64. Principios de la impugnación de líderes y obreros

(1) Los líderes y obreros que no realicen obra práctica podrán ser denunciados, impugnados y sustituidos previa confirmación por parte de varias personas que entiendan la verdad.

(2) Los líderes y obreros que se desvíen e infrinjan gravemente las disposiciones de la obra deberán, tras la verificación precisa de que lo han hecho, ser denunciados, impugnados y reemplazados.

(3) Es preciso ayudar con cariño a un líder u obrero que cometa una transgresión o exhiba corrupción. Si se niegan a aceptar la verdad, pueden ser denunciados, impugnados y reemplazados.

(4) Si un líder u obrero comete múltiples actos de maldad y hace sufrir a otros, engañándolos y acusándolos injustamente, debe ser impugnados y denunciado, y su destitución debe ser sancionada.

Las palabras relevantes de Dios:

¿Cómo deben tratar los elegidos de Dios a los anticristos? Deben identificarlos, exponerlos, denunciarlos y expulsarlos. No importa cómo un anticristo haya alcanzado una posición de liderazgo, se trata invariablemente de alguien que se opone a Dios. No debes aceptar el liderazgo de un anticristo, y tampoco debes reconocerlo como tu líder, porque lo que hace no es guiarte a las palabras de Dios; quiere arrastrarte al infierno y llevarte por la misma senda de los anticristos por la que él camina. Hace que te unas a él para oponerte a Dios y alterar y destruir Su obra. Te arrastra y tira de ti para que te revuelques con él en el fango. ¿Lo vas a consentir? Si lo haces, si te comprometes con él, le suplicas misericordia o te conquista, entonces no has dado testimonio, eres una persona que traiciona tanto a la verdad como a Dios, y esas personas no pueden ser salvadas. ¿Cuáles son las condiciones que una persona debe cumplir para recibir la salvación? En primer lugar, debe poseer la capacidad de identificar a los anticristos satánicos; debe tener este aspecto de la verdad. Solo al poseer este aspecto de la verdad pueden creer genuinamente en Dios y abstenerse de adorar o seguir al hombre; solo las personas que pueden identificar a los anticristos tienen la capacidad de creer verdaderamente en Dios y seguirlo y dar testimonio de Él. Para identificar a los anticristos, las personas deben aprender primero a ver a la gente y las cosas con completa claridad y comprensión; deben ser capaces de percibir la esencia de los anticristos, y no deben dejarse engañar por todas sus conspiraciones, trucos, motivaciones internas y objetivos. Si pueden hacer esto, entonces pueden mantenerse firmes. Si quieren obtener la salvación, entonces la primera prueba que deben pasar es aprender cómo derrotar a Satanás y cómo superar y triunfar sobre las fuerzas hostiles y la interferencia del mundo exterior. Una vez que poseas estatura y la verdad suficiente para perseverar hasta el final en una batalla contra las fuerzas de Satanás, y las hayas derrotado, entonces, y solo entonces, podrás buscar la verdad de manera constante, y solo entonces podrás pisar con firmeza y sin percances el camino de la búsqueda de la verdad y recibir la salvación. Si no podéis pasar esta prueba, entonces se puede decir que estáis en gran peligro, podéis ser capturados por un anticristo y vivir bajo la influencia de Satanás.

Extracto de ‘Para los líderes y obreros, escoger una senda es de la mayor importancia (1)’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

¿Cuál es la actitud que las personas deben tener en términos de cómo tratar a un líder o a un obrero? Si lo que él hace está bien, puedes obedecerlo; si lo que hace está mal, puedes exponerlo e, incluso, oponerte a él y plantear una opinión distinta. Si es incapaz de llevar a cabo obra práctica y se revela que es un falso líder, un falso obrero o un anticristo, entonces puedes negarte a aceptar su liderazgo y también puedes reportarlo y exponerlo. Sin embargo, algunos de los escogidos de Dios no comprenden la verdad y son particularmente cobardes y, así, no se atreven a hacer nada. Dicen: “Si el líder me saca a patadas, estoy terminado; si hace que todos me expongan o me abandonen, ya no podré creer en Dios. Si dejo la Iglesia, Dios no me querrá y no me salvará. ¡La iglesia representa a Dios!”. ¿Acaso estas formas de pensar no afectan la actitud de dicha persona hacia esas cosas? ¿Podría en verdad ser cierto que si el líder te expulsa ya no puedes ser salvo? ¿Acaso el asunto de tu salvación depende de la actitud de tu líder hacia ti? ¿Por qué tantas personas tienen tal grado de miedo? Si, en cuanto os amenaza alguien que es un falso líder o un anticristo, no os atrevéis a reportarlo a los superiores e incluso garantizáis que a partir de ese momento estaréis de acuerdo con el líder, ¿no creéis que estáis perdidos? ¿Es esta la clase de persona que busca la verdad? No solo no te atreves a exponer semejante conducta malvada como algo que podrían perpetrar los anticristos satánicos, sino que, además, los obedeces e incluso tomas sus palabras como la verdad, a la cual te sometes. ¿No es esto el epítome de la estupidez? Entonces, cuando te hacen daño, ¿acaso no es lo que te mereces? ¿Ha causado Dios que te hagan daño? Lo has deseado sobre ti mismo. Consideraste a un anticristo como tu líder, lo trataste como si fuera un hermano o hermana, y eso es culpa tuya. ¿Cuál es la actitud con la que has de tratar a un anticristo? Debes exponerlo y luchar contra él. Si no puedes hacerlo solo, entonces varias personas deben unirse y denunciarlo. Al descubrir que ciertos líderes y obreros de jerarquía caminaban por la senda del anticristo, haciendo sufrir a los hermanos y hermanas, sin hacer obra real y codiciando la bendición del estatus, algunas personas firmaron una petición para expulsar a esos anticristos. ¡Qué fantástico trabajo hicieron! Demuestra que la gente entiende la verdad, que poseen cierta estatura, y que Satanás no los controla ni engaña. Esto también prueba que los anticristos y falsos líderes no tienen una posición dominante en la iglesia, y no se atreven a mostrar su verdadero ser con demasiada claridad en nada de lo que dicen y hacen. Si se revelan, hay gente que los vigila, los identifica y los expulsa. Es decir, en el corazón de las personas que tienen un auténtico conocimiento de la verdad, el estatus, el prestigio y la autoridad no son los elementos dominantes de una persona. Todos los que entienden la verdad son capaces de tener discernimiento y reconsideran y reflexionan sobre la senda que las personas deben seguir en su fe en Dios, así como sobre cómo deben tratar a los líderes y obreros. También empiezan a pensar en a quiénes deben seguir, qué comportamientos constituyen seguir a las personas y cuáles seguir a Dios. Después de haber reflexionado sobre estas verdades durante varios años, y de haber escuchado sermones a menudo, han llegado inconscientemente a comprender las verdades sobre la creencia en Dios, y así han ganado algo de estatura. Se han embarcado en la senda correcta de creer en Dios.

Extracto de ‘Para los líderes y obreros, escoger una senda es de la mayor importancia (1)’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

La manera más justa y razonable de determinar si los líderes y obreros de todos los niveles tienen la realidad-verdad debe basarse principalmente en si son aceptados y aprobados por la mayoría del pueblo escogido de Dios. Un líder u obrero que no reciba el apoyo y aprobación del pueblo escogido de Dios ciertamente carece de la realidad-verdad. Si un líder u obrero es acusado y odiado por muchas personas entre los escogidos de Dios, entonces es suficiente para demostrar que esta persona es un falso líder, un anticristo y un demonio. Cuando se enfrenten a estos falsos líderes, anticristos y demonios, los escogidos de Dios pueden unirse para denunciar, eliminar y apartar a dicha persona. Llevar a cabo estas acciones es necesario para proteger a los escogidos de Dios y evitar que Satanás interrumpa la obra de Dios e interfiera en ella. Practicar la supervisión de los líderes y obreros de todos los niveles está completamente de acuerdo con el principio-verdad y la voluntad de Dios para los escogidos de Dios porque, mientras Dios obra para salvar a la gente, los líderes y obreros de todos los niveles todavía no han experimentado una transformación completa en su carácter de vida. Es inevitable que algunas personas muestren sus verdaderas intenciones cuando se enfrentan al estatus, poder, dinero y reputación. Los falsos líderes y falsos obreros que han sido expulsados pueden dar testimonio de esto. Durante los últimos años, bastantes personas de los escogidos de Dios han sido engañados, controlados y dañados por los falsos líderes y anticristos y han sufrido mucho. Han sufrido mucho a manos de ellos y ahora han visto que los que poseen la realidad-verdad no son fiables ni dignos de confianza. Por tanto, es necesario implementar la supervisión sobre los líderes y colaboradores de todos los niveles. Si se descubre que han cometido maldad o reprimido al pueblo escogido de Dios, pueden ser denunciados en cualquier momento por estos problemas. Los identificados como falsos líderes y colaboradores pueden ser persuadidos para que renuncien voluntariamente. Aquellos de quienes se haya descubierto que han mostrado su naturaleza y esencia malvadas deben ser impugnados, quitados y vetados. Esto es coherente con la verdad que debe ser tratada apropiadamente por los líderes y colaboradores de todos los niveles.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

El debido proceso de informar sobre los falsos líderes y colaboradores

Hay tres principios para distinguir e identificar a falsos líderes y colaboradores: 1. Debe ser absolutamente incuestionable que la obra del Espíritu Santo está ausente; 2. Tienen mala humanidad y mala fama; 3. Descuidan su deber, no hacen trabajo práctico y cometen mucho mal.

El método más preciso para distinguir e identificar falsos líderes y colaboradores es según los tres principios anteriores. Aquí el pueblo escogido de Dios debe tener claro que los líderes y colaboradores en general tienen transgresiones y muestran corrupción, pero no necesariamente son falsos líderes o colaboradores. La transgresión no es lo mismo que el mal; su naturaleza es diferente. La transgresión es hacer algo equivocado, tomar el camino equivocado o elegir a la persona equivocada bajo un juicio nublado, mientras que el mal es, deliberada e intencionalmente, hacer cosas malvadas compulsivamente. Por lo tanto, aunque es normal que un hombre tenga transgresiones, una persona perversa es la que hace todo tipo de mal habitualmente. Si se descubre que cualquier líder o colaborador encaja en estos tres principios, está destinado a ser un falso líder o colaborador.

El debido proceso para reportar a un falso líder o colaborador es el siguiente: cuando estén presentes suficientes testigos y pruebas al enumerar los hechos de acuerdo con los tres principios, con la corroboración y el apoyo de varias personas que entiendan la verdad, dicho líder o trabajador puede ser reportado al nivel superior. El reporte sobre un líder de distrito se puede enviar al grupo regional de toma de decisiones. El reporte sobre un miembro del grupo regional de toma de decisiones se puede enviar al grupo pastoral de toma de decisiones. Si los líderes de todos los niveles no reaccionan y son lentos en sus acciones, el reporte se puede enviar directamente al hombre usado por el Espíritu Santo. Este es el procedimiento correcto para reportar a un falso líder o colaborador que deben seguir los líderes y colaboradores de todos los niveles y el pueblo escogido de Dios. Si el problema es particularmente grave y claramente se expone que alguien es un falso líder o colaborador que ha cometido mucho mal y ha despertado la ira pública, el pueblo escogido de Dios tiene el derecho de despedirlo directamente. Si un líder de cualquier nivel intenta proteger a esta persona, también puede ser despedido directamente. Sin embargo, esto se debe hacer con suficientes bases fácticas, y con evidencia convincente y evidente que las personas puedan identificar con el fin de que se implemente. Si los hechos materiales son insuficientes, no convincentes para las personas, diluidos por otros elementos o mezclados con ficciones, entonces la parte informante es cuestionable. Es probable que el líder o colaborador esté siendo incriminado por personas perversas. El pueblo escogido de Dios debe ser capaz de distinguir sin ser engañado ni explotado por personas perversas. No debe, ni acusar erróneamente a un buen hombre, ni absolver a un hombre perverso. Debe adherirse al principio-verdad con el fin de agradar a Dios.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Si los líderes y obreros elegidos de todos los niveles pueden someterse completamente a las disposiciones del trabajo de lo Alto, y si pueden llevar a cabo la obra según la verdad-palabra de Dios y su labor ha dado resultado, entonces el pueblo escogido de Dios debe aceptar y obedecer Si los líderes y obreros desobedecen las disposiciones de trabajo y hacen otra cosa, en contra del principio-verdad cuando llevan a cabo una labor, y no escuchan los consejos y hacen lo que quieren, entonces son falsos líderes y obreros, definitivamente no tienen la obra del Espíritu Santo y deben ser sustituidos y reelegidos. Si se niegan obstinadamente a abandonar su puesto, el pueblo escogido de Dios tiene derecho a negarse a aceptar su liderazgo, a desafiarlos y delatarlos. La casa de Dios prohíbe terminantemente que los falsos líderes y anticristos perturben la obra de la casa de Dios y controlen al pueblo escogido de Dios. Todo el que haya sido declarado un falso líder o anticristo deberá ser tratado, sin ninguna clemencia. Si alguien ha descubierto a los falsos líderes y anticristos haciendo el mal y perturbando la obra de la iglesia y no los ha delatado ni puesto al descubierto, entonces son personas sin sentido de justicia y no protegen la obra de Dios, son personas sin un corazón que teme a Dios y no tienen ninguna lealtad hacia Él. Todos los que no delatan ni ponen al descubierto a los malvados participan en los males que cometen y deben ser considerados cómplices. Nadie en absoluto deberá oprimir a los que delatan o ponen al descubierto a los falsos líderes y anticristos ni se vengará de ellos. Si se ha descubierto a alguien oprimiendo a los que tienen el valor de delatar y poner al descubierto los actos malvados en cualquier iglesia, o vengándose de ellos, los líderes y obreros de todos los niveles deben investigar y verificar la situación y tratar el asunto con seriedad. El pueblo escogido de Dios puede delatar y poner al descubierto a la gente por cometer actos malvados; este es un acto de justicia, así como una buena acción que protege los intereses de la casa de Dios y tiene consideración por Su voluntad. Los que son capaces de reprimirlos y tomar represalias contra ellos no son en absoluto personas que temen a Dios, sin duda no tienen la realidad-verdad, son ciertamente anticristos y malvados, mientras que los obreros y líderes de todos los niveles tienen derecho a investigarlos y tratarlos. Estas personas no tienen ninguna excusa. Ya que, dondequiera que haya actos malvados que opriman al pueblo escogido de Dios, ahí se encuentran los malvados y los anticristos. Este hecho es irrefutable.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Ahora todas las iglesias tienen personas similares a las que estaban en el “grupo de Coré”. No están haciendo nada bueno, luchan por poder y beneficios, y crean caos y disturbios en las iglesias en todas partes. Son simplemente obstáculos y escollos de la casa de Dios. Estas personas no tienen un ápice de amor por la verdad y, además, no practican la verdad. Sus caracteres satánicos nunca cambian y se especializan en oponerse a la casa de Dios. Su ambición de establecer su propio reino independiente nunca muere y siempre están planeando su vuelta. Ellas son, precisamente, las que están causando el caos en todas partes ahora mismo. Dondequiera que haya caos está la presencia del mal y la maldad de los demonios. Esta es exactamente la clase de conducta parecida a la que presentó el “grupo de Coré”. Todas aquellas personas que no pueden obedecer verdaderamente los arreglos de la obra de lo alto y que se resisten intencionadamente a la persona utilizada por el Espíritu Santo y que pueden hacer sus propias cosas pertenecen a la misma categoría que el “grupo de Coré”. Todas estas personas se consideran anticristos y los elegidos de Dios deben aprender a distinguirlas y denunciar y exponer a estos demonios. Todas las personas malvadas que interrumpen y perturban la obra de Dios y hacen toda clase de maldades se consideran demonios. Si las personas malvadas y los demonios implicados en las actividades de la iglesia por todas partes no son denunciados y expuestos por aquellas personas que conocen su verdadera naturaleza, los elegidos de Dios sólo podrán ver sus intenciones mediante la observación a largo plazo y esto retrasará la obra de la casa de Dios. Por lo tanto, cualquiera que vea las intenciones de las personas malvadas y de los demonios debe alzar la voz y exponerlos en aras de proteger la obra de Dios, y no debe actuar como si no tuviera nada que ver con él y no decir nada. Las personas malvadas ciertamente no se arrepentirán porque Dios no salva a las personas malvadas. En consecuencia, cualquiera que conozca la verdadera naturaleza de las personas malvadas o que vea demonios perturbando a la iglesia debería exponerlos con valentía y cooperar con los elegidos de Dios para castigar a estas personas malvadas y demonios. Sólo entonces son personas consideradas con las intenciones de Dios y que protegen Su obra. Cualquiera que vea la verdadera naturaleza de las personas malvadas y de los demonios, pero que no los exponga, es cómplice de sus malas acciones y se verá involucrado por ellos. Por lo tanto, la eliminación de todas las personas malvadas y de los demonios es una obligación ineludible de los elegidos de Dios, que nunca deben dudar de hacer lo correcto y de eliminar todos los obstáculos y escollos en aras de expandir el evangelio y hacer la voluntad de Dios. Los elegidos de Dios deben tenerlo claro: todas aquellas personas como el “grupo de Coré” serán destruidas.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Anterior: 63. Principios de la elección de líderes y obreros

Siguiente: 65. Principios para admitir la responsabilidad y renuncia

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro