461 Dios ha predestinado cuántas sendas ha de seguir el hombre

I

La senda por la que Dios nos guía no va hacia arriba,

es un camino sinuoso lleno de baches.

Cuanto más rocosa, nos dice Dios,

más revela el amor en nuestros corazones.

Pero ninguno de nosotros puede abrir esta senda.

No quiero ser como otros,

ni transitar su mismo camino.

Yo elijo la senda de Mi propia devoción,

para caminarla hasta el final.

Lo que cada individuo deba sufrir,

la distancia a la que deba ir,

está decretado por Dios y nadie puede ayudar a otros.

II

En Mi experiencia,

he caminado muchas sendas traicioneras y rocosas.

He soportado el sufrimiento, estuve atribulado.

Pero por este camino nos guía Dios,

así que soporto el dolor para seguir adelante.

No quiero ser como otros,

ni transitar su mismo camino.

Yo elijo la senda de Mi propia devoción,

para caminarla hasta el final.

Lo que cada individuo deba sufrir,

la distancia a la que deba ir,

está decretado por Dios y nadie puede ayudar a otros.

III

Dios lo ha decretado, por eso nadie puede escapar.

No le pido bendiciones,

sólo pido ser capaz de seguir Su voluntad.

No quiero ser como otros,

ni transitar su mismo camino.

Yo elijo la senda de Mi propia devoción,

para caminarla hasta el final.

Lo que cada individuo deba sufrir,

la distancia a la que deba ir,

está decretado por Dios y nadie puede ayudar a otros.


Adaptado de ‘La senda… (6)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 459 Dios predestinó que siguiésemos esta senda

Siguiente: 462 ¿Has entrado en el buen camino de la fe en Dios?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro