App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

144 Prometo dedicar mi vida a seguir a Cristo

1 China continental, donde los demonios del Gobierno chino ejercen el poder, es verdaderamente un lugar de oscuridad y terror. Predico y doy testimonio de la aparición y obra de Dios, pero soy perseguido por el Gobierno. A menudo oigo los sonidos de las sirenas de la policía y estoy constantemente en riesgo de que me arresten y me metan a la cárcel. China es un palacio de demonios, donde Satanás tiene el poder; está desprovista de cualquier refugio cristiano. ¿Cuándo podré congregarme y llevar a cabo mi deber con normalidad, sin tener necesidad de esconderme de la policía para evitar que me capturen? ¿Cuándo podré leer las palabras de Dios en paz, sin tener que vivir como vagabundo? ¿Qué es esta “libertad religiosa y el derecho a la vida”? Todo gira alrededor de un sinsentido engañoso del rey de los demonios. ¿Quién en este enorme y amplio mundo conoce la persecución que sufren los cristianos chinos?

2 ¡Qué afortunado soy de haber encontrado la aparición de Dios y Su obra! Sin embargo, soy perseguido y oprimido por el gran dragón rojo, forzado a dejar mi hogar, añorando a mis seres queridos. Aborrezco a los demonios del Gobierno chino por su inhumanidad. Sometido a persecución, a adversidades y pruebas, veo claramente los rostros abominables de estos demonios. El camino celestial es un camino duro, lleno de altibajos; pero tener a Dios conmigo hace que mi corazón esté en paz. En medio de la adversidad, saboreo el amor de Dios; cuando pienso en Su gracia hay dulzura en mi corazón. Que haya escapado una y otra vez de las garras del tigre se debe completamente a los cuidados de Dios y a que me protege en secreto. En medio del peligro y la adversidad permanentes, las palabras de Dios han fortalecido mi fe. Cuando veo que Dios es omnipotente y lo rige todo, estoy todavía más decidido a seguirlo.

3 Estoy harto de sufrir por la persecución del Gobierno chino; esto muestra que tengo una estatura muy pequeña. En medio de las pruebas y el refinamiento, mi carne es débil; muestro demasiada negatividad y demasiadas quejas. Sin embargo, a su debido tiempo, las palabras de Dios me esclarecen e iluminan, fortaleciéndome y permitiéndome mantenerme firme. En la adversidad, saboreo el amor y la protección de Dios y detesto al gran dragón rojo todavía más. Pasar por las pruebas me permite comprender muchas verdades; mi carácter corrupto está siendo purificado y abandono todo para seguir a Cristo. He estado cara a cara con Dios, y aunque el camino celestial es rocoso y difícil, reconozco que Cristo es la verdad, y, aun si debo pudrirme en la cárcel, juro dedicar mi vida a seguir a Cristo hasta el final.

Anterior:Las palabras en el corazón de los cristianos

Siguiente:Los santos de todas las eras han renacido