la resolución de buscar la verdad. Sólo personas como estas pueden ganar la obra del Espíritu Santo y ser esclarecidas e iluminadas con mayor frecuencia.

de ‘Es muy importante establecer una relación normal con Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Hay una condición para la obra del Espíritu Santo en las personas. Sólo si anhelan buscar y no tienen dos motivaciones ni tienen dudas respecto a las acciones de Dios, y son capaces de mantener su obligación en todo momento, pueden ganar la obra del Espíritu Santo. En cada etapa de la obra de Dios, lo que se le exige a la humanidad es una enorme confianza y que busque ante Dios; sólo por medio de la experiencia son capaces las personas de descubrir cuán digno de amor es Dios y cómo obra el Espíritu Santo en las personas. Si no experimentas, si no tanteas tu camino con ello, si no buscas, no ganarás nada. Debes tantear tu camino a través de tus experiencias, y sólo a través de ellas puedes ver las acciones de Dios, y reconocer lo maravilloso e insondable que Él es.

de ‘Debes mantener tu lealtad a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Existe una regla para el perfeccionamiento de las personas por parte de Dios, y es que Él te esclarece usando una parte deseable de ti, de forma que tengas una senda para practicar, y puedas apartarte de todos los estados negativos, para ayudar a tu espíritu a alcanzar la liberación, y hacerte más capaz de amarlo. Así eres capaz de desechar el carácter corrupto de Satanás. Eres sencillo y abierto, dispuesto a conocerte y a poner en práctica la verdad. Dios ve que estás dispuesto a conocerte y a poner en práctica la verdad, así que cuando eres débil y negativo, Él te esclarece doblemente, te ayuda a conocerte más, a estar más dispuesto a arrepentirte por ti mismo, y a ser más capaz de practicar las cosas que deberías practicar. Sólo de esta forma está tranquilo y en paz tu corazón. Aquel que presta atención a conocer a Dios, a conocerse a sí mismo, su propia práctica será capaz de recibir con frecuencia la obra de Dios, Su dirección y Su esclarecimiento. Aunque esté en un estado negativo, es capaz de darse la vuelta de inmediato, ya sea debido a la acción de la conciencia o al esclarecimiento de la palabra de Dios.

de ‘Sólo los que se enfocan en la práctica pueden ser perfeccionados’ en “La Palabra manifestada en carne”

Dios obra en aquellos que buscan y atesoran la palabra de Dios. Cuanto más atesores la palabra de Dios, más obrará el Espíritu de Dios en ti. Cuanto más atesore una persona la palabra de Dios, mayor es su oportunidad de ser perfeccionada por Dios. Dios perfecciona a aquellos que verdaderamente lo aman, perfecciona a aquellos cuyos corazones están en paz ante Él. Si atesoras toda la obra de Dios, si atesoras el esclarecimiento de Dios, si atesoras la presencia de Dios, si atesoras el cuidado y la protección de Dios, si atesoras cómo la palabra de Dios se convierte en tu realidad y provisión de tu vida, eres sumamente conforme al corazón de Dios. Si atesoras la obra de Dios, si atesoras toda la obra que Dios ha hecho en ti, Dios te bendecirá y hará que todo lo que es tuyo se multiplique.

de ‘Dios perfecciona a quienes siguen Su corazón’ en “La Palabra manifestada en carne”

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

El Espíritu Santo obra de acuerdo a las palabras de Cristo y obra también de acuerdo a la aceptación que las personas tengan de Cristo y su sumisión a Cristo. Sólo si las personas aceptan a Cristo y se someten a Cristo, pueden recibir la obra del Espíritu Santo. Si las personas resisten a Cristo o se rebelan contra Cristo, entonces no tendrán la obra del Espíritu Santo. Que la creencia de una persona en Dios pueda traerle la salvación, se decide en base a si ella puede o no verdaderamente aceptar y someterse a Cristo. La obra del Espíritu Santo se basa por completo en que una persona acepte a Cristo y se someta a Él. En la Era de la Gracia, la obra del Espíritu Santo se llevó a cabo de acuerdo a la aceptación de las personas del Señor Jesús y de su sumisión y adoración a Él. En la Era del Reino la obra del Espíritu Santo se lleva a cabo de acuerdo a la aceptación de las personas de Dios Todopoderoso, de su sumisión a Dios Todopoderoso y de su adoración a Dios Todopoderoso. En los últimos días, el Espíritu Santo obra de acuerdo a las palabras de Dios Todopoderoso, con el fin de llevar a los creyentes a entrar en la realidad de las palabras de Dios y hacer que ellos alcancen la salvación y la perfección. Esta es la base y el principio de la obra del Espíritu Santo. Muchos líderes religiosos han muerto como castigo por resistir o condenar a Cristo. Muchas personas religiosas han perdido la obra del Espíritu Santo y han caido en la oscuridad por su negativa de aceptar a Cristo de los últimos días. En la casa de Dios, muchas personas se han marchitado en vida y han claudicado debido a sus persistentes nociones de Cristo y aún muchas otras han sido excluidas de la obra del Espíritu Santo por creer sólo en el Espíritu de Dios y no en Cristo. Todas estas cosas son causadas porque las personas no aceptan a Cristo ni se someten a Él. Que un creyente tenga o no la obra del Espíritu Santo se decide completamente por su actitud hacia Cristo. Si una persona sólo cree en el Dios en el cielo y no se somete a Cristo, nunca recibirá la obra del Espíritu Santo. Actualmente todavía hay muchas personas en varias iglesias diferentes que sólo creen en el Espíritu de Dios, pero que no creen en Cristo y, por lo tanto, pierden la obra del Espíritu Santo. Hay muchas que sólo creen en las palabras de Cristo, pero que no se someten a Cristo y son, por lo tanto, aborrecidas por Dios. Por lo tanto, aceptar a Cristo y someterse a Cristo es crucial para recibir la obra del Espíritu Santo. Sólo si la persona acepta a Cristo y se somete a Cristo alcanzará la salvación y será perfeccionada. Por lo tanto, se puede ver que la obra del Espíritu Santo en cada era tiene su base y su principio. Así que muchas personas todavía no ven la importancia de someterse a Cristo. El Espíritu Santo obra completamente de acuerdo a las palabras de Cristo. Si las personas no pueden aceptar las palabras de Cristo y siguen manteniendo nociones acerca de las palabras de Dios y las resisten, entonces ciertamente no pueden recibir la obra del Espíritu Santo. Muchas personas sólo oran en el nombre de Dios Todopoderoso, pero no se someten a la obra de Cristo y no aceptan completamente las palabras de Cristo. Personas como estas son anticristos y ciertamente no pueden recibir la obra del Espíritu Santo.

de ‘Resultados que se pueden lograr por un genuino entendimiento de la verdad’ en “Sermones y comunión de lo de arriba (Selecciones)”

La obra del Espíritu Santo consiste principalmente en guiar a las personas para que entren en la palabra de Dios y entiendan la verdad. ¿Qué aspectos involucra entrar en la palabra de Dios? Entrar en la palabra de Dios no quiere decir que alguien lea un enunciado de Dios en particular, reflexione un poco sobre él y después tenga un poco de entendimiento. Esto no es equivalente a entrar en la palabra de Dios. Así no funciona. Lo más importante es entrar en la palabra de Dios por medio de la experiencia. Esta “experiencia” cubre una amplia gama de experiencias. La experiencia del hombre no es sólo un aspecto de la experiencia, sino que es multifacética. Cumplir con el propio deber es experimentar la palabra de Dios. Poner en práctica la verdad también es experimentar la palabra de Dios. En particular, pasar por varias clases de pruebas y refinamiento es, aún más, experimentar la palabra de Dios. Siempre que experimentes la palabra de Dios e independientemente de cuál sea el contexto o la situación, podrás obtener la obra del Espíritu Santo. Por ejemplo, cuando nos encontramos con pruebas, oramos a Dios y tratamos de comprender Su voluntad. Como resultado, el Espíritu Santo nos esclarece y nos permite entender la voluntad de Dios. Esto ocurre así porque se relaciona con entrar en la palabra de Dios. […] Además, en el proceso de cumplir con nuestros deberes y en la experiencia de nuestra vida diaria, independientemente de cuál sea la situación, siempre y cuando oremos a Dios, busquemos la verdad y busquemos comprender la voluntad de Dios, seremos capaces de obtener la obra del Espíritu Santo. Esto se debe a que el Espíritu Santo nos guía para entrar en la palabra de Dios y en la verdad. Hay algunas personas que tienen mucha experiencia en lo que se refiere a este aspecto. Independientemente de con qué situación se encuentren y con qué tipo de personas se topen, oran a Dios y le piden que las esclarezca, las guíe y les dé sabiduría e inteligencia. Cuando las personas experimenten constantemente la obra de Dios de esta manera, entenderán mucho de las palabras de Dios. Sabrán cómo deben actuar y les darán buen uso en prácticas específicas. Esta es la manera de entrar en la palabra de Dios.

de ‘Conocer la obra del Espíritu Santo es de suma importancia para la salvación del hombre’ en “Sermones y enseñanzas sobre la entrada a la vida (II)”

Anterior : Prefacio

Siguiente : ¿Cuáles son las diferencias entre la obra del Espíritu Santo y la obra de los espíritus malvados?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro