123. Principios para actuar con sabiduría en tu fe en Dios

(1) Es necesario conocer la diferencia esencial entre la sabiduría y el engaño. El objetivo de ser sabio es cumplir bien con el deber y seguir la voluntad de Dios. Es algo positivo;

(2) Hay que emplear métodos sabios contra aquellos que pertenecen al diablo Satanás, no sea que las personas malvadas ganen influencia, aprovechen sus ventajas y alteren y perturben la obra de la casa de Dios;

(3) La búsqueda de la honestidad es el principio de ser humano, y complace a Dios, pero hay que hacer hincapié en la sabiduría al tratar con la calaña de Satanás, porque este es sumamente malvado;

(4) Cuando se difunde el evangelio, hay que buscar a los que pueden aceptar la verdad, y nunca difundírsela a la calaña de Satanás, quienes la odian. Esto concuerda totalmente con el principio-verdad.

Versículos bíblicos como referencia:

“Mirad, yo os envío como ovejas en medio de lobos; por tanto, sed astutos como las serpientes e inocentes como las palomas. Pero cuidaos de los hombres, porque os entregarán a los tribunales y os azotarán en sus sinagogas; y hasta seréis llevados delante de gobernadores y reyes por mi causa, como un testimonio a ellos y a los gentiles. […] Pero cuando os persigan en esta ciudad, huid a la otra” (Mateo 10:16-23).

Las palabras relevantes de Dios:

Uno debe usar sabiduría en cada aspecto y usar sabiduría para caminar en Mi camino perfecto. Los que actúan dentro de Mi palabra son los más sabios de todos, y los que actúan de acuerdo con Mi palabra son los más obedientes. Lo que digo es, y no necesitas discutir conmigo ni intentar razonar conmigo. Todo lo que digo, lo digo pensando en ti (no importa si soy estricto o amable). Si te enfocas en ser obediente, estará bien, y este es el camino de la verdadera sabiduría (y de evitar que el juicio de Dios caiga sobre ti).

Extracto de ‘Capítulo 49’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Debes poseer Mi valentía dentro de ti y debes tener principios cuando te enfrentes a parientes que no creen. Sin embargo, por Mi bien, tampoco debes ceder a ninguna fuerza oscura. Confía en Mi sabiduría para caminar el camino perfecto; no permitas que ninguna de las conspiraciones de Satanás se apodere de ti. Dedica todos tus esfuerzos a poner tu corazón delante de Mí y Yo te consolaré y te traeré paz y felicidad. No te esfuerces por ser de cierta manera delante de otras personas; ¿acaso no tiene más valor y peso satisfacerme a mí? Al hacerlo, ¿no estarás aún más lleno de paz y felicidad eternas y duraderas?

Extracto de ‘Capítulo 10’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

En la época en que Jesús obró en Judea, lo hizo abiertamente, pero ahora obro y hablo entre vosotros en secreto. Los incrédulos lo ignoran por completo. Mi obra entre vosotros está cerrada a quienes se encuentran fuera. Estas palabras, estos castigos y estos juicios los conocéis únicamente vosotros y nadie más. Toda esta obra se lleva a cabo entre vosotros y se revela únicamente a vosotros; ninguno de los incrédulos está al tanto de esto, pues la hora aún no ha llegado. Estas personas están cerca de la compleción tras soportar castigos, pero los de fuera no saben nada de ello. ¡Esta obra está demasiado oculta! Para ellos, Dios hecho carne está oculto, pero para quienes están en esta corriente, se puede decir que Él está abierto. Aunque todo en Dios está abierto, revelado y liberado, esto únicamente se aplica a quienes creen en Él; en lo que a los demás se refiere, a los incrédulos, no se da a conocer nada. La obra que se realiza en la actualidad entre vosotros y en China está estrictamente cerrada para evitar que la conozcan. Si tomaran conciencia de esta obra, todo lo que harían sería condenarla y someterla a persecución. No creerían en ella. Obrar en la nación del gran dragón rojo, este lugar tan extremadamente retrasado, no es una tarea sencilla. Si esta obra se mostrara abiertamente, sería imposible continuarla. Esta fase de obra simplemente no se puede realizar en este lugar. Si esta obra se realizara abiertamente, ¿cómo iban a permitir que continuase? ¿Esto no pondría la obra incluso en mayor riesgo? Si esta obra no estuviera oculta, sino que se realizara como en la época de Jesús, cuando sanaba enfermos y expulsaba demonios de manera espectacular, ¿acaso no lo habrían “tomado prisionero” los demonios hace ya mucho tiempo? ¿Acaso serían capaces de tolerar la existencia de Dios? Si Yo entrara ahora en las sinagogas y enseñara al hombre, ¿no me habrían roto en pedazos hace tiempo? Y si esto hubiera ocurrido, ¿cómo habría continuado Mi obra? La razón por la que no se manifiestan en absoluto señales y milagros abiertamente es para lograr esta ocultación. Entonces, para los incrédulos Mi obra no se puede ver, saber ni descubrir. Si esta fase de la obra se hiciera de la misma manera de Jesús en la Era de la Gracia, no podría ser tan estable como lo es actualmente. Entonces, obrar de esta manera, en secreto, supone un beneficio para vosotros y para la obra en su totalidad.

Extracto de ‘El misterio de la encarnación (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

Que las personas falsas practiquen el engaño es una revelación de su naturaleza. Que las personas honestas usen la sabiduría es exigencia de Dios, también una necesidad en la obra y, aún más, es necesario poseerla en el cumplimiento del deber propio. Si las personas honestas son estúpidamente ignorantes, no son adecuadas para ser usadas por Dios, porque sin sabiduría no pueden lograr resultados en su obra. ¿Qué es sabiduría? Es poder usar toda clase de caminos y medios para llevar a cabo la voluntad de Dios y practicar la verdad. La sabiduría está entre las cosas que son positivas y es lo que se emplea para alcanzar metas adecuadas, así que Dios alaba el uso de la sabiduría. En cualquier asunto que implique llevar a cabo la voluntad de Dios y completar lo que Dios nos ha encomendado, independientemente de qué caminos o medios adoptemos para conseguir la meta, eso es sabio. Si las personas pueden usar maneras y medios para hacer las cosas, eso es sabio. El engaño, sin embargo, está entre las cosas que son negativas y entre los métodos que las personas de Satanás adoptan para lograr sus objetivos reaccionarios y ambiciones individuales. En ocasiones, los medios usados a partir de la sabiduría y del engaño parecen iguales en apariencia, pero como el significado de cada uno de ellos y los objetivos a conseguir son diferentes, los mismos son diferentes por naturaleza. Las personas falsas cometen fechorías al emplear toda clase de métodos con el fin de lograr despreciables objetivos individuales que no pueden calificarse como sabios sino solamente como engañosos o taimados. El pueblo de Dios usa la sabiduría para derrotar al enemigo, apoyar la obra de Dios y lograr satisfacer las intenciones de Dios. Esto está entre las cosas que son totalmente positivas. Eso es sabiduría. Y usar la sabiduría es correcto. Si alguien dice que es taimado, eso es denigrar lo que es positivo y confundir lo correcto y lo incorrecto, así como una absurdidad propia de personas estúpidas e ignorantes sin discernimiento alguno. Al juzgar algo, debes captar su esencia y tantear su origen antes de llegar a una conclusión adecuada. No puedes juzgar simplemente por las apariencias externas y espetar tonterías.

Extracto de La comunicación desde lo alto

La cuarta característica es tratar a las personas con sabiduría. Algunas personas dicen: “¿Requiere sabiduría llevarse bien con los hermanos y hermanas?”. Sí que requiere, porque usar la sabiduría provee incluso mayores beneficios para tus hermanos y hermanas. Algunas personas preguntarán: “¿No es malicioso ser sabio con los hermanos y hermanas? La sabiduría no es maliciosa. Más bien todo lo contrario. Usar la sabiduría significa prestar atención a la forma en que hablas a los hermanos y hermanas cuya estatura es pequeña, por sí no pueden aceptar lo que dices. También, con las personas con una estatura pequeña, especialmente las que no poseen la verdad y revelan alguna corrupción y tienen un carácter algo corrupto, si eres demasiado sencillo y abierto y les dices todo, en ocasiones puede ser fácil para ellos tener algo que usar respecto a ti o por ti. Esto tampoco es bueno. Como los humanos tienen un carácter corrupto, debes más o menos tomar algunas precauciones y emplear cierta técnica cuando hables. Pero ser cauto con las personas no significa que no se les ayude ni se les tenga amor. Sólo significa no decirles inmediatamente algunas de las cosas importantes sobre la casa de Dios y simplemente comunicarles la verdad. Si necesitan ayuda espiritual en la vida y que la verdad les sea provista, tenemos que hacer todo lo posible por satisfacerlas a este respecto. Pero si están preguntando esto y aquello sobre la casa de Dios o esto y aquello sobre sus líderes y colaboradores, entonces no es necesario que se les diga. Si se lo dices, es probable que filtren esta información y esto afectará a la obra de la casa de Dios. En otras palabras, si es algo que no deben o no tienen necesidad de saber, entonces no se lo hagas saber. Si es algo que deberían saber, entonces haz todo lo posible por que lo sepan, concretamente y sin reservas. ¿Cuáles son entonces las cosas que deberían saber? La búsqueda de la verdad es lo que deben saber; con qué verdad deben equiparse, qué aspectos de la verdad deben entender, qué deberes deben cumplir, qué deberes son aptas para cumplir, cómo deben cumplir esos deberes, cómo vivir una humanidad normal, cómo vivir la vida de iglesia; las personas deben saber todas estas cosas. Por otro lado, las reglas y principios de la casa de Dios y la obra de la iglesia no pueden ser divulgados a los extraños, como tampoco pueden revelarse a los extraños e incrédulos de tu familia las situaciones de tus hermanos y hermanas. Este es el principio al que hay que ceñirse cuando usamos la sabiduría. Los nombres y direcciones de nuestros líderes, por ejemplo, son cosas de las que no debes hablar. Si hablas sobre estas cosas, nunca sabes cuándo podría llegar esta información a oídos de los extraños y las cosas se pondrían muy problemáticas si se pasara a algunos espías o agentes secretos malvados. Debes ser sabio respecto a estas cosas. Por eso digo que la sabiduría es muy necesaria. Además, cuando eres sencillo y abierto, no puedes decirle ciertas cosas privadas a cualquiera. Tienes que juzgar la estatura de tus hermanos y hermanas para ver si, después de que les digas algo, pueden ser impíos y bromear sobre lo que dices. Será un problema si lo sueltan por ahí; eso hará daño a tu carácter. Por tanto, ser sencillo y abierto también requiere sabiduría.

Extracto de “Sermones y enseñanzas sobre la entrada a la vida”

El propósito del evangelismo es llevar ante Dios a todos los que puedan creer en Él y aceptar el camino verdadero para que experimenten Su obra, reciban la salvación y entren en el reino de Dios. Este es el propósito y significado de predicar el evangelio. Los principios y métodos de evangelismo están por supuesto determinados en base a las metas y significado de predicar el evangelio. Si la práctica de los principios y métodos por parte de las personas no puede lograr el propósito y significado del evangelismo, esto demuestra entonces que tales principios y métodos son erróneos y existe una desviación. Para lograr buenos resultados, al predicar el evangelio, las personas deben prestar especial atención al uso de la sabiduría y de ciertas técnicas. En este mundo actual de maldad y oscuridad, incluso en países con libertad religiosa, todas las comunidades religiosas están controladas por anticristos y demonios y condena y se oponen a la obra de Dios. Por tanto, llevar a cabo la voluntad de Dios y difundir el evangelio del reino de Dios por todo el mundo requiere adoptar técnicas inteligentes. Este es el principio de práctica del evangelismo. La casa de Dios ha estado difundiendo el evangelio durante más de 10 años. El pueblo escogido de Dios ha acumulado mucha experiencia y lecciones. Todos los principios de práctica y métodos inteligentes de evangelismo confirmados en la casa de Dios son efectivos. Debido a la persecución, represión y caza por parte de las fuerzas de Satanás, no es fácil predicar los evangelios, ya que el pueblo escogido de Dios tiene que lograr obtener personas por un lado mientras por otro debe protegerse. Si no se usan métodos inteligentes, será fácil fracasar, no sólo no se obtendrán personas, sino que se acabará capturado por el gran dragón rojo o diversas fuerzas de los anticristos religiosos. Ha habido demasiadas lecciones así. Así que si una persona tiene que obtener personas mientras también se protege, debe usar técnicas inteligentes. No es fácil lograr resultados siendo demasiado directo. Algunos evangelistas no tienen principios ni sabiduría y simplemente observan reglas; no es fácil para ellos lograr resultados. Independientemente del entorno, una persona puede predicar el evangelio si puede garantizar obtener a otros y que ella misma no será capturada por Satanás.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Al ser interrogado por el gran dragón rojo, la muerte es preferible a revelar cualquier cosa. Esa es la cima de la sabiduría. Practicar la verdad y ser honesto son cosas que deben hacerse ante Dios y ante los hermanos y las hermanas; no estamos obligados a decir la verdad a Satanás y a los demonios. La única forma de tratar a Satanás es odiarlo, maldecirlo y decirle que no. Esta es la postura inmutable de los cristianos. Durante la Era de la Gracia, el Señor Jesús dijo: “Por tanto, sed astutos como las serpientes e inocentes como las palomas” (Mateo 10:16). Estas palabras le dicen a la gente que sea sabia al tratar con Satanás, y que no le diga la verdad. El acto más estúpido de todos es decirle la verdad a Satanás y darle información; es decir, entregarse a su engaño e incitar tu propia destrucción. Esto es aniquilación por ignorancia, pura y simple. Cuando se trata de Satanás, hay que ser inteligente; si no lo eres, puedes verte sumido en las tentaciones. No reconocer que crees en Dios cuando eres interrogado por el gran dragón rojo es una mera debilidad humana; Dios no te condenaría. Él no te condenaría como alguien que le miente y le niega, ni mucho menos podría condenarte la iglesia; igualmente te acogerá y te tratará con amor. Pero si le cuentas al gran dragón rojo cosas sobre la iglesia, en especial si vendes a los líderes y obreros de la iglesia o a los hogares donde se guardan las ofrendas, entonces eres un Judas que ha dado la espalda a Dios. Dios te condenará, y la iglesia te expulsará para siempre. Debes tener claras las consecuencias.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Anterior: 122. Principios para ser una persona honesta

Siguiente: 124. Principios para interactuar con los demás

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro